Está en la página 1de 7

RESUMEN DE WARISATA, LA ESCUELA AYLLU

SEGUNDA PARTE
CAPITULO VI (EL AÑO 1934)
AMILCAR AYAVIRI SAAVEDRA

1. El sacrificio compartido
En 1934 cuando ya se estableció de mejor manera la escuela indigenal de
Warisata, se produjeron grandes cambios como por ejemplo en la
incorporación de profesores de varias especialidades que por lo general
eran esposos. Fue en ese año donde se consolidó el Parlamento Amauta, y
lo hicieron netamente los comunarios, estudiantes, mallcus y jilacatas.

2. El arte en Warisata.
La arquitectura andina tuvo vital importancia, debido a las inclemencias del
tiempo y como las estructuras europeas o coloniales estaban fuera de
contexto, se realizó un viaje a la isla del sol y la isla de la luna, donde se
sacó fotografías y sacando medidas de su arquitectura, debido a su
arquitectura inkaika, que previeron diferentes elementos como la ubicación
de las puertas y ventanas, sus formas y demás elementos que hacen de la
arquitectura inkaika monumentos dignos de replicar.

3. Una experiencia en el parlamento amauta


Para consolidar el parlamento amauta, Elizardo Pérez y su plantel docente,
decidieron salir de Warisata, dado que el parlamento amauta, debía
funcionar de manera autónoma entre las autoridades comunales del Ayllu y
los estudiantes. Después de varios días de ausencia del plantel Docente y
del Director (Elizardo Pérez), decidieron volver a Warisata, debido a que en
ese entonces la situación del país era un tanto crítica y más para los
indígenas, ya que eran obligados a enlistarse para la guerra del chaco. Con
ese temor de abuso de los militares, volvieron de unos días y se
encontraron con la sorpresa de que el parlamento aumauta, dirigida por
Avelino Siñani y otras personas funcionaba con absoluta eficiencia el
trabajo comunal y productivo, distribuido en diferentes áreas de
construcción, tallado, agricultura, entre muchos otros, que en fin dieron
cuenta que el parlamento amauta fue un éxito.

4. El feudo contra la escuela


El feudo desde el principio siempre estuvo en contra de la educación de los
indígenas, dado que consideraban personas solo para el servidumbre, y el
hecho de implementar una escuela para formar maestros para el área rural,
hacían a los hacendados tomar cartas en el asunto, organizando complots
en contra de la escuela. Todos estos ataques provenían de su capital,
Achacachi, que en su mayoría estaba conformada por feudales y
terratenientes, propios de la descendencia y herencia española, herencia
transferida junto con los males de la sociedad occidental, es decir
acostumbrada a la servidumbre de personas con menos derechos. Sin
embargo, fueron vanos los ataques, dado que la escuela siguió funcionando
y más fortalecido gracias a la filosofía andina.

5. El opresor en el banquillo del acusado.


Una anécdota que ejemplifica los ataques del feudo fue cuando Elizardo
Pérez viajó a La Paz y el corregidor de Achacachi entró a la escuela y
golpeó al amauta Mariano Huanca. Ese lamentable hecho fue asumido por
las autoridades de la escuela como algo deplorable y se publicó en los
medios de prensa y se instaló un juicio contra el corregidor gamonal que
abusó de poder político y económico. Los principales diarios publicaron la
nota y se sentó un precedente de que al indígena se le debe respeto así
como a cualquier otra persona, dado que posee los mismos derechos y
deberes. Fue una lucha emprendida por Elizardo Pérez y Avelino Siñani,
quienes colocaron en alto la dignidad de la indiada.

6. Las luchas por el agua


Como último recurso, los hacendados de Achacachi decidieron cortar el
suministro del agua a Warista, agua que era destinada a la escuela y a los
comunarios de Warisata. Se realizaron las denuncias necesarias, pero no
fueron escuchados y lamentablemente se quedaron sin agua y los efectos
se sintieron después de un año, pues todos los campos y sembradíos
estaban secos. Razón por lo cual en base a una asamblea decidieron tomar
la vertiente por sus propias manos, en vista de que todas las instancias
legales fueron agotadas. Y así fue, al día siguiente, se fue a levantar el
bloqueo del agua y se recuperó. De inmediato las autoridades de
Achacachi denunciaron lo sucedido y estuvieron a punto de llegar a un
enfrentamiento, pero Elizardo Pérez logro apaciguarlos, y lograron
conseguir el agua que tanto les hacía falta con la ayuda del ministro de
educación.

