Está en la página 1de 16

IMPACTO AMBIENTAL MINERO EN EL PARAMO DE SANTURBAN– PRO

Y CONTRA DE LA MINERÍA DESDE EL DERECHO AMBIENTAL

JAVIER ANDRÉ GARCÍA SANJUÁN

UNIVERSIDAD EXTERNADO DE COLOMBIA


MAESTRÍA EN DERECHOS HUMANOS Y DEMOCRATIZACIÓN
BOGOTÁ, 2018
1
CONTENIDO

INTRODUCCIÓN ............................................................................................ 3
1. IMPACTO AMBIENTAL MINERO EN EL PARAMO DE SANTURBAN–
PRO Y CONTRA DE LA MINERÍA DESDE EL DERECHO AMBIENTAL Y
DERECHOS HUMANOS ................................................................................ 4
1.1. La explotación en el páramo de Santurban minera desde la protección
al medio ambiente: Una mirada desde los derechos humanos ...................... 4
1.2. Protección ambiental de los páramos en Colombia: Una mirada desde
la legislación y la jurisprudencia:..................................................................... 9
CONCLUSIONES ......................................................................................... 13
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.............................................................. 15

2
INTRODUCCIÓN

En el Departamento Norte de Santander y Santander se encuentra uno de los


páramos más importantes de Colombia, donde se hayan yacimientos de agua
que cubre los dos Santanderes. esta importante reserva se constituye en área
estratégica para el departamento y la frontera nororiental. Durante los últimos
años el potencial hortícola y truchícola han convertido este paramo en la
despensa agrícola de los dos departamentos y del Área Metropolitana de
Bucaramanga y de Cúcuta.

En la zona de los santanderes donde se encuentra localizada en Paramo de


Santurban, se destaca la reserva minera y la explotación representada en
materiales como el mármol y combustibles como el carbón, con una
industrialización que permite la producción de artesanías en pequeña escala.

De acuerdo a lo anterior el presente escrito tiene como objetivo analizar la


explotación minera en el Páramo de Santurban, específicamente por las zonas
rurales y presentar los respectivos argumentos jurídicos que permiten analizar
los efectos negativos que se estén dando a raíz de la actividad minera en esta
zona, de esta forma como futuro maestrante en derechos humanos y
democratización ir de la mano con la protección del medio ambiente, teniendo
en cuenta que el derecho al medio ambiente va de la mano con los derechos
humanos.

3
1. IMPACTO AMBIENTAL MINERO EN EL PARAMO DE SANTURBAN–
PRO Y CONTRA DE LA MINERÍA DESDE EL DERECHO AMBIENTAL

El tema propuesto se escogió debido al auge que la minería en esta zona ha


tomado en los últimos años, y que ha sido cuestionada por los grandes
estragos y daños que ha ocasionado al medio ambiente en los lugares y
regiones del mundo donde se ha desarrollado a gran escala.

1.1. La explotación en el páramo de Santurban minera desde la


protección al medio ambiente: Una mirada desde los derechos
humanos

En los últimos años se ha observado un crecimiento a gran escala de la


minería en Colombia, llegándose a consolidar en un sector que reviste mayor
interés en la en creciente economía. Estudios muy serios precisan el
considerable aumento en la producción de la mayor parte de los minerales que
se explotan en este país, sin embargo, a pesar de dicho panorama tan
promisorio, los tópicos ambientales siguen siendo un verdadero dolor de
cabeza para las entidades encargadas de su control.
De acuerdo a lo observado en medios de comunicación masiva como lo es
prensa impresa como el diario la Opiniòn en Cùcuta y Noticias Caracol y RCN
en reiteradas ocasiones han trasmitido primicias relacionadas con el Páramo
de Santurbán, especialmente las 105 mil hectáreas localizada en el
Departamento Norte de Santander, el cual, de acuerdo a estos medios, se
encuentran en grave amenaza por la actividad minera. En el páramo de
Santurbán ha habido intermitentemente, actividad minera (arcilla, carbón, oro),
lo cual ha ocasionado grandes daños ambientales. Sin embargo, el mayor
peligro actual radica en que esta explotación se puede llegar hacer de manera
masiva e intensiva, ya que el Estado puede brindar toda clase de garantías a
los inversionistas extranjeros que quieren explotar oro en este páramo
mediante la minería a cielo abierto, abriendo posibilidades de grandes
explotaciones en sitios como Santurbán y otros sistemas de páramo.

