Está en la página 1de 7

Guía:

La aventura caballeresca como proceso iniciático: analice las diferentes fases del
aprendizaje heroico. ¿Qué papel cumple el león en dicho proceso?

Para los fines de este trabajo se realizó la segmentación del roman respetando más o
menos la planteada en el texto y representada con un espacio. No obstante, detallaremos
episodios intermedios y una división superestructural afín al proceso (iniciación
caballeresca) al que haremos referencia. En cada uno de los segmentos reconocidos
detallaremos los aspectos más importantes en relación a nuestro objetivo y ampliaremos
con nuestro análisis sobre el tema.

El caballero del Leon:


Parte I
1. Segmento prologal.
2. El cuento de la fuente (relato de Calogrenante)
3. Aventura de la Dama de la fuente (marco general del relato) (continua en 11.)
a. Encuentro con el villano en el bosque.
b. Duelo contra Esclados el pelirrojo.
c. Bodas.
d. Visitas de Arturo. / Duelo contra Kay.
e. Consejos de Gauvain.
f. Promesa. / Partida a los torneos.

Parte II:
4. Locura (fuga mundi).
a. Increpación por la promesa no cumplida.
b. Humillación pública.
c. Locura. / Huida (fuga mundi)
1. Vida salvaje.
2. Encuentro con el ermitaño.
3. Sueño.
4. Encuentro con las doncellas y curación.
5. Aventura del Conde Alier.
5. Encuentro con el león.
a. Duelo entre el león y la serpiente / Ayuda al León
b. Encuentro con el espacio familiar / Recuerdo / Desvanecimiento. / Lealtad del
león (Locura / Duelo)
c. Encuentro con Lunette.
1. Aventura de la injusticia contra Lunette. (Continua en 7.)
6. Aventura de Harpin de la montaña.
a. Duelo contra Harpin de la montaña. / Intervención del león
7. Aventura de la Injusticia contra Lunette (Continuación de 5.c.1.)
a. Reconoce a Laudine. / Recuerdo.
b. Duelo con el senescal y sus hermanos. / Intervención del león.
c. Liberación de Lunette.
8. Aventura del Señor de la Negra Espina. (Continua en 10.)
a. Querella de las hermanas en la corte de Arturo.
b. Programación de duelo. / Plazo.
c. Búsqueda del Caballero del León.
d. Encuentro con el Caballero del León.
9. Aventura del Castillo de Pésima aventura.
a. Entrada al Otro mundo.
b. Duelo con los demonios. / Intervención del León.
c. Salida del Otro mundo
10. Aventura del Señor de la Negra Espina (Continuación de 8)
a. Duelo con el caballero desconocido.
b. Empate y sentencia de Arturo.
11. Aventura de la Dama de la fuente (Continuación de 3.)
a. Regreso a la fuente.
b. Engaño de Lunette. / Promesa de Laudine.
c. Regreso del Caballero del León.
d. Perdón de Laudine.

