Está en la página 1de 6

La noción de “cognición abstracta” desde la Grounded Cognition: Una aproximación al problema

del significado de las palabras abstractas.

A lo largo de este breve artículo pretendo explicar qué propone uno de los modelos más recientes
sobre la cognición denominado “Grounded Cognition” y por qué es importante para los
investigadores que lo defienden explicar lo que ellos mismos denominan “cognición abstracta”.
En mi proyecto de tesis abordaré el problema del significado de las palabras abstractas desde la
perspectiva de la Grounded Cognition, por lo cual, este ensayo debería versar sobre el concepto
principal de mi proyecto, es decir, “las palabras abstractas”, sin embargo, decidí hablar de un
modo más general sobre lo que los autores entienden por “cognición abstracta” y a partir de ahí
plantear lo que debe entenderse por “palabras abstractas” y -de este modo- situar este concepto
dentro del contexto general de la Grounded Cognition. Este modo de proceder sólo puede
justificarse por mi deseo de aclarar qué son las “palabras abstractas” según el modelo teórico bajo
el cual pretendo hacer mi proyecto de tesis ya que puede haber varios sentidos sobre lo que se
entiende por “abstracto”. Por ejemplo, la palabra “perro” es usada para designar a un conjunto de
individuos y -en ese sentido- la palabra es una abstracción, es decir, una sola palabra abstrae o
generaliza a un conjunto de individuos. La generalización de las palabras puede ser un sentido
mediante el cual se entiende la “abstracción” y puede haber muchos otros sentidos, sin embargo,
esto no es lo que se entiende por “palabras abstractas” según la Grounded Cognition. Para llegar
al concepto de “palabras abstractas” primero daré una explicación general sobre los orígenes y
tesis principales que defienden los investigadores que se adhieren a lo Grounded Cognition,
posteriormente expondré la noción de “cognición abstracta” y trataré de explicar por qué es
relevante para este modelo tratar este tipo de cognición. Finalmente expondré lo que se entiende
por “palabras abstractas” y explicaré de modo general en qué consiste el problema acerca de su
significado dentro del modelo de la Grounded Cognition.

¿Qué es la Grounded Cognition?