De llegar a darse la explotación minera en forma masiva se tendrían


consecuencias funestas para la región norte santandereana, especialmente
las zonas ubicadas en el páramo de Santurbán, ya que los resultados en el
medio ambiente serían desbastadores, teniendo en cuenta los yacimientos
hídricos que se encuentran en este lugar. Es decir, ante un inminente deterioro
ambiental se podrían estar quebrantando los derechos fundamentales de las
personas como lo es la salud y el derecho a un ambiente sano, derechos que
por conexidad forman parte de los mismos derechos humanos inherentes a la
4
al ser humano en general, puesto que se estaría contaminando el agua y
desbastando gran parte de la flora y la fauna que allí se encuentra.

Todo lo anterior teniendo en cuenta que ha menudo se perciben la economía


y el medio ambiente como dos realidades incompatibles, con lo que el estudio
de la economía ambiental parecería tener poco sentido. Es decir que ante la
problemática del páramo de Santurbán y la intensiva actividad minera deja
entre dicho dos aspectos importantes: por un lado el desarrollo económico
para la región, y por otro el impacto ambiental que esto puede generar para el
ecosistema allí adyacente; no se puede olvidar que en este páramo se
encuentra una gran biodiversidad de especies, flora y fauna, así como grandes
yacimientos de agua, tan poco se puede obviar que el medio ambiente hace
parte de los derechos humanos, puesto que desde un punto de vista jurídico
constitucional todas las personas que habitan en territorio nacional tienen
derecho a un ambiente sano, saludable, libre de cualquier contaminación. Ante
esto los habitantes del páramo de Santurban se pueden encontrar en un riesgo
inminente, puesto que se el medio ambiente en que se encuentra corre el
riesgo a desaparecer y por ende un recursos natural no renovable como lo es
el agua tiende a desaparecer así como los diversos cultivos de pan coger que
sirven como sustento alimenticio y económico de estas personas. Al respecto,
existen teorías tradicionales del desarrollo económico que suelen ofrecer una
perspectiva crítica de la actividad minera, donde se plantea que el impacto final
de la minería es el crecimiento económico, al parecer incluso en un país como
Colombia lo económico prima ante el bienestar social y comunitario, puesto
que existen legislación que protege la minería en Colombia e incluso se da
prioridad a la explotación del suelo y de los recursos minerales que se
encuentran en el, sin fijar prioridad en la salud de las personas y el derecho a
un medio ambiente sano.

Para nadie es desconocido que la actividad minera ocasiona daño en el medio


ambiente y contaminación de aguas en las reservas hídricas de las zonas
donde se de dicha actividad, en el caso particular en el páramo de Santurban
así como de alteración del ecosistema. Esto, teniendo en cuenta que en dicho
paramo se caracteriza por la economía que gira en torno a la producción
agropecuaria, y en su zona rural la explotación minera. El sector rural se
caracteriza por bajos niveles de infraestructura física a nivel de viviendas y
condiciones sanitarias no adecuadas.

La oferta natural no se ha diagnosticado adecuadamente y el manejo


sostenible de los recursos naturales no se ha interiorizado culturalmente, lo
que está llevando a un deterioro progresivo del ambiente y la expansión de las
actividades del hombre hasta las áreas estratégicas. Los impactos
ambientales ocasionados por la minería en Colombia, a pesar del aumento en
la reglamentación que ha venido progresivamente aplicándose en los
5
departamentos productores, se constituyen como un tema de preocupación
bastante álgido para las organizaciones del estado y no gubernamentales, que
tienen en su haber, el cuidado de la multiplicidad de ecosistemas con que se
dispone en el país. Los puntos críticos del impacto ambiental en este sector se
concentran básicamente en tres causas que acomplejan la temática: la minería
ilegal, la ineficiencia de los organismos ambientales del estado y la falta de
concienciación de las grandes empresas mineras frente a la excelencia
medioambiental. Esto se constituye en un foco devastador de la naturaleza
que no mide los daños que genera en los recursos ambientales, sencillamente
porque vulnera el uso de los mismos, priorizando temas financieros, en
muchos casos de sustento básico, desarrollando acciones eco-irracionales
que no producen beneficios de fondo para el estado y que comprenden un
verdadero cáncer para los intereses nacionales, desde la óptica en que se le
mire.
En Colombia, todas las entidades del estado, direccionadas o no por el
Ministerio de ambiente y desarrollo sostenible, de la Republica de Colombia,
añadiendo por supuesto, fines ecológicos, todas en suma, realizan esfuerzos
importantes en pro del cuidado y conservación de los recursos naturales y
“tratan” (porque nunca ha sido suficiente) de controlar los devastadores
efectos de la minería, pero, a nivel mundial y acentuado en Colombia existe
una crisis de valores ambientales, que, a pesar de todas las leyes que se han
implementado en ese sector, hacen que las acciones sean insuficientes y los
resultados sean inocuos.
Para poder describir el posible impacto de la explotación minera en el páramo
de Santurban desde un punto de vista medioambiental y derechos humanos,
se debe analizar primero el concepto de impacto ambiental el cual se puede
entender como la alteración o modificación resultante de la confrontación entre
un ambiente dado y un proceso productivo, de consumo, o un proyecto de
infraestructura. Existen estudios relacionados con la explotación minera que
han indicado los impactos ambientales que se han producido tiempo después
de iniciada dicha actividad, bajo estos parámetros se pueden fundamentar el
daño que se ocasiona en el medio ambiente cuando en forma masiva se lleva
a cabo extracción de recursos naturales como lo puede ser el oro, el carbón,
la plata, el cobre y la arcilla, entre otros.

