Está en la página 1de 5

Las parábolas de Jesus

La parábola el sembrador y la semilla


Pastor /Jojo Bortolotti

I. Notas introductorias.

Mateo 13: 10-14 La parábola del sembrador y la semilla.

Jesús usó el sembrador, la semilla y el suelo para hablar acerca de la recepción de la Palabra de Dios
por parte de la humanidad. Hay muchos que escuchan la Palabra de Dios, pero muy pocos la viven.
Algunos lo aceptan por un corto tiempo, solo para permitir que el pecado y el yo ahoguen la Palabra.

En esta parábola, Jesús hace algunos puntos importantes antes de que realmente comience a
impartir, a la comprensión de sus discípulos, el significado y el significado de esta parábola.

Mateo 13: 9 El que tiene oídos para oir, oiga! " [1]

Esto nos habla de la importancia de escuchar lo que esta parábola tiene que decirnos.

Mateo 13: 10-11 Y los discípulos se acercaron y le dijeron: "¿Por qué les hablas en parábolas?" 11
Respondió y les dijo: "Porque se te ha dado saber los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no
se les ha dado.

Esto nos muestra que es el deseo de Dios revelar su sabiduría y revelación a aquellos de nosotros
que realmente deseamos conocerla.

Efesios 1: 17-18 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, pueda darte el
espíritu de sabiduría y revelación en el conocimiento de Él, 18 los ojos de tu entendimiento siendo
iluminados; para que sepas cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la
gloria de su herencia en los santos,

Esta es una parábola importante, porque nos enseña cómo recibir la Palabra de Dios y cómo
mantener viva Su Palabra en nuestros corazones. Esta parábola también nos explica qué se necesita
para que la semilla de Dios sea verdaderamente plantada en nuestros corazones para que podamos
ser verdaderamente convertidos y comenzar a producir frutos en un buen terreno fértil.

II. Definiendo la terminología usada en la parábola.

Antes de que podamos entender realmente el significado completo de esta parábola, será
importante definir la terminología que Jesús usó en esta parábola.

1. ¿Quién es el Sembrador?

Es mi convicción de que la sembrador es el Espíritu Santo , porque es el Espíritu Santo quien obró
la vida de Jesús y trabaja en la vida de los creyentes para darles la capacidad de sembrar.

 El testimonio de Jesús.

L uke 4: 18-19 "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ungió para predicar el evangelio a los
pobres; me envió para curar a los quebrantados de corazón, para proclamar la libertad a los cautivos
y para recuperar la vista de los ciegos, para establecer la libertad los oprimidos, 19 para proclamar el
año aceptable del Señor ".

2. ¿Qué es la semilla?

La semilla es la Palabra de Dios . Esto queda muy claro cuando Jesús mismo interpreta la semilla
como la Palabra de Dios.

Lucas 8:11 "Ahora, la parábola es esta: la semilla es la palabra de Dios.

3. ¿Qué es el suelo?

Jesús hizo referencia a la venida del demonio y sacó la palabra de sus corazones.

Lucas 8:12 Los que están junto al camino son los que oyen; entonces el diablo viene y quita la
palabra de sus corazones, para que no crean y se salven.

Si la semilla es la Palabra de Dios, por conclusión, el fundamento del que habla Jesús es el corazón
del hombre.

 Lo que hay que tener en cuenta, en esta parábola es que la semilla es la misma
independientemente de dónde caiga. Es la ronda la que marca la diferencia.

III. Los cuatro tipos de suelo.

1. La semilla sembrada a orilla del camino.

Mateo 13:19. Cuando alguien oye la palabra del reino y no la entiende, entonces viene el impío y
arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que recibió la semilla por el camino.

La semilla sembrada a lo largo del camino es la tierra a lo largo de los caminos que han sido
golpeados con fuerza por los pies que pasan por aquellos que lo han entrecruzado en sus viajes.

