Está en la página 1de 15

MÓDULO 0614 - METODOLOGÍA II.

EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 1

INDICE

LA AUTOOBSERVACIÓN.............................................................2
Introducción y definiciones ........................................................2
Funciones del autorregistro .......................................................3
Procedimientos de autorregistro................................................4
Narraciones............................................................................5
UNIDAD III. Registro de frecuencias .........................................................5
Registros de la duración ........................................................5
Muestreo en el tiempo............................................................5
FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y Procedimientos de autorregistro pasivos y/o mecánicos .......6
Autorregistro informatizado ....................................................6
PRÁCTICOS DE LA Gráficos..................................................................................7
Exactitud de los datos de autorregistro .....................................7
AUTOBSERVACIÓN Exactitud de la conducta externa autorregistrada..................7
Exactitud de la conducta interna autorregistrada...................8
Variables que afectan a la exactitud del autorregistro...............9
Conciencia de la evaluación de la exactitud ..........................9
Refuerzo dependiente de la exactitud....................................9
Lectura 1 Naturaleza de la conducta .....................................................9
Herbert, J. y Nelson-Gray, R. (1997). La Registro de respuestas concurrentes ....................................9
Autobservación. En G. Buela y J. Sierra Plan del autorregistro ...........................................................10
Valencia de la conducta .......................................................10
(dirs.). Manual de Evaluación
Entrenamiento en autorregistro............................................10
Psicológica. Madrid: Siglo XXI. (Cáp.
Características del instrumento de autorregistro .................10
16). Procedimientos para mejorar el empleo del autorregistro .......10
Estimación de frecuencias.......................................................11
Funciones terapéuticas del autorregistro.................................12
Variables que afectan a la reactividad del autorregistro..........13
Motivación para el cambio de conducta...............................13
Valencia de la conducta .......................................................13
Instrucciones del experimentador ........................................13
Objetivos, refuerzo y retroalimentación................................14
Número de conductas que se autorregistran conjuntamente
.............................................................................................14
Naturaleza de la conducta ...................................................14
UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN
MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 2

Momento del autorregistro................................................... 14 LA AUTOOBSERVACIÓN


Plan del autorregistro........................................................... 14
Naturaleza de los procedimientos de autorregistro ............. 15 Introducción y definiciones
Conclusiones........................................................................... 15
Desde el principio la evaluación conductual ha estado
asociada al modelo conductual tanto en la teoría corno en su
práctica. En su nivel más esencial, la evaluación conductual
intenta proporcionar datos útiles que faciliten la mejora del
funcionamiento del paciente por la reducción de las conductas
problemáticas, el aumento de las conductas de adaptación, o los
dos aspectos. La evaluación se concibe como un proceso en
curso que informa y depende del resultado del tratamiento.
Una de las bases de la evaluación conductual es el
procedimiento de la autoobservación o autorregistro, el cual se
refiere al sujeto que observa y recoge las veces que tienen lugar
sus conductas'. La conducta se refiere a cualquier cosa que hace
el paciente, lo que incluye acciones motoras externas y sucesos
cognitivos internos (por ejemplo, una preocupación excesiva) que
son objeto de tratamiento. El autorregistro se emplea con fines de
evaluación y terapéuticos. Cuando se recogen datos de
evaluación por medio de un autorregistro, su exactitud es una
cuestión importante. Una parte de este capítulo proporciona
ejemplos de la exactitud variable del autorregistro y describe
procedimientos que la aumentan. Cuando se emplea el
autorregistro con propósitos terapéuticos, su reactividad también
es importante; así, otra parte de este capítulo describe las
variables que afectan a la reactividad.
Gran parte de la investigación básica del procedimiento de
autorregistro se realizó en la década de los setenta. Aunque la
investigación en esta técnica ha disminuido desde entonces, se
ha producido una explosión en sus aplicaciones clínicas. El
autorregistro se ha aplicado a la evaluación de una amplia gama
de trastornos de la conducta, incluyendo la conducta antisocial
(Becker y Heimberg, 1988), trastornos de ansiedad (Nietzel,
Bernstein y Russell, 1988), trastornos alimenticios (Schlundt,
Johnson y Jarrell, 1985), el síndrome de Tourette (Betel-son y
Azrin, 1992) y el abuso de alcohol (Sarro, Tucker y Vuchinich,
1989; Sobell y cols., 1989). Más aún, el autorregistro se ha

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 3

convertido en un componente más en muchos de los programas conducta en efecto ha ocurrido y, en segundo lugar, debe
de terapia y evaluación conductual. responder con el autorregistro, esto es, emplear el procedimiento
Esta popularidad es congruente con varias líneas de la que recoge los casos de una conducta determinada. El
terapia de conducta contemporánea. Un sello característico de autoinformador debe realizar ambas cosas para producir auto-
ésta es su énfasis en el empirismo. Una fuente primaria de datos rregistros exactos. El hecho de realizar tan sólo la primera
de inferencia relativamente baja lo constituyen las observaciones conducta ya puede provocar cambios conductuales. A efectos de
de informadores independientes entrenados. Esto es investigación, teóricos y clínicos, es útil tener presente que el
especialmente cierto cuando la conducta es privada, como la autorregistro tiene dos fases distintas (Simkins, 1971).
conducta sexual. Las observaciones de informadores entrenados
son, por supuesto, imposibles con conductas cognitivas. Una Funciones del autorregistro
alternativa a los observadores es la recogida de datos por el
propio paciente. En teoría, los auto-informadores pueden ser El autorregistro es útil tanto para la evaluación como para
capaces de proporcionar datos más completos que los fines terapéuticos. Con respecto a la evaluación, el autorregistro
observadores porque son testigos de todo el conjunto de puede emplearse para obtener datos durante dos fases del
conductas, en contraste con la muestra que presencian los contacto terapéutico. Durante la primera fase, es importante
observadores (Kazdin, 1974a). determinar las conductas y sus variables dominantes. Se pide al
Tres tendencias relacionadas de la terapia conductual paciente que realice un diario de conductas, anotando los
marcan la importancia del autorregistro: el crecimiento de sucesos problemáticos y las circunstancias que los rodean. A
programas de autocontrol, el crecimiento de la terapia cognitiva y partir de esta información, se pueden establecer patrones
la expansión de la evaluación conductual tradicional para incluir consistentes que conduzcan a la selección de conductas y
focos simultáneos de varias conductas (Barrios, 1988). Con posibles técnicas de tratamiento. En la fase siguiente de contacto
relación a los comienzos de la terapia de conducta, estos tres terapéutico, el autorregistro se vuelve a emplear en la línea base
desarrollos representan una relativa disminución del control de e intervención para registrar la frecuencia de las conductas
agentes externos. El autorregistro es una característica clave de seleccionadas para evaluar el éxito o fracaso del tratamiento.
todos los programas de autocontrol. Como se ha observado Además de las funciones de evaluación, el autorregistro
antes, los procedimientos de la terapia cognitiva están tiene generalmente una función terapéutica. Cuando se emplea
condicionados por su propia naturaleza a basarse en las propias para la obtención de datos, el procedimiento de autorregistro no
observaciones. Se está dando una tendencia en terapia sólo proporciona la frecuencia de la conducta sino que puede dar
conductual hacia la selección de las conductas más significativas lugar a cambios en la misma. En otras palabras, el hecho mismo
clínicamente, más que basar la selección de conductas en lo que de autorregistrar una conducta hace a menudo que cambie la
es más cómodo para el terapeuta. Esto da lugar con frecuencia a frecuencia de esa conducta. Esta reactividad demuestra ser
la atención simultánea a objetivos de tratamiento múltiples. terapéutica porque los cambios de conducta que tienen lugar lo
Muchas conductas significativas son internas (por ejemplo, hacen en la dirección deseada. Por medio del autorregistro, las
cogniciones autodespreciativas en el caso de la depresión), y que conductas evaluadas positivamente aumentan y, por el contrario,
por tanto requieren algún tipo de autorregistro y autoinforme. las evaluadas negativamente disminuyen (Broden, Hall y Mitts,
El autorregistro es un proceso que incluye dos fases; en 1971; Kazdin, 1974a; Cavior y Marabotto, 1976; Nelson, Lipinski
primer lugar, el sujeto o paciente debe observar o discriminar y Black, 1976; Sieck y McFall, 1976). Dado lo deseable de estos
aspectos de su propia conducta, esto es, determinar que la cambios de las conductas, el autorregistro ha sido empleado

