Está en la página 1de 6

IMPACTO DEL CRECIMIENTO DEL DÓLAR EN LATINOAMERICA

La moneda norteamericana abrió en 17.18 pesos en algunos bancos. En respuesta, a las


nueve de la mañana el Banco de México (Banxico) subastó con precio mínimo 123
millones de dólares de los 200 ofrecidos en un tipo de cambio ponderado de 16.8868
pesos. Desde el 30 de julio suman 729 millones de dólares con precio mínimo.

Distintos fenómenos internacionales, ya acumulados, ponen a temblar a los inversionistas


quienes ya perciben un frenazo en el ritmo de crecimiento mundial. Eso se suma a la
crisis política interna de México que también afecta a su divisa.

El panorama es adverso. Grecia, que tumbó bolsas y monedas por varios días
consecutivos durante este verano, ya no tiene primer ministro; el sector manufacturero de
China, la segunda potencia mundial que tuvo que devaluar su moneda tres veces para
equilibrar sus exportaciones, reportó hoy una contracción histórica y sus bolsas se
derrumbaron; la economía mexicana va en desaceleración, sólo creció 0.5 por ciento el
segundo semestre de este año, y se encuentra atenta al alza de tasa de interés
estadounidense.

Mientras continúa la incógnita acerca de cuándo subirá la Reserva Federal de Estados


Unidos las tasas de interés, una medida que daría carpetazo a la política monetaria que
ha mantenido desde la crisis financiera de 2008, los mercados siguen en

CINCO MANERAS EN QUE EL ALZA DEL DÓLAR NOS AFECTARÁ A TODOS

La razón de fondo es esencialmente una: la economía estadounidense se está


recuperando de la profunda crisis que estalló en 2008 y lo hace a una velocidad mayor
que sus competidores europeos y asiáticos.

El pasado 25 de septiembre, el diario estadounidense The New York Times reportaba que
el dólar había alcanzado su punto más alto en cuatro años frente a una canasta de
monedas competidoras.

Y con los analistas apostando a que la Reserva Federal, el banco central estadounidense,
se apresta a subir las tasas de interés para evitar el riesgo de inflación a medida que la
economía se acelera, el atractivo de invertir en Estados Unidos y en su moneda parece
destinado a aumentar en el corto plazo.

Y eso, ¿en qué nos concierne? BBC Mundo le presenta cinco maneras en las que este
fenómeno puede tener un impacto en su vida diaria.

1. Las naciones dolarizadas de América Latina lo sentirán directamente

En pocas regiones de América Latina se sentirá el impacto de esta tendencia de manera


tan directa como en los países que han adoptado el dólar como moneda interna.

Panamá, El Salvador y Ecuador usan esa divisa y su economía se deberá adaptar a un


nuevo entorno en el que el dólar se valoriza.
Sus exportaciones, que están denominadas en dólares, se harán más caras y menos
competitivas.
Mientras que las importaciones, pagadas con dólares más fuertes, se abaratarán en esos
países.

Por lo que en Panamá, El Salvador y Ecuador ganarán los consumidores, quienes


tendrán acceso a productos importados a menor precio, pero pueden perder las empresas
productoras, que tendrán más dificultad para exportar y enfrentarán más competencia
para vender sus bienes dentro del país.

De ahí que estos empresarios y sus empleados pueden estar viendo con preocupación
las noticias sobre un dólar revitalizado.

2. En el resto de la región el impacto será menos directo, pero relevante

Las señales de la renovada fortaleza del dólar se empiezan a sentir también en el resto de
América Latina.

En Colombia, por ejemplo, la divisa estadounidense ha superado este año la "barrera


sicológica" de los 2.000 pesos por dólar por primera vez desde 2010.

Camilo Silva, de la firma financiera colombiana Valora Inversiones, aseguró a BBC Mundo
que el comportamiento del dólar en su país ha seguido la tendencia general de la divisa
en la región, con una devaluación de la moneda local.

Estima que el dólar estará en el 2015 entre los 2.400 y los 2.800 pesos colombianos.

También han experimentado caídas, entre otros, el peso mexicano, el sol peruano y el
peso chileno.

En estos países, el efecto del fortalecimiento de la moneda estadounidense será el


contrario al que experimentan las naciones latinoamericanas que usan el dólar como
divisa.

En Colombia, México, Perú y Chile, un dólar más fuerte será bienvenido por muchos
industriales y productores de bienes para la exportación.

Pues al perder valor las monedas nacionales frente al dólar, sus productos serán más
baratos y por ende más atractivos para compradores internacionales.

Y a su vez, los productos importados que les hacen competencia se harán más caros.
Por lo que la tendencia del dólar parece ser una buena noticia para los industriales,
exportadores, y los que trabajan en esos sectores.

