Está en la página 1de 2

DISCURSO DE ALAN GARCIA

Conciudadanos, compatriotas, compañeros, pueblo de lima, saludo emocionado,


después de 9 años, al pueblo peruano que supo ponerse de pie y marchar por
las calles lavar las banderas y echar a la dictadura para recobrar la libertad.
Y 9 años después, 9 largos años después estoy aquí para ratificar ante todos
ustedes, mi fe, mi compromiso, mi creencia profunda en el Perú, en su juventud,
en su pueblo y en propósito común que Haya de la Torre nos enseñó de hacer
en nuestra tierra una patria de pan con libertad para todos los peruanos.
Por eso, en esta hora dramática y aciaga, que recuerda el dramatismo de la
guerra con Chile, en esta hora dramática, en que hay incertidumbre, desilusión,
cólera y pena, yo vengo a traer al Perú en nombre de todos ustedes, una
propuesta de esperanza, una propuesta de trabajo, una propuesta de
descentralización y de democracia, pero quiero ante todo, hacer una confidencia
a ustedes por 9 años he caminado solo el mundo y a cada paso me decía, podrán
dejarme, podrán insultarme, podrán alejarme, pero no romperán mi fe no
quebraran mis ideas no quebraran mis compromisos no podrán impedir que este
nuevamente junto al pueblo y por lejana sea la distancia o profundo fuera el
sueño de la muerte yo sabía que algún día vendría a estar con ustedes para que
con ustedes y los demás peruanos comenzar otra vez el camino.
Por eso, porque sabía eso, vengo sin rencor, sin ningún encono, todo quedo
atrás, vengo sin vanidad ni soberbia sin triunfalismo aquí está mi mano extendida
a todos los peruanos aun a los adversarios, el dolor y la desgracia del pueblo es
muy grade para que nos dividamos, aquí está mi mano extendida por el Perú y
mi saludo a todos los candidatos mi saludo a todos los peruanos para con ellos
labrar un gobierno de unidad nacional que es lo que el pueblo quiere un gobierno
de unidad democrática para reconstruir nuestra tierra.
Yo quiero dirigirme a los jóvenes con los que voy entablar un dialogo porque ellos
jamás me escucharon les dijeron no escuches a Alan García porque te puede
convencer esa fue la mayor objeción que se me hizo apaga el televisor que te
puede convencer déjese convencer peruano déjeme explicar en democracia son
las razones, son los argumentos, es la libertad son la cifras son los datos con los
que se discute no las pasiones no las invectivas no los montajes no las patrañas
no los muñecos de lo que fue experto el régimen fujimorista le pido a esa juventud
que me escuche porque tiene el corazón abierto sin encono ni maldad y le digo
que me escuche porque yo soy aprista porque soy y seré aprista pero soy algo
más que aprista no soy solamente aprista yo acompaño a cada peruano en su
vida yo quiero acompañar a cada peruano en su preocupación y en su angustia
yo estoy con mis compañeros y con otros ciudadanos y jóvenes que han venido
a todos ellos a los jóvenes les digo estoy aquí como aprista pero estoy con
ustedes también y con todos los peruanos de manera que con todos estos
conceptos yo vengo ante ustedes pero vengo sin rencor que importa lo que
hayan podido decir de Alan García que importa lo que me hayan hecho sufrir a
mí y a mi familia que importa si lo que a mí me importa es lo que ha sufrido el
millón de desempleados lo que han sufrido todos los que trabajan 10, 14, 15
horas los que han sufrido los que ganan la mitad del salario, los que han sufrido
los campesinos que no tienen crédito.
Yo me acuerdo de ese hermoso verso de Calderón de la Barca que todos
aprendimos y repetimos porque caminando las calles y muchas veces solo yo
decía cuando pasará esto cuando volveré a ver el Perú y me comprometí a estar
después de muerto junto a ustedes en espíritu a tener la fuerza de traer mi
espíritu hasta aquí para acompañarlos y yo repetía ese hermoso verso de
Calderón de la Barca que dice yo sueño que estoy aquí de estas prisiones
cargado y soñé que en otro estado más lisonjero me vi que es la vida un frenesí
que es la vida una ilusión una sombra una ficción y el mayor bien es pequeño
que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son y a mí me parece
súbitamente un sueño estar frente a ustedes y a mí me parece súbitamente una
añoranza cumplida estar frente a ustedes y a mí me parece súbitamente que
quizás de muerto ya estoy frente a ustedes.
Yo no sé, yo no sé y no quiero despertar ni odios ni rencores ni gritos ni
vejámenes, perdono a todos los que me gritan, perdono a todos los que me
injuriaron, perdono a todos los que me dejaron los perdono en nombre del Perú
no sé a dónde me conduzca la vida no sé si me lleve a la muerte pero aquí estoy
entregando todo lo que soy otra vez al servicio de la patria.
Arriba los corazones, arriba las esperanzas, arriba la juventud, viva el Perú, viva
Haya de la Torre, Viva el Apra