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 4

principalmente con fines terapéuticos, esto es, alterar la puede discriminar casos de la conducta pero fracasar al dar la
frecuencia de una conducta. Aunque la reactividad del respuesta del autorregistro, con el resultado de una mínima
autorregistro puede ser útil terapéuticamente, también es un exactitud. Alternativamente, el paciente puede "almacenar" los
condicionante cuando está en juego la exactitud de los datos. Se casos de la conducta y registrarlos sólo aperiódicamente.
hace muy difícil obtener unos datos de línea base estables Frederiksen, Epstein y Kosevsky (1975) descubrieron que los
cuando la frecuencia de la conducta es cambiante. Igualmente, autorregistros inmediatos de los cigarrillos fumados eran más
es difícil evaluar la eficacia de una técnica de tratamiento cuando exactos y ocasionaban mayor reducción en la conducta de fumar
tanto la técnica como los procedimientos de obtención de datos que los autorregistros nocturnos o semanales.
contribuyen al cambio de la conducta. Las dos funciones del Finalmente, ha de considerarse el coste y lo llamativo del
autorregistro, terapia y evaluación, son examinadas con más procedimiento como factores de selección del tipo de
detalle en el resto de este capítulo. autorregistro. La mayoría de los instrumentos implica pocos
costos económicos, de hecho, los medios más corrientes
Procedimientos de autorregistro consisten simplemente en la anotación de los casos de una
conducta en un impreso. No obstante, en otras ocasiones se
No hay suficientes investigaciones que proporcionen emplean instrumentos mecánicos como contadores de pulsera o
directrices firmes acerca de los procedimientos e instrumentos relojes de pulsera electrónicos que pueden resultar más
más útiles de autorregistro. La discusión que sigue se basa por costosos. Hay diferentes opiniones con respecto a las ventajas
tanto en prácticas frecuentes y en meditadas especulaciones. En de los instrumentos de autorregistro llamativos. Thoresen y
primer lugar, discutiremos algunas directrices generales para la Mahoney (1974) recomiendan generalmente instrumentos
selección del procedimiento de autorregistro y, a continuación, pequeños y discretos. Sin embargo, un instrumento llamativo
describiremos varios métodos. puede convertirse en un estímulo discriminativo para realizar un
Una de las consideraciones más importantes en la autorregistro exacto y provocar cambios de conducta. Así por
selección de un procedimiento de autorregistro es que se ajuste a ejemplo, Maletzky (1974) observó que la frecuencia de las
la conducta que se registra. Por ejemplo, si se pide a un paciente conductas no deseadas autorregistradas comenzaba a disminuir
que autorregistre una conducta de gran frecuencia o casi cuando se quitaban los contadores de muñeca. Un fenómeno
continua por medio de registros de frecuencia es probable que similar fue observado por Broden y cols. (1971); la presencia de
deje de hacerlo por lo tedioso que resulta la tarea. En este caso, los trozos de papel empleados para registrar la conducta de
un procedimiento de muestreo temporal probablemente sería estudiar parecía provocar un aumento de esta conducta, incluso
más recomendable. Del mismo modo, un paciente obeso al que cuando el sujeto no producía la respuesta del autorregistro.
se pide que autorregistre sólo el peso diario puede desalentarse Como se ha dicho anteriomente, un requisito para los
por las típicas fluctuaciones y el lento avance; así, la ingestión de procedimientos de autorregistro es que se ajusten a la conducta
calorías puede ser una conducta más apropiada para pacientes que se registra. A continuación revisamos los distintos métodos
obesos (Romanczyk, 1974). de autorregistro, incluyendo narraciones, cuentas de frecuencia,
Otros factores a considerar en la elección del registros de duración, procedimientos de muestreo en el tiempo y
procedimiento de autorregistro son la comodidad y accesibilidad. registros mecánicos.
Como se ha observado, el autorregistro tiene dos fases
(discriminar y registrar las veces que ocurre una conducta). Si el
procedimiento de autorregistro es demasiado difícil, el paciente