Según el modelo cognitivista clásico, los procesos cognitivos son manipulaciones simbólicas
mediante las cuales la información de entrada (input) se transforma en una salida efectora
(output). La noción de “símbolo” (aunada a la de “representación”) es una de las más importantes
dentro de este modelo, pero también es una de las que recibió un mayor número de críticas.
Dentro de estas críticas, la más importante es la del filósofo norteamericano John Searle (1980),
quien con su famoso experimento mental conocido como “el cuarto chino” hace una dura crítica a
la idea de procesamiento simbólico del modelo cognitivista. En este experimento, Searle nos pide
que lo imaginemos adentro de un cuarto sin ninguna comunicación al exterior más que un par de
rendijas, una por donde recibe notas escritas en chino y otra por la que salen las notas que él
produce. Searle añade el detalle de que no sabe chino pero en el interior del cuarto hay unos
diccionarios y manuales mediante los cuales él es capaz de producir una nota de salida adecuada
como respuesta a la nota que recibe por la rendija de entrada. De acuerdo con este experimento
mental, Searle sugiere –entre otras cosas– que el modelo cognitivista concibe los símbolos como
entidades vacías y arbitrarias que no tienen nada que ver con aquello que significan, ya que la
simple manipulación de símbolos puede ser hecha sin siquiera comprender aquello que significan
estos símbolos (como en el caso de Searle adentro de la habitación que manipula los símbolos sin
saber una pizca de chino).
El experimento mental de Searle fue un ataque a la posibilidad de concebir los procesos
cognitivos como proponía el cognitivismo, lo cual dio lugar a un problema importante dentro de
las ciencias cognitivas denominado “Symbol Grounding Problem” (Harnad, 1990). De este
modo, este problema tuvo como objetivo superar las críticas hechas por Searle mediante su
experimento mental. La propuesta más famosa sobre “grounding” (cimentación de símbolos, es
decir, que los símbolos tengan un fundamento o un cimiento) fue la de Harnad (1990) quien
propone la implementación de un modelo capaz de vincular los símbolos con aquellos objetos a
los cuales se refiere y, en este sentido, los símbolos ya no serían vacíos y no “representarían” de
forma arbitraria.
A partir de la propuesta de Harnad y con una fuerte influencia de las teorías más recientes
tanto situadas como corporizadas, el psicólogo norteamericano Lawrence Barsalou (2008)
propone un modelo sobre los procesos cognitivos el cual tiene como objetivo principal la
búsqueda de la cimentación de símbolos. Este modelo teórico es denominado “Grounded
Cognition” (Barsalou, 2008) y engloba un conjunto de tesis que son defendidas tanto por el
propio Barsalou como por algunos otros psicólogos cognitivos aunque con algunas variaciones en
las tesis que defienden así como con una amplia diversidad de diseños experimentales propios de
la psicología cognitiva y la neurociencia. Estas son algunas de las tesis más importantes del
modelo teórico de la Grounded Cognition:
1) Los procesos cognitivos operan en tiempo real, bajo presión del medio ambiente. Es
decir, las habilidades cognitivas desde su desarrollo hasta su operación están circunscritas al
medio ambiente propio de cada organismo (acoplamiento u operación “en línea” entre el medio
ambiente y el organismo) (Wilson, 2002).
2) Como modelo de tipo corporizado, incorpora la idea de que el tipo de cuerpo del
organismo limita el tipo de procesos o habilidades cognitivas que posee dicho organismo.
3) El modelo incorpora la distinción entre procesos cognitivos de nivel bajo (procesos
sensoriales y motores) y procesos de nivel alto (razonamiento, memoria, lenguaje, toma de
decisiones) y sostiene que hay un continuo que va desde los procesos de bajo hasta los de alto
nivel (Borghi & Cimatti, 2012).
4) De 3) se desprende la idea de que todas las formas de cognición se basan en
experiencias corporales (procesos de nivel bajo sensoriales y motores) (Borghi & Cimatti, 2009)
Es decir, todos los procesos de nivel alto pueden explicarse en términos de procesos de bajo
nivel. Esto incluye los procesos desacoplados (procesos englobados bajo el nombre de
“cognición fuera de línea”) (Wilson, 2002) y de nivel alto como la imaginería mental,
razonamiento y la memoria a largo plazo.
5) Barsalou defiende lo que puede denominarse “tesis de la modalidad” según la cual los
símbolos que propone el cognitivismo clásico son amodales, mientras que la Grounded Cognition
propone símbolos modales, es decir, que llevan información con modalidad específica (es decir,
modalidad sensorial ya sea visual, táctil, auditiva, olfativa, gustativa o motora). Es decir, todos
los procesos cognitivos pueden ser considerados como manipulaciones simbólicas pero, según la
Grounded Cognition, estos símbolos son modales y, por lo tanto, están claramente vinculados con
la experiencia sensorial de la que provienen así como con el medio ambiente del cual son
producto.
6) Barsalou propone la noción de “simulación” que está relacionada con la noción de
“representación”. Para explicar ambas nociones pondré el siguiente ejemplo: cuando un individuo
interactúa con una taza, se forma una representación “multimodal” (que incorpora información
proveniente de varias modalidades sensoriales) obtenida a partir de esta interacción sensorial y
motora. Cuando el individuo observa a otro interactuar con la taza, aquella representación
formada se activa como una simulación, es decir, en el cerebro sucede lo mismo cuando se lleva a
cabo una acción que cuando se observa a otro llevar a cabo esa misma acción, esto es, se simula
la acción en el individuo que observa. La “representación” tiene como función almacenar la
información sobre cómo es llevado a cabo un proceso cognitivo cuando hay un acoplamiento
entre el medio y el organismo y la simulación se presenta en muchos casos en procesos
cognitivos claramente desacoplados.
7) La propuesta de Barsalou sobre la simulación surgió a partir de los hallazgos de
neuronas espejo y canónicas en monos. Por ejemplo, algunas de estas neuronas responden cuando
el mono lleva a cabo una acción con la mano así como cuando el mono observa esa misma acción
llevada a cabo por el experimentador. Este tipo de neuronas también han sido encontradas en
humanos (principalmente en áreas motoras y premotoras), lo cual ha llevado a psicólogos como
Barsalou (2008) a sugerir que pueden ser consideradas el sustrato neuronal de la simulación de
acciones.
8) En cuanto a sus aspectos filosóficos, la Grounded Cognition es un modelo sobre los
procesos cognitivos claramente empirista pues propone que todos los contenidos mentales
provienen de la experiencia corporal (sensorial y motora).

