Está en la página 1de 36

UNIVERSIDAD INDUSTRIAL DE SANTANDER

ESCUELA DE GEOLOGÍA

Depósitos de Cu en sedimentitas principalmente pelíticas.


Caso de estudio : el cinturón de Zambian Copperbelt.

Por:

Sebastian Torres Galvis

Sebastian Tarazona Rodriguez


Marzo 4 de 2019.
CONTENIDO

1. INTRODUCCIÓN

1.1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA


1.2. OBJETIVOS
1.2.1. GENERALES
1.2.2. ESPECÍFICOS
1.3. ESTADO DEL ARTE
1.4. JUSTIFICACIÓN
1.5. METODOLOGÍA

2. GENERALIDADES

3. SITUACIÓN MUNDIAL

4. CASO DE ESTUDIO

5. CONCLUSIONES

6. RECOMENDACIONES

7. REFERENCIAS CITADAS
1.1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Teniendo en cuenta la poca informaciòn recopilatoria que se tiene de trabajos geològicos


mineros en Colombia, recopilaremos informaciòn de diferentes revistas y sitios científicos
para poder dar un resultado satisfactorio para quienes quieran leer sobre los depósitos de
cobre en rocas sedimentarias dando énfasis en el cinturón de cobre de Zambia, uno de los
complejos más importantes de +este tipo en el mundo..

1.2. OBJETIVOS

Daremos nociones bàsicas sobre la mineralización en rocas sedimentarias creada por


depósitos de cobre y alteraciones posteriores como caso principal el cinturòn de cobre de
Zambian.

1.2.1. GENERALES
Tratar la mineralizaciòn de el depòsito de copperbelt en Zambian como caso principal de
depósitos de cobre en rocas sedimentarias.

1.2.2. ESPECÍFICOS
Aclarar y compilar informaciòn acerca de la Geoquìmica, Geología estructural, estratigrafía,
mecanismos de mineralizaciòn, eventos geológicos históricos, alteraciones, y producción de
minas de cobre a escala global.

Focalizar el trabajo recopilatorio en la zona de cinturon de cobre de Zambia analizando su


génesis e importancia en el panorama nacional y mundial.
1.3. ESTADO DEL ARTE
En las últimas décadas, los yacimientos estratoligados definidos como depósitos Mississippi
Valley-type (y/o depósitos estratoligados), junto a los tipo Lechos Rojos y VMS
(Vulcanogenic Masive Sulfide) y Sedex aportaban una gran cantidad de cobre, plomo y zinc
en la producción mundial.

En el aspecto económico, los depósitos sedimentarios de cobre son de gran importancia a


escala mundial, estimándose sus reservas en un 20-25 % del total de este metal (Kirkham,
1989)

Así, los depósitos sedimentarios de cobre son la segunda fuente del metal, únicamente
superados por los pórfidos cupríferos. También son importantes debido a que son la fuente de
Ag y Co, y en menor grado, de Zn, Pb y U. Además, ocasionalmente pueden presentar Au, V
y elementos del grupo del platino (EGP) (Hitzman, 2005).

1.4. JUSTIFICACIÓN

La academia tiene como deber desvelar y esclarecer las dudas y propuestas que se tengan
para con el desarrollo de la raza humana, y es por esto que un trabajo de compilaciòn de
informaciòn aporta tanto a la organizaciòn de informaciòn como a la facilidad de encontrar
informaciòn de depósitos de cobre en sedimentos lo que es importante en un paìs donde estos
trabajo compilatorios son escasos en temàticas de depósitos minerales..

1.5. METODOLOGÍA

En bases de datos científicas y revistas indexadas usamos palabras claves como


estratoconfiada, estratoligada, depósitos de cobre en rocas sedimentarias, y con base en estas
busquedas compilamos información y la dividimos en temàticas cómo Tectonìca,
estratigrafìa, estructural, mineralizaciòn, Roca caja y a partir de estos subtitulos ordenamos la
infromaciòn perteneciente al deposito principal de Zambian Copperbelt junto con los demàs
depósitos.
2. GENERALIDADES :

ROCAS PELÍTICAS:
Derivan de rocas sedimentarias arcillosas (pelitas, cuarzopelitas, areniscas, ortocuarcitas y
cherts), y se caracterizan por cantidades importantes de SiO 2, Al 2 O 3, FeO, MgO, K 2O y
H 2O. El metamorfismo de rocas pelíticas da lugar a los siguientes litotipos comunes: Pizarra,
Filita, Esquisto pelítico, Gneiss pelítico, Migmatita, Corneana, Micacita, Cuarcita.

Filita: RM de grano fino a medio de metamorfismo de grado bajo con esquistosidad perfecta
por la disposición paralela de sus filosilicatos. Las superficies de esquistosidad poseen un
brillo satinado característico.
Pizarra: RM de grano muy fino que presenta esquistosidad pizarrosa. Normalmente se trata
de una roca de metamorfismo de grado muy bajo, aunque también puede aparecer en grado
bajo.
Migmatita​: roca silicatada heterogénea a meso-escala que aparece en terrenos metamórficos
de grado alto y muy alto. Compuesta por partes oscuras (máficas), de apariencia metamórfica,
y claras (félsicas), de aspecto ígneo.
Corneana: RM originada por metamorfismo de contacto, masiva, muy dura y recristalizada,
de grano fino a medio, sin esquistosidad p.e. corneana con And, corneana con Ep y Amp,…
Micacita: RM compuesta en mas de un 75% modal de mica. Cuarcita: RM con más de 80%
de Qtz.

DEPÓSITOS DE COBRE EN SEDIMENTOS:

Los depósitos estrato confinados ocurren en rocas sedimentarias y volcanogénicas dentro de


un amplio rango de ambientes geológicos que en algunos casos pueden presentar o no
evidencia de alteraciones hidrotermales. El término estrato confinado (strata-bound) se
aplica a los yacimientos ligados y confinados a un determinado nivel dentro de una serie
estratigráfica de una región e independientemente de su morfología. Estos depósitos gradan
desde depósitos hipogénicos precipitados en el piso marino a singenéticos de emplazamiento
supergénicos y ellos incluyen los diferentes tipos conocidos bajo la nominación de depósitos
de cobre en capas rojas.(Ortega, et.al, 2012).

La fuente de cobre en los depósitos estratiformes en sedimentos se atribuyen comúnmente a


la lixiviación del cobre a partir de grandes volúmenes de estriberas de lecho rojo
(posiblemente incluyendo sedimentos enrojecidos, volcanes y basamentos) ( Hitzman et al,
2005). Tradicionalmente, las cantidades de cobre disponibles para formar estos depósitos han
sido estimados a partir de los niveles de traza de cobre (típicamente, 5–50 ppm) que puede
haber sido lixiviado a partir de volúmenes identificados de estriberas de lecho rojo
(comúnmente, cientos de km3: blanco, 1971; Hitzman, 2000; Hitzman et al., 2005). Este
enfoque estático (ppm × km3) está soportado por
Análisis químicos que indican que decenas de ppm de cobre fueron retirados de los lechos
rojos que subyacen a varios depósitos de cobre estratiformes alojados en sedimentos .la
lixiviación de cobre de la fuente de estratos rojizos ​e atribuye generalmente a la capacidad de
baja temperatura, Salmueras intersticiales, ricas en cloruro, para disolver cantidades
importantes . de cobre en condiciones de pH oxidante, casi neutro (Brown, 1971, 2005; Rose,
1976, 1989). El pigmento hematítico de los lechos rojos se ofrece comúnmente como
evidencia de que Las condiciones fueron oxidantes dentro de la salmuera circulante.

3. SITUACIÒN MUNDIAL

MÉXICO

En las últimas décadas, los yacimientos estratoligados definidos como depósitos Mississippi
Valley-type (y/o depósitos estratoligados), junto a los tipo Lechos Rojos y VMS
(Vulcanogenic Masive Sulfide) y Sedex aportaban una gran cantidad de cobre, plomo y zinc
en la producción mundial. En el aspecto económico, los depósitos sedimentarios de cobre son
de gran importancia a escala mundial, estimándose sus reservas en un 20-25 % del total de
este metal (Kirkham, 1989). Así, los depósitos sedimentarios de cobre son la segunda fuente
del metal, únicamente superados por los pórfidos cupríferos. También son importantes debido
a que son la fuente de Ag y Co, y en menor grado, de Zn, Pb y U. Además, ocasionalmente
pueden presentar Au, V y elementos del grupo del platino (EGP) (Hitzman, 2005).

GEOLOGÌA DEL COBRE ESTRATIFORME EN MEXICO

El Golfo (o cuenca) de Chihuahua-Sabinas es una cuenca intracratónica cuya historia


geológica está estrechamente ligada al cinturón orogénico de la Sierra Madre Oriental. Está
limitado por grandes unidades positivas que corresponden a los elementos paleogeográficos
de principios del Jurásico. Su apertura se considera íntimamente ligada con los movimientos
de los grandes accidentes transcontinentales. La configuración estructural y estratigráfica de
esta región inicia con el evento Orogénico Ouachita-Marathon en el Permo-Triásico
(Goldhammer, 1999) y a partir de aquí, la evolución paleogeográfica desde el Mesozoico
hasta el Cenozoico del noreste de México se relaciona estrechamente al origen del Golfo de
México, cuyo inicio se remonta al rompimiento de Pangea durante el Triásico
Tardío-Jurásico Medio que provocó la separación de las placas Norteamericana,
Sudamericana y Africana (Padilla y Sánchez, 1986) y como consecuencia la apertura del
Golfo de México y su evolución estratigráfica durante el Cretácico y su culminación con el
evento de la Orogenia Laramide durante el Cretácico Superior al Terciario Temprano
(Goldhammer, 1999). El rompimiento y separación de este supe continente permitió la
formación de grabens y pilares que contribuyeron a la distribución de altos y bajos
estructurales que a su vez controlaron los patrones sedimentarios (Padilla y Sánchez. 1982) y
posteriormente determinaron los estilos estructurales Laramidicos de esta zona (Wilson,
1990).

