Está en la página 1de 9

1.

Los Frutos del Espiritu

2. Amor

El amor es probablemente el fruto del Espíritu más conocido, pero a la vez


probablemente sea el más malentendido.

Cada persona tiene una definicion y una manera de creer acerca del amor.
Algunos de los significado encontrados describen al amor como un “sentimiento
de intensa atracción emocional y sexual hacia una persona con la que se desea
compartir una vida en común”, pero, va mas alla que simplemente eso.

En el mundo actual el amor ha sido una palabra de la cual se ha abusado


terriblemente, porque como le comentamos, se ha expresado como un deseo
sexual, o lo hacen ver como una emoción incontrolable que nos lleva a un
comportamiento destructivo, o unas palabras vacías que se pronuncia a alguien
para simplemente ilusionar y/o herir.

Pero, el amor que aparece en la lista de los frutos del espíritu (Gálatas 5:22), es
muy diferente, ya que se expresa como la forma más sublime de amor que
proviene del Espíritu Santo para cada uno de nosotros (Romanos 5:5), ya el
Señor derramo su amor en los creyentes. Así que, nuestro deber es andar en el
Espíritu para que el fruto de amor fluya en nosotros.

Veamos lo que dice 2 Juan 1.6: “Y este es el amor, que andemos según sus
mandamientos. Éste es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros
habéis oído desde el principio”.

Por algo, es el primer fruto del espiritú mencionado, ya que el amor que los
cristianos deben demostrar tiene que estar basado en dos grandes
mandamientos: amor a Dios y amor al prójimo (Mateo 22:35-40). El amor puede
definirse como una preocupación altruista que se demuestra por el cumplimiento
de los mandamientos que Dios ha escrito en la Biblia. Los Diez Mandamientos
nos muestran como tener una verdadera relación con el Dios y como interactuar
con otros seres humanos y relacionarse con ellos. Entonces:
2.1. ¿Qué es verdaderamente el amor?

El amor es un gran don de Dios. 1era de Corintios 13:4-8 nos expresa: “El amor
es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se
envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda
rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo
lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser”, el amor no
son palabras vacías, ni mucho menos algo sexual, como mucha gente piensa, el
amor es aquel fruto que Dios nos envía por medio del Espíritu Santo, para que
amemos a Dios y a nuestro prójimo, porque “El que no ama, no ha conocido a
Dios; porque Dios es amor” (1era Juan 4:8).

2.2 Pareciéndonos más a Dios

Dios es amor y nos amó tanto que permitió que su hijo tuviera que enfrentar
tortura, insultos, degradaciones y una crucifixión que no merecia, para llevar la
pena de los pecados y estos pudieran ser perdonados y tuviéramos acceso a su
Santo Espíritu (Juan 3:16). Aquellos que dicen que son cristianos y luchan por
caminar como Cristo caminó (1 Juan 2:6), entienden que Dios quiere que
demostremos un amor sin egoísmo porque Él desea que lleguemos a ser como
Él es.

Por miles de años, la humanidad ha tratado de obtener sin amar a Dios ni amar
a los demás, y esto no ha dado resultado. El mundo está lleno de miseria, dolor,
muerte, sufrimiento y muchas otras horribles realidades. La versión de amor que
tiene el mundo desafortunadamente no proviene de Dios, sino de Satanás, un
ángel caído lleno de resentimiento que no se detendrá en su deseo de tratar de
torcer todo lo que Dios le ha dado al hombre.

2.2.1. ¿Por qué quiere Dios que demostremos amor?

Es lo que Él es y Él quiere que nosotros lo experimentemos y mostremos a los


demás que no tenemos por qué seguir el espejismo de un amor distorsionado y
superficial.
La sociedad moderna promueve varias formas erradas de “amor” que no han
hecho algo diferente de destruir por completo a la humanidad. Los cristianos
deben ser ejemplo de un amor diferente, el amor que finalmente salvará a la
humanidad.

La felicidad no está por hacer, si no por ser, cada día obedecer a Dios y ser
semejante a el.
4. Paz

El concepto humano de paz se refiere como un estado a nivel social o personal,


en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad las partes de una unidad,
también puede referirse a la tranquilidad mental de una persona o sociedad; o la
ausencia de inquietud de la violencia o guerra.

Pero, para un cristiano, la paz representa esta calma interior que viene como
resultado de la confianza total en la relación de salvación con Cristo y se denota
como la suma perfecta de todas las cosas y se refleja en la noción de “tenerlo
todo”.

