Está en la página 1de 5

3. ¿Cuáles son las causas frecuentes de diarrea en el paciente con VIH?

Microorganismos como Cryptosporidium parvum, Microsporidium, Cyclospora


cayetanensis e Isospora belli son los principales causantes de diarrea en pacientes
con VIH producidas por parásitos. Aunque se ha reportado que Blastocysistis es una
causa importante de diarrea en pacientes naive a terapia antirretroviral. Otros
parásitos más comunes en contexto general como Giardia lamblia, Entamoeba
histolytica, Strongyloides stercoralis, Ascaris lumbricoides y Ancylostoma duodenale
tienen menos importancia epidemiológica. Los portadores de VIH que tienen valores
de CD4 menores a 200 células/uL tienen un alto riesgo de tener diarrea
independientemente del agente causal en comparación con los que tienen 500 o más.

Las microsporidias son un organismo eucariote intracelular obligado. Las especies que
afectan a los humanos son: Nosema, Vittaforma, Brachiola, Pleistophora,
Encephalitozoon, Enterocytozoon, Septata y Trachipleistophora. La infección por este
organismo afecta especialmente a intestino delgado y puede invadir el tracto biliar si la
infección progresa. Otros órganos afectados incluyen el hígado, riñones, senos
paranasales y cerebro. Sus complicaciones son más frecuentes en pacientes con
cuentas + de CD 4 por debajo de 100 células.

Las bacterias aisladas son las mismas que las detectadas en pacientes
inmunocompetentes: Escherichia colli, Salmonella y Shigella, sin embargo, los
pacientes inmunocomprometidos están en mayor riesgo de infecciones prolongadas y
enfermedades invasivas particularmente por Salmonella no tifoidea y Campylobacter
jejuni. Enfermedad avanzada por VIH está asociada a un aumento de riesgo entre 198
y 304 veces de una infección invasiva y en diversos sitios por Salmonella. En el caso
de C. jejuni, otro organismo asociado comúnmente a diarrea en inmunocompetentes
es una causa importante de enfermedad invasiva y de morbilidad y mortalidad en
pacientes con VIH, con una incidencia promedio 39 veces más alta que en pacientes
sin VIH. Además, en pacientes con VIH es más probable que tengan una enfermedad
debilitante requiriendo periodos prolongados con antimicrobianos, con una mortalidad
reportada por enfermedad invasiva de 33%. No hay diferencia aparente entre la
condición inmune y las especies aisladas de Shigella, aunque hay un incremento de
aproximadamente 20 veces el riesgo de desarrollar gastroenteritis en pacientes con
SIDA que portan la bacteria en comparación con la población general. En un estudio
de tendencias de la etiología de diarrea se propone a C. difficile como la causa más
común de diarrea en pacientes adultos infectados con VIH en los Estados Unidos.

Los agentes infecciosos que causan diarrea en el inmunocomprometido.

 Bacterias

o Salmonella spp
o Shigella spp
o Campylobacter spp
o Clostridium difficile
o Clamydia trachomatis
o E. coli

 Mycobacterias

o M. avium
o M. tuberculosis
o Parásitos
o Cryptosporidium spp
o Cytoisospora belli
o Giardia lamblia
o Entamoeba histolyrica
o Blastocystis hominis
o Cyclosporas sppp
o Strongyloides stercoralis

 Virus
o CMV
o Adenovirus spp
o Rotavirus spp
o Norovirus
o Herpes simple
o VIH

 Hongos
o Microsporidium
o Histoplasmosis
o Candida spp

 Otro
o Enterocolitis neutropenica

4. ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para esta paciente?

En la población VIH la prueba de PPD, debido a la situación de anergia que padecen


muchos de los infectados, carece del poder discriminativo que posee en los
inmunocompetentes. La falta de sensibilidad en los VIH del PPD obliga al
planteamiento de profilaxis universal con isoniacida en la población VIH

Un problema añadido a esta potencial recomendación de profilaxis universal en los


VIH es el debido a la posible falta de cumplimentación, debido a que en nuestro país la
mayoría de los infectados por el VIH poseen el factor de riesgo de toxicomanía, con un
porcentaje elevado de falta de cumplimentación. Además, la hepatopatía crónica
frecuente en esta población favorece el riesgo de aparición de toxicidad a la
isoniacida. La duración de la quimioprofilaxis es de doce meses con isoniacida (300
mg/24h).