Coahuila al Sur, Burro-Peyotes al Norte y el arco de Tamaulipas al Este. Dentro de la cuenca


se conocen dos áreas con intrusiones graníticas de edad Permo-Triásica, estas corresponden a
los altos de basamento de La Mula y Monclova (Jones, et al., 1984; Wilson, 1990)

Roca Encajante de la mineralización.


En la cuenca de Chihuahua - Sabinas y mar Mexicano (figura 1), el cobre sedimentario se
encuentra sistemáticamente alojado en sedimentos siliciclásticos de las formaciones
Huizachal en Tam., en la Formación San Marcos en la cuenca de Sabinas y en la Formación
Las Vigas en la cuenca de Chihuahua en Chih., formaciones que se generan a partir de los
paleo elementos positivos del Triásico tardío al Jurásico Temprano. Se presume (González
Sánchez et al., 2009, García Alonzo et al., 2011) que La Orogenia Laramide detonó el flujo
de fluidos asociado a las zonas más profundas de las cuencas, iniciándose así la acumulación
de yacimientos estratoligados en el Noreste de México, los cuales se distribuyeron
preferencialmente en los bordes de las plataformas que limitan dichas cuencas. Cuerpos de
cobre estratiforme afloran en el Cañón de Huizachal Tam., a todo lo largo de la Sierra de
Pinos (área de Cuatro Ciénegas), Las Palomas y Sierra Mojada en Coahuila y en el tren Las
Vigas – El Coyote en Chih., siendo solo en este lugar que en los años 1950-1973 fueron
explotadas minas para la extracción de Cu-Au-Ag , las leyes promedio explotadas en las
zonas de minerales primarias y oxidados de los mantos, variaron de 2 a 4% cobre con
ocasionales valores de 1 gr de oro y 80 a 100 gr. de plata por tonelada, en potencias que van
de 1 m a casi 4 m de espesor en los mantos (Gilles et al., 1973), pero fuera de descripciones
elementales, poco se ha aportado a la génesis de esta tipología de yacimientos.

Los fluidos Mineralizantes.

Dentro del estudio de las inclusiones fluidas (IF), la determinación de su origen es una de las
etapas más importantes, durante esta tarea, se crean esquemas con relación al “timing” de
atrapamiento de las IF relativo al mineral que las contiene. Se evalúan estas paragénesis con
el objetivo de determinar cuál de ellas está relacionada con el problema a resolver. La
clasificación más usual reconoce tres términos que son usados para clasificar el origen de la
IF. Estos términos a saber, son: primario, secundario y pseudo-secundario, en este trabajo
solo se analizaron IF de carácter primario. Antes que cualquier asociación de inclusiones
fluidas (AIF) pueda ser utilizada para estudiar la evolución térmica y química de un sistema
geológico, uno debe estar seguro que los fluidos atrapados en las inclusiones sean
representativos de los fluidos existentes en el momento de la formación de la inclusión, esto
es, deben de cumplir con tres premisas conocidas como “Reglas de Roedder” las cuales
establecen que: 1).- Las inclusiones deben ser atrapadas en una fase homogénea, 2).- Las
inclusiones representan un sistema isocórico y 3).- Después de su atrapamiento, nada ha sido
adherido a, o removido de, las inclusiones. La Microtermometría de inclusiones fluidas es
una técnica analítica que permite determinar ciertas variables fisicoquímicas básicas. Se basa
en la identificación microscópica de los cambios de fase que experimenta el fluido atrapado
al interior de las inclusiones fluidas durante un proceso controlado de enfriamiento y
calentamiento. El análisis se realiza con la ayuda de un microscopio petrográfico de luz
transmitida, de 1000 aumentos, al que se le ha adicionado una platina térmica que permite el
calentamiento de especímenes hasta los + 650°C, y un sistema de enfriamiento a base de
nitrógeno líquido que baja la temperatura hasta - 200°C. El método consiste en provocar la
solidificación (bajo observación microscópica) de las fases fluidas, mediante la disminución
progresiva de la temperatura (hasta -200°C). Los procesos de enfriamiento y calentamiento
de las muestras se realizan a una velocidad lenta (1°C por minuto) a fin de permitir el
equilibrio de las fases, y detectar ópticamente los fenómenos de fusión y homogenización.
Sabiendo que el rango de temperaturas de observación es de - 200 a + 650°C, hacen del
método un proceso meticuloso y dispendioso.(González Partida et al., 2013).
Las IF analizadas (figura 2) son del tipo primario presentando fases de liquido+vapor (las
más comunes) y solido +liquido+vapor para los fluidos saturados, son de carácter cálcico al
presentar un eutécticas de Te = -52 °C, y las mediciones efectuadas a la sonda RAMAN
confirman la existencia de cristales de CaCl2 y de calcopirita dentro de la inclusión. En el
cobre estratiforme de Huizachal Tamaulipas, (en el análisis de cuarzo) se obtuvieron
temperaturas de fusión del hielo (Tff°C) en un rango de Tff°C = - 11.2 a - 37.1 con
temperaras eutécticas de Te = -52 °C lo que implica una salmuera cálcica con salinidades en
el rango de 18 a 28 % Eq. peso CaCl2 ; las temperaturas de homogeneización (Th) en el
cuarzo es de Th = 160º a 215 ° . Para el cobre estratiforme del área de Cuatro Ciénegas se
obtuvo un rango de salinidad de 26.3 a 38.57% de Eq. en peso CaCl2 para el cuarzo, y de
26.3 a 26.8 % Eq. peso CaCl2 para la calcita; las temperaturas de homogeneización en el
cuarzo es de Th = 128º a 165 °C y para la calcita es de Th = 98º a 115 °C. En el área de la Las
Vigas Chih., se analizaron muestras en la mena de cobre así como en troncos mineralizados
con cobre: En la mena se obtuvo un rango de salinidad de 19.5 a 23.1% de Eq. en peso CaCl2
para el cuarzo en los fluidos subsaturados de la salmuera cálcica, los fluidos saturados del
tipo S+L+V presentaron salinidades del orden de 29 a 40 % peso CaCl2 debido a la fusión de
los cristales de cloruro de calcio, las temperaturas de homogeneización variaron de Th = 150º
a 180 °C; Un comportamiento semejante presentaron las IF analizadas en la mineralización
de troncos de madera reemplazados por cobre y ganga de cuarzo, donde se determino una
salinidad de y de 15 a 22.3 % Eq. peso CaCl2 para la salmuera subsaturadas y de 31 a 33%
peso CaCl2 con temperaturas de homogeneización de Th =146 a 214 °C.(González Partida et
al., 2013).

Discusión.
Los depósitos estratiformes de Cu son encajonados en rocas sedimentarias (generalmente
siliciclasticas), cuya formación puede tener lugar durante la sedimentación (singéneticos)
según Schneiderhöhn, 1923; Garlick y Brummer, 1951; Brummer, 1955; Garlick, 1961,1965;
Mendersohn, 1961, o bien durante la diagénesis (diagéneticos) según Davidson (1965). Estos
depósitos se pueden dividir en dos subtipos: (1°) los Kupferschiefer, que ocurren en rocas
depositadas en una ambiente marino marginal (o lacustre salino de gran escala), y (2°) los
depósitos en lechos rojos “(en sentido estricto: Los Mexicanos)”, los cuales son asociados
con rocas detríticas depositadas en ambientes continentales (Kirkham, 1989). Los valores
microtermométricos que hemos determinado son similares a los descritos en la Faja Cuprífera
de Zambia (Mc Gowan et al., 2006). Nuestros datos son compatibles con un modelo genético
relacionado a los primeros pulsos de la Orogenia Laramídica Mexicana, donde los fluidos
cálcicos caliente mineralizantés cargados con cobre de la cuenca, migran hacia los bordes de
las plataformas depositando la mineralización en horizonte permeables en la interface muy
posiblemente de acuíferos colgados donde la mezcla y enfriamiento provocan la precipitación
del cobre: De aquí su carácter estrato-ligado. (González Partida et al., 2013).