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 5

Narraciones en un papel dentro del celofán de un paquete de cigarrillos en el


que se registra la frecuencia de los cigarrillos fumados al día.
Un objetivo de las primeras fases de la evaluación Watson y Tharp (1972) presentaron varios procedimientos
conductual de un paciente no es sólo seleccionar las conductas simples de autórregistro; por ejemplo, pasar un palillo de dientes
sino determinar las variables asociadas con su presencia, o una moneda de un compartimento de su monedero a otro cada
proceso que se conoce como análisis funcional. Por ello, una de vez que una conducta ocurre. Las frecuencias de la conducta
las formas más frecuentes de autorregistro, especialmente también se han registrado con una serie de instrumentos
durante las primeras fases de la evaluación, es un diario de (Lindsley, 1968; Mattos, 1968; Mahoney, 1974a; Sheehan y
conducta en el que se registran los casos de conductas potencia- Casey, 1974).
les de análisis junto con las circunstancias que rodean a estos
sucesos (antecedentes y consecuentes). Los diarios Registros de la duración
conductuales pueden hacerse sin estructura o proporcionarse
directrices estructuradas. Quizá el ejemplo más conocido de Mientras que los registros de frecuencias se emplean con
diario conductual estructurado sea el autorregistro de conductas discretas, el tiempo de duración de cada ocurrencia de
pensamientos automáticos empleado en la terapia cognitiva de la alguna conducta puede variar considerablemente. Ejemplos de
depresión (Beck y cols., 1979; Burns, 1980). Aunque hay tales conductas pueden ser la duración del tiempo en que se ve
variaciones de este formato, la práctica común es que los la televisión o que se estudia. Un registro de duración es más
pacientes atiendan primero a las fluctuaciones de su estado de sensible a estos intervalos variables de tiempo que los registros
ánimo. Tras experimentar un sentido creciente de disforia en de frecuencia. La duración puede autorregistrarse por medio de
relación con la línea base, el paciente atiende y registra sucesos un cronómetro. Muchos relojes de pulsera comerciales incluyen
ambientales externos que preceden al cambio y pensamientos cronómetro y su precio se ha reducido considerablemente en los
acerca de estos sucesos. Otro ejemplo del uso de un diario de últimos años.
autorregistro lo proporcionan Barlow y cols. (1984); en este caso,
pacientes con trastorno de pánico o trastorno de ansiedad Muestreo en el tiempo
generalizado estiman su grado de ansiedad y número de ataques
de pánico en varios momentos a lo largo del día. Por su parte, Como alternativa al registro de la duración, el muestreo en
más recientemente, Beidel, Neal y Laderer (1991) han empleado el tiempo puede usarse para registrar conductas no discretas en
un diario para evaluar el ámbito y frecuencia de sucesos de aquellos casos en los que registrar cada vez que ocurre la
ansiedad en niños pequeños. conducta sería tedioso. En el muestreo de intervalos de tiempo,
un. unidad mayor (por ejemplo, un día) se subdivide en unidades
Registro de frecuencias más pequeñas (por ejemplo, intervalos de media hora). El
autoinformador simplemente anota si la conducta tuvo lugar o no
El registro de frecuencias es un procedimiento adecuado en este intervalo. Aunque el muestreo es adecuado, su
cuando la conducta es discreta, esto es, cuando las duraciones inconveniente es que cada intervalo marcado como positivo
de cada caso de la conducta no varían mucho. Para que un puede no contener frecuencias o intensidades de la conducta
registro de frecuencias pueda compararse con otro debe comparables. Una forma más refinada de muestreo temporal es
emplearse la misma unidad de tiempo. Una forma común de el descrito por Stumphauzer (1974); se usa una escala de
autorregistrar es hacer marcas en un trozo de papel; por ejemplo, estimación de 4 puntos, donde cada intervalo se marca como 0,

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 6

1, 2 ó 3, dependiendo d, si la conducta no ha ocurrido, ha corporal reflejan indirectamente los cambios en las conductas
ocurrido ocasionalmente, a menudo, o muy a menudo en ese alimenticias. De forma similar, la longitud de las uñas puede
intervalo. emplearse como un índice de medida en la onicofagia (Mc-
Otra forma de muestreo temporal es un muestreo Namara, 1972), la longitud del pelo como una medida en la
momentáneo (Kubany Sloggett, 1973). Un instrumento de tricotilomanía (McLaughlin y Nay, 1975) y las calificaciones
cronometraje se ajusta para varios intervalos d, tiempo. Cuando escolares como resultado de la conducta de estudio (Johnson y
suena, el autoinformador anota simplemente si la conducta est. White, 1971). Las medidas del resultado fisiológico también
ocurriendo en ese momento. En el muestreo momentáneo se pueden usarse; por ejemplo, el nivel de alcohol en la sangre
registra el porcentaje el número de comprobaciones en las que puede constituir una medida del consumo de alcohol (Miller y
ocurrió la conducta dividido por el número total de cols., 1974), el análisis de orina sirve para detectar el consumo
comprobaciones realizadas. Los instrumentos de cronometraje de drogas (Goldstein y Brown, 1970) y el monóxido de carbono
incluyen despertadores, relojes de pulsera con alarma y relojes en el aliento permite evaluar la conducta de fumar (Lando, 1975).
de cocina. Si es posible, el instrumento de cronometraje debería McFall (1976) sugirió como forma de autorregistro pasivo los
ajustarse a un intervalo variable. El muestreo momentáneo fue informes de archivo; por ejemplo, las facturas del teléfono, los
usado en un estudio de Williams y Rappoport (1983) para estados de cuentas o cheques bancarios, etcétera.
registrar los pensamientos de pacientes con agorafobia Todas estas modalidades de autorregistro, procedimientos
sometidos a terapia de exposición y terapia cognitiva. mecánicos, productos de conducta e informes de archivo son
pasivos en tanto que el paciente no necesita registrar una
Procedimientos de autorregistro pasivos y/o mecánicos respuesta tras cada ocurrencia de la conducta concreta. No se
sabe si tales procedimientos pasivos producen reactividad. Sin
Varios procedimientos mecánicos de autorregistro no embargo, puede conjeturar-se que habría una menor reactividad
tienen otra respuesta del informador más que el compromiso de que con el autorregistro activo. Otra característica común de los
usar el instrumento de autorregistro. Por ejemplo, Azrin y Powell procedimientos pasivos es que permiten retrasar la
(1968) desarrollaron una pitillera que registraba automáticamente retroalimentación. Un lapso de tiempo considerable puede
el número de veces que era abierta. Si un sujeto cogía sólo un transcurrir entre la conducta y su registro. Este retraso puede
cigarrillo cada vez, y sólo fumaba cigarrillos de esta pitillera, se también atenuar la reactividad que generalmente produce el
obtenía un registro automático de los cigarrillos fumados. autorregistro.
Igualmente, Azrin y cols. (1968) desarrollaron un aparato que
contabilizaba el número de veces que una persona adoptaba una Autorregistro informatizado
postura inadecuada. Schwitzgebel y Kolb (1974) describen una
variedad de otros instrumentos automáticos que, dada la Una tendencia reciente de la evaluación conductual es el
cooperación del sujeto, registran aspectos específicos de su uso de pequeños ordenado-res personales para el autorregistro.
conducta. Tombari, Fitzpatrick y Childress (1985) emplearon con éxito un
Otra forma de autorregistro pasivo es el registro de sistema de autorregistro informatizado de la conducta de
productos de conducta u otros derivados conductuales (McFall, levantarse del asiento de un niño de sexto curso. Agras y cols.
1976). Por ejemplo, un sujeto puede contabilizar el número de (1990) hicieron que pacientes obesos autorregistraran su ingesta
cigarrillos que ha fumado contando el número de colillas del de comida y conducta de ejercicio en un pequeño ordenador
cenicero. En estudios de control de peso, los cambios del peso manual. Además de registrar cada conducta, los ordenadores se

