Está en la página 1de 13

DESMITIFIQUEMOS EL CÁNCER

Un mensaje de esperanza Confianza


Por Ricardo Eiriz

1. ¿Por qué este documento?


2. Nuestros antecedentes genéticos (ADN) no determinan que vayamos a padecer cáncer
3. Origen del cáncer
4. ¿Qué genera acidez en el organismo?
5. El cáncer se cura
6. Terapias
7. Conclusión

1. ¿Por qué este documento?

En el proceso de investigación, documentación y experimentación llevado a cabo para la


elaboración del libro Escoge tu camino a la felicidad y el éxito, me encontré de forma directa o indirecta
con multitud de información relacionada con el origen y la curación del cáncer. Me llamó la atención
que dicha información nada tenía que ver con el mensaje que se nos ha hecho creer y sufrir
históricamente, por el cual un diagnóstico de cáncer es prácticamente una sentencia de muerte, o en
el mejor de los casos, un proceso durísimo con enormes secuelas físicas y emocionales. Tanto mi
padre como mi suegro murieron de cáncer, de modo que, por desgracia, sé de lo que hablo…
En el proceso descubrí que únicamente la desinformación a la que nos han sometido
conscientemente es la que nos convierte en víctimas del cáncer, es la que convierte al cáncer en una
enfermedad terminal, en una palabra tabú, que genera miedo sólo con pronunciarla o escucharla.
Descubrí que el cáncer es un negocio, que el origen del cáncer está identificado desde hace más de
80 años, que existen múltiples terapias y productos naturales que curan el cáncer sin la necesidad de
fármacos ni cirugía, que el cáncer se puede prevenir, que no estamos predestinados a tener cáncer,
que no es algo que le puede pasar a cualquiera,…
Cada una de las fuentes recogidas ofrecía una visión parcial de lo que, a medida que
avanzaba, se fue convirtiendo en un enorme puzle en el que todas sus piezas encajaban a la
perfección. Una vez montado el puzle, la responsabilidad me ha llevado a escribir estas páginas, y
transmitir un mensaje de esperanza confianza a todos aquellos que deseen conocer la realidad de un
tema que, en ningún caso deberíamos permitir que continúe siendo un negocio, el negocio de las
empresas farmacéuticas que juegan con la vida de todos nosotros.

Página 1
En ningún caso debe entenderse esta información como una crítica hacia los médicos,
personas con la buena intención de ayudar a los demás, pero que se encuentran con una formación
totalmente orientada hacia la enfermedad (no hacia la salud), y dentro de un sistema en el que los
protocolos médicos limitan sus opciones. Debemos tener presente que la medicina occidental está
orientada hacia la enfermedad y hacia la eliminación de los síntomas sin profundizar en el origen de
los mismos, en contraposición a las medicinas orientales, que se han caracterizado durante miles de
años por enfocarse en la salud y en la calidad de vida.

“Toda verdad atraviesa tres fases.


Primero es ridiculizada.
Segundo, recibe violenta oposición.
Tercero, es aceptada como algo evidente”
Arthur Schopenhauer

Quizás estemos ya entrando en la tercera fase…

2. Nuestros antecedentes genéticos (ADN) no determinan que vayamos a padecer cáncer

“No somos las víctimas de nuestros genes,


sino los dueños y señores de nuestros destinos,
capaces de forjar una vida llena de paz, felicidad y amor”
Bruce Lipton

Bruce Lipton, investigador de prestigio en el ámbito de la biología genética, reconocido por


sus descubrimientos en este campo con el premio GOI PEACE PRIZE en el 2009 (equivalente al
Premio Nobel de la Paz en Japón), nos muestra en su libro La Biología de la Creencia, que lo que
determina nuestra realidad física no son los genes, sino el entorno. Es nuestro entorno, a través de lo
que absorbemos de él tanto a nivel físico (alimentación, bebida, etc.) como de creencias, lo que
genera nuestra realidad.
Son muchas las investigaciones y experimentos científicos, como el realizado por Glen Rein
y Rollin McCarty, del Institute of HeartMath en 1995, que nos muestran cómo nuestras emociones
tienen el poder de cambiar la estructura de nuestro ADN, eliminando de este modo una gran parte
de los condicionamientos genéticos que históricamente nos han venido inculcando.
En esta misma línea, el Dr. George W.Crile nos dice que el cáncer no se contagia ni se hereda, lo
que se hereda son las costumbres alimenticias, ambientales y de vida que lo producen.
Diversos estudios sobre el cáncer que incluyen a hijos adoptados, como el realizado por
Sørensen, Nielsen, Andersen y Teasdale, en 1988, publicado por la revista New England Journal of