CHILE
Los depósitos estratoligados de cobre, denominados, también, tipo manto (Ruiz ​et al., 1​ 965),
son, después de los yacimientos del tipo pórfido cuprífero, la fuente más importante de
producción de cobre en Chile. Yacimientos de este tipo son comunes en las rocas volcánicas
de la Cordillera de la Costa en la Región de Antofagasta, destacándose entre ellos los
depósitos Mantos Blancos, Iván, Susana, Santo Domingo, Buena Esperanza, Mantos del
Pacífico y Mantos de la Luna. Estos depósitos están alojados en rocas volcánicas, de
composición predominantemente andesítica a andesítica basáltica, afinidad calcoalcalina y
edad jurásica (Formación La Negra) (Ruiz ​et al., 1​ 965; Palacios, 1974; Palacios y Definis,
1981a; Chávez, 1985; Rogers, 1985; Pichowiak, 1994).
La mineralización sulfurada contiene pirita, calcopirita, bornita, calcosina y covelina, y se
presenta generalmente diseminada, rellenando cavidades (amígdalas, fracturas) formando
cuerpos estratiformes o lenticulares ('mantos') concordantes con la estratificación y otros
discordantes con ella, tales como chimeneas de brechas, cuerpos irregulares y en menor
medida vetas. Intrusivos subvolcánicos, de edades comprendidas entre 165 y 133 Ma
(Palacios y Definis, 1981a, 1981b; Chávez, 1985; Rogers, 1985; Maksaev, 1990),
generalmente estériles, cortan a los cuerpos de mena.
La Formación La Negra está intruida por cuerpos de dimensiones batolíticas cuyas
composiciones varían desde gabro a granito, afinidades calcoalcalinas y edades radiométricas
en el intervalo 147-166 Ma (Rogers, 1985; Maksaev, 1990).
Estos intrusivos del Jurásico Medio a Superior alojan a numerosos depósitos vetiformes de
cobre (calcopirita, magnetita, actinolita) de tamaños variables, escasas vetas menores de
plata-oro, de hierro-cobre, hierro y niquel-cobalto (Boric ​et al., 1990). Las vetas son,
generalmente, verticales a subverticales y de edades muy similares a la de los plutones que
las alojan (Maksaev, 1990).
El origen de los yacimientos estratoligados, en general, y de aquéllos de edad jurásica en
particular, ha sido motivo de una larga controversia (​e.g.​ , Ruiz et al., 1​ 965; Losert, 1973;
Palacios y Definis, 1981a, 1981b; Espinoza, 1982; Sato, 1984, Tassinari ​et al., ​1993). Sobre
la base de, principalmente, antecedentes de terreno y mineralógicos. Ruiz ​et al​. (1965)
propusieron, inicialmente, un origen volcánico singenético para estos yacimientos.
Posteriormente, Losert (1973) sugirió un origen epigenético relacionado con el proceso de
alteración regional (metamorfismo) que afecta a las rocas volcánicas que contienen a la
mineralización, postulando que dicho evento se podría relacionar con la actividad magmática
intrusiva. Con posterioridad, varios autores han sugerido que estos depósitos son de origen
epigenético, pero relacionados a cuerpos intrusivos plutónicos o subvolcánicos (Palacios,
1974; Espinoza, 1982; Chávez, 1985; Boric ​et al.,​ 1990).
La información actualmente disponible (relaciones de terreno, datos isotópicos) es
consistente con un origen epigénetico, probablemente, relacionado a la actividad intrusiva del
Jurásico Medio-Superior, para los depósitos estratoligados de Cu-(Ag) presentes en la
Formación La Negra. Esto es apoyado por las edades radiométricas tanto de las rocas
volcánicas, intrusivos (plutónicos y sub-volcánicos) como de la alteración hidrotermal. Esta
edad es de intervalo similar a la de las vetas hidrotermales de calcopirita-magnetita-actinolita
y vetas de hierro-cobre, alojadas en los plutones del Jurásico Medio a Superior que intruyen a
las rocas de la Formación La Negra. El objetivo de este estudio es, sobre la base de
información geoquímica e isotópica, tanto de las menas como de las rocas alteradas
hidrotermalmente, caracterizar ambos tipos de depósitos e investigar la posibilidad de una
vinculación de carácter genético entre ellos.

VENEZUELA :

Los depositos sedimentarios de cobre constituyen en la actualidad, una de las principales


reservas de ese metal. Por lo general, los depositos se asocian con areniscas, conglomerados o
limolitas de formaciones geologicas continentales rojizas y de gran extension. La mineralogÍa
es muy sencilla, caracterizada. por calcosita, bornita, calcopirita, pirita y por minerales
oxidados de cobre, especialmente malaquita, azurita y crisocola. La ubicacion y delimitacion
de muchos depositos se ha basado esencialmente en estudios estratigraificos muy detallados
ya que las condiciones ambientales jugaron papel importante en la genesis de esos depositos.
De todos es conocido el gran distrito metalogenico de cobre sedimentario de Zambia, Africa
Central, donde los depósitos se asocian con areniscas argilitas. Los nuevos depósitos
ubicados en el area de Mufulira han sido ubicados a base de profundos estudios
paleogeográficos (VAN EDEN, 1974). En America Latina, depósitos cupriferos estratiformes
asociados con identicas formaciones litológicos se ubican en:

1.Corocoro, Bolivia (ENTWISTLE, et al., 1955);


2.Valle del Cesar, Colombia (DE SIBES, et al, 1963)
3.Salta, Argentina (ARGA:RAZ, et al., 1975).
4.En Venezuela este tipo de depositos ha sido ubicado y parcialmente estudiados en Tachira
Nororiental .

Los depósitos venezolanos ubicados hasta ahora se localizan a lo largo de una extensa faja
que se extiende desde El Cobre hasta Seboruco, una extensa zona de fisiográfica muy
abrupta. Parte de esos depósitos, especialmente los del tipo oxidado, fueron explotados a muy
baja escala en la región de Seboruco. Posteriormente, una zona muy pequeña estuvo bajo
estudio detallado, lo cual incluyo perforaciones por parte de una empresa minera particular.
en la actualidad, toda la región está siendo investigada por el Ministerio de Energìa y Minas
de Venezuela, no solo para cobre sino también para uranio, barita y evaporita. El presente
trabajo es solo un informe preliminar, el cual se basa esencialmente en los trabajos efectuados
por las empresas mineras, de manera que no profundiza en la mineralogía, petrografía,
relaciones litológicas, paleogeografía y genesis. (Rodriguez 1986).

Aspecto geológico regional

Las mineralizaciones de cobre del Tachira Nororiental se asocian con las formaciones La
Quinta y Rio Negro,las cuales afloran en gran parte de los Andes Venezolanos. En la parte
occidental de Venezuela, desde Lara hasta el norte de Perija, se presentan extensas regiones
cubiertas por capas rojas (Formacion La Quinta) sobre las formaciones levantadas del
Paleozoico Superior y por debajo de la discordancia basal del Cretaceo. La misma unidad se
extiende hasta Colombia, donde se conoce como Formacion o Grupo Giron. La Quinta
consiste principalmente de conglomerados macizos de peñas y guijarros, areniscas con
estratificacion cruzada, lutitas arenosas y arcillitas blandas, con colores rojizos y
verdesgrisaceos caracteristicos. Una gran cantidad de sedimentos de esta Formacion muestra
componentes lavicos, pero en las cercanias de los centros volcanicos, como El Totumo, el
porcentaje de rocas extrusivas aumenta de modo considerable. Las coladas y mantos se
intercalan en los sedimentos llegando a predominar sobre ellos (HEA y WHITMAN, 1960).
Relaciones semejantes se observan en la isla de Toas. La Formacion tiene su mayor espesor
en ciertas fajas alargadas y aparentemente representa el relleno rápido de fosas tecnicas que
permanecieron estructuralmente bajas, al tiempo que las rocas paleozoicas en las regiones
adyacentes, eran levantadas y erosionadas. Excelentes afloramientos de la Formacion pueden
ser vistos en las cercanias del pueblo de La Quinta en el camino de la carretera a Seboruco,
Distrito Jauregui del Estado Tachira, donde forma una extensa faja que supera los 2.400 m
(Fig. 2). La Formacion Rio Negro constituye la primera fase de la Transgresion progresiva
con que comenzo el Cretaceo en Venezuela Occidental. La primera fase esta representada por
una cubierta discordancia de capas continentales constituidas por conglomerados y areniscas
con estratificacion cruzada. La Formaci6n Rio Negro es una unidad delgada que aumenta
notablemente de espesor a 10 largo de directrices locales, conocidas con los nombres de
Surcos de Machiques, Uribante y Barquisimeto. Estos coinciden aproximadamente con las
fosas ya mencionadas, en algunas de las cuales de acumularon grandes espesores de la
Formacion La Quinta. En la region de la Grita - Soboruco, la Formaci6n consiste de
conglomerados cuyo grano varia de grueso a fino en sentido vertical, cuarzosos, con
estratificacion cruzada, en capas individuales delgadas que forman paquetes de 20 a 40 m. En
algunos sitios exhiben un color rosado claro similar al de la Formacion La Quinta. Sin
embargo, los conglomerados de Rio Negro son muy cuarzosos, de granos bastante
redondeados, y el cemento por 10 general, ha desaparecido (RAMIREZ, et al., 1972). Con los
conglomerados se intercalan areniscas arcósicas bien escogidas, de grano fino redondeado,
con estratificacion cruzada, de colores claros, en grandes paquetes de capas individuales de
hasta 5 m. Las areniscas y conglomerados se repiten hacia la parte superior de la seccion, la
cual contiene ademas, capas de areniscas cuarzosas, blancas de un metro de espesor,
interestratificadas con lutitas negras,En la region, la Formacion Rio Negro es siempre
paralelamente discordante en su base con la Formacion La Quinta. El contacto superior de
transicion a la Formaci6n Apón, se traza al nivel de las primeras areniscas calcareas que
pasan rapidamente a calizas puras densas. (Rodriguez 1986)

