Está en la página 1de 21

Ordenadores portátiles están diseñados para utilizarse en el camino, que los obliga a ejecutar

durante un largo periodo de tiempo en batería. También, ordenadores portátiles son propensos a
sobrecalentamiento porque no tienen espacio para grandes ventiladores. Estas consideraciones de
diseño son la razón de las diferencias principales entre los procesadores de escritorio y portátiles.

Consumo de energía
Desde ordenadores portátiles tienen destinados a la alimentación con batería tanto como sea
posible, laptop procesadores casi siempre utilizan menos energía que sus contrapartes de
escritorio.

Velocidad de reloj
Los requisitos de refrigeración de un ordenador portátil dictan que un procesador de portátil debe
crear calor mínimo, por lo que fabricantes de chips procesadores del ordenador portátil para tener
velocidades de reloj inferiores que el equivalente de escritorio de diseño.

Voltaje de funcionamiento
Debido al consumo de energía y requerimientos de enfriamiento, mayoría de procesadores de
laptop funcionan a una tensión inferior. Esto cuesta menos energía y resultados en la producción
de menos calor.

Velocidad de bus
Para hacer coincidir las velocidades de reloj inferiores, procesadores de laptop suelen tienen una
baja velocidad del bus así.

Componentes
Procesadores para portátiles más modernos han integrado los componentes, como tarjetas de red
inalámbrica. Algunos procesadores de escritorio tienen estos también, pero los requisitos de
espacio de un ordenador portátil que estos chips integrados mucho más populares en los
cuadernos.
Los procesadores de una PC portátil y una PC de escritorio son similares,pero no es posible
intercambiarlos por su diferencia de voltajes, temperaturas, etc.(en algunos casos viene soldada
en la tarjeta madre)
1.1. Tenemos la opción de montar casi cualquier procesador en el portátil, desde el
Celeron, hasta el PIV HT pasando por los demás. Como son los mismos micros que están
para sobremesa no voy a explicar el rendimiento de cada uno, podemos tener (400 o 533
de BUS) Solo comentar que estos procesadores se calientan muchísimo para un portátil, y
que hasta cierto punto no convendría montarlos, pero por contra se obtiene un gran
rendimiento.

El procesador en smartphone: Estos procesadores tienen la misma función que los otros y
estos están soldados en la placa base.
El desempeño de un smartphone no lo dicta únicamente el procesador, es el conjunto de
varios elementos, los procesadores trabajan en conjunto con la memoria RAM, la
autonomía de la batería y el software. Es decir, si un smartphone tiene un sistema
operativo y aplicaciones que permitan distribuir las tareas de forma eficiente entre los
núcleos del procesador, será ganador. Si tiene la suficiente batería para soportar todas
esas tareas y una memoria RAM que se comporte como una campeona tendremos como
resultado un smartphone que realice las tareas de una forma fluida.
Smartphone
3.1. La frecuencia es la velocidad con la que el procesador hace una tarea. Este término
también puede ser considerado como la velocidad. Este dato normalmente lo encuentras
con la terminación GHz (Giga Hertz).Ahora, es posible que un celular nuevo tenga menos
frecuencia que un celular más viejo, esto no significa que sea peor, depende de la
cantidad de núcleos que tenga el dispositivo. Por si te preguntabas qué es un núcleo,
aquí está la explicación.
Celeron.- Estos procesadores están diseñados para su uso en computadoras de
escritorio o P.C. de escritorio, enfocadas al uso familiar principalmente para
actividades de navegación web y cómputo básico o no especializado.

Pentium.- Pentium ha sido usado como nombre para varias generaciones diferentes
de procesadores. Los procesadores Pentium de la generación actual son
procesadores de doble núcleo energéticamente eficientes y diseñados para
computadoras de escritorio. Los procesadores Pentium tienen indicadores numéricos
que, al igual que otros procesadores Intel, indican niveles más altos de características
con números de series superiores.