La cognición abstracta y el problema de las palabras abstractas.


Como expliqué en la sección anterior, la Grounded Cognition incorpora varios elementos que
pueden entenderse como una respuesta al Symbol Grounding Problem así como una tendencia a
concebir la cognición desde una visión corporizada y situada. Sin embargo, en su afán de tomar
distancia de una posición cognitivista clásica, este modelo teórico pretender explicar no sólo
algunos procesos cognitivos sino hacer extensiva su teoría y explicar en qué medida todos los
procesos cognitivos se basan en la experiencia sensorial y motora (Borghi & Cimatti, 2009). Sin
embargo, cabe recordar que el cognitivismo era capaz de explicar los procesos de razonamiento
más complejos en términos de puras manipulaciones simbólicas, sin embargo, estuvo sujeto a
múltiples críticas porque no era capaz de explicar los procesos de niveles más bajos. La
Grounded Cogniton se enfrenta con el problema contrario, es decir, es capaz de explicar los
procesos sensoriales y motores pero presenta dificultades para explicar aquellos de nivel alto. De
este modo, con el término “cognición abstracta” se engloba el conjunto de procesos cognitivos
que no parecen tener como base la experiencia sensorial y motora. Dicho de otro modo, se trata
de los procesos desacoplados o fuera de línea como la memoria a largo plazo, la imaginería
mental, así como los procesos del alto razonamiento explicados con éxito por el cognitivismo
(por ejemplo, resolver un problema matemático, jugar ajedrez, etcétera).
Dentro de la “cognición abstracta” destaca el estudio de los conceptos abstractos tal como
ha sido tratado por Barsalou (Barsalou & Wiemer-Hasting, 2005). Dado que, la Grounded
Cognition es una propuesta de tipo empirista, este modelo está obligado ofrecer una explicación
acerca de cómo surgen los contenido mentales (ideas, conceptos). Es decir, debería explicar cómo
se forman los conceptos a partir de la experiencia del organismo con su medio. Parece claro que
tener una experiencia de las cosas (ver perros, sentarse en sillas, oler flores, escalar montañas,
escuchar música clásica, comer pizza, etcétera) es el mejor medio para formarse un concepto
pero, ¿cómo se forma el concepto de ‘moralidad’, de ‘infinito’ o de ‘esencia’? Claramente estos
conceptos no se forman a través de la experiencia sensorial pues ‘moralidad’, ‘infinito’ y
‘esencia’ no son conceptos sobre cosas que podamos oler, tomar, escuchar o ver.
Lo que se expuso líneas arriba no es otra cosa más que el problema teórico más
importante de la Grounded Cognition sobre cómo explicar que todos los procesos cognitivos
tienen una base corporizada, es decir, se basan en la experiencia y la interacción constante del
individuo con su medio. Para este modelo es importante explicar todos los procesos cognitivos de
este modo pues se trata de la búsqueda de una teoría generalizable, con un mayor poder
explicativo aplicado a todos los procesos cognitivos sin abandonar sus tesis fundamentales y
evitando al máximo regresar a la propuesta del cognitivismo clásico.
El lenguaje es uno de los procesos cognitivos que han sido mayormente estudiados dentro
de la Grounded Cogniton. El objetivo general al estudiar el lenguaje es explicar de qué modo está
vinculado con la experiencia sensorial y motora. Una forma de lograr este vínculo es partir del
hecho de que los signos o palabras se usan para hablar sobre cosas (referencia) sobre las cuales
podemos tener una experiencia sensorial y motora. Por ejemplo, palabras como “conejo”,
“árbol”, etcétera, se dice que tienen un referente concreto, es decir, se refieren a objetos o
entidades físicas sobre las cuales puede tenerse una experiencia sensorial. Sin embargo, palabras
como “esencia”, “alma”, “normatividad” se refieren a entidades que no son objetos físicos y, por
lo tanto, no parecen surgir como producto de la experiencia sensorial y motora. De este modo,
dentro de la Grounded Cognition se distingue entre palabra concreta y abstracta a partir de su
referente (clase de objeto que designa la palabra) (Borghi & Cimatti, 2012). Como en la
propuesta de Harnad (1990) de vincular los símbolos con aquello que designan, el problema del
significado de las palabras tiene que ver con vincular estas palabras con el mundo exterior a
través de la experiencia sensorial. Además, el problema del significado tiene que ver con la
noción de “representación”. Según la Grounded Cognition (Borghi & Cimatti, 2012), cuando un
individuo interactúa sensorial y motoramente con un objeto se forma una representación que,
durante el proceso de adquisición del lenguaje, se une a una palabra; posteriormente cuando el
individuo habla o lee dicha palabra, aquella representación formada se activa como una
simulación. El significado de una palabra está vinculado con la representación formada por la
interacción del individuo con el objeto. De esto se desprende el problema de cómo explicar la
formación de representaciones y por ende, de significados de palabras que se refieren a entidades
que no son accesibles por medio de la experiencia sensorial y motora.