Este terreno no ha sido cultivado adecuadamente para recibir la semilla. En otras palabras, el
corazón de esta persona no ha sido preparado para recibir la Palabra de Dios.

 La audición sin cariño es la causa de que esta persona no tenga su corazón preparado para
recibir la Palabra de Dios. Esta persona no tiene cuidado con lo que oye, y tampoco toma en
serio la Palabra de Dios.

Debido al trágico error de la humanidad de no prestar atención a la Palabra que se siembra, el


hombre se abre a los dispositivos de Satanás. Satanás no quiere que las personas se salven o
crezcan en la Palabra de Dios.

Hebreos 2: 1 Por lo tanto, debemos prestar más atención a las cosas que hemos escuchado, no sea
que nos alejemos.

Debemos tener cuidado en cuanto a qué tipo de influencias en nuestras vidas hacen que nuestro
camino sea pisoteado y se convierta en un suelo duro.
¿Sus amigos y asociaciones compactan y comprimen sus convicciones contra Cristo y los principios
del reino?

¿Están solidificando lentamente sus sentimientos contra el Espíritu de Dios?

El destacado autor, Phillip Keller, dice: “Es posible estar condicionado por la cultura y el estado de
ánimo de nuestra sociedad . Si el camino que se ha recorrido a través de su espíritu y alma se
solidifica por las ideologías y los pensamientos del mundo, producirá un endurecimiento en su
corazón hacia la Palabra de Dios. [2]

2. La semilla sembrada en el suelo rocoso.

Mateo 13: 20-21 Pero el que recibió la semilla en lugares pedregosos, este es el que oye la palabra y
la recibe inmediatamente con alegría; 21 sin embargo, no tiene raíz en sí mismo, sino que permanece
solo por un tiempo. Porque cuando surge la tribulación o la persecución a causa de la palabra,
inmediatamente tropieza.

El suelo rocoso o pedregoso es el suelo que, a pesar de que se limpia y cultiva a un costo enorme y
con un cuidado infinito, a menudo produce solo resultados patéticos.

Esta persona es un oyente emocional, que se disparó en un alto emocional y no se toman el tiempo
para permitir que la Palabra de Dios s para echar raíces.

Esta persona no está construyendo su vida sobre la base del Señorío de Jesucristo. No están
excavando las rocas en el suelo para que las raíces de la semilla puedan profundizarse. En otras
palabras, no están realmente tratando con el pecado en sus vidas.

2 Timoteo 2:19 Sin embargo, el fundamento sólido de Dios se mantiene al tener este sello: "El Señor
conoce a los que son Suyos" y "Que todo aquel que nombre el nombre de Cristo se aparte de la
iniquidad".

Siempre debe haber un deseo por la leche de la palabra para que la semilla pueda tener la
oportunidad de crecer.

1 Pedro 2: 1-4 Por lo tanto, dejando a un lado toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidia y todo
mal hablando, 2 como bebés recién nacidos, deseen la leche pura de la palabra, para que puedan
crecer, 3 si es que han probado que el Señor es misericordioso. 4 Acudiendo a Él como a una piedra
viva, rechazada de hecho por los hombres, pero elegida por Dios y preciosa,

Debido a que esta persona nunca se ha tomado el tiempo para establecer una base sólida a través
del arrepentimiento, cuando surge la tentación o la persecución, desaparecen.

3. La semilla sembrada en suelo espinoso.

Mateo 13:22 Ahora, el que recibió simiente entre los espinos es el que oye la palabra, y las
preocupaciones de este mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se vuelve
infructuoso.

El terreno espinoso es un terreno que está infestado de malezas y cardos que ahogan a la planta
cuando comienza a subir.
El Señor señala aquí que algunas de nuestras vidas están tan infestadas de malezas nocivas que no
puede haber cosecha.

 Evangelio Lucas 's nos da una descripción más detallada de lo que las malas hierbas y
cardos eran similares.

