Está en la página 1de 4

Los procesos geológicos responsables del relieve terrestre se pueden clasificar en

exógenos o externos y endógenos o internos.

La energía que mueve estos procesos esta relacionada con las fuerzas naturales del
planeta; los dos grupos de procesos interaccionan permanentemente como parte del
sistema global de la Tierra.

Los agentes exógenos responsables de los cambios geológicos son de tres tipos:

 Atmosféricos
 Biológicos
 Hidrológicos

Los atmosféricos son el viento, la temperatura, los rayos, los meteoritos.

El viento es responsable de la erosión eólica, proceso extremadamente lento, que se


evidencia más en los climas áridos y semi-áridos, donde hay escasa vegetación: la
superficie no está protegida, por eso el viento toma los sedimentos secos y sueltos y los
transporta en función de su velocidad, hasta un lugar donde esta disminuye con las
consecuente acumulación y formación de dunas.

Las dunas son los rasgos más comunes de la sedimentación eólica y pueden adoptar
diferentes formas según su orientación con respecto al viento: la forma y la orientación
sirven para clasificar las dunas que son transversales ( con crestas o lomas onduladas
orientadas perpendicularmente respecto a la dirección del viento, tipo una parte de los
Médanos de Coro, Venezuela); longitudinales ( lomas estrechas y alargadas en la
dirección del viento, separadas por depresiones o corredores, presentes también en los
Médanos); y las barcanas ( en forma de media luna con las puntas orientadas en la
dirección del viento, son dunas aisladas y estas también se encuentran en los Médanos).

La temperatura, por primera cosa, con sus diferencias , provoca fuertes tensiones en las
rocas, que lentamente se desintegran, En las rocas agrietadas, se deposita el rocío , las
aguas fluviales y de lluvia que con el transcurrir del tiempo, expuestas a cambios de
temperatura, provocan la lixiviación natural.

Los rayos pueden provocar grandes incendios forestales, que dejan el terreno expuesto a
la erosión.

Los meteoritos producen grandes cráteres de impacto, y, en particular, en América


(Canadá, EUA y México) se pueden observares algunos de los cráteres más grandes de la
superficie terrestre (cuenca de Sudbury en Canadá y cráter de Chicxuluben la península
de lo Yucatán en México).

Los agentes biológicos son las plantas, los animales y todos los seres vivientes de nuestro
planeta.
Las plantas, recubren la superficie y evitan la erosión del suelo, pero también, con sus
raíces, son capaces de destruir las rocas, alterarlas con el ayuda del agua, extrayendo los
minerales que ellas necesitan. De la lenta descomposición de las plantas se originan
humus, turba, antracita etc.

Algunos animales ejercen su acción destructiva en la superficie, especialmente los


rumiantes y roedores . Otros como por ejemplo los corales, formando arrecifes,
resguardan las islas de la acción de las olas del mar.

El ser humano es el agente biológico más importante por su acción destructiva a todos
los niveles. Desde hace siglos es la principal causa de la deforestación de grandes zonas
del planeta: se talaban los arboles para conseguir nuevos terrenos para la agricultura y
utilizar las maderas para construcción de viviendas, barcos, o para la calefacción. Desde
el siglo XIX su acción se ha vuelto más dañina, con el nacimiento de la industria que
produce desechos contaminantes y por la explotación petrolera y de otros minerales.

Por agentes hidrológicos se entiende el agua en sus diferentes manifestaciones: mar, ríos,
lagos, glaciares y agua de lluvia. El agua es siempre el más importante agente exógeno
del modelado terrestre; en el ciclo geológico, las operaciones que rebajan o destruyen el
relieve terrestre se denominan denudación y esas son:

Meteorización

Transporte

Erosión

Sedimentación

Por meteorización se entiende la desagregación o alteración de las rocas por acción del
agua, hielo (también las plantas son las responsables).

Transporte es el traslado de los materiales meteorizados por los ríos, mar, hielo (también
por gravedad o por el viento).

Erosión se utiliza comúnmente como sinónimo de transporte porque es el resultado final


de la meteorización y del transporte.

La sedimentación es la acumulación de los materiales transportados en el mar, lago, río


o en llanuras, piedemontes y valles; los deltas, playas y dunas resultan de este proceso.
Más especificadamente :

los ríos como agentes hidrológicos modifican el relieve con la sedimentación formando
llanuras de inundación y deltas y con la erosión forman terrazas;

el mar con la sedimentación forma: playas, lagunas, tómbolos (estrechas lenguas de tierra
que unen una isla a la tierra firme), y con la erosión: acantilados, plataforma de abrasión
(espacio llano situado al frente del acantilado por erosión del mismo), cuevas, arcos,
agujas;
y el hielo de los glaciares forma por sedimentación las morrenas (depósitos de materiales
arrasados por el glacial) y por erosión circos (depresiones semi-circulares de paredes
escarpadas), valles, estrías (rayaduras en las rocas), aristas (cresta agudas que separan dos
circos vecinos) y picos piramidales.