Análisis:
Parte I:
En la primer parte del roman, nos encontramos con el planteo de las carencias de
Yvain. Si bien lo encontramos establecido como “caballero” en la corte de Arturo, se
desatan una serie de acontecimientos que dejan en evidencia estas carencias: la
venganza y la búsqueda personal de honra como pretexto para la salida en busca de
aventuras nos demuestra un caballero con motivaciones plenamente personales
(egoístas) que si bien coinciden con el comportamiento caballeresco habitual, no se
condicen con una significatividad social. Por otro lado, hay que destacar también que
como caballero, Yvain, no posee una dama a quien honrar con .sus proezas. Hasta aquí
entonces, nos encontramos con estas dos carencias: la falta de dama y de
significatividad social en la aventura. Esta misma carencia es, en cierta manera,
consciente en Yvain como queda manifiesta en su conversación con el horrible villano
que domina la naturaleza (pág. 7). (1)
Si bien nuestro objetivo en este trabajo es analizar el proceso iniciático por el que
atravesará nuestro caballero, entendemos que dicho aprendizaje no puede ser posible sin
antes demostrar cuáles son las falencias que hacen lo imperfecto.
Luego del duelo al cuadrado (duelo contra Esclados y duelo de la viuda Laudine),
Yvain conoce a su dama. Esta situación parece suplir una de las carencias antes
mencionadas, pero descubrimos que Yvain se muestra totalmente inexperto en el
comportamiento adecuado respecto a Laudine. Esta situación no sólo acentúa la
incompletitud de Yvain como noble y caballero, sino que además, mucho más grave,
demuestra que, si comprendemos el amor cortés como privativo de la clase aristocrática,
el caballero no participa plenamente de la clase a la que se supone debe pertenecer.
Yvain ya desde aquí está al margen de su propia clase.
Una vez resuelto todo el episodio que culminará con la boda entre Laudine e Yvain,
éste último decide salir a buscar honra, tentado por los consejos de Gauvain. Promete a
su dama regresar tras un año y se va. Nótese en este pasaje el contraste que se puede
establecer entre Yvain y Arturo (al inicio del roman): el rey se demora en sus aposentos
por atender a su dama, desatiende a su mesnada al ser retenido por la reina (pág. 2) (2),
mientras que Yvain no duda en encomendarse a la aventura más allá de los reclamos
posibles de su esposa. Los consejos de Gauvain apuntan fundamentalmente a
sobreponer la búsqueda de honra a las atenciones del amor cortés. En su argumentación,
el amor casi es consecuencia de la honra (pág. 44) (3).
Cabe destacar también que poco trascendente es la honra conseguida aisladamente en
los torneos para la maduración del personaje: el narrador se detiene escasamente a
desarrollar esas proezas y, por otro lado, todo la honra conseguida por Yvain es infértil
en cuanto a su crecimiento total como caballero, pues este proceso sólo será completo
cuando se logre conjugar el amor cortés con su rol como caballero (el mismo lo
descubre: pág. 48 (4)).
Así entonces Yvain sale a buscar honra. Y la manera en cómo se superponen los
servicios (a la caballería y a la dama) quedará demostrada en el incumplimiento de su
palabra.

Parte II:
La segunda parte del roman va a desarrollar todo el proceso al que nos pretendemos
abocar.
Ya hemos mencionado que el mismo Yvain reconoce su error (el incumplimiento de
su palabra), pero toda la magnitud de éste sólo llegará cuando la falencia abandone el
ámbito de lo personal para dominar el ámbito público/cortesano. El reclamo de la
doncella de Laudine en la corte deja a Yvain públicamente en infracción dando inicio al
quiebre que desencadenará la fuga y la locura. Yvain se margina plenamente, abandona
por completo el espacio civilizado para adentrarse en el bosque, tierra del misterio, de la
aventura, pero también de lo salvaje. Es de especial trascendencia el pasaje de la
búsqueda de Yvain: sus amigos y camaradas lo buscan en “por setos y vergeles, donde
acostumbran a acomodarse los caballeros, es decir, le buscan justo donde no está” (este
tópico, (el de la búsqueda del caballero en los lugares apropiados de su clase) se repite,
pero con resultados más felices con la doncella de la hija del Señor de la Negra Espina:
estos resultados felices son consecuencia de la reintegración de Yvain a su clase como el
Caballero del León). A este respecto Le Goff explica el comportamiento de los
camaradas de armas de Yvain quienes no se dirigen a la selva en su búsqueda, dado que
ésta, desde el punto de vista de la moral feudal, es el lugar de las alucinaciones, las
tentaciones, que se opone al sistema de valores de los hombres del occidente medieval,
se opone al mundo, es decir, a la sociedad organizada, a la corte. En ese mismo sentido
tampoco es arbitrario el lugar de la huida de Yvain.
Éste abandono de la sociedad civilizada va a quedar totalmente evidenciado en tres
hechos: en primer lugar, Yvain pierde la memoria de su vida anterior; en segundo lugar,
se va a proveer de un arco con el cual cazar para sobrevivir, hecho de profundo
simbolismo y en estrecha vinculación con lo relativo a lo salvaje: el personaje realiza
una “regresión al estado de naturaleza” (Le Goff, pág 36); y en ultimo lugar “se va a
convertir en un arquero salvaje y desnudo que come alimentos crudos” (pág 36). A
este respecto, amplia Le Goff:

Yvain se ha despojado de las dos vestimentas, la del cuerpo y la del


espíritu: el traje y la memoria. Ahora está desnudo y lo ha olvidado
todo.
(Pág 87)

Podemos también hacer otra lectura sobre todo este pasaje. Siguiendo a Le Goff en la
consideración de el cuerpo como metáfora de la sociedad medieval, el cuerpo de Yvain
se presenta desprotegido, deteriorado (como la sociedad) y sólo se reincorporará y se
cubrirá con los ropajes que les corresponden solo cuando hay cumplido con sus deberes
en sociedad, cuando se haya reubicado en la misma.
Este momento será entonces el momento 0 del aprendizaje. Aquí se inicia su proceso
iniciático.
En este sentido, la huida y la locura dan inicio a un programa de reinserción en la
sociedad de la cual ha escapado. Progresivamente Yvain se va reintegrando atravesando
“instancias” cada vez más civilizadas.
El encuentro con el ermitaño (el eremita, el “santo varón”) va a ser la primera de las
instancias de reinserción. En ella, Yvain agradece la solidaridad del ermitaño
intercambiando servicios (el “Santo varón” (Le Goff apoya esta interpretación del
ermitaño, ver nota 32, pág 37) le proporciona el pan y el agua = ¿Comunión? “Así que
mi señor Yvain se apresuró a comer el pan del ermitaño, que le supo a gloria, y se bebió
el agua fresca del cántaro.” Pág. 51(5) ¿Purificación? ¿Invitación al mundo civilizado?).
Luego vendrá el sueño y la posterior curación de la locura mediante el uso del
ungüento de Morgana. Esta definitiva reinserción en el mundo civilizado provocará en
última instancia que Yvain retribuya el favor, pero esta vez esta acción de
agradecimiento va a tener un plusvalor en relación a otros aspectos que desarrollaremos.
Le Goff explica:

Sin embargo, la salvación del cristiano pasa por una salvación del
cuerpo y del alma juntos. Pág. 41.

La primer instancia que atraviesa Yvain, dando por acertada nuestra afirmación sobre
la santidad del ermitaño, va a corresponder con la salvación del alma, mientras que la
segunda instancia, el encuentro con las damas, va a hacer referencia a la salvación del
cuerpo (¿no es extraño que no haya consecuencias en cuanto a que la doncella unte toda
la pócima en todo el cuerpo de Yvain?).

En relación a la retribución de favores de las doncellas que le untan la pócima, Yvain


va a defender su castillo de los pillajes del conde Alier. Hemos dicho más arriba que
esta retribución posee un plusvalor: un agregado relativo a los intereses sociales. Yvain
entra en batalla no por motivos personales como en su primer aventura, sino en
agradecimiento a las doncellas, las cuales, sufren una impiedad por parte del conde. El
motivo por el que Yvain lucha es el pillaje de la baja nobleza, distinta de la “nobleza
cortés”.
Y aquí entonces aparece nuestra primer hipótesis: el proceso iniciático de Yvain se va
a corresponder con el avance hacia un compromiso cada vez más marcado sobre los
intereses de la aristocracia.
Retomando la batalla contra el conde Alier, es aquí en dónde se hace, por primera
vez, referencia al león, como atributo de Yvain:

Arremete contra sus filas, como el león entre los gamos, cuando le
acosa y persigue el hambre. (pág. 57) (6)

Tras la victoria, Yvain somete al conde Alier. Y nos encontramos con un caballero
reintegrado a su clase y que cómo tal es un par del conde y le propone un trato
civilizado:

Allí quedó detenido en su huida el conde, pues nadie acudió en su


ayuda, y sin súplicas ni dilaciones, le tomó mi señor Yvain juramento
de sumisión, porque estando los dos solos, de igual a igual, el conde
no tenía defensa ni posibilidad de escapar, o esquivar sus
obligaciones; así que le prometió por su honor, que se entregaría a la
dama de Norisón, rindiéndose preso y atendiendo a sus condiciones de
paz.
Pág 58 (7) (El destacado es nuestro.)
Así entonces, Yvain se gana (laboriosamente) el aprecio de la dama de Norison; los
vasallos no dudan en llenarlo de elogios. Entre ellos, encontramos:

Y añaden a estos comentarios, que en buena hora habría nacido la


mujer a quien entregase su amor, él, cuya bravura con las armas se
reconoce entre todos, como un cirio entre las velas, como la luna entre
las estrellas, como el sol, cuyos rayos hacen palidecer a la luna; con
sus proezas, se ha ganado los corazones de todas las gentes: cada uno,
y cada una, hubiera querido que tomara por esposa a la dama del
castillo y que quedase el feudo bajo su gobierno.
(Pág. 57) (8) (El destacado es nuestro.)

Resulta entonces inevitable la referencia al Sol, a Gauvain, con quien de alguna


manera se lo compara a Yvain. Desde nuestra perspectiva, en esta instancia, Yvain es
similar a Gauvain pues tanto éste como aquél se destacan como caballeros, aunque
demuestran la carencia de dama.
Finalmente Yvain, tras negarse a desposarla, pide licencia a la dama de Norison y
comienza su camino. Es importante destacar como una de las nuevas virtudes de este
nuevo caballero, se hace presente: la fidelidad a la dama.

En la siguiente aventura Yvain se encuentra con el león (pág. 59). El enfrentamiento


de éste último con la serpiente hace que afloren nuevos sentimientos nobles: la piedad.
(9) Progresivamente, Yvain va ¿recobrando?, consiguiendo su humanidad. El león,
gracias a la ayuda de Yvain, se siente agradecido por haberlo librado de la muerte (más
allá de haberle cercenado la cola), dando inicio al “extraño” vínculo que los une. Y
decimos extraño en referencia al estrecho paralelo que podemos trazar entre Yvain y el
león: así como Yvain en una situación similar agradece un favor entregando una presa
de caza, lo mismo el león (pág.61) (10) (entiéndase también la relación recíproca, la
bestia es como Yvan e Yvain se comportó, en su locura, como una bestia). A propósito
de este tema también puede ser de trascendencia pegar un vistazo a la información que
podemos obtener del Bestiario Medieval en relación a este animal. Según esta obra, el
león se vale de su cola para determinar lo que es justo de lo que no:

Cuando el león quiere cazar y comerse una presa, traza un círculo en el


suelo con la cola, como está comprobado, siempre que quiere atrapar a una
victima; deja una abertura que sirva de entrada a los animales que él desea,
y que quiere convertir en presa suya. Y tal es su naturaleza, que no habrá
bestia alguna que pueda rebasar su límite, ni ir más allá. Esto es lo que
muestra la ilustración, y tiene un sentido figurado.
La cola, según indica el texto sagrado, es la justicia que pende sobre
nosotros; por el círculo, hemos de entender naturalmente el paraíso, y la
brecha es la entrada dispuesta para nosotros, si hacemos el bien y
abandonamos el mal; y nosotros representamos a las bestias, naturalmente.

Resulta significativo que la cola del león resulte cortada. De cierta manera, el animal
pierde alguno de sus atributos. Él que deberá determinar qué es lo que es justo, no es ya
la bestia sino el hombre, el caballero, Yvain. (Retomaremos este texto luego para
ejemplificar otros pasajes del roman.)
Ambos compañeros siguen el camino dejándose llevar por la aventura, no tienen un
propósito preestablecido, es el azar quien los guía, éste mismo los conduce al encuentro
de un espacio familiar: la fuente.
En esta nueva aventura, se va a desarrollar también el tema del regreso que va a
funcionar ajustadamente para continuar demostrando el paralelo entre el león e Yvain:
para el caballero el retorno y el recuerdo de la fuente es doloroso, lo retrotrae a su locura
(recuperación de la vestidura del alma, memoria) (pag 62) (11), y se desvanece;
mientras que el león, creyendo muerto a su señor, se sume en un estado de angustia
furiosa, que bien podríamos relacionar con la locura. Cuando Ivain se recupera evita que
el león se suicide. Será así cómo ambos se muestran lealtad extrema.
Encuentro con Lunette: defensa ante los senescales. Ante el pedido de Lunette, Yvain
pide que no revele su identidad (hijo de Urien, nombre filiatorio) dado que está
atravesando una nueva etapa en la cual el cambio del nombre “El caballero del León”
representa la no atadura a un pasado no deseado y el comienzo de un nuevo ser. Además
todavía no lo tiene.