Página 2
Medicine, han demostrado que los antecedentes no tienen nada que ver con el desarrollo del cáncer
en los descendientes. En concreto, el estudio citado concluyó que los genes de familias en que
abuelo y padre han muerto de cáncer antes de los 50 años, teniendo genes con predisposición
cancerígena, no influyeron para nada en sus hijos biológicos adoptados y viviendo en otras familias.
Asimismo, niños sin predisposición genética al cáncer, adoptados y conviviendo con familias cuyos
padres habían muerto de cáncer antes de los cincuenta años, habían multiplicado por 7 el riesgo de
contraer cáncer.
En base a todo esto, podemos afirmar que tener antecedentes de cáncer en la familia no nos
predispone a padecer esa misma enfermedad, siempre y cuando se cambien los factores ambientales
que estaban detrás del origen. En el siguiente apartado veremos lo que realmente nos lleva a padecer
Cáncer.

3. Origen del cáncer

“Hay dos formas de engañarse.


Una es creer lo que no es cierto;
la otra es rehusar creer lo que es cierto”
Soren Kierkegaard

En el año 1931, el científico Otto Heinrich Warburg (1883-1970) recibió el premio nobel por
descubrir la causa primaria del cáncer. En su tesis “La causa primaria y la prevención del cáncer”,
indica que “todas las enfermedades son ácidas y donde hay oxígeno y alcalinidad no pueden existir enfermedades,
incluido el cáncer”.
Según este científico, el cáncer es consecuencia de una alimentación anti-fisiológica (dieta
basada en alimentos acidificantes) y un estilo de vida anti-fisiológico (sedentarismo), que crean en
nuestro organismo un entorno de acidez, expulsando el oxigeno de las células. En su obra El
metabolismo de los tumores, Warburg demostró:

 que la acidez y la falta de oxígeno van siempre de la mano,


 que un entorno ácido es siempre un entorno sin oxígeno,
 que las células sanas requieren oxígeno para vivir, mientras que las células cancerosas
pueden vivir sin él,
 que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis y
la hipoxia (falta de oxígeno),
 que las células cancerosas son anaerobias (no respiran oxígeno), y no pueden sobrevivir
en presencia de altos niveles de oxígeno

Página 3
En definitiva, lo que descubrió Warburg es que el cáncer no es más que un mecanismo de
defensa que tienen ciertas células del organismo para continuar con vida en un entorno ácido y
carente de oxígeno.
El Dr. Theodore A. Baroody, nos dice en su libro Alkalize or Die (alcalinizar o morir) “¡en
realidad no importa el sinnúmero de nombres de enfermedades. Lo que sí importa es que todas provienen de la misma
causa básica… muchos desechos ácidos en el cuerpo!”. Por su parte, el Dr. Robert Young dice “el exceso de
acidificación en el organismo es la causa de todas las enfermedades degenerativas. Cuando se rompe el equilibrio y el
organismo comienza a producir y almacenar más acidez y desechos tóxicos de los que puede eliminar, entonces se
manifiestan diversas dolencias!”.
Resumiendo, las células sanas viven en un entorno alcalino y rico en oxígeno, mientras que
las células cancerosas viven en un ambiente ácido y carente oxígeno.
El nivel de alcalinidad o acidez en el organismo se mide en una escala llamada PH, cuyos
valores se encuentran en un rango de 0 a 14, siendo el valor 7 un ph neutro. El ph de la sangre de
una persona sana se encuentra entre 7,40 y 7,45. Con un valor de ph en sangre inferior a 7
estaríamos en estado de coma.