URL del artículo: https://10tipos.com/tipos-de-procesadores/


Fuente: Tipos de Procesadores | Tipos de
COMPUTADORA DE ESCRITORIO
1.1. Tipo de procesador y sus caracteristicas
1.1.1. Intel Core I7
1.1.1.1. Procesador 64 bits ya sea dos,cuatro o seis núcleos, turbo boost aumenta la velocidad
del procesamiento, HYPER THREADING da la capacidad al usuario de utilizar diferentes núcleos
para tareas separadas es la tercera generación de procesadores Intel Core i.
1.1.2. AMD Phenom II X
1.1.2.1. Tiene varios nucleos,Hyper transport 3.0 , AMD,HyperTransport 3.0 reduce la energía
necesaria para la función de la computadora, por lo que es compatible con Energy Star,AMD
PowerNow mantiene el sonido generado a un bajo zumbido,Enhanced Virus Protection evita
que los virus infecten otros equipos,AMD Phenom II X6 es la cuarta generación de
procesadores Phenom II X
1.1.3. Intel Core 2 Quad
1.1.3.1. tiene la tecnología multi-núcleo y la capacidad de tener hasta 12 GB de memoria. Este
procesador incluye la tecnología de ahorro de energía, el subsistema de caché más organizado
y la velocidad de mejora como características.
1. Arquitectura de CPU: sistema en un chip
Cuando hablamos de una CPU de escritorio, invariablemente nos referimos a esa
pieza específica de hardware. Un CPU de escritorio es el cerebro de la
computadora. Cuando hablamos de la CPU de un teléfono inteligente, el término
“procesador” se refiere más de cerca de la arquitectura del Sistema en un Chip
(SoC). Entonces, ¿cómo son diferentes?

Bueno, el SoC es un solo chip aproximadamente del mismo tamaño que una CPU
de escritorio, pero también alberga una GPU (una unidad de procesamiento de
gráficos, otro componente de PC separado), varios radios, sensores, capas de
seguridad y características del dispositivo. Recuerda, fabricantes GPU (una unidad
de procesamiento de gráficos, otro componente de PC por separado), varias radios,
sensores, capas de seguridad y características del dispositivo. Recuerda, los
fabricantes empacan todo esto en un solo chip. Ten en cuenta que todos esos
componentes son hardware separado en un escritorio.

2. Arquitectura del conjunto de instrucciones: ARM vs. x86


El segundo aspecto de la arquitectura de la CPU a considerar es el diseño
general de la CPU. Intel licencia su diseño de CPU x86 a AMD y VIA
Technologies. AMD son bien conocidos; ¿Alguna vez has oído hablar de VIA?

De todos modos, el diseño de Intel domina el mercado de procesadores de


escritorio. Las CPU x86 están diseñadas para una potencia de cómputo de alta
gama, capaz de ejecutar millones de instrucciones. Y debido a que tu computadora
de escritorio consume energía directamente del zócalo, la CPU puede volverse loca,
dando como resultado máquinas más potentes (¡y más calor!).

Los teléfonos inteligentes son diferentes. ARM diseña y licencia la mayoría de los
procesadores de teléfonos inteligentes para fabricantes como Qualcomm, Apple,
etc. Pero la diferencia clave es saber que el diseño de un microprocesador de un
teléfono inteligente ARM favorece tanto el rendimiento como la duración de la
batería, en lugar de la potencia absoluta de una CPU de escritorio. Este es el por
qué.

 Las CPU SoC de ARM usan lo que se conoce como Reduced Instruction Set
Computing (RISC). Los conjuntos de instrucciones RISC son más pequeños,
requieren menos energía para procesar y completan rápidamente, liberando
recursos del sistema o permitiendo que el dispositivo “inactivo” ahorre batería.
 Las CPU Intel x86 usan lo que se conoce como Complex Instruction Set
Computing (CISC). Los conjuntos de instrucciones CISC son mucho más
complejos, y añaden cadenas que contienen múltiples instrucciones.
Además, todas las CPU modernas usan algo conocido como microcódigo.
El microcódigo es el tipo de código de CPU interno que le dice a la CPU qué
acciones realizar, dividiendo las operaciones en instrucciones minuciosas. Pero el
microcódigo también funciona de manera diferente en las CPU RISC. Debido a que
las instrucciones RISC ya son comparativamente pequeñas, es más rápido
descomponerlas en operaciones de microcódigo más pequeñas.

