Está en la página 1de 14

Atención: capacidad para centrarse de manera persistente en un estimulo o actividad

concretos.

1. Aprosexia
La aprosexia se define como la ausencia total de atención; en este sentido
podríamos decir que constituye una forma extrema de hipoprosexia. El fenómeno
del estupor, en que la persona no responde a casi ningún tipo de estimulación y
que se asocia a la psicosis, la epilepsia, el consumo de tóxicos y las lesiones
cerebrales, es el mejor ejemplo de aprosexia.

2. Pseudoaprosexia
En la literatura sobre psicopatología de la atención este término se utiliza para
hacer referencia a casos que aparentemente se corresponden con los signos de la
aprosexia, pero que sin embargo no implican verdaderas alteraciones de la
atención. Así, las pseudoaprosexias se enmarcan en contextos histéricos y de
simulación, fundamentalmente.

3. Hiperprosexia
Se habla de hiperprosexia cuando, en el marco de una alteración transitoria de la
conciencia (causada por episodios maníacos o consumo de drogas,
principalmente), se dan una intensificación y/o una focalización excesiva de la
atención, con frecuencia acompañadas de hipervigilancia e hiperlucidez. Como la
hipoprosexia, desestabiliza la atención y empeora el rendimiento.

4. Paraprosexia
Este concepto se usa para describir dos tipos diferentes de alteraciones. Karl
Jaspers hablaba de paraprosexia como la dirección anómala de la
atención que se da en trastornos como la hipocondría, en que el exceso de
preocupación por ciertos signos físicos puede incrementarlos. Otros autores
consideran que la paraprosexia es similar a la inestabilidad atencional.

5. Distraibilidad
En contextos psicopatológicos como el trastorno por déficit de atención con
hiperactividad, los episodios maníacos o los estados crepusculares propios de la
epilepsia se produce una marcada inestabilidad del foco atencional. En este
sentido la distraibilidad es un tipo de hipoprosexia, como también lo son el
resto de alteraciones que mencionaremos.

 Artículo relacionado: "Estado crepuscular: qué es, síntomas y causas"

6. Labilidad atentiva emocional


El contexto “labilidad atentiva emocional” se utiliza de modo muy específico
para definir las alteraciones en la estabilidad y el rendimiento de la atención
que se derivan de estados de ansiedad intensa, por ejemplo las que se podrían
producir en trastornos como el trastorno de ansiedad generalizada.

7. Inatención o inhibición de la atención


En estos casos el término hace referencia a la reducción de la capacidad para
dirigir la atención hacia un foco determinado. La inhibición de la atención
puede tener un origen orgánico (en cuyo caso suele cursar con desorientación y
problemas de memoria) o bien psicológico, como sucede en la depresión
melancólica y en las psicosis crónicas.

8. Fatigabilidad atencional
El trastorno de estrés postraumático, las depresiones severas, los tumores e
infecciones cerebrales o los trastornos neurodegenerativos, en especial las
demencias, provocan con cierta frecuencia alteraciones por déficit en las
funciones atencionales. Las personas con fatigabilidad atencional suelen sentirse
cansadas en general y presentar problemas de memoria.

9. Inatención apática
Encontramos manifestaciones de apatía atencional en contextos muy distintos: en
condiciones de fatiga y sueño intensos, a causa de desnutrición, por consumo
abusivo de determinadas sustancias psicoactivas, en trastornos
neurodegenerativos difusos o en los estados asténico-apáticos. En algunos casos
se atribuye simplemente a la personalidad del sujeto.
---------------------------------------------------------------------------------------------

Hipoprosexia (disminución de la capacidad de atención). Se trata de una


disminución del nivel de atención del individuo. Se puede detectar en condiciones
normales (sueño, cansancio, aburrimiento) y en condiciones patológicas (de
naturaleza orgánica o funcional, neurótica o psicótica). Se detecta en los estados de
reducción de la consciencia por:
 causas externas: (síndrome dismetabólico, intoxicación, abstinencia, anafectividad o
falta de conciencia de los propios estados afectivos, post-traumático, alcohol, drogas,
fármacos);
 causa orgánica por daños del Sistema Nervioso Central (Demencia, Lesión cerebral,
Síndrome frontal, Edema cerebral);
 causa funcional (depresión, neurosis de ansiedad, histeria, esquizofrenia, manía).
En los daños frontales la hipoprosexia se acompaña a trastornos de la
personalidad, apatía, escasa iniciativa motora. Se puede detectar también en el
Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad y se acompaña a distracción,
impulsividad e hiperactividad con consecuencias escolares y de adaptación en
diferentes contextos.

