Está en la página 1de 25

Guión cap 1

I NTERIOR/ DIA
Estamos a punto de inaugurar un Centro de Diálogos para
Psicodependiente. Eliana organiza el micrófono, revisa los
desayunos, organiza los cojines que están en el suelo, prende
una vela que está alumbrando un cuadro, le guiñe el ojo a su
padre quien espera sentado en los cojines, mira su reloj.

ELIANA

Son las 10
Están a punto de llegar
Los asistentes van llegando

PEDRO

Señorita Eliana, muchas gracias por invitarnos. Acá traje


al Lucas y al Pablo que no querían venir.
Eliana

Es un placer que estén acá, vayan, y


díganle a los otros, que pasen por los desayunos.

PABLO

entonces gomela, ¿bien o no? que chimba de desayuno.


Eliana le muestra el dedo pulgar hacia arriba y le guiñe el
ojo.

Los asistentes se van sentando en los cojines al lado de


Eduardo (El chofer), Alberto (su padre) y Alba (la madre de
Sofía). Al frente de su padre., está el cojín de Eliana y
detrás de ella, una mesa con un ramo de flores, una foto y una
vela encendida.
Todos 10 asistentes se sientan.
ElIANA

Es para mí un placer que nos encontremos nuevamente juntos,


esta vez, en otras condiciones. Hoy hay algo que nos une
profundamente, y es la despedida de nuestra parcera; la
chiqui para unos, sofía para otros y para mí, la hermana que
nunca tuve. Sofía, como ya sabemos, fue brutalmente asesinada
en manos de unos supuestos dioses que pretenden venir a salvar
el mundo y de los que estamos a la espera cada noche que
pasamos expuestos en la calle.
Ella tenía un sueño, un sueño que dejó plasmado en su diario,
un sueño que quiero hacer realidad. Ella deseaba un mundo sin
dolor, un mundo sin desigualdades, un mundo el que quepan
todos, sin ser discriminados. Pero también soñaba y luchaba
día tras día por superarse así misma, por superar la necesidad
que había creado de estar alejada de su realidad y al
lograrlo, poder ayudar a sus amigos a hacerlo también. Testiga
fiel de lo anteriormente dicho es doña Alba, quien se
encuentra esta mañana con nosotros y quien presenció el
deterioro paulatino que tuvo su hija.

Se muestra a doña Alba. Ella asiente con la cabeza

CONT’D
Es esa la razón por la cual hoy inauguramos este lugar, un
sitio en el que pueden estar, pensar y dialogar de eso que
tanto desean alcanzar y no lo han logrado por falta de apoyo,
de alguien que los escuche, los entienda y que motive a
superarse así mismos. En la calle recibimos rechazo, maltrato
y manipulación que nos hace cada vez más débiles y vulnerables
ante la sociedad, un absurdo de poder entre mismo y la falsa
ilusión de que con un poquito más de “base” podemos satisfacer
la necesidad de seguir consumiendo pero es mentira, nuestra
vida gira alrededor de ella, nos levantamos por ella,
trabajamos, robamos, hacemos lo que sea por ella y nunca es
suficiente porque es un círculo que gira y gira sin nunca
parar a menos que nos maten o muramos de deshidratación.
Yo en algún momento pensé que este era la manera de salir de
mis problemas, de mis desasosiegos y dolencias; de tener todo
lo que yo quisiera pero a la misma vez sentirme tan vacía, tan
sola que estaba segura que rodeandome de otras personas iba a
llenar mi soledad. Pues yo perdí a mi madre cuando tenía solo
7 años de edad, quien chocó en un auto al volver a la ciudad.
ella iba con el padre de Eduardo, Don Guillermo…

FLASH BACK
INT. AUTO-ATARDECER

Marcela(40) y Don Guillermo (55) están en el auto regresando a


casa. Escuchan ​“amor y control” de Rubén Blades. cantan
gritando.