Las aguas de lluvia ejercen una acción erosiva en la superficie y las que se infiltran en el
terreno forman capas acuíferas, cavernas. Su acción es también disolvente con las rocas,
especialmente con las rocas calizas y química transformando los materiales con los cuales
viene en contacto.

Los agentes endógenos son de tres tipos:

 Sísmicos
 Tectónicos
 Volcánicos

Los sísmicos son los terremotos y maremotos, mejor conocidos como “tsunami” en la
actualidad. Los terremotos son movimiento bruscos de la corteza terrestre y se diferencian
en terremotos y tsunami dependiendo del hipocentro de los mismos: si está situado en
tierra firme se habla de terremoto y si está situado debajo del mar, las grandes olas que
generan toman el nombre de tsunami. El hipocentro es donde, en el interior de la Tierra
se genera el terremoto (se define superficial cuando está situado entre los 70 km de
profundidad, pero puede generarse hasta los 700 km de profundidad, en el interior de la
Tierra), mientras que el epicentro es el punto directamente arriba del hipocentro, en la
corteza terrestre. Los terremotos son provocados por acumulación de energía (más que
todo de origen tectónica) en el interior de la corteza terrestre que en algún momento tendrá
que liberarse. Su magnitud se mide con la escala de Richter, que representa la energía
sísmica liberada en cada terremoto y es basada en el registro del sismógrafo. Las zonas
con mayor actividad sísmica son: el “cinturón de fuego del Pacifico”, la “franja
mediterráneo-asiática” y las “dorsales oceánicas”.

Los tectónicos se dividen en movimientos epirogénicos y orogénicos, agentes


modificadores muy lentos. Los epirogénicos son ascensos o descensos (movimientos
verticales) de la corteza terrestre, de extrema lentitud y afectan a los continentes: se
pueden notar en playas levantadas sobre el nivel del mar, o en tierras sumergidas por el
avance de los mares ( Escandinavia, Canadá y el norte de Estados Unidos se levantaron
por procesos epirogénicos en el post-glacial). Los movimientos orogénicos producen
deformaciones y plegamientos de los estratos por causas horizontales formando así las
montañas; están concentrados en dos cinturones el peripacifico y el mesogeico.

Los volcánicos son el magmatismo que puede se externo y se conoce como volcanismo
(el magma sale de la corteza terrestre en erupciones de diferentes tipos), o interno y se
conoce como plutonismo (los magmas se solidifican internamente). La energía calorífera
interna (entre 700-1500° C) funde los materiales y genera el magma que es una mezcla
de sólidos (cristales y fragmentos de rocas), líquidos ( en su mayoría, silicatos) y gases (
hidrógeno, oxígeno).

Las erupciones de los volcanes pueden ser de tipo:


 Hawaiano: hay muy poca explosiones y proyecciones, da lugar sobre todo, a
coladas de lava fluida. Forma grandes volcanes de conos muy planos pero cuyo
diámetro puede alcanzar varias decenas de km.
 Peleano: recibe su nombre de las observaciones realizadas en la montaña Pelée
en la isla de la Martinica. Su principal característica es la emisión de nubes
ardientes, suelen producirse también lavas muy viscosas que fluyen con dificultad
y que puede alzarse en forma de agujas en el seno del cráter.
 Estromboliano: en el archipiélago de las islas Lipari (Italia) está el volcán
Strómboli que se caracteriza por erupciones explosivas con gases y cenizas; el
penacho volcánico, en forma de sombrilla, puede subir muy arriba antes de
provocar la lluvia de cenizas.
 Vulcaniano: Vulcano, vólcan situado también en las islas Lipari, se caracteriza
por la eyección violenta de lavas viscosas, gases y cenizas que forman bombas
volcánicas. El nombre de la isla y de allí de los volcanes deriva de Vulcano, el
dios del fuego de la mitología romana.

Los volcanes activos en la actualidad, son alrededor de 500 y se encuentran ubicados en


el “cinturón de fuego del Pacífico” (representa el 80% de los volcanes , comprende Japón
, Filipinas, Nueva Zelanda y toda la costa americana); en la zona “mediterráneo-asiática”
(se extiende del océano Atlántico hasta el Pacífico en sentido transversal, y sus volcanes
más conocidos y estudiados desde el antigüedad son los italianos Vulcano, Strómboli,
Etna, Vesubio); la zona índica” (volcanes activos en la isla Reunión y en las islas
Comores); la “zona atlántica” ( actividad en la parte norte y central en diferentes islas)y
la “zona africana” ( va desde Mozambique a la Turquía).