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 7

están empleando también para resumir y analizar datos las de la máquina. El tercer procedimiento consiste en comparar
producidos por los procedimientos tradicionales de autorregistro los datos de los autorregistros con un producto de conducta. Por
(Schlundt, 1988). Farrell (1991) observa que los ordenadores ejemplo, cambios de peso reflejan de forma indirecta cambios de
tienen una serie de ventajas sobre los procedimientos hábitos alimenticios; cuando los hábitos alimenticios son
tradicionales de autorregistro de lápiz y papel. El tiempo de autorregistrados, el peso corporal puede emplearse como
registro de los datos se graba automáticamente asegurando que comprobación de la exactitud.
los pacientes no completan el trabajo de autorregistro justo antes Como se observó anteriormente, los procedimientos más
de la sesión de terapia. Los ordenadores también pueden frecuentes para evaluar la exactitud de datos de un autorregistro
programarse para que indiquen a qué intervalos deben realizar son comparar sus datos con registros hechos por uno o más
los pacientes el autorregistro. Finalmente, los ordenadores observadores externos. Sin embargo, es importante tener en
pueden mejorar la exactitud. cuenta que dos observadores pueden estar de acuerdo y sus
registros pueden no reflejar verdaderamente la frecuencia actual
Gráficos de la conducta (Lipinski y Nelson, 1974). Además, cl acuerdo
entre autorregistro y datos proporcionados por observadores
Con independencia del procedimiento de autorregistro puede depender de quién es el observador. Por ejemplo, Fixsen,
empleado, una forma adecuada de resumir los datos del Phillips y Woif (1972) descubrieron que los autorregistros hechos
autorregistro es un gráfico de la conducta. Generalmente, las por niños de conductas de limpieza de sus habitaciones coincidía
unidades de tiempo aparecen en la abscisa, mientras que la en un 76% con los informes de sus compañeros. Sin embargo,
ordenada refleja unidades de medida de la conducta (por sus autorregistros y los registros de las habitaciones de sus
ejemplo, frecuencia, porcentaje o tiempo). compañeros coincidían con los registros de observadores adultos
sólo en un 50%. Aunque los índices verdaderos de exactitud
Exactitud de los datos de autorregistro requieren que los datos autorregistrados sean comparados con
registros mecánicos o de criterio, tales registros son a menudo
Exactitud de la conducta externa autorregistrada poco prácticos o imposibles de obtener. En la literatura sobre la
técnica de autorregistro, la exactitud se infiere generalmente del
La exactitud de los datos del autorregistro se determina acuerdo entre informadores. Además, se presupone
con uno de los tres procedimientos siguientes. El primero, y más normalmente que los datos de los observadores son más exactos
frecuente, es comparar los registros simultáneos hechos por que los de los autoinformadores, una concepción que requiere
autoinformadores y otros observadores. Por ejemplo, Herbert y más investigaciones.
Baer (1972) compararon los datos de un observador con los de Una serie de estudios ha examinado el grado de acuerdo
dos madres para determinar la exactitud de sus autorregistros de entre datos de autorregistro y de registros de observadores.
atención a conductas infantiles apropiadas. El segundo Algunos estudios han encontrado un gran acuerdo (Azrin y
procedimiento es comparar los registros simultáneos hechos por Powell, 1969; Mahoney y cols., 1973; McKenzie y Rushall, 1974;
autoinformadores y por procedimientos mecánicos. Por ejemplo, Shaw, Peterson y Conc, 1974; Samo y cols., 1989), mientras que
una máquina empleada por Mahoney y cols. (1973) anotaba otros han hallado un escaso acuerdo (McFall, 1970; Herbert y
automáticamente las respuestas de los alumnos mientras que Baer, 1972; Hendricks, Thoresen y Hubbard, 1973; Cavior y
éstos registraban sus propias respuestas correctas; la exactitud Marabotto, 1976). Aunque Kazdin (1974b) concluye que los
del autorregistro se determinaba comparando sus respuestas con pacientes tienden a minimizar los casos de conductas no

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 8

deseables y sobrevalorar las deseables con respecto a los correlacionan las frecuencias de sucesos internos y externos
observadores, este patrón no es el resultado de otros estudios potencialmente relacionados han tenido diferentes resultados.
(Nelson y cols., 1977; Nelson, Lipinski y Boykin, 1978). En el Williams (1976) encontró una óptima correspondencia entre
apartado siguiente examinamos algunas de las variables que autorregistros de pensamientos paranoides episodios de
afectan a la exactitud de los datos del autorregistro. esofagitis, y Bariow, Leitenberg y Agras (1969) entre los
autorregistros de impulsos sexuales específicos y una medida de
Exactitud de la conducta interna autorregistrada tipos de cartas. Una reacción in versa esperada entre
autorregistros de depresión y autorrefuerzo fue demostrada por
Como se ha hecho notar, los datos directos de la Jackson (1972). No obstante, Hannum, Thoresen y Hubbard
frecuencia de los sucesos internos dependen por definición de (1974) sólo encontraron una reacción mínima entre autocríticas
algún tipo de autorregistro. Como consecuencia de la creciente positivas y negativas de profesores y su conducta en clase
expansión de la terapia cognitiva, los procedimientos de registrada por observadores. Por su parte, Horan y Johnson
autorregistro se emplean con frecuencia para registrar (1971) encontraron una correlación de 0,27 entre pérdida de
cogniciones. Se instruye a los pacientes para que registren una peso y frecuencia de cogniciones relacionadas con el peso.
clase de cogniciones (por ejemplo, pensamientos de autocrítica Nelson, Hay y Hay (1977) encontraron sólo una relación
en casos de depresión, preocupaciones obsesivas en los moderada entre pensamientos de estudio autorregistrados y
trastornos de ansiedad...) más que la frecuencia de una sola tiempo de estudio autorregistrado.
cognición. Al igual que sucedía con las conductas externas, el La baja correlación entre la frecuencia de cogniciones
autorregistro de cogniciones se emplea tanto en la fase de autorregistrados y la frecuencia de sucesos externos
evaluación inicial como durante el tratamiento. supuestamente relacionados tiene dos explicaciones posibles.
Existen dos problemas relacionados con el uso del Una es que la relación entre las dos es realmente débil; esta
autorregistro para obtener datos de la frecuencia de sucesos opinión es consistente con la formulación de Lang (1968) de la
cognitivas. El primero es la reactividad; no se ha establecido relativa independencia entre conductas interna, autónoma y
empíricamente que las conductas cognitivas sean reactivas al externa. Una segunda explicación de las bajas correlaciones es
autorregistro del mismo modo que lo son las conductas externas. que las conductas están de hecho muy correlacionadas pero que
Sin embargo, la experiencia clínica sugiere que ésta es una las frecuencias registradas por los autoinformadores de sus
realidad. Esta reactividad hace difícil establecer una línea base conductas internas son inexactas, dando lugar así a la baja
estable de la clase de conducta. Además, la eficacia de la técnica correlación. En conclusión, una alta correlación entre la
de tratamiento sola no puede establecerse puesto que los frecuencia autorregistrada de un suceso interno y la frecuencia
cambios de la frecuencia de las cognición registradas sólo observada de un suceso externo puede dar algún crédito a los
pueden atribuirse a la interacción de la técnica de tratamiento y datos autorregistrados. Sin embargo, una baja correlación no
autorregistro. Estas cuestiones serán discutidas con detalle más puede tomarse como evidencia de un autorregistro inexacto
adelante. El segundo problema es establecer la exactitud del puesto que se puede asumir que los dos grupos de conductas
autorregistro de las cogniciones. Los suceso internos son por estén estrechamente relacionados.
definición observables sólo por el propio sujeto. Los intentos de
corroborar indirectamente el autorregistro de cogniciones se han
centrado en las correlaciones entre la cognición y sucesos
observables potencialmente relacionado. Varios estudios que

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 9

Variables que afectan a la exactitud del autorregistro autoinforme y consiguientemente se reducía empleando un
programa de proporción variable, la exactitud del autorregistro se
Conciencia de la evaluación de la exactitud mantenía (Layne y cols., 1976).