MARCELA
Saliendo del hospital
después de ver a mi mamá
luchando contra un cáncer
que no se puede curar

DON GUILLERMO
Vi pasar a una familia
al frente iba un señor de edad
una doña, dos muchachas
y varias personas más

MARCELA
De la mano del señor
un hombre joven caminaba
cabizbajo y luciendo arrepentido
que el era la causa de
una situación familiar
de la que nos enteramos al oír
al señor gritar

DON GUILLERMO Y MARCELA


Aunque tu seas un ladrón
y aunque no tienes razón
yo tengo la obligación de socorrerte
y por más drogas que uses
y por más que nos abuses
la familia y yo tenemos que atenderte
oh, oh, oh, oh, oh, oh

MARCELA
(riendo)
¡me encanta!

GUILLERMO
(la mira)
A mí también

Mientras desvía su mirada, una vaca se atraviesa.

MARCELA
(asustada)
¡cuidado!

Don Guillermo voltea el timón, intenta esquivar la vaca pero


el carro se desliza por un abismo y choca contra un árbol. El
auto se prende en llamas y estalla con Marcela y Don
Guillermo dentro, matándolos en el acto.

INT. CASA-ATARDECER
Suena el teléfono.
POLICíA
Buenas noches.¿ hablo con el señor Alberto Ocampo?

ALBERTO
Sí, con él habla.

POLICÏA
Habla con el teniente de la Policía Nacional ¿Es usted el
propietario del vehículo de placa KFN-021?

ALBERTO
Sí, si señor. Mi chofer y mi esposa andan en él. ¿Dígame qué
les pasó?

POLICÏA
Señor Ocampo, lamento informarle que su señora esposa, junto a
su chofer se accidentaron, el auto se incendió y murieron a
causa de quemaduras de tercer grado.
ALBERTO
no, no, eso no puede ser. Dígame en dónde está de inmediato Me
dirijo para allá.

VOZ EN OFF
Cuelga el teléfono y sale de su casa sin dar aviso. Doña
Conchita (la empleada, 52) Eduardo (17) y Eliana (12) quedan
esperando alguna noticia.

ELIANA
(Llorando)
¿Qué le habrá pasado a mi mamá y a Don Guillermo? Siento
algo en mi corazoncito

Ext. LUGAR DEL ACCIDENTE- NOCHE


Alberto llega al lugar del accidente. Se dirige hacia un
policía

ALBERTO
¿Qué sucedió? Yo soy el coronel Ocampo, mi esposa y mi chofer
son quienes están ahí.
(se toca la cabeza)
!no lo puedo creer¡
(se arrodilla)
¿por qué dios mío? ¿Por qué?

Los paramédicos rejem los cuerpos, La policía recoge pista,


observan la escena, toman datos, mientras Alberto sale a
hacia su casa.

INT/CASA NOCHE
Alberto Llega a la casa. Eliana abre la puerta.

ELIANA
¿Dónde está mi mamá?

Alberto corre hacia donde ella. La abraza


ALBERTO
(llorando)
Entremos, tenemos que hablar

ELIANA
(Llorando)
¿Qué le pasó a mi mamita, papá?
Se sientan en la sala.

CONT’D
(Limpiándose las lágrimas)
Papá, dime.

ALBERTO
Hija, tu madre y Don Guillermo se accidentaron y perdieron la
vida. Van a estar en el cielo cuidándonos y protegiéndonos día
y noche.

ELIANA
(corriendo)
No, yo quiero a mi mamita. La quiero ya.

Eliana se va para su cuarto, su padre se dirige hacia donde


Eduardo a darle la noticia de que su padre había muerto. Éste
estaba viendo televisión y apenas supo, reventó en llanto.
Doña conchita se quedó con él, mientras que Alberto terminaba
de ultimar los detalles e informar a los más allegados, la
trágica noticia, hora y lugar del sepelio.

EXT. CEMENTERIO-ATARDECER
Están en el cementerio doña Conchita, Eduardo, Alberto,
Eliana, algunos familiares, amigos de Alberto y Marcela y el
cura.

CURA
Dale señor el descanso eterno.

TODOS
Y brille para ella la luz perpetua.

ElLIANA
Mamta, sal de ahí, ven abrázame.