3. Poder y Calor
El marketing de CPU nos dice que miremos la cantidad de núcleos y la velocidad
de reloj del procesador. Pero los valores del procesador de teléfonos inteligentes
difieren de dos maneras: en primer lugar, no se correlacionan con las mediciones
de la CPU del escritorio y, en segundo lugar, son un tanto engañosos debido a
esto. Los valores numéricos no ilustran el otro lado importante de las CPU de
teléfonos inteligentes: la generación de energía frente a la disipación de
calor.

Cuando el procesador se ejecuta, genera calor, mucho de eso. Una CPU de


escritorio disipa el calor con un ventilador o disipador de calor; la CPU de tu teléfono
inteligente no tiene el mismo lujo. Además, las CPU de los teléfonos inteligentes
están guardadas en un espacio reducido, a veces en tu bolsillo caliente, al lado
de tu pierna caliente, en un día caluroso ... haciendo mucho calor.

Los fabricantes de CPU de teléfonos inteligentes lo saben y, como tal, limitan la


velocidad general con la que puede funcionar el procesador. Una CPU de escritorio
podría publicitar su velocidad de funcionamiento constante, mientras que una CPU
de teléfono inteligente probablemente anuncie su capacidad máxima teórica.

Toma este ejemplo. La CPU Intel i7 promedio produce alrededor de 65 vatios de


calor; una CPU SoC basada en ARM solo produce alrededor de 3W, alrededor de
22 veces menos que el chip Intel. Para ser justo con Intel, estamos comparando una
uva con una sandía. Los últimos chips Intel Atom (diseñados para dispositivos
móviles y teléfonos inteligentes) tienen una disipación de calor mucho mejor, como
era de esperar.

Entonces, en teoría, ARM podría desarrollar CPU SoC para teléfonos inteligentes
que aumentan enormemente la velocidad del reloj, pero tu teléfono inteligente y
su batería se sobrecalentarán y morirán de manera crítica. Y las buenas personas
en ARM realmente no quieren eso.
La historia de ARM no ha empezado con el boom de los smartphones. Mientras
que x86 lleva muchos años con nosotros en el mundo de los PC’s de sobremesa se
trata de un recién llegado cuando tratamos de procesadores móviles. Tanto el uno
como el otro son conjuntos de instrucciones o ISA (del inglés Instruction Set
Architecture), básicamente se trata de la parte relacionada con la programación, el
tipo de máquina o traductor que convierte las líneas de código en instrucciones
ejecutables. Si uno quiere ejecutar un programa fabricado específicamente para una
de las dos arquitecturas se encontrará con que el otro procesador no tiene idea de
como utilizarlo. Esto provoca que por ejemplo sea inviable la ejecución de
programas x86, como la mayoría de juegos o el sistema operativo Windows7, en
ARM.

El tipo de procesador más utilizado en equipos de escritorio, es el x86; este está


basado en la arquitectura CISC (Complex instruction set computing) con soporte
para instrucciones complejas, simultáneas y de ejecución más lenta, que a pesar de
simplificar la estructura de programación lo que se acaba obteniendo es un alto
desempeño, que desafortunadamente viene acompañado de un mayor consumo de
energía y también de la necesidad de más espacio físico.

Por otro lado, los procesadores ARM son de tipo RISC (Reduced Instruction Set
Computer); cuyas propiedades son que poseen instrucciones de tamaño fijo con
pocos formatos y que sólo las instrucciones de carga y almacenamiento acceden a
la memoria de datos. El objetivo de diseñar máquinas con esta arquitectura es
facilitar el paralelismo en la ejecución de instrucciones y permitir realizar tareas
menores con procesos más cortos lo que al final conlleva una disminución de la
energía empleada.