Los depositos de cobre

Los depositos de cobre de la region Nororiental del Estado Tachira, tipifican las clasicas
mineralizaciones estratiformes asociadas con capas de areniscas y conglomerados. Dos tipos
de mineralizaciones han sido ubicadas en el Tachira Nororiental (Fig. 2). a) Una
mineralizacion constituida de carbonatos y silicatos de cobre, esencialmente malaquita,
azurita y crisocola, constituyendo impregnaciones y peliculas en grano y clastos de los
conglomerados basales de la Formaci6n Rio Negro en su contacto discordante con la
Formaci6n La Quinta. Esta mineralizacion pasa a niveles ricos en calcosita a profundidad. b)
Depositos de sulfuros asociados con areniscas blancas de grana fino a conglomeriatico y con
areniscas y conglomerados de la Formaci6n La Quinta. La mena esta constituida por calcosita
y bornita como minerales esenciales y calcopirita, pirita, covellita, dienita y cobre nativo
como minerales accesorios. Estos minerales, hacia la superficie, han sido profundamente
alterados y carbonatos y silicatos de cobre. Aun cuando originalmente se pensó que las
mineralizaciones asociadas con el conglomerado basal de la Formación Rio Negro solo
presentaban depósitos de tipo oxidado, ricos en carbonatos de cobre, perforaciones efectuadas
en las cercanías de Seboruco indicaron la presencia de calcosita asociada con los clastos de
los conglomerados a una profundidad de 150 m. Esto indica claramente que la mena del nivel
cuprífero asociada con el conglomerado de Rio Negro, es esencialmente calcosita, la cual ha
sido alterada a malaquita y azurita en las cercanías de la superficie. No hay dudas de que la
importancia económica de la zona, se concentra en las areniscas y conglomerados de la
Formaci6n La Quinta, los cuales presentan una intensa mineralización en forma de sulfuros.
La mena estudiada en el área de Cerro Mono, ubicada a 8 km al suroeste del poblado de
Seboruco, se asocia con capas irregulares, en parte lenticulares de areniscas blancas de grano
fino a grueso, localmente silíceas y ricas en feldespatos hidrolizados claros con matriz
arcillosa y tambien presentan mineralizaciòn de sulfuros. El tenor de cobre en estos niveles
cliisticos varia entre 1 y 10%. Los espesores de estas areniscas, las cuales constituyen capas
repetitivas a 10 largo de toda la secciòn, varian entre 6 y 15 metros. Las zonas mineralizadas
aumentan drasticamente en las areas ricas en material organico, tipo carbonoso. (Fig. 4).
Estas areniscas y conglomerados silíceos, de colores claros, se encuentran intercaladas en
forma muy irregular con secuencias de areniscas rojas limoliticas de grana muy fino y
conglomerados rojizos, micaceos y feldespaticos, Toda la secciòn presenta intensa
estratificación cruzada. Localmente, estratificación cruzada. Localmente, esta secuencia
presenta algunas tobas verdosas típicas de la Formación La Quinta. Atin cuando en algunos
sitios se observa mineralizacion de calcosita asociada con estos niveles rojizos, la mayor
concentración siempre fue observada con las secuencias clasticas de colores claros. Por otro
lado, las unidades limoliticas rojizas presentan muy baja mineralizaciòn o son totalmente
esteriles, Toda la zona suroccidental de Seboruco esta afectada por una red de fallas radiales
y transversales, lo cual afecta profundamente la mineralizaciòn y dificulta las labores de
correlaciòn litològico y ubicación de capas guías.(Rodriguez 1986).

Aparentemente existen varios horizontes mineralizados, unos asociados con las areniscas
claras y otros asociados con los conglomerados de la Formaci6n La Quinta. De acuerdo a los
estudios realizados en la regi6n suroccidental de Seboruco, la mineralización continua en
forma vertical a 10 largo de los diferentes niveles de areniscas y conglomerados de la
Formaci6n La Quinta. Perforaciones efectuadas en la región suroccidental de Seboruco
revelaron varia, niveles mineralizados con calcosita, bornita y calcopirita, hasta los 100 m de
profundidad. En la mayoria de los niveles cercanos a la superficie (0-15 m) existe una gran
alteración a carbonatos de cobre, especialmente malaquita y en muchos de enos la (mica
mena de cobre es este mineral. Al microscopio la mena tipica se presenta como cemento de
las areniscas mezcladas intimamente con material cuarzoso y arcilloso muy fino. La bornita y
la calcosita por 10 general, se asocian en caras xenomorfas entrepenetradas, y los limites de
los granos no permiten establecer el sentido de la reacci6n de substitución de estos minerales.
En muchas secciones pulidas la mena es muy compleja presentando ademas de calcosita y
bornita, calcopirita, pirita, covellita, esfalerita, digenita, marcosita, cobre nativo y cuprita. La
malaquita siempre se presenta como mineral de alteraci6n (H. CABERG, 1975). De acuerdo
a los estudios estratigrafícos, litológicos y mineralógicos preliminares, estos depósitos
representan las clasicas mineralizaciones sedimentarias primarias Y/o sindiageneticas y
donde los factores paleogeograficos jugaron papel esencial. No hay dudas de que la
removilización del mineral primario y depositación posterior en areas favorables con alta
porosidad, fue tambien factor importante en la genesis de estos depósitos. (Rodríguez. 1986)

COLOMBIA

Los depósitos estrato confinados ocurren en rocas sedimentarias y volcanogénicas dentro de


un amplio rango de ambientes geológicos que en algunos casos pueden presentar o no
evidencia de alteraciones hidrotermales. El término estrato confinado (strata-bound) se aplica
a los yacimientos ligados y confinados a un determinado nivel dentro de una serie
estratigráfica de una región e independientemente de su morfología. Estos depósitos gradan
desde depósitos hipogénicos precipitados en el piso marino a singenéticos de emplazamiento
supergénicos y ellos incluyen los diferentes tipos conocidos bajo la nominación de depósitos
de cobre en capas rojas. En el territorio colombiano se pueden citar los siguientes ambientes
geológicos con este tipo de mineralización asociada, fundamentalmente a las formaciones
sedimentarias de la Cordillera Central y Oriental de edad JuraTriásico y relacionadas a
volcanismo continental. Reconocido como las formaciones Quinta, Guatapurí, Girón, y
Saldaña. Se destacan las mineralizaciones existentes en el borde suroriental de la Sierra
Nevada de Santa Marta, localidades de Camperucho, las ubicadas el E de Urumita y
Villanueva (Gallinazo, Plancito, Loma de Corazones), en el departamento de la Guajira en las
localidades de Río Calce, Portales, El Salado, y en la Serranía de Perijá, entre las localidades
de (El Rincón, Zepelín, Ovejo, el Seno, etc.) San Diego, Cesar; en la cual se realizó el
presente estudio a través de una fase exploratoria de geología de superficie y un muestreo
sistemático de las mineralizaciones mediante rock chips y análisis geoquímicos, que
permitieron la identificación y localización de cuatro zonas mineralizadas: Zabaneta - El
Rincón, La Sanjita – Sabanita, El Seno – La Riga, San José – El Pedregal.(Ortega Montero et
al. 2012)

El área de estudio está localizado en el extremo nororiental de Colombia, en el departamento


del Cesar, hace parte de un sector de la Serranía de Perijá, limitado por el occidente con la
Sierra Nevada de Santa Marta y el valle del río Cesar , por el norte el área quedaría limitada
por una línea imaginaria paralela a la población de San Diego y por el sur también con una
línea imaginaria paralela la población de Media Luna.(Ortega Montero et al. 2012)

En el contexto regional el área de estudio hace parte del Terreno Perijá, caracterizado
fundamentalmente por “formaciones metamórficas, filitas de edad pre devoniana, intrusivos
hipoabisales y una potente secuencia sedimentaria clástica y bioclástica devónica y pérmica,
secuencia volcanogénicas juratriásica, secuencias marinas Cretácicas y sedimentos terciarios
continentales” Estructuralmente, la zona se encuentra dominada por la presencia de
estructuras como la Sierra Nevada de Santa Marta y la cuenca Cesar – Ranchería, limitadas
por las Falla Santa Marta Bucaramanga y la Falla de Oca, y al oriente por el sistema de Falla
Perijá – El Tigre.(Ortega Montero et al. 2012)
Litoestratigrafía

Unidad Metamórfica (Pumet)


Localizada en el sector sur oriental del área, con un espesor promedio de 300 m. Todo el
conjunto podría ser correlacionado con la serie de Perijá, Metasedimentitas de Manaure , con
una edad atribuida de Cámbrico Ordovícico o Paleozoico inferior. Esta unidad se encuentra
constituida por: Filitas de tonalidades oscuras de grano finos en la alternando con capas de
filitas gris con tonalidades claras y oscuras claras a gris oscuras, en muestras de mano es
notorio la presencia de sericita en escamas muy finas en los planos de exfoliación dándoles
un aspecto brillante, ocasionalmente se encuentran atravesadas por vetillas de cuarzo. Los
bancos cuarzosos están representados por cuarcitas blancas, muy dura, en algunos sectores se
encuentra resquebrajada, se presentan unas areniscas de grano grueso a conglomerática con
alto contenido de feldespato potásico, con un visible bajo grado de metamorfismo
evidenciado por la presencia de estructura de foliación, considerándose a esta rocas como
unas meta arcosas. Este conjunto además está caracterizado por la presencia de dolomías, no
reaccionan fácilmente al ataque de HCl, se encuentran cruzadas por venillas de cuarzo que la
cortan en diferentes direcciones, generándole un aspecto de stockwork, la respuesta a los
agentes meteóricos es similar a los lapiaz generados por procesos kársticos, la presencia de
óxidos de hierro (hematita) no concordante con los planos de foliación es bastante frecuente,
lo que le imprime a la roca un color rojizo a todo el conjunto. (Ortega Montero et al. 2012)

Formación la Quinta (JLq)


​Ocupa la parte central del área de estudio. Corresponde a un conjunto de sedimentos rojos
con un espesor aproximado de 400 m, en el área de estudio representa una red hidrográfica
muy ramificada. Es la unidad de mayor extensión, donde se ubican las manifestaciones
cupríferas en el área, su edad se ha definido como Triásico – Jurásico, . Las observaciones de
campo y análisis petrográficos de las muestra tomadas han permitido establecer las siguientes
divisiones. Formación la quinta, miembro sedimentario (JLQ) Se considera el conjunto
inferior de la Formación La Quinta, con un espesor promedio de 250 m, constituida
esencialmente por areniscas de granos finos, silíceas, rojizas con variacionPumet a violetas,
micáceas, duras, bien estratificadas en bancos potentes de más de 20 m, con intercalaciones
de arcillolitas. Formación la quinta, miembro volcánico (JLqv) Conjunto de vulcanitas ácidas,
cuarzo latitas en su mayoría, gris claras, con sulfuros, (cuprita y bornita) diseminados (1 -
2%), y costras de calcita secundarias; intercaladas con bancos de areniscas rojas silíceas,
compactas y no muy potente (1-2 m). Esta unidad presenta un espesor promedio de 150 m,
alcanzando su mayor expresión al norte del área, región de San Vicente, con más de 250 m.
se encuentra en contacto fallado en su mayor parte con el miembro sedimentario de la
Formación La Quinta (JLq). Conjunto Basáltico – Andesíticos (JLab) se encuentra con un
espesor promedio de 100 m, constituido por rocas volcánicas de composición basáltica/
andesítica, intercaladas en relación casi concordante con areniscas de grano fino rojiza
ferruginosa. Estas rocas hospedan la mayor parte de las manifestaciones cupríferas existentes
al occidente del área de investigación, en los sectores de San José, La Sanjita, Sabanita y la
Riga.(Ortega Montero et al. 2012)