El sepelio termina, se despiden y se dirigen a la casa, al


llegar Alberto se va con Eliana al cuarto.

ALBERTO
¿Te acuerdas cuando jugábamos con tu mamita a que yo era el
lobo y ella te protegía? Así de esa misma manera yo te voy a
proteger y te voy a cuidar, como lo hubiera hecho mamá.

ELIANA
¿Lo prometes, papá?

ALBERTO
Te lo juro, mi amor.

Eliana se queda dormida y Alberto se levanta y va a buscar a


Eduardo, quien está en la cocina hablando con Conchita.

EDUARDO
Señor, yo tengo que hablar algo muy serio con usted.

ALBERTO
Yo también quiero hablar contigo, Eduardo; vamos a mi oficina

Se dirigen hacia la oficina. Alberto se sienta detrás del


escritorio y eduardo al frente.

CONT´D
Cuéntame

EDUARDO
Señor, es que, en vista que mi papá se murió y yo quedé
huérfano de padre y madre, pues usted sabe que mi mamá se
murió apenas me parió y a pues yo solo quedé con mi papito,
Pero vea usted, el también me dejó tirado en este mundo,¿ A yo
ahora qué voy hacer para comer, para vivir? Yo quería
proponerle, mi capitán Ocampo, que usted me dejara ocupar el
puesto que tenía mi apá. Así yo puedo pagarme una casita para
vivir yo solito, comprarme un televisorcito nuevo que ese que
tenemos ya está muy viejo y comida para engordar un poquito y
ponerme bien guapo para conducir sus coches tan lujosos y
llevarlo a esas reuniones con actrices de la televisión que
moriría por conocer.

ALBERTO
(riendo)
Claro que sí Eduardo, Tú ya estás en edad para conducir y para
trabajar. Espero seas tan bueno, dedicado y cumplido como tu
papá. a propósito, de eso era lo que te quería hablar. Te
quería proponer que ocupes el puesto de tu padre y además,
vivieras con nosotros, por lo menos mientras te organizas.
Realmente, lamento esta perdida tan grande para nosotros,
entiendo cómo te sientes y espero juntos nos podamos reponer
pronto. Ve y trae tus cosas. Ésta es tu nueva casa. Además,
voy a darte un dinero para comprarte una casa para que vayas
todos los fines de semana que tienes de descanso.

10 AÑOS DESPUÉS
INT/ CASA- DÍA
Eduardo sentado en el comedor, tomando un jugo de naranja,
espera a que la Eliana se acabe de alistar para ir al colegio.

EDUARDO
vamos señorita Eliana que va a llegar tarde al colegio.

mira el reloj

CONT’D
son las 6:30, tenemos 10 minutos voy a tener que correr como
Schumacher

ELIANA
ya, ya, vamos. Lo que sea porque no conduzcas rápido.

Van en el carro. Eduardo pone música y comienza a cantar “No


basta” de Franco de Vita.

EDUARDO
No basta traerlos al mundo
Porque es obligatorio
.Porque son la base del matrimonio
O porque te equivocaste en la cuenta
No basta con llevarlos
A la escuela a que aprendan
Porque la vida cada vez es más dura
Ser lo que tu padre no pudo ser.
No basta porque cuando quiso
Hablar de un problema
Tú le dijiste niño, "será mañana
Es muy tarde, estoy cansado"

Eduardo señala con su dedo índice a Eliana

ELIANA
Extraño tanto a mi mamá, compartir con ella, escuchar sus
consejos, sentirme protegida, es muy duro estar sin ella y que
papá piense que su vacío se llena con ropa, paseos, clubes, amigos
acomplejados o cuanto se le ocurra para olvidar a mamá.

EDUARDO
No basta comprarle todo lo que quiso, comprarse el auto nuevo
antes de graduarse, que viviera lo que tú no has vivido. No
basta con creerse un padre excelente porque eso te dice la
gente, a tus hijos nunca les falta nada. No basta porque
cuando quiso hablarte de sexo se te subieron los colores al
rostro y te fuiste. No basta porque de haber tenido un
problema lo habia resuelto comprando en la esquina lo que
habí​a. No basta con comprarle curiosos objetos no basta cuando
lo que necesita es afecto, aprender a dar valor a las cosas
porque tú no le serás eterno.