Y aunque vivamos en un mundo lleno de problemas, y no sea fácil vivir


totalmente en paz y algunos solo disfrutan de cierta parte de esta, por lo general
no siempre es facil conservar , ya sea por; consecuencias de nuestras
decisiones o por causas ajenas a nosotros mismos; o por índole social, familiar,
económico, en el área de la salud y otras más que situaciones que podemos
mencionar, porque las inquietudes de nuestras vidas pueden quitarnos mucha
paz.

4.1 ¿Qué es lo que verdaderamente estorba nuestra paz?

Romanos 14:17 nos dice: “Porque el reino de Dios no es comida ni bebida sino
justicia y gozo en el Espíritu Santo”

Si nos falta la justicia (santidad), la paz y el gozo, debemos buscar cuál es el


motivo de nuestra tristeza, cuál es el motivo de nuestro desaliento y desde allí
buscar la voluntad de Dios y hacer lo que Él nos indique para ser restaurados a
esa justicia, ese gozo y a una autentica paz.
4.2. La autentica paz

Veamos lo que dice Juan 14:27; “La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy
como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”.

La falta de paz que experimentamos sin Cristo es un reflejo externo de un


problema más grave que es: la separación con Dios, y este inmenso problema
se puede solucionar; a través de confiar en la obra perfecta de Cristo en esa
cruz, porque ese es el medio que reconcilia con Dios para que podemos
experimentar la verdadera paz interior.

Dice una de tantas promesas que encontramos en la Biblia:

Isaías 26:3: “… Tú (Dios) guardaras en completa paz a aquel cuyo pensamiento


en ti persevera; porque en ti ha confiado”.

Para que disfrutemos de una auténtica paz, es necesario que tengamos una
sensación de seguridad y bienestar. También es importante que tengamos
buenos amigos. Pero, más importante aún, debemos cultivar una estrecha
amistad con Dios a fin de no perder la paz, porque esta únicamente es dada por
Dios a través del Espíritu Santo, es una paz que está basada en la fidelidad de
su amor y cuidado (Filipenses 4:7), es una paz que sobrepasa todo
entendimiento capaz de guardar fielmente nuestros corazones y pensamientos
en Dios.
9. Templanza

El ultimo fruto del Espíritu Santo que encontramos en Gálatas es la Templanza,


también conocido como dominio propio, pero no por ser la última en esta lista
significa que es la menos importante, porque la templanza es el vínculo entre
todos los demas frutos del Espíritu.
La templanza, se trata del control de nuestro cuerpo y nuestras emociones. Una
persona sobria, equilibrada, moderada y capaz de dominar sus impulsos.
Pero, para un cristiano, este fruto va mucho más allá de controlar nuestro
temperamento, el dominio propio se trata de resistir la tentación de quebrantar la
ley de Dios; incluyendo perder los estribos (Ef. 4:26). Toda acción comienza en la
mente y, por lo tanto, tener dominio propio implica tener control absoluto de
nosotros mismos, “llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”
(2 Corintios 10:5).
Nuestra naturaleza humana siempre nos dirá que el pecado es “natural”.
Debemos recordar que lo “natural” es parte de este mundo que está
temporalmente gobernado por Satanás el diablo (2 Corintios 4:3-4) y, como
cristianos, reconocemos que el dominio propio incluye abstenernos del mal de
este mundo.
Veamos 1 Juan 2:15-17: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el
mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo
que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la
vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y
sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”
9.1 ¿Qué es el domino propio entonces?
La templanza como parte del fruto del Espíritu es la auto negación ante los
malos deseos o placeres carnales impuros, la idea básica de la templanza es
fuerza, poder o dominio de uno mismo, habla de gobierno propio, el cual solo se
logra por nuestra permanencia en Cristo.
Tambien, es el esfuerzo continuo de resistir la tentación de volver a lo que el
mundo ofrece cuando Dios ya nos ha mostrado su camino espiritual. Es
demostrar el fruto del Espíritu en lugar de cometer las obras de la carne (Gálatas
5:19-23).
9.2 ¿Por qué quiere Dios que tengamos dominio propio?
La razón por la cual Dios quiere que crezcamos en dominio propio tiene que ver
con el resto del fruto del Espíritu descrito en Gálatas 5:22-23.
Estamos en una batalla. Como leemos en 1 Juan 2:16: “todo lo que hay en el
mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la
vida”. Ésta es la idea que Satanás tiene del mundo, como vemos en Juan 8:44:
“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis
hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad,
porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es
mentiroso, y padre de mentira” (1 Juan 2:16; Juan 8:44).
Por otro lado, la idea que Dios tiene del mundo, incluye que todos demuestren el
fruto del Espíritu Santo:
 Necesitamos el dominio propio para demostrar amor verdadero en vez de
deseo o infatuación, para amar a los demás no como el mundo ama, sino
como Cristo amó (Efesios 5:2).
 Necesitamos dominio propio para tener gozo en medio de las dificultades
de la vida. (1 Pedro 1:8).
 Necesitamos dominio propio para llevarnos bien con los demás y buscar
la paz en lugar de ser conflictivos (Mateo 5:9).
 Necesitamos dominio propio para no sólo buscar automáticamente
nuestro bienestar, sino ser benignos y también buscar el bienestar de los
demás (Filipenses 2:4).
 Necesitamos dominio propio para hacer lo bueno y escoger entrar por la
puerta angosta que lleva a la vida en lugar de la puerta ancha que lleva a
la destrucción (Mateo 7:13-14).