Ígneo Porfíritico (Ip)


Corresponde a un cuerpo ígneo de textura porfiritica constituido por fenoscristales de
feldespato alcalino, plagioclasas y cuarzo, composicionalmente se clasifica como variada
pero fundamentalmente cuarzo latita, aunque en algunos sectores presenta variaciones a
riolitas y dacitas como en el cerro de El Rincón. Es de tonalidades claras, con presencia de
minerales de cobre diseminados en una proporción del (3 – 5%) en la matriz. y 400 m de
ancho , enmarcado entre fallas de la misma dirección, afectando los estratos de la Formación
La Quinta, cortándolos discordantemente. Lavas de Composición basáltica/andesítica (Lab)
Cortadas por diques mineralizados (Dmin), sector La Sanjita, Unidad Cretácica Calcárea
(Kcal) .(Ortega Montero et al. 2012)
Esta unidad se encuentra localizada en la parte nororiental, ocupando el 15% del área de
estudio, se encuentra en contacto fallado con el miembro inferior de la Formación la Quinta
al occidente y la unidad metamórfica al sur. Está constituida por una sucesión de areniscas
claras de grano fino, cuarzosas, intercaladas con conglomerados cuarzosos, hacia la parte
superior. Presenta unas areniscas grises de tonalidades oscuras de granos muy finos, calcáreas
y calizas grises micriticas, en el área de estudio esta unidad tiene un espesor promedio de 350
m, su edad se ha estimado Aptiano.(Ortega Montero et al. 2012)
Sedimentos Cuaternarios (Qa)
Bajo esta unidad se han agrupado todos los sedimentos recientes aflorantes en las partes
planas e intermontanas, en el área de estudio. Dentro de esta unidad se pueden diferenciar
varios tipos de depósitos sedimentarios, aluviones recientes, abanicos aluviales y terrazas
dejadas por los arroyos presentes en el área, en la zonas planas de inundaciones, así como
depósitos intermontanos en las partes planas asociadas al arroyo El Salado y El Pereguetano,
también se observan en algunos sectores depósitos de derrubios o coluviales, en su mayoría
estos depósitos están constituido por fragmentos de rocas que van desde bloques, cantos,
guijos, guijarros y gravas, de forma angulares a subangulares cuyos diámetros oscilan entre
los 2 – 3 m a 3 cm, dentro de una matriz areno lodosa, su composición es variada, entre las
cuales se encuentran, areniscas rojas, areniscas grises calcáreas, areniscas cuarzosas,
conglomerados cuarzosos, pórfido ígneos, rocas volcánicas de composición
basáltica/andesítica, filitas, meta arcosas, cuarcitas, mármol, calizas y limolitas rojas. Estos
sedimentos se encuentran en toda la zona de estudio ocupando aproximadamente el 25% de la
misma.(Ortega Montero et al. 2012)

Resultados

En el área es posible reconocer las siguientes zonas con mineralizaciones prominentes,


SECTOR ZABANETA – EL RINCÓN

Localizado en el flanco Sur del conocido Cerro Las Piletas, La cartografía geológica
reconoce las siguientes unidades litológicas. Formación la Quinta, Miembro Sedimentario,
potentes estratos de areniscas rojas con delgadas capas de limolitas, donde se encuentran
emplazadas las mineralizaciones.
Cuerpo igneo Porfíritico, localizado un poco más al Sur del sector mineralizado, los
sedimentos cuaternarios presentes en el Valle entre las dos unidades impide establecer su
relación de contacto, dos fallas transversales del sistema NW – SE, limitan el área
mineralizada. La mineralización está constituida por areniscas de grano fino, rojizas de la
formación La Quinta, densas silificadas con cambios texturales en algunos sectores, no se
notan cambios geoquímicos deposicionales, existe un predominio de condiciones de intensa
oxidación a lo largo de los afloramientos, los fenómenos de silificación son los más
frecuentes, vetillas de cuarzo cortan las estratificaciones. La zona mineralizada visible es
constante a lo largo de 50m con una dirección de N20ºE, con ancho que oscila entre los 30 a
60 m. . Se tomaron muestras en las zonas mineralizada el tipo de muestreo seleccionado fue
el de rock chip, tomando una cantidad de 1 kg de las mineralizaciones y el contacto con la
roca caja, los análisis destacan lo siguiente: Como es de esperar los valores de cobre son los
más llamativos las 8 muestras presentan valores > 10.000 ppm, los valores para Zn, se
consideran normales, varían entre 35 a 97 ppm, la Plata (Ag) oscila entre 10 -20 ppm, una
muestra presenta valores de 239 ppm, el Plomo presenta valores entre 2 – 13 ppm, el
Molibdeno entre 0.23 a 0.47 ppm. (Ortega Montero et al. 2012)

SECTOR SAN JOSÉ – EL PEDREGAL

Localizado en el extremo sur occidental del área de estudio, la cartografía geológica


identifica las siguientes unidades litológicas: La Quinta, miembro sedimentario, aflorante al
W y E del sector mineralizado. La Quinta, miembro volcánico, hace parte del sector
mineralizado, acompañada de volcánicos félsicos, volcánicos máficos asociados a las
areniscas de la Formación La Quinta. La mineralización está relacionada con la presencia de
los volcánicos máficos y en menor extensión diseminado en los volcánicos félsicos. El sector
mineralizado está determinado por la presencia de diques de cuarzo – epidota impregnados
con óxidos de cobre que cortan los volcánicos máficos y a las areniscas rojas de la Formación
La Quinta, la mineralización se presenta en un conjunto de 100 m de largo por 50 m de ancho
que ocupa el borde oriental de una colina erosionable, son diques lenticulares con dirección N
45º W y buzamiento verticales de espesores que oscilan entre los 10 a 20 cm. en una
frecuencia de cada 5 m. Figura 8. Mapa Geológico Sector Zabaneta – El Rincón. (Ortega
Montero et al. 2012)

SECTOR EL SENO – LA RIGA


Localizado 5 km. al SE de San Diego, La cartografía identifica las siguientes unidades
litológicas en este sector: La Quinta, miembro sedimentario, presente en el flanco occidental
del sector mineralizado. La Quinta, miembro volcánico, aflorante en el flanco oriental del
sector mineralizado. El sector mineralizado de El Seno, está constituido por un sistema de
diques de cuarzo – epidota impregnada con óxidos de cobre que cortan rocas efusivas básicas
y/o areniscas rojas de la Formación La Quinta. El sistema de diques presenta una dirección
preferencial E-W, con espesores que oscilan entre 2 y 20 cms. Acuñándose en la mayoría de
los casos, la zona mineralizada ocupa una área de 150 m de longitud por 30 m de ancho, con
una densidad de fracturas rellenas de cuarzo no mayor de 1 por m2 . Estas mineralizaciones
consisten predominantemente de malaquita, azurita, crisocola, cuprita diseminada en las
masas cuarzo epidóticas. En el sector La Riga al W del área, el conjunto basáltico/andesítico
se manifiesta geomorfológicamente como una colina aislada afectada por diques de epidota
en una fracción de 60 m de largo por 20 m de ancho, la mineralizaciones en este sector están
asociadas a las lavas básicas, que se ven afectadas por fracturas rellenadas de cuarzo y
epidota donde están impregnadas las mineralizaciones. (Ortega Montero et al. 2012)

SECTOR LA SANJITA – SABANITA

Localizada al este de la población de San Diego, en el extremo noroccidental del área de


estudio, la geología del área está representada por: La Quinta, miembro volcánico, ocupando
el extremo oriental del área, esta unidad está directamente relacionada con las
mineralizaciones. Las mineralizaciones se presentan en un sector de 19 m de longitud por 40
m de ancho, representada por diques lenticulares de cuarzo epidota impregnadas de óxidos de
cobre, que cortan los efusivos básicos (basaltos, andesitas) con una dirección E-W casi
verticales, de espesores variables que oscilan entre los 10 -50 cm., con frecuencia cada 5 m.
(Figura 10). En el sector de Sabanita, localizado 800 m al sur de la mineralización de la
Sanjita, Las mineralizaciones se presentan como diques de epidota, de dirección N80ºW
cortando los volcánicos de composición intermedia, cuarzolatitas y a las areniscas rojas de la
misma formación Quinta Volcanoclástica, estas mineralizaciones se presentan en un sector de
90 m de longitud y 20 m de ancho, con espesores de hasta 1 m, con una frecuencia cada 10
m, lo acompañan malaquitas, cobre nativo y calcosina. (Ortega Montero et al. 2012)
Conclusiones