Intel y AMD son los dos grandes fabricantes que han hecho evolucionar los
procesadores x86 en entornos básicamente de escritorio. Mientras que el desarrollo
de los chips ARM ha sido gracias a distintos fabricantes como Qualcomm, Texas
Instruments, Apple, Samsung … y muchos más. Esto es así porque ARM
Holdings, la empresa que desarrolló la arquitectura
decidió licenciarla haciéndola accesible a los distintos fabricantes por una
pequeña
tasa.

Esto ha permitido que los procesadores ARM se encuentren en multitud de


dispositivos de marcas diversas, mientras que la arquitectura x86 originaria de Intel
solo se encuentra en sus procesadores y en los de AMD. Precisamente gracias a
estos últimos se construyeron en el año 2003 los AMD64, un sistema basado en
x86 pero para manejar estructuras de 64-bits, un hito que los procesadores ARM
han alcanzado recientemente pero no han conseguido expandirlo a los usuarios, a
pesar de que sistemas operativos como Linux ya son compatibles en sus últimas
versiones del kernel.

Cuando hablamos de sistemas operativos compatibles


podemos clasificarlos rápidamente entre los que están orientados preferentemente
hacia un lado u a otro. Ya que la arquitectura ARM posee una mayor eficiencia
energética, esta está presente en sistemas como Android o iOS, pero recientemente
empresas como Microsoft se han dado cuenta de la restricciones que ello conlleva y
están luchando contra esto con sistemas como Windows 8 y sus aplicaciones
Metro, diseñadas para ser ejecutadas tanto por una arquitectura como la otra.
Google intenta a su modo ganar esta batalla con ChromeOS, pero al no ser su
sistema operativo mas popular hemos visto como comunidades ya se han lanzado a
portar Android a x86. ¿Lo veremos algún día en nuestros sobremesas?

¿Por cuál de las dos arquitecturas decidirán los desarrolladores de software apostar?
NVIDIA ya se ha posicionado y ha elegido ARM, tal es así que ha fusionado sus
division de Tegra y NForce y ya ha sacado CUDA para esta arquitectura. Incluso la
reina de las gráficas tiene pensado sacar adelante mediante su Project Denver una
versión de 64 bits. ¿Veremos algún día los gráficos de los juegos más avanzados de
PC en dispositivos con ARM?

Intel no se quiere quedar atrás y el futuro de sus procesadores Haswell se presenta


muy interesante. Mediante nuevas tecnologías y características que ya utilizan las
arquitecturas RISC (la de los ARM), se han propuestos rebajar el TDP(Thermal
Design Power) hasta límites que pensábamos que solo podían alcanzar las
gamas bajas. Por poner un ejemplo; los procesadores Intel Atom que utilizan la
mayoría de netbooks tienen un TDP de 5, mientras que un chip ARM de 1Ghz tenia
solo 2. Puede parecer una diferencia mínima, pero cuando está en juego la batería
de nuestros dispositivos un par de horas puede ser mucho.

Al final es una cuestión de potencia vs autonomía. Es cierto que esta diferencia se


irá reduciendo notablemente con el paso del tiempo, pero esas características están
impresas en el modo en que fueron creadas. De momento la tendencia suele ser que
los productos de más de 12 pulgadas suelen llevar procesadores Intel mientras que
las tablets o dispositivos menores suelen ir acompañadas de un chip ARM. Mi
recomendación es que si estás buscando un aparato para entretenerte y
consumir información te decantes por un ARM, si por el contrario buscas un
sustituto de tu notebook (y no algo redundante a tu móvil o tablet) busca un x86.

A no ser que Intel se ponga mucho las pilas con sus nuevos procesadores x86
(tened por seguro que lo hará), la arquitectura ARM tendrá un % del
mercado muy elevado dentro de pocos años. Ya podemos ver como se empieza a
hablar de supercomputadores ARM como el español Montblanc, vemos que
Qualcomm se sitúa en la tercera plaza de fabricantes mundial, vemos como los
nuevos ARM15 pegan fuerte e incluso escuchamos rumores que Apple podría
implementar sus propios chips ARM en los Macbook Air. ¿Tendría sentido un Ipad
con arquitectura x86? ¿Os gustaría que MacOS fuera compatible con ARM?

