Está en la página 1de 3

BAUTISMO EN AGUA: EL LIBRO DE LA VIDA

No. 456

ÉXODO 32: 30-33


Cuando uno se bautiza en agua queda inscrito en el libro de la vida, Dios ese día lo inscribe a
uno; los que llegan a la iglesia son personas a quienes Dios ama mucho y por ese amor de Dios,
en su plan ya estamos en el libro de la vida, en su pensamiento, pero la única manera para que
esto se materialice es cuando nos bautizamos en agua; es lo mismo que pasa cuando uno es
elegido para un cargo público, sale una resolución con el nombramiento, pero luego viene la
posesión; lo que vale es el día de la posesión, el acta de posesión; así pasa con el libro de la vida,
en el libro de la vida esta el plan de Dios, y usted esta inscrito allí, dentro de su plan; ese es el
nombramiento, pero uno solo queda inscrito en el libro de la vida y comienza a ejercer como
inscrito, el día en que se bautiza en agua, ese día usted se posesiona, Dios lo anota en su libro.
Ese libro de la vida ha existido desde siempre, uno de los antecedentes más notorios está en:

ÉXODO 32:30 -33


Moisés sabía que Dios había escrito un libro, y en ese libro Dios lo inscribía a uno; pero también
debemos tener en cuenta una enseñanza que dice: -muchos son los llamados y pocos los
escogidos-, dando a entender que si uno se porta mal después del bautismo en agua Dios lo borra;
la iglesia tiene que saber que existe un libro y que siempre ha existido.
VERSO 33: Al que pecare contra mí, a éste rearé yo de mi libro.
Es decir uno puede quedar inscrito pero si nosotros seguimos en nuestras fallas, no cambiamos
nuestra manera de vivir, si no mejoramos después del bautismo en agua, Dios nos puede raer de
su libro y eso sería muy triste; lo principal es estar ahí inscritos y que él nunca nos vaya a borrar;
que nos portemos bien y nos dejemos ayudar por el Espíritu Santo, él es quien nos guía y nos
advierte en profecía.

SALMOS 109:6
Cristo esta hablando de quien era su compañero, su amigo, de quien lo traicionó, de aquel que
comía en el mismo plato con él y que un día le volteó la espalda para venderlo por unas piezas de
plata; el libro de los salmos hace referencia a las vivencias de Cristo y Cristo en David, aquí
refiere lo que le aconteció con Judas Iscariote, y también el pago para Judas que tiene que ver con
el libro de la vida.

SALMO 109:6
Pon sobre él al impío, y Satanás esté a su diestra...
Esta es una enseñanza muy profunda. Un hermano estaba pasando por unas tribulaciones muy
grandes, y el Espíritu Santo le dijo: hay personas que quieren tu mal y el diablo las incita, el
diablo les pone odio hacia ti; y el diablo aparentemente las va a engrandecer contra ti, pero el
mismo diablo después los destruirá; el hermano quedó aterrado con esa profecía: el diablo los
usa, el diablo los ayuda, aparentemente los hace triunfadores y luego los destruye, así es como
trabaja, contrario a como Dios actúa con nosotros, que nos ayuda, nos protege, nos respalda, Dios
bendice, nos da la victoria y nunca nos destruye sino que siempre esta con nosotros, es fiel. El
diablo es ingrato, si usted le sirve a él, un día lo deja y lo destruye; eso fue lo que pasó con Judas,
él fue instrumento del diablo, dice que comió el pan y en el mismo pan venía el diablo, se metió
lo consumió -así es en las brujerías en los alimentos-, entró en él, lo incitó para que vendiera al
2

Señor Jesús, y luego lo dejó, a tal punto que Judas se desesperó y fue y se mato; ese fue el pago
que el diablo le dio a Judas por haber sido su instrumento.

Lo mejor que uno puede hacer en la vida es servirle a Dios; si usted esta de mal genio con su
esposa, es grosero con sus hijos, usted diga: me estoy dejando incitar por el diablo, tengo que ser
una persona mansa, tierna, humilde, cariñosa con mis hijos.

VERSO 7-8 ... tome otro su oficio.


Esto pasó, lo reemplazaron, en Hechos dice que Matías lo reemplazó como uno de los doce.
VERSO 10: Miren las maldiciones.
Hay muchas maldiciones que hoy en día continúan en medio de la humanidad, hasta el día que
uno llega a la iglesia, cuando uno llega a la iglesia estas maldiciones paran.

VERSO 11: Que el acreedor se apodere de todo lo que tiene...