Hiperprosexia (hiperactividad de la atención). Se trata de una hipervigilancia o


mayor atención del individuo. Se puede detectar en condiciones normales (por
ejemplo en situaciones de peligro real) y en condiciones psicopatológicas:
 en la intoxicación por alucinógenos (alucinógenos serotoninérgicos: LSD, mescalina,
psilocibina);
 durante las crisis de angustia y las fobias (generalmente la atención aumenta hacia el
objeto de la fobia);
 en los estados de excitación maniaca e hipomaníaca (en el trastorno maniaco la atención
aumenta y pasa rápidamente de un estímulo a otro, de manera inconstante, con
disminución de la capacidad de concentración);
 en la hipocondría, en presencia de ideas prevalentes u obsesivas (aumento de la atención
hacia el mundo interno y el síntoma);
 en las crisis paranoides y de la esquizofrenia paranoide (aumento de la atención en
cuanto el individuo se siente amenazado).

Memoria: Capacidad mental de conservar y evocar cuanto se ha vivido. Fenomeno


psíquico muy complejo en el que entran en juego el psiquismo elemental ( rastro de las
sencaciones dejan en el tejido nervioso), la actividad nerviosa superior (creación de nuevas
conexiones nerviosas por repetición, es decir, reflejos condicionados) y el sistema
conceptual o inteligencia propiamente dicha. Actividad específicamente humana en cuanto
comporta el reconocimiento de la imagen pasada como pasada.
Patología de la Memoria:
La Amnesia: que es la incapacidad total o parcial de registrar, retener o evocar información.
De acuerdo con las areas que abarque puede ser:

La hipermnesia se define por incrementos graduales y significativos en la recuperación de


información de la memoria es el número total de estímulos que recuerda una persona en
una determinada ocasión, ya sea en intentos sucesivos o entre grupos experimentales. Estos
incrementos se darían tras un solo ensayo de aprendizaje y de forma gradual. Para poder
hablar de este fenómeno los incrementos han de ser significativos estadísticamente. Se
considera propiamente como una instancia de incrementos en la memoria, que se producen
a través de ensayos múltiples de recuerdo y después de una sola fase de aprendizaje es decir
sin que haya habido una nueva adquisición o repaso. Por ello en la primera habrá elementos
que no aparezcan en la segunda y otros que solo aparezcan en la segunda. Este fenómeno
supone que elementos inicialmente olvidados por el cerebro podrían ser recuperados
espontáneamente. La repercusión de este hecho en el estudio de la memoria es ampliamente
relevante, dándose hipermnesia tanto en recuerdo como en reconocimiento.

La hipomnesia es la disminución de la capacidad de la memoria, debido a una dificultad


tanto de fijación como de evocación. Se observa en personas normales que experimentan
preocupaciones profundas. que empieza a edad variable, a veces tempranamente, sobre todo
en personas de vida intelectual muy activa, independientemente de todo proceso de
involución patológica. Esta pérdida de memoria normal suele referirse a los recuerdos
recientes, conservándose bien los antiguos. Esto mismo ocurre en la hipomnesia senil
patológica. La memoria profesional suele conservarse mejor que la general, a veces
intactamente, aun la reciente.

La Dismesia: Disminución de la memoria, imposibilita evocar un recuerdo en un


momento dado y evoca otros en forma borrosa o poco nítida. Se llama así por la dificultad
para evocar un recuerdo en determinado momento, pero que más tarde puede ser evocado
espontáneamente. Esto ocurre en las personas normales en forma esporádica, al tratar de
recordar nombres propios, fórmulas, etcétera. Este es uno de los síntomas iniciales que se
da en la senectud. Y en forma permanente en el comienzo de la demencia.