El sector minero en el Departamento Norte de Santander, se compone


fundamentalmente de productores como arcilla, oro, carbón, que han
contribuido al desarrollo de la región minera. Aunque se trata de una actividad
históricamente importante en la economía del departamento, en la última
década se ha constituido en uno de los sectores más dinámicos de la
economía; sin embargo, este sector ha entrado en controversia en cuanto al
impacto ambiental que se está dando en la región. El auge minero ha tenido y
tiene su contraparte en efectos ambientales externos. Desde la exploración
6
hasta la clausura y el cierre, y en especial en el proceso de fundición, el
medioambiente está expuesto a impactos negativos más o menos
significativos, asociados a la escala y la tecnología de producción.
Considerando que muchos de los efectos potenciales se mitigan dadas las
características de las tierras desérticas donde se ubica la mayor parte de la
minería. En Colombia, especialmente en el Departamento Norte de Santander,
parte importante del daño ambiental ocasionado por la minería se ha generado
a partir de las estructuras productivas del Estado, que al momento también ha
iniciado directamente la incorporación de la gestión ambiental, donde se ha
propuesto por parte del gobierno de turno la protección del medio ambiente,
con este fin se creó la Ley 99 de 1993 y decretos reglamentarios en el área
ambienta. De acuerdo con la nueva legislación colombiana las fundiciones en
zonas saturadas deben preparar planes de descontaminación, que establecen
máximos niveles de emisión (de material particulado y arsénico, en casos
donde existe la explotación minera a cielo abierto, como puede ocurrir en el
páramo de Santurban) por año con el propósito de cumplir, en un período de
tiempo razonable con los estándares de calidad del aire.

Al respecto se puede decir que en las áreas urbanas o suburbanas y en las


zonas rurales de Colombia donde existen comunidades agrícolas, las
actividades relacionadas con labores mineras de las minas de oro, carbón, y
canteras a cielo abierto, plantas de trituración de rocas, extracción de gravas
para materiales de construcción y agregados pétreos, plantas de producción
de cemento y mezcla, ladrilleras y otro tipo de industria minera de beneficio,
han sido considerados no solamente como altamente contaminantes sino
ofensivos e impactantes sobre el paisaje. El páramo de Santurban es un
ecosistema rico en recursos naturales renovables y no renovables, a lo largo
de los años se ha dado de cierto modo un auge en cuanto a actividad minera,
desde minas de socavón hasta minas rusticas diseñadas en forma artesanal.

Aunque el páramo de Santurban es considerado un ecosistema, dentro de la


legislación minera no se encuentran catalogado como área de manejo
especial, como lo podría ser un Parque Nacional Natural o uno regional, sino
que se le resalta como aquel que por tener la connotación natural de este
páramo, por importante, por ser rico en nacimientos de recursos hídricos, así
como también es rico en fauna, flora y corredores biológicos que vislumbran
el paisaje natural de este ecosistema tan apreciado.