• El sistema de fracturamiento mayor NE – SW, generado por la acción de estas fallas


regionales (San Diego, Media Luna), afecta toda la secuencia litoestratigráfica del área de
estudio.(Ortega Montero et al. 2012)
• El sistema de fracturamiento menor W-NW – SE, se evidencia mayor en los sectores
mineralizados. (Ortega Montero et al. 2012)
• Los fenómenos magmaticos volcánicos que afectaron la Formación La Quinta, se
consideran como pre Cretáceo, no fue posible establecer afectación laguna de ellas en las
rocas calcáreas Cretácicas aflorantes en el área.(Ortega Montero et al. 2012)
• La existencia de un cuerpo ígneo porfíritico de composición cuarzo latitico a riodacitico
próximo a la mineralización de Zabaneta, le imprime una dimensión genética a la
mineralización de este sector, muy posiblemente sea la causa de las mineralizaciones.(Ortega
Montero et al. 2012)
• Todas las manifestaciones minerales del área están restringidas a la presencia de la
Formación de la Quinta, a excepción del área de Zabaneta, los sectores mineralizados están
relacionados siempre con rocas volcánicas de la Formación La Quinta.(Ortega Montero et al.
2012)
Las rocas volcánicas relacionadas en los sectores mineralizados son de tipo basálticos –
andesiticos (básicos) y riolitas – riodacitas (félsicas). (Ortega Montero et al. 2012)
• La presencia de volcánicos básicos (basaltos, andesitas) siempre están relacionados con la
existencia de diques de cuarzo, epidota impregnadas con minerales de cobre. (Ortega
Montero et al. 2012)
• Los sectores mineralizados están afectados por una intensa oxidación que solo permite
observar minerales propios de ella (malaquita, azurita, cobre nativo, crisocola).(Ortega
Montero et al. 2012)

4. CASO DE ESTUDIO: ZAMBIAN COPPERBELT

El Cinturón de Cobre de África Central, Zambia y la República Democrática del Congo, es


una de las provincias estratiformes de Cu más grandes del mundo. La fuente de Cu en los
depósitos de cobre estratiformes en los sedimentos se piensa generalmente que se deriva de
formaciones gruesas de sedimentos silicilásticos oxidados (capas rojas) y rocas volcánicas
depositadas en secuencias de ruptura temprana o lateralmente en sedimentos que transportan
minerales. (Hitzman, 2000).

Situación de la industria.

Junto con los de muchos otros países en desarrollo, Zambia es un país con una economía
poco diversificada, en este caso dependiente de la producción de cobre que está teniendo
repercusiones desafortunadas momentáneamente debido a la Valor de mercado deprimido del
metal. Con suerte, si el país se va a recuperar, esta situación de oferta que excede la demanda
puede ser solo temporal. El cobre se ha extraído en Zambia para más de 2000 años, pero se
puede decir que su explotación moderna comenzó durante el La administración británica,
efectivamente desde la apertura de la famosa mina Bwana Mkubwa en 1913. Posteriormente,
muchas otras minas han sido trabajadas y han contribuido exitosamente al estado actual del
país como el quinto, posiblemente el cuarto mayor productor de cobre en el mundo. (Bowen
et al, 1976)
El distrito de cobre más importante y de hecho el cobre más concentrado de la industria en el
mundo comprende un cinturón que se extiende a lo largo de la frontera Zambia / Zaire y
produce más del 20 por ciento de la producción mundial actual de cobre de sus minas. El
cinturón de cobre de Zambia, tiene una extensión de 1 12 km por 56 km y pertenecen a una
vasta provincia metalogénica que incluye el norte y noroeste partes de Zambia, sur de Zaire
(Katanga), este de Angola y probablemente Regiones en Botswana y Namibia. (Bowen et al,
1976).

Origen y edad de la mineralización.

El origen de la mineralización de Cu-Co en esta provincia sigue siendo especulativo, con el


debate centrado alrededor de las hipótesis singenética-diagenética e hidrotermal-diagenética.
(Cailteux et al, 2004).
La formación de los depósitos neoproterozoicos relativamente más antiguos probablemente
esté relacionada con eventos de colisión temprana durante la orogenia de Lufilian, mientras
que los depósitos paleozoicos más jóvenes pueden estar relacionados con los procesos
posteriores a la colisión de la formación de minerales. La inclusión de fluidos y los datos de
isótopos estables indican que los fluidos hidrotérmicos que contienen metales evolucionaron
de las salmueras de formación durante la evolución de la cuenca y luego la tectonogénesis. La
migración del fluido mineral se produjo principalmente a lo largo de las principales zonas de
empuje y otras discontinuidades estructurales tales como karsts, brechas y fallas dentro de las
rocas de cubierta de Katangan, lo que resulta en la deposición de mineral dentro de
estructuras favorables y carbonatos reactivos del Supergrupo de Katangan. mientras que los
depósitos del Paleozoico más jóvenes pueden estar relacionados con procesos de colisión de
la formación de minerales post colisional. La inclusión de fluidos y los datos de isótopos
estables indican que los fluidos hidrotérmicos que contienen metales evolucionaron de las
salmueras de formación durante la evolución de la cuenca y luego la tectonogénesis.
(Kampuzu et al, 2009).

Las características de los depósitos alojados en arenita, es decir, Su ocurrencia y momento


relativo dentro de la diagenética y las paragénesis de las rocas, son comparables con las rocas
reservorio de hidrocarburos e implican un origen tardío de los depósitos (Selley et al. 2005),
es decir, al menos coincidiendo con la inversión de la cuenca y El inicio de la orogénesis
lufiana. Con la datación de 540–490 Ma para estos depósitos se confirman las restricciones
de edad basadas en los estudios paragenéticos y se proporcionan edades absolutas robustas.
(Munchez, et al, 2017).

El metamorfismo de las rocas mineralizadas en los diferentes depósitos analizados por


Sillitoe et al. (2017) se sabe que tuvo lugar entre 590 y 500 Ma (John et al. 2004). Entonces,
una edad de Lufilian tardía para la mineralización asociada íntimamente con esta
mineralización no es ninguna sorpresa.(Munchez, et al, 2017).

Geología de la zona

La proporción del volumen de capas rojas debajo y lateralmente a la cantidad de metal


conocida en los depósitos de la parte de Zambia del Cinturón de Cobre es pequeña en
comparación con los volúmenes de materiales de origen de Kupferschiefer de Polonia y el
Distrito de White. Pino en los estados unidos. Estudios estructurales anteriores sugieren que
las rocas hospedadoras de los depósitos de Cu en Zambia pueden ser alóctonas o
parautoctonas. La aparente ausencia de sedimentos de fuentes metálicas, combinada con lo
que se conoce sobre geología estructural, sugiere fuertemente que los depósitos de Zambia
han sido desplazados tectónicamente de sus rocas de origen. La definición de la ubicación
actual de las cuencas de origen proporcionaría información sobre la cantidad de transporte
tectónico en esta parte del arco de Lufilian y estimularía la exploración de minerales en
nuevas áreas. sugiere fuertemente que los depósitos de Zambia han sido desplazados
tectónicamente de sus rocas de origen. (​Hitzman, 2000)

El cinturón de cobre del centro de África es una de las provincias estratiformes Cu-Co con
mayor presencia de sedimentos del mundo, con un total de 140 Mt de cobre y 6 Mt de
cobalto e incluye varios depósitos de clase mundial (10 Mt de cobre). (Cailteux et al, 2004).

El cinturón de cobre de Zambia representa aproximadamente el 46 por ciento de la


producción y las reservas del cinturón de cobre centroafricano, la provincia de cobre
estratiforme más grande y de mayor grado con alojamiento de sedimentos conocida en la
Tierra. Los depósitos en el cinturón de cobre de Zambia están alojados en el supergrupo de
Katangan neoproterozoico, una sucesión basal relativamente delgada (~ 5 km) de rocas
metasedimentarias marinas y terrestres predominantemente marginales que carecen de
volúmenes significativos de rocas ígneas. La parte basal de la secuencia (Lower Roan Group)
contiene areniscas continentales y conglomerados depositados en una serie de subcuencas
restringidas controladas por fallas normales extensionales.(Selley, 2005)

Estos sedimentos, en su mayor parte terrestres, están superpuestos abruptamente por un limo
/ lutita marino marginal rico en materia regional y variablemente orgánico (Copperbelt
Orebody Member, o 'Ore Shale') que contiene la mayoría de los depósitos de mineral.
(Selley, 2005)
Este horizonte está cubierto por carbonatos marinos extensos lateralmente y rocas clásticas de
grano más fino que evolucionaron a lo largo del tiempo en una secuencia de plataforma de
rocas mixtas de carbonato y clásticos (Grupo Roan Superior) con abundantes texturas
evaporíticas, incluidas brechas generalizadas que se cree que registran la presencia anterior de
sal. ahora disuelta. Las rocas de los grupos de Mwashia y Kundelungu superpuestos son de
origen marino de poca profundidad.Tres eventos tectónicos significativos afectaron la cuenca.
La extensión asociada con las rupturas tempranas condujo al desarrollo de cuencas aisladas
controladas por fallas y al enlace subsiguiente de estas cuencas a lo largo de fallas maestras
en el momento de la deposición de los miembros de cuepro mineralizado de Copperbelt . Un
período posterior de extensión ocurrió desde el final de Mwashia hasta el tiempo temprano de
Kundelungu (~ 765-735 Ma) y está asociado con magmatismo máfico limitado. La inversión
de la cuenca y la posterior deformación por compresión (~ 595-490 Ma) culminaron en un
metamorfismo de grado de greenschist superior (~ 530 Ma) en el cinturón de cobre de
Zambia.(Selley, 2005).

Geología y metalogenia de los depósitos

La mayoría de los depósitos de mineral en el cinturón de cobre de Zambia se producen dentro


de un intervalo estratigráfico de 200 m centrado en las rocas del miembro de Orebody de
Copperbelt. Los depósitos son ampliamente estratiformes y se agrupan en tipos de argilita
(70% de mineral) y de arenite (30% de mineral). (Selley, 2005)
Figura 1:​ Mapa geológico de la Cinturón de Lufilian panafricano indicando las principales tendencias estructurales y
ocurrencias de uranio y cobre.(modificado después de De Waele et al. 2008; Eglinger et al. 2013).