4. ¿Qué genera acidez en el organismo?

“Siempre es demasiado pronto para darse por vencido”


Norman Vicent Peale

Una vez identificado el origen del cáncer, la pregunta obligada es: ¿qué genera acidez en el
organismo? Son varios los factores que generan estrés en nuestras células, o lo que es lo mismo, que
acidifican su entorno y las obligan a mutar en células cancerosas para adaptarse a ese nuevo
ambiente.
Podemos agrupar los factores generadores de acidez en 4 grupos principales:

AGENTES
ALIMENTACIÓN
TÓXICOS

MEMORIAS
CELULARES MENSAJES
(Creencias y DEL
Bloqueos CUERPO
Emocionales)

Página 4
Cualquiera de ellos, por si solo, puede generar un nivel de acidez suficiente para el desarrollo
del cáncer, aunque lo habitual es que coincidan más de un factor.
Los factores más habituales que concurren en la mayoría de casos de acidez en el organismo
son la alimentación y las memorias celulares (creencias y bloqueos emocionales).
El simple hecho de dar un diagnóstico de cáncer a una persona, con las creencias que
tenemos respecto a esta enfermedad, y medir sus probabilidades de supervivencia en base a un
porcentaje, incrementa enormemente la acidez en el organismo. Darle un tratamiento tan agresivo
como la quimioterapia y la radioterapia, también supone disparar la acidez en el cuerpo. En
definitiva, aunque en su origen las células cancerosas se originaran por un motivo concreto, el simple
hecho de pasar por el diagnóstico y tratamiento según los protocolos habituales para combatir esta
enfermedad, llena nuestro organismo de semillas para la aparición de nuevas células cancerosas en el
futuro. Sin olvidar que, por lo general, no se ha corregido la situación que ha originado la aparición
por primera vez de dichas células cancerosas. Es por todo ello que se producen recaídas con tanta
frecuencia.
Analicemos uno a uno estos factores:

a. Alimentación (comida y bebida)

“Que el alimento sea tu medicina, que tu medicina sea el alimento”


Hipócrates

Una vez finalizado el proceso de la digestión, los alimentos, de acuerdo a la calidad de


proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas que otorgan, generan una
condición de acidez o alcalinidad al organismo.
Algunos de los alimentos que acidifican en mayor medida el organismo, y en consecuencia
son anti-fisiológicos:
 azúcar refinada y todos sus derivados (ph = 2,1),
 carnes (especialmente las carnes rojas y sus derivados)
 leche de vaca y sus derivados
 sal refinada
 harina refinada y sus derivados (pastas, galletas, etc.)
 productos de panadería
 gaseosas
 cafeína
 alcohol
 tabaco
 cualquier alimento cocinado (la cocción elimina el oxígeno y lo transforma en ácido)
incluidas las verduras
 todo lo que contenga conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etcétera

Página 5
 todos los alimentos envasados

El organismo debería obtener de los alimentos las bases minerales para neutralizar la acidez
de la sangre. Una alimentación basada en alimentos acidificantes, aporta muy poco para
neutralizar la acidez de la sangre, y en consecuencia desmineralizan el organismo, sobre todo
los refinados. Nuestro organismo no está diseñado para digerir este tipo de alimentos.
Algunos alimentos alcalinizantes:
 Todas las verduras crudas
 Frutas
 Frutos secos y semillas
 Cereales integrales (deben consumirse cocidos)
 Miel
 Clorofila de las plantas, especialmente el Aloe Vera
 Legumbres
 Aceites sin refinar
 Agua pura

La correcta combinación de los alimentos es fundamental para la rápida digestión y


asimilación de minerales y vitaminas, y en consecuencia para el equilibrio físico y emocional.

b. Memorias Celulares (Creencias y bloqueos emocionales)

“La mente y el cuerpo son las dos caras de la misma moneda.


