Está en la página 1de 16

CIUDADANA:

JUEZ PRIMERO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL Y MERCANTIL


DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO ZULIA-.
EN SEDE CONSTITUCIONAL.
SU DESPACHO.-

Quien suscribe, ROBERTO ANDRÉ SCOTT RONDÓN, venezolano, mayor


de edad, soltero, comerciante, Titular de la Cédula de Identidad Número V-
26.102.617 y domiciliado en la ciudad de Barinas, Municipio Barinas del
Estado Barinas; Presidente de la Sociedad Mercantil “INVERSIONES
VARYNA, C.A.”, domiciliada en Barinas, Municipio Barinas del Estado
Barinas, debidamente inscrita por ante el Registro Mercantil Segundo de la
Circunscripción Judicial del Estado Barinas, en fecha 08 de agosto de 2.018,
anotado bajo el Número 34, Tomo 1-A, Cuarto Trimestre de los Libros de
Comercio respectivos, suficientemente facultado para este acto según se
evidencia de Acta de Asamblea General Extraordinaria de Accionistas,
debidamente inscrita por ante el Registro Mercantil Segundo de la
Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en fecha 29 de Octubre de 2.010,
registrada bajo el número 6, Tomo 4-A, Cuarto Trimestre de los Libros de
Comercio respectivos; el cual acompaño marcado con la letra “A” y “B”,
respectivamente, asistida en este acto por la abogada: LAURY DEL VALLEZ
MENDEZ, venezolana, mayor de edad, titular de la Cédula de Identidad Nº V-
23.028.112, abogado en ejercicio, inscrita en el Instituto de Previsión Social
del Abogado, bajo el Nº 51.665, con domicilio en Barinas, Jurisdicción del
Municipio Barinas, del Estado Barinas, para todos los efectos derivados de la
presente acción indico como domicilio procesal el siguiente: ESCRITORIO
JURÍDICO L.V.M & ASOC., situado en la Av. Cruz Paredes, local Nº P-05,
Barinas, Jurisdicción del Municipio Barinas, del Estado Barinas, estando
dentro de la oportunidad legal correspondiente, ocurro con todo respeto ante
su impoluta providencia, para interponer formal ACCIÓN DE AMPARO
CONSTITUCIONAL en los términos que a continuación quedan expuesto:
CAPITULO I
ANTECEDENTES
Ciudadana Juez, mi representado Sociedad Mercantil “INVERSIONES
VARYNA, C.A.”, plenamente identificado, es único y exclusivo propietario de
un inmueble constituido por una (1) parcela de terreno propio ubicado en
Avenida 23 de enero, esquina Calle 11, en Barinas, Parroquia El Carmen,
Municipio Barinas del Estado Barinas, identificada con la Cédula Catastral
Número 23-11-01-U-01-21-08-27. El referido inmueble posee un área total de
MIL CINCUENTA Y SEIS METROS CUADRADOS CON TREINTA Y OCHO
DECÍMETROS CUADRADOS (1.056,38mts.2). Asimismo, el referido terreno
posee los siguientes medidas y linderos generales: NORTE: Mide Treinta y
Siete Metros con Veinticinco Centímetros (37,25Mts) y linda con Calle 9A
(Calle Camoruco); SUR: Mide Diecinueve Metros con Dos Centímetros
(19,02Mts), más Cuatro Metros con Sesenta y Nueve Centímetros (4,69Mts)¸
más Catorce Metros con Diez Centímetros (14,10Mts) y linda con inmueble
que es o fue de mi propiedad y de Armando Gonzalez y Pierina Rosales y
Calle 10 (Avenida Bolívar); ESTE: Mide Cincuenta y Ocho Metros con Diez
Centímetros (58,10Mts) y linda con Avenida 3 (Avenida Cristóbal Colón); y
por el OESTE: Mide Veintiún Metros con Ochenta y Tres Centímetros
(21,83Mts), más Cuarenta y Cuatro Metros con Setenta y Dos Centímetros
(44,72Mts) y linda con propiedad que es o fue de Armando Gonzalez. El
inmueble antes descrito le pertenece a mi representada, según se desprende
de documento debidamente protocolizado por ante el Registro Público del
Municipio Barinas y Pierina Rosales, del Estado Barinas, en fecha 08 de abril
de 2013, quedando inscrito bajo el Nº 2013.653, asiento Registral 1 del
inmueble matriculado con el Nº 471.21.11.2.3279, correspondiente al Libro
de Folios Real del año 2013, el cual consignamos marcado con la letra “C”.