Una variable que influye en la exactitud del autorregistro Naturaleza de la conducta


es la conciencia de la evaluación de la exactitud. El autorregistro
es más exacto cuando los autoinformadores son conscientes de Mientras que se ha demostrado que la conciencia de la
que su exactitud está siendo registrada más que cuando lo es de evaluación de la exactitud y el refuerzo a los datos
forma encubierta. Este hallazgo ha sido refutado en varios autorregistrados incrementan la exactitud del autorregistro, las
estudios (Lipinski y Ncl. son, 1974; Santogrossi, 1974; Lipinski, restantes variables discutidas tienen mucho menor apoyo
Black, Nelson y Ciminero, 1975; Nelson. Pinski y Black, 1975). empírico. Una de estas variables es la naturaleza de la conducta
autorregistrada. Bailey y Peterson (1977) propusieron que las
Refuerzo dependiente de la exactitud respuestas verbales pueden ser más difíciles de autorregistrar
con exactitud que las respuestas motoras. El apoyo preliminar a
Otra variable que se ha demostrado que influye en la esta hipótesis fue dado por los estudios de Peterson y cols.
exactitud de los datos de autorregistro es el refuerzo dependiente (1975), Cavior y Marabotto (1976), y Hayes y Cavior (1977). Por
de la exactitud. Fixsen y cols. (1972) hallaron que un coeficiente el contrario, Willis y Nelson (1982) no encontraron diferencias de
de 0,76 de acuerdo entre autoinformes e informes de exactitud en el autorregistro entre conductas verbales y motoras
compañeros acerca de la conducta de la limpieza podía en un estudio análogo. Sin duda, se necesitan más
mejorarse hasta un 0,86 por medio de re-fuerzo dependiente. investigaciones para determinar la dificultad relativa de
Otros estudios han encontrado efectos similares del refuerzo de autorregistrar otros tipos de conductas.
la exactitud del autorregistro (Flowers, 1972; Lipinski y cols.,
1975; Peterson, House y Alford, 1975; Nelson y cols., 1976). Registro de respuestas concurrentes
Además, del mismo modo en que se ha de-mostrado que el
refuerzo positivo aumenta la exactitud de los datos del Cavior y Marabotto (1976) demostraron que la exactitud
autorregistro, se ha demostrado que el castigo reduce la del autorregistro era de 0,37 cuando los sujetos autorregistraban
discrepancia de los autorregistros (Seymour y Stokes, 1976). sus conductas verbales mientras entablaban una interacción
Dado que las consecuencias dependientes alteran la entre dos participantes, elevándose a 0,89 cuando se les daba la
exactitud del autorregistro, otra cuestión es si estas oportunidad de autorregistrar sus conductas verbales en cintas
consecuencias pueden eliminarse gradualmente manteniendo de vídeo. Es posible que los sujetos no pudieran realizar el
una gran exactitud. Drabman, Spitalnik y O'Leary (1973) y autorregistro en la interacción de dos participantes por la
Turkewitz, O'Leary y Ironsmith (1975) presentan intentos interferencia de conductas concurrentes. Los efectos
fracasados de mantener una gran exactitud de las perjudiciales de la respuesta concurrente en la exactitud del
autoestimaciones de conductas de clase eliminando autorregistro fueron confirmados por los experimentos de
gradualmente las comprobaciones de exactitud y refuerzo. En Epstein, Webster y Miller (1975) y Epstein, Miller y Webster
estos dos estudios, se fue reduciendo el número de niños cuyas (1976). Los sujetos cometían menos errores en su autorregistro
autoestimaciones se examinaban. No obstante, cuando el de la respiración cuando estaban atareados sólo con el
número de días en que se comprobaba la exactitud del

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 10

autorregistro que cuando realizaban una tarea concurrente cols. (1978) emplearon tanto práctica de vídeo como práctica en
consistente en presionar una palanca. situación de clase; cuatro sujetos entrenados autorregistraron
con mayor exactitud sus intervenciones de clase apropiadas
Plan del autorregistro (0,91) que cinco sujetos menos entrena dos (0,78). Hamilton y
Bornstein (1977) también encontraron que la práctica en el
Frederiksen y cols. (1975) demostraron que cuando los autorregistro de faltas de fluidez en el habla de cinta de audio y
sujetos autorregistraban cada cigarrillo fumado, su exactitud de situaciones en vivo producía mayor exactitud del autorregistro
autorregistro era mayor (93,59%) que cuando autorregistraban el que una condición de control. Sin embargo, se requiere más
número de cigarrillos fumados al final del día (85,77%) o al final investigación para delimitar los componentes de procedimientos
de la semana (87,32%). eficaces de entrenamiento.

Valencia de la conducta Características del instrumento de autorregistro

Kanfer (1976) sugirió a los sujetos realizar autorregistros Como se ha descrito anteriormente, hay una gran
menos exactos de conductas con valencia negativa que de variedad de instrumentos de autorregistro. Sin embargo, las
conductas con valencia positiva. Puesto que la atención a características de estos instrumentos que pueden afectar a la
conductas negativas puede producir una autoevaluación exactitud del autorregistro casi no han recibido atención empírica.
negativa, los pacientes pueden evitar atender a conductas no Aunque se ha sugerido que lo llamativo del instrumento de
deseadas, produciendo entonces datos inexactos. La sugerencia autorregistro afecta a la exactitud, Nelson y cols. (1978) no
de Kanfer ha recibido algún apoyo científico. Por ejemplo, Nelson encontraron diferencias en la exactitud entre un llamativo
y cols. (1976) encontraron un mayor índice de acuerdo entre contador manual y otro más discreto llevado en el cinturón. Es
auto-informadores adultos retardados y observadores en la necesaria mayor investigación para proporcionar directrices
conducta positiva de la conversación social que en la conducta establecidas experimentalmente para que la selección de los
negativa de tocarse la cara. Resultados similares obtuvieron instrumentos de autorregistro aumente la exactitud de los datos
Nelson y cols. (1977) y Nelson y cols. (1980). En cambio, Willis y resultantes.
Nel son (1982) encontraron que las conductas con valencia En resumen, la exactitud de los datos del autorregistro es
negativa se autorregistraban con mayor exactitud que las de desigual. Se han definido algunas variables que afectan a la
valencia positiva en el caso de estudiantes universitarias. exactitud de los datos del autorregistro. Existe un amplio apoyo
empírico para los efectos de algunas de estas variables (por
Entrenamiento en autorregistro ejemplo, la conciencia de la evaluación de la exactitud y el
refuerzo de la exactitud). Sin embargo, hace falta más
En un intento por aumentar la escasa exactitud con la que investigación para estudiar otras variables que puedan mejorar la
sus sujetos registraban la frase you know, Peterson y cols. (1975) exactitud de esta técnica de evaluación psicológica.
les pidieron que practicaran el autorregistro en vídeo. Mientras
que este procedimiento era eficaz para elevar la exactitud a un Procedimientos para mejorar el empleo del autorregistro
62% en el autorregistro, el entrenamiento no se extendió a la
conversación en vivo, donde la exactitud descendió al 20%. Para Una cuestión más importante aún que inducir a los
el entrenamiento de sujetos adolescentes retardados, Nelson y pacientes para que produzcan datos de autorregistro exactos es

