Está en la página 1de 5

Ley de Garantías es un obstáculo, opinan en

Risaralda
El Presidente se comprometió a impulsar nuevos mecanismos
que permitan agilizar los recursos provenientes de las
regalías para los proyectos presentados por los entes
territoriales. “Los OCAD son una figura que se tiene que
cambiar”, aseguró.

En Risaralda cayó bien el anuncio del presidente Iván Duque de


respaldar la propuesta para que se elimine la figura de la Ley de
Garantías.
El mandatario colombiano señaló que se le dará el trámite de
urgencia al proyecto de ley que avanza en el Congreso de la
República para tal efecto.

“Este Gobierno se sintoniza con ustedes en que no tiene sentido


que, ya no existiendo la reelección presidencial, sigamos teniendo
esa Ley de Garantías”, afirmó Duque.

El Presidente se mostró de acuerdo con la necesidad de agilizar los


trámites que permiten asignar recursos para la realización de obras
de interés regional y local en el país, específicamente en relación
con los llamados OCAD (Órganos Colegiados de Administración y
Decisión).

“Nosotros no podemos seguir viendo esos OCAD que no funcionan.


Los OCAD son una figura que se tiene que cambiar”, aseguró el
mandatario, y agregó que se requiere alcanzar un acuerdo en el
Congreso con el fin de establecer un nuevo procedimiento.

Alcances
La Ley 996 (Ley de Garantías), vigente desde 2005, ordena
restricciones para los entes territoriales en la contratación y la
realización de convenios interadministrativos durante los cuatro meses
previos a una jornada electoral.

De acuerdo

Para Alexánder Pérez, director ejecutivo de la Asociación de


Municipios de Risaralda, Asomur, existe una normatividad clara y
precisa frente al tema de contratación, “entonces mientras los
gobernantes y las personas encargadas de ejecutar el gasto
apliquen los procedimientos y la norma de la contratación como
debe ser, no creo que haya problema, por eso si sigue la Ley de
Garantías, implica que hay más desgaste administrativo y eso se va
a ver reflejado posteriormente en altos costos para la
administración”.
Por su parte, el alcalde de Santuario, Everardo Ochoa, dijo que la Ley
de Garantías es un obstáculo muy grande para las alcaldías, sobre
todo en municipios tan pequeños. “Si sumamos todos los meses que
estamos en Ley de Garantías durante los cuatro años es demasiado
tiempo, en ese orden de ideas me parece que está muy bien
tramitar esa ley”.

Para el alcalde de Guática, Fredy Bayer, eliminar la Ley de Garantías


es bueno “porque le permite a las administraciones poder ejecutar
de mejor manera sus presupuestos del último periodo”.

Jorge Iván Pulgarín, alcalde Balboa, considera que los alcaldes


claramente se ven afectados en los periodos electorales, que limitan
ostensiblemente la ejecución de los planes de desarrollo, “sin dejar
de lado que economías tan pequeñas como la nuestra, subsisten en
su mayor porcentaje gracias a las ejecuciones presupuestales del
Estado, las cuales se ven interrumpidas por los efectos de dicha ley”.

Y el diputado del Centro Democrático, Durguez Espinosa, es de la


opinión que al no existir la reelección no es pertinente la Ley de
Garantías.

“Cuando se elige un gobernador o un alcalde se elige para cuatro


años y con esta ley se estaba limitando su espacio, pues los
primeros seis meses se dedican a construir un plan de desarrollo y si
a eso le sumamos Ley de Garantías, termina siendo un espacio de
tres años y los electores primarios votan por cuatro años”, dijo el
diputado Espinosa.

Empresas de servicios deberán devolver cobro


irregular

La Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios identificó


cobros no autorizados por $ 15.773.967.372 en las tarifas aplicadas
por 14 empresas prestadoras a 2,7 millones de suscriptores en 19
ciudades del país.Entre los municipios identificados se encontró uno
de Risaralda, Marsella, donde Empresas Públicas de Marsella E.S.P.
tendrá que devolver $ 1.147.242 y resarcir a 3000 usuarios.

En la verificación de la aplicación del régimen tarifario, la


Superservicios evidenció que estas empresas aplicaron de forma
inadecuada la metodología tarifaria expedida por la Comisión de
Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico -CRA-
actualizaron incorrectamente la tarifa con el Índice de Precios al
Consumidor -IPC- generando cobros no autorizados.

Los procesos de devolución iniciaron entre los años 2017 y 2018.


