Está en la página 1de 5

EL GRADO DE APRENDIZ MASON.

SU SIGNIFICADO, SU SIMBOLISMO Y SU INTERPRETACION

El Grado de APRENDIZ MASON, es el título que recibe toda persona que se inicia en la cámara
Masónica, para participar de las enseñanzas que se imparten en la Primera Cámara de la
Masonería Simbólica; pero para obtener esa distinción, se hace necesario haber cumplido los 18
años, siempre que el Aspirante sea Loubetón reconocido o la misma edad, si es que el solicitante
es casado por el Civil; o bien tener 21 años cuando es Soltero; todos estos requisitos se toman en
consideración, por lo que respecta a nuestro País; pero esas condiciones se aceptan siempre de
acuerdo con las costumbres de los Pueblos y según las Leyes que los rigen; . el grado de referencia
se concede al Candidato, por medio de un Ceremonial Litúrgico, mismo que Filosófica y
Simbólicamente nos manifiesta la base fundamental sobre las materias de estudio, que se cursan
en sus enseñanzas, para el fin de poder orientar, guiar e instruir a nuestros Hermanos del Primer
Grado.

Principiaremos pues por buscar la raíz y la etimología de esta Palabra, misma que deriva de las
voces Latinas “APPREHENDERE”, que significa APRENDER y de “PREHENDERE”, que también
indica Percibir. Concebir, Comprender, Asimilar, Retener. Adquirir, etc., por lo tanto, el vocablo
APRENDIZ se refiere a la persona que estudia, que investiga, que descubre, que analiza y obtienen
sus conocimientos, para adquirir su ilustración, por cuyo medio llega a obtener un OFICIO o una
PROFESION, ya sea dentro de las Artes o de las Ciencias; pero por lo que respecta al presente caso,
ya sabemos que se trata únicamente de abrazar la Carrera Masónica. dentro de cuyos preceptos,
principios, máximas y virtudes se inicia al APRENDIZ, con el fin de prepararlo, instruirlo y
capacitarlo y pueda por sí solo, escalar los Grados subsecuentes Simbólicos.
Antes de continuar, es conveniente hacer algunas indicaciones y aclaraciones, acerca de las
denominaciones que se aplican a cualquier individuo que desea ingresar a la Masonería; en
consecuencia, toda persona que hace su solicitud y la presenta por los conductos regulares a
cualquier Taller; desde ese momento recibe el nombre de POSTULANTE; y una vez que la Logia le
da entrada a dicha petición, y ordena se designe al Triángulo de pesquisas para que haga las
investigaciones sobre su actuación y conducta, cuyos antecedentes deben estar de acuerdo con lo
estipulado en nuestros Estatutos; es cuando pasa a la categoría de ASPIRANTE; pero una vez que
han sido presentados los informes recabados, resultando favorables al interesado y por lo mismo se
vota como aceptado a iniciación, es cuando ya recibe el título de CANDIDATO, nombre que conserva
hasta que se presenta a las puertas del Templo; y una vez que han sido corridos los trámites
definitivos, se le da entrada y se le somete a las PRUEBAS de ritual en el interior de las Cámaras de
Preparación, hasta esos momentos se le da la denominación de GRADUANTE, por lo tanto, en esas
condiciones continúa hasta que cae la VENDA de sus ojos, por cuyo motivo se convierte en NEOFITO,
puesto que se trata del instante en que recibe su INSTRUCCION, la que una vez terminada, y es
