Está en la página 1de 3

La economía de la energía eólica

Por la Asociación Europea de Energía Eólica

Resumen

Uno de los más importantes beneficios económicos de la energía eólica es que reduce la exposición
de nuestras economías para alimentar volatilidad de los precios. Este beneficio es tan considerable
que podría justificar fácilmente una mayor proporción de la energía eólica en la mayoría de los
países europeos, aunque el viento era más caro por kWh que otras formas de energía generación.
Esta reducción de los riesgos de la energía eólica en la actualidad no se explica por métodos estándar
para calcular el costo de la energía, que han sido utilizados por las autoridades públicas durante más
de un siglo. Bastante los actuales métodos de cálculo, al contrario, favorecen abiertamente el uso
de opciones de alto riesgo para la generación de energía. En una situación en el mundo
industrializado es cada vez más dependiente de la importación de combustible de las zonas
políticamente inestables a precios más altos e impredecibles, este aspecto merece una atención
inmediata.

Como se demuestra en esta publicación, los mercados no van a resolver estos problemas por sí
mismos, porque los mercados no valoran adecuadamente los efectos externos de la generación de
energía. Los gobiernos tienen que corregir los fallos del mercado que surgen de los efectos externos
debido a los costos y beneficios para un hogar o una firma que compra o vende en el mercado son
diferentes de los costos y beneficios para la sociedad. Es más barato para las empresas eléctricas
para deshacerse de sus residuos, por ejemplo, en forma de cenizas mosca, CO2, óxidos de nitrógeno,
óxidos de azufre y metano de forma gratuita. El problema es que crea costes de otros, por ejemplo,
en forma de enfermedad pulmonar, daño de la lluvia ácida o el calentamiento global. Del mismo
modo, los beneficios de la utilización de la energía eólica se acumulan para la economía y la sociedad
en su conjunto, y no a los participantes en los mercados individuales (el llamado problema de los
bienes comunes).

Este informe proporciona un marco sistemático para la dimensión económica de la energía eólica y
del debate sobre política energética cuando se comparan diferentes tecnologías de energía
Generación. Una segunda contribución es poner el riesgo de precio de combustible directamente
en el análisis de la elección óptima de las fuentes de energía para la generación de energía.

El ajuste por riesgo de precio de la combustible hora de comparar precios entre las distintas
tecnologías de energía es por desgracia muy poco común y el enfoque aún no se aplica a la AIE, la
Comisión Europea o gubernamental nivel. Este informe propone una metodología para hacerlo. La
metodología debería ampliarse para incluir el riesgo de precio del carbono y, sobre todo dada
acuerdo de diciembre del 2008 de la Unión Europea para introducir un precio real sobre la
contaminación de carbono (100% subasta de asignaciones de CO2 en el sector eléctrico) en la UE.

Costos básicos de la energía eólica

Aproximadamente el 75% del coste total de energía para una turbina eólica está relacionado con
costes iniciales tales como el costo de la turbina, fundación, equipo eléctrico, conexión a la red y así
sucesivamente. Obviamente, fluctuantes costos de combustible no tienen ningún impacto en los
costos de generación de energía. Así, una turbina eólica es intensiva en capital en comparación con
las tecnologías de combustibles fósiles rojos fi Convención, como una planta de gas natural, donde
hasta el 40-70% de los costos están relacionados con el combustible y O & M. Tabla 0.1 da la
estructura de precios de un aerogenerador típico de 2 MW.

a 1,5 c € por kWh de energía eólica producida durante la vida útil total de una turbina. Datos
española indica que menos del 60% de esta cantidad va estrictamente a la operación y
mantenimiento de la turbina y de las instalaciones, con el resto igualmente distribuido entre los
costos de mano de obra y repuestos. El 40% restante se divide por igual entre los seguros,
arrendamiento de la tierra y los gastos generales.

Los costos por kWh de la energía generada por el viento, en función del régimen de vientos en los
sitios escogidos, se muestran en la Figura 0.1 a continuación. Como se ilustra, los costos van desde
aproximadamente 7-10 c € / kWh en sitios con velocidades de viento medias bajas,
aproximadamente 5-6,5 c € / kWh en los sitios costeros de viento, con un promedio de
aproximadamente 7c € / kWh en un sitio de viento con velocidades de viento medias. La figura
también muestra cómo los costes de instalación cambian los costes de producción de electricidad.

El desarrollo europeo y mundial rápida de la capacidad de la energía eólica ha tenido una fuerte
influencia sobre el costo de la energía eólica en los últimos 20 años. Para ilus-trar la tendencia hacia
menores costos de producción de la energía generada por el viento, un caso (Figura 0.3) muestra
que los costos de producción de diferentes tamaños y modelos de turbinas se presenta. Debido a
los datos limitados, la curva de tendencia sólo se ha construido para Dinamarca,

aunque se observó una tendencia similar (a un ritmo ligeramente más lento) en Alemania.

Las consecuencias económicas de la tendencia hacia turbinas más grandes y una mejor relación
coste-eficacia son claras. Para un sitio costero, por ejemplo, el coste medio se ha reducido de
alrededor de 9,2 c € / kWh para la turbina de 95 kW (instalado principalmente a mediados de 1980),
a alrededor de 5,3 c € / kWh para una zona bastante nueva máquina kW 2000, una mejora de más
del 40% (constante € precios de 2006).

El uso de los costos de la energía específica como base (costes por kWh producido), las relaciones
de progreso estimados van desde 0.83 a 0.91 que corresponde al aprendizaje de las tasas de 0,17 a
0,09. Eso significa que cuando el total de la capacidad instalada de energía eólica de dobles, los
costes por kWh producido para las nuevas turbinas se cae entre un 9 y un 17%.

La energía eólica marina representa en la actualidad una pequeña cantidad de la potencia eólica
total instalada en el mundo - aproximadamente el 1%. El desarrollo de la energía eólica marina ha
sido principalmente en los condados del norte de Europa, alrededor del Mar del Norte y el Mar
Báltico, donde se han implementado unos 20 proyectos. A finales de 2008, 1.471 MW de potencia
se encuentra en alta mar.

La Potencia eólica marina es todavía alrededor del 50% más caro que la energía eólica terrestre. Sin
embargo, debido a los beneficios esperados de mayores velocidades de viento y el menor impacto
visual de las turbinas más grandes, varios países - sobre todo en los Estados miembros de la Unión
Europea - tener objetivos muy ambiciosos en relación con la energía eólica marina.
A pesar de que los costes de inversión son considerablemente más altos para alta mar que para los
parques eólicos en tierra, que se compensan en parte por una producción total de electricidad más
alta de las turbinas, debido a las velocidades más altas de energía eólica marina. Para una utilización
de la instalación en tierra, el indicador de producción de energía es normalmente alrededor de
2.000-2.500 horas a plena carga por año, mientras que para una instalación típica en alta mar esta
cifra alcanza hasta 4.000 horas a plena carga por año, dependiendo del sitio.