Está en la página 1de 6

Caribe Negro

Huellas

Negritud, cumbite y socialismo en


Gobernadores del rocío, de Jacques Roumain
Por Clinton Ramírez C. e Ivethe Noriega H.

E
xaminamos las relaciones entre negritud, cum-
Análisis de una controversial novela bite y socialismo en Gobernadores del rocío (1944),
haitiana de los años cuarenta, la emblemática novela del haitiano Jacques Rou-
main (1907-1944).
que reflexiona sobre la condición
La novela, adscrita a la Escuela Indigenista, compar-
deplorable de los negros y su te y hace explícito, en líneas generales, el programa
necesidad interna de organización de este movimiento de recuperar los valores propios
como base para el desarrollo cultural y político. Tal ta-
para encarar al opresor. Para rea de rescate correspondería a la etnografía, la litera-
tura y el arte, en la función de medios que generarían
ello, el autor plantea una crítica e conocimiento, conciencia estética y acción política.
interesante perspectiva del vudú,
En Gobernadores del rocío, el autor supera los límites
como agente inmovilizador, y una de quienes, al interior del Indigenismo, creyeron que
el deber del arte que propugnaban culminaba con la
defensa del cumbite como fortaleza glorificación de la vida campesina haitiana y de sus
de la colectividad. Más allá de raíces africanas. Para Jacques Roumain la literatura
debía cumplir una tarea más crítica y movilizadora.
asuntos raciales, aquí la negritud es Podía incorporar la fuerza de la inventiva popular y
el mito mágico religioso, ahondar en los conflictos in-
una realidad materialista, objeto de ternos de los pueblos negros del país, pero pensando
intereses económicos inescrupulosos, siempre en la oferta de salidas comunitarias y polí-
ticas en la línea del socialismo, en lugar de glorificar
capaces de someter y deshumanizar. el vudú, fuente de superstición y resignación que im-
pedía a los negros asumir plenamente su destino. El
vudú podía ser un recurso estético, pero en la realidad
operaba como un valor inhibitorio en choque con el
credo marxista que profesaba el autor haitiano.

85
Indigenismo nante haitiana, cómplice y usufructuaria de la ocupa-
ción norteamericana. El alma y nervio de la reacción
La ocupación norteamericana de Haití (1915-1934) sig- fue el médico y etnólogo Jean Price-Mars (1876-1969),
nificó un desplazamiento de las autoridades del país autor de un conjunto de conferencias que denunciaba
y el control de la nación por parte del invasor. El ocu- la forma en que el neocolonialismo norteamericano
pante llegó a controlar las aduanas, los gastos del Es- seguía empleando nociones racistas discriminadoras
tado, la formación policiva y alcanzó a imponer una para invadir y someter países como Haití.
nueva Constitución en 1918, medida con la que asegu-
ró el derecho de propiedad inmueble de los extranje- La ocupación les hizo ver a Jean Price-Mars, Jacques
ros (Valero, 2005, pp. 153-154). La medida facilitó el des- Roumain y otros intelectuales y artistas, que la libe-
plazamiento y despojo del campesinado de sus tierras, ración del dominio político, cultural y económico te-
al que le quedó dos caminos: proletarizarse al servicio nía que comenzar por la búsqueda de la identidad y
de las transnacionales o emigrar en busca de otras el reconocimiento de una cultura que muchos ignora-
oportunidades a Jamaica, Santo Domingo y Cuba, ban. El Indigenismo nació para recuperar los “valores
como sucede con Manuel en Gobernadores del rocío. Se- propios, las raíces, tanto africanas como americanas,
gún el mismo Valero (2005), la ocupación sistemática como base para un sólido desarrollo cultural y políti-
de la nación incluyó un ataque a las “manifestaciones co” (p. 108), según anota Rosalía Cortés (1998) en Iden-
populares, como el vudú [, que] fueron objeto de una tidad y literatura en el Caribe francófono. La invasión,
sistemática prohibición, persecución y destrucción” enfatiza Cortés, les hizo tomar conciencia del desco-
(p. 154), debido a que durante la ocupación habían ser- nocimiento del país real y de la necesidad de estudiar
vido de depósito de cohesión y escudo de resistencia. su lengua, sus creencias y la naturaleza misma para
valorarlo y orientar la resistencia organizada. Rou-
El Indigenismo sería, para Arnaldo Valero (2005), la main mismo, practicante de la etnografía, asumió la
respuesta intelectual de ciertos jóvenes estudiosos y tarea de recorrer Haití, de ir al encuentro de una cul-
artistas del país a la “indolencia y el oportunismo de tura que ignoraba. Así, la cultura del campo haitiano
la burguesía haitiana” (p. 154), a la que muchos de ellos y los problemas sociales y políticos de los negros le
pertenecían, como es el caso de Jacques Roumain, dis- suministraron los materiales que habría de utilizar,
tinguido miembro de la clase mulata rica y ligada al años más tarde, en la concepción y escritura de Gober-
control del Estado haitiano. nadores del rocío, obra que concluyó en México y que
fue publicada en 1944, poco después de su muerte el 18
El Indigenismo, congregado alrededor de la Revista de agosto del mismo año en Haití.
Indigenista, nace en el seno de la propia clase domi-

