Está en la página 1de 9

La Incertidumbre fiscal y el comportamiento de los agentes económicos

Yeison Felipe Giraldo Ramírez


c.c. 1053788152

Universidad Nacional de Colombia


Especialización en Gerencia Estratégica de Proyectos
Economía
Manizales
2018
La Incertidumbre fiscal y el comportamiento de los agentes económicos

Yeison Felipe Giraldo Ramírez


c.c. 1053788152

Docente:
Oscar Eduardo Meza Aguirre

Universidad Nacional de Colombia


Especialización en Gerencia Estratégica de Proyectos
Economía
Manizales
2018
La Incertidumbre fiscal y el comportamiento de los agentes económicos

La incertidumbre es un estado en el cual no se sabe a ciencia cierta qué va a ocurrir


en determinada situación. En ese orden de ideas se podría entender la incertidumbre
sociopolítica como esa situación en la que no sabemos que podría pasar con las
condiciones actuales de las políticas fiscales y de la sociedad. Es decir, como se
distribuye el gasto público y como incrementan o disminuyen los impuestos para influir
en la producción nacional, el empleo y el nivel de precios de un país (Tucker, 2002).
Esta situación en la que no tenemos la certeza de lo que va a ocurrir puede generar
una reducción en la actividad económica en el corto plazo, factores, como la inversión
privada, los salarios, las horas trabajadas, los márgenes de utilidad de las empresas,
la inflación, el consumo y las tasas interbancarias, Incluso el comportamiento del PIB
también se puede ver afectado.

Por otra parte, se puede mencionar que la incertidumbre económica no se ve afectada


solamente por factores internos, sino, también por elementos, tales como la volatilidad
de los precios del petróleo, la amenaza de guerras y la inestabilidad política, entre
otros factores, que pueden determinar el comportamiento de los agentes económicos
en función de la demanda y la oferta de bienes y servicios.

Por su parte Brandon Julio y Youngsuk Yook plantean que las inversiones del sector
privado se desaceleran cuando hay elecciones (Julio & Youngsuk, 2012), esto porque
el cambio de mandatario supone ajustes en las políticas de estado en las cuales se
pueden presentar barreras que entorpecen o acelerar las operaciones de las industrias
y al estas ser inciertas se les haría difícil calcular las ganancias marginales, esto quiere
decir que las empresas pueden perder más dinero si fijan precios bajos. Por tal motivo
y con el fin de minimizar los riesgos hay contracciones en la inversión.

Un ejemplo de lo anterior, puede ser comentarios que recibí en épocas de elecciones,


varios amigos relacionados con el medio de los negocios decían que sus operaciones
estaban paralizadas hasta que no se decidiera el futuro político del país, esto tiene
sentido ya que los candidatos planeaban propuestas diferentes con relación a las
políticas fiscales.
Los estudios de las políticas fiscales y la relación con el desempeño económico de los
países se empiezan a evidenciar alrededor de los años treinta, cuando John Maynard
Keynes propone incentivar la demanda agregada, por medio de la rebaja en las tasas
de interés. De esta manera aumentarían los créditos y de la misma forma disminuirían
los índices de desempleo, buscando un equilibrio entre el mercado de bienes y el
mercado de factores. Reactivando así la economía para salir de la crisis que se conoce
actualmente como la gran depresión.

Anterior al planteamiento de Keynes se establecieron los postulados de la escuela


clásica en donde el estado no debería dedicarse a intervenir en el sector industrial o
productivo y más bien, debería velar por la defensa, la protección contra la injusticia y
la creación de algunas instituciones que se dedicaran a suplir ciertas necesidades del
mercado.

En la actualidad se encuentra vigente la disyuntiva de si el gobierno debe o no


intervenir en la economía, este es un factor determinante en los modelos económicos
que sigue cada país (Delgado Rojas, 2017).

Desde la época de Smith y Keynes mucho se ha dicho sobre políticas fiscales. Sin
embargo, en Latinoamérica se empieza a estudiar su relación con el crecimiento
económico a partir de los años noventa, época en la cual se adelantan investigaciones
que buscan evidenciar, como los factores de la política fiscal (que comprende aspectos
como, los impuestos, el gasto público y la deuda) se correlacionan con el crecimiento
y la estabilidad económica de los países (Delgado Rojas, 2017).