La mente no domina el cuerpo, se hace cuerpo”
Dra. Candace Pert

Cada uno de nosotros formamos un campo de energía que contiene patrones de información
propios y una frecuencia de vibración energética característica. Asimismo, todo lo que nos
rodea, personas, animales y objetos de todo tipo también posee su propia frecuencia de
vibración energética.
Nuestra energía tiene un impacto directo sobre el mundo en el que vivimos, generando
realidades distintas en función de la energía que emitimos en cada instante. Nuestras
emociones son el lenguaje energético con el que nos comunicamos con el mundo exterior, y
nuestras creencias (memorias celulares), almacenadas a nivel subconsciente, son las
responsables de nuestras reacciones y emociones. En consecuencia, son nuestras creencias
las responsables de muchas enfermedades, de tener malas relaciones, de vivir en el odio o el
rencor, de fracasar en todos los proyectos que emprendemos, etc.
Lo queramos o no, nuestras creencias están al mando en más del 90% de todas nuestras
acciones y decisiones. Nuestra mente consciente tiene una capacidad de proceso
extremadamente limitada (40 cps), siendo por tanto nuestra mente inconsciente (con

Página 6
40.000.000 cps) quien está al mando de forma habitual, guiada en todo momento por
nuestras creencias.
Anteriormente ya vimos que nuestro ADN tiene la capacidad de transformar su estructura
en base a las emociones que sentimos en cada instante, y las emociones vienen determinadas
por nuestras creencias. Es por tanto obligado identificar nuestras creencias
“autodestructivas” y bloqueos emocionales (grupos de creencias ligadas a una emoción) para
eliminarlas y sustituirlas por creencias potenciadoras.
Algunos ejemplos de creencias “autodestructivas” relacionadas con el cáncer pueden ser:

 El cáncer es una enfermedad mortal


 Es muy difícil superar el cáncer
 Superar el cáncer es un proceso muy duro y doloroso
 Tengo muchas probabilidades de llegar a padecer cáncer, ya que en mi familia hay
antecedentes
 La gente me rechazará
 Si padezco cáncer nunca más podré hacer vida normal
 En cualquier momento puede reproducirse
 Ya nunca estaré a salvo de padecer cáncer
 Es algo que le puede suceder a cualquiera

Por si no fueran pocas las creencias que nos han impuesto a lo largo de nuestra vida, en el
momento en que nos transmiten un diagnóstico “desfavorable”, todavía lo agravan más…
“haremos todo lo posible”, “tienes un x% de probabilidades”, “hay que operar lo antes
posible”, “haremos quimioterapia/radioterapia y a ver cómo evoluciona”, o la insuperable
“te quedan x meses de vida”… En definitiva, el simple hecho de dar un diagnóstico de
cáncer, con las creencias que tenemos relacionadas a esta patología, genera unos bloqueos
emocionales, emitiendo una determinada vibración energética que lleva a que se cumplan las
expectativas (efecto nocebo).
El conjunto de creencias “autodestructivas” y bloqueos emocionales generan estrés en
nuestro organismo, o lo que es lo mismo, desarrollan un entorno ácido. ¿te suena?

c. Agentes Tóxicos

Son muchos los agentes tóxicos que llegan a nuestro organismo a diario, produciendo un
efecto acidificante. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

i. Gases que inhalamos


Todos sabemos que el tabaco provoca cáncer de pulmón, como también lo provocan
altas concentraciones de minerales como el carbón en las minas, el amianto en empresas
que utilizan este producto, etc.

Página 7
Las amalgamas dentales, con especial relevancia las que incluyen mercurio, son también
altamente cancerígenas.
Los automóviles, además de las toxinas expulsadas por el tubo de escape, cuando son
expuestos al sol durante largos periodos acumulan en su interior gases y toxinas, que
ingerimos en caso de introducimos directamente sin realizar una ventilación previa del
vehículo.

ii. Productos químicos y drogas de todo tipo


Cada vez utilizamos más productos químicos en nuestra vida diaria. Desodorantes,
detergentes, lejías, ambientadores, pesticidas, herbicidas, dentífricos con flúor, el cloro y
el flúor del agua, etc. se han convertido en nuestros compañeros habituales, y se hallan
en el origen de muchas de las enfermedades que padecemos.

