Está en la página 1de 2

Estrella de la mañana, Ruega por nosotros Salud de los enfermos, Ruega por nosotros Refugio de los pecadores, Ruega por nosotros Consuelo de los afligidos, Ruega por nosotros Auxilio de los Cristianos, Ruega por nosotros Reina de los Ángeles, Ruega por nosotros Reina de los Patriarcas, Ruega por nosotros Reina de los Profetas, Ruega por nosotros Reina de los Apóstoles, Ruega por nosotros Reina de los Mártires, Ruega por nosotros Reina de los Confesores, Ruega por nosotros Reina de las Vírgenes, Ruega por nosotros Reina de todos los Santos, Ruega por nosotros Reina concebida sin pecado original, Ruega por no sotros Reina elevada al Cielo, Ruega por nosotros Reina del Santo Rosario, Ruega por nosotros Reina de la Familia, Ruega por nosotros Reina de la paz, Ruega por nosotros

Cordero de Dios que quitas el pecado del Mundo Perdónanos Señor

Cordero de Dios que quitas el pecado del Mundo Escúchanos Señor

Cordero de Dios que quitas el pecado del Mundo Ten misericordia de nosotros

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios. No desprecies las súplicas que te hacemos en nuestras necesidades, antes bien, de todo peligro líbranos siempre, Virgen Gloriosa y Bendita. Ruega

por nosotros Santa Madre de Dios. Para que seamos

dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén

Ofrecimiento a la Santísima Virgen

Oh Señora mía, oh Madre mía, yo me ofrezco enteramente a ti. En prueba de mi filial afecto te

consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua,

mi corazón, en una palabra, todo mi ser. Ya que

soy todo tuyo, oh Madre de bondad, guárdame y defiéndeme como pertenencia y posesión tuya. Amén. Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea, en tan graciosa belleza. A Ti celestial princesa, Virgen Sagrada María, yo te ofrezco en este día, alma vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. y dame tú Santa Bendición, que la recibo en el nombre del

Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Ave María Purísima Sin Pecado Original Concebida (tres veces)

En pensamientos, palabras y obras.

Dios te Salve María llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Letanías a la Santísima Virgen

Señor, Ten piedad de nosotros Cristo, Ten piedad de nosotros Señor, Ten piedad de nosotros Cristo, óyenos Cristo, escúchanos Dios Padre Celestial, Ten piedad de nosotros Dios Hijo Redentor del Mundo, Ten piedad de nos otros Dios Espíritu Santo, Ten piedad de nosotros Santa Trinidad un solo Dios, Ten piedad de nosotros Santa María, Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, Ruega por nosotros Santa Virgen de las Vírgenes, Ruega por nosotros Madre de Cristo, Ruega por nosotros Madre de la Iglesia, Ruega por nosotros Madre de la Divina Gracia, Ruega por nosotros Madre Purísima, Ruega por nosotros Madre Castísima, Ruega por nosotros Madre siempre Virgen, Ruega por nosotros Madre Amable, Ruega por nosotros Madre Admirable, Ruega por nosotros Madre del Buen Consejo, Ruega por nosotros Madre del Creador, Ruega por nosotros Madre del Salvador, Ruega por nosotros Virgen Prudentísima, Ruega por nosotros Virgen Venerada, Ruega por nosotros Virgen Laudable, Ruega por nosotros Virgen Poderosa, Ruega por nosotros Virgen Clemente, Ruega por nosotros Virgen fiel, Ruega por nosotros Espejo de justicia, Ruega por nosotros Trono de Sabiduría, Ruega por nosotros Causa de nuestra Alegría, Ruega por nosotros Vaso Espiritual, Ruega por nosotros Vaso Honorable, Ruega por nosotros Vaso Digno de Honor, Ruega por nosotros Vaso insigne de devoción, Ruega por nosotros Rosa Mística, Ruega por nosotros Torre de David, Ruega por nosotros Torre de Marfil, Ruega por nosotros Casa de oro, Ruega por nosotros Arca de Alianza, Ruega por nosotros Puerta al Cielo, Ruega por nosotros

Santo Rosario

Señal de la Cruz

Por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del

Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Invocación al Espíritu Santo

Ven Espíritu Santo, ven por medio de la poderosa intercesión del Corazón Inmaculado de María Tu Amadísima Esposa. (Tres veces)

Acto de Contrición

Jesús, mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos ofendí a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar y confío que por tu infinita misericordia me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la vida eterna. Amén

Un Credo al Sagrado Corazón de Jesús

“Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del

cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra

y gracia del Espíritu Santo. Nació de Santa María

Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue

crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los

infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso, y desde allí va a venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo,

la

Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos,

el

perdón de los pecados, la resurrección de la carne

la vida eterna. Amén.” Nos unimos espiritualmente con toda la iglesia Universal, con la iglesia Triunfante, Militante y Purgante, especialmente con nuestra Madre del cielo para implorar al Padre por las siguientes intenciones: “Que el Señor tenga Misericordia, con el Mundo Entero y que el Mundo Entero responda a su llamado de conversión, que el hombre se entregue totalmente a Dios y que no deje pasar este momento tan especial de rezar el Santo Rosario y por la Paz del Mundo. Amén. Le dedicamos este hermoso Rosario a la Virgen María. Que Viva la Virgen María. Que Viva (tres veces). Virgen María salva a Venezuela y al Mundo Entero, protégenos y convierte los corazones de todos a tu Hijo Jesús. Gracias Señor por todo. Amén. Pedimos: Por el eterno descanso de las almas de

y

nuestros seres queridos que has llamado de esta vida a tu presencia y de las benditas Almas del Purgatorio, especialmente por las más necesitadas descansen en Paz. Dales Señor el descanso eterno.