De acuerdo a los estudios relacionados con las políticas fiscales, la volatilidad y el


crecimiento de los países. La incertidumbre en países de medio oriente y algunos
países africanos es mayor que la presentada por los países Latinoamericanos. Sin
embargo, para Latinoamérica la Volatilidad sigue siendo mucho mayor que para países
desarrollados, como Estados Unidos, Alemania e Inglaterra por mencionar algunos.
Los efectos que tiene la incertidumbre en nuestros países Latinoamericanos afectan
en cierta medida el comportamiento de los agentes económicos y por ende de la
economía.
Aymo Brunetti menciona que en sus estudios encontró una relación entre la volatilidad
(incertidumbre) y las tasas de crecimiento de los países, en la cual a una volatilidad
mayor se presentaban índices de crecimiento menores. Es decir que el PIB crece en
menor medida con el aumento de la volatilidad (Brunetti, 1998).

Por otra parte, se afirma que un incremento en la volatilidad del gasto público favorece
el crecimiento económico (Gong & Zou, 2002), especialmente en desarrollo de
infraestructura, que permita optimizar las operaciones, en servicios sociales y el
transporte que favorezca el bienestar de las personas y en comunicaciones. Estos
factores tienen un impacto positivo sobre el comportamiento económico promedio de
los países. Del mismo modo se correlaciona el modo en que la incertidumbre favorece
el ahorro de los agentes económicos y por esta vía la inversión y el crecimiento
económico (Miriam, 1971).

Las nuevas teorías Neokeynesianas afirman que un aumento en la incertidumbre


acerca de la política fiscal genera una contracción moderada, pero sostenida y
prolongada del PIB, el consumo, la inversión, las horas de trabajo y los salarios reales,
mientras que la inflación y las tasas de interés aumentan (Delgado Rojas, 2017).

Como se menciona anterior mente al inicio del ensayo, entre los factores que
determinan la incertidumbre en los países se encuentra la inestabilidad política, desde
mi óptica esto hace referencia a cambios bruscos en el poder ejecutivo y a cambios en
las legislaciones, dando como resultado reestructuraciones políticas que afectan el
ambiente macroeconómico de los países.

Posterior a la Constitución de 1991 en Colombia, se crearon nuevas instituciones


públicas y compromisos, lo cual aumento el gasto publico significativamente, sin este
estar respaldado por los ingresos. Esto condujo a un deterioro significativo de la
situación fiscal y requirió enormes esfuerzos para volver a un equilibrio de los fondos
públicos (Delgado Rojas, 2017).

En 1994 con la llegada de Ernesto Samper Pizano a la presidencia, se dio una


propuesta novedosa, se proponía entonces un concepto moderno de planeación
estratégica, calidad total y productividad, un estado más participativo. En oposición a
los pensamientos de la economía clásica de Adam Smith, Samper pretendía generar
un pacto socio económico entre las industrias, los trabajadores y el gobierno en el cual
habría propuestas sociales de productividad, precios y salarios.

Se proponía una mayor orientación del manejo económico, encabezada por el estado
“Concertaré las principales acciones económicas y sociales del gobierno con el sector
privado encabezado por sus empresarios, los trabajadores, las organizaciones no
gubernamentales y los voceros del sector solidario de la economía” (Ernesto Samper,
1994), este tipo de pronunciamientos en donde se propone cambiar el modelo
económico del periodo presidencial anterior puede generar una gran incertidumbre
tanto para las industrias, como para las familias.

Entre sus propuestas para el gasto publico tenía presente el desarrollo vial, las
telecomunicaciones, los puertos y la energía, para poner a Colombia a un nivel más
competitivo con la comunidad internacional(Tiempo, 1994).

Ya en el periodo presidencial de Ernesto Samper y como consecuencia de las políticas


fiscales, se presentaron resultados económicos muy débiles en Colombia y los planes
de recorte del gasto público anunciados por él tuvieron un efecto negativo en el
comportamiento de los consumidores, esto se vio reflejado en el crecimiento del PIB
que paso de 5,2% en 1995 a 2,0% en 1996.

Otra situación similar ocurrió en el gobierno siguiente (Andrés pastrana Arango 1998-
2002) y en esta ocasión se generó la incertidumbre más grande conocida hasta el
momento. Esto debido a varios factores primero a un desajuste de las finanzas
públicas extremadamente alto. Segundo la crisis hipotecaria y financiera que se vio en
el país en esa época, considerada la más fuerte de la historia y que dio como resultado
el cierre y la absorción de varias entidades dedicadas al préstamo hipotecario, incluso
algunas instituciones financieras tuvieron que ser rescatadas por el Fondo de
Garantías de instituciones Financieras (Fogafin).

