Está en la página 1de 5

Construcción de estanques para piscicultura

Por ABC Rural

La producción de peces representa una interesante alternativa para cualquier


productor, sin embargo hay instalaciones con las que se debe contar para poder
iniciarse en esta actividad. Una de ellas es el estanque, el cual es considerado
como un recinto de agua poco profundo, utilizado para el cultivo controlado de
peces e instalado de tal forma que pueda ser manejado con facilidad. (Dra. Nelly
Alvarenga)*

/ ABC Rural

El cultivo de peces y otros organismos vivos acuáticos requiere de ambientes de fácil


manejo, que se puedan secar o llenar con rapidez y con posibilidad de modificar sus
condiciones físicas y químicas. A estos ambientes se les denomina estanques.
También se pueden cultivar especies vivas acuáticas en espacios limitados por cercos de
redes de distintos materiales: sintético, de hierro o de otros materiales de la región como,
por ejemplo, tacuaras. A estos recintos se les denomina jaulas y corrales.

Se debe considerar la relación de ubicación de los estanques entre sí para ahorrar esfuerzo y
tiempo en su construcción. Si ya existe algún estanque en el lugar, se lo puede emplear
como referencia para efectuar el trazado y el encuadre de otra pileta al lado.

TIPOS DE ESTANQUE

Los tipos de estanque que se pueden construir son varios. Los más conocidos son el de
arcilla, que es el más barato; el de tierra con cobertura plástica; la pileta de hormigón
armado; el de ladrillo armado y de otros materiales.

Existen otros tipos de estanques como los combinados, con taludes o diques de contención
cubiertos con hormigón armado o mampostería de ladrillo, y con fondo de arcilla.
Generalmente, la arcilla se trae de otro lugar y se coloca en un espesor de 5 a 10 cm para
impermeabilizar el fondo del estanque.

El estanque de arcilla es el más barato; cuesta solo la mano de obra y los caños de entrada y
salida de agua, que deben ser manejables en distintos niveles dentro del estanque.

El estanque de tierra con cobertura plástica debe emplear un material de 200 a 240
micrones, a fin de que dure aproximadamente 12 años.

Debe evitarse que el plástico esté expuesto al sol, cubriendo los bordes con lona o arpillera
que puede servir para que el pasto enraíce y, al mismo tiempo, crear un ambiente más
natural para los peces.

Los estanques de ladrillo armado se recomiendan solo en zonas cuyos suelos no son
impermeables, es decir, los no arcillosos. La cría de tilapias resulta mejor en tanques de
arcilla, debido a que es una especie que construye sus nidos en el fondo del estanque, en
especial para los tanques de reproducción.

JAULAS FLOTANTES
Otra opción para la cría de peces es el tanque red, o en jaulas flotantes que se pueden
emplear para engorde de peces y su cosecha en épocas de veda, así como también para
ejecutar distintos trabajos en piscicultura. En pequeños espacios se pueden criar
importantes cantidades de peces.

Ubicación y tipo de suelo

El estanque debe estar situado no lejos de la casa, con buena iluminación solar, en una zona
no inundable que tenga pendiente de 1 % a 5 % (máximo), y con un tipo de suelo
semiarcilloso; con nacientes de agua o arroyo, en donde se deben aplicar técnicas para el
buen aprovechamiento del agua mediante la construcción de registros para almacenarlas y
dar entrada al estanque mediante canales y caños.

DIMENSIONES

Las medidas recomendadas para los estanques están en relación con el objeto de la
explotación; para un sistema familiar se recomienda construir uno de 7 m de ancho por 14
m de largo con una profundidad de 0,80 m en su parte menos profunda hasta un máximo de
2 m en la zona de mayor profundidad.

La forma ideal de un estanque es rectangular, porque permite el arrastre de las redes para
pesca y despesca. Una dimensión recomendada es la de 10 m x 20 m.

DELIMITACIÓN

Luego de tener la línea de referencia de algún estanque existente, un alambrado o algún


lindero de construcción, dos operarios podrán realizar el encuadre, con la ayuda de estacas
y una cinta métrica.
Cuando se tiene la primera línea, se procede al encuadre con relación al punto de
referencia. Se hacen las mediciones y se marcan los puntos; se hace el replanteo clavando
las estacas y colocando los hilos para el trazado de la pileta. Primeramente, se marcan las
líneas externas y luego las del fondo del tanque.

La marcación de la parte interna del estanque se hace para iniciar allí la excavación y para
que el movimiento de tierra se haga en forma ordenada. Los trabajos pueden efectuarse con
cuadrillas de vecinos, tipo minga.
DIQUE O TALUD

Es la parte del estanque destinada a “cercarlo”, es su pared, construida por un terraplén de


tierra compactada, procedente preferentemente del mismo lugar. Si no es apropiada por su
textura, o sea, no cumple con su condición de impermeabilidad, se puede recurrir a tierra de
préstamo; en todo caso, no debe abusarse de esta práctica, pues el transporte de tierra de un
lugar a otro incrementa fuertemente los costos, por lo que se restringe su uso solo para el
dispositivo de impermeabilización, que es la “llave de arcilla” o “máscara de arcilla”,
completando el dique con tierra obtenida del mismo estanque.

En el manejo de estanques, es necesaria una suficiente cantidad de agua para compensar las
pérdidas por evaporación y filtración, así como para remover metabolitos producidos por la
actividad biológica de los peces y otros organismos acuáticos; debe complementarse con
agua de buena calidad que proporcione el ambiente apropiado para que los peces se
desarrollen en condiciones favorables, que permitan obtener las mejores producciones por
área.

CALIDAD DE AGUA Y CLIMA

La calidad de agua viene dada por ciertas propiedades físicas y químicas, que responden al
tiempo y clima locales, a la naturaleza del suelo, así como a la actividad biológica de los
organismos que la habitan.

El piscicultor debe tener un buen entendimiento del tiempo y clima locales. Como las
variables cambian con la estación y, como dichos cambios pueden ser esperados año a año,
debe conocer los valores normales y extremos de las variables meteorológicas, como la
temperatura del aire, radiación solar, cubierta de nubes, vientos y precipitación, entre otros.

La radiación solar es indispensable para la función fotosintética, afecta directamente a la


temperatura; así, los lugares más calientes son aquellos con mayor radiación solar, que a su
vez son afectadas por la transparencia de la atmósfera a causa del polvo atmosférico, vapor
de agua y distancia que la luz tiene que viajar desde la fuente hasta la superficie terrestre.

EL VIENTO
La influencia del viento es importante en la piscicultura, pues hace circular el agua del
estanque, favoreciendo su oxigenación; asimismo la evaporación se ve favorecida con el
aumento de la velocidad del viento.

La influencia de la lluvia está fuera de toda discusión, pues es la causa que determina el
retorno del agua de la atmósfera a la superficie terrestre, haciéndola disponible para
múltiples usos. En el caso de la Amazonía, la piscicultura se ve favorecida con un nivel
apropiado de precipitación. Sin embargo, los valores elevados son inconvenientes, pues
remueven rápidamente los nutrientes del agua, necesarios para la producción biológica,
fundamentalmente en los estanques de presa.

Se entiende, entonces, la necesidad que tiene el piscicultor de conocer las condiciones


meteorológicas de la zona, porque por un lado están más disponibles los datos
meteorológicos que los hidrobiológicos si es que existen; y con los primeros se pueden
inferir variaciones del agua así como sus bondades para estanques, mejor aún si se
relaciona con la naturaleza del suelo, magnitud del valle, entre otras cosas.