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 11

persuadirlos para el autorregistro mismo. Algunas sugerencias Mahoney (1977) también propuso que se autorregistraran
prácticas para asegurar la recogida consistente de datos han sido conductas positivas en vez de negativas cuando fuera posible y
aportadas por Mahoney (1977). Una de sus sugerencias es que el terapeuta motivara y reforzara al paciente para la
proporcionar al sujeto un instrumento simple y fiable que sea producción de datos de autorregistro. La motivación del terapeuta
compatible con la conducta. igualmente, el procedimiento de puede llevar consigo la afirmación de la importancia del
medida, esto es, registro de frecuencias o de duración, debe ser autorregistro o el ejemplo del propio uso de la estrategia por
adecuado para la conducta. Un paciente puede dejar el parte del terapeuta.
autorregistro si el procedimiento de medida no es apropiado para
la conducta o si no se adecua al procedimiento de medida y la Estimación de frecuencias
conducta. Los terapeutas han de ser creativos e ingeniosos para
hacer frente a las necesidades de los pacientes. Por ejemplo, un Un presupuesto tácito de los procedimientos de
magnetófono puede emplearse para mejorar el autorregistro de autorregistro es que producen datos más exactos que los que
pacientes a los que disgusta escribir. resultarían de las meras preguntas al paciente sobre la
Otra cuestión es determinar qué pacientes son adecuados estimación de la frecuencia de una conducta en un período de
para los procedimientos de autorregistro. En nuestra experiencia, tiempo específico. Sin embargo, existen dudas sobre este
la mayoría de los pacientes es capaz de proporcionar datos útiles presupuesto por el fenómeno conocido como "procesamiento
por medio de algún tipo de autorregistro, en tanto que se adapte automático", descrito en la literatura de psicología cognitiva
la estrategia cíe evaluación al paciente. A algunos pacientes hay (Hasher y Zacks, 1984). El procesamiento automático se refiere a
que analizarlos cuidadosamente antes de iniciar el autorregistro. que la frecuencia de ciertos datos es registrada automáticamente
Por ejemplo, puede ser poco acertado prescribir el autoinforme sin la conciencia del individuo. La investigación básica
en pacientes cuya cuantificación es sospechosa. Igualmente, empleando paradigmas experimentales análogos ha demostrado
algunos pacientes con trastornos obsesivo-compulsivos pueden que los sujetos son sorprendentemente exactos cuando se les
emplear demasiado tiempo en el autorregistro, hasta el punto de pide que estimen la frecuencia de distintos sujetos que no han
que la tarea se convierta en un problema. Tras determinar que un contado (Hasher y Zacks, 1979, 1984). Aplicando este trabajo a
paciente es apto para el autorregistro, debe entrenársele para la evaluación conductual, Nelson-taray y cols. (1990) hicieron que
discriminar las ocurrencias de la conducta y usar el instrumento un grupo de sujetos autorregistraran la frecuencia de una
de autorregistro. Mahoney (1977) proporciona unos pasos para conducta verbal durante una conversación con un pariente,
este entrenamiento: mientras que otro grupo simplemente estimó la frecuencia de la
conducta tras la conversación. Aunque el grupo del autorregistro
1. Dar definiciones explícitas y ejemplos de las conductas a produjo datos más fiables que el de la estimación, las
registrar. estimaciones de estos últimos no se desviaban mucho de la
2. Proporcionar instrucciones de autorregistro explícitas. frecuencia real de la conducta. No obstante, en otro estudio,
3. Mostrar el uso adecuado del instrumento de autorregistro. Farmer y Nelson-Gray (1990) hallaron que las estimaciones de
4. Pedir al paciente que repita las definiciones e instrucciones los sujetos se desviaban sustancialmente de la frecuencia real y
del autorregistro. que las conductas de baja frecuencia se estimaban con menor
5. Hacer que el paciente autorregistre varios casos de la exactitud que las de frecuencia moderada o alta. En conjunto,
conducta tal como lo describió el terapeuta. estos estudios sugieren que la estimación de frecuencia puede
proporcionar datos suficientemente exactos para fines clínicos,