ELIANA

Esa canción lo deja muy claro. Y ahora, este maldito colegio


con esos compañeros todos gomelos, interesados y
materialistas. Yo no quiero este mundo Eduardo, yo no quiero
vivir aquí, así.

EDUARDO

Paciencia niña Eliana, ahora ve a clase, más tarde nos


volvemos a ver.

ELIANA

Chao Eduardo. Gracias


Eliana entra al colegio. Eduardo se dirige a la casa Ocampo.
Lleva al Coronel Ocampo al ejército, espera a que salga. Luego
se dirigen al Club a una reunión y por último van y recogen a
Eliana al colegio.

EXT AUTO-TARDe

Eliana se sube al auto, le da un beso a su papá

ElIANA

Hola Eduardo. Hola papi, ¿ese milagro usted por acá?

ALBERTO

Quise venir a recogerte, hija. ¿Cómo te fue?

ELIANA

Bien papi. Mira, hoy me saque cinco en el examen de trigo

Le muestra el exámen

ALBERTO

Muy bien hija, así se hace. Recuerda que tienes que ser la
mejor de todo el colegio.

ELIANA
Si papi, lo sé. siempre la mejor y lo mejor. Nada de medios, o
es blanco o es negro.

ALBERTO
Muy bien, mi niña, vas aprendiendo y de repeso, de eso te
quiero hablar.
Eduardo nos va a llevar al club para que almorcemos y podamos
hablar.

Llegan al club. se bajan del carro y caminan hacia el


restaurante. Ordenan y esperan.

ALBERTO
hija, te tengo que decir algo muy importante.

ELIANA
ay¡ ya, habla papá, con tanto rodeo me estás poniendo
nerviosa.

ALBERTO

Esta mañana hablé con el general del departamento. Me dice que


me necesita de manera urgente en un operativo para atrapar a
unos delincuentes que hace mucho estamos persiguiendo. Se
encuentran en la ciudad de medellín y es necesario hacerles
inteligencia.

Llega la comida. Empiezan a comer

ELIANA
¿Cómo así papá? ¿Eso quiere decir que te vas?

ALBERTO
Será solo por un tiempo. Te prometo que todos los fines de
semana vendré a visitarte y a visitar la casa. Estaré
pendiente de tí.

ELIANA

No papá, no quiero que te vayas y me dejes sola en esa casa


tan grande.

ALBERTO
Tú como ya estáS grande, te puedes hacer cargo del cuidado de
la casa, de las compras y los problemas que se presenten.
Tengo que aceptar este trabajo por la patria y porque ganaré
reconocimiento, además de una buena suma de dinero a cambio.

ELIANA
¿En serio papá? ¿Por reconocimiento y por dinero te marchas y
me dejas?

ALBERTO
Va ser por un pequeño tiempo. Quiero que me prometas que vas
a ser muy responsable y cuidarás la casa y conservarás la
disciplina y los buenos modales que te he enseñado.

ELIANA
Sí papá, te lo prometo. Y ¿Cuándo viajas?

ALBERTO

Esta misma tarde, mi amor.

ELIANA
¿Tan pronto?

ALBERTO
Entre más pronto, mejor.

Terminan de comer, se levantan y vuelven al parqueadero, donde


los está esperando Eduardo en el carro.

EDUARDO
¿Cómo les fue? ¿Ahora, a dónde los llevo?
¿qué tal estuvo el almuerzo?

ELIANA
Te traje un poquito de carne y arroz.

ALBERTO
Llévanos a la casa, por favor.
Eduardo se saborea los labios.

EDUARDO
Muchas gracias niña Eliana, me imagino el banquete.

LLegan a la casa. Alberto le dice a Conchita que le ayude a


empacar la ropa. Suben los dos. Eliana y Eduardo se van para
la sala de televisión. Ella coge un libro, él prende el
televisor.
ELIANA
Disque se va para Medellín a trabajar

EDUARDO
¿Se va el señor Ocampo?

