Está en la página 1de 5

CATEQUESIS

En un primero lugar: BIENVENIDOS ¡Gracias por venir a este 1er


Encuentro Parroquial! Como todos ya saben, es una oportunidad para conocernos,
para crecer en cercanía, y también para analizar cómo estamos como parroquia y
plantear algunas líneas de acción para el futuro.
La metodología de estos talleres será muy sencilla. Consiste en ir trabajando con
estas planillas: leyendo, comentando, escribiendo… en fin, lean estas páginas. Son
un itinerario para transitar esta evaluación (Dentro de los paréntesis encontrarás
aclaraciones para realizar la actividad). Cualquier duda o consulta, diríjanse al
coordinador general.
La primera actividad será saber tu nombre… Sí, vos, el que está leyendo esto.
Gracias por animarte a leer. Coloca tu nombre completo en la siguiente línea de
puntos:

……………………………..……………………………………

¿Por qué lees tú? (Marca con una X la opción correcta)


Porque agarré primero el sobre
Porque ningún otro se animó
Porque los demás me eligieron a mí
Por otro motivo.
(Explicar)………………………………………………….

¡Felicitaciones! Te convertiste en el guía del grupo. Tú serás quien coordine las


actividades y lea las consignas en estos talleres. En caso de duda, pregúntale al
coordinador general. Antes de comenzar a transitar este camino, una consideración
previa… Si tú, que lees, crees que tu letra es poco clara o no te animas a escribir,
pásale la birome a otro. Si este no es tu caso, escribe tú… ¡Ánimo! Que puedan
llegar a buen puerto en este itinerario.
1ER ENCUENTRO PARROQUIAL

2|Página
1ER ENCUENTRO PARROQUIAL

ANTES DE COMENZAR…
Comenzaremos a transitar un camino evaluativo comunitario, por eso es muy
importante primero ponerse en la presencia del Señor. Así, todos juntos nos
persignamos:

+ En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén

Oración:
Señor Jesús, te queremos pedir que envíes tu Santo Espíritu sobre
nosotros, para que guiados por Él encontremos luz y podamos seguir
creciendo como comunidad parroquial, para la Gloria de Dios y bien de
nuestros hermanos.
Te pedimos que nos des un corazón atento que escuche tu Palabra, un
corazón dócil que siga tu camino, un corazón libre para hacer siempre tu
voluntad. Queremos ser una comunidad abierta para recibir a más
hermanos, una comunidad renovada, viva, una comunidad que esté siempre
alegre.
Todo esto te los pedimos por intermedio de María, Virgen de la Medalla
Milagrosa, Patrona de Las Higueras; ella como buena madre siempre nos
protege, por eso le decimos:
Dios te salve, María
llena eres de gracia, el Señor es contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.
Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo


como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén

+ En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén

3|Página
1ER ENCUENTRO PARROQUIAL

PRIMERA ETAPA: CONOCER


Luego de pedirle al Señor que mande su Espíritu sobre nosotros, comenzaremos a
trabajar con lo que nos corresponde en este taller. Este es el grupo encargado de la
CATEQUESIS de niños, jóvenes y adultos.
No podemos entender qué es la catequesis sin enmarcarla dentro del PROCESO
DE EVANGELIZACIÓN. Ustedes se preguntarán: “¿enmarcarla dentro de qué?”
Paso a explicar…
El proceso de evangelización es un camino de vida cristiana que todos los
bautizados transitamos. Como todo proceso, tiene varias etapas. Utilizaré un
ejemplo para ser más claro.
Juan no conoce a Dios, por lo tanto no va a la Iglesia. Una amiga le cuenta sobre la
vida de Jesús, que murió por nosotros en la cruz y resucitó al tercer día… TODO
PARA SALVARNOS. En ese momento, Juan se convierte y quiere conocer más a
Dios. Esta etapa se llama PRIMER ANUNCIO, porque le ANUNCIAMOS por
PRIMERA VEZ que Cristo nos ama.
Aquí comienza la segunda etapa de la evangelización, llamada CATEQUESIS.
Luego del Primer Anuncio, Juan quiere saber más de Dios. La catequesis es esta
etapa donde profundiza ese encuentro, conoce aún más acerca de Dios Padre, Hijo,
Espíritu Santo y de la Iglesia. Juan está muy feliz y quiere recibir los sacramentos.
Se bautiza, toma la comunión, luego la confirmación…
Acá comienza una tercera etapa. Juan ahora es católico y quiere que sus amigos
también lo sean. Esta etapa es la MISIÓN. Juan sale a buscar más hermanos, para
que se encuentren con Dios como él se encontró.
Así pasa el tiempo. Juan va creciendo espiritualmente. Conoce cada vez más a
Dios. Luego se casa y tiene hijos. Educa a sus hijos según la fe, y a sus nietos, y a
sus bisnietos… y así.
¡ESTO DEBEMOS VIVIR LOS CATÓLICOS! Pero… seamos realistas y
analicemos la situación. Cada vez son menos los padres que educan a sus hijos en la
fe. Solo basta observar un poco: niños que no saben hacerse la Señal se la Cruz,
jóvenes que no recuerdan el Padre Nuestro, adultos que no conocen los
Mandamientos. Está claro que como Iglesia tenemos un buen desafío frente a estos
problemas. EN CASA NO SE HABLA DE DIOS. ¿Y qué hacemos con la
catequesis?

4|Página
1ER ENCUENTRO PARROQUIAL

Entonces, después de todo lo leído: ¿Qué es la catequesis? ¿Cómo asumimos estos


desafíos? La catequesis no es únicamente enseñar la doctrina, sino hacer que el
catecúmeno (niño, joven o adulto) se encuentre profundamente con Cristo, lo
conozca y quiera seguir sus pasos (actuar como Jesús, vivir como Jesús, ser como
Jesús).
Para toooooooooodo esto es necesario que nosotros, catequistas, seamos
conscientes de la enorme tarea que realizamos. ¡Debemos ser un TESTIMONIO con
patas! Nuestra tarea consiste en ser ACOMPAÑANTES de camino. Debemos
llevarlos de la mano a Jesús. ¿Un catequista puede robar? No, porque debe ser
testimonio ¿Un catequista puede mentir? No, porque es testimonio ¿Un catequista
puede faltar a misa? Obviamente que no! Los catecúmenos al vernos a nosotros ven
a Jesús, por lo tanto, nosotros debemos actuar como Jesús actúa. Si no nos llenamos
de Dios… ¿Cómo lo vamos a transmitir?
Pero a no preocuparse por demás. Todo catequista es cristiano, y todo cristiano es
humano. “Que arroje la primera piedra aquel que está libre de pecado” dijo Jesús.
Todos cometemos errores, todos pecamos, a veces por no saber y otras sabiendo.
¡Ánimo! Dios escribe derecho en renglones torcidos. Cada uno de nosotros sabe lo
difícil que es ser catequista, cada uno sabe lo que pone al servicio de Dios. Y Él, que
es infinitamente bueno, hace sus obras maravillosas. La semilla que el catequista
coloca en el corazón de su niño, joven o adulto, en algún momento florecerá… Tal
vez veamos tierra seca, pero una hermosa flor saldrá de ella.

5|Página