Conclusión
El problema del significado de las palabras abstractas dentro de la Grounded Cognition se ubica
dentro de un problema mucho más general según el cual deben explicarse todos los procesos
cognitivos, aún aquellos considerados más abstractos porque no parecen tener como base la
experiencia sensorial y motora. La distinción entre palabra “abstracta” y “concreto” se basa en el
tipo de referente u objeto que la palabra designa.

Referencias
Barsalou, L. W. (2008). Grounded Cognition. Annual Review of Psychology, 59, 617-645.
Barsalou, L. W. & Wiemer-Hasting, K. (2005). Situating abstract concepts. En: D. Pecher & R.
Zwaan (eds.), Grounded Cognition: The role of perception and action in memory, lenguaje
and thought. New York: Cambrigde University Press, 129-163.
Borghi , A. M., & Cimatti, F. (2009). Words as tools and the problem of abstract words
meanings. En: N. Taatgen & H. van Rijn (eds.), Proceedings of the 31st Annual Conference of
the Cognitive Science Society, (Amsterdam: Cognitive Science Society), 2304–2309.
Borghi, A.M. & Cimatti, F. (2012). Words are not just words: the social acquisition of abstract
words. RIFL (2012) 5, 22-37. DOI 10.4396/20120303.
Harnad, S. (1990). The Symbol Grounding Problem. Physica, D (42), 335-346.
Searle, J. R. (1980). Mentes, cerebros y programas. En: D. G. Hofstadter & D. C. Dennett (eds.)
(1983). El ojo de la mente. Fantasías y reflexiones sobre el yo y el alma. Buenos Aires:
Editorial Sudamericana, 454-480.
Wilson, M. (2002). Six Views of Embodied Cognition. PsychonomicBulletin & Review, 9(4),
625-636.