¿Por cuál de las dos arquitecturas tenemos que decidirnos?


Los procesadores pueden tener un sinfín
de funciones, pero la principal de ellas está conectada a nuestra placa base y ser así “el cerebro”
de la máquina donde la mayoría de la información es procesada. Aún así, estos procesadores
también tienen sus diferencias entre sí. Vamos a conocer la diferencia entre ARM y procesadores
x86.

En este articulos te ayudaremos a conocer más sobre los ARM y x86. Principalmente estas son las
dos familias de procesadores más comunes en nuestro mundo. ¿Cuáles son sus fortalezas,
debilidades y aplicaciones? ¿Preparado? ¡Empezamos!

Índice de contenidos

 Procesadores x86 vs ARM: diferencias y ventajas principales

o La diferencia entre ARM y x86

o Procesadores x86 y la arquitectura CISC

o Procesadores ARM y la arquitectura RISC

o Intel 8086, el primer procesador x86

o La eficiencia de los procesadores ARM

o La diferencia en la práctica

 Diferencias en el consumo de energía eléctrica

 Diferencias en software

 Diferencias en la aplicación

Procesadores x86 vs ARM: diferencias y ventajas principales


Los procesadores de los ordenadores y de teléfonos móviles trabajan de maneras distintas, ya que
cada máquina tiene sus propias necesidades y características específicas. En el caso de los
ordenadores, los principales fabricantes son AMD e Intel, ya que los móviles son representados
por Qualcomm, Samsung o Media Tek.

Los procesadores de Intel y AMD son también conocidos como procesadores x86. En informática,
x86 o 80×86 es el nombre genérico que se da a la familia de procesadores basados en Intel 8086,
de Intel Corporation.

La arquitectura es llamada x86 porque los primeros procesadores de esta familia fueron
identificados solamente por números terminados con la secuencia “86”. En otras palabras,
podemos decir que el término x86 se refiere a una familia de la arquitectura del conjunto de
instrucciones, basado en el Intel 8086.

La diferencia entre ARM y x86

La diferencia comienza en la tecnología utilizada en la fabricación de los procesadores. Los


sistemas para smartphones utilizan la tecnología ARM, mientras que los ordenadores utilizan
tecnología x86. Hemos preparado una pequeña explicación sobre el funcionamiento y
particularidades de cada una.

Procesadores x86 y la arquitectura CISC


Los procesadores x86 son desarrollados a partir de la arquitectura CISC (Complex Instrucion Set
Computers). Este sistema es utilizado para estructuras más complejas, o sea, que requieren más
trabajo en sus funciones y que tengan más elementos en su composición, por lo que son ideales
para ordenadores.

Un ejemplo sobre la complejidad de la arquitectura CSIC puede ser el hardware de un chip Core
17. Su composición es bastante completa debido a la gran cantidad de piezas y elementos, que en
consecuencia se traduce en más funciones para la máquina.

Este tipo de procesador permite que se produzcan varias actividades al mismo tiempo a partir de
una única instrucción. Los procesadores CISC pueden realizar numerosas tareas simultáneas sin
que alguna de ellas sea perjudicada, ya que estos chips ya están programados para ello.

Procesadores ARM y la arquitectura RISC


La diferencia entre ARM y x86 se da principalmente en la complejidad de su composición,
mientras que el x86 es desarrollado a partir de una arquitectura más compleja, un procesador
ARM está basado en RISC (Reduced Instruction Set Computer), que como el propio nombre lo dice,
tiene como objetivo ser más simple.

A pesar de ser más simplificados, los dispositivos ARM tienen algunos elementos x86, aunque hay
mucha diferencia en la forma en la que los dos procesadores ejecutan sus tareas.

Mientras que un procesador CSIC demanda solo un comando, los procesadores ARM demandan
varios comandos para que alguna actividad pueda ser realizada. Sin embargo, como las
instrucciones son más simples, el proceso se hace más rápido.

