Está en la página 1de 2

que el sufrir persecución y abatimiento en aras de la profecía: Cuando fuere levantado de la tierra, atraeré

voluntad de Dios es preferible mil veces a la satisfacción todas las cosas a Mí».
de aquellos que se ilusionan creyendo cumplir la cuando 13ª DE LA CRUZ A LOS BRAZOS DE MARIA
precisamente huyen de lo que Dios ordena. En el primer Puerto seguro eres. Virgen sacratísima, pero ¡ay! no
caso, se deben admirar los juicios de Dios; en el segundo llegan a ti sino astillas deshechas de la tempestad, que mal
sólo cabe llorar la ceguedad de los hombres. de su grado, lanzó a la orilla. Ahí están los miembros de
9ª CAE POR TERCERA VEZ su Hijo, muertos y yertos, y aprisionado en ellos, muerta
La tercera caída de Jesús tuvo que ser penosísima, viene también la mejor parte de tu corazón maternal. Tú
semejante a las últimas convulsiones de un cuerpo que en todos los pasos de nuestra vida nos acompañas
desfallecido y agónico. Las caídas del Salvador son solícita, recibe en tu blando regazo los restos de nuestra
conforte de las almas. Ellas también caen una, dos, tres muerte
veces, pero reconfórtanse con la virtud del Varón de 14ª EN EL SEPULCRO
dolores que tomó sobre si nuestros desmayos y cargó con Bendigo, Señor, la humillación de tu sepulcro y pídote
nuestros dolores. que me ayudes a bajar a la fosa de mi desprecio y
10ª LE DESNUDAN PARA CRUCIFICARLE aniquilamiento espiritual. Contigo mueren y son
Hasta eso llegó la crueldad y bastardía de los hombres, sepultados los justos y contigo resucitan a los
hasta azotar el alma blanquísima de su Dios humanado resplandores de tu gloria. Eres grano de trigo soterrado
con la vergüenza de dejarle desnudo a la vista de una profundamente, pero allí germinas para luego aflorar y ser
chusma procaz e impúdica. Vean también las almas a qué pan inmortal con que se sustentan las almas.
grado de pobreza y desnudez espiritual las llama. Cuantos ambicionáis la aureola de apóstoles, descended
11ª ES CLAVADO EN LA CRUZ con Cristo al sepulcro; porque cuanto más muertos estéis
¡Qué horror! Un leve desgarro que nosotros hayamos de a vosotros mismos, más gozaréis de la vida escondida de
sufrir, buscamos afanosamente el narcótico que nos haga Dios, del descanso de su paz y de la gloria de sus triunfos.
insensibles. Jesucristo fue tratado sin compasión, cual Para ganar la indulgencia concedida al rezo del Viacrucis, por las
ánima vilis en que los soldados desfogaron la hiel de su intenciones del Papa. Padrenuestro, Avemaría y Gloria
corazón inhumano. Los divinos párpados se cerraron
primero, acompañando el ¡hágase tu voluntad! que el ***
Señor dirigió a su Padre. Luego se abrieron para mirar al LLAGAS DEL SEÑOR
cielo, a semejanza del náufrago que aparta su vista de las LLAGAS DE SUS PIES. Hermosísimos eran los pies

Vía Crucis
olas que le estrellan contra la roca. ¡Señor, ya que no polvorientos y sudorosos de Jesús y dignísimos de que la
seamos dignos de que tus ojos nos miren! deja al menos Magdalena los besase y ungiese con rico bálsamo; pero
que recojamos el rocío de esas tus lágrimas, que es fuerza, ahora, esmaltados con los preciosísimos rubíes de sus
ablanden el pedernal de nuestros corazones. llagas, lo son mucho más Debajo de esos pies quiero yo,
12ª AGONIZA Y MUERE
Jesús agonizando; sus brazos nos llaman y atraen; su
Señor, poner mi corazón para que tus adorables huellas
queden grabadas en mí.
