Está en la página 1de 3

“From Learning to Fragile Governance: Regional Economic Development In

Rural Peru”
Del aprendizaje a la gobernanza frágil: desarrollo económico regional en el Perú rural.
Karen Chapple, Sergio Montero

Al igual que una persona, el estado es un sistema social que debe ser
comprendido dentro de un núcleo donde a su vez se encuentren otros sistemas
que, al no ser semejantes, permiten el establecimiento de un tipo concreto de
relación, ya sea comercial, económica, cultural o social; que la encaminen por
corredores de progreso y complementariedad, con el fin de servir a la sociedad.

Para el autor una mejor comprensión de la naturaleza de las relaciones sinérgicas


entre el estado y la sociedad y las relaciones en las que se construyen con
facilidad, deberían ser un componente de las futuras teorías del desarrollo, ya que
el valor de las estrategias sinérgicas es evidente, los ciudadanos movilizados con
las agencias públicas puede mejorar la eficacia del gobierno.

Los ejemplos de sinergia involucran lazos concretos que conectan el estado y la


sociedad y permiten explorar las complementariedades, que son la forma
convencional de conceptualizar las relaciones de apoyo mutuo entre actores
públicos y privados.

La complementariedad encaja perfectamente con los paradigmas existentes en la


economía institucional y la administración pública y no obliga a repensar la división
público-privada, al contrario se puede basar en la “dedicación”, es decir en los
vínculos que conectan a los ciudadanos y funcionarios públicos a través de la
división público-privada, la cual reconoce como una parte ineludible de muchos
programas de desarrollo exitoso y con características novedosas.

La mayoría de los casos de sinergia, implican combinaciones de


complementariedad y arraigo, al separarlos no se privilegia uno del otro, sino se
obtiene un mejor análisis sobre las complejidades de las relaciones sinérgicas.
Cuando se incluye el capital social, junto con bienes y servicios se da una nueva
dimensión a la complementariedad, dando como resultado la cooperación público
privada, el autor indica un ejemplo de complementariedad que hace referencia a
una cita de Nugent (1993), donde indica que los estados efectivos brindan
entornos reglamentados que “fortalecen y aumentan la eficiencia” de las
organizaciones e instituciones locales.

Cuando los agentes públicos y los ciudadanos tienen tipos de aportes


suficientemente diferentes, “pero igualmente necesarios”, pueden producir más
eficientemente, combinando sus esfuerzos que produciendo todo de manera
privada o públicamente, el encajamiento y la complementariedad no son
conceptos que compitan con las relaciones sinérgicas, sino que son
complementarios.

La visión de sinergia que se ha presentado en esta lectura, aunque sea preliminar,


tiene fuertes implicaciones tanto para la teoría como para la práctica, se captura
las complicadas interacciones entre las identidades sociales, las normas y redes
informales y las estructuras organizativas formales que están involucradas
creando una sinergia.

La sinergia es una herramienta de desarrollo demasiado potente, para ser


ignorada por las teorías del desarrollo, cuando los funcionarios individuales se
enredan en un conjunto de estrechas relaciones con las élites que manejan vastos
recursos privados, las oportunidades atractivas para la búsqueda de rentas son
inevitables, a menos que tales oportunidades estén limitadas por poderosas
normas internas y un sistema de recompensa confiable de beneficios
profesionales a largo plazo, la corrupción probablemente se convierta en la
principal consecuencia de la arraigo.

La burocracia es el enemigo tanto del capital social como del desarrollo, los lazos
con los pobres y sin poder son mucho menos amenazadores para la integridad
institucional de las organizaciones estatales, de hecho se puede argumentar que
una de las principales ventajas de movilizar a los ciudadanos comunes es que la
movilización ayuda a equilibrar los vínculos inevitables con las elites, por lo tanto,
protege la integridad del estado como institución. En general considerar los
factores estructurales políticos y sociales asociados positivamente con la sinergia
es un tanto desalentador.

También podría gustarte