Está en la página 1de 5

Comprensión de Lectura Primer Ciclo

Nombre: _____________________________________________________________

Objetivos de la guía
 Extraer información explícita e implícita en textos literarios y textos no literarios.

Lee atentamente el siguiente texto y responde las preguntas 1, 2, 3 y 4:


GOLFO DE PENAS

A través de grandes mares arboladas, llevábamos dos días en medio del golfo de Penas luchando contra
un temporal del noroeste.(…)
Entre ola y ola nuestro barco se recostaba como un animal herido en busca de una salida a través de ese
horizonte cerrado de lomos movedizos y sombríos.
—¡Agárrate, viejo! —dijo un marinero, haciendo rechinar sus dientes y contrayendo la cara como si un
doloroso atoro le anudara las entrañas. El barco, cual si lo hubiera escuchado, crujió al borde de una rolada
de cuarenta y cinco grados, y fue subiendo quejosamente sobre el lomo de otra ola, semirrecostado, pero ya
libre de la vuelta de campana o de la ida por ojo.
La cerrazón de agua era completa. Arriba, el cielo no era más que otra ola suspendida sobre nuestras
cabezas, de cuya comba se descargaba una lluvia tupida y mortificante.
De pronto, emergiendo de la cerrazón, apareció sobre el lomo de una ola una sombra más espesa; otra
ola la ocultó; y una tercera la levantó de nuevo, mostrándonos el más insólito encuentro que pueda ocurrir
en estos mares abiertos: un bote con cinco hombres. (…)
En medio de los ruidos del temporal, la campana de las máquinas resonó como un corazón que golpeara
sus paredes de metal y el barco fue disminuyendo su andar.
Era un bote de ciprés, rústico, ancho, de gruesas cuadernas que mostraban su pulpa son rosada de tanto
relavarse con el agua del mar y de la lluvia. Los cuatro bogadores remaban vi gorosamente, medio parado,
afirmando un pie en el banco y el otro en el empalletado, y mirando con extraña fijeza al mar, especialmente
en la caída de la ola, cuando la falda de agua resbalaba vertiginosamente hacia el abismo. El patrón,
aferrado a la caña del timón, iba también de pie, y con una mano ayudaba al remero de popa con un envión
del cuerpo, con el que parecía darles fuerza a todos, que, como un solo hombre, seguían el compás de su
impulso. (…)
Cuando estuvo a la cuadra, le lanzaron un cabo amarrado a un escándalo, que el remero de proa ató con
vuelta corrediza a un eslabón apernado en su barco. La cercanía se hacía cada vez más peligrosa. Las olas
subían y bajaban desacompasadamente al buque y al bote, de tal manera que, en cualquier momento,
podría estrellarse el esquife haciéndose pedazos contra los costados de fierro del barco. Una escalerilla de
cuerdas fue lanzada por la borda y, cuando la cresta de una ola levantó el bote hasta los pescantes mismos
del puente, en la bajada, de un salto, el patrón se agarró a la escalera y trepó por ella con la agilidad de un
gato. Puso pie en cubierta, y como una exhalación ascendió por las escaleras hasta el puente de mando.(…)
Arriba, patrón y capitán se encerraron en la cabina. Estábamos a la expectativa. Los reme ros
manteníanse alejados a prudente distancia con su cáscara de nuez; el barco encajaba la proa entre las olas y
la levantaba como una cabeza cansada, sacudiéndola de espumas. El contramaestre y los marineros estaban
listos con la maniobra para izar el bote a bordo en cuanto el capitán diese la orden.
Los minutos se alargaban. ¿A qué tanta demora para salvar un bote en medio del océano? La
expectación se aminoró cuando vimos salir al patrón de la cabina. Hizo un gesto molesto con la mano y bajó
de nuevo las escaleras con su misma agilidad de gato. Pero la orden de izar a los náufragos no se oyó.
Nuestro asombro, entonces, aumentó.
Pasó a mi lado, me enfrentó con una mirada fría y enérgica. Quise hablar, pero la mirada me detuvo. El
hombre iba empapado; llevaba el cuerpo cubierto por un pantalón de lana burda y un grueso jersey; la
cabeza y los pies desnudos; el rostro, relavado como el ciprés de su bote por la intemperie, y en todo su ser
una agilidad desafiante, con la que parecía esconderse apenas del castigo implacable de la tempestad (…)