Ahora bien, ciudadana Juez, durante todo éste tiempo mi representada ha


venido ocupando dicho inmueble, con todas las prorrogativas legales y
constitucionales de la propiedad, hasta que el día 16 de agosto de 2.013,
cuando irrumpieron abruptamente un grupo de personas liderados por la
ciudadana: GLEIDYS MICHELLE KILSI PEREZ, venezolana, mayor de
edad, titular de la cédula de identidad Nº V-26.661.825, de éste domicilio,
conduciendo vehículos y camiones atravesándolos a la entrada principal del
referido inmueble, sin permitirle a mi representada hacer uso del ejercicio del
derecho de propiedad que le asiste, profiriéndome dichas personas,
amenazas e insultos; conducta inicua que pudo atenuarse un poco, mediante
la suscripción a media noche de un acta de tregua, que debería cumplirse
hasta el 16 de septiembre de 2013, la cual anexo marcada con la letra “D”.

Ciudadana Juez, una vez como se cumpliera dicha tregua (16 de septiembre
de 2013), la referida ciudadana: GLEIDYS MICHELLE KILSI PEREZ, antes
identificada, ha venido realizando actos limitativos del derecho de propiedad,
cerrando con candados el portón de entrada al inmueble de marras,
impidiendo tanto a los clientes de mi representada Sociedad Mercantil
“INVERSIONES VARYNA, C.A.”, así como a otras distintas personas, el
acceso a dicho inmueble, el cual ha venido siendo utilizado como
estacionamiento y zona de carga y descarga de mercancías propias del
ramo.

Ciudadana Juez, en el día de ayer 25 de septiembre de 2013, dicha


ciudadana: GLEIDYS MICHELLE KILSI PEREZ, volvió a incidir con esa
aberrante e inicua conducta en la que tampoco permitió el ingreso al
inmueble de marras, propiedad de mi representada Sociedad Mercantil
“INVERSIONES VARYNA, C.A.”, cuyo objeto social es todo lo concerniente
o relacionado con la compra venta y Distribución al mayor y detal de toda
clase de productos de charcutería, embutidos, fiambres, lácteos y cítricos,
así como toda clase de alimentos y víveres nacionales e importados, lo que
comporta por igual una limitante al ejercicio de la actividad económica de su
preferencia.

Ciudadana Juez, una vez como fueron agotadas todas las vías
administrativas existentes, para conminar a la referida ciudadana, a que
cesara en su conducta maliciosa y perturbadora contra el derecho de
propiedad que le asiste a mi representada, procurando con ello una efectiva
e inmediata solución a éste irritante problema, sin obtener respuesta alguna,
por lo que no teniendo otra vía expedida para la solución de la situación
jurídica planteada, es por lo que ocurro a su impoluta providencia.
CAPITULO II
DE LOS DERECHOS Y GARANTÍAS CONSTITUCIONALES
VIOLADOS
Así las cosas, es importante destacar que mediante la autoridad
jurisdiccional, el estado se arroga la tutela de los derechos y garantías
constitucionales de las personas, tanto naturales como jurídicas, y tales
garantías judiciales descansan en dos pilares fundamentales, a saber: a.-) La
imparcialidad e independencia del juez, lo que a su vez se traduce en la
máxima del juez natural, es decir, que toda persona tiene el derecho de ser
juzgado por su juez natural; b.-) La formación y respeto al DEBIDO
PROCESO, como garantía de consagración universal, del principio de ser
oído, y propender de los medios procesales adecuados para su defensa .
Todo lo cual se simplifica en la materialización de una TUTELA JUDICIAL
EFECTIVA de los derecho de los ajusticiables, que a su vez pone de bulto
mutatis mutandi, la garantía del DEBIDO PROCESO y el ejercicio del
DERECHO DE DEFENSA, consagrado en nuestra vigente Carta Magna, en
su artículo 26, ordinales 1º, 3º y 4º de artículo 49, y 257.