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 12

pero sólo bajo ciertas condiciones. La estimación de la frecuencia autorregistro aumentaba la atención materna dependiente y
es obviamente un trabajo menos intenso que el autorregistro y conductas infantiles apropiadas. Por su parte, McKenzie y
elimina las dificultades asociadas con la obediencia del paciente Rushall (1974) informan de dos experimentos, uno empleando un
al autorregistro. Sin embargo, se requiere mucha más diseño de línea base múltiple y otro un diseño inverso; ambos
investigación para delimitar las condiciones bajo las que la estudios demostraron que los nadadores podían emplear
estimación de la frecuencia puede ser una alternativa viable al autorregistros para mejorar varios aspectos de la natación.
autorregistro. Usando diseños de línea de base múltiple en varias conductas de
dos personas con tics motores, Thomas, Abrams y Johnson
Funciones terapéuticas del autorregistro (1971) y Hutzell, Platzek y Logue (1974) demostraron que la fre-
cuencia cíe éstos se reducía eficazmente por medio de su
Tal como hemos visto, la acción misma del autorregistro autorregistro. Finalmente, un diseño de línea base múltiple en
tiende a producir cambios en la conducta misma, proceso distintas situaciones fue empleado por Seymour y Stokes (1976)
conocido como reactividad. Aunque este fenómeno presenta para demostrar que el autorregistro aumentaba la frecuencia de
evidentes problemas cuando la exactitud de los datos está en las conductas de trabajo en chicas delincuentes.
juego, la reactividad del autorregistro es útil en terapia puesto Los diseños experimentales entresujeto han demostrado
que la dirección del cambio es normalmente positiva, esto es, las también los efectos re-activos del autorregistro. Así, estudiantes
conductas deseables tienden a aumentar en frecuencia cuando universitarios que autorregistraron sus actividades de estudio
se autorregistran, mientras que las no deseables tienden a obtenían mejores calificaciones que los sujetos de un grupo
disminuir. En este apartado revisaremos brevemente varios control y los sujetos que autorregistraban sus salidas (Johnson y
estudios que muestran el fenómeno de la reactividad y a White, 1971). Vargas y Adesso (1976) encontraron una longitud
continuación examinaremos las variables que influyen en ella. de uñas mayor en onicófagos que autorregistraban el comerse
Los efectos de reactividad del autorregistro han sido las uñas que en aquellos que no se autorregistraban.
refutados en numerosas ocasiones por medio de estudios de Finalmente, una serie de estudios ha comparado los
casos, en diseños experimentales intra e intersujeto. Las efectos reactivos del autorregistro con cambios de conducta
siguientes conductas relevantes clínicamente han sido alteradas producidos por otras técnicas terapéuticas. Nelson y cols. (1976)
por el autorregistro: alucinaciones (Rutner y Bugle, 1969), hallaron que el autorregistro de adultos retardados era más eficaz
tricotilomanía (Bayer, 1972), morderse los labios (Ernst, 1973), que la economía de fichas para incrementar la frecuencia de tres
consumo de alcohol (Sobell y Sobell, 1973), conductas motoras conductas deseables: conversación social, limpieza de la
repetitivas (Maletzky, 1974), pensamientos obsesivos habitación y participación en actividades recreativas. En otro
(Frederiksen, 1975), insomnio (Jason, 1975), ideas paranoides diseño entresujeto, se demostró que el autorregistro en pacientes
(Williams, 1976) y consumo de anfetaminas y pensamientos con agorafobia producía tanto tiempo en el exterior como el
relacionados con las drogas (Hay, Hay y Angle, 1977). refuerzo diferencial para excursiones largas (Emmelkamp y Ultee,
Los diseños experimentales de N = 1 incluyen la 1974) y como la inundación en imaginación y en vivo
demostración B-A-B de Leitenber y cols. (1968) en la que un (Emmelkamp, 1974). Se ha demostrado que una combinación de
paciente con claustrofobia aumentaba el tiempo que estaba en autorregistro y autorrefuerzo produce una mayor pérdida de peso
una pequeña habitación cuando usaba un cronómetro para que el autorregistro sólo (Mahoney, Moura y Wade, 1973;
determinar el tiempo transcurrido en cada prueba. Usando un Mahoney, 1974b; Bellack, 1976). Igual-mente, Silber y Haynes
diseño inverso, Herbert y Baer (1972) hallaron que el (1992) han encontrado que el autorregistro combinado con una

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 13

modificación de hábitos produce reducciones significativas de la y Dore-Boyce (1978); el autorregistro aumentaba la participación
onicofagia, mientras que el autorregistro sólo no lo hace. verbal sólo de los estudiantes que habían expresado su interés
Aunque todos los estudios anteriores demostraron los en modificar esta conducta.
efectos reactivos del autorregistro, en otros estudios no se
produjo dicho efecto (Mahoney, 1971; Jackson, 1972; Valencia de la conducta
McNamara, 1972; Sobell y cols., 1989). Los resultados variables
del autorregistro fueron tipificados por Zimmerman y Levitt Mientras que la motivación de los pacientes puede
(1975); de veintidós pacientes a los que catorce terapeutas determinar si cambios reactivos tienen lugar con el autorregistro,
distintos pidieron que se autorregistraran, se produjeron cambios la valencia de la conducta puede determinar la dirección de
reactivos en ocho de ellos dirigidos por siete terapeutas distintos. dichos cambios. El autorregistro aumenta normalmente la
McFall (1976) comentó que contabilizar el número de estudios en frecuencia de las conductas deseables y disminuye la de las no
los que el autorregistro es reactivo o no es probablemente algo deseables. Esta conclusión se confirmó en dos estudios de
poco productivo en términos de comprensión de efectos laboratorio donde se asignaron valencias positivas o negativas a
inconsistentes. Un enfoque más fructífero es examinar las la misma conducta. El autorregistro aumentó las autocríticas
variables específicas que parecen controlar la reactividad del cuando se les asignaba una valencia positiva y las reducía
autorregistro. cuando se les asignaba una valencia negativa (Kazdin, 1974a).
Resultados similares fueron obtenidos por Siecek y McFall (1976)
Variables que afectan a la reactividad del autorregistro cuando se asignaban valencias positivas o negativas al número
de parpadeos. Un tercer estudio de Cavior y Marabotto (1976)
Motivación para el cambio de conducta también obtuvo resultados consistentes cuando los sujetos
mismos seleccionaban una conducta verbal que consideraban
La sugerencia de que la motivación para un cambio de positiva o negativa. En un entorno natural, Broden y cols. (1971)
conducta influye en la reactividad del autorregistro se basa en hallaron que el autorregistro aumentaba la conducta de estudio
gran medida en estudios de tabaquismo. Los sujetos de una niña de doce años y, contrariamente, reducía las
seleccionados por McFall y Hammen (1971) fueron estudiantes intervenciones inadecuadas de su compañera en clase.
que informaron estar muy motivados para dejar de fumar. Bajo Igualmente, con adultos retardados, Nelson y cols. (1976)
estas condiciones, los cuatro grupos de sujetos redujeron la demostraron que el autorregistro de una conducta positiva (la
cantidad de cigarrillos con independencia del procedimiento conversación social) aumentaba su frecuencia y, por el contrario,
específico de autorregistro empleado. Por cl contrario, los sujetos el de una negativa (tocarse la cara) disminuía.
de McFall (1970) eran fumadores que cuando no estaban
motivados para dejar de fumar realizaban un autorregistro del Instrucciones del experimentador
número de cigarrillos fumados superior al real, aunque el
autorregistro de impulsos resistidos hacía disminuir la frecuencia Además de las instrucciones concernientes a la valencia
de fumar. Una compara ción específica de fumadores motivados de las conductas descritas arriba, se han examinado otros dos
y no motivados fue realizada por Lipinski y cols. (1975); el tipos de instrucciones del experimentador: la expectativa acerca
autorregistro reducía la conducta de fumar sólo en los fumadores de la dirección del cambio de conducta y la demanda de cambio
motivados. La influencia de la motivación en la reactividad del de conducta diferencial. No se ha demostrado que estos dos
autorregistro fue verificada con una conducta distinta por Komaki tipos de instrucciones produzcan un cambio de conducta