Gobernadores del rocío


Jacques Roumain construye Gobernadores del rocío
(1944) a partir de sus amplios conocimientos etnoló-
gicos de la situación de crisis del campo haitiano y
movilizado por el deseo de ofrecer a los negros y ex-
plotados de su país una salida liberadora, que les ayu-
dara a superar sus disputas internas y a reconsiderar

“Vudú: fuente de superstición y


resignación que impedía a los negros
asumir plenamente su destino”
El vudú es una religión originaria de África Occidental

86
sus tradiciones culturales y mágicas como el vudú.
Los trazos etnográficos son notorios y están presentes
en las descripciones de las ceremonias como el vudú,
el entierro de Manuel y los cantos del cumbite con el
“Roumain entiende la negritud como
que cierra la novela. Sobre la intención política de la una fuerza que es necesario despertar
novela no queda ninguna duda, como tampoco de la
notación política de izquierda del autor, reconocido y organizar para hacer de la vida del
dirigente comunista. negro y del país algo diferente”
La novela, además de denunciar la situación de los
negros y retratar sus fisuras internas, enfrenta el pa-
pel inmovilizador del vudú y deriva en un alegato a valor ritual y peso en la vida cotidiana de la comuni-
favor del poder político de una institución comunita- dad, en nada contribuyen a solucionar los problemas
ria como el cumbite, llamada a articular la lucha en que los amenazan.
el campo haitiano y de conducirla a expresiones más
complejas. Es una obra que participa del realismo so-
cial de una manera crítica, lúdica, compleja, en lugar Negritud
de servir de simple medio de denuncia, como sucedió
con muchas novelas escritas por esta época en varios El Indigenismo en Roumain es un llamado a la lucha
países del continente, que sucumbieron al puro afán contra la explotación del campesinado y el proleta-
de denuncia, derivando en la obra cartel sin ninguna riado en Haití y, por extensión, en otros países de ma-
trascendencia. Su factura literaria la aparta, para al- yoría negra. Manuel, el héroe, es el portador de esta
gunos estudiosos, del llamado realismo crítico, inau- ideología. Aunque analfabeta, igual que Cristo, regresa
gurando, para Jacques S. Alexis, algo que denominó a la aldea natal para pregonar con el ejemplo la buena
‘realismo simbólico’. Según Michaelle Ascencio, ci- nueva.
tando a Alexis, esta concepción del realismo quedaría
expresada en una obra que sería “una especie de gran Roumain entiende la negritud como una fuerza que es
poema popular de contornos clásicos y de personajes necesario despertar y organizar para hacer de la vida
simbólicos”, arquetípicos, como Manuel y la misma del negro y del país algo diferente. Su propósito, en este
Anaísa, refiguración de Adán y Eva, la mítica pareja sentido, está a tono con los esfuerzos de los intelectua-
del paraíso judeocristiano. les y artistas que avivan la negritud en el Caribe. Sabe
bien, como lo promovían Aimé Césaire (1969) y otros,
La novela hace de una comunidad negra, la de Fonds que la negritud “es, ante todo, según mi opinión, una
Rouge, un gran personaje colectivo al denunciar su po- toma de conciencia concreta y no abstracta” (p. XXX).
breza, al examinar el colapso de su economía debido Despertar y descolonización de la conciencia son vita-
a la tala de bosques, al verificar su sometimiento a las les para que el negro asuma la tarea de su liberación
autoridades mulatas y los especuladores, trazando un económica, política y cultural. Manuel tiene claro que
fresco que ahonda en sus expresiones populares como el propósito de la lucha trasciende la discriminación
el vudú, los cuentos y las adivinanzas y que, al mis- racial. Es un cuadro político que tiene identificados
mo tiempo, señala las fisuras al interior de la misma, a los enemigos: la oligarquía mulata, el Estado rapaz,
con familias separadas por la sangre y el odio, fuerza sus gendarmes, los comerciantes especuladores y el
esta que tiene el poder de desarticularlos justo cuan- imperialismo, siempre amenazante.
do más necesitan unirse para hacer frente a la sequía
y el hambre que los cercan. Es una obra que, si bien La negritud, percibida en la obra, es, por contexto y
exalta el ingenio de los negros, no oculta las contradic- propósito, opuesta a la que pregonará el movimiento
ciones que los agobian, ni la forma en que la creencia de la Negritud en los años posteriores al Indigenismo.
en la intercesión o abandono de los dioses contribuye La lucha del negro haitiano y de los negros tiene como
a paralizarlos y sumirlos en la resignación y la espera objetivo final la construcción de la libertad y de una
milagrosa de la lluvia que pondrá fin a la sequía y el nación justa. No es una negritud o pre-negritud inte-
hambre. Manuel, a su regreso de Cuba, será el perso- resada en ensalzar la historia del negro frente a la del
naje que desnude la resignación y la desunión de una blanco, como aclara Ascencio en el Prólogo (p. XXVII) a
comunidad aferrada a creencias que, sin ignorar su la edición de la novela publicada por la Biblioteca Aya-
cucho. Es una negritud que muestra la explotación del