iii. Edulcorantes y aditivos


Los edulcorantes artificiales y los aditivos que añaden a los alimentos procesados son
altamente nocivos. Llama especialmente la atención el caso del aspartamo, causante de
gran cantidad de enfermedades degenerativas (también llamadas autoinmunes), y
presente en prácticamente todos los productos light y sin azúcar (chicles, caramelos,
refrescos, etc.). Una simple búsqueda en internet sobre el aspartamo, ofrece múltiple
información sobre sus efectos.

iv. Cargas electromagnéticas y radiaciones microondas


Torres de alta tensión, antenas de telefonía, transformadores eléctricos,… están
emitiendo continuamente ondas eléctricas y magnéticas con efectos altamente
acidificantes en el organismo. Son habituales los casos de tumores diversos en colectivos
de personas que viven en la proximidad de estos centros emisores de radiación.
Las radiaciones electromagnéticas interfieren con el propio circuito eléctrico y
magnético del cuerpo, modificando estructuras moleculares y generando estrés en el
organismo.

v. Quimioterapia y radioterapia.
Tal como hemos comentado anteriormente, la quimioterapia y la radioterapia son los
tratamientos que marca el protocolo para combatir el cáncer. Ambos introducen un
elevadísimo nivel de acidez en el organismo, al extremo que éste debe recurrir a las
reservas alcalinas de forma inmediata para neutralizar tanta acidez, sacrificando bases
naturales (Calcio, Magnesio, Potasio) depositadas en huesos, dientes, articulaciones, uñas
y cabellos. Es por ello que se observa tal degradación en las personas que reciben dichos
tratamientos, cayéndoseles rápidamente el cabello en un intento de compensar la acidez
que el propio tratamiento aporta al organismo.

Página 8
d. Mensajes del cuerpo

Es el motivo menos habitual, pero no por ello infrecuente. Muchas de las enfermedades que
padecemos, incluidos los tumores, se desarrollan como parte de un mensaje que debemos
interpretar, y no desaparecen hasta que dicho mensaje es captado e interiorizado. Son
habituales los casos de personas que hablan del cáncer como una de las mejores cosas que les
ha pasado en la vida, ya que les ha permitido identificar la necesidad de un cambio de rumbo.
Una vez identificado el mensaje, el restablecimiento es extremadamente rápido, y el no
identificarlo a tiempo puede conllevar el desarrollo de cualquier patología hasta niveles
importantes. Un mensaje no identificado genera estrés en nuestro organismo, y en
consecuencia lo acidifica.
T. Dethlefsen y D. Rudiger, en su libro “La enfermedad como camino” nos muestran
correlaciones habituales entre patologías y mensajes. Sin llegar al extremo de pensar que
todas las patologías tiene un mensaje, como intentan transmitir en su libro, sí que debemos
tener en cuenta y analizar esta posible causa.
Personalmente he sufrido patologías diversas, que una vez identificado el mensaje, han
desaparecido de inmediato. Por fortuna, en todos los casos, la identificación del mensaje fue
lo suficientemente rápida como para no permitir desarrollos de enfermedades graves.

Teniendo identificadas las causas reales que originan el cáncer, podemos afirmar con
rotundidad que no se trata de una enfermedad que le pueda suceder a cualquiera. Si nos
mantenemos alejados de aquellos factores que generan acidez en nuestro organismo, difícilmente se
desarrollará un cáncer.

5. El cáncer se cura

En cierta ocasión le preguntaron a la Madre Teresa de Calcuta si se uniría a la marcha


contra la guerra del Vietnam, a lo que respondió
“No, pero si hacéis una marcha a favor de la paz, iré”

Una vez identificados y eliminados los factores que están generando acidez en el cuerpo, el
mismo organismo restablece su equilibrio, y las células cancerosas desaparecen al hallarse en un
entorno alcalino y oxigenado. En consecuencia, posiblemente la mejor lucha contra el cáncer es “no
luchar contra él”.
Tal como nos muestra el Dr. Deepak Chopra, las células del cuerpo se regeneran en cuestión
de días o semanas. Las células de los ojos se renuevan en tan solo dos días, el recubrimiento
estomacal en cuatro días, la piel en tres o cuatro semanas, y el hígado en seis semanas. Eliminando el