con
pecho saliente rebosa de amor; sus ojos lloran nuestro
desvío y se elevan al Padre en oración confiada. Jesús
LLAGAS DE SUS MANOS. Manos que derramaron el
bien y prodigaron bendiciones celestiales: con ellas sean
el beato Eufrasio
muerto: inclina pausadamente la cabeza, expresión
exactísima de aquel ¡en tus manos encomiendo mi
clavadas las nuestras para que se purifiquen de las
horribles manchas del pecado.
del Niño Jesús
espiritu! Rásganse las tinieblas de la muerte y se abre el LLAGA DE SU COSTADO. Cuando el Señor, inerte,
sancta sanctorurn de la vida. Aprendan las almas cómo,
cuando a los ojos de la carne todo parece perdido,
deja caer sobre el pecho su adorable cabeza, nos esta Iglesia del Salvador de Toledo
diciendo que nos acerquemos y la juntemos con la nuestra ESPAÑA
entonces empieza la apoteosis del triunfo, Las palabras de y pongamos luego nuestros labios en la fuente de agua
Jesús “¡todo se ha concluido!” parecían el grito de la más FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO
viva de su corazón divino.
amarga decepción y no fueron sino el cumplimiento de su
EJERCICIO DEL SANTO VIACRUCIS que no parece sino que abandona a su Hijo muy amado,
Por la señal… cual si durante toda su vida no hubiese cumplido 5ª LE AYUDAN A LLEVAR LA CRUZ
perfectísimaniente su voluntad adorable. Por mucho que a Simón de Cirene llevó la cruz contra su voluntad, ajustado
Introducción: CAMINA Jesús hacia el Calvario con la
nosotros nos guíe el deseo de la gloria de Dios, sepamos y pagado, mas el contacto del santo madero le transformó
pesada cruz sobre sus hombros y con el plomo de todos
ceder al precepto o simple voluntad de quien manda y milagrosamente, según cree la tradición cristiana. Las
los desengaños humanos sobre su corazón. Siempre que
demos lugar a la malicia o envidia de los hombres, o a la cruces y adversidades que Dios envía, aunque se acepten a
hayamos de subir al calvario de nuestra crucifixión y de la
rabia de los demonios, prefiriendo ser condenados a total disgusto, contribuyen eficazmente a elevar y santificar las
renuncia propia, traigamos rápidamente a nuestra
aniquilamiento y desprecio. almas. Jesús aliviado por el Cirineo nos indica que en la
memoria e imaginación el camino doloroso del Redentor,
vida espiritual no faltará quien por disposición divina se
y en su abatimiento, repugnancias, caídas y humillaciones
2ª JESÚS CARGA CON LA CRUZ ofrezca en nuestra ayuda, bien sea un ángel consolador o
encontraremos esfuerzo para sobrellevar las nuestras.
No hay reo que hasta el último momento no espere ser los Santos nuestros abogados y protectores, bien sea un
Cuando injustamente nos condenaren recordemos la
indultado. En el proceso de Jesús encontramos a hermano, un amigo o algún varón de Dios interesado en
sentencia que atrajo la muerte sobre el Cordero sin
«Barrabás”. Por sus crímenes estaba irremediablemente nuestra santificación. Por muy solos que nos crearnos,
mancilla. Protestará la naturaleza y huirá de la cruz; pero
condenado al patíbulo, como los dos ladrones, pero le nunca dejará de acompañar nos la compasión de los
nosotros hemos de salir a su encuentro, como Jesús, y
llegó indulto. Jesús ya no podía esperarlo de nadie. Ni de buenos y la admiración de los malos.