Ciudadano Juez, abrigados en la firme convicción en la aplicación de los


preceptos constitucionales mencionados supra, es por lo que ocurrimos a su
insigne providencia a solicitarle la TUTELA DE LOS DERECHOS Y
GARANTÍAS CONSTITUCIONALES de mi representada, que han sido
violados y conculcados por la ciudadana: GLEIDYS MICHELLE KILSI
PEREZ, entre otros los que a continuación dejamos expuestos:

SECCION PRIMERA
DE LA PROPIEDAD
Expresa textualmente el artículo 115 de nuestra Carta Magna lo siguiente:

Artículo 115. Se garantiza el derecho de


propiedad. Toda persona tiene derecho al uso,
goce, disfrute y disposición de sus bienes. La
propiedad estará sometida a las contribuciones,
restricciones y obligaciones que establezca la ley
con fines de utilidad pública o de interés general.
Sólo por causa de utilidad pública o interés social,
mediante sentencia firme y pago oportuno de justa
indemnización, podrá ser declarada la expropiación
de cualquier clase de bienes.

En armonía al supuesto de hecho contenido en la norma del artículo


precedente, nos expresa el artículo 23 eiusdem, lo siguiente:

Artículo 23. Los tratados, pactos y convenciones


relativos a derechos humanos, suscritos y
ratificados por Venezuela, tienen jerarquía
constitucional y prevalecen en el orden interno, en
la medida en que contengan normas sobre su goce
y ejercicio más favorables a las establecidas por
esta Constitución y la ley de la República, y son de
aplicación inmediata y directa por los tribunales y
demás órganos del Poder Público

De lo anterior se puede colegir que las normas transcritas supra, guardan


perfecta consonancia con el texto de la CONVENCION AMERICANA DE LOS
DERECHOS HUMANOS, suscrito el 22 de noviembre de 1.969, en San José
de Costa Rica, por los estados miembros, de la cual Venezuela es signataria,
donde se reconoce entre otros derechos lo siguiente: << que los derechos
esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado
Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la persona
humana, razón por la cual justifican una protección internacional, de
naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el
derecho interno de los Estados americanos >> (sic); y dentro de esos
derechos humanos protegidos por la CONVENCION AMERICANA DE LOS
DERECHOS HUMANOS se encuentra rubricada la PROPIEDAD PRIVADA,
cuya dispositivo es del tenor siguiente:

Artículo 21. DERECHO A LA PROPIEDAD


PRIVADA

“(...) 1. Toda persona tiene derecho al uso y goce


de sus bienes. La ley puede subordinar tal uso y
goce al interés social.

2. Ninguna persona puede ser privada de sus


bienes, excepto mediante el pago de
indemnización justa, por razones de utilidad
pública o de interés social y en los casos y
según las formas establecidas por la ley.(...)”
Como puede inferirse de las normas arriba indicadas, el ejercicio de la
PROPIEDAD PRIVADA está garantizada por el derecho internacional como
un DERECHO ESENCIAL DEL HOMBRE, cuyos postulados se encuentran
vertidos en nuestra Carta Magna, en su artículo 115, por lo que resulta
evidente a toda luces, que la conducta desplegada por la ciudadana:
GLEIDYS ICHELLE KILSI PEREZ, han violado en todo momento el
constitucional DERECHO DE PROPIEDAD, sobre el inmueble antes
identificado, propiedad de mi representada Sociedad Mercantil,
“INVERSIONES VARYNA, C.A.” .

En efecto ciudadano Juez, en el momento que la referida ciudadana:


GLEIDYS MICHELLE KILSI PEREZ, irrumpiera violentamente y penetraran
arbitrariamente en el inmueble de marras, rompiendo los candados de
entrada a dicho inmueble, profiriendo improperios y amenazas, desde ese
preciso momento se configuró la violación a la propiedad de nuestra
representada, conducta inicua ésta que ha mantenido hasta los actuales
momentos, haciendo estragos tanto en el inmueble de marras, como en la
actividades económicas de mi representada, violentando con ello, los
derechos consagrados en nuestra Carta Magna, así como en la Convención
Americana de los Derechos Humanos.

En tal sentido, en fecha 17 de Diciembre de 1.998, la Magistrada Dra.