7. Irradiación de los Valles


Rápidamente la escuela de Warisata se expandía y se hacía conocer con la
región e incluso se llegó a expandir con escuelas en los valles, y varias
zonas del altiplano. Los procedimientos eran bastante sencillos, los
comunarios de las comunidades iban a Warisata y solicitaban que se
instale una escuela en su comunidad, y ellos a cambio trabajaban por un
par de días en la elaboración de adobes u otros requerimientos de la
escuela. Del mismo modo, como retribución iban una comitiva a montar los
cimientos de la escuela a construir. Ese sistema se expandió con tal éxito
que Warisata se estableció como Núcleo y el resto de escuelas ubicadas
en las provincias de Omasuyos, Larecaja, Camacho y los Andes fueron sus
escuelas dependientes que se complementaban de gran manera. Así fue
como se creó el sistema de educación nuclear, documento que fue
redactado años más tarde con la ayuda de Bernabé Ledezma.
CAPÍTULO VII (WARISATA EN EL CAMPO NACIONAL)

1.- La ayuda material de un Presidente


En 1936 el presidente Tejada Sorsano, reconoció a Warisata como un ejemplo
por sus tendencias y doctrinas filosóficas que les permitió consolidarse con tal
éxito. Ese reconocimiento permitió ampliar el sistema de educación de
Warisata hacia otras regiones, así también ampliar el presupuesto económico
que el gobierno otorgaba para la educación del indio.

Como al presidente de aquel entonces le gustó mucho la estructura, y


funcionamiento de la escuela de Warisata, se creó por decreto una comisión
compuesta por autoridades del ministerio de educación y por el director de
Warisata, la cual debía recorrer el país para seleccionar lugares donde instalar
y fundar núcleos de escuelas indigenales, que inicialmente fueron establecidas
por el oriente boliviano, fue un tanto complicado por la diferencia sustancial
entre culturas y tradiciones.

2. Fundación de Núcleos escolares Campesinos


Con el éxito notable de la escuela Ayllu de Warisata, se fundaron cuatro
escuelas ubicados en los departamentos del Beni (escuela de Huacharecure);
de Santa Cruz (Escuela de Parapetí); de Cochabamba (Escuela de Cañada); y
de Oruro (Escuela de Tarucachi).

Cada una de estas escuelas se fundaron con los principios ideológicos de


Warisata, pero adecuado a las potencialidades de cada región.

3. Se interrumpe inesperadamente la creación de núcleos


Después de la fundación de cuatro núcleos en los lugares previamente citados,
a Elizardo Pérez le llegó un memorándum de conclusión de sus actividades
como fundador, ese memorándum fue emitida por el ministro de educación,
dado que temían que si seguían fundando escuelas de ese tipo como las de
Warisata, iban a perder todos los beneficios que el poder político y económico
les fue otorgado. En ese sentido, Elizardo Pérez, a modo de denuncia y
protesta, lanzo su renuncia como director de Warisata, y lo hizo público, razón
por la cual personalidades e intelectuales rápidamente ofrecieron su apoyo a
Pérez y criticaron las acciones del Ministro. Uno de ellos fue Carlos
Montenegro, escritor de Nacionalismo y Coloniaje.
Fue tanta la presión que a los pocos días el Ministro de Educación le pedía a
Elizardo Pérez que no renuncie a su cargo.