La distribución, la geometría y el tamaño de los depósitos están controlados


fundamentalmente por la arquitectura temprana de fallas de la subcuenca y la disponibilidad
de reductores tanto in situ como móviles, cuya distribución está vinculada a las estructuras de
la cuenca. Los depósitos alojados en argilita se producen dentro de limolitas y lutitas
carbonáceas, relativamente oscuras y locales, lo que sugiere la presencia previa de un
reductor orgánico in situ. Estos depósitos son lateralmente extensos con longitudes de ataque
de hasta 17 km. Los depósitos alojados en Arenite se encuentran tanto en el muro de los pies
como en el muro colgante del esquisto mineral y tienen una longitud máxima de 5
km.(Selley, 2005)

La distribución regional de metales indica que la mayoría de los depósitos de cobre ricos en
cobalto se encuentran en dolomitas y lutitas dolomíticas que forman unidades alóctonas
expuestas en el Congo y conocidas como facies congoleñas de la sucesión sedimentaria de
Katangan (Co: Cu = 1:13). La relación más alta de Co: Cu (hasta 3: 1) se produce en los
depósitos de mineral ubicados a lo largo del bloque estructural sur del arco de Lufilian. Las
facies zambianas predominantemente silicilásticas, expuestas en Zambia y en SE Congo,
forman unidades sedimentarias para-autóctonas que albergan depósitos de mineral
caracterizados por una menor proporción de Co: Cu (promedio 1:57). Las litofacias de
transición en Zambia (por ejemplo, Baluba, Mindola) y en el Congo (por ejemplo, Lubembe)
indican una transición gradual en la cuenca de Katangan durante el depósito de rocas
sedimentarias clásticas y carbonatadas lateralmente correlativas expuestas en Zambia y en el
Congo, y están marcadas por Co: Cu ratios en el rango 1:15. Las estructuras sedimentarias
previas a la litificación que afectan a los sulfuros diseminados indican que los metales se
depositaron antes de la compactación y consolidación del sedimento del huésped. (Cailteux,
2004)

Tanto los depósitos alojados en argilita como en arenita contienen los llamados espacios
estériles de estratos débilmente no mineralizados que se asocian típicamente con los hombros
limitados por fallas de las subcuencas tempranas.​(Cailteux et al, 2004).

Dos conjuntos de mineralización ocurren en el cinturón de cobre de Zambia. El tipo


volumétricamente dominante consiste en prefoldos-fundas diseminados y menos sulfuros de
Cu-Co alojados en venas. El ensamblaje de sulfuros más típico en los depósitos es la
calcopirita-bornita con calcicita y pirita subsidiarias. El cinturón de cobre de Zambia es
inusual entre los distritos de cobre estratiformes hospedados por sedimentos en tener
abundantes Co y bajos en Ag, Zn y Pb. La carrollita de sulfuro de Cu-Co está muy extendida
en el distrito, aunque el cobalto está presente en cantidades económicas solo en algunos
depósitos en el lado occidental del distrito. El cinturón de cobre de Zambia también contiene
una mineralización de Cu-U-Mo- (Au) ubicua, pero volumétricamente menor, en vetas
postpliegue.​(Cailteux et al, 2004).

Los sulfuros de Cu-Co muestran relaciones texturales complejas que se explican mejor
mediante la formación de minerales en varias etapas. La mineralización diagenética a la
diagenética tardía está indicada por la distribución no controlada por fractura de las fases de
sulfuro y de ganga, las texturas sustitutivas de los sulfuros de Cu-Co después de los cementos
diagenéticos y la pirita, y una edad aproximada de 815 Ma Re-Os para la precipitación de
sulfuro en Konkola depositar. Las salmueras capaces de movilizar metales se generaron muy
probablemente durante el desarrollo de ambientes evaporíticos en unidades del Grupo Upper
Roan y / o la posterior disolución de estas evaporitas para formar las brechas del Grupo
Upper Roan.​(Cailteux et al, 2004).

La diagenética tardía a la mineralización orogénica temprana se registra mediante el plegado


previo de las venas paralelas y los sulfuros de Cu-Co diseminados texturalmente y de
composición comparable. La edad de los isocrones de Re-Os en los sulfuros de Cu-Co de dos
depósitos alojados en arenita y uno de argillita de 576 más o menos 41 Ma es consistente con
la producción temprana de hidrocarburos orogénicos. El evento menor de mineralización de
Cu-U-Mo- (Au) ocurrió después del metamorfismo de pico, a aproximadamente 500
Ma.​(Cailteux et al, 2004).

La provincia de Zambia Copperbelt se caracteriza por un metasomatismo extenso y


estratigráfico que registra una historia prolongada de migración de salmuera basal. Aunque el
historial de alteraciones es complejo, puede clasificarse en general en una etapa temprana de
Ca-Mg-SO4, anhidrita y dolomita con reflujo de salmuera por debajo del nivel de evaporitas
del Grupo Roan Superior; una segunda etapa, K-dominante, caracterizada por un desarrollo
extenso y comúnmente intenso de K-feldespato y sericita local, mejor desarrollado en rocas
del Grupo Roan Inferior y asociado con el mineral; y una tercera etapa, dominante en Na,
caracterizada por el desarrollo de albita, comúnmente a expensas de K-feldespato formado
anteriormente. Albite domina en las brechas del Grupo Roan Superior y en los estratos
Mwashia-Lower Kundelungu. También está asociado localmente con un evento tardío de
vena Cu-U-Mo- (Au).​(Cailteux et al, 2004).
No hay evidencia para respaldar modelos que supongan que los metales se originaron a partir
de: (1) rocas ígneas de Katangan y procesos hidrotermales relacionados o; (2) lixiviación de
lechos rojos subyacentes a los cuerpos. Las fuentes de metal son rocas continentales
anteriores a Katangan, especialmente los depósitos de cobre pórfido de bajo grado
paleoproterozoico conocidos en el bloque de Bangweulu y los depósitos / ocurrencias
subsidiarias de Cu-Co-Ni en las rocas arqueas del cratón de Zimbabwe. Estas dos fuentes
contienen depósitos de mineral de bajo grado que representan la peculiar asociación de
metales (Cu, Co, Ni, U, Cr, Au, Ag, PGE) registrada en los depósitos de mineral alojados en
los sedimentos de Katangan. Los metales fueron transportados a la cuenca disueltos en
agua.​(Cailteux et al, 2004).

Los depósitos estratiformes del Congo y Zambia muestran características que indican que los
procesos singenéticos y los diagnósticos tempranos controlaron la formación del cinturón de
cobre neoproterozoico de África central. (Cailteux et al, 2004).

Se revisan las teorías sobre el origen de los minerales del cinturón de cobre de Zambia (y
Zaire). Siguiendo el relato del desarrollo histórico de las ideas desde epigenético a través de
las técnicas singenéticas a las singenéticas-diagenéticas y, en última instancia, a las
"neohidrotermalistas", los modelos para la génesis de estos depósitos se evalúan críticamente
a la luz de los datos actualmente disponibles. Este examen se realiza con especial atención a
las preguntas sobre las fuentes de cobre y cobalto, el momento de los eventos de
mineralización y las condiciones fisicoquímicas de la precipitación con sulfuro de metal.
Aunque acepta que el origen de estos minerales sigue siendo controvertido, se concluye que
las fuentes más probables de cobre y cobalto son las rocas del Complejo del sótano, que los
metales probablemente se transportaron tanto en aguas superficiales como subterráneas, y que
el principal evento de mineralización tuvo lugar durante la diagénesis temprana con
precipitación de sulfuro que se produce a través de la reducción bacteriana del sulfato de agua
de mar. La precipitación de sulfuros probablemente ocurrió a temperaturas alrededor de
20–60 ° C y con un pH casi neutro, con fluctuaciones menores en Eh y variaciones en las
solubilidades de los metales involucrados causando la zonación mineral. El entierro y la
compactación de estos sedimentos probablemente resultaron en la expulsión de fluidos ricos
en metales y en la formación de sulfuros en la pared del suelo y en la pared colgante del
horizonte del mineral principal, con el entierro continuo que resulta en la formación de
venillas y vetas que contienen sulfuro originadas por la secreción lateral. La deformación
tectónica y el metamorfismo en la orogenia de Lufilian, resultan en un conjunto de vetas
mineralizadas transversales (alta temperatura). (Sweeney et al, 1991).

Las inclusiones fluidas de una veta de cuarzo de secreción lateral mineralizada en la mina a
cielo abierto de Chambishi en el cinturón de cobre de Zambia representan fluidos que se
remontan inmediatamente a la mineralización de cobre estratiforme. La evidencia
petrográfica indica que este conjunto de vetas es anterior a la deformación en el área.
microtermometría en inclusióes fluidas y la espectroscopia Raman de las inclusiones acuosas
y acua-carbónico indican la presencia de una solución salina temprano H 2 O-NaCl + MgCl
2 ± CaCl 2 ± CO 2 ± CH 4 ± N 2 líquido (11,9 a 23,1 en peso.% NaCl equiv ) a
temperaturas de homogeneización de 86-129 °C. Los fluidos posteriores se producen en los
planos de inclusión de fluidos y están relacionados con el metamorfismo temprano de la
cuenca. Estos fluidos son más variados en composición y son inclusiones acuosas,
acua-carbónicas y de metano puro. Acuoso y inclusiones acua-carbónico son H 2 O-NaCl ±
CaCl 2 ± MgCl 2 ± KCl ± CO 2 , N 2 , CH 4 , H 2 S fluidos, con dos salinidades de
miembros finales, es decir, una alta salinidad (18- 23 % en peso de NaCl equivale a una
temperatura más baja (∼130–160 ° C) y una menor salinidad (6 % en peso de NaCl equivale
) –más alta temperatura (∼140–210) ° C) del fluido. Los posteriores planos de inclusión
carbónica contienen CH 4 , con N 2 y C 2 H 6 . Los fluidos posteriores son complejos en
composición, salinidad y temperaturas de homogeneización. Se cree que estos fluidos son
fluidos diagenéticos tardíos por un lado, y un fluido metamórfico temprano (productivo de
metano) por el otro. Las condiciones de presión y temperatura en el ambiente inmediatamente
después de la mineralización de cobre estratiforme fueron de alrededor de 480–800 bar y
130–270 ° C. (Greyling et al, 2005).

