Está en la página 1de 5

LA ETICA Y SUS PRINCIPIOS

JUAN JOSE CALVO LOPEZ

DOCENTE: KAREN GONZALEZ H.

UNIVERSIDAD DE LA COSTA

ETICA

GRUPO: ED

BARRANQUILLA-COLOMBIA

2019
LA ETICA Y SUS PRINCIPIOS

Como bien se sabe, la ética es una de las acciones que se presentan ante la vida, va
representada como lo es la moral, los valores, la educación a lo largo de nuestras vidas y cada
persona desenvuelve su ética de manera diferente. El concepto de ética según Platón definido
de esta manera y esta desde un punto de vista muy valido; Al igual que ocurre con los otros
aspectos de su filosofía, la ética no es objeto de un tratado específico en el que se aborde el
tema sistemáticamente. El hecho de que muchos de los diálogos platónicos comiencen con
alguna interrogación acerca de la virtud en general, o de determinadas virtudes en particular,
muestra claramente, sin embargo, que el interés por el análisis del comportamiento humano
no es algo accidental en Platón. Como hemos visto en su concepción de la ciudad ideal, el
objetivo de la vida del hombre no puede reducirse a la satisfacción de sus necesidades
materiales; más allá de éstas, el hombre debe ser objeto de un desarrollo completo de su
personalidad, de acuerdo con las partes más elevadas de su alma, la irascible y la racional,
con el fin de alcanzar una felicidad identificada con la armonía de su vida.
Si la justicia en la ciudad reside en que cada clase social haga lo que debe hacer, la justicia
en el hombre residirá también en que cada parte del alma haga lo que debe. Ello implica que
la vida buena para el hombre es una vida en la que se atiendan las necesidades "materiales"
y "espirituales". El conocimiento y la satisfacción de las necesidades intelectuales deben ir
acompañados de salud, moderación en el disfrute de los bienes materiales, etc., lo que pone
de manifiesto hasta qué punto la idea de que Platón rechaza de un modo absoluto lo corporal
es injustificada.
El verdadero bien del hombre, la felicidad, habrá de alcanzarse mediante la práctica de la
virtud. Pero ¿qué es la virtud? Platón acepta fundamentalmente la identificación socrática
entre virtud y conocimiento. La falta de virtud no supone una perversión de la naturaleza
humana; por su propia naturaleza el hombre busca el bien para sí, pero si desconoce el bien
puede tomar como bueno, erróneamente, cualquier cosa y, en consecuencia, actuar
incorrectamente; la falta de virtud es equivalente, pues, a la ignorancia. Sólo quien conoce la
Idea de Bien puede actuar correctamente, tanto en lo público como en lo privado, nos dice
Platón en la República, al terminar la exposición y análisis del mito de la caverna. Cuando
alguien elige una actuación que es manifiestamente mala lo hace, según Platón, creyendo que
el tipo de conducta elegida es buena, ya que nadie opta por el mal a sabiendas y adrede. En
este sentido la virtud cardinal sería la prudencia, la capacidad de reconocer lo que es
verdaderamente bueno para el hombre y los medios de que dispone para alcanzarlo. La
dependencia con respecto al intelectualismo socrático es clara en la reflexión ética de Platón.
En la República nos habla Platón de cuatro virtudes principales: la sabiduría, el coraje o
fortaleza de ánimo, la templanza y la justicia. Como hemos visto, establece una
correspondencia entre cada una de las virtudes y las distintas partes del alma y las clases
sociales de la ciudad ideal. La parte más elevada del alma, la parte racional, posee como
virtud propia la sabiduría; pero la justicia, la virtud general que consiste en que cada parte
del alma cumpla su propia la función, estableciendo la correspondiente armonía en el hombre,
impone los límites o la proporción en que cada una de las virtudes ha de desarrollarse en el
hombre. El hecho de que Platón tenga una concepción absoluta del Bien hace que la función
de la parte racional del alma siga siendo fundamental en la organización de la vida práctica
del hombre, de su vida moral. (Platón)
Ahora, la ética para la sociedad es educación; la cual empieza a darse desde la niñez y se va
desarrollando a medida que pasa el tiempo, se considera como una ciencia practica y
normativa que estudia el comportamiento de las personas, que conviven socialmente bajo
una serie de normas que le permiten ordenar sus acciones a un grupo social establecido. La
ética también estudia los actos voluntarios de las personas, la moral.

LA IDENTIDAD INDIVIDUAL

El individuo humano sin duda alguna no puede escapar a su parte paradójica, la existencia,
el ser, la actividad. Y de este modo contiene en si el todo de la vida. Según los siguientes
autores: El materialismo radical es la filosofía del sujeto que olvida incluirse
(Schopenhauer). Por otra parte; ninguna ciencia objetiva, ninguna psicología, tampoco
ninguna filosofía ha hecho tema de este reino de lo subjetivo, y en consecuencia no lo han
descubierto verdaderamente (Husserl).

El individuo no tiene identidad física estable; sus moléculas se degradan y son sustituidas
por otras, sus células mueren y otras nacen. Muchas veces en la mayor parte de tejidos u
órganos; pero la identidad de su Yo permanece.

El sujeto es egocéntrico, pero el egocentrismo no conduce únicamente al egoísmo. La


condición de sujeto comporta, al mismo tiempo que el principio de exclusión, un principio
de inclusión; este nos permite incluirnos en una comunidad, un Nosotros (pareja, familia,
partido, Iglesia) e incluir este nosotros en nuestro centro del mundo.