Hasta el momento en el Páramo de Santurban ha existido extracción minera


en forma rústica, sin embargo existe inversionistas extranjeros que quieren
explotar los grandes yacimientos de oro que allí se encuentran con el modelo
de minería a cielo abierto; sin embargo, son pocos los esfuerzos recientes por
establecer el impacto ambiental de la minería de pequeña escala en materia
ambiental, en parte a que el sector no tiene manejo ambiental alguno y cuenta
7
con una muy limitada capacidad financiera para llevar a cabo inversiones que
mejoren sus prácticas. Por otro lado, las compañías extranjeras que si cuentan
con dicho recurso desean extraer el oro sin medir las consecuencias, pero
¿será que a estas compañías les puede interesar el daño que ocasionen a un
ecosistema que no les pertenece?

Todos los métodos de extracción minera producen algún grado de alteración


de la superficie y los estratos subyacentes, así como los acuíferos. Los
impactos de la exploración minera, usualmente, son de corta duración e
incluyen una serie de deterioro ambiental que enforma gradual va dañando el
ecosistema a gran escala. Se puede decir que la actividad minera ocasiona
daños en el medio ambiente sin importar si es artesanal o tecnológica, no
importa tampoco si es superficial o subterránea.

Lo anterior demuestra el impacto ambiental que puede resultar de la actividad


minera, todo dependiendo del yacimiento y tipo de mineral que se extraiga.
Por ejemplo la extracción de carbón en cierta medida deteriora el ecosistema
donde se desarrolle, el daño puede ser leve; pero si se trata de una actividad
minera a cielo abierto para extraer oro el daño es grave. En cuanto a la minería
a cielo abierto no solo los beneficio económicos determinan la rentabilidad de
la actividad, sino que los costos ambientales juegan un papel esencial en la
verdadera valoración de la actividad. Las pérdidas en este sentido se traducen
en disminución de la calidad de los suelos para actividades agrícolas, pérdida
de biodiversidad, contaminación del aire y las aguas tanto superficiales como
subterráneas, enfermedades en las plantaciones y los animales, entre otros.

Todo lo mencionado teniendo en cuenta que de la actividad minera depende


el daño ambiental que se pueda ocasionar, no quiere decir que toda actividad
en esta área ocasiona el mismo daño, pero si una que otras puede deteriorar
el ambiente en un 100%. La actividad minera en el Páramo de Santurbán, se
puede afirmar que el impacto ambiental es inminente, que este ecosistema
corre el riesgo de sufrir una muerte súbita en todo su esplendor.

Aunque la actividad minera hace parte de la economía de una región, esta no


puede estar por encima del medio ambiente, ya que un ambiente sano es
imprescindible en la vida de los seres humanos. Si bien es cierto que en
Colombia existe una legislación que protege el medio ambiente, sin embargo
esta no ha sido eficaz, pues aún sigue existiendo extracción de minerales en
yacimientos donde se ha deteriorado el ecosistema en su totalidad.

Es importante la evaluación del impacto ambiental, en cuanto a la actividad


minera se refiere en el Páramo de Santurban, de esta forma se puede analizar
la forma en que las actividades mineras impactarán sobre el medio ambiente.

8
La complejidad del medio ambiente hace imposible que pueda ser descrito con
un único modelo, por ello, es necesario realizar la división del medio ambiente
en sistemas ambientales, subsistemas ambientales, categorías ambientales y
componentes ambientales, para poder emplear modelos adecuados y
específicos para la evaluación de cada componente ambiental.

Lo anterior puede ser el resultado de una actividad minera en forma


indiscriminada, esto sin tener en cuenta de las grandes consecuencias que se
podrían dar de darse la minería a cielo abierto en este gran ecosistema. En
cuanto a la mayor afectación que se dará en el deterioro ambiental será el
suelo, con la pérdida de la capa vegetal dejándolo expuesto a la intemperie, y
otra de importancia es la erosión que sufrirá las zonas del páramo donde se
extraiga el mineral preciado.

1.2. Protección ambiental del páramo de Santurban y paramos en


Colombia: Una mirada desde la legislación y la jurisprudencia:

