Está en la página 1de 1

El origen del amor en la historia occidental

A través de todos los mitos de occidente respecto al amor nos encontramos que las mujeres parecen
entes misteriosos, la mujer resulta el estimulo vivaz que impulsa al hombre a crear. Ese otro que los
hombres persiguen angustiosos por el encanto que no comprenden y la esquivez incitante que es
prometedora y huidiza al mismo tiempo.

En la Grecia antigua la figura del amor recae en afrodita, más ligada al amor y a pasión carnal que a
la relación de compromiso matrimonial. Después de una búsqueda por parte de Afrodita por
encontrar pareja, llega a Adonis, mayor representante de la belleza juvenil masculina, con él logra
un equilibro de relación, pero pronto esta es desecha por los celos de Ares, lo que llevan a Adonis a
la muerte, en el inframundo Proserpina se enamora de él y no lo deja volver a los brazos a los brazos
de Venus. Zeus ante este problema resuelve que Adonis este la mitad del año con Proserpina y la
otra con Venus.

“quebada destinado a vivir tan cerca de la muerte como del placer; y si bien, el tiempo que
consumía con el amor de Venus le acercaba cada vez más a las regiones de la muerte, el
amor con Proserpina le daba la oportunidad de resucitar para gozar del placer de Venus. Es
el eterno mito que palpita en algunas regiones orientales, como en la India, donde muerte
y placer van tan indisolublemente unidas en los ritos, como un ciclo eterno y misterioso de
fertilidad” p.18

El mito de Orfeo y Eurídice por fin nos presenta un amor que va más allá de lo carnal, es un amor en
el que el hombre es capaz de arriesgar su vida para salvar a la dama, es un amor que requiere
confianza ciega en que ambos van juntos sin necesidad de comprobarse, si se empieza a cuestionar
se rompe, es un amor que nace de una completa ceguera hacia el otro. Orfeo puede sacar a Eurídice
del inframundo con la única condición de que cuando salgan, no puede voltear a verla, tiene que
confiar que ella lo esta siguiendo. Orfeo falla en esta empresa condenando su amor y su relación a
la ruina.

De esta perdida, de la soledad, nacen los versos y música de dolor por parte de Orfeo acción que
eventualmente se convertirá en lugar común del sufrimiento por amor y su cercanía con la “creación
artística” alrededor de el ser amado.

Este amor es “capaz de alcanzar matices espirituales que lo hacen llegar al heroísmo; un
amor que se aferra con intransigencia a una elección, y al perder el objeto amado renuncia
a todo consuelo, incluso al de las mujeres más bellas, porque no siente el amor como
atracción física solamente.” P.24

Intereses relacionados