Página 9
entorno ácido en el que las células han de convertirse en cancerosas para poder sobrevivir, las
nuevas células serán siempre sanas.
Se cuentan por millares, o incluso podríamos hablar de millones, los casos de curaciones de
cáncer de todo tipo fuera de los protocolos “oficiales” de quimio, radio y cirugía, a los que nos
vemos sometidos en el mundo occidental. Muchas de las técnicas incluidas en el libro Escoge tu camino
a la felicidad y el éxito refieren multitud de experiencias de este tipo, y personalmente he conocido
varios casos.
En realidad, curarse del cáncer no es algo excepcional. Es algo natural, una respuesta del
propio organismo ante unas determinadas circunstancias, al igual que lo es la aparición y expansión
de las células cancerosas ante otras circunstancias.
Aunque nos cueste creerlo, ya que de ello dependen muchas vidas, hay demasiados intereses
económicos relacionados con esta enfermedad. Intereses que han desprestigiado y desacreditado, e
incluso acabado con la vida en algunos casos, de cualquiera que intentase dar difusión a los métodos
naturales de restablecimiento del propio equilibrio corporal, que en definitiva son las terapias que
permiten prevenir y curar el cáncer, y muchas otras enfermedades.

6. Terapias

“El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero solo el necio se queda sentado en él”
Proverbio chino

Son muchas las terapias existentes que permiten el restablecimiento del equilibrio corporal, y
en consecuencia la desaparición de cualquier tipo de cáncer. En general, basta con hacer dos cosas:

1. Eliminar los factores causantes de la acidez en el cuerpo

La eliminación de los factores causantes pasa por hacer un repaso a las causas anteriores
indicadas y actuar en consecuencia:

 Alimentación. Debemos tener unos hábitos alimenticios equilibrados, basados en


alimentos orgánicos, que nos aporten el nivel de alcalinidad necesario. Para ello podemos
seguir alguna dieta como la dieta disociada, la dieta vegetariana, etc.

 Memorias Celulares (creencias y bloqueos emocionales). Tal como muestro en el


libro “Escoge tu camino a la felicidad y el éxito”, existen múltiples técnicas que permiten
acceder y modificar cualquier creencia o bloqueo emocional. (p.e. Psych-k, Resonance
Repatterning, EFT, EMDR, Sanación ZEN, Biodescodificación,…).

Página 10
La eliminación de las creencias “autodestructivas” y los bloqueos emocionales conlleva el
reequilibrado energético del cuerpo, y es necesaria, no solo para superar el cáncer o
cualquier otra enfermedad crónica, sino también para evitar su futura reaparición.

Más información www.escogetucamino.com

 Agentes Tóxicos. Debemos ser conscientes del perjuicio que nos pueden causar todos
los agentes tóxicos apuntados anteriormente, y mantenernos alejados de ellos.

Ver vídeo (72 min) Conferencia Suzanne Powell – Geobiología Energética

 Mensajes del Cuerpo. Ante cualquier patología deberíamos reflexionar sobre lo que
nos puede querer decir el cuerpo. Una vez identificado un posible mensaje, podemos
decirnos a nosotros mismos “si es esto lo que me quiere decir, debería desaparecer por si
solo”. También puede utilizarse como guía el libro “La enfermedad como camino”, de T.
Dethlefsen y D. Rudiger. Otra posible forma de identificar los mensajes del cuerpo es
utilizando algunas técnicas incluidas en “Escoge tu camino a la felicidad y el éxito”, como por
ejemplo Resonance Repatterning, Biodescodificación o Bodytalk system.

2. Seguir una terapia (no invasiva, ni agresiva contra las células sanas) con alta
concentración en alcalinidad mientras dure la patología

Algunas de las terapias de refuerzo en alcalinidad, que permiten desintoxicarse y recuperarse


rápidamente de casi cualquier patología crónica son apuntadas a continuación. Para cualquiera de
ellas puede consultarse los enlaces incluidos, o buscar documentación por internet o vídeos en
youtube.

