Está en la página 1de 3

Robbie debe cumplir el rol de niñera, haciendo que la niña al ser cuidada por un robot no se

apegue sentimentalmente a él, y así mismo que el robot no le pueda hacer daño, sea
responsable y obedezca las órdenes de su amo, ya que el robot debe cumplir con las Leyes de
la Robótica.

Lamentablemente, esto no puede ser posible, ya que la niña le toma cariño al robot como si
fuese una persona. El robot cumple con su trabajo, pero se crea un fuerte sentimiento de la
misma forma que ocurre si la niñera fuese una persona. El robot debe obedecer las Leyes de la
Robótica, los padres de la niña principalmente la madre se oponen a lo que esta sucediendo y
deciden deshacerse de Robbie, lo general un gran conflicto en la familia y una gran tristeza en
la Gloria.

Capítulo II Sentido Giratorio:

Un robot, destinado a trabajar en la extracción de un mineral, tiene un conflicto con las Leyes
de la Robótica. El caso es que este robot era extremadamente caro, razón por la cual tenía
reforzada la Tercera Ley, la de la Auto-conservación, con el fin de llegar a protegerse más. Y al
recibir una orden de los humanos, el robot está obligado a cumplirla siguiendo el dictado de
las Leyes de la Robótica.

Sin embargo, esta orden significa un peligro para el robot, y como la Tercera Ley estaba
reforzada, se establece un equilibrio entre los potenciales de las 2 Leyes. La Segunda lo obliga
a avanzar, mientras que la Tercera lo obliga a retroceder. Como consecuencia el robot no sabe
qué hacer, y se queda en un estado similar al de un humano ebrio.

Capítulo III Razón:

Aquí se presenta a un robot que no obedece a los ingenieros de la U.S Robots, y muestra a un
robot que es filósofo, a través de sus actitudes y pensamientos. Muestra el carácter lógico de
los robots, ya que el robot inventa un sistema formal con el cual, partiendo del postulad de
que ningún ser puede crear un ser más perfecto que él, llega a la conclusión de que es
improbable que los humanos lo hayan creado.

Por lo tanto, este nuevo robot cuestiona su propia existencia, por lo que se puede deducir que
se asemeja su inteligencia artificial con la inteligencia humana, ya que los mismos filósofos se
preguntan por esto. Al manifestar curiosidad por su propia existencia, el robot dice, luego de
reflexionar: "Yo, por mi parte, existo porque pienso".

El robot también cuestiona el origen de los humanos, lo que se demuestra claramente cuando
les dice: "¿De qué punto de luz dices que vienes?". Este cuestionamiento del origen de los
humanos por parte del robot se da a lo largo del relato. El robot no cree ni lo que le cuentan
los humanos sobre la Tierra, ni lo que lee en los libros, ya que él ya tiene una verdad
establecida, y lo que los humanos toman como hechos, él los toma como una hipótesis.

La Verdad que sostiene este robot es que su creador es el Señor, y su teoría es que el Señor
primero creó a los humanos, y luego los fue remplazando por seres perfeccionados que son los
robots.
El problema que genera todo lo anteriormente expuesto es que las órdenes que le dan al robot
los humanos no son obedecidas, ya que según el robot, él es superior a ellos. Se demuestra un
fallo en las Tres Leyes de la Robótica que deberían cumplir todos los robots.

Finalmente, el problema se resuelve, sin la intervención de los humanos, ya que en el robot


prevalece la Primera Ley, que lo obliga a proteger a los seres humanos, aunque él no lo sepa.
De este modo, el robot puede cumplir su trabajo, sin importar lo que él crea, ya que éste no
puede descartar la Primera Ley.

Capitulo IV Atrápame esta liebre:

Los ingenieros se encuentran frente a un robot que tiene un problema de iniciativa personal.
Este robot trabaja muy bien junto con sus subsidiarios, cuando está siendo vigilado. Pero
cuando no está siendo observado deja de trabajar. Los ingenieros deciden preguntarle al robot
qué es lo que le pasa, pero éste no sabe que responder, por lo que creen que tiene amnesia.

