Está en la página 1de 5

Seminario Mayor Jesús Buen Pastor

Profesorado en Ciencias Sagradas


Asignatura: Pedagogía
Prof.: Andrea Moreno
Alumno: José Ignacio Heredia
Año 2014

Trabajo Práctico

LA PEDAGOGÍA DE JESÚS
SEGÚN MARIO PERESSON
Resumen: LA PEDAGOGÍA DE JESÚS - MARIO L. PERESSON T., S.D.B.
CAPÍTULO V: LA PEDAGOGÍA DE JESÚS
Si Jesús es el “maestro”, ¿Cuál es su pedagogía?
La pedagogía es una disciplina, prioritariamente proyectiva, tendiente a dar sentido, redefinir y
ofrecer una refundamentación permanente al conjunto de prácticas educativas. Es una ciencia dinámica
que evoluciona constantemente. La pedagogía es una práctica y una ciencia profética, se inspira en la
labor educativa de los profetas y, por otro lado, señala la misión profética de los educadores.
La pedagogía responde permanentemente a aquellos interrogantes que constituyen y definen sus mis-
mos fundamentos y su razón de ser: ¿Dónde se educa? ¿Para qué? ¿A quiénes? ¿Cómo se educa? Para
responder tenemos que afirmar que en cuantos más nos acercamos a los evangelios, más riquezas
ofrecen desde una perspectiva pedagógica.

5.1. LA UTOPÍA PEDAGÓGICA DE JESÚS: LA IRRUPCIÓN, LA PRESENCIA Y REALIZACIÓN


DEL REINO

El verdadero maestro debe tener una meta definida que inspira y atrae todos sus mensajes y da sentido
a todos sus actos. Todo proyecto educativo permite ordenar, a partir de la meta, los pasos y niveles
siguientes del método.
Jesús tenía muy claramente definida su misión y también su plan educativo: la implantación del Reino
de Dios. Por esta razón, el elemento central de la originalidad de Jesús como Maestro reside en la
intencionalidad y el contenido de su enseñanza y práctica educativas. Jesús centra la totalidad de su
vida, de su misión y de su actuar en proclamar y hacer presente la utopía de Dios, expresada en la
imagen del Reino.
No podemos, entonces, comprender la pedagogía de Jesús fuera de ese proyecto evangelizador. La
Pedagogía de Jesús es evangelizadora: mediación, signo e instrumento de la Buena Noticia de libera-
ción, de la comunión y de la vida en plenitud para la humanidad.
Al plantear cualquier proyecto pedagógico es indispensable responder: ¿En dónde se educa? ¿Para
qué se educa? Toda acción evangelizadora es liberadora, se da dentro de unas coordinadas espacio-
temporales muy precisas y pretende dar un respuesta oportuna y eficaz a la realidad y las condiciones
concretas en que viven una determinada población.

5.1.1. CONTEXTO Y CONDICIONES ECONÓMICAS, POLÍTICAS, SOCIALES Y RELIGIOSAS EN


LAS CUALES JESÚS DE NAZARET REALIZÓ SU PROYECTO EDUCATIVO

La región de Galilea y el pueblo de Nazaret son los lugares en donde se originó y se desarrolló la
mayor parte de la vida de Jesús. Ahora bien, estas ciudades no pertenecían a la historia ni a la geografía
“santa”. Galilea era considerada como alejada del auténtico Israel por su contacto con el mundo de los
gentiles. Igualmente Nazaret no figuraba en ninguna parte del Antiguo Testamento, ni se hace ninguna
alusión a algún episodio histórico allí.
Era un territorio indigente, habitado por los más pobres de Israel. Con la ocupación romana, el
excesivo cobro de impuestos por parte del nuevo imperio aumentó aún más el desequilibrio social.
Había hambre, pobreza y muchas enfermedades. Después de la muerte de Herodes el Grande, Roma
decidió aumentar su control sobre Palestina. Para ello, instituyó un gobierno ejercido por los

-1-
procuradores. Ante la ocupación extranjera, había muchos conflictos y tensiones sociales con represión
sangrienta.
En medio de este profundo conflicto se sitúa el proyecto de Jesús. Él convive con aquellos que no
tenía lugar dentro del sistema social y religioso. La llamada de Dios hecha por Jesús es clara: no es
posible acoger la Buena Noticia y continuar apoyando un sistema que margina y explota tanta gente
en nombre de Dios. Esto le trae problemas, ya que entra en conflicto con los grupos de poder de la
sociedad judía: los fariseos y los escribas. […]

5.3. PRINCIPIOS FUNDANTES DE LA PEDAGOGÍA DE JESÚS


Componente constitutivo de toda la Pedagogía son los principios que fundamentan y estructuran toda
la acción educativa. Vamos a adentranos en los Evangelio para identificar en ellos estos principios
fundantes de la pedagogía de Jesús.

5.3.1. LA PERSONA COMO CENTRO DE LA PEDAGOGÍA DE JESÚS


Si la intencionalidad del Proyecto educativo de Jesús es la instauración del Reino de Dios, su pedago-
gía está centrada en la persona humana y orientada a su realización en plenitud. Por esta razón, Jesús
se enfrenta permanentemente con las autoridades del judaísmo porque utilizaban las instituciones
como el Templo, la Ley y las tradiciones para dominar las conciencias y legitimar la opresión que
ejercían sobre el pueblo.
Lo primero y absoluto es salvar a las personas, particularmente a los marginados y excluidos, ga-
rantizar su vida por encima de todo. La expulsión de los vendedores del Templo es la acción y el signo
que confirmaron la importancia fundamental de la persona y el valor primordial de su vida frente a las
instituciones opresoras y deshumanizantes. Jesús reivindica la dignidad y el valor absoluto de la
persona.