CECILIA SOSA GOMEZ, Presidenta de la Corte Suprema de Justicia, con
motivo de celebrarse los “50 Aniversario de la Declaración de los DDHH”,
expresó lo siguiente:

<< hemos podido concluir, con la libertad que lo han


hecho, de que ciertamente son los jueces y fiscales
los que tienen en sus manos, en definitiva, que los
procedimientos judiciales venezolanos estén
acordes con los principios que rigen en los
instrumentos legales internacionales y nacionales
que rigen la defensa de los Derechos Humanos para
que no seamos denunciados ante instancias
internacionales, precisamente por haber violado
internamente el Debido Proceso.>>
SECCION SEGUNDA
DE LOS DERECHOS A LA PROTECCION Y SEGURIDAD PERSONAL
Y DE LA PROPIEDAD
Establece en su parte pertinente el artículo 55 de nuestra Carta Magna lo
siguiente:
Artículo 55. “(...) Toda persona tiene derecho a la
protección por parte del Estado a través de los
órganos de seguridad ciudadana regulados por
ley, frente a situaciones que constituyan
amenaza, vulnerabilidad o riesgo para la
integridad física de las personas, sus
propiedades, el disfrute de sus derechos y el
cumplimiento de sus deberes. (...)

La norma arriba transcrita, guarda perfecta armonía con el supuesto de


hecho consagrado ex artículo 115 eiusdem, respecto al derecho que
gozamos todos los venezolanos de ser protegido por el estado, tanto en
nuestros bienes o propiedad, como en nuestra integridad física, pero es el
caso, ciudadano Juez, y como hemos dejado plasmado ab initio, mi
representada Sociedad Mercantil “INVERSIONES VARYNA, C.A”, ha
recorrido todos los órganos del Seguridad de Estado que directa o
indirectamente tienen que ver con esa protección y seguridad física de las
personas y de sus bienes, en protección contra las amenazas de que son
objeto, de las agresiones, y daños a la propiedad sobre los bienes que
conforman el sustrato real de nuestra representada, resultando toda gestión
infructuosas. Situación ésta que con el pasar de los días se ha venido
agravando con pasos agigantados, y que al no ponérsele coto urgentemente
a tal situación, no existirá luego recurso o acción alguna que pueda
restablecer la situación jurídica infringida por dicho ciudadana: GLEIDYS
MICHELLE KILSI PEREZ, haciendo mella la protección constitucional antes
invocada.

SECCIÓN TERCERA
DERECHO A LA LIBERTAD ECONÓMICA Y DE EMPRESA
Expresa textualmente el Artículo 112 de nuestra Carta fundamental lo
siguiente:

Artículo 112. Todas las personas pueden


dedicarse libremente a la actividad económica de
su preferencia, sin más limitaciones que las
previstas en esta Constitución y las que
establezcan las leyes, por razones de desarrollo
humano, seguridad, sanidad, protección del
ambiente u otras de interés social. El Estado
promoverá la iniciativa privada, garantizando la
creación y justa distribución de la riqueza, así como
la producción de bienes y servicios que satisfagan
las necesidades de la población, la libertad de
trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio
de su facultad para dictar medidas para planificar,
racionalizar y regular la economía e impulsar el
desarrollo integral del país.

Obviamente, ciudadano Juez, que al prevalecer tal conducta de cerrar el


portón de entrada al inmueble de marras que sirve de estacionamiento, de
carga y descarga para las actividades económicas ordinarias de mi
representada Sociedad Mercantil “INVERSIONES VARYNA, C.A” le produce
profundos daños al patrimonio de mi representada, toda vez que los
proveedores no pueden descargar las mercancías, no pudiéndose mi
representada dedicarse libremente a sus actividades propias de su objeto
social.

CAPITULO III
DE LA ACCIÓN DE AMPARO
SECCION PRIMERA
BASE LEGAL Y PROCEDENCIA DE LA ACCIÓN
La presente ACCIÓN DE AMPARO tiene su fundamento legal en el artículo 2,
de la Ley Orgánica de Amparo Sobre Derechos y Garantías Constitucionales,
en acatamiento al artículo 1, eiusdem, que recoge el mandato constitucional,
contenido en la norma del artículo 27 de la Constitución de la República
Bolivariana de Venezuela, y de los principios rectores recogidos en la
Constitución española, que guiaron a nuestro consituyentísta patrio, en tal
sentido el Tribunal Constitucional de España, ha dejado sentado el criterio
que:

“(...) La garantía de las libertades y derechos


fundamentales de las personas está encomendada,
en primer lugar, a los Jueces y Tribunales integrados
en el Poder Judicial, a través de las vías y remedios
que ofrecen las leyes procesales. Subsidiariamente,
la Constitución ha establecido un sistema
específico y último de tutela de varios de tales
derechos, mediante el recurso de amparo
constitucional, que ha residenciado en el Tribunal
Constitucional. De esta manera, el Tribunal se
configura como órgano jurisdiccional superior en
materia de garantías constitucionales y, por ende,
último garante de los derechos y libertades
fundamentales reconocidas en la Constitución”.
(www. tribunalconstitucional.es)

En consonancia con ello nuestro más elevado Tribunal de la República ha


dejado sentado lo siguiente:

“(...) Por supuesto que estas normas procesales en


el contexto del amparo constitucional alcanzan un
nivel meta procesal porque se "contaminan" con la
finalidad del amparo que es la tutela de los derechos
humanos, positivizados o implícitos, de manera que,
el derecho aplicable, no es el que se corresponde a
su sentido estricto (dura lex, sed lex), sino al
derecho justo que se ubica entre el derecho natural
(válido per se) y la norma jurídica concreta
(internamente fundada), inclusive, se encuentra
como legítimo, invocar el. imperativo categórico (la
ética), en apoyo de esta vía extraordinaria de
amparo constitucional.(...)” (TRIBUNAL SUPREMO
DE JUSTICIA, Sala Política Administrativa, caso
Richard José Corredor Bermúdez, sentencia Nº
674 de fecha 30 de octubre de 1997, Exp. 13837).
(en negrita nuestro)

En efecto ciudadana Juez, la presente acción de AMPARO


CONSTITUCIONAL, es procedente en derecho, toda vez, que de acuerdo a
su carácter residual o excepcional, nuestra representada no tiene otra vía,
recurso o medio breve, eficaz, idóneo y expedito para restablecer la situación
jurídica infringida o conculcada por la ciudadana: GLEIDYS MICHELLE
KILSI PEREZ, toda vez, que los órganos administrativos del estado,
encargados de la seguridad y protección de las personas y de los bienes,
inexplicablemente, han hecho caso omiso a tales súplicas proteccionistas,
empero, de continuarse con tales desmanes y agravios a la propiedad, se
seguirán incrementando catastróficamente los daños a los derechos de mi
representada, hasta hacerlos de muy difícil reparación.
SECCION SEGUNDA
DEL TRIBUNAL COMPETENTE
De conformidad con los artículos 7 y 13 de la Ley Orgánica de Amparo sobre
Derechos y Garantías Constitucionales, el Juez competente para conocer de
la presente ACCIÓN DE AMPARO, es el Tribunal de Primera Instancia que
lo sean en la materia afín con la naturaleza del derecho o de la garantía
constitucionales violados o amenazados de violación, en la jurisdicción
correspondiente al lugar donde ocurrieren el hecho, acto u omisión que
motivaren la solicitud de amparo, por lo tanto es usted ciudadana Juez, la
competente para iniciar el procedimiento pautado en los artículo 23, 24 y 26
eiusdem. A tal respecto nuestro máximo tribunal de la República en Sala
Constitucional, ha reiterado su máxima, desde el 20 de enero de 2.000, con
ponencia del Magistrado JESUS EDUARDO CABRERA, en el caso de
EMERY MATA MILLAN, la cual ha fijado los criterios de competencia en
materia de Amparo Constitucional, y en lo atinente nos enseña lo siguiente:

“(...)Corresponde a los Tribunales de Primera


Instancia de la materia relacionada o afín con el
amparo, el conocimiento de los amparos que se
interpongan, distintos a los expresados en los
números anteriores, siendo los Superiores de dichos
Tribunales quienes conocerán las apelaciones y
consultas que emanen de los mismos, de cuyas
decisiones no habrá apelación ni consulta. (...)”