Ver vídeo (74 min) Documental La comida importa

a. Dieta disociada
Dentro de la dieta disociada existen recetas con alta concentración en “polo positivo”
(alcalinidad) para combatir el cáncer y para soportar las terapias “oficiales” (quimio y
radio). En concreto el plan de choque más recomendado es alimentarse, durante 21 días,
exclusivamente con arroz rojo salvaje, gomasio (sésamo tostado y sal) y agua hervida.

Más información Blog - dieta disociada de Suzanne Powell

Página 11
b. Terapia Gerson
La terapia Gerson está basada en la ingesta continuada de zumos naturales de frutas y
verduras orgánicas, en combinación con enemas de café, consiguiendo de este modo una
desintoxicación máxima.
Los zumos de frutas y verduras orgánicas extraídos por medio de una licuadora o una
exprimidora, y bebidos al instante, permiten la absorción de todos sus nutrientes
(vitaminas y minerales) en cuestión de pocos minutos. La ingesta de esas mismas frutas y
verduras por otro método, alarga la absorción de sus nutrientes durante horas.

Ver vídeo (92 min) Documental La hermosa verdad

Ver vídeo (90 min) Documental El Milagro Gerson

c. Vitamina C intravenosa
Linus Pauling (1901-1994), colega de Albert Einstein y ganador de dos premios nobel
(P.N en química y P.N. de la Paz), propuso en base a múltiples estudios científicos la
utilización de vitamina C para curar enfermedades. Por su parte, W.J. McCormack y F.R.
Klenner, fueron los pioneros en el uso de altas dosis de vitamina C para curar
enfermedades virales, ya en la década de 1940.
La vitamina C es una gran antitoxina, antihistamínico, antiviral, antidepresivo, ayuda a
regular el azúcar en sangre, etc.

Ver vídeo (4 min) Programa Discovery Salud

Ver informe médico (en inglés)

d. Plantas que curan


Son muchas las plantas con importantes efectos curativos, en algunos casos utilizadas
desde hace miles de años en el oriente, o por los pueblos indígenas.
Las medicina ayurveda (India) y la medicina tradicional china han utilizado históricamente
productos naturales, extraídos de las plantas, como remedios curativos complementarios a
los tratamientos energéticos. Ni que decir tiene que se trata de medicinas con miles de
años de antigüedad, que se mantienen en la actualidad. A modo de curiosidad, indicar que
el reconocido doctor Deepak Chopra, es médico ayurveda.
Hemos de ser conscientes, que al no tratarse de productos patentables por las empresas
farmacéuticas, estas plantas han sido desacreditadas, e incluso prohibidas en algunos
casos.

Ver vídeo (34 min) Documental Plantas que curan

Más información http://www.dolcarevolucio.cat/es/

Página 12
7. Conclusión

“Si estás en la dirección correcta, lo único que has de hacer es seguir andando”
Proverbio budista

Como en cualquier otro ámbito, la forma más fácil de conseguir algo, es fijándonos y
aprendiendo de aquellos que ya lo han conseguido antes. Esa es la visión con la que se ha elaborado
este documento, y que nos lleva a concluir lo siguiente:

 El cáncer se puede prevenir


 El cáncer se puede curar
 La cura del cáncer no pasa por luchar de forma agresiva contra él, sino por
crear un entorno saludable en el que las células cancerosas no puedan
sobrevivir
 Existen diversas terapias que permiten que nuestro propio cuerpo elimine el
cáncer

La información nos hará libres para decidir nuestro futuro y centrarnos en la enfermedad o
en la salud, o lo que es lo mismo, escoger entre ser víctimas o crear la realidad que nosotros
deseemos.

Ricardo Eiriz
Autor de Escoge tu camino a la felicidad y el éxito
www.escogetucamino.com

Este documento está disponible en www.escogetucamino.com/cancer

La información recogida en este documento ha sido recopilada de múltiples fuentes y estructurada a fin de facilitar su
lectura y comprensión. Se trata tan solo de una ventana hacia una realidad distinta a la que nos han venido contando.
De acuerdo a la legislación vigente, el contenido del presente documento no sustituirá la apropiada asistencia médica o
psicológica, estando el contenido del mismo sujeto a tu propia interpretación y uso.

Página 13

También podría gustarte