Está en la página 1de 2

Remediales

Para mejorar los resultados de la velocidad lectora es recomendable tener un plan lector
en el colegio. En la Fundación Astoreca se realizan las siguientes actividades:

• Diez minutos diarios de lectura remedial en la sala de clases. Ésta puede ser individual o
coral. Los niños deben aprender a leer en voz alta y para ello deben ejercitar. El profesor
da el ejemplo de la lectura, imprimiendo la entonación necesaria para dar énfasis en la
puntuación ortográfica.

• Se pide a los alumnos más débiles que lean en su casa al menos 10 minutos diarios en
voz alta. Para controlar que esta tarea efectivamente se cumpla, se envía un calendario
mensual, pegado en la libreta, donde los apoderados deben ir firmando cada día en que el
niño ha leído. Es importante que este calendario sea revisado al menos una vez a la
semana por la profesora, de manera que no se pierda el sentido de la estrategia.

• Relatar cuentos: la lectura de cuentos en voz alta es una actividad permanente de


los primeros años de educación básica.
Recuerde que nunca se debe tratar de aumentar la velocidad lectora haciendo ensayos de
lectura donde la comprensión, el goce y el sentido del texto pasen a segundo plano.

nálisis y metas esperadas


En la Fundación Astoreca, se propone como meta para el mes de diciembre, tener al 80%
de los alumnos de 2° a 8° básico sobre la velocidad Media Baja, con una distribución de
puntajes que tienda a agruparse en la velocidad Rápida y Muy Rápida en todos los
cursos. En 1° básico, se espera que todos los alumnos estén dentro de los rangos en tabla
(21-56 palabras) para un primer año de aplicación del programa de enseñanza de la
lectoescritura. A partir del año 2010, dado que la meta propuesta se cumplía en forma
sistemática en los colegios de la fundación, se decidió subir la meta: “tener al 80% de los
alumnos sobre velocidad Media Alta”.
Se debe considerar que la evaluación se realiza tres veces en el año, y la meta del mes de
abril es levemente menor a la del mes de agosto y diciembre. Los resultados de la primera
evaluación, realizada durante el mes de abril, debiesen mostrar una distribución de
puntajes que incluya un porcentaje mayor de alumnos en las categorías lenta y muy lenta
(es esperable que haya hasta un 40% de alumnos), y otro porcentaje que se encuentre
fuera de tabla (hasta un 10%). Los textos que leen son más complejos que los leídos
anteriormente, por lo que se espera que bajen el rendimiento en la primera evaluación.
Esto permite establecer qué cursos y alumnos necesitan mayor apoyo, para instalar
remediales a tiempo.

Se espera que con la aplicación del programa de lenguaje y estrategias remediales, los
resultados mejoren en la segunda evaluación, llegando a obtener un mayor porcentaje de
alumnos agrupados en las velocidades Media Baja, Media Alta, Rápida y Muy Rápida (al
menos un 60% del curso).

Si se practica en forma sistemática la lectura, los alumnos debiesen mejorar su velocidad


en al menos en 20 palabras por minuto, desde abril a diciembre.

Por ejemplo, en 2° básico los alumnos debiesen lograr leer con una velocidad sobre las 54
palabras por minuto. En abril, los alumnos comienzan leyendo textos más complejos que
los leídos al terminar 1° básico, por lo que se espera que al menos el 50% esté bajo la
velocidad esperada, entre 42 y 53 palabras por minuto, e incluso hasta un 10% fuera de
tabla. En la segunda evaluación, los alumnos han sido enfrentados a textos de mayor
complejidad durante las clases, y los que se encontraban muy por debajo de lo esperado,
han recibido apoyo y ejercitación adicional de la lectura. Esto ayuda a mejorar sus
resultados, por lo que se espera que en este escenario se agrupe al menos un 60% por
sobre la velocidad esperada. En diciembre, se espera que al menos el 80% del curso logre
estar sobre este rango