CAPITULO IV
DE LOS MEDIOS DE PRUEBAS
En acatamiento a la doctrina consolidada de nuestro máximo Tribunal de la
República, respecto a la oportunidad de promover pruebas en materia de
amparo constitucional, la Sala Constitucional, nos ha enseñado lo siguiente:

“(...) Con relación a los amparos que no se


interpongan contra sentencias, tal como lo expresan
los artículos 16 y 18 de la Ley Orgánica de Amparo
sobre Derechos y Garantías Constitucionales, el
proceso se iniciará por escrito o en forma oral
conforme a lo señalado en dichos artículos; pero el
accionante además de los elementos prescritos en
el citado artículo 18 deberá también señalar en su
solicitud, oral o escrita, las pruebas que desea
promover, siendo esta una carga cuya omisión
produce la preclusión de la oportunidad, no solo la
de la oferta de las pruebas omitidas, sino la de la
producción de todos los instrumentos escritos,
audiovisuales o gráficos, con que cuenta para el
momento de incoar la acción y que no promoviere y
presentare con su escrito o interposición oral;
prefiriéndose entre los instrumentos a producir los
auténticos. El principio de libertad de medios regirá
estos procedimientos, valorándose las pruebas por
la sana crítica, excepto la prueba instrumental que
tendrá los valores establecidos en los artículos 1359
y1360 del Código Civil para los documentos públicos
y en el artículo 1363 del mismo Código para los
documentos privados auténticos y otros que
merezcan autenticidad, entre ellos los documentos
públicos administrativos.

Los Tribunales o la Sala Constitucional


que conozcan de la solicitud de amparo, por
aplicación de los artículos de la Ley Orgánica de
Amparo sobre Derechos y Garantías
Constitucionales, admitirán o no el amparo,
ordenarán que se amplíen los hechos y las pruebas,
o se corrijan los defectos u omisiones de la solicitud,
para lo cual se señalará un lapso, también
preclusivo. Todo ello conforme a los artículos 17 y
19 de la Ley Orgánica de Amparo sobre Derechos y
Garantías Constitucionales. (...)” (Sentencia de
fecha 1º de febrero de 2.000, en el Expte. Nº 00-
0010, con ponencia del Magistrado: JESUS
EDUARDO CABRERA ROMERO, en el caso de
José Amado Mejía Betancourt y José Sánchez
Villavicencio)

En tal sentido y conforme al principio nomofilactico, mutatis mutandi


ofrecemos y promovemos los medios de pruebas pertinentes en la forma
siguientes:

1. REGISTRO DE COMERCIO de la Sociedad Mercantil


“INVERSIONES VARYNA, C.A.”, domiciliada en Barinas, Municipio
Barinas, del Estado Zulia, debidamente inscrita por ante el Registro
Mercantil Segundo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en
fecha 08 de Octubre de 2.004, anotado bajo el Número 34, Tomo 1-A,
Cuarto Trimestre de los Libros de Comercio respectivos, la cual se
acompaña marcada con la letra “A”
2. ACTA DE ASAMBLEA GENERAL EXTRAORDINARIA DE
ACCIONISTAS, debidamente inscrita por ante el Registro Mercantil
Segundo de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, en fecha 29
de Octubre de 2.010, registrada bajo el número 6, Tomo 4-A, Cuarto
Trimestre de los Libros de Comercio respectivos; el cual se acompaña
marcada con la letra “B”
3. DOCUMENTO DE PROPIEDAD DEL INMUEBLE, debidamente
protocolizado por ante el Registro Público del Municipio Barinas y
Pierina Rosales, del Estado Zulia, en fecha 08 de abril de 2013,
quedando inscrito bajo el Nº 2013.653, asiento Registral 1 del
inmueble matriculado con el Nº 471.21.11.2.3279, correspondiente al
Libro de Folios Real del año 2013, el cual consignamos marcado con
la letra “C”.
4. ACTA DE TREGUA, de fecha 16 de agosto de 2013, suscrita entre mi
representada Sociedad Mercantil “INVERSIONES VARYNA, C.A.”, y
la ciudadana: MICHELLE KILSI PEREZ, la cual venció en fecha 16 de
septiembre de 2013, la cual anexo marcada con la letra “D”.
5. INSPECCIÓN OCULAR practica por la Notaria Publica Segunda de la
Ciudad Ojeda del Municipio Lagunillas del Estado Zulia, en fecha 16
de agosto de 2013, sobre el inmueble objeto de protección
constitucional, constituido por una (1) parcela de terreno propiedad de
Sociedad Mercantil “INVERSIONES VARYNA, C.A.”, ubicado en
Calle 10 (Avenida Olimpica), con esquina A10, en Barinas, Parroquia
El Carmen, Municipio Barinas, del Estado Barinas