La otra diferencia entre la tecnología ARM y la X86 también se da en algunas de las funciones.
Los ordenadores realizan tareas que los móviles no ejecutan y viceversa, por eso, no tiene mucho
sentido ofrecer un procesador muy complejo para un smartphone con funciones pequeñas. Por
eso existen algunos procesadores con características únicas.

La sigla ARM viene de Advanced Risc Machine, nombre de la empresa creada para licenciar la
fabricación de procesadores en esa tecnología. La otra diferencia con los procesadores x86 es que
los ARM son diseñados para tener un consumo mínimo de energía y sin mucha pérdida de poder
de procesamiento.

Por increíble que parezca, los procesadores ARM son los más utilizados en el mundo, están
presentes desde los hornos de microondas, hasta en los sistemas de control empotrados,
juguetes, HD’s y más. En fin, todo lo que tiene que ser pequeño, gastar poca energía y procesar la
información de manera eficiente.

Un procesador ARM se enfoca en mantener el número de instrucciones en la menor cantidad


posible mientras que también mantiene esas instrucciones tan simples como se pueda.

Las instrucciones sencillas tienen algunas ventajas tanto para los ingenieros de hardware como
para los ingenieros de software. Como las instrucciones son simples, los circuitos necesarios
requieren menos transistores, resultando en más espacio para el chip.

Intel 8086, el primer procesador x86


Derivado de esta arquitectura, AMD ha desarrollado el x86-64, un gran conjunto de instrucciones
que permitió mayor espacio de direcciones, lo que permite leer una mayor cantidad de memoria
RAM, entre otras implementaciones.

Esto se consiguió, en primer lugar, con la creación de una arquitectura mucho más simple que los
procesadores x86. Los x86 tienen varias etapas de procesamiento, o sea, mientras una parte carga
una instrucción en la memoria, otra parte procesa los datos que esta instrucción va a recibir, otra
asigna la memoria caché para recibir la salida, otra prevé las otras instrucciones para ser
completada, etcétera.

Hasta juntar todo y dar el resultado. Los x86 también tienen un programa interno (microcode)
implementador de las instrucciones, lo que permite que las mismas puedan ser mejoradas por el
fabricante. Todo esto hace que el x86 sea muy rápido y eficiente, sin embargo hace que se gaste
más espacio físico y consuma más energía.

La eficiencia de los procesadores ARM

Los procesadores ARM no tienen este microcode, tienen menos etapas de procesamiento (en
general de 3 a 8, en contra de los 16 a 32 en x86), entre otras simplificaciones. Pero para
compensar la pérdida de rendimiento generada por la simplificación de la arquitectura ARM,
tienen algunas soluciones que hacen que la ejecución de los códigos sea más eficiente.
Por ejemplo, el conjunto de instrucciones que es capaz de procesar, al hacerlo con más datos por
instrucción. Por estas razones, los programas para PC no se pueden ejecutar en ARM, porque las
instrucciones de la máquina son diferentes.

La diferencia en la práctica

Si utilizas un navegador web en un ordenador, tendrás la posibilidad de trabajar con una cantidad
mucho mayor de pestañas abiertas sin que haya paralizaciones: puedes contar con recursos como
la división de la pantalla, reproducir vídeos y audios con velocidades, entre otros detalles.

En cambio, con un smartphone, el número de funciones es reducido, no puedes trabajar con


muchas pestañas y la velocidad también es menor.

Diferencias en el consumo de energía eléctrica

El consumo de energía en los diseños embebidos puede ser uno de los criterios más importantes.
Un sistema que está diseñado para conectarse a una fuente de alimentación, como la red
eléctrica, normalmente puede ignorar las limitaciones del consumo de energía, pero un diseño
móvil (o uno conectado a una fuente de alimentación poco fiable) puede depender totalmente de
la gestión de la energía.

Los núcleos ARM sobresalen en diseños de baja potencia con muchos de sus núcleos (si no la
mayoría) que no requieren disipadores térmicos. Su consumo de energía típico es inferior a 5
W, con muchos paquetes que incluyen GPU, periféricos y memoria.