abrazarnos con ella. Si después de tomarla nos agobiare su
los sacerdotes del templo que en asesinarle cifraban su
carga, miremos a Jesús caído. En fin, la Virgen Madre, el
triunfo, ni del pueblo tan ferozmente soliviantado por las 6ª LA VERONICA ENJUGA SU ROSTRO
Cirineo, la Verónica, las mujeres que lloran, la muerte, el
voces de la muchedumbre que le habían entregado a los Todos los que se acercan a Jesús, a Jesús doliente sobre
se pulcro, todo tendrá correspondencia espiritual en los
soldados. ¿Quién nos indultará a nosotros de la cruz de todo, salen con alguna prenda de su amor agradecido y
detalles de nuestra fatigosa subida y todo nos prestará
nuestro calvario? Queramos que no, hemos de morir en misericordioso. Contemplemos devotamente la imagen
suavísima resignación y consuelo. Ya se ve lo fructuosa
ella. No necesitamos buscarla. Dios nos la depara. Y del Señor, modelo de todos los predestinados, y vayamos
que para todos ha de ser esta aplicación práctica y
quiere que nuestros ojos la vean y nuestros hombros la aplicándola a todo nuestro ser, sus ojos a nuestros ojos, su
personal del viacrucis, última jornada del que es nuestro
sientan para que el sufrimiento y el mérito sean más boca a nuestra boca, sus manos y pies a los nuestros, su
Camino y lo anduvo primero para enseñárnoslo y
colmados. corazón a nuestro corazón, para que en todo quede
quitarnos sus asperezas. A este fin se ordena el siguiente
grabada y nosotros con ella transformados y santificados.
comentario, escrito para suministrar algunas ideas a los
3ª CAE EN TIERRA POR PRIMERA VEZ
que hicieren el ejercicio de las catorce estaciones o bien
La primera caída de las almas que buscan el cielo es el 7ª CAE SEGUNDA VEZ
meditaren los dolores de Nuestro Divino Redentor.
desaliento. Al principio suele Dios disimular el peso de la En esta caída de Jesús podemos ver figurados los estragos
Acto de contrición: Señor mío Jesucristo cruz y las asperezas del camino por medio de interiores de nuestra fragilidad. No basta que hayamos emprendido
Al principio de cada estación se puede decir: consolaciones. Pero la cruz es cruz, y desde el momento ardorosamente el camino de la muerte y crucifixión de
V/. Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos que el Señor retira sus consuelos, se siente el alma más nuestras pasiones, no basta que al pasar el Señor ante
R/. Que por tu santa Cruz redimiste al mundo. abandonada que nunca. ¡Adelante! Aléjanse los dones de nosotros acudan a nuestros ojos las lágrimas y nos
Y al final de cada estación: Dios, pero se acerca Dios mismo, es decir, disminuye el adelantemos resueltamente a enjugar su divina faz,
V/. Señor, pequé. gusto de Dios, mas crecen el jugo y energía de su gracia. sudorosa y ensangrentada. De improviso nos olvidamos
R/. Tened piedad y misericordia de mí y de todos los de todo, volvemos la espalda y ¡Dios haga que en nuestro
pecadores. 4ª. ENCUENTRA A SU MADRE aturdimiento no nos atraigan las fauces del abismo que se
V/. Bendita y alabada sea la Pasión y Muerte de nuestro En el camino del espíritu a nadie deja de hacerse abren a uno y otro lado de nuestra senda!
Señor Jesucristo encontradiza la Virgen. Elevemos a ella los ojos del alma,
R/. Y los Dolores de su Santísima Madre al pie de la cruz. y su vista dulcificará nuestras amarguras. Consuélase 8ª RECONVIENE A LAS MUJERES QUE LLORAN
____________________________________________
Jesús con la presencia de su Santísima Madre, porque ¡Cuán engañados pueden traernos nuestros afectos!
Para ganar las indulgencias del Vía Crucis es necesario mucho alivia la compasión de quien sabemos nos ama de Llamamos caridad y celo de la ley divina el procurar que
levantarse y arrodillarse en cada estación. veras, pero al mismo tiempo se multiplican sus penas, otros la guarden, y, simultáneamente, conculcamos la gran
1ª JESUS CONDENADO A MUERTE viendo sumergida en un mar de dolores a aquella cuya ley de olvidarnos de todo lo exterior, para mejor oír lo que
Manifiéstase la ingratitud de los hombres. Manifiéstase inocencia y santidad Él solo puede medir. ¿Cómo, a la Dios nos habla en bien y aprovechamiento nuestro. En el
también la presencia de espíritu y magnanimidad de Jesús, vista de estos martirios, nos atreveremos jamás nosotros a reproche, dirigido por el Señor a las mujeres que al verle
asimismo resplandecen los insondables juicios de Dios, decir que padecemos sin culpa? lloraban inconsolables, también con seguridad se nos dice