El marco legal se fundamenta en las normas constitucionales planteadas en la


Constitución Política de Colombia de 1991 especialmente en los artículos 8 y
95 obligación del Estado y los particulares, proteger las riquezas naturales de
la Nación; articulo 58 prevalencia del interés general sobre el particular e
igualmente señala que la propiedad además de tener una función social, le es
inherente una función ecológica; artículos 79 y 80 el derecho colectivo a un
ambiente sano y el deber del Estado de proteger la diversidad e integridad del
ambiente, conservar las áreas de especial importancia ecológica, planificar el
manejo y aprovechamiento de los recursos naturales para garantizar su
desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución y prevenir y
controlar los factores de deterioro ambiental.
La normatividad ambiental y minera en Colombia, establece requisitos por
medio de leyes y decretos para la ejecución de la minería formal. Actualmente
las fuentes normativas en este campo son el Código de Minas (Ley 685 de
2001) y el Decreto 1220 de 2005 que regula la Licencia Ambienta
En el 2010 entró en vigencia la Ley 1382, la cual reformó el Código de Minas
en distintos aspectos. Los propósitos de esta Ley eran la modernización de la
industria minera, la promoción de la inversión y la agilización de los trámites
de obtención de títulos mineros. Esta Ley también introdujo la prohibición de
la actividad minera en zonas como los páramos y los humedales, las cuales
no estaban excluidas de la minería en la regulación del Código de Minas de
2001.

9
En este mismo orden de ideas, surge la ley 99 de 1993, mediante esta ley se
protege el medio ambiente, se crea el Ministerio del medio ambiente, surgen
entidades corporativas de carácter regional encargadas de la gestión y control
del medioambiente. Dentro de los diferentes artículos presentes en la ley 99
se encuentra el titulo primero que argumenta las políticas de sostenibilidad con
la declaración de Río de Janeiro y con los principios que el gobierno desea.
En cuanto a la minería en Colombia, por parte de la ley 99 de 1993 le dio
facultad a las corporaciones autónomas regionales (por ejemplo Corponor en
el Departamento Norte de Santander) como el otorgamiento de las licencias
ambientales de funcionamientos de las minas, las tasas retributivas y
compensatorias en caso de afectar al medio ambiente, dadas en función a un
análisis cualitativo del mismo.
En derecho ambiental Colombia se fortaleció desde 1974 con la Ley
2811mediante la cual se creó el Código Nacional de los Recursos Naturales
renovables y no renovables y de protección del medio ambiente, regula el
manejo de los recursos naturales, la defensa del ambiente y sus elementos.
Así mismo surgió el Decreto 2150 de 1995 que reglamentó la Licencia
Ambiental y otros permisos, define los casos en que se debe presentar
diagnóstico ambiental de alternativas, plan de manejo ambiental y estudio de
impacto ambiental y suprime la Licencia Ambiental ordinaria. El Decreto 1220
de 2005 reglamenta el Título VIII de la Ley 99 de 1 993 sobre licencias
ambientales y los procedimientos para su obtención. Actualmente es la norma
vigente. El Decreto 500 de 2006 modifica el Decreto 1220 de 2005,
reglamentando el título VIII, en cuanto al régimen de transición.
Dentro de este conjunto de normas y principios, nacionales surge el derecho
ambiental en Colombia, “mediante el cual se regulan y orientan las relaciones
entre el ser humano y su entorno natural y urbano con el propósito de alcanzar
un equilibrio que permita la satisfacción de las necesidades humanas a través
de los procesos sociales, productivos y culturales resguardando la integridad
y conservación de los recursos naturales. De esta forma es poco a poco ha ido
evolucionando la normatividad colombiana que protege el medio ambiente en
Colombia y segura la actividad minera.
Es así como se ha logrado identificar la infracción ambiental a cualquier
violación a la normatividad ambiental. El procedimiento puede iniciarse con
una indagación preliminar la cual tiende a verificar las circunstancias en las
cuales presuntamente se cometió la infracción. En esta etapa se pueden
practicar pruebas tendientes a clarificar los hechos en los cuales se soporte al
acto administrativo y la apertura de la investigación preliminar. Si se encuentra
que no hubo responsabilidad del presunto infractor, el trámite se archiva; si
hubo responsabilidad, se pasa a una segunda fase que se inicia con un acto