87
negro, pero que percibe o intuye que esta lucha es un
momento de la liberación mayor de todos los explota-
dos del capitalismo y los sistemas coloniales vigentes,
sin ningún distingo de color. Postura coherente y dia-
léctica de alguien que entendió, a partir del marxismo
básico al que al parecer tuvo acceso, que el fetiche de la
epidermis es un hijo del capital, como tendrá oportu-
nidad de esclarecer, años más tarde, René Dépestre al
identificar las fuentes históricas de la discriminación
racial en su ensayo “Buenos días y adiós a la negritud”.

El vudú
El vudú es una fuerza ancestral, un sistema mágico
religioso de cohesión, una práctica viva de la religio-
sidad de Fonds Rouge, al mismo tiempo, es una fuente
de resignación que priva al hombre de la lucha y lo Título original: Gouverneurs de la rosee
entrega a los rigores de la naturaleza y a un sistema de
explotación como el capitalismo.
estético acertado y consciente que sirve de contraba-
En la novela, el vudú entra de manera natural, en lanceo a la mirada externa del protagonista. Para Mar-
tanto es un reflejo de la conciencia mágico-religiosa garita Mateo (1990), es claro que la dimensión mítica
del pueblo haitiano, como advierte Margarita Mateo de la novela, expresada en el vudú, en nada afecta la
(1990) en su artículo “Narrativa caribeña: reflexiones y eficacia de su mensaje comunitario y socialista, con-
pronósticos”, en el que examina el papel de la dimen- tribuye más bien a su mejor elaboración artística.
sión mítica en la novela de Roumain. Aunque para Roumain la religión constituía una traba
para el progreso de Haití, no por ello, en tanto creador
El vudú, incorporado de esa forma en la obra, trascien- y etnólogo, relegó el vudú, sino que, afincado en su
de el simple uso especular de un mito. Para la autora, conocimiento de la práctica, la empleó con indudable
el vudú desempeña en la novela una eficaz función eficacia literaria en la obra.
narrativa, clave en tanto expresión de las creencias y
la concepción del pueblo haitiano. Práctica que Rou-
main entiende y conoce, si bien resulta contraria a los El cumbite
dictados de la lucha política de izquierda que profesa.
El cumbite, en este sentido, es la institución que Rou-
main, siempre a través de Manuel, su alter ego en la
El vudú es una creencia sin ninguna fuerza para alte-
ficción, reivindica; en la que ve la salida al odio que
rar la sequía y solucionar la miseria y la explotación.
divide a los hombres y mujeres de Fonds Rouge y a la
Es una fuerza inmovilizadora, que lastra y resigna,
crisis de sequía. Por ello, cuando descubre la fuente de
según el protagonista. El cumbite, en cambio, es la
agua que traerá la vida a los campos de su aldea, sabe
fuerza comunitaria que permitirá desplegar la lucha
que la única manera de aprovecharla es mediante un
en principio contra la pobreza.
gran cumbite, es decir, mediante el trabajo de toda
El vudú, si bien contrario a la ideología de Manuel y la colectividad, sin ningún reparo, de ahí que sea él
del autor, cumple en la novela un papel narrativo cru- quien proponga a la familia enemiga la paz y les haga
cial desde el punto de vista del pensamiento precientí- extensiva la invitación a todos a salvarse mediante el
fico y popular de la comunidad, que asiste a la ceremo- esfuerzo articulado. Para él, sin embargo, este es un
nia en casa de Bienamé y Delira, los padres de Manuel. primer paso, porque es claro, como queda sugerido en
La función que el vudú cumple sería, para Margarita sus conversaciones con Anaísa, que sus propósitos con
Mateo (1990), una lección de eficaz uso literario de la la comunidad van más allá. Esto es evidente cuando
dimensión mágico-religiosa del pueblo haitiano en la reflexiona sobre la conveniencia de unirse todos con-
novela. Más que pintura, que simple artilugio folclóri- tra los explotadores, además, por el papel que le asig-
co, el ritual devela, además de conocimiento, un uso na a la educación para las futuras generaciones, para