Al hacerle una serie de exámenes, se dan cuenta de que el robot se encontraba en perfectas
condiciones, por lo cual deciden instalar "visiplacas" para saber qué es lo que le pasa cuando
deja de trabajar. Con lo que observan que éste comienza a marchar en formación militar,
como si, junto con sus subsidiarios, se hubiera vuelto loco. Al acercarse uno de los ingenieros,
los robots volvieron al trabajo, y el robot principal no sabe qué ocurrió.

Dave no les puede mentir si ellos le ordenan que diga la verdad; por lo tanto, no queda otra
respuesta que el problema está en la iniciativa personal del robot, necesaria para actuar de
manera distinta al notar la ausencia de los humanos.

Tras interrogar a un subsidiario, y comparar opiniones, los ingenieros llegan a notar que lo que
causa que el robot actúe de forma extraña es el peligro, perturbándolo y tensionándolo al
máximo. Luego el robot tiene una responsabilidad menos y se puede controlar, acudiendo a
salvar a los humanos.

Capítulo V ¡Embustero!:

Hay un nuevo problema, que se crea por un nuevo robot que puede leer el pensamiento de las
personas. Al ver el pensamiento de los humanos, debía decirles lo que ellos querían para no
dañarlos sentimentalmente. Esto es por la Primera Ley, ya que como puede leer el
pensamiento, también puede dañar a la persona psicológicamente, no sólo físicamente.

Es por eso que el robot debe mentir, haciendo un daño posterior, y muriendo luego, al
volverse loco por no saber que hacer en esta situación, ya que si no le decía algo a un ser
humano, dañaba a otro, y si lo decía, le dañaba el orgullo al primero. Por lo tanto, esta
indecisión lo vuelve loco y lo termina matando.

Capítulo VI El Robot perdido:

Se perdió un robot que tenía la primera ley modificada. Este se escondió entre otros robots de
su mismo tipo y negaba ser él, mintiendo. La primera ley de este robot modificado sólo decía
que no debe dañar a un ser humano directamente, sin molestarse si algo le pasaba. Lo único
que los hace esclavos nuestros a los robots es la Primera Ley, de lo contrario, al darles la
primer orden, nos matarían, por el resentimiento de que alguien física y mentalmente inferior
a ellos los intente dominar.

Este robot no quería entregarse porque consideraba a los humanos inferiores a él, e injusta la
Primera Ley que los protege. De esta forma, este robot podría matar a un ser humano dejando
caer un peso, ya que el medio activo que ejecuta al humano sería la fuerza de gravedad, y no
directamente el robot. Esto se lo permite la modificación de la Primera Ley.

Al intentar camuflarse entre otros robots, este simula responder como lo haría un robot
normal.

Capítulo VII ¡La Fuga!:

Una supercomputadora que debe construir una nave para viajes interestelares. Aquí el tema
es que nunca podrá dar una solución a un problema que se le haya presentado, si esta solución
trae la muerte o daño de seres humanos.

Si este problema estuviese unido a una urgente demanda de respuesta, sería tal vez posible
que la supercomputadora se encontrase ante un dilema, según el cual no podría ni contestar ni
negarse a hacerlo.

Capítulo VIII La prueba:

Se cuestiona la humanidad de una persona, ya que no se le ve comer, dormir, ni beber. Como


es lógico pensar, esto representa un problema, ya que esta estrictamente prohibido el empleo
de robots en los mundos habitados. Eso fue el resultado de lo que relata Susan Calvin que hace
referencia a que los robots se hicieron más humanos y comenzó la oposición de los sindicatos
obreros, que se oponían a la competencia que hacían los robots al trabajo humano. La forma
de descubrir la verdad, según ella, es analizar su conducta, aunque no daría un resultado 100%
confiable, ya que aunque esta persona respetara todas las Leyes de la Robótica, bien podría
ser un muy buen ciudadano, un ser humano honrado y decente.

Capítulo IX El conflicto inevitable:

Se llega a una época en el futuro, en la que la economía mundial es controlada por unas
máquinas. Es en este episodio en el que se demuestra al máximo la ley zero, que dice que un
robot no puede dañar ni ver dañar a la Humanidad, razón por la cual se ocupan íntegramente
del futuro de la raza humana.

Después de todo, la ley zero es el resultado de la reflexión filosófica de los robots, como si
fuera una evolución en su pensamiento. De este modo, las primeras leyes enunciadas que, se
suponía, protegían la vida humana, dejan de ser útiles.