CAPITULO V
DE LAS PROVIDENCIAS CAUTELARES
De conformidad con el artículo 585, del código de Procedimiento Civil, en
armonía con los artículos 588 eiusdem, por remisión del artículo 48 de la Ley
Orgánica de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, con
aplicación en su ejecución al principio de Corresponsabilidad en materia de
Seguridad de la Nación, de conformidad con el artículo 326, de nuestra
Carta Magna, por lo que solicito ciudadana Juez, se sirva usted DECRETAR
las PROVIDENCIAS CAUTELARES siguientes:
PRIMERO: Que el Tribunal se sirva conminar a la ciudadana: GLEIDYS
MICHELLE KILSI PEREZ, plenamente identificada, para que le permita a mi
representada Sociedad Mercantil “INVERSIONES VARYNA, C.A.”, el pleno
ejercicio del derecho de propiedad sobre el inmueble tantas veces
mencionado.

En cumplimiento de la Providencia Cautelar decretada se sirva ésta insigne


providencia oficiar suficientemente al JUZGADO EJECUTOR DE MEDIDAS
DEL MUNICIPIO BARINAS, de ésta misma circunscripción Judicial, quien
deberá hacerse acompañar de un práctico o baquiano de su elección a los
efectos legales pertinentes, oficiando a los cuerpos de seguridad del Estado,
a los fines de prestarle la seguridad y apoyo al Tribunal en la ejecución de la
medida precautelar decretada. Asimismo, se le advertirá al precitado
Juzgado Ejecutor, que una vez como fuere materializada dicha medida, se
servirá acordar un apostamiento policial o militar por un lapso que considere
prudencial a los fines de garantizar la efectividad de la medida decretada,
con el apercibimiento a la pretendida ciudadana: GLEIDYS MICHELLE KILSI
PEREZ, acatar dicha providencia cautelar so pena de incurrir en
responsabilidades penales de conformidad con el artículo 31 de la Ley
Orgánica de Amparo Sobre Derecho y Garantías Constitucionales.

SEGUNDO: Que el Tribunal conmine a la ciudadana: GLEIDYS MICHELLE


KILSI PEREZ, para que cesen en los actos perturbatorios contra mi
representada Sociedad Mercantil “INVERSIONES VARYNA, C.A.”
(DISPOZUCA), así como se abstengan de dirigir o instruir a terceras
personas a penetrar o seguir perturbando el inmueble de marras, para lo cual
solicito sea notificada de ello, personalmente o por cualquier otro medio
comunicacional.

TERCERO: Que el Tribunal oficie a todas aquellas autoridades competentes


de Seguridad del Estado, bien sean Civiles o Militares, sobre las medidas
adoptadas por este Tribunal en Sede Constitucional sobre la protección de
los derechos y garantías constitucionales acordadas a favor de la mi
representada Sociedad Mercantil “INVERSIONES VARNA, C.A.” , sobre el
inmueble de su propiedad antes descrito, todo a los fines de coadyuvar con
el restablecimiento de la situaciones jurídicas infringidas.

CUARTO: Solicito se sirva esta providencia adoptar las medidas que


considere pertinentes y eficaz, a los fines de hacer cesar las lesiones y
violaciones a los derechos de mi representada Sociedad Mercantil
“DISTRIBUIDORA LA POPULAR DEL ZULIA, C.A.” (DISPOZUCA),
imponiendo las órdenes de hacer o no hacer como estime convenientes.

Ciudadano Juez, decretar la PROVIDENCIA CAUTELAR solicitada, se le va


hacer muy fácil, toda vez, que de los medios de pruebas aportadas y aquí
ofrecidas, en el CAPITOLO IV, se desprenden las pruebas suficientes del
derecho constitucional violado, por lo tanto ciudadano JUEZ
CONSTITUCIONAL, como puede usted diáfanamente observar, se
encuentran perfectamente definidos los requisitos de procedibilidad para
decretar las providencias cautelares solicitadas, a saber El “fomus boni iuris
y el periculum in mora”, y así solicito SEA DECRETADO, para evitar que se
sigan incrementando los daños, a los derechos de mi representada Sociedad
Mercantil “INVERSIONES VARYNA, C.A.”, mientras se decide el fondo o
mérito del asunto debatido. JURO LA URGENCIA DEL CASO.