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 14

diferencial en los sujetos. Ya se dijera a los sujetos que cl que los efectos reactivos del autorregistro eran mayores cuando
autorregistro disminuiría, aumentaría o dejaría igual la frecuencia sólo se autorregistraba una sola conducta; el autorregistro de dos
con que se tocaban la cara, cl autorregistro claramente redujo la o tres conductas no producía una reactividad significativa.
frecuencia en todos los grupos (Nelson y cols., 1975). Por su
parte, Orne (1970) y Kazdin (1974b) sugirieron que la demanda Naturaleza de la conducta
implícita o explícita para producir un cambio de conducta
diferencial puede contribuir a la reactividad del autorregistro. De Peterson y cols. (1975) sugirieron que el autorregistro es
todas las instrucciones investigadas hasta ahora, sólo la más reactivo cuando la conducta es no verbal que cuando es
inducción de la valencia ha tenido éxito en la producción de cam- verbal. En su estudio, el autorregistro produjo mayores cambios
bios de conducta diferenciales durante el autorregistro. en la frecuencia de tocarse la cara que en la frecuencia de dos
expresiones verbales. Similares resultados fueron obtenidos
Objetivos, refuerzo y retroalimentación posteriormente por Hayes y Cavior (1977). Otros estudios han
demostrado que la reactividad depende de la conducta específica
Otro grupo de variables que contribuyen a la reactividad que se asigne para el autorregistro. Romanczyk (1974) encontró
del autorregistro es el en-torno de los objetivos de actuación y el que el registro del peso diario y de la ingestión de calorías
refuerzo o retroalimentación dependiente de la actuación del producía mayor pérdida de peso que únicamente el registro del
autoinformador. En un estudio de Kazdín (1974a), los sujetos a peso. Por su parte, Gottman y McFall (1972) de-mostraron que el
los que se dio un objetivo específico de entre las autocríticas autorregistro de la participación en clase aumentaba la frecuencia
posibles durante el autorregistro produjeron más afirmaciones de la conducta, mientras que cl autorregistro de impulsos no
que un grupo de registro al que no se le instruyó. Kazdin (1974a) realizados de participa) disminuía su frecuencia.
también alteró la cantidad de retroalimentación dada a sus suje-
tos autoinformadores; los autoinformadores a los que se permitió Momento del autorregistro
ver el contador con que se autorregistraban hicieron más
autocríticas que los que tenían tapados los contadores. Cuando La reactividad del autorregistro también parece estar
los autoinformadores adultos retardados creían que los refuerzos afectada por el momento en t que se realiza el autorregistro en
comestibles dependían de los cambios de frecuencia de la relación a la conducta registrada. Kanfer (1976) señaló que
respuesta, aumentaban la frecuencia de las veces que hablaban registrar antes de la aparición de la conducta en vez de hacerlo
y que tocaban objetos del entorno y normal-mente disminuían las después conducía una mayor reactividad porque la respuesta del
veces que se tocaban la cara (Nelson y cols., 1976). Igualmente, autorregistro interrumpe su cadena de conducta y proporciona
el refuerzo monetario dependiente de la disminución de tocarse una alternativa a ésta. Sin embargo, con niños pequeños, Nelson
la cara produjo reducciones por debajo de los niveles de la línea y cols. (1977) hallaron que el autorregistro previo o posterior a las
base en estudiantes universitarios (Lipinski y cok., 1975). intervenciones en clase no afectaba diferencialmente a la
reactividad de las intervenciones apropiadas o inapropiadas.
Número de conductas que se autorregistran conjuntamente
Plan del autorregistro
Hayes y Cavior (1977) pidieron a un grupo de sujetos que
autorregistraran una, dos o tres conductas a la vez; usando la Mahoncy y cols. (1973) hallaron que un autorregistro
proporción de cambio como medida dependiente, encontraron continuo de respuestas correctas producía sesiones de estudio

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN


MÓDULO 0614- METODOLOGÍA II. EL MÉTODO CIENTÍFICO Y LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA 15

más largas que el autorregistro intermitente (por ejemplo, sugerencia fue confirmada experimentalmente por Broden y cols.
registrar cada tres respuestas correctas). Igualmente, (1971), Fixsen y cols. (1972), Herbert y Baer (1972) y Lipinski y
Frederiksen y cols. (1975) encontraron mayores reducciones en Nelson (1974), de-mostrando todos ellos que el autorregistro
la conducta de fumar cuando se registraba cada cigarrillo que producía efectos reactivos aunque fuera inexacto con respecto a
cuando se hacían registros totales diarios o semanales. las observaciones externas. Además, Hayes y Cavior (1977)
concluyeron que la exactitud del autorregistro no se
Naturaleza de los procedimientos de autorregistro correlacionaba con la magnitud de sus efectos reactivos. Así, a
pesar de la superposición de variables que contribuyen a la
El procedimiento mismo de autorregistro puede servir exactitud y reactividad de los datos autorregistrados, los dos
como estímulo discriminativo que controla la frecuencia de la aspectos parecen ser independientes en gran medida. No se
respuesta registrada. Los resultados presentados por Nelson y sabe si esta discrepancia se debe a errores de discriminacion de
cols. (1978) sugerían que un instrumento más llamativo puede la conducta o a la respuesta de registro.
producir mayor reactividad que otro menos llamativo. Asimismo,
Kirby, Fowler y Baer (1991) han hallado recientemente mayor Conclusiones
reactividad en la actuación de niños en matemáticas cuando se
empleaba un instrumento más llamativo de autorregistro. El autorregistro sigue siendo uno de los pilares del
Puesto que el autorregistro produce cambios de conducta enfoque conductual de la evaluación y tratamiento de una amplia
en direcciones deseables, el objetivo en situaciones terapéuticas gama de fenómenos conductuales y clínicos. Se ha identificado
debería ser incrementar la reactividad. Las siguientes una serie de variables que afecta a la exactitud y reactividad de
sugerencias para mejorar la reactividad están basadas en la los datos autorregistrados, pero es necesaria más investigación a
investigación descrita anteriormente: este respecto. Aunque la investigación básica de los mecanismos
a. La reactividad es más probable cuando los pacientes que subyacen al autorregistro ha ido disminuyendo en la última
están muy motivados para cambiar la conducta y cuando se les década, las aplicaciones clínicas del autorregistro se han
dan objetivos de actuación específicos con retroalimentación y extendido ampliamente. En relación con los comienzos de la
refuerzo para cumplir esos objetivos. evaluación conductual, en los que el autorregistro se aplicaba
b. El instrumento de autorregistro debería ser principalmente a conductas discretas y observables, ha habido
relativamente llamativo y seleccionar sólo una conducta de una tendencia a la aplicación del procedimiento a una amplia
autorregistro en un intervalo. gama de conductas que son importantes clínicamente aunque
c. Debe registrarse cada ocurrencia de la conducta y el difíciles de evaluar. Por ejemplo, el autorregistro se emplea cada
registro de conductas no deseables debería hacerse antes de la vez con más frecuencia para evaluar simultáneamente conductas
conducta en vez de después. múltiples que covarían (por ejemplo, síndromes clínicos), así
Como resulta obvio de la discusión anterior, muchos de como para evaluar cogniciones. La llegada del ordenador
los factores que afectan a la exactitud del autorregistro también personal ha comenzado a dejar su marca en el procedimiento a
influyen en el grado de reactividad producido por el medida que se desarrollan procedimientos de autorregistro. Es
procedimiento. Esto plantea la cuestión de si la reactividad es probable que éstos y otros avances den lugar al aumento cíe
estrictamente dependiente de la exactitud. Nelson y McReynolds popularidad del autorregistro como importante instrumento clínico
(1971) sugieren que aunque el autorregistro pueda ser inexacto, y de investigación.
puede no obstante producir efectos reactivos consistentes. Esta

UNIDAD III. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y PRÁCTICOS DE LA AUTOBSERVACIÓN