88
mente, para usar su gran fuerza contra la dominación
y construir, en un futuro que muchos visualizaron en
el horizonte inmediato, una nación sin explotadores y
“La obra participa del realismo explotados.
social de una manera crítica, lúdica,
Esta visión, un tanto romántica, y la jerga que Manuel
compleja, en lugar de servir de emplea no admiten dudas de los alcances del discurso
de la novela, de la motivación ideológica del autor, ex-
simple medio de denuncia” presión de los sectores más oprimidos del Caribe y el
continente en ese entonces. Su negritud es materialis-
ta, histórica, concreta, una ideología que sabe dónde
están los amigos y dónde los enemigos. Su formación
que estas no vivan en la ignorancia que frustra, ate- sindical le alcanza para saber que existen negros y mu-
moriza e inmoviliza. Es un actor político (cuadro mar- latos y que tales diferencias responden a los lugares
xista) el que habla en una indisimulable identificación que unos y otros han desempeñado históricamente en
ideológica entre el autor y su personaje. Indigenismo la producción y distribución de bienes materiales y es-
beligerante que cree en el poder de la educación, la li- pirituales. Son adversarios, no por el color, sino por el
teratura, la ciencia, e inseparable de la lucha ideológi- lugar que ocupan en la producción y en la sociedad. La
ca y política contra el explotador, que acude de mane- suya es, en síntesis, una negritud materialista y cons-
ra inteligente al cumbite como institución colectiva y ciente de que, en la lucha de liberación, los negros son
tradicional, a partir de la cual comenzar a organizar la una clase de oprimidos y no los únicos.
confrontación política.
A la influencia del socialismo, a la formación mar-
El socialismo: una apuesta en el horizonte xista del autor, habrá que atribuir que la negritud de
Gobernadores del rocío escape a la metafísica somática
La novela firma un dibujo que trasciende el ámbito del
en la que terminó evaporada la negritud al derivar en
cumbite. Es una propuesta para que los negros supe-
ideología de Estado y caiga en las trampas del impe-
ren sus diferencias y reconozcan, desde sus posiciones
rialismo metodológico de la antropología cultural y
en la producción y las clases, a sus enemigos. Manuel
del concepto de raza que pensó combatir, como lo ha
sabe que el odio es nefasto porque aísla, separa, inmo-
elucidado sistemática y convenientemente René Dé-
viliza, de ahí la necesidad de alcanzar la paz entre su
pestre en su citado artículo “Buenos días y adiós a la
familia y la de Gervilen, para allanar el camino del
negritud”. Por ello, el discurso que anima a Gobernado-
cumbite y, a partir de este, de otras formas de lucha.
res del rocío, a prudente distancia de la negritud esen-
La razón y el entendimiento deben guiar el proceso
cialista, tiene claro el camino a transitar:
de superación de la crisis social y económica de Fonds
Rouge. El socialismo pareciera ser el camino hacia el No hay más que un medio para salvarnos, uno sólo,
que la novela orienta. Algo normal en un continente no dos: reconstruir la buena familia de vecinos, re-
en que hacían irrupción los partidos de izquierda. El hacer la unión de los trabajadores de la tierra entre
propio Jacques Roumain había fundado el Partido Co- hermanos y hermanos, compartir nuestras penas y
munista de Haití en 1934. Era estratégico que, como nuestro trabajo entre camaradas y camaradas. (p.
paso previo a la lucha contra el capital y la explota- 156)
ción, el negro haitiano debía superar sus rencillas in-
ternas. Los negros, al menos en Haití, constituían una Es un discurso consciente al invocar el espíritu comu-
clase marginada, oprimida, a la que se le negaba la nitario de Fonds Rouge: el cumbite. Es consciente, asi-
educación y que vivía a expensas de las autoridades mismo, que el cumbite es solo la plataforma de una
y los mulatos. lucha más amplia, que deben desarrollar los campe-
sinos explotados por un sistema que los deshumani-
Durante la invasión norteamericana, los negros fue- za para justificar su dominio sobre ellos y sus recur-
ron las víctimas de la alianza entre invasores y la sos. La novela es, en la perspectiva del indigenismo y
burguesía mulata. Habían perdido sus tierras, habían la negritud, más que una fuente de conocimiento de
tenido que convertir sus bosques en carbón, marchar comunidad, un instrumento de lucha, además de ser
a las ciudades o a otros países como sucedió con Ma- la expresión estética del ingenio popular de una etnia
nuel. Correspondía organizarlos, educarlos política- satanizada. La cultura popular deriva en una fuente

