Está en la página 1de 2

Escuela de Suboficiales y Nivel Ejecutivo

“González Jiménez de Quesada”

ENSAYO CONDUCTA INTEGRAL DE LOS POLICÍAS PARA LA DEFENSA DE LOS


DERECHOS HUMANOS

DIPLOMADO EN CONVIVENCIA, SEGURIDAD CIUDADANA Y PREVENCIÓN

Compañía Atanasio Girardot Cuarta Sección

DERECHOS HUMANOS Y DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO

DDHH Y DIH

SUBINTENDENTE VÍCTOR IGNACIO NIÑO LANCHEROS

Sibaté, Cundinamarca

2019
CONDUCTA INTEGRAL DE LOS POLICÍAS PARA LA DEFENSA DE LOS DERECHOS
HUMANOS

Los derechos humanos tienen una rica y extensa historia, llena de protección, violaciones,
entre otras, donde a través del tiempo se ha creado la necesidad de reglamentar y crear
mecanismos de protección para la dignidad de la vida humana. Desde su establecimiento,
los derechos humanos han constituido la base de toda ley que se ha proclamado,
buscando la equidad e igualdad para cada individuo, en cualquier ámbito, labor o
profesión. En Colombia, los protectores de la dignidad humana tienen a diario esta gran
misión de salvaguardar a los ciudadanos de cualquier amenaza a la vida, y el Comité
Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha diseñado una guía que convoca a los
funcionarios policiales a garantizar el respeto de los derechos humanos e internacional
humanitario. Por tanto, en el siguiente ensayo se dará respuesta según dicha guía de
conducta y comportamientos, a la pregunta: ¿cuáles son los comportamientos y acciones
determinantes en la protección de la dignidad humana?

La gran consigna con la que los policiales deben cumplir su labor es la siguiente: Cumplir
siempre los deberes que les impone la ley, sirviendo a la comunidad y protegiendo a
todas las personas contra los actos ilícitos, según el CICR, manteniendo la defensa y el
respeto de los derechos humanos y la dignidad humana, para ello los agentes de la
institución deben actuar con justicia. Se deben considerar las versiones de los implicados
en cualquier evento, porque se puede incurrir en una privación de la libertad equivocada y
por tanto ilegal. El mantenimiento de la paz y del orden público es deber de la institución
para lo cual se debe trabajar junto con la comunidad fomentando la cooperación y
colaboración con los policiales, mediante el respeto y la confianza. Así las cosas, se ve en
las ciudades colombianas el “derecho a defender opiniones, expresarse, asociarse y
reunirse pacíficamente” de manera frecuente, en el cual los agentes policiales debe
respetarlo y hacerlo valer, pero mantenerlo dentro del marco de la paz y el orden público,
asistiendo así situaciones de emergencia que, en general, sean de urgente atención.

Cuando la situación lo amerite, los policiales pueden arrestar a un ciudadano suponiendo


su inocencia, es decir, tratar al ciudadano como tal, una persona con derecho de dignidad,
humanidad y defensa. Para tal acción, y según la guía en cuestión está el uso de la fuerza
sólo cuando sea estrictamente inevitable, o se presente una amenaza para los agentes o
para la comunidad, y únicamente como último recurso. La defensa de las mujeres y
jóvenes es más especializada, como grupos vulnerables.

En conclusión, la guía de las conductas y comportamientos que garanticen el respeto de


los derechos humanos e internacional humanitario está claramente basada en estos, por
consiguiente cualquier acción destinada a su protección es totalmente válida y aceptable,
siempre y cuando no se vulneren otros derechos en protección de otros. La defensa de la
comunidad vulnerable es preferencial y demanda un mejor cuidado.

Finalmente, los protectores de la dignidad humana deben actuar conforme a la ley


prevista para tal misión, siendo importante el apoyo entre la comunidad y la misma
institución, cumpliendo con la frase magna: Dios y patria.