Pedimento éste que se ajusta perfectamente con la doctrina de la Sala


Constitucional de nuestro máximo Tribunal de la República, la cual estableció
en la sentencia N° 2.730, de fecha 20 de noviembre de 2001, recaída en el
expediente N° 2001-0710, caso: María Felicia Arellano Belandria y María del
Rosario Muñoz de Pausin, cuando nos enseña, lo siguiente:

“(...) debe analizarse en primer término el fumus


boni iuris, con el objeto de concretar la presunción
grave de violación o amenazas de violación del
derecho o derechos constitucionales alegados por la
parte quejosa, para lo cual es necesario no un
simple alegato de perjuicio, sino la argumentación y
la acreditación de hechos concretos de los cuales
nazca la convicción de violación a los derechos
constitucionales del accionante; y en segundo lugar,
el periculum in mora, determinable por la sola
verificación del extremo anterior, pues la
circunstancia de que exista una presunción grave de
violación de un derecho de orden constitucional, el
cual por su naturaleza debe ser restituido en
forma inmediata, conduce a la convicción de que
debe preservarse ipso facto la actualidad de ese
derecho, ante el riesgo inminente de causar un
perjuicio irreparable en la definitiva a la parte
que alega la violación. (...)” (destacado nuestro)

CAPITULO VI
DEL DERECHO Y PETITUM
De conformidad con todos y cada uno de los fundamentos de hecho y de
derecho explanados precedentemente solicito declare CON LUGAR la
presente ACCIÓN DE AMPARO CONSTITUCIONAL, contra la agraviante
ciudadana: MIGLEDYS RAMONA CAMPOS, venezolana, mayor de edad,
titular de la cédula de identidad Nº V-7.835.981, de éste domicilio, por haber
violado y conculcado los DERECHOS CONSTITUCIONALES A LA
PROPIEDAD, A LA LIBERTAD ECONÓMICA Y DE EMPRESA, LOS
DERECHOS A LA PROTECCIÓN Y SEGURIDAD PERSONAL Y SUS
BIENES, A LA INOBSERVANCIA Y VIOLACIÓN DE LOS TRATADOS
INTERNACIONALES, suscrito por Venezuela, y que debió gozar mi
representada, mi representada Sociedad Mercantil “DISTRIBUIDORA LA
POPULAR DEL ZULIA, C.A.” (DISPOZUCA), como parte agraviada en la
presente acción, según las pautas del principio de consagración universal
contenidos en los artículos, 23, 55, 115, 112, 127, de nuestra vigente Carta
Magna.
A los efectos de la notificación personal de la agraviante, ciudadana:
GLEIDYS MICHELLE KILSI PEREZ, venezolana, mayor de edad, titular de
la cédula de identidad Nº V-26.661.825, de éste domicilio, la misma se haga
en la siguiente dirección: Cooyeamicarina, Avenida 34, a 100 mts de la
Carretera “L”, de Ciudad Ojeda, Municipio Lagunillas del Estado Zulia.

Solicito que la presente ACCION DE AMPARO CONSTITUCIONAL sea


admitida, sustanciada conforme a los artículo 23, 24, y 26 de la Ley Orgánica
de Amparo sobre Derechos y Garantías Constitucionales, decidida conforme
a derecho y declarada CON LUGAR, restituyendo la situación jurídica
infringida o conculcada, por la aquí agraviante, en resguardo de asegurar la
integridad de nuestra Constitución, de conformidad con el encabezamiento
del artículo 334 de nuestra Carta Magna.-
JURO LA URGENCIA del caso, para la cual solicito se HABILITE TODO EL
TIEMPO QUE FUERE NECESARIO, para su admisión y demás tramites de
ley, y por ser este caso, un HECHO NOTORIO COMUNICACIONAL en el
Municipio Lagunilla, solicito con las pruebas de autos se sirva decretar las
Providencias cautelares solicitadas, conste.

En Cabimas, hoy 29 de Enero de 2019, en la fecha de su presentación por


Secretaría.----------------------------------------------------------------------------------------
------.