Es así como el Gobierno se vio en emergencia económica y tuvo que subsidiar a los
deudores financieros. Como consecuencia de esta crisis se generó el impuesto del
2x1000 en 1998, posteriormente este gravamen se convirtió en el 3X1000 en 2000, el
cual hoy en día es el 4x1000 desde 2003.

Otro de los factores que determino la gran incertidumbre de fin de siglo fue la crisis
asiática, la cual, combinada con el déficit en la cuenta corriente, obligaron al alza de la
tasa de cambio del peso colombiano, lo que generó una recesión rápida de la autoridad
monetaria y cambiaria, generando una disminución en la demanda agregada y una
desaceleración de la inversión.

Todos estos factores dieron como resultado una desaceleración muy brusca en el
crecimiento del país pasando de 3,4% en 1997 a 0,57% en 1998 y llegando a un -4,2%
en 1999.

Con el paso de los gobiernos se han venido haciendo ajustes sobre el esquema
tributario, teniendo desde 1991 a la fecha mas de 14 reformas tributarias, esto ha
generado una gran incertidumbre por parte de los agentes económicos (los hogares o
familias, las industrias y el mismo gobierno) y costos mas elevados para la economía.
Sin embargo, podríamos decir que si se generan políticas estructuradas del gasto
público y de impuestos a largo plazo no causarían tanta incertidumbre y de la misma
manera generarían un impacto positivo en el crecimiento de la economía colombiana.

Todo lo anterior supone un riesgo para las inversiones y se conjetura que a mayor
incertidumbre mayor es el riego que corren las inversiones, esto además supondría
que si se invierte en un país con alta volatilidad los resultados o las ganancias
esperadas deberán ser mayores para sobrellevar ese riesgo. Sin embargo, es evidente
que cuando las personas comunes o empresarios deciden hacer una inversión
buscaran mercados en los cuales su inversión rinda una mayor rentabilidad y los
riesgos asumidos sean menores, es el caso de la inversión de colombianos en La
Florida, Estados Unidos, en donde ocuparon los primeros puestos en inversiones
inmobiliarias (Editos Revista, 2018). Uno de los motivos de este aumento en la
inversión de los colombianos en el extranjero se puede relacionar con la incertidumbre
electoral del presente año en donde se tenían dos ideologías opuestas (Izquierda y
Derecha).

Como conclusión podemos decir que la incertidumbre o la volatilidad es un obstáculo


para el libre comportamiento de los agentes económicos, ya que estos limitan sus
actividades dependiendo de la incertidumbre socio política, lo que repercute en el
comportamiento de los mercados. De esta forma las familias pueden entran en
recesión, ahorro o movilizar su inversión; las industrian desacelerar la inversión,
reducir la oferta de empleo, los salarios o trasladarse a mercados que ofrezcan
condiciones más estables para el desarrollo de su actividad económica. Afectando por
consiguiente el crecimiento económico del país lo cual se ve reflejado en las
variaciones del PIB. Por tal motivo se deben establecer políticas que propendan por la
estabilidad macroeconómica de los países para minimizar el riesgo en la inversión
privada, minimizar la inestabilidad de los hogares y aumentar la confiabilidad del
gobierno.
Bibliografía
Alfonso, A., & Furceri, D. (2010). Tamaño, composición, volatilidad y crecimiento
económico del gobierno. European Journal of Political Economy.

Brunetti, A. (1998). Policy volatility and economic growth: A comparative, empirical


analysis. European Journal of Political Economy.

Delgado Rojas, M. E. (2017). Efectos de la incertidumbre de la política fiscal sobre la


economía colombiana. 28.

Editos Revista. (2018). Incertidumbre política previa a las elecciones impulsa


inversión de los colombianos en Estados Unidos. Revista Empresarial y
Laboral, https://revistaempresarial.com/finanzas/incertidumbre-politica-
impulsa-inversion-en-estados-unidos/.

Gong, L., & Zou, H.-f. (2002). Efectos del crecimiento y la volatilidad en los gastos
públicos en crecimiento económico: Teoria y Evidencia. Anales de Economia y
finanzas .

Julio, B., & Youngsuk, Y. (2012). Political Uncertainty and Corporate Investment
Cycle. The Journal of Finance .

Miriam, L. J. (1971). Incertidumbre y consumo optimo. The Econometric Society.

Reina , M., Zuluaga, S., & Rozo , M. (s.f.). El papel del Gobierno y la politica Fiscal.
Departamento de Comunicacion Institucional Banco de la Republica.

Tiempo, R. e. (9 de Agosto de 1994). Samper Cambia el Rumbo Económico. El


Tiempo, págs. https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-190644.

Tucker, I. B. (2002). Fundamentos de Economia . Thomson International.