ELIANA
Eso me dijo ahora; que mañana debía irse pero que venía a
visitarnos todos los fines de semana
EDUARDO
Eso lo hará los primeros días, luego se consigue una muchacha
por allá, bien guapa, y no vuelve por acá.

ELIANA
Hay Eduardo, deje de decir tantas bobadas.

EDUARDO
Creame niña Eliana, eso pasa. Así pasó en !Amores bandidos”,
la novela que veo en la noche. El marido se fue a trabajar
fuera de la ciudad, al principio iba y visitaba a su mujer
pero luego se enamoró de la secretaria y ésta ya no le dejaba
tiempo para estar con su mujer, que además estaba enferma y
necesitaba de él. No, mientras Camila estaba muriendo, el
tipejo éste no hacía sino ir a fiestas y paseos con nueva
mujer.

ELIANA
Eso no va a pasar con mi papá, él cumple lo que promete.

INT/CASA TARDE

Alberto y Conchita están en el cuarto organizando la maleta y


las cosas que va a llevar.
ALBERTO
Conchita, necesito que prometas algo.

CONCHITA
Lo que usted me diga, señor

ALBERTO
Necesito que me prometa que no va a dejar sola a Eliana y
que cualquier cosa que suceda en la casa yo voy a ser el
primero en saberlo.

CONCHITA
Se lo prometo por mi vida señor. Ni a la niña Eliana ni
al casa le va a suceder algo. ¡Se lo juro!

ALBERTO
Yo voy a venir todos los fines de semana sin falta, a
visitarlos y estar con ustedes.
CONCHITA
Bueno señor, pero no nos vaya a olvidar.

ALBERTO
No será por mucho.

INT. SALA/CASA-TARDE

Conchita, Eduardo y Eliana esperan a ALberto en la sala;


él baja, se despide.

ALBERTO
Los dejo por unos días, espero estén muy juiciosos y todo
funciona tal como si estuviera acá. Eliana queda a cargo de
todo, cualquier cosa le consultan a ella.

Lo acompañan hasta la puerta, Alberto se sube al carro y se


marcha. ellos cierran la puerta, doña conchita se va hacia la
cocina, Eliana se va para el cuarto de televisión.

ELIANA
Eduardo, ven

EDUARDO
¿Qué manda la señora de la casa?

ELIANA
¿Ahora qué voy hacer en esta casota? si antes estaba sola,
ahora sí que más sola quedé.

EDUARDO
Invitemos a tus amigos; hagamos una fiesta

Eliana le pega una palmada en el hombro a Eduardo

ELIANA
¿Cómo se te ocurre? Mi papá me mataría

EDUARDO
Pero él no está
ELIANA
Además, yo ni amigos tengo. Hagamos una fiesta nosotros con
Conchita

Los dos se ríen, se chocan las manos y bajan corriendo hasta


el bar. sacan una botella de Wiskey del papá, la destapan,
toman un sorbo cada uno.
EDUARDO
Vamos a llamar a Conchita

ELIANA
Vamos. ¡nos va a regañar!

Se van corriendo a la cocina. allá está conchita. Eduardo le


pone la copa en la boca.

EDUARDO
Tómese uno doña Conchita, aprovechemos que el señor Alberto no
está

CONCHITA
No Eduardo, como se le ocurre, el hecho de que el señor
Alberto no esté no significa que vamos a coger la casa de
ruana. Compórtese y deje de meterle ideas en la cabeza a la
niña Eliana que ella sí es una niña juiciosa, decente.

ELIANA
Ay conchita, tómeselo y vamos a bailar un ratito; aprovechemos
que mi papá no está. Vamos Conchita, ¿sí? Por favor

CONCHITA
Ay niña Eliana. Bueno, pero solo porque usted me lo manda.
hace mucho tiempo que no me tomo un traguito. Preste para acá
demoniesito.