4. El ministro Peñaranda recorre el país para fundar escuelas


Después de poco tiempo con el incidente con el ministro de educación, éste fue
sustituido por el Teniente Coronel Peñaranda, quien junto a Elizardo Pérez
fundaron varias escuelas. Una de las escuelas fue fundada en Llica, ubicado en
el departamento de Potosí, a la frontera con Chile, fue delegada directamente
por el ministro al profesor Bernabé Ledezma, compenetrado con el espíritu de
Warisata. De esta manera se consagró la obra de Warisata y se replicó en
muchos otros lugares, llegando en ese entonces a fundar doce núcleos de
escuelas indigenales en todo el país.

5. El balance de 1936
Se había avanzado mucho en diferentes áreas, como por ejemplo en el tema
de la carpintería, la mecánica, labores, tejidos, taller de sombrerería,
construcción de ladrillos, producción de estuco, extracción de madera de
Sorata. Fueron muchos los avances como la construcción de mas casas que
dieron cobijo a los indígenas y la instalación de energía eléctrica en la
comunidad gracias a la donación de un motogenerador de un hacendado, que
brindaba electricidad a toda la escuela y parte de la comunidad. Todos los
avances fueron positivos y en pocos años la escuela de Warisata había
crecido considerablemente.

6. El externado y el internado
Los estudiantes provenían de diferentes partes, así que se inauguraron
internados para las personas que venían de lugares lejanos, o que destacaban
en ciertas áreas. Ellos se encontraban en el internado, que no tiene nada que
ver con los tradicionales internados occidentales, donde los niños están regidos
por normas; todo lo contrario, pues en este internado, los niños eran los que se
gobernaban, cuidaban el lugar y hacían el mantenimiento necesario del lugar.
Cabe recalcar que dicho lugar fue acondicionado de acuerdo a las
características del tiempo. En el caso del externado, se refería a que la escuela
abría las puertas para todas las personas de la comunidad, de tal modo que la
escuela nunca cerraba, y así las personas podían usar las herramientas o
libros que necesitasen.

7. El cooperativismo en la escuela
El hombre que se educaba en Warisata estaba llamado a servir a la
colectividad, para que ésta le retribuyera sus servicios en forma de amparo y
estímulo. Tales principios no eran importados de ideología alguna, sino que
brotaba de la entraña misma del pueblo aymara...
En tal sentido, la escuela Ayllu de Warisata, integró los diferentes niveles de
formación desde la infancia hasta la educación superior, para mejorar y
transformar la comunidad, con la participación activa de toda la comunidad y
con capacidad de decisión. De esta manera, señala E. Pérez, que el método
educativo empleado”…influirá decisivamente en la transformación del hogar
indígena y de su economía, mediante nuevos sistemas de trabajo, higiene,
moral, civismo y solidaridad.

8. La primera Asamblea de Maestros Indigenistas y nuestra declaración de


principios.
En octubre de 1936 se realizó la primera asamblea de Maestros indigenistas,
convocada por el ministro Peñaranda, y como producto se obtuvo la
declaración de principios de la escuela campesina. En dicho documento se
hace una análisis y diagnóstico de la educación del indio boliviano, sobre las
limitaciones que sufría y definir su problemática. Se definió también la doctrina
y la forma de gobierno que en esencia fue colectivista y guiados por un
parlamento amauta. Se definió también la autonomía económica del núcleo
escolar y su función industrial, como también su función social que la escuela
debe tener dentro de la comunidad, cumpliendo un rol protagónico para el
desarrollo de la comunidad y así mismo de defensa social frente a diferentes
situaciones. Todo ello guiados por una filosofía productiva y comunitaria que
hacían que los trabajos se desarrollasen con mayor eficacia y con resultados
óptimos.
9. Escuela de aldea o escuela del campo?
Se entró en cierto momento en polémica por la escuela de Warisata,
señalando que sus orígenes fue fundada en Miraflores para los indígenas y
que posteriormente se llevó a Warisata, acusación falsa que Elizardo Perez
tuvo que hacer una aclaración incluso ante los medios de prensa, indicando
que la fundación de la escuela fue en la misma Warisata, y hace una breve
reseña sobre su fundación el 2 de agosto de 1932. En ese sentido Warisata
se constituyó como escuela indigenal ayllu de Warisata.

Intereses relacionados