consagrado ante el ARA por la primera Dignidad de la Logia, se procede a ser proclamado entre
Columnas acto que ejecuta el Hermano Maestro de Ceremonias, y desde ese momento se considera
al NEOFITO, como admitido y reconocido. en el Grado de APRENDIZ MASON, sobre la Superficie
de la Tierra.
Al iniciado se le considera siempre como “UNO QUE APRENDE”; sin embargo, parece que,
desde las postrimerías del siglo 17, a los APRENDICES por lo que respecta a sus derechos masónicos
en general, no se les consideraba como parte integrante de las Logias. cuando menos en lo que se
refiere a su participación directa durante los trabajos regulares, puesto que desde esa época se les
ha venido restringiendo la VOZ y el VOTO, sobre toda clase de asuntos de interés general: pero
posteriormente se les concedió esa facultad, únicamente por lo que se refiere a la ENSEÑANZA a la
INSTRUCCION de su grado, porque a eso se debe la necesidad de que los POSTULANTES desde el
principio Hasta el fin, demuestren que han sido y son hombres libres, respetuosos, honrados y de
reconocida DISCRECION.
Tomando en cuenta todos esos motivos se hace necesario que para que un PROFANO se le
considere como POSTULANTE, más tarde como ASPIRANTE, luego como CANDIDATO, después
como GRADUANTE, en seguida como NEOFITO y finalmente como APRENDIZ MASON; demuestre
que desciende de padres honorables, que es de una conducta irreprochable, que es de buenas y Sanas
costumbres, que tiene un modo honesto de vivir; así como que no tenga algún defecto, físico que le
impida hacer los signos, ejecutar sus marchas, tributar las baterías o pronunciar las palabras de
ritual; además de poseer una situación económica que le permita satisfacer sus necesidades
familiares, los compromisos de su Logia, un poco más para ejercer la CARIDAD PUBLICA.
Una vez que el APRENDIZ ha logrado compenetrarse de lo que son sus deberes para con sus
HERMANOS, y de las obligaciones que ha adquirido para con todos sus semejantes; es cuando
principia a comprender, cuál, es Su verdadera misión ante su MADRE LOGIA, ante la FAMILIA, la
SOCIEDAD, la PATRIA y la HUMANIDAD, ese es Precisamente el periodo en que se da cuenta
exacta de sus grandes RESPONSABILIDADES contraídas ante el Mundo, Masónico, para el fin, de
DESEAR Y PROPAGAR sus doctrinas, consolidando así, el BIENESTAR la PAZ y la CONCORDIA
entre sus hermanos; y es igualmente el instante en que sabe que debe responder desinteresadamente
a todas las demandas de sus semejantes; para lograr ayudarlos, aconsejarlos, guiarlos y conducirlos
por la Senda del DEBER, de la MORAL y de las VIRTUDES humanas.
La PREPARACION, la INSTRUCCION y la CAPACITACION que se imparte, y se exige a los
hermanos APRENDICES, se reduce como ya hemos dicho, a FORMARLE EL CARACTER, a
MODELARLE SUS COSTUMBRES, a CORREGIRLE SUS ERRORES, a CULTIVARLE SU
ENTENDIMIENTO y a FORTALECERLE SU CAPACIDAD y su INTELIGENCIA; aun cuando para,
ello haya necesidad de recurrir a los más grandes sacrificios, puesto que sólo de esa manera, se
pueden llegar a practicar las VIRTUDES HUMANAS, y conseguir propagarlas a quienes más nece-
sitan, también de demostrar que han sido, y que siguen siendo HOMBRES FUERTES, MORAL,
FISICA e INTELECTUALMENTE.