Vuelven al bar. Ponen música, comienzan a cantar y a bailar

ELIANA
Voy a reír, voy a bailar
Vivir mi vida la la la la
Voy a reír, voy a gozar
Vivir mi vida la la la la
Voy a reír (eso), voy a bailar
Vivir mi vida la la la la
Voy a reír, voy a gozar
Vivir mi vida la la la la

EDUARDO
A veces llega la lluvia
para limpiar las heridas
a veces solo una gota
puede vencer la sequía.
Y para qué llorar, pa’ qué
si duele una pena, se olvida
y para qué sufrir, pa’ qué
si así es la vida, hay que vivirla, la la lé.
¡Epa! Conchita, vamos a bailar.

Bailan durante toda la noche

ELIANA
tomemos uno por la vida, por las malas decisiones de nuestros
padres, por lo duro que es enfrentar la realidad.

EDUARDO
Por el amor prohibido, el amor secreto

ELIANA
¿Secreto?

CONCHITA
Sí, cómo así que escondido. Cuente de una vez

EDUARDO
(con el dedo en la boca)
Silencio, eso no lo puedo contar porque aún no se me ha hecho
realidad. Cuando se me haga realidad mi sueño, les cuento de
quién se trata, mientras tanto no.

ELIANA
Eduardo tienes novia y ¿no me lo habías contado?

Suena de fondo Idilio de amor de Willie Colón


EDUARDO
(rienedo)
No te lo puedo contar aún, pronto sabrán las dos.
.
Bailan y toman sin parar hasta las cuatro de la mañana hasta
que Conchita pone orden y los manda a dormir

CONCHITA
A acostarse que mañana deben madrugar; la niña a
-estudiar, Eduardo a trabajar.

Apagan el equipo, salen los dos riendo y remedando a Conchita

ELIANA
(con voz de viejita)
Tienen que descansar, ya va a amanecer

EDUARDO
(Con voz de viejito, riéndose)
mañana tiene que madrugar a trabajar

Eduardo acompaña al cuarto a Eliana, se despide y se va para


el suyo. Duermen.
Ninguno de los tres se levanta temprano. Eliana no va a
estudiar. Conchita se despierta.
CONCHITA
Dios mío ¿qué hora es?
Mira el reloj
CONT´D

Son las diez. No puede ser, Eliana no fue a estudiar, yo


no la levanté.

EXT/DÍA CIUDAD DE MEDELLÍN-EJÉRCITO DÍA


Llega Alberto al Ejército. El General lo espera.

ALBERTO
Buenas tardes mi general.
Se pone la mano derecha en la frente. Como saludo de militar

GENERAL
Para mí es un gusto tenerlo entre mi equipo de
trabajo. Buenas tarde Coronel Alberto

Le devuelve el ademán
CONT´D

GENERAL
Le presento su equipo de trabajo.
El teniente Estrada, el investigador González,
la modela encubierta Bárbara, usted y yo.
Esta va a ser su oficina, en su escritorio está el expediente
de todos, las pruebas que tenemos, los avances y estrategias a
desarrollar. Espero se ponga cómodo, cualquier cosa, voy a
estar en la oficina de al frente

ALBERTO
Mucho gusto para todos, yo soy el Coronel Ocampo y espero
hagamos un buen equipo de trabajo.

Se dan la mano.
GENERAL
¡A trabajar!

Alberto toma los documentos y sale con ellos en las manos.


Detrás de él sale Bárbara. Le grita

Bárbara
Capitán Ocampo, Capitán Ocampo.

Alberto Voltea hacia atrás para mirarla

CONT’D
¿Será que nos podemos tomar un café?
tengo algo que contarle que sé que puede interesarle.

ALBERTO
Claro vamos y me cuentas.

Se van para la cafetería, piden un café y se sientan.

BÁRBARA
Por medio de unas amigas me enteré que alias cacerolo, junto
con toda su banda se van a reunir el sábado al mediodía en el
restaurante del hotel Novotel, que queda cerca de donde usted
se hospeda. Qué le parece si vamos, nos sentamos alejados y
pisteamos un poco sus comportamientos y movimientos

ALBERTO
Bárbara, me encantaría, es un plan interesante pero yo tengo
una hija a la cual le prometí viajar todos los fines de semana
y no me parece correcto fallarle a mi promesa.