La inclusión de fluidos y los datos de isótopos estables indican que los fluidos hidrotérmicos
que contienen metales evolucionaron de las salmueras de formación durante la evolución de
la cuenca y luego la tectonogénesis. La migración del fluido mineral se produjo
principalmente a lo largo de las principales zonas de empuje y otras discontinuidades
estructurales tales como karsts, brechas y fallas dentro de las rocas de cubierta de Katangan,
lo que resulta en la deposición de mineral dentro de estructuras favorables y carbonatos
reactivos del Supergrupo de Katangan.(Kampuzu et al, 2009).

CONCLUSIONES

● Los depósitos estratoconfinados de cobre representan una importantísima proporción


en relación a producción total a nivel global. esto se debe a que de darse las
condiciones la zona de ocurrencia mineral puede tener un área considerable como
ocurre en el Zambian copperbelt cuya extensión sobrepasa las fronteras del mismo
país que le da su nombre.
● El control sobre un eficiente sistema de exportación del metal en cuestión es tan o
más importante que la existencia del depósito mismo. esa es quizá la principal ventaja
de países como chile en el mercado del cobre sobre Zambia y sus constantes
problemas con el orden público.

RECOMENDACIONES

● Generar paulatinamente un entorno favorable para la inversión extranjera y posterior


explotación y exportación de cobre en el territorio correspondiente al Zambian
copperbelt para generar competitividad respecto a otros países productores.
● Diversificar la economía de dichos países es vital para un desarrollo económico
saludable, depender de un solo ingreso basado en un recurso finito es inviable a largo
plazo.
● En colombia es vital continuar con las investigaciones en las unidades litológicas que
puedan presentar ocurrencias minerales de cobre. ya sabemos que estas unidades
afloran en nuestro país, el paso a seguir será evaluar la viabilidad de posibles nuevos
prospectos mineros.
7. REFERENCIAS CITADAS

1. Bowen, R., Gunatilaka, A., 1976. The Zambian Copperbelt.Science Progress (1933-),
Vol. 63, No. 249 (Spring 1976), pp. 87-109.
2. Brown, A.C., 1971, Zoning in the White Pine copper deposit, Ontonogan County,
Michigan: ECONOMIC GEOLOGY, v. 66, p. 543–573. ——2005, Refinements for
footwall red-bed diagenesis in the sedimenthosted stratiform copper deposits model:
ECONOMIC GEOLOGY, v. 100, p. 765–771.
3. Cailteux, J.L.H, Kampunzu A.B, Lerouge, C, 2004. Genesis of sediment-hosted
stratiform copper–cobalt deposits, central African Copperbelt. Journal of African
Earth Sciences 42 (2005) 134–158.
4. Eglinger A, Andre ́-Mayer AS, Vanderhaeghe O, Mercadier J, Cuney M, Decre ́e S,
Feybesse JL, Milesi JP (2013) Geochemical signatures of uranium oxides in the
Lufilian belt: from uncon-formity-related to syn-metamorphic uranium deposits
during the Pan-African orogenic cycle. Ore Geol Rev 54:197–213.
5. Garcia Alonzo, Donajy., Carles Canet, González-Partida Eduardo, Villanueva Estrada
R. E., Rosa María Prol-Ledesma, Pura Alfonso, J.A., Caballero Martinez, R. Lozano
Santa Cruz. 2011. The Cretaceous sediment-hosted copper of San Marcos (Coahuila
Northeastern Mexico): An approach to ore-forming processes. Journal of South
American Earth Sciences v. pp 1-12.
6. Gilles C.A., Alvarez A., F.W. Beales, 1973. cobre Singenético en la Formación las
Vigas del Cretácico Inferior del Estado de Chihuahua, México. Convencion de la
AIMMGM pp.319-326.
7. Goldhammer, R. K. and Jonson, C. A., 1999. Middle Jurassic-Upper Cretaceous
paleogeographic evolution y sequence-stratigraphic framework of the northwestGul of
Mexico rim, in C. Bartolini, R. T. Buffler, y A. Cantu-Chapa, eds., The western Gulf
of Mexico Basin: Tectonics, sedimentary basins, y petroleoum systems: AAPG
Memoir 75, p. 45-81.
8. González Partida, E.; Camprubi, A.; González Ruiz; Canet C.; Pura Alfonso y Piedad
Sánchez, N., 2013. Los Depósitos Estratoligados de Cobre en el Noreste de México:
Características Genéticas a Partir del Análisis de los Fluidos Mineralizantes. Centro
de Geociencias, Universidad Nacional Autónoma de México, Campus Juriquilla
9. Gonzalez-Sánchez Francisco., Camprubi Antoni., González-Partida Eduardo, Puente
Solia R., Canet Carles., Centeno-Garcia Elena., Atudorei Viorel.,2009. Regional
stratigraphy and distribution of epigenetic stratabound clestine, fluorine, barite and
Pb-Zn deposits in the MVT province of northeastern Mexico. MINERALIUM
DEPOSITA. V 1, pp. 1-20.
10. Greyling, L.N, Robb, L.J, Master, S, Boiron, M.C., Yao, Y., 2005. The nature of early
basinal fluids in the Zambian Copperbelt: A case study from the Chambishi
deposit.Journal of African Earth Sciences 42 (2005) 159–172.
11. Hitzman, M.W., 2000, Source basins for sediment-hosted stratiform copper
deposits—implications for the structure of the Zambian Copperbelt: Journal of
African Earth Sciences, v. 30, p. 855–-863.
12. Hitzman, M.W., Kirkham, R., Broughton, D., Thorson, J. and Selley, D., 2005, The
sediment-hosted stratiform copper ore system: ECONOMIC GEOLOGY 100TH
ANNIVERSARY VOLUME: p. 609–642.
13. John T, Schenk V, Mezger K, Tembo F (2004) Timing and PT evolution of
whiteschist metamorphism in the Lufilian arc—Zambezi belt orogen (Zambia):
implications for the assembly of Gondwana. J Geol 112:71–90.
14. Kampunzu,A.B., Cailteux, J.L.H., Kamona, A.F. , Intiomale, M.M., Melcher, F.
2009. Sediment-hosted Zn–Pb–Cu deposits in the Central African Copperbelt. Ore
Geology Reviews 35 (2009) 263–297.
15. Kirkham, R.V., 1989, Distribution, setting and genesis of sediment-hosted stratiform
copper deposits, in Boyle, R.W., Brown, A.C., Jefferson, C.W., Jowett, E.C. and
Kirkham, R.V. eds., Sediment-hosted stratiform copper deposits: Geological
Association of Canada, Special Paper 36, p. 3–38.
16. McGowan, R. R., Roberts, S., Boyce, A. J., 2006. Origin of the Nchanga
copper–cobalt deposits of the Zambian Copperbelt: Mineralium deposita, v. 40, p.
617-638
17. Munchez P., 2017. Discussion: Age of the Zambian Copperbelt.Miner Deposita
(2017) 52:1269–1271. DOI 10.1007/s00126-017-0758-0.
18. Ortega Montero, C. R, Rojas Martinez, E.E, Manco Jaraba, D.C. 2012. Depósitos
estrato coninados de cobre en el municipio de San Diego, departamento Cesar,
Serranía del Perijá. ​Prospect. Vol. 10, No. 1, Enero - Junio de 2012, págs. 28-36.
19. Padilla y Sánchez, R. J., 1982: Geologic evolution of the Sierra Madre Oriental
between Linares, Concepcióz del Oro, Saltillo, and Monterrey, Mexico. Ph. D.
Dissertation, The University of Texas at Austin, 217 p.
20. Rodríguez, S.E., 1986. GENESIS Y MINERALOGIA DE LOS DEPOSITOS DE
COBRE DEL TACHIRA NORORIENTAL, VENEZUELA. Ministerio de Energia y
Minas. Direcci6n de Recursos Minerales. Caracas-Venezuela.
21. ROBB, L. (2017). INTRODUCTION TO ORE-FORMING PROCESSES. JOHN
WILEY & Sons.
22. Rose, A.W., 1976, The effect of cuprous chloride complexes in the origin of red-bed
copper and related deposits: ECONOMIC GEOLOGY, v. 71, p. 1036–1048.
——1989, Mobility of copper and other heavy metals in sedimentary environments,
in Boyle, R.W., Brown, A.C., Jefferson, C.W., Jowett, E.C., and Kirkham, R.V., eds.,
Sediment-hosted stratiform copper deposits: Geological Association of Canada,
Special Paper 36, p. 97–110.
23. Selley, D, Broughton, D, Scott, RJ, Hitzman, M, Bull, SW, Large, RR, McGoldrick,
PJ, Croaker, M and Pollington, N 2005 , 'A New Look at the Geology of the Zambian
Copperbelt' , ​Society of Economic Geologists, Inc.,​ vol. 100th .
24. Sillitoe RH, Perelló J, Creaser RA, Wilton J, Wilson A, Dawborn T (2017) . Age of
the Zambian Copperbelt. Mineral Deposita.
25. Sweeney, M.A, Binda, P.L, Vaughan, D.J, 1991. Genesis of the ores of the Zambian
Copperbelt.Ore Geology Reviews, 6 ( 1991 ) 51-76 .