Pero mala para los consumidores quienes verán cómo los precios que pagan en el
supermercado por productos importados se irán en aumento.

3. Una buena noticia para la industria turística latinoamericana

La llegada de un dólar más fuerte es buena noticia para los centros turísticos que
tradicionalmente buscan clientes estadounidenses.

En México y naciones caribeñas como República Dominicana, en donde EE.UU. es la


principal fuente de turistas, los hoteles y demás paquetes vacacionales se harán más
baratos para los visitantes de ese país, por lo que se espera que aumente el flujo de
visitantes a la región.
De modo que si está empleado en la industria turística, las noticias sobre la fortaleza del
dólar parecen sugerir más trabajo y más ganancias.

4. Una gran noticia para los que reciben remesas

Otra manera mediante la cual la apreciación del dólar tendrá un impacto en la vida de
millones de latinoamericanos, es a través de las remesas que envían los inmigrantes en
Estados Unidos a sus países de origen.

Solo en México, las remesas sumaron entre enero y julio de 2014 la suma de US$13.621
millones, según informó el Banco de México.

Y por efecto de un aumento en el valor de la moneda estadounidense, se aumentará el


monto en moneda local que llega a sus familiares.

Teniendo en cuenta que las remesas están entre las principales fuentes de divisas para
muchos países de la región, y una de las más democráticas, pues llegan directamente a
miles de familias de bajos ingresos, está será una de las consecuencias más bienvenidas
del dólar fuerte en nuestra región.

5. ¿Más incentivos para ahorrar en dólares?

Cientos de miles de latinoamericanos tienen al menos parte de sus ahorros en dólares. Lo


hacen desde los potentados que regularmente viajan a encontrarse con sus banqueros
personales en Miami o Nueva York, hasta familias de clase media que acuden a
pequeños negociantes de divisas en las calles de Lima, Buenos Aires o Bogotá, a
comprar algunos dólares en efectivo "para guardar debajo del colchón".

Es difícil, si no imposible, responder de manera general a la pregunta de si ahora será


mejor idea ahorrar en dólares.

Pues depende de infinidad de factores, como de si existen otras alternativas de inversión,


de las normas tributarias del país específico, y de las preferencias frente al riesgo y otras
variables por parte del ahorrador, pues nadie garantiza que la actual tendencia alcista del
dólar se mantenga indefinidamente.

Pero parece razonable esperar que, para los que tienen los recursos para hacerlo, enviar
su dinero a una cuenta en Estados Unidos será una proposición más atractiva a medida
que aumenten las tasas de interés que pagan los bancos de ese país por los dólares.

Y muchos otros se verán atraídos por la apuesta de comprar algunos dólares en efectivo,
esperando obtener el beneficio de la valorización de la divisa frente a las monedas
locales.

Aunque, nuevamente, nadie ofrece garantías absolutas. Como advierte Camilo Silva de
Valora Inversiones, en su opinión el aumento más significativo en el valor del dólar frente
al peso colombiano este año ya ocurrió, por lo que si tuviera que aconsejar a una familia
colombiana típica sobre sus decisiones de inversión, más que comprar dólares, le
recomendaría no vender los que ya tiene por el resto del año.
DÓLAR EN COLOMBIA

El Gobierno reconoce que por el aumento del dólar, este año tendrá que pagar dos
billones de pesos en intereses por la deuda externa.

El aumento del dólar comenzó a impactar los precios de los productos importados y los
resultados del comercio.

"Se ve impactado lo que se trabaja con producto importado, con trigo, el maíz, y entre
ellos destaco el pan y las pastas", señaló el presidente de Fenalco, Guillermo Botero.

Para el Gobierno, el aumento del dólar favorece a la industria y el turismo en el país.

"Los colombianos vamos a preferir el producto nacional. Las vacaciones de Semana


Santa en los destinos nacionales y no tanto en extranjero", destacó el ministro de
Hacienda, Mauricio Cárdenas.

Juan Pablo Zarate, codirector del Banco de la República, califica el aumento del dólar
como positivo. "Eso es un mecanismo de ajuste de la economía, en ese sentido es
bienvenido por el Banco de la República", afirmó.

Por el aumento del dólar, el Gobierno tendrá que pagar dos billones de pesos adicionales
por los intereses se la deuda externa del país.

El dólar está volviendo por sus fueros. Luego de una década en la que perdió terreno, la
divisa estadounidense está recobrando su papel como la moneda central de la economía
global.
TRABAJO DE VISION INTERNACIONAL

MARISELL TETE ESCOBAR

KATYA SILVA CABANA

ANTONIO PIRELA

CORPORACION UNIFICADA NACIONAL DE EDUACION SUPERIOR

CUN

CONTADURIA PÚBLICA

SANTA MARTA

2016