BÁRBARA

Lo entiendo mi Coronel pero sé que éste será un primer


acercamiento del que no se arrepentirá. Puede viajar después
del almuerzo.

ALBERTO
No sé Bárbara, para Elianita será muy difícil. vamos a ver qué
sucede.

INT CASA/MEDELLÍN NOCHE

Alberto llega a la casa. Se baña y se acuesta a dormir. Al


otro día se levanta y llama a Eliana.

ELIANA
Alo, papi ¿Eres tú?

ALBERTO
Hola hija, ¿cómo estás?

ELIANA
Bien papi, anoche me quedé esperando tu llamada

ALBERTO
Anoche llegué muy cansado. Me bañé y me acosté. ¿Ya vas para
el colegio?

ELIANA
Sí pa’, ya estoy terminando de desayunar.
ALBERTO
Ya vas tarde, dale rápido. Hija, este fin de semana no voy a
poder viajar a visitarte. El “blanco” va estar almorzando con
sus secuaces, en un hotel y necesitamos ir a observarlos. No
sé cuánto tarde en el almuerzo. Espero termine temprano para
poder viajar.

ELIANA
¿De verdad, papá? El primer fin de semana y ¿ya vas a
incumplir a tu promesa?
Está bien papá, nos vemos el otro fin de semana, si puedes.

Eliana cuelga el teléfono. Alberto sale para el trabajo.

INT/ EJÉRCITO-OFICINA DÍA


Alberto llega a la oficina. Ya Bárbara lo estaba esperando.

ALBERTO
Buenos días señorita Bárbara. ¿Que la trae por acá tan
temprano? ¿me trae noticias?

BÁRBARA
No hay novedad mi coronel, solo quise venir temprano para ver
si se le ofrecía algo. Si quiere que le muestre los
alrededores del ejército.

ALBERTO
Precisamente venía pensando en eso, de dar una vuelta por el
lugar.

BÁRBARA
Entonces vamos

ALBERTO
Vamos

Se van los dos a andar por todo el ejército

ALBERTO
¿Cuánto tiempo llevas acá?

BÁRBARA
¿Trabajando para el ejército? Dos años apenas. Me gusta mi
trabajo. y usted ¿cuánto lleva en el ejército?

ALBERTO
ja! ya casi me jubilo; 25 años llevo trabajando para las
fuerzas armadas de Colombia.

Continúan caminando hasta llegar a la cafetería, miran el


reloj, se dan cuenta que se les ha ido toda la mañana en la
caminata. Se sientan a almorzar. Alberto termina se despide y
se marcha a su casa.

INT CASA/MEDELLíN TARDE


Alberto llega a la casa. Llama a ELiana.

ALBERTO
Hola hija, ¿cómo has estado hoy?

ELIANA
Bien papá, todo marcha bien. ¿Y a tí?

ALBERTO
Bien hija, bien. acomodándome apenas. Ya te dejo porque voy a
ponerme a trabajar. Te amo mucho.

Alberto cuelga y se pone a trabajar hasta la noche. se


organiza y se acuesta.

EXT. MEDELLÍN RESTAURANTE FIN DE SEMANA

Alberto llega al restaurante Novotel, ya Bárbara lo esperaba


en la entrada. Juntos entraron, ella lo tomó de la mano y se
sentaron en una mesa, retirada. El mesero se acercó, ordenaron
y esperaron a que llegaran. Al cabo de unos minutos, van
entrando uno a uno los trabajadores de “alias cacerolo”, se
sentaron en la mesa que tenían reservada y empezaron a hablar
como si estuvieran haciendo negocios. Ellos los miran
disimuladamente para no levantar sospechas.
Llega la comida y van almorzando lentamente mientras Bárbara
le va contando todo lo que sabe de “Cacerolo”

BÁRBARA
Es un muchacho, solo tiene 26 años y tiene más poder que usted
y yo juntos. Se está investigando por tráfico de armas y
estupefacientes, por lavado de dinero, por colaborar a la
guerrilla.