ALZHEIMER:

Es una enfermedad degenerativa progresiva del cerebro caracterizada por la desorientación


y la pérdida de memoria, de atención y de la capacidad de raciocinio, descripta por primera
vez por el neuropatólogo alemán Alois Alzheimer en 1906
Que es el Pensamiento: término genérico que indica un conjunto de actividades
mentales tales como el razonamiento, la abstracción, la generalización, etc cuyas
finalidades son,entre otras, la resolución de problemas, la adopción de decisiones y la
representación de la realidad externa.

TRASTORNOS FORMALES DEL PENSAMIENTO

En este epígrafe se incluyen algunos trastornos del curso, de la productividad del


pensamiento y del tono.

PENSAMIENTO INHIBIDO-LENTIFICADO

Con estos términos se hace referencia a dos tipos de pensamiento que con frecuencia suelen
presentarse conjuntamente. El pensamiento lentificado se refiere al retraso, casi siempre
continuo, del curso del pensamiento. Se manifiesta por la lentitud en el modo de hablar, en
el ritmo de emisión de las palabras, que suele ser mucho menor el habitual. También puede
reflejarse en la tardanza del paciente en responder a las preguntas que se le formulan, a
pesar de que no se encuentra afectada la comprensión de las mismas. Por su parte el
pensamiento inhibido hace hincapié en la vivencia subjetiva del paciente que comunica una
dificultad para mantener el ritmo del pensamiento y por tanto de la conversación. Su queja
estriba en una "dificultad para pensar", como si le faltara la energía necesaria para mantener
el flujo de ideas.

En la clínica ambos trastornos suelen aparecer como consecuencia de un enlentecimiento


general de la vida psíquica por alteraciones de índole somática o estar basados en trastornos
de índole afectiva (depresiones).

PENSAMIENTO ACELERADO-IDEOFUGAZ

Se caracteriza por una desbordada productividad y un aumento de la velocidad del


pensamiento y del lenguaje. Hay una extremada capacidad asociativa que produce un
distanciamiento del tema inicial. En ocasiones el sólo sonido de una palabra provoca por
asociación otra de fonética parecida (asociaciones por asonancia). El examinador puede
seguir casi siempre la superficial y fugaz asociación de ideas a diferencia del pensamiento
incoherente. El enfermo puede sentirlo como una aglomeración de ideas. Este pensamiento
es típico de la manía.

PENSAMIENTO PERSEVERANTE

Lo constituye la asociación de la escasez ideativa junto a la repetición monótona de la


misma idea o pensamiento, con imposibilidad de establecer un curso fluido, sin lograr una
elaboración, ni concluirlo. Pueden causarlo el estadio de presueño, insomnio debido a
preocupaciones, depresiones y psicosíndrome orgánico. Las ideas obsesivas son a menudo
perserverantes.
PENSAMIENTO PROLIJO

Existe una dificultad en la selección de ideas, no suprimiendo lo accesorio, perdiéndose en


una profusión de detalles, dando la misma importancia a lo anecdótico que a lo
fundamental. Este pensamiento sería típico de algunos enfermos epilépticos, formando
parte de lo que clásicamente se ha denominado carácter viscoso, y en general de los
procesos orgánico-cerebrales.

PENSAMIENTO INTERRUMPIDO-BLOQUEOS

En el pensamiento interrumpido el enfermo siente la súbita interrupción del curso,


quedando cortado; en este caso, hay una ausencia de conciencia a diferencia de los
bloqueos. En los bloqueos existe una repentina ruptura del curso, el enfermo se detiene en
medio de la conversación, se calla, "pierde el hilo", reanudando la conversación con otro
tema. La conciencia permanece clara. Mientras que el pensamiento interrumpido suele ser
una consecuencia de la interrupción brusca de la conciencia (ausencias), los bloqueos son
una manifestación típica de las psicosis esquizofrénicas.

PENSAMIENTO INCOHERENTE-DISGREGADO

Para algunos autores los dos términos serían sinónimos. Para otros el pensamiento
incoherente expresaría una exuberancia asociativa extrema, aunque su grado de
comprensión sería mínimo. El sujeto no tendría tiempo de expresar muchas de sus
asociaciones, quedando silenciadas, las palabras y las frases quedan sin conexión, se afecta
el contacto con la realidad, y suele ser una manifestación de los trastornos de conciencia.
Este cuadro se da en las psicosis exógenas y en todas los tratornos de base somática que
afecten el nivel de conciencia.