10
administrativo de formulación de cargos, en esta etapa corresponde al
investigado la carga de la prueba, para demostrar que no cometió la infracción.
La ley consagra la presunción de la culpa o el dolo, por lo cual, corresponde al
presunto infractor o investigado desvirtuar esta presunción y, en consecuencia,
le corresponde la carga de la prueba. Las sanciones pueden ser multas,
suspensión de la obra, decomiso de elementos utilizados por causar la
presunta infracción, caducidad o terminación de la licencia permiso o
autorización, entre otras. La sanción administrativa no es obstáculo para que
se inicien investigaciones penales o de responsabilidad civil extracontractual;
en consecuencia, el investigado puede resultar sancionado administrativa,
penal y civilmente.
Así mismo el Decreto 3678 de 2010, establece los criterios para la imposición
de sanciones los cuales son: Beneficio ilícito; factor de temporalidad; grado de
afectación ambiental; circunstancias agravantes y atenuantes; costos
asociados; capacidad socioeconómica del infractor. En este mismo orden de
ideas la Resolución 2086 de 2010, establece la metodología para la tasación
de multas y las formulas a aplicar de acuerdo a los criterios definidos en el
decreto 3678 de 2010.
De otra parte, la Resolución 1575 de 2011, expedida por el Ministerio de Minas
y Energía, consagra la figura denominada Amparo Policivo, por medio del cual
se establece un procedimiento para solicitar a los alcaldes municipales
intervenir cuando se generen Afectaciones de Hecho en las servidumbres
eléctricas, tales como ocupaciones por viviendas, cultivos u otras actividades
prohibidas en las normas.
Ley 1466 de junio 30 de 2011-Por medio de la cual se instauró en el territorio
nacional la aplicación del Comparendo Ambiental a los infractores de las
normas de aseo, limpieza y recolección de escombros, y se dictan otras
disposiciones. - Para el caso de generadores de energía, deben acatar lo
relacionado con disposición de escombros (para obras en construcción) y
manejo de residuos en sus campamentos y zonas de influencia. En este mismo
orden ideas se encuentran la Resolución 97 de 2017 “por la cual se crea el
Registro Único de Ecosistemas y Áreas Ambientales y se adoptan otras
disposiciones” y Resolución 0376 de 2016: casos que no requieren
modificación de licencia ambiental.
En cuanto a la jurisprudencia emanada por la Corte Constitucional Colombiana
este organismo constitucional en reiteradas ocasiones se ha pronunciado en
cuanto a la protección de los recursos naturales y medio ambiente en
Colombia, especialmente en cuanto a los páramos como el Santurban.
Mediante esta sentencia la Corte busca brindar un mecanismo que permita
defender los recursos naturales y el medio ambiente como derecho
fundamental de los colombianos. De esta forma se confirma la protección
11
ambiental que se da en la Constitución de 1991, demostrando el carácter
normativo que se implante en la misma, buscando la forma de proteger el
medio ambiente, aplicando una serie de preceptos que al margen de la ley
buscan amparar el derecho a un ambiente sano por parte del Estado y los
entes creados para tal fin.
Siguiendo este orden de ideas, se encontró la Sentencia C-894/03 mediante
la cual se indica que la Constitución Política establece que la regulación de las
corporaciones autónomas regionales debe hacerla el Congreso dentro de un
régimen de autonomía. La precitada jurisprudencia reconoce las
organizaciones creadas por el Estado Colombiano encaminadas a proteger el
medio ambiente. De esta forma se observa que la protección al medio
ambiente se da por parte de las mismas instituciones del Estado entre ellas la
Corte Constitucional.
Así mismo mediante sentencia C-632/11 la Corte actúa acorde la Ley 1333 de
2009, en cuanto a las sanciones que sedan cuando existe un deterioro al
medio ambiente o se vulnera lo expuesto en la Constitución Política en cuanto
a la protección ambiental.

Cabe citar las sentencias T-760/07 y T-154 de 2013. En la primera se da un


sentido más amplio a la Constitución de 1991 desde un punto de vista
ecológico, donde se afirma que el derecho de todas las personas a gozar de
un ambiente sano, derecho constitucional que es exigible por diversas vías
judiciales. Como lo menciona la misma jurisprudencia, la Constitución
colombiana a partir de 1991 empezó a jugar un papel importante en cuanto a
los derechos colectivos y del medio ambiente. Si bien es sabido son derechos
de tercera generación dentro de los derechos humanos, dado que con éstos
se busca garantizarle a las personas y a la sociedad el desarrollo y protección
de los derechos de primera y segunda generación, que serían los derechos
fundamentales y los derechos económicos sociales y culturales. En cuanto a
la segunda Sentencia. Se da una importancia a la conservación del ambiente,
no solo como un asunto de interés general, sino principalmente como un
derecho internacional y local de rango constitucional.