ALBERTO
Vaya rollo en el que está metido, ¿Cómo puede una persona tan
joven y llena de vida para caer en esos juegos sucios?

BÁRBARA
Él pertenece a una familia muy adinerada, tuvo la posibilidad
de estudiar lo que quiso pero al final le salió más fácil este
camino.

ALBERTO
Ya verá cómo se equivocó y lo que le pesará haber tomado esa
decisión.

Terminan de almorzar. EL grupo sale y detrás Bárbara y


Alberto. Se suben al carro.

ALBERTO
¿A dónde te llevo?

BÁRBARA
Ya no viajas, ¿verdad?

ALBERTO
no, ya está muy tarde.

BÁRBARA
¿Que tal si te invito a que nos tomemos un trago y hablemos un
poco?

ALBERTO
¿Vamos a mi apartamento?

BÁRBARA
Perfecto. Vamos.

INT CASA-MEDELLÏN ATARDECER


Bárbara y Alberto llegan. Dan una vuelta por la casa. Llegan
al bar.

BÁRBARA
!Que vista tan hermosa¡

ALBERTO
Este era el sitio que más le gustaba a Marcela, mi mujer.
Siempre llegaba, se servía un vaso de Whisky y se sentaba en
el balcón y se ponía a leer. Se le pasaban las horas ahí
sentadas.

BÁRBARA
¿Qué le pasó a Marcela?

ALBERTO
Hace diez años murió en un accidente

siguieron tomando, hasta pasarse un poco de copas. Bárbara le


comienza a bailar muy sensualmente hasta seducir a Alberto
quien la toma entre sus brazos, la besa apasionadamente
mientras la acuesta en el sillón y se van desnudando
apresuradamente.

INT CASA NOCHE


Eliana espera frente al teléfono la llamada de su papá

ELIANA
¿Por qué no me llama? ¿Qué estará haciendo, Eduardo?

EDUARDO
Ay niña Eliana, yo ya le dije, seguro su papá tiene otra mujer
por allá y seguro, no se fue por trabajo sino por estar junto
a ella. Me dejo de llamar Eduardo si no es así.

ELIANA
Eso no puede ser Eduardo, mi papá sería incapaz de hacerme
algo así.

EDUARDO
Apostemos
ELIANA
¿y cómo nos damos cuenta?

EDUARDO
Vamos hasta Medellín. Si salimos ya, en la mañana estamos
allá.

ELIANA
Y para saber dónde se está quedando

EDUARDO
Pues fácil niña Eliana, seguro está en el apartamento que
compró con su mamá

ELIANA
Por lo menos tanta novela te sirve para algo productivo.

EDUARDO
¿Salimos entonces?

ELIANA
Ve y alista el carro, yo miro que Conchita esté dormida,
empaco algunas cosas y salimos.

EDUARDO
Listo, como usted mande.

Eduardo sale al parqueadero, organiza el carro. Eliana revisa


que Conchita esté dormida, empaca algunas cosas en su mochila,
sale hacia el carro.

EXT CARRETERA NOCHE


Eduardo y Eliana van hablando en el carro camino a Medellín a
la casa de Alberto.
EDUARDO
¿Qué harás cuando encuentres a tu papá con otra mujer?

ELIANA
Ya verás que perderás

Eliana se queda meditabunda


CONT’D
(riendo)
Los mato y me mato. Mentiras, no sabría qué hacer

Llegan al apartamento de Alberto. La luz de la sala está


prendida
EDUARDO
Te lo dije, acá está.

Eliana toca la puerta, escucha alguien acercarse, abren la


puerta, es una mujer
ELIANA
¿Usted quién es?

BÁRBARA
Yo soy Bárbara. ¿A quién buscas?

ELIANA
No, yo creo que me equivoqué, estoy buscando a mi papá

BÁRBARA
Al Coronel Ocampo

Eliana y Bárbara se quedan mirando fijamente en la cara, con


expresión desafiante.