Cuando el pensamiento carece de coherencia lógica y su contenido es incomprensible, se


conoce como pensamiento disgregado. Cuando aparecen fragmentos sin aparente relación
unos con otros, mezclados al azar, hablamos de pérdida de asociaciones.

En el grado máximo de disgregación, aparecen neologismos y paralogismos (ver trastornos


del lenguaje).

Bleuler consideraba que la característica sobresaliente del trastorno formal del pensamiento
en la esquizofrenia era la falta de asociaciones, que daría lugar a conceptos confusos y
versátiles. Esta falta de la totalidad de las ideas sería el resultado de la condensación (dos
ideas con algo en común se combinan en un concepto falso), del desplazamiento (se usa
una idea para formar una idea asociada), o del uso equivocado de símbolos (utilización de
los aspectos concretos del símbolo en vez del significado simbólico). La falta de
conexiones adecuadas entre pensamientos sucesivos (asindesis) motiva la agrupación de
ideas más o menos relacionadas en vez de secuencias bien estructuradas y que es incapaz
de eliminar el material innecesario y enfocar el problema que tiene que resolver. Todo ello
da lugar a un tipo de pensamiento concreto por la pérdida de la capacidad de abstracción
(este pensamiento también puede darse en las enfermedades orgánicas cerebrales, aunque
aquí se pierde el repertorio verbal).

TRASTORNOS DEL CONTENIDO DEL PENSAMIENTO

IDEAS SOBREVALORADAS

Son pensamientos que predominan sobre los demás por su especial tonalidad afectiva y que
mantienen su predominio permanentemente o durante un periodo largo de tiempo. Gira
toda su actividad en torno a sí, predominando los temas del honor, la afirmación social, la
venganza. Conducen a una convicción más timógena que racional.

IDEAS OBSESIVAS

Estas ideas aparecen reiteradamente, de caracter molesto y preocupante, que escapan al


control del Yo y determinan que el enfermo establezca una serie de estrategias para luchar
contra ellas, sin éxito, ya que una y otra vez le torturan con su presencia, apareciendo
contra el deseo del paciente.

Sus características son: ideas erróneas, absurdas para el propio sujeto, aunque se siente
obligado a pensarlas de forma repetitiva y que se acompañan de gran angustia. Se expresan
como dudas, vacilaciones, escrúpulos representaciones o temores irracionales

Aunque las ideas obsesivas son propias de los trastornos obsesivo-compulsivoss, también
pueden aparecer en las depresiones, en la esquizofrenia y en los cuadros orgánicos, sobre
todo en los cuadros postencefalíticos.

IDEAS DELIRANTES

Distinguimos entre ideas delirantes primarias y secundarias.

Ideas delirantes primarias. Para que una idea pueda ser considerada como delirante, debe
cumplir las siguientes premisas:

Ser falsa.

Ser irrebatible a toda argumentación lógica.


Establecerse por vía patológica (diferenciándose de las creencias mágico-religiosas en las
que prima los factores socio-culturales.

No derivarse directamente de otras manifestaciones psicopatológicas.

Lo fundamental de la experiencia delirante primaria es que aparece un significado nuevo


asociado a algún otro suceso psicológico. Kurt Schneider ha sugerido que estas
experiencias pueden reducirse a las siguientes: humor delirante, percepción delirante,
ocurrencia delirante, interpretación delirante y representación delirante.

Para algunos autores lo primario sería un trastorno de la actividad del Yo que se reflejaría
en la vida afectiva, dando lugar a estados especiales de ánimo denominados humor
delirante o trema, del que surgirían las ideas delirantes como tablas de salvación. Los
contenidos no se deberían al azar sino que son respuestas universales a sentimientos y
acontecimientos íntimos.

El humor delirante o trema hace referencia a un estado de ánimo especial caracterizado por
la actitud de perplejidad, expectación, ante la realidad exterior, que conlleva la vivencia de
que las cosas suelen perder su significado habitual, sin llegar el paciente a captar qué
pueden significar, pero con la certeza de que está en relación con él mismo. Este estado
especial se manifiesta por los "presentimientos" (algo importante y grave va a ocurrir),
"ideas de vaga significación" (las cosas significan "algo" en relación con el paciente),
"oscuras sospechas" y "vivencias de lo puesto" (los objetos son colocados y puestos para
indicar "algo" al paciente).