Aventura de Harpín de la montaña:


Razón: descendencia, legitimidad de la familia (pág 68) 12.
Yvain no quiere volver a actuar como perjuro cometiendo el mismo error, demuestra
prudencia, que está latente en todo el episodio.
Aparece una un nuevo logro moral: la lástima (pag 70, 13) y la compasión (pag 72,
14), que lo hace asumir una conducta virtuosa.
Pelea con el gigante, elemento maravilloso que tiene que ver con el proceso de
iniciación del héroe en la recuperación de su lugar: Le Goff menciona en el cap 1 “Lo
maravilloso en el occidente medieval”

“Lo maravilloso está profundamente ligado en esa búsqueda de la identidad


individual y colectiva del caballero idealizado. La circunstancia de que las pruebas por
las que pasa un caballero entrañan toda clase de maravillas, de maravillas que lo ayudan
(como ciertos objetos mágicos) o de maravillas que debe combatir (como los
monstruos) llevó a Erich Kohler a escribir que la aventura misma, que consiste en esa
proeza, en esa búsqueda de la identidad del caballero en el mundo cortesano es, en
definitiva, ella misma una maravilla”

Debe considerarse que Yvain no es solicitado ni requerido sus servicios por él


mismo, sino que él debe actuar en virtud de una necesidad que podemos considerar
social y debido fundamentalmente a la ausencia de otros caballeros para reestablecer la
situación (pág 69) (14). El tópico de la identidad está engarzado estrechamente en la
narración, pero es funcional al proceso que atraviesa Yvain, al constituirse como hombre
nuevo, como caballero cada vez más completo. Además pide que no lo por su nombre
filiatorio por que sabe que aun no es el momento de regresar, hay autoconciencia del
proceso.
Intervención del león en la pelea con el gigante (pág 74): si bien el león contribuye
en la pelea es Ivain quien asesta el golpe de gracia. Esta escena es reiterada en cada una
de las batallas, encontramos una preocupación narratorial por destacar que es Yvain
quien finaliza la contienda.
Una vez derrotado Harpín, el rey le ofrece la mano de su hija y sus posesiones,
siguiendo las convenciones clásicas. La tentación se presenta ante Yvain, que una vez
más demuestra su férrea determinación de ser fiel a su dama pese a la ira de esta
(similar al Cid con el Rey Alfonso). Lo único que pide a su cambio es que cuenten sus
hazañas en la corte de Arturo, el espacio más civilizado (¿Qué canten sus hazañas? Cfr.
Roldan).
Luego del episodio de Harpin, se retoma la aventura de la defensa de Lunette,
cumpliendo ajustadamente con su palabra. Aquí se da nuevamente el recuerdo al notar
la presencia de Laudine, pero demuestra nueva entereza del heroe (el último recuerdo lo
había desvanecido): se siente seguro por que no solo posee la ayuda de su león, sino que
también están de su lado el derecho y Dios. Esto es importante en cuanto a la
integración al compromiso que mencionamos más arriba y a su reincorporación a la
cultura.
Una vez más en la batalla demuestra prudencia y hace evidente la autoconciencia del
proceso que debe atravesar para reincorporarse plenamente (pág 80-81) (15).

Ahora el caballero del león continua su viaje, tomando asilo y descanso en el castillo
hospitalario. Mientras tanto, narrador cambia el foco de la acción: se va a focalizar en el
pleito de las hijas del Señor de la Negra Espina, donde van a quedar en evidencia las
falencias de Gauvain.