Fuente: Golfo de penas de Francisco Coloane (Fragmento)

Ítem Selección Múltiple: marca la alternativa correcta (2 puntos cada uno)

1. Según el texto, ¿qué tipo de narrador está presente en el relato?


A. Narrador omnisciente.
B. Narrador protagonista.
C. Narrador en tercera persona.
D. Narrador en segunda persona.

2. Según el texto, ¿en qué transporte marino se desarrolla la acción del relato?
A. En un barco.
B. En una canoa.
C. En una lancha.
D. En un submarino.
3. Según el texto, ¿qué conflicto se les presenta a los tripulantes del barco en Golfo de Penas?
A. Que se quedan sin alimento en medio del mar.
B. Que deben enfrentar a una tempestad marina.
C. Que necesitan capturar a esclavos de otro barco.
D. Que no tienen dinero para comprar más alimento.

4. Según el texto, la palabra “vertiginosamente” se puede reemplazar por:


A. lentamente.
B. rápidamente.
C. conscientemente.
D. premeditadamente.

Lee el siguiente texto y responde las preguntas 5, 6, 7 y 8:

5. ¿A qué tipo de texto corresponde?


A. Afiche.
B. Eslogan.
C. Logotipo.
D. Historieta.

6. Según el texto, ¿quién es el emisor del mensaje?


A. Radio Uno, TVN y Publimetro.
B. La ley de donaciones culturales.
C. Metro de Santiago y la ciudad de Santiago.
D. Plagio, Minera Escondida y Metro de Santiago.

7. Según el texto, ¿qué función del lenguaje predomina en la siguiente expresión: “Envía tus cuentos en
www.santiagoen100palabras.cl”?
A. Función apelativa.
B. Función expresiva.
C. Función referencial.
D. Función metalingüística.
8. Según el texto, ¿te gustaría que este proyecto (escribir cuentos en 100 palabras) se realizara en tu comuna?
¿por qué crees que no se realiza acá? Fundamenta tu respuesta.
____________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________.

Lee el siguiente texto y responde las preguntas 8, 9, 10 y 11:

EL ENFERMO IMAGINARIO

En esta escena participan la empleada Tonina, disfrazada de médico, Argán y Beraldo. Tonina ha decidido
burlarse de la hipocondría permanente de Argán y simula visitarlo como doctor.

Tonina. —Soy un médico itinerante; voy […] en busca de importantes temas acordes a mi capacidad, en
busca de enfermos dignos de mi dedicación, capaces de dejarme practicar los grandes y bellos secretos que
he descubierto en la medicina. Desecho la idea de entretenerme en simples enfermedades, en esas
bagatelas como el reumatismo y la pulmonía […] Espero […] que todos los médicos lo hayan abandonado,
que esté desesperado, agonizando, para mostrarle la excelencia de mis remedios y el interés que tengo en
servirlo.
Argán. —Le estoy muy agradecido, señor, por sus delicadezas.
Tonina. —Déjeme sentir su pulso. Veamos, que lo haremos latir como corresponde. ¡Uf!, el pulso este se
pone impertinente; veo que usted no me conoce todavía. ¿Quién es su médico?
Argán. —El señor Purgón.
Tonina. —Ese hombre no está en mis registros de médicos excelentes. ¿Qué enfermedad dice que padece
usted?
Argán. —Dice que es el hígado, otros me han dicho que es el bazo.
Tonina. —Todos son unos ignorantes. Usted está enfermo del pulmón.
Argán. —¿Del pulmón?
Tonina. —Sí. ¿Qué siente?
Argán. —De vez en cuando, dolores de cabeza […].
Tonina. —El pulmón. ¿Le viene un poco de sueño después del almuerzo y se siente bien durmiendo?
Argán. —Sí, señor.
Tonina. —El pulmón, el pulmón, le insisto. ¿Qué le ordena su médico para las comidas?
Argán. —Sopa.
Tonina. —Ignorante […].
Argán. —Y sobre todo que beba mi vino bien aguado.
Tonina. —Ignorantus, ignoranta, ignorantum. El vino lo tiene que tomar puro, y para espesar su sangre, que
la tiene demasiado sutil, debe comer bastante carne de buey, de cerdo, queso holandés, sémola y arroz,
castañas y obleas, para trabar y aglutinar. Su médico es una bestia. Le voy a enviar uno de los míos y yo lo
vendré a ver de tiempo en tiempo, cuando esté en la ciudad.
Argán. —Es usted muy generoso.
Tonina. —¿Qué diablos hace este brazo aquí?
Argán. —¿Cómo? (…)
Tonina. —Este brazo me lo haría amputar inmediatamente, si yo fuera usted.
Argán. —¿Y por qué?
Tonina. —¿No ve que éste se queda con todo el alimento, impidiendo a este otro lado aprovechar algo?
Argán. —Sí, pero necesito mi brazo.
Tonina. —También me haría sacar el ojo derecho, si estuviera en su lugar.
Argán. —¿Sacarme un ojo?
Tonina. —¿No ve que incomoda al otro y le quita el alimento? Créame, hágaselo sacar cuanto antes: así verá
más claro con el ojo izquierdo […].
Argán. —¡Amputarme un brazo y sacarme un ojo para que el otro esté mejor! Preferiría que el otro no
anduviera tan bien. ¡Linda operación, dejarme tuerto y manco!