12
CONCLUSIONES

En cuanto a los estudios consultados se analiza que la explotación minera es


drástica para el medio ambiente, especialmente para la conservación de los
páramos. El deterioro ambiental, para un páramo como el de Santurban,
después de una actividad minera se corre el riesgo de que todo un ecosistema
tiende a desaparecer por no tener presente la preservación ambiental.
Lo aquí descrito, permite percibir los grados de afectación por actividad
minera, demostrándose en ella el gran daño que se ocasiona en el medio
ambiente, deteriorándose el ecosistema junto con toda vida que en él se
encuentre. No se puede olvidar que el páramo de Santurban más que un
ecosistema con biodiversidad de especies en flora y fauna, es un afluente rico
en grandes nacimientos de agua que nutre a los dos Santanderes y a más de
50 municipios, por ello se debe prever toda actividad minera en forma
indiscriminada.
El conjunto de actividades desarrolladas por la minería genera impactos en los
medios físico, económico, social y cultural cuya magnitud y sentido depende
de factores vinculados a la dimensión de los proyectos mineros, el tipo de
tecnología, a la gestión ambiental y a las políticas corporativas de las
empresas. Esta actividad, sumada a prácticas inadecuadas de la población
que contribuyen al deterioro ambiental; a la carencia de medidas de
prevención y mitigación de riesgos, y a la inexistencia de una cultura preventiva
y ambiental.
Lo anterior demuestra el impacto ambiental y la forma en que se pueden
vulnerar no solo los derechos fundamentales sino por ende los derechos
humanos, que puede resultar afectados a causa de la actividad minera, todo
dependiendo del yacimiento y tipo de mineral que se extraiga. Por ejemplo, la
extracción de carbón en cierta medida deteriora el ecosistema donde se
desarrolle, el daño puede ser leve; pero si se trata de una actividad minera a
cielo abierto para extraer oro el daño es grave.
Para lograr el desarrollo sostenible y el equilibrio ambiental en Colombia,
especialmente en el Departamento Norte de Santander, debe existir
compromiso por parte de todos los sectores de la economía minera, no se
puede permitir que en nombre del desarrollo y auge económico se deteriore el
medio ambiente.
Es importante que el Estado desde un punto de vista constitucional, normativo
y legal plantee herramientas jurídicas encaminadas a fortalecer los páramos
en Colombia, especialmente el páramo de Santurban, puesto que a pesar de
que existe la Resolución 2090 de 2014. “Por medio de la cual se delimita el
Páramo Jurisdicciones – Santurbán – Berlín, y se adoptan otras
13
determinaciones”. De igual forma se encuentra la Ley 1450 de 2011 mediante
la cual queda prohibido adelantar actividades agropecuarias, de exploración o
explotación de hidrocarburos y minerales, entre otras en los ecosistemas de
los páramos, de las cuales provenía el sustento de los habitantes de esta zona.
Mediante dicha normatividad se busca proteger los páramos, puesto que
dichas normas deben de ir más profundo en cuanto a la problemática
ambiental que genera la explotación minera, puesto que se debe plantear
dentro de la legislación existente plantear que cualquier modelo de extracción
minera se debe evaluar no solo el costo económico sino también tener en
cuenta variables como: el costo social y ambiental que traerá consigo la
actividad minera, para de esta forma realizar un análisis comparativo entre:
beneficio económico para la región vis costo masivo medio ambiente y su
posible impacto.
Pese a que existe la Ley 1259 de 2008 mediante la cual se manejan los
comparendos ambientales, es importante que dichos comparendos no solo
sean en lo pecuniario, sino que se debe incluir dentro de la legislación
ambiental una normatividad especial que obligue a los infractores sean
propietarios de empresas, representantes legales o quienes hagan las veces
a resarcir el daño ambiental de forma más compleja, por ejemplo el daño fue
sobre la contaminación de un afluente hídrico a causa del mercurio, cianuro o
cualquier otro químico que ponga en riesgo dicho recurso a que la empresa o
persona encargada descontamine dicho afluente e incluso que invierta todos
los recursos necesarios para minimizar el daño ambiental y erradicarlo en lo
posible, de igual forma cuando se talen bosques para la explotación minera o
se ponga en riesgo o peligro la fauna o la flora, solo así se puede llegar a dar
una protección mas practica y segura al medio ambiente, especialmente a los
páramos.
Es importante analizar la economía interna de una región como motor principal
del desarrollo social del mismo, sin embargo, se deben usar herramienta que
lleva a un desarrollo sostenible, donde la economía interna sea vista más que
unos beneficios económicos, sino que también se pueda apreciar dentro de
una economía que va de la mano del medio ambiente.
El gobierno, a través de las CAR, debe crear un manual del medio ambiente y
la protección a los páramos, mediante el cual se dé a conocer la legislación
ambiental desde un punto de vista constitucional y normativo dirigido a
empresas dedicadas a la actividad minera en el Departamento Norte de
Santander con el fin de proteger el Páramo de Santurban.