Que brille para ellos la Luz perpetua. Descansen en Paz. Amén. Por la conversión de nosotros, los pecadores, por

la paz del mundo y la unidad de las familias; por la

salvación de todas las almas, y para que Dios Padre detenga el curso de la guerra y nos conceda la Gracia del verdadero Amor y perfecta Obediencia a Su

Voluntad. Por la paz y la unidad de la Iglesia y de todos los Cristianos; por el Papa, los Obispos, Sacerdotes, Religiosos y por todo el laicado en general, para que seamos preservados de las fuerzas del mal; por la salvación de las almas Consagradas, la Santificación del Clero, y para que el Señor suscite los apóstoles

de los últimos tiempo. Por los gobernantes de todas

las naciones, para que administren en favor de la

paz y la justicia social; por la conversión del corazón del mundo, para que la humanidad reciba una iluminación de conciencia, y para que Jesús calme

la naturaleza y las naciones sean preservadas de

inundaciones, terremotos, volcanes, devastaciones y

guerras. Por todos los atribulados que sufren: Tristes

y oprimidos; explotados y vejados; hambrientos y

abandonados; refugiados y damnificados; presos y

secuestrados; perseguidos y desterrados; torturados

y violados; heridos y enfermos; alcohólicos y

drogadictos; dementes y posesos; moribundos y agonizantes, para que sean consolados y salvados. Oremos al Señor. Te lo pedimos Señor.

Misterios del Rosario

-GLORIOSOS, para miércoles y Domingo.

1° La Resurrección del Señor Jesús.

2° La Ascensión de nuestro Señor Jesús. 3° La venida del Espíritu Santo.

4° La Asunción de la Santísima Virgen María en cuerpo y alma al cielo.

La Coronación de la Santísima Virgen como Reina

y

Madre de todo lo creado.

-LUMINOSOS, para todos los jueves

1° El Bautismo de Jesús en el Jordán.

2° La autorrevelación de Jesús en las bodas de Ca ná. 3° El anuncio del Reino de Dios invitando a la conv ersión. 4° La Transfiguración. 5° La Institución de la Eucaristía.

PADRENUESTRO Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

AVEMARÍA

Dios te salve, María; llena eres de gracia; el Señor es contigo; bendita Tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora

y en la hora de nuestra muerte. Amén.

-GOZOSOS, se rezan los lunes y sábados, y los domingos de Adviento y los domingos desde la Epifanía hasta la Cuaresma

GLORIA Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos

La encarnación del Hijo de Dios.

de los siglos. Amén.

La Visita de la Santísima Virgen a su prima Santa

Isabel.

3° El Nacimiento del Hijo de Dios.

4°La presentación de Jesús en el Templo.

5° La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el

templo.

-DOLOROSOS, se rezan los martes y viernes, y diariamente desde el miércoles de ceniza hasta el sábado de Gloria.

JACULATORIAS María, Madre de gracia, Madre de misericordia. En la vida y en la muerte ampáranos, gran Señora. Alabanzas y gracias sean dadas en todo momento al Santísimo y Divinísimo Sacramento del Altar.

Y bendita sea por siempre la Santa e Inmaculada

Concepción de la Bienaventurada Siempre Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra.

La Oración de Jesús en el Huerto.

Oh, Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las

La Flagelación de Jesús.

almas, especialmente a las más necesitadas de Tu

3°La Coronación de Espinas.

Divina Misericordia.

Jesús con la Cruz a cuestas.

La Crucifixión y muerte de nuestro Señor Jesús.

Sagrado

Corazón

de

Jesús:

En

Vos confío

Inmaculado Corazón de María: Sé la Salvación del

alma mía.

JESÚS, MARÍA Y JOSÉ, OS AMO, SALVAD LAS ALMAS

María dijo: «Mi alma alaba la grandeza del Señor;

mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador. Porque

Dios ha puesto sus ojos en mí, su humilde esclava, y desde ahora siempre me llamarán dichosa; porque el

Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas. ¡Santo

es su nombre. Dios tiene siempre misericordia de

quienes lo reverencian. Actuó con todo su poder:

deshizo los planes de los orgullosos, derribó a los reyes de sus tronos y puso en alto a los humildes. Llenó de bienes a los hambrientos y despidió a los

ricos con las manos vacías. Ayudó al pueblo de Israel,

su siervo, y no se olvidó de tratarlo con misericordia.

Así lo había prometido a nuestros antepasados, a Abraham y a sus futuros descendientes.» Amén.

Una Salve al Inmaculado Corazón de María

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,

vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve.

A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva, a Ti

suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de

lágrimas. Ea, pues, Señora Abogada Nuestra, vuelve

a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de

este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito

de tu vientre. Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce

Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre

de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las

promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén

Virgen Purísima y Castísima antes del parto, hacednos puros, mansos, humildes y castos.

En pensamientos, palabras y obras.

Dios te Salve María llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora

y en hora de nuestra muerte. Amén.

Virgen Purísima y Castísima en el parto, hacednos puros, mansos, humildes y castos.

En pensamientos, palabras y obras.

Dios te Salve María llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora

y en hora de nuestra muerte. Amén.

Virgen Purísima y Castísima después del parto, hacednos puros, mansos, humildes y castos.