Se han propuesto pautas más cortas con tres tuberculostáticos (rifampicina,


isoniacida, pirazinamida) para realizar la quimioprofilaxis, en un intento de evitar la
falta de cumplimentación, ya que con ello se reduciría el tiempo de tratamiento
profiláctico a tres meses.

La decisión de iniciar el tratamiento con tres o cuatro fármacos se basa en la tasa de


resistencia primaria a isoniacida.

Los fármacos que se utilizan son: rifampicina (600 mg/día), isoniacida (300 mg/día),
pirazinamida (20-30 mg/kg/día) con o sin etambutol (15-25 mg/kg/día) durante los dos
primeros meses; se completará el tratamiento con rifampicina e isoniacida a las
mismas dosis anteriormente citadas otros siete meses.

La duración del tratamiento es un aspecto controvertido, y ante la existencia de


algunos estudios que señalan un mayor porcentaje de recaídas en las pautas de seis
meses, GESIDA (Grupo estudio de SIDA) recomienda la duración del tratamiento de
nueve meses o seis meses después de la negativización de los cultivos.
Una singularidad del tratamiento de la tuberculosis en los infectados por el VIH se
deriva de las interacciones farmacológicas entre las rifamicinas y dos familias de
antirretrovíricos: los inhibidores de la proteasa (IP) y los inhibidores de la transcriptasa
inversa no análogos de nucleósidos (ITINAN). El problema radica en la capacidad de
inducción o inhibición que poseen los tres grupos de fármacos sobre la familia de
isoenzimas del citocromo P-450, que condicionan interacciones de difícil manejo.

Por tanto, el tratamiento simultáneo inicial no es una buena opción, dado que el
número elevado de pastillas que hay que administrar dificulta la adhesión del paciente,
facilita la intolerancia digestiva y complica notablemente la identificación del fármaco
específicamente responsable de toxicidad cuando esta se presenta.

Actualmente se recomienda el tratamiento prioritario de la TB, posponiendo si es


posible entre 4 y 8 semanas el tratamiento antirretrovírico en aquellos pacientes en
que esté indicado (linfocitos CD4 inferiores a 350 céls/mm3). En el momento de
simplificar a rifampicina más isoniacida se puede iniciar el TARGA con dos inhibidores
de la transcriptasa análogos a los nucleósidos (ITAN) y efavirenz (ITINAN) con la
precaución de aumentar la dosis de efavirenz a 800 mg/día. Otra pauta posible de
tratamiento artirretroviral incluye dos ITIAN con una combinación a dosis bajas de
ritonavir (IP) y saquinavir (IP).

En caso de un deterioro inmunitario grave se puede adelantar el inicio del tratamiento


antirretrovírico.

M. avium complex (MAC) es un complejo de micobacterias ambientales no


cromógenas (grupo III de Runyon) constituido por las especies M. avium y M.
intracelulare. Hace ya años se aprobó en los EEUU la indicación de profilaxis primaria
de la infección diseminada por MAC en pacientes con infección por VIH y recuentos de
linfocitos CD4 inferiores a 100 céls/mL. La pauta recomendada consiste en la
administración de azitromicina (1.200 mg/semana), claritromicina (500 mg/24 h) o
rifabutina (300 mg/24 h).

En aquellos casos en los que se identifique agente causal deberá ser tratado de
acuerdo con esquemas terapéuticos establecidos. La aparición de la TAR ha
revolucionado el tratamiento de la infección por VIH reduciendo las infecciones
oportunistas y la mortalidad asociada a las complicaciones, por lo tanto, la TAR
representa la terapia de primera línea en la enteropatía por VIH haciendo que la
utilización de ocreótido o de nutrición parenteral sean de uso excepcional en la
actualidad. Con la finalidad de mejorar la calidad de vida del paciente es aconsejable
el tratamiento sintomático con rehidratación oral, así como inhibidores de la motilidad
intestinal (loperamida 4 mg, seguidos de 2 mg después de cada 15 deposición).