Está en la página 1de 3

TEMA 12

EL INFORME

Un informe es un documento de una temática concreta en el que se recogen una serie de datos

y

estadísticas relacionados con un periodo de tiempo concreto (semanal, mensual, anual, etc.)

y

un ámbito determinado, ya sea laboral, universitario, comercial, etc. Si necesitas hacer un

informe, es fundamental que conozcas primero las características de los informes, las clases de informes que existen y definas con claridad la finalidad del escrito.

Definición de informe

En general, un informe es un documento en el que se detalla el estado actual o los resultados de un estudio o de una investigación sobre un asunto concreto. Si vas a escribir un informe, es imprescindible que utilices un lenguaje claro, concreto y objetivo, ya que la finalidad del informe es comunicar información veraz sobre un asunto específico a los responsables de una organización.

Asimismo, el informe debe aportar los datos necesarios para una comprensión clara y precisa del caso y debe contener una explicación de los métodos utilizados para su elaboración y recomendaciones para definir la mejor solución para el hecho tratado.

Cómo redactar un informe

A la hora de redactar un informe, deberemos decidir previamente las partes de un informe, así

como la estructura del mismo, sin olvidarnos de dos partes esenciales: el índice, en el que detallaremos todas y cada una de las partes del informe y sus páginas de referencia, y la bibliografía, documento en el ordenaremos de forma alfabética todos los documentos y estudios que nos han ayudados a elaborar el informe directa o indirectamente.

Existen muchos modelos de informes, pero la estructura que siguen no suelen variar en exceso, aunque dependiendo de la disciplina se añaden elementos o se especifican ciertos partes del informe. Como mínimo, un buen informe debería comprender las siguientes partes básicas:

o

La portada. Se trata de la página inicial en la que se colocan el nombre del informe y los datos del autor.

o

El índice. En esta parte quedará señalada la estructura del informe y las partes que va a contener, además de las páginas totales.

o

La introducción. Es un breve texto en el que se especifica el objeto del que va a tratar el informe.

o

El cuerpo. Es la parte más densa, en la que se vuelca toda la información del tema que se trata.

o

Las conclusiones. Aquí es donde se pueden observar todos los resultados y respuestas.

o

La bibliografía. Al final del informe se señalan todas las fuentes de información consultadas para su realización.

Tipos de informes

La primera pregunta que debemos plantearnos antes de hacer un informe es: ¿para qué sirve mi informe? Es decir, debemos preguntarnos cuál es la finalidad del informe ya que,

dependiendo de su propósito, diferenciamos diversos tipos de informes (científicos, técnicos, académicos, etc.) dependiendo de su extensión y su contenido. También podemos encontrar otra clasificación de informes según las características textuales del escrito: informes expositivos, analíticos y persuasivos.

Recuerda que puedes consultar los modelos de informes que te proponemos de acuerdo a la tipología que necesites redactar.

Tipos de informes según su extensión

Aunque tendemos a pensar que un informe es siempre un escrito generalmente largo, existen dos tipos de informes según su extensión:

o

Informes cortos o ejecutivos: son informes cuya extensión no debe superar entre las ocho y las diez páginas, a espacio y medio o dos espacios aproximadamente, escritas a ordenador.

o

Informes largos: son informes que exceden las 10 páginas de extensión.

La extensión de un informe dependerá en último lugar de la materia sobre la cual traten. Hay algunos informes que pueden llegar a ocupar varios tomos o volúmenes.

Tipos de informes según su contenido

En general, podemos decir que existen cuatro tipos de informes según su contenido o función:

o

Informes científicos: son aquellos centrados en un tema de investigación científica y caracterizados por el uso de un lenguaje propio riguroso, así como tecnicismos. Estos informes se engloban en la categoría de "memorias científicas" y están dirigidos a un público exclusivo (investigadores, médicos, físicos, etc.)

o

Informes técnicos: son aquellos dirigidos a las organizaciones públicas o privadas que han encargado un estudio o una investigación sobre un tema específico. El lenguaje utilizado en estos informes es similar al que se emplea en los informes científicos, aunque se procura que sea accesible a los destinatarios (sociólogos, psicólogos, etc.).

o

Informes de divulgación: son aquellos destinados a un público general y que, por consiguiente, deben ser redactados con un lenguaje comprensible y accesible para los lectores. Pueden publicarse en periódicos, revistas, etc.

o

Informes mixtos: son aquellos que suelen estar destinados a una organización al mismo tiempo que pueden darse a conocer al público en general.

Tipos de informes según su estructura

Finalmente, podemos diferenciar tipos de informes según la estructura del texto y la exposición de las ideas:

o

Informes expositivos: son aquellos que recogen información sobre un tema sin incluir conclusiones o evaluaciones. En ocasiones, reciben el nombre de "dossier".

o

Informes analíticos: tienen como finalidad justificar una decisión o una acción ya realizada o, al menos, planteada previamente. Pueden denominarse "propuesta" o "proyecto".

o Informes persuasivos: son informes con los cuales se pretende convencer al destinatario para que tome una decisión específica en la línea de lo que se expone en el estudio.