No cabe duda también, que de nuestra justa y sana interpretación a las materias de estudio
Masónicas, depende el que resulten completamente comprensibles a todos los talentos; puesto que de
otra manera, en ocasiones resultan sin resolución o incomprensibles los temas Científicos, cuyos
estudios se dan a .conocer por medio de los Emblemas, las Alegorías; Los Signos, las Figuras, etc.,
pero eso consiste en que por lo regular no iniciamos la evolución que debe germinar en las IDEAS
del INICIADO, para que él pueda desarrollarlas de conformidad con la Alta Filosofía que contienen
o bien en relación a los más elevados conceptos que se tienen de la ETICA SOCIAL.
Sólo de esa manera podemos lograr hacer frente a los duros trances y problemas que durante
nuestra vida de lucha y de sacrificio sufrimos .en bien de la humanidad, puesto que se nos presentan
en forma de VICISITUDES, de INFORTUNIOS o de CALAMIDADES que la mayoría de las veces
atribuimos al DESTINO; es pues y será siempre el CARACTER, la ENERGIA y el CRITERIO del
INICIADO lo que venga a conducirlo por la senda de la FELICIDAD, ya sea individual o colectiva;
puesto que es por eso, por lo que invariablemente se le exige, que sea UTIL a sí mismo, a sus
semejantes y aún a la propia DIVINIDAD, siempre que su conducta lo lleve por el camino del
DESINTERES y de la FRANQUEZA en sus acciones.
Pero también sabemos que la práctica de las VIRTUDES en el hombre, consisten principalmente
en aprender hacer, uso de sus más, puros razonamientos, pero con la EQUIDAD y la JUSTICIA, que
sus deberes sociales le reclaman; en el concepto de la forma, que deberá aplicarla, también a sí
mismo, porque, de esa manera, aprende a corregir sus PROPIOS ERRORES; a la vez que con relativa
facilidad puede DOMINAR sus PASIONES, siempre que efectivamente haya logrado alcanzar su más
alto nivel de CULTURA, y la moralidad que rigurosamente exige, la MASONERIA a sus ADEPTOS.
Alcanzar la VIRTUD para practicarla, es el principal anhelo de un verdadero MASON, no
importa cuál sea el Grado o Grados que ostente en el Simbolismo, puesto que sus principios
juntamente con sus conocimientos y sus responsabilidades, se van elevando cada vez más, dentro de
su CONCIENCIA; hasta poder casi asegurar que ha llegado a una especie de
PERFECCIONAMIENTO humano, ya que la VIRTUD INMACULADA es materialmente IMPOSIBLE
llevarla a la práctica, si tomamos en consideración a la FRAGILIDAD PROPIA DEL CARACTER
DEL HOMBRE, y a los antecedentes de que; mientras existan por resolver problemas de carácter
material, científico, espiritual y moral siempre habrá motivos que justifiquen los errores humanos;
igual cosa sucede si nos fijamos en que jamás dejarán de existir en el mundo, las PASIONES
PERSONALES, los RENCORES POLÍTICOS y las persecuciones por la violación a la LIBERTAD DE
PENSAMIENTO y de CONCIENCIA.

En síntesis, podemos asegurar que a esto se reduce la preparación consciente que reciben los
hermanos APRENDICES, misma a que se refiere el OBJETO DEL GRADO DE APRENDIZ, con
relación a los DEBERES que contrae y a los DERECHOS que adquiere, al ser INICIADO y obtener
su preparación Simbólica, Filosófica y Dogmática; cuyas enseñanzas de MORAL y de CIVISMO se
interpretan y se imparten en la, Primera Cámara, para que los APRENDICES conozcan toda c1ase
de enseñanzas Simbólicas y Filosóficas, aprendan a vivir en Sociedad y conozcan las necesidades
humanas, puesto que tienen la ineludible obligación de SERVIR a sus semejantes, así como de
propagar entre ellos los más nobles sentimientos de AMOR A LA HUMANIDAD.
AL.:G.:D.:G.:A.:D.:U

RESP.: LOG.: PERSEVERANCIA #160

OR.: TEMBLADOR – EDO – MONAGAS

09 DE ABRIL – 2018 E.:V.:

S.:F.:U.:

Q.:H.: VENERABLE MAESTRO

Q.:H.: 1ER.: VIGILANTE.

Q.:H.: 2DO.: VIGILANTE.

Q.:H.: TODOS.

EL GRADO DE APRENDIZ MASON,

SU SIGNIFICADO, SU SIMBOLISMO Y SU INTERPRETACION.

A.:M.: LIONEL ORDAZ