Lucas 8:14 Ahora, los que cayeron entre los espinos son aquellos que, cuando han oído, salen y se
ahogan con las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y no dan fruto a la madurez.

Lo que tenemos aquí es un fracaso total de la cosecha. La cosecha comenzó a surgir, pero se
atragantó y nunca alcanzó la madurez.

 Se mencionaron tres tipos de malezas.

1. Las preocupaciones, inquietudes, inquietudes o intereses de este mundo.

2. El engaño de la riqueza; El atractivo de la afluencia.

3. La codicia por las cosas; El magnetismo del materialismo.

Debido a la intensa competencia de algunas de estas influencias, nuestras vidas terminan en un


fracaso total de la cosecha en lo que concierne al Señor.

 Debemos hacernos las siguientes preguntas:

1. ¿Qué ocupa más espacio en mi vida?

2. ¿Qué ocupa la mayor parte de mi tiempo y atención?

3. ¿Qué ha ganado primer lugar en mis prioridades?

4. ¿Cuál se ha convertido en el principal crecimiento y producción en el desempeño general de


mi vida?

5. ¿Cuál es el resultado neto de mi vida - las malas hierbas sin valor o bien fruto de valor
eterno? [3]

 Exhortaciones bíblicas sobre la mundanalidad ' .

1 Juan 2: 15-17 No ames al mundo ni a las cosas en el mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del
Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, la lujuria de la carne, la lujuria de los
ojos y el orgullo de la vida, no es del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; mas el
que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre.

2 Corintios 6:17 Por tanto, "salid de entre ellos. Y estar separados, dice el Señor. No toques lo que
está sucio, Y te recibiré ".
Salmos 62:10 No confíes en la opresión, ni esperes en vano en el robo; Si las riquezas aumentan, no
pongas tu corazón en ellas.

1 Timoteo 6: 9 Pero aquellos que desean ser ricos caen en la tentación y la trampa, y en muchas
codicias necias y dañinas que ahogan a los hombres en la destrucción y la perdición.

4. La semilla sembrada en buen terreno.

Mateo 13:23 Pero el que recibió la semilla en la buena tierra es el que oye la palabra y la entiende,
que efectivamente da fruto y produce: unos cien veces, unos sesenta, unos treinta ".

El terreno bueno es ese suelo que es muy fértil, porque ha sido bien cultivado. Están libres de los
enredos del mundo y del pecado.

Isaías 51: 7 "Escúchenme, ustedes que saben justicia, ustedes en cuyo corazón está mi ley: No
teman el reproche de los hombres, ni tengan miedo de sus insultos.

Isaías 66: 2 Para todas aquellas cosas Mi mano se ha hecho, y así todas estas cosas "dice el Señor."
Pero en este caso me voy a ver a aquel que es pobre y humilde de espíritu, un nd que tiembla a mi
palabra.

La persona que recibe la semilla en la buena tierra es una persona que tiene un verdadero respeto y
amor por la Palabra de Dios y, como resultado, produce 30, 60 e incluso 100 veces el fruto.

Esta es una persona que oye y hace todo lo que la palabra implica. Lo reciben y lo aceptan con
alegría.

Phillip Keller menciona que hay tres pasos definidos y deliberados que intervienen en la respuesta a
la Palabra de Dios para que sea efectiva y fructífera.

1. Debemos reconocer que es Dios quien habla. Su Palabra debe ser considerada con gran
respeto por ser de contenido divino.

2. Debemos responder a ella de manera positiva. Debemos alertarnos para actuar sobre ello.
Esto significa que debemos dejar a un lado cualquier otra cosa que preocupe nuestros
pensamientos; y presta nuestra atención indivisa al Señor.

3. Debemos ejecutar rápida y rápidamente para hacer lo que Él solicita. Nuestra respuesta
positiva resulta en acción inmediata. Esto es la fe en acción, la fe de la obediencia.