89
disponible, que “está en nosotros como una punzada
y una esperanza, pero también como conciencia o lo-
cura de una carencia” (p. 174), para usar las palabras
que E. Glissant emplea en El discurso antillano (1981), al
referirse a una probable salida a la situación de aliena-
ción integral de los negros de Martinica.

En la ficción, ciertamente, el cumbite opera, y la muer-


te de Manuel, herido por el brazo nocturno de Gervi-
len, no impide que la comunidad construya el canal
que acaso devuelva la prosperidad a las tierras del
empobrecido fundo. La ideología de Roumain, encar-
nada en Manuel, aunque crítica de la realidad social
del negro haitiano, está lejos de ser un impedimento
a la hora de enfrentar y entender el vudú como una
creencia presente en la vida cotidiana del campesina-
do haitiano. Según la lectura de Margarita Mateo, la
habilidad del creador que había en Roumain consistió
en incorporar el vudú como un eficaz procedimiento
narrativo, como una función estructuradora que, para
ella, va a ser una característica central de la literatura Jacques Roumain (1907-1944, Puerto Príncipe, Haití)
caribeña de la segunda mitad del siglo XX. Eludió así la
trampa de la novela realista de la época de incorporar
Cortés, Rosalía. Identidad y cultura en el Caribe francófono
los mitos como simple reflejo especular. El efecto es
(ensayo). En: Cuadernos de literatura. No 7-8. Bogotá:
una obra compleja donde la ideología socialista admi-
Pontificia Universidad Javeriana, enero-diciembre,
te otras ideologías y creencias operantes en la socie-
1998, 107-118.
dad recreada, el sustrato vital y último de toda obra
de creación.
Dépestre, René. Buenos días y adiós a la negritud (ensayo).
En: López Laura (Ed). Literatura francófona II. México:
Cabe la posibilidad de ver en la mano oscura y letal de
FCE, 1996, 82-103.
Gervilen la metáfora y representación de esas fuerzas
internas dispuestas siempre a borrar el camino del en-
Dépestre, René. (Entrevista a Aimé Césaire). En: Poesías.
tendimiento y a liquidar a los hombres que piensan
Aimé Césaire. La Habana: Casa de las Américas. 1969,
diferente. A Roumain le sucedió. Ser comunista y en-
XVIII-XXXIII.
tender de otra manera Haití le valió persecuciones y
cárceles. Acaso al político inspirado, el ojo escéptico Guillén, Nicolás. Prólogo: En: Gobernadores del rocío. La Haba-
del poeta le sugirió, en algún momento de la concep- na: Casa de las Américas. 1971, VII-XI.
ción de la novela y su héroe sacrificado, que hace falta
algo más que sueños para cambiar la historia, porque Glissant, Édouard. El discurso antillano (ensayos, 1981). La Ha-
en cada vuelta del camino hay un Gervilen dispuesto a bana: Casa de las Américas, 2010, 158-176.
emerger de las sombras con un golpe de puñal. Queda,
dirá alguna voz, la esperanza, una fuerza, una caren- Mateo, Margarita. Gobernadores del rocío: Una dimensión
cia, un camino susceptible de ser afrontado una y otra mítica. En: Narrativa caribeña: reflexiones y pronósticos.
vez, a cualquiera hora, bajo la tormenta y el agua, a La Habana: Editorial Pueblo y Educación. 1990, 79-91.
oscuras, si es preciso.
Roumain, Jacques (1971) Gobernadores del rocío. La Habana:
Casa de las Américas.
Referencias
Ascencio, Michaelle. Prólogo. En: Gobernadores del rocío y Valero, Arnaldo (2005). El rostro imaginado: representacio-
otros textos. No 215. Caracas: Biblioteca Ayacucho, nes de la comunidad haitiana. En Contexto, Volumen
2004. p. IX-XXVIII. 9 No. 11. Mérida: Universidad de los Andes de Vene-
zuela, 2005, 151-167.

90