14
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

CÁRDENAS Mauricio y REINA Mauricio. La minería en Colombia: impacto


socioeconómico y Fiscal. Fedesarrollo No. 25 Bogotá, 2008. Consultado
en
http://www.repository.fedesarrollo.org.co/bitstream/handle/11445/893/CDF
_No_25_Abril_2008_Esp.pdf?sequence=1&isAllowed=y

CARMONA Sergio Iván, VILLEGAS Luis Carlos y ÀNGEL Enrique S.


Gestión Ambiental de Proyectos de Desarrollo. Escuela de geociencias y
medio ambiente. Cuadra Edición. Facultad de minas. Editorial Universidad
Nacional de Colombia. Medellín, 2010. Consultado en
https://minas.medellin.unal.edu.co/centro-editorial/libros/gestion-
ambiental-en-proyectos-de-desarrollo
DELGADO Gian Carlo. Ecología Política de la Minería en América Latina.
Comité Editorial del CEIIH. Universidad Nacional Autónoma de México.
México, 2010. Consultado en
http://www.copaeguatemala.org/pdf/informes/Ecolog%23U00eda%20politi
ca%20de%20la%20mineria.pdf
GRISALES Gonzáles Daniel. Colombia: la aplanadora minera a toda
marcha. Revista Kavilando. Universidad de Antioquia. Medellín, 2011.
Consultado en
https://www.ssoar.info/ssoar/bitstream/handle/document/42797/ssoar-
kavilando-2011-1-2-grisales_gonzales-
Colombia_la_aplanadora_minera_a.pdf?sequence=1
MARTÍNEZ Alier Joan. Los conflictos ecológico-distributivos y los
indicadores de sustentabilidad. Revibec: revista de la Red Iberoamericana
de Economía Ecológica, V. 1. Universidad de Barcelona. España, 2004.
Consultado en https://ddd.uab.cat/record/4860
PEÑA Pirazán Juan Diego. Minería y medio ambiente en Colombia.
Universidad Sergio Arboleda. Bogotá, 2003. Consultado en
http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_nlinks&ref=000196&pid=S1
900-9607201400010000300055&lng=en
RIERA Pere y col. Manual de economía ambiental y de los recursos
naturales. Editorial Paraninfo. España, 2005.
RODRÍGUEZ Alfonso Insuasty, GRISALES González Daniel y
GUTIERREZ León Eliana Marcela. Conflictos asociados a la gran minería

15
en Antioquia. Universidad de la Rioja, Revista DIALNET. Medellìn, 2013.
Consultado en https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4734295
SAADE Hazin Miryam. Desarrollo minero y conflictos socioambientales Los
casos de Colombia, México y el Perú. Documentos de las Naciones
Unidades. CEPAL. Santiago de Chile, 2013 Consultado en
https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/5369/LCL3706_es.pdf
?sequence=1&isAllowed=y
Sentencia C-339/02 DERECHO AL AMBIENTE SANO-Construcción
conjunta del Estado y de los ciudadanos. Consultado en
http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2002/c-339-02.htm
Sentencia C-632/11 MEDIDAS COMPENSATORIAS PARA
RESTABLECER LOS DAÑOS CAUSADOS POR UNA INFRACCION
AMBIENTAL-No tienen la naturaleza de sanción y por lo mismo, no
desconocen los principios de legalidad, tipicidad, non bis ídem y la reserva
de ley. Consultado en
http://www.corteconstitucional.gov.co/RELATORIA/2011/C-632-11.htmº
Sentencia C-894/03 MEDIO AMBIENTE-Régimen constitucional de
protección/MEDIO AMBIENTE-Parámetros constitucionales. Consultada
en http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2003/C-894-03.htm
Sentencia T-154/13 ACCIÓN DE TUTELA PARA LA PROTECCIÓN DE
DERECHOS COLECTIVOS-Procedencia excepcional. Consultado en
http://www.corteconstitucional.gov.co/RELATORIA/2013/T-154-13.htm
Sentencia T-760/07 CONSTITUCIÓN ECOLÓGICA-Conformación.
Consultada en http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2007/t-760-
07.htm
SUÁREZ Leonardo Güiza. Perspectiva jurídica de los impactos
ambientales sobre los recursos hídricos provocados por la minería en
Colombia. Revista Opinión Jurídica. Medellín, 2011. Consultado en
https://revistas.udem.edu.co/index.php/opinion/article/view/738

16