Está en la página 1de 2

PETICIONES

A Dios, que obra en nuestras vidas la salvación y que es la fuente de nuestras


alegrías, oremos sabiendo que Él siempre nos escucha. Digamos
juntos: Perdónanos y escúchanos, Señor

1. Por la Iglesia; para que el comportamiento de Jesús la lleve a vivir su


enseñanza con un compromiso de vida auténtico. Roguemos al Señor.
2. Por el Papa, obispos, sacerdotes, diáconos y religiosos: para que Dios, que
hace nuevas todas las cosas renueve, en sus vidas la alegría y el deseo de
instruir y de ser misericordiosos. Roguemos al Señor.
3. Para que no nos creamos sin pecado y no nos sintamos jueces de los demás,
como acusadores de la mujer adúltera, y aprendamos de Cristo a ser
comprensivos. Roguemos al Señor.
4. Por nosotros, por nuestras familias y comunidades: para que este tiempo
de Cuaresma obre en nuestras vidas la conversión del corazón. Roguemos
al Señor.
5. Por los que se sienten acosados y discriminados por tantos lanzadores de
piedras; para que reconozcan a Jesús, como el que siempre dispersa a esa
gente despiadada, mostrándoles la grandeza de su corazón. Roguemos al
Señor.
PETICIONES

Queridos hermanos: Iniciamos no una Semana Santa más, sino la mejor de


nuestra vida. Con sentimientos de obediencia, humildad y amor, a ejemplo de
Jesús, dirijámonos a Dios, diciendo: Sálvanos y escúchanos, Señor.

1. Oremos por el Papa Francisco, que ha asumido el gran compromiso de liderar


nuestra Iglesia Católica, por los obispos, presbíteros y diáconos, por los
religiosos y los laicos. Que esta Semana Santa se convierta en una oportunidad
para afianzarnos en la alegría de ser creyentes y así demos testimonio al
mundo de que somos discípulos misioneros de Cristo.
2. Oremos por las naciones y sus gobernantes, por Colombia y su presidente.
Que cada uno, desde su propia condición, nos comprometamos a seguir
trabajando por la justicia, la paz, la vida digna y la ayuda mutua especialmente
con los más pobres y necesitados.
3. Oremos por los enfermos y los que tienen grandes dificultades y problemas.
Que la experiencia de esta Semana Santa los haga sentir más unidos a la pasión
y muerte de Jesús, le encuentren sentido cristiano a sus dolores, y obtengan
el consuelo y la ayuda que solo Dios puede darles.
4. Oremos por los religiosos, las personas consagradas, los laicos y animadores
de la vida pastoral, para que viviendo plenamente el amor demos ejemplo de
unidad y mutuo servicio al mundo.
5. Oremos por nosotros, para que la fuerza de la Palabra que escuchamos y la
gracia del Sacramento que celebramos, nos aliente a dar una respuesta más
sincera de fe.