VERSO 13: su posteridad sea destruida; en la segunda generación sea borrado su nombre.
¿Borrado de dónde? De donde quedó inscrito, que es en el libro de la vida, frente al evangelio y
su justicia.
Uno se aguanta lo que sea aquí en la tierra, que sufra, que se arruine, que se enferme, “dice la
Biblia, el tal sea entregado a Satanás para destrucción de su carne con tal que sea salvo el día del
Señor”; pero ya desde que Dios dice: en la segunda generación sea borrado su nombre, no hay
nada que hacer, eso es lo peor que le puede pasar a uno en la vida.
Luchemos después de nuestro bautismo en agua, después de quedar inscritos y posesionados, con
la ayuda del Espíritu Santo que nos guía en profecía, que nos enseña, advierte de nuestras caídas.
En profecía el Espíritu Santo en cierta oportunidad dijo: esa persona esta cortada. No quiso
significar que iba a morir, sino que por su corazón, Dios la desechaba y no tenía posibilidad de
ser hallado en el libro de la vida. Efectivamente esa persona nunca entendió lo de Dios.

LUCAS 10:17-20
Esta enseñanza tiene absoluta vigencia, nos cobija, el Señor Jesús lo enseñó.
VERSO 17:Volvieron los setenta con gozo...
Ellos estaban felices porque iban a orar por las personas que tenían demonios y Dios los liberaba,
Dios respaldabá esa oración.

VERSO 18: Este verso es de antes de la fundación del mundo, cuando el diablo fue echado de la
presencia de Dios. Ahí está hablando como hijo de Dios porque él existía, él lo vio, ha existido
desde siempre, en el verso 19 vuelve a esa realidad, a ese presente, a ese instante.

VERSO 19: Hollar es pisar y que nada les va a pasar, esto esta repetido en Marcos cuando dice:
estas son las señales que seguirán a los que creen: en mi nombre echaran fuera demonios,
hablaran nuevas lenguas; esas serpientes y escorpiones pueden ser espirituales, los espíritus
malos ó pueden ser físicos, como Pablo cuando lo picó la víbora; y sobre toda fuerza del
enemigo, y nada os dañara, es decir, yo estaré con ustedes, yo les voy a dar poder, respaldo,
ustedes van a hacer milagros, van a tener poderes especiales como dice en Isaías.
Nosotros vamos a tener poderes, si venimos a orar Dios nos va a dar poderes, respaldo, dones;
usted va a ver maravillas, usted va a sanar enfermos, va a echar fuera demonios, va a profetizar,
va a hacer milagros y eso produce mucha felicidad.
3

Pero hay algo más grande en la vida, algo mas inmenso, hay algo superior:
VERSO 20: sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos...
Lo principal en la vida es uno estar en el libro, si usted llegó es porque esta en el plan de Dios,
más adelante se puede bautizar en agua, después de que haya vivido experiencias y este
convencido de que Dios esta aquí, libre, voluntariamente. Usted puede mover montañas, resucitar
muertos pero si usted no esta inscrito en el libro de la vida, no hay nada que hacer, es igual que
cuando usted profetiza y si no tiene amor de nada le sirve.

APOCALIPSIS 3:5
El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la
vida...
Hay que vencer, por eso nos toca luchar, pasar por tantas pruebas, a veces nos toca ver las cosas
al revés, por ejemplo el Espíritu Santo le dice: voy a bendecir tu hogar y las cosas se complican,
el esposo esta cada día peor, pero usted tiene que vencer, permanecer, luchar.
Dios el día del bautismo le pone a usted un vestido blanco, no lo vaya a manchar, hay que tenerlo
blanco, en esta época la meta es que seamos perfectos, la labor de la profetiza, de la sierva del
Señor, es que seamos perfectos, usted siempre este pensando en ser perfecto, cuando hable,
cuando diga algo, cuando piense algo de alguien, diga: yo tengo que ser perfecto, no voy a
manchar mis vestidos, voy a tenerlos limpios, blancos, resplandecientes.
Usted diga: yo no me voy a dejar borrar del libro de la vida -luche por quedar allí y que su
vestido este resplandeciente-.

“No borraré su nombre del libro de la vida” esto significa que lo puede borrar; no borraré sí
vences, teniendo tu vestido blanco, y si esta blanco es porque no ha pecado; es decir que lo que
le dijo Dios a Moisés en Éxodo 32:32 es lo mismo que sigue diciendo el Señor Jesucristo a Juan
en Apocalipsis 3:5, nada ha cambiado.

...“y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles El que tiene oído,
oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”.
Tenga cuidado valore lo que el Espíritu Santo en profecía nos dice y nos advierte, guárdelo en su
corazón, reténgalo, aprécielo y estímelo porque ahí esta la bendición.