Percepción delirante. Es la atribución de un significado nuevo, generalmente


autorreferencial, a un objeto normalmente percibido. El paciente en el momento de percibir
el objeto lo vincula con un significado absolutamente descontextualizado del objeto (un
perro significa que el fin del mundo es inminente, o un cochecito de niño significa que lo
van a matar). No existe ningun proceso de elaboración del significado del objeto percibido,
lo que daría lugar a una interpretación, sino que la vinculación objeto-significado absurdo
se da en el instante mismo de la percepción. Este significado suele ser de tipo
autorreferencial. La percepción delirante es considerada desde Kurt Schneider un síntoma
de primer rango para el diagnóstico de esquizofrenia .

Ocurrencia delirante. Se trata de una certeza súbita de caracter delirante, sin que medie
percepción alguna. Aquí el fenómeno se produce a nivel del pensamiento sin intervención
de la percepción, surge primariamente del propio proceso mental del sujeto. Son mucho
más frecuentes que las percepciones delirantes, pero tienen menos valor para el diagnóstico
de esquizofrenia.

Interpretación delirante. Consiste en la valoración delirante de hechos, ideas, actuaciones u


otros fenómenos psíquicos correctos. El sujeto establece conexiones entre varios
acontecimientos presentes y pasados, por lo que supone un trabajo de elaboración más
compleja que en el caso de la ocurrencia o la percepción delirante.

Representación delirante. También denominada recuerdos delirantes. Es dar un significado


nuevo a un recuerdo, de forma que el enfermo interpreta el pasado con una configuración
delirante.

Ideas delirantes secundarias o deliroides. Contienen todas las características de las ideas
delirantes primarias, a excepción de que siempre se derivan de manifestaciones
psicopatológicas de otra índole, por ejemplo, a partir de un fenómeno alucinatorio o de un
estado de ánimo depresivo o eufórico. Por ello este tipo de fenómeno psicopatológico
puede estar presente no sólo en las psicosis esquizofrénicas, sino también en todo tipo de
psicosis y en los trastornos afectivos.

Contenido de los delirios. El contenido de los delirios es muy variable y está en relación
con la biografía del propio paciente o con el medio social y cultural en que vive. Los
agruparemos según su presentación en las siguientes patologías: Los delirios místicos son
frecuentes en las psicosis de base orgánica como la epiléptica; el delirio autorreferencial y
de perjuicio en la esquizofrenia; el delirio de celos en el alcohólico; el delirio de grandeza
en la manía; el delirio de enfermedad, de culpa, nihilista y de ruína en la depresión; el
delirio erotomaníaco en la esquizofrenia y la manía...

Evolución de los delirios. Distinguimos tres posibilidades de evolución:

El delirio persiste con igual intensidad a lo largo del tiempo; a medida que se va
cronificando, la fuerza operante sobre la conducta va disminuyendo.

El delirio se aisla o encapsula, permitiendo una actividad del pensamiento y de la conducta


poco o nada contaminadas por la influencia del mismo, aunque persiste.

El delirio se degrada hasta su disolución. Iría desde una disminución de la certeza del
delirio, la aparición de recuerdos delirantes (en el que aun no se acepta la falsedad del
delirio aunque se vive como externo al Yo) y el recuerdo del delirio (se recuerda la temática
del delirio y se aprecia su falsedad).

Senso-percepcion: Es un proceso realizado por los órganos sensoriales y el sistema


nervioso central en forma conjunta. Consiste en la captación de estímulos externos para ser
procesados e interpretados por el cerebro.

Se presenta en 3 fases: detección, transmisión y procesamiento.

 Detección - El estímulo es captado por alguno de los órganos sensoriales (vista,


tacto, olfato, gusto, oído).
 Transmisión - Los órganos sensoriales transforman la energía proveniente del
estímulo en señales electroquímicas que son transmitidas como impulso nervioso al
cerebro.

 Procesamiento - El estímulo llega al cerebro donde es interpretado.