5.3.2. LA EDUCACIÓN COMO PRÁCTICA DE LA LIBERTAD


No hay educación sin hacer un llamado a la libertad y a la opción y promoción de su ejercicio. La
educación liberadora plantea como meta la conquista de la libertad en condiciones de opresión, como
fundamento y objetivo de todo proceso educativo: educar en y para la libertad.
 Un llamado a optar por el Reino y la conversión:
La Buena Noticia del Reino de Dios es un llamado a la conversión y a creer, lo cual depende de la
libre decisión y acogida de cada persona. El seguimiento de Jesús es una opción de vida; y aunque
Jesús reta a tomar decisiones en respuesta a su enseñanza, siempre respeta la libertad para aceptar o no
lo que Él propone. La educación, a ejemplo de Jesús, es y será siempre una educación en y para la
libertad, una educación es búsqueda de la verdad que hace libres.
 Dar la libertad a los oprimidos:
El Proyecto del Reino de Dios, y la realización de cada persona dentro de él, no es posible si no se
da un proceso de liberación de todas las formas de opresión y esclavitud. Para ello, Jesús cuestiona y
relativiza la Ley, las tradiciones y el Templo; propone la alternativa de la solidaridad y el compartir
los bienes; cuestiona las estructuras de discriminación y afirma la dignidad de cada persona como hijo
de Dios.

-2-
 Hacia un crecimiento continuo:
Jesús propone a sus discípulos un dinamismo de constante crecimiento: hay que “convertirse”, “nacer
de nuevo”. La medida del amor es la sin medida de la gratitud, la donación y el servicio. Jesús pone el
máximo ideal del amor como proyecto y realización de la vocación cristiana.

5.3.3. LA PEDAGOGÍA DEL AMOR


Jesús condensa todo el Evangelio del Reino en la vivencia del Mandamiento Nuevo del Amor. Se
convierte en su principio pedagógico fundamental y en el parámetro de la relación educativa que él
promueve. El amor educativo se traduce en amistad, y en la pedagogía de Jesús tiene su raíz y es un
reflejo de su relación con su Padre.
Para manifestar el sentido más profundo de su pedagogía, Jesús mismo plasmó la parábola del Buen
Pastor. “Sentir compasión de la multitud” no es sola una de las tantas actitudes de Jesús, sino más bien
está en los orígenes de su misión, configura toda su vida y su praxis como Maestro.
El educador, a ejemplo del Buen Pastor conduce a las personas a lugares acogedores donde son
valoradas en su dignidad, reconocidos sus derechos y donde volverán a encontrar la esperanza y el
sentido de vivir. Es el encuentro, la relación personal lo que caracteriza la relación educativa y la
reciprocidad en el afecto. Cada persona es conocida y reconocida por su nombre, es amada
entrañablemente por el educador, hasta que éste llega a dar su vida por su bien. El educador se hará su
compañero de camino.

5.3.4. LA PEDAGOGÍA DE LA PRAXIS: EDUCAR POR Y PARA LA PRÁCTICA


La manera como Jesús educa es plenamente coherente con el proyecto pedagógico hacia el cual
orienta la totalidad de su vida y centra todo su mensaje: la irrupción y realización del Reino de Dios.
Por eso, el centro de su misión evangelizadora-educativa está su propia práctica.
Jesús presenta las obras que realizó como el criterio fundamental de la verdad y autenticidad de su
enseñanza. No son las palabras el criterio de veracidad sino su propia práctica. Su tarea educadora no
es la de un discurso que promueve otro discurso, sino la de una práctica que genera otra práctica
transformadora.
Los discípulos se dan cuenta cuánto sufrimiento y abandono existe en la sociedad, y son educados
para adquirir ante la realidad una actitud misericordiosa, y en cómo responder mediante la acción
liberadora a esas necesidades y sufrimientos. Esta es la primera escuela hacia la solidaridad y la
práctica del mandamiento nuevo del amor. El criterio fundamental para distinguir si se es discípulo de
Jesús o no es la práctica del amor fraterno: “En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos:
en el amor que se tengan los unos a los otros” (Jn. 13, 35).

-3-
REFLEXIONES PERSONALES
La Pedagogía de Jesús está compuesta por cuatro principios fundantes:
 La educación centrada en la persona
 La educación como ejercicio de la libertad
 La educación en el amor
 La educación para la práctica
A partir de lo estudiado en clase, puedo descubrir que el primer principio es asumido perfectamente
por las nuevas corrientes pedagógicas, que consideran al alumno como el centro de la educación y al
que hay que mirar en todo momento. Personalmente, puedo agregar que además de lo propuesto, se
debe atender a la integridad de la persona: su dimensión humana, espiritual, intelectual y comunitaria-
social. Hoy en día existen muchas herramientas y estrategias pedagógicas para llegar a abarcar a la
persona en su totalidad.
El segundo aspecto a considerar es la educación para la práctica. Puedo relacionar esto con una
palabra muy nombrada en clase: “coherencia”. Seré un educador coherente en tanto viva lo que enseñe.
Si realmente comprendo, me apropio del contenido y dejo que este me interpele, podré llevarlo a mi
vida, y así ser un testimonio para los demás.

-4-

Intereses relacionados