Para el 90 % de los recursos a ser devueltos por las Empresas de
Bogotá, Pamplona y Chiquinquirá a cerca de 2.126.000 usuarios, se
acordó que las devoluciones se harán en un promedio de cuatro
años. En lo que respecta a la Empresa de Servicios Públicos de
Puerto López Espuerto S.A. E.S.P. y Aguas Kpital Cúcuta S.A. E.S.P.,
los periodos de devolución serán en promedio de 24 meses (2 años).
Todos los usuarios pueden realizar la verificación de la devolución en
la factura de los servicios de acueducto y alcantarillado.

“Seguiremos con este trabajo de vigilancia y control para lograr


nuestro objetivo como entidad técnica encargada de proteger los
derechos de los usuarios con relación a las tarifas de los servicios
públicos”, afirmó la Superintendente, Natasha Avendaño García.

Ayudas humanitarias de EE.UU


llegarían a Venezuela entre
lunes y miércoles
El plan de Estados Unidos consta de realizar tres envíos de
medicamentos, suplementos nutricionales y suministros
quirúrgicos a los centros de acopio cerca de Venezuela.

Continúa la incertidumbre entre los venezolanos sobre la llegada de


las ayudas humanitarias que Estados Unidos pretende enviar a
Venezuela, el presidente encargado Juan Guaidó aseguró que
existirán tres centros de acopio entre los que se encuentra Cúcuta,
tal y como se espera que lo confirme el presidente de Colombia Iván
Duque.

“Hay entre 250.000 y 300.000 venezolanos en riesgo de muerte.


Esta primera etapa de la ayuda humanitaria está destinada a la
población más vulnerable” así lo recalcó el presidente encargado de
los venezolanos, quien se autoproclamó mandatario el pasado 23 de
enero.

Existe inseguridad de los habitantes del país hermano sobre si la


guardia venezolana permitirá que estos víveres ingresen a su país,
por su parte Nicolás Maduro rechazó tales ayudas calificándolas de
“intervención extranjera”.

En el Norte se rebelan por el peaje de Cerritos


En Cartago dicen que si lo van a dejar, que al menos le quiten una de
las casetas.

Una nueva concesión del peaje Cerritos, por 27 años, generó malestar
entre los cartagüeños. Desde la Cámara de Comercio de ese
municipio y desde el Bloque Parlamentario del Valle se le pidió a la
Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) revisar esa situación.

Con este peaje, en doble caseta, se trabajó la vía Pereira-La Victoria y


ahora los risaraldenses piensan avanzar en la vía Cerritos-La Virginia,
zona donde se proyecta un desarrollo de condominios y centros
comerciales, por eso no dejan quitar el peaje, según se argumentó en
la reunión del Bloque Parlamentario.

Nosotros entendemos que los peajes no los van a quitar


“Nosotros lo que estamos solicitando es que nos dejen un peaje en un sentido: Pereira-Cartago
y que el otro se ubique en La Virginia (Risaralda), porque la necesidad que se tienen de los
recursos, en este momento, es para construir la doble calzada Cerritos-La Virginia”, dijo la
presidenta de la Cámara de Comercio de Cartago, Mónica Osorio.

Este peaje lleva 30 años. Para ir a Pereira, los vallecaucanos deben pagar
11.200 pesos de ida y 11.200 de regreso porque se instaló una doble
caseta.

“Ya es suficiente, ya hicieron la vía que había que construir, cometieron


algunos errores en la construcción y ahora están justificando ampliar esa
concesión, 27 años más, para corregir unas cositas que hicieron mal y para
construir la doble calzada. En eso nosotros no estamos de acuerdo en el
norte del Valle”, agregó la presidenta de la Cámara.

Para la gobernadora Dilian Francisca Toro, es lógico quitar una de las


casetas; para la ANI, la obra no se alcanzaría a hacer con una sola caseta.

El representante Álvaro López, por su parte, recordó que el 60 por ciento de


los cañicultores que abastecen al ingenio Risaralda están en el Valle y deben
asumir los costos de ese peaje.

Volvemos a estudiarlo a ver si hay alguna solución, pero digamos que, lo ideal, es dejar el peaje
como está

Ya lo hemos estudiado bastante, lo que pasa es que no podemos hablar acá


en el Valle y después en Risaralda, nos toca sentarnos conjuntamente y
tomar una decisión conjunta, la más adecuada para todos. Lo más fácil, y en
principio, sería dejar el peaje como está, con sentidos de cobro, lo que
menos traumatismo genera, no es que el peaje esté ahora afectando a
Cartago, el peaje ya está ahí, el cobro ya está socializado y aceptado”, dijo
Camilo Jaramillo, vicepresidente de la ANI.

Intereses relacionados