TRASTORNOS DE LA SENSACION:

Agnosias

Alteración neuronal de las áreas cerebrales donde se hace el reconocimiento de las


sensaciones, con conservación de los órganos de los sentidos, de la vía aferente y de la zona
de proyección primaria. La persona se siente incapacitada de reconocer la sensación
presente. No se puede realizar la concordancia entre la sensación presente y el material
mnésico que permite su reconocimiento.

Hay distintas clases de agnosias:

1. Ópticas: el no reconocimiento de los objetos;


2. Acústicas: del significado de las palabras, melodías, etcétera;
3. Somatoagnosia: de su propio cuerpo;
4. Autoagnosia: de partes de su propio cuerpo;
5. Estereoagnosia: es la incapacidad de reconocer los objetos por el tacto.

II. TRASTORNOS DE LA PERCEPCION

A)Trastornos cualitativos de la percepción

1. La Ilusión: Es definida como la percepción deformada de un objeto real. Pero se entiende


que si es perceptivo se trata de un objeto real, no hay percepción sin objeto real. La ilusión es
un falla de identificación en la percepción. Determina una hipótesis de identidad errónea sobre
el objeto percibido.

Esta falla en la identificación es facilitada por la expectación (lo que esperamos ver o
escuchar), el contexto, el entorno del objeto a identificar, las señales semejantes
(respondiendo a las leyes gestálticas de proximidad, continuidad, similitud, simetría, clausura),
o la falta de nitidez o claridad en los objetos. Parte de lo que observamos está presente
sensorialmente, pero lo completamos erróneamente.

Tipos de ilusiones

a) Ilusiones por inatención: el sujeto no presta durante tiempo suficiente la necesaria


atención e interpreta erróneamente al mundo real. Se confunde con una voz la campanada de
un reloj.

b) Ilusiones catatímicass: origina la ilusión la fuerte tensión afectiva o un especial estado de


ánimo, particularmente miedo, éxtasis o rabia.

c) Ilusiones pareidólicas: partiendo de impresiones sensoriales imperfectas, nuestra fantasía


les presta elementos conducentes a imágenes ilusorias de perfecta nitidez. La contemplación
de nubes durante largo rato hace que veamos en ellas montañas nevadas. Estas ilusiones se
diferencian de las alucinaciones por la posibilidad de corregir la imagen sensorial aguzando
los sentidos.

2. Alucinación

La alucinación se define como la percepción sin objeto o percepción sin objeto que
estimule nuestros sentidos. En la alucinación lo extraño es que se percibe adecuadamente,
pero cuando se componen los perceptos se agrega algo que no está presente en la realidad.

Tipos de alucinaciones

a) Sensoriales: van a recibir su nombre de acuerdo con el sentido involucrado de manera


predominante. Así se las denomina alucinaciones auditivas, gustativas, visuales, olfatorias y
táctiles.

a.1. Alucinaciones auditivas

El paciente cree oír voces de personas casi siempre invisibles y en otros casos son
impersonales como si provenieran de una pared, de electrodomésticos, satélites,
extraterrestres, etcétera. En ocasiones pueden ser una o varias voces que dialogan entre sí o
que comentan los actos del alucinado.

a.2. Alucinaciones visuales

Se observan más frecuentemente en los intoxicados, epilépticos, afiebrados y psicóticos. Es


de buena práctica respetar el axioma "Toda alucinación visual es de causa orgánica hasta
que se demuestre lo contrario". Dentro de éstas encontramos las alucinaciones
extracampinas de Bleuler, cuando se localizan fuera del campo visual; las autoscópicas,
cuando el enfermo ve reflejada su propia imagen fuera de su cuerpo o visualiza alguno de
sus órganos; liliputienses, cuando visualiza pequeños personajes o animales; zoópticas,
cuando se visualizan animales.

a.3. Alucinación extracampina

Tipo de alucinación que se da en la esquizofrenia que es la alucinación, en la cual el


paciente percibe fuera de su campo perceptivo.
a.4. Alucinaciones gustativas y olfatorias

Se alucinan olores o sabores desagradables. Hay que descartar patología del uncus
cerebral.
Una paciente epiléptica aseguraba sentir "olor a muerto" por momentos. Un esquizofrénico
se negaba a comer cuando "olía a veneno" en su plato.

a.5. Alucinaciones táctiles

Son activas cuando el sujeto cree tocar una cosa que no existe, y pasivas cuando percibe la
sensación de que lo toca una persona u objeto. Son poco frecuentes, se observan en el
delirium tremens, en el delirio ectoparasitario y esquizofrenias.Decía Aristóteles que el
tacto era el sentido confirmador, y en verdad, cuando queremos cerciorarnos de algo, si es
posible, lo tocamos. Por lo que la creencia de tocar y ser tocado debe provocar, en el caso
de la alucinación, una convicción muy fuerte.