9.3 ¿Cómo puede nacer en nosotros el fruto de la templanza?

Como resultado de una relación con Jesucristo en donde Él sea el centro de tu


vida y una prioridad para ti y si decides vivir por el Espíritu, este fruto se hará
evidente

Una vida sin el Espíritu no puede, por sí misma, desarrollar el fruto del Espíritu,
pues no basta con tener la voluntad de querer hacer las cosas correctas, si no
se tiene el poder de hacerlas de nada sirve (Romanos 7:14-25).
Ser santos significa tener dominio propio sobre la carne, y ese dominio lo ejerce
Cristo en nosotros, no lo hacemos nosotros por nuestra cuenta..

Ser santos significa en forma práctica ser como Cristo, la templanza es la


característica del fruto del Espíritu que nos permite separarnos del mundo para
DIOS, pero no podemos hacerlo por nuestra cuenta, lo único que hacemos es
conscientemente elegir el poner nuestra mirada en cristo, rendirnos por completo
a su control y dejar que él haga su voluntad en nosotros.
Webgrafoa

 “Los Frutos del Espíritu Santo”. Monografias.com.


https://m.monografias.com/trabajos91/viii-frutos-del-espiritu-
santo/viii-frutos-del-espiritu-santo.shtml
 "El fruto del Espíritu es el amor". Congregacion para el clero.
http://www.clerus.org/clerus/dati/2000-04/01-7/fruto
 “El Fruto del espíritu: el amor”. Vida, Esperanza y Verdad.
https://vidaesperanzayverdad.org/dios/espiritu-santo/el-fruto-del-
espiritu/fruto-del-espiritu-el-amor/
 “AMOR, FRUTO DEL ESPÍRITU”. Luz en la palabra.
https://luzenlapalabra.org/2014/02/27/amor-fruto-del-espiritu/
 “GOZO SIGNIFICADO BÍBLICO”. SIGNIFICADO BÍBLICO.
https://www.significadobiblico.com/gozo.htm
 Alfonzo, Emmanuel. “EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES… PAZ”.
Evangelio Verdadero. http://www.evangelioverdadero.com/fruto-del-
espiritu-paz/
 “Paz”. Wikipedia. https://es.wikipedia.org/wiki/Paz
 “La paz: ¿cómo podemos conseguirla?”. Testigos de Jehova.
https://www.jw.org/es/publicaciones/revistas/atalaya-estudio-mayo-
2018/fruto-espiritu-paz/
 “El Fruto del Espíritu Santo - La Paz”. Extendiendo el Reino.
http://www.extendiendoelreino.com/la%20transformacion%20del
%20caracter/la%20paz.html
 “El Fruto Del Espíritu 18: Templanza. Gálatas 5:22-23”. Renovando
nuestra mente. http://pastorolaffsaavedra.blogspot.com/2016/06/el-
fruto-del-espiritu-18-templanza.html
 “Templanza! Fruto del Espíritu!”. Mujer y Vida.
https://www.mujeryvida.net/2016/09/templanza-fruto-del-espiritu.html
 “El fruto del Espíritu: dominio propio”. Vida, Esperanza y Verdad.
https://vidaesperanzayverdad.org/dios/espiritu-santo/el-fruto-del-
espiritu/el-fruto-del-espiritu-dominio-propio/