LA RELACION CON EL OTRO

El otro es a la vez el semejante y el desemejante, semejante por los rasgos humanos o


culturales comunes, desemejante por las singularidades individuales o las diferencias
étnicas. El otro lleva efectivamente en si lo ajeno y la similitud. La cualidad de sujeto nos
permite apercibirlo en su semejanza y en su desemejanza.

EL SUJETAMIENTO

La cualidad de sujeto asegura la autonomía del individuo. No obstante, este puede ser
sujetado. Ser sujetado no significa ser sojuzgado desde el exterior, como un prisionero o un
esclavo. Significa que una potencia subjetiva más fuerte se impone en el centro del
dispositivo lógico egocéntrico y, literalmente, subyuga al individuo, que entonces se
encuentra poseído en el interior de sí mismo.
EL SUJETO Y LA MUERTE

Ahora podemos comprender mejor la consciencia humana de la muerte: la muerte no es


solamente la descomposición de un cuerpo, es al mismo tiempo la aniquilación de un
sujeto. La extrema objetivación de la muerte, descomposición y aniquilación, va a la par de
su extrema subjetivación, dado que lo que resulta aniquilado es el sujeto, la muerte es la
unión de la objetivación y la subjetivación absolutas.

CURIOSO SUJETO

Al tiempo que es irreductiblemente singular, el sujeto individual es un punto de un


holograma que contiene el todo de la trinidad humana (individuo-sociedad-especie). Hemos
visto precedentemente que en cada enunciado del Yo está el cerebro biológico y la cultura
social. Cuando el sujeto puede abrir su Nosotros al otro, sus semejantes, a la vida, el
mundo, se vuelve rico en humanidad. Por ello de forma diferente según los individuos y las
condiciones, el individuo sujeto experimenta la autoridad social, la impronta y la norma de
una cultura.

El YO, EL ELLO Y EL SUPER YO.

Según Sigmund Freud, en cada individuo existe un aparato psíquico cuya base es un
inconsciente lleno de deseos y necesidades que conforman el mundo interno propio de cada
sujeto, el cual se dividieron en tres síntomas físicos:

EL ELLO

Es todo lo inconsciente, aquí se encuentran los instintos , deseos, experiencias, energías


psíquicas de índole erótica o libidinal, las energías psíquicas de origen agresivas o
destructivas y aquellas de naturaleza sexual. Esta instancia está constituida por los impulsos
de origen instintivo, rigiéndose por el principio de placer (búsqueda de satisfacción
inmediata del impulso). Es decir, representa el instinto. “De nuestras vulnerabilidades
vienen nuestras fortalezas.” SIGMUND FREUD

EL YO

Es la parte de la personalidad que se organiza como consecuencia de la influencia de la


mente. También el Yo es quien viene a representar a la conciencia o a lo consciente de la
tópica anterior. Se encuentra en relación de dependencia respecto al Ello y al Superyó. Es la
instancia psíquica encargada de defender al sujeto ante la percepción de algo desagradable,
poniendo en marcha el proceso de represión. Es importante resaltar que El Yo actúa como
mediador entre el sujeto y la realidad proveniente del mundo exterior y, entre el Ello y el
Superyó. Al estar en contacto con la realidad el Yo se presenta como adaptativo. Siendo
responsable de mantener el organismo en equilibrio. SIGMUND FREUD

EL SUPER YO.

Es la instancia de la personalidad que interioriza en el niño como la ley paterna, y la norma


social de la población, con sus exigencias y prohibiciones. Es la forma de integrar el
individuo a la sociedad.
Según Freud, el supero yo es la tercera instancia componente del aparato psíquico,
resultante de una separación del Yo. Aparece como crítico y juez censurándolo. Es la parte
inconsciente de la personalidad que controla las actividades conscientes. El Superyó
representa las ideas de auto-conservación, la conciencia moral, la autocrítica, la culpa y el
autocastigo entre otras. Su misión es ir en contra de la gratificación de los impulsos que
rompan con la ética y moral del sujeto. Es el soporte de todas prohibiciones y de todas las
obligaciones sociales y culturales. Es una instancia formada a partir del complejo de Edipo,
donde el niño logra realizar las identificaciones con los progenitores, con sus exigencias y
prohibiciones esta instancia es entonces representante de los ideales a los que el Yo aspira
ser. SIGMUND FREUD

Para concluir con lo bien dicho, la ética y sus principios es un tema el cual todos debemos
abarcar ya esto es lo que nos diferencia y nos identifica como personas, debemos construir
nuestros propios valores y principios. Aprender con el pasar de los tiempos que entre
mejores personas seamos, construimos un mejor mundo, donde prime primero la ética, la
educación, los valores, los principios creados por nosotros mismos. Cerrare por último con
esta pregunta ¿Eres de las personas la cual lleva una ética y principios que aportan aspectos
positivos a la sociedad?

REFERENCIAS

Platón, 2003c, pp. 289-413 capítulo Fedro.

SIGMUND FREUD, aparato psiquico.

BIBLIOGRAFIAS

https://es.slideshare.net/nuvia12/ensayo-aparato-psiquico

https://es.calameo.com/read/003379349f935c47c2d12

http://eticacur.blogspot.com/2011/11/relatoria-clase-de-martes-15-de.html

https://es.slideshare.net/danielapanessocortes/ensayo-de-la-tica