"Me tocaron el hombro y me llamaron por mi nombre; giré rápidamente pero ya se habían
ido". "Me molestan constantemente agarrándome de la cintura, me tocan la cola, me
empujan...". Esquizofrenia.

b) Alucinaciones cenestésicas

Tienen como base los órganos corporales.(7) Lo alucinado se agrega a la información del
estado de nuestros órganos y funciones (sensibilidad propioceptiva).

Por ejemplo, pueden referirse al tamaño de los órganos (el corazón ocupa todo el pecho, el
cerebro se ha atrofiado), otras a desplazamientos de su posición habitual (el corazón ha
descendido al vientre); o bien los órganos se han podrido, han desaparecido, se han
convertido en piedra, etcétera. En otros casos los pacientes afirman que tienen alojada en la
cavidad abdominal una serpiente o que se hallan embarazados. Son muy frecuentes las
alucinaciones genitales, con sensación de coito completo, de violación, de masturbación
forzada. Otra alucinación que se observa es aquella donde el paciente cree que tiene
parásitos que caminan debajo de su piel, como se da en los cocainómanos y los delirios
ectoparasitarios de Ekbon.

c) Alucinaciones cenestésicas vaginales: "Tenía penetraciones de coito, por algo. Caras,


cosas, que se me introducían. Me obligaban a sentir deseos por mi padre. Me dio asco y lo
rechacé. Esto me llevó a rechazar el sexo y también la comunicación con los otros.
Me estimulaban en exceso sin que yo lo quisiera; y cuando quería masturbarme no sentía
nada."

d) Alucinaciones Cinéticas

Tienen como base las articulaciones y los músculos. El paciente tiene vivencia de ser
movido, rotado, empujado. Sensación de que el suelo se levanta o se hunde, que el cuerpo
vuela o pesa como una pluma, o que levita. Se incluyen aquí las alucinaciones de la
imposibilidad de efectuar movimientos o las verbomotrices en la que el paciente alucina los
movimientos en la laringe, de las palabras, y cree decir algo y no dice nada.

e) Alucinaciones hipnagógicas e hipnopómpicas

Se producen en sujetos normales al iniciar el proceso del sueño por descenso de la energía
del sistema sueño-vigilia, con la consiguiente hipolucidez, donde la producción de
representaciones no es discriminada de los perceptos. Suelen ser figuras simples, a veces
figuras, impresiones visuales que se produjeron en el día, y con menos frecuencia,
audiciones. Si se producen al comenzar a dormitar se llaman "hipnagógicas", y si es al
iniciar el despertar "hipnopómpicas".

B) Trastornos cuantitativos de la percepción

1) Aceleración de la percepción

Existe un aumento del número de unidades de percepción por unidad de tiempo. Si bien se
captan mayor número de estímulos, hay menor fijación mnémica y mayor riesgo de error
perceptivo (habitualmente ilusión).

2) Retardo de la percepción

Existe una disminución del número de unidades de percepción por unidad de tiempo. Es
frecuente que se le agregue menor fijación mnémica, con mayor riesgo de error perceptivo
(habitualmente ilusiones), ya que no se logra una buena percepción de conjunto.
Recordamos algo en cuanto a su relación témporo espacial con otras cosas percibidas. La
pérdida de la visión en conjunto induce a error.

3) Hiperestesia

También llamada intensificación de la percepción, en ella los sonidos son vivamente oídos,
los colores luminosamente vistos. Una teja roja parece una llama, el acto de cerrar una
puerta retumba como cañonazo, el sonido del viento es tempestuoso.

4) Hipoestesia

Se le suele denominar debilitamiento de la percepción, en ella la intensidad de la


percepción está reducida. Los colores se ven más parejos, el mundo circundante parece más
oscuro y apagado, la música se escucha monótoma, las comidas sin sabor.