TE RECOMENDAMOS

Configuración PC Avanzada/Gaming 2018

Esta pequeña disipación de potencia solo es posible gracias a la menor cantidad de transistores
utilizados y a las velocidades relativamente más bajas (comparadas con las CPUs de escritorio
comunes). Pero de nuevo (relacionado con la sección anterior), esto repercute en el rendimiento
del sistema y, por lo tanto, las operaciones más complejas tardarán más tiempo.

Los núcleos Intel consumen mucha más energía que los núcleos ARM debido a su mayor
complejidad. Un Intel I-7 de gama alta puede consumir hasta 130 W de potencia, mientras que los
procesadores Intel para equipos portátiles (como Atom y Celeron) consumen unos 5W.

Los procesadores de menor consumo de energía (la línea Atom), diseñados para el uso de
ordenadores portátiles de muy bajo coste, no integran gráficos en el procesador, mientras que las
versiones móviles lo hacen. Sin embargo, aquellos que integran gráficos tienen velocidades de
reloj significativamente más bajas (entre 300 MHz y 600 MHz), lo que resulta en un menor
rendimiento.

Diferencias en software
Cuando se trata de los dos grandes nombres en el mercado de procesadores, comparar la
disponibilidad del software y las cadenas de herramientas es difícil, ya que ambos son muy
utilizados.

Los dispositivos basados en ARM tienen la ventaja de ejecutar sistemas operativos diseñados
para móviles como Android. Los dispositivos basados en Intel tienen la ventaja de ejecutar
prácticamente cualquier sistema operativo que pueda ejecutarse en un equipo de escritorio
estándar, incluyendo Windows y Linux.

Ambos dispositivos pueden potencialmente ejecutar las mismas aplicaciones siempre y cuando la
aplicación se haya compilado en un lenguaje como Java.
Sin embargo, los sistemas basados en ARM están actualmente limitados en lo que los sistemas
operativos pueden ser instalados debido a que la mayoría de los sistemas operativos están siendo
escritos para computadoras basadas en x86.

Algunas distribuciones Linux existen para ARM, incluyendo el famoso sistema operativo de
Raspberry Pi, pero algunos usuarios pueden encontrar esto como una limitación. Dado que la
tecnología ARM se está volviendo cada vez más popular, Microsoft lanzó una versión reducida de
su Windows 10 llamado Windows 10 IoT Core, que puede ejecutarse en los procesadores ARM.

Diferencias en la aplicación
El procesador que utilices dependerá de los requisitos de tu ordenador. Si tu plan es producir
masivamente una máquina de una sola placa cuyo objetivo es ser de bajo costo entonces la única
opción real es ARM.

Si el plan es tener una plataforma poderosa, entonces Intel o AMD es la mejor opción. Si la
conservación de energía es una preocupación, entonces ARM puede ser la mejor opción, pero hay
procesadores Intel que se jactan de una fuerte capacidad de procesamiento mientras que
proporcionan baja disipación de energía.

Te recomendamos la lectura de los mejores procesadores del mercado

Para proyectos que no requieran pantallas complejas (como monitores), lo más probable es que
ARM sea la opción. Esto se reduce a varios factores, incluyendo el costo de los microcontroladores
ARM, qué paquetes están disponibles y la amplia variedad que ofrecen múltiples proveedores. Te
recomendamos que le eches un vistazo de todo lo que hemos escrito sobre Raspberry Pi 3.

En general, tanto Intel como ARM producen máquinas maravillosas con una amplia gama de
controladores y periféricos integrados. Cada tipo, ARM o x86, encaja en su propio nicho. Aunque
ya se está filtrando información que tanto Apple como Microsoft utilizarán en sus conceptos de
“tablets 2 en 1” este tipo de procesadores y aumentar considerablemente la autonomía de
equipos portátiles. ¿Qué te parece nuestro artículo sobre procesadores x86 vs ARM? ¡Queremos
saber tu opinión!

Más información en: https://www.profesionalreview.com/2017/11/26/procesadores-x86-vs-arm-


diferencias-ventajas-principales/