Está en la página 1de 2

Johannes Brahms (Hamburgo, 7 de mayo de 1833-Viena, 3 de abril de 1897) fue

un compositor y pianista alemán del romanticismo. A Brahms se le considera el más clásico


de los compositores románticos. Se mantuvo fiel toda su vida al clasicismo romántico y
conservador, influenciado por Mozart, Haydn y, particularmente, por Beethoven. Fue
posiblemente el mayor representante del círculo conservador en la Guerra de los
románticos.
Nació y se crio en Alemania, donde su obra, romántica, conservadora y con un clasicismo
muy contenido, no fue bien recibida. Por ese motivo, en 1862 decidió autoexiliarse en Viena,
donde creó lo mejor de su repertorio sinfónico y de conciertos para instrumentos solistas de
diversa clase.
Las expresiones Las tres bes y La santa trinidad (frase acuñada
por Hans von Bülow) se refieren a Bach, Beethoven y Brahms como
tres de los mayores compositores de la historia de la música1.
Algunos opinan, sin embargo, que von Bülow incluyó a Brahms en la
«trinidad» por despecho y para perjudicar a Wagner, con quien
estaba enemistado desde que su esposa lo abandonó para casarse
con el otro compositor.
Era hijo del contrabajista Johann Jakob Brahms (quien le dio sus
primeras lecciones de música) y de Hersika Cristina Nissen. Su
familia era pobre, y su infancia transcurrió en los suburbios de Hamburgo. Comenzó a
estudiar piano a la edad de siete años con el profesor Otto Cossel. Brahms dio recitales de
piano en público a partir de los diez años.

Aunque la relación entre Robert Schumann y Brahms duró hasta el fin de los días de
Schumann, el vínculo más destacable fue el que tuvo con la esposa de éste, Clara
Schumann, una pianista reconocida en aquellos momentos, compositora también y con la
que estableció una larga y profunda relación intelectual y artística con tintes amorosos.
Brahms solía presentarle a Clara sus obras antes de estrenarlas.
En 1862, Brahms se instaló con carácter definitivo en Viena Durante casi treinta años
compuso obras musicales que han llegado a formar parte del repertorio esencial de
la música del Romanticismo, La acogida dispensada por el público le animó a terminar
su Primera sinfonía. Acabada esta obra en 1876, compuso sus otras tres sinfonías en el
transcurso de los ocho años siguientes. Muchos han considerado a Brahms como sucesor
de Beethoven. Como la mayoría de los compositores románticos, Brahms veneraba a
Beethoven.
La música de Brahms parte de unas fuentes clásicas muy claras: el clasicismo vienés
de Haydn, Mozart y, sobre todo, Beethoven. Por otra parte, la influencia de los primeros
compositores románticos, como Franz Schubert, Robert Schumann o Felix Mendelssohn, es
muy acusada. Y a medida que pasa el tiempo, cada vez va siendo más fuerte su admiración
por la música de Johann Sebastian Bach. Por esto, Brahms se mantuvo fiel durante toda
su vida al estilo del clasicismo romántico.
Brahms es reconocido unánimemente como uno de los compositores más importantes en
lo que se refiere a la música de cámara, género en el que destacó desde su juventud. Sus
primeras composiciones de cámara, como el Sexteto de cuerda n.º 1 op. 18 en si bemol
mayor, o el Cuarteto con piano n.º 1 op. 25 y el Cuarteto con piano n.º 2 op. 26, muestran
una gran amplitud y complejidad de ideas que sólo con mucha dificultad consigue hacer
entrar en el molde de la música de cámara.
Brahms creó diversas y muy importantes obras para coro y orquesta (sinfonías corales). La
principal de ellas es el Réquiem alemán op. 45. Brahms, que era agnóstico, compuso esta
obra sobre textos bíblicos, pero escogiéndolos de modo que se reflejaran mucho más los
aspectos humanos de la muerte que los propiamente religiosos.
Las danzas húngaras (alemán: Ungarische Tänze) (WoO 1), es un grupo de 21 alegres
danzas, basadas su mayoría en temas húngaros.