Fuente: El enfermo imaginario de Moliére (Fragmento)

9. Según el texto, ¿qué visión dramática presenta la obra?


A. Poética.
B. Trágica.
C. Cómica.
D. Narrativa.

10. Según el texto, ¿dónde estaría la dolencia de Argán, según el médico Purgón?
A. En el bazo.
B. En el hígado.
C. En la cabeza.
D. En el pulmón.

11. Según el texto, ¿cuál es la razón que dice Tonina para que se saque el ojo derecho?
A. Para que pueda ver peor.
B. Para que el otro este mejor.
C. Para que mejor no vea la luz.
D. Para que pierda la vista del todo.

12. Según el texto leído, ¿Crees que el engaño es un buen método para darle lecciones a las personas
hipócritas como Argán?
Sí_____ No_____ ¿Por qué?

____________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________
___________
____________________________________________________________________________________________
____________________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________.

Lee el siguiente texto y responde las preguntas 13, 14 y 15:


y en cambio tuve algunas santamente
EN PAZ serenas...

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
vida, ¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos
porque nunca me diste ni esperanza en paz!
fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida; CONTRA LA SEDUCCIÓN
porque veo al final de mi rudo camino
Que yo fui el arquitecto de mi propio No os dejéis seducir:
destino; no hay retorno alguno.
que si extraje las mieles o la hiel de las El día está a las puertas,
cosas, hay ya viento nocturno:
fue porque en ellas puse hiel o mieles no vendrá otra mañana.
sabrosas: No os dejéis engañar
cuando planté rosales, coseché siempre con que la vida es poco.
rosas. Bebedla a grandes tragos
porque no os bastará
...Cierto, a mis lozanías va a seguir el cuando hayáis de perderla.
invierno: No os dejéis consolar.
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese Vuestro tiempo no es mucho.
eterno! El lodo, a los podridos.
La vida es lo más grande:
Hallé sin duda largas las noches de mis perderla es perder todo.
penas;
mas no me prometiste tan sólo noches
buenas;

Fuente: En paz de Amado Nervo y Contra la seducción de Bertolt Brecht


(Textos completos).

13. Según los textos, el tema central de ambos poemas es reflexionar sobre:
A. la vida.
B. el amor.
C. la muerte.
D. el tiempo.

14. Según el texto, en el poema “Paz” de Amador Nervo, ¿cuál es el trato del
hablante lírico con respecto a la vida?
A. Desprecia a la vida.
B. Bendice a la vida.
C. Maldice a la vida.
D. Insulta a la vida.

15. Según el texto, en el poema “Contra la seducción” de Bertolt Brecht, ¿en


cuál verso el hablante lírico expresa que la vida es corta?
A. “No os dejéis seducir”.
B. “El día está a las puertas”.
C. “Bebedla a grandes tragos”.
D. “Vuestro tiempo no es mucho”.

Intereses relacionados