Está en la página 1de 8

GRAN LOGIA MIXTA DE CHILE

Respetable Logia ARIEL N° 38


Trazado de Segundo Grado
A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.

“La Filosofía del Grado de Compañero”

HHCC Luis Amigo Aliste

Valle de Santiago, Junio del año 2017 ev


LA FILOSOFÍA DEL GRADO DE COMPAÑERO

INTRODUCCIÓN

La utilización del conocimiento masónico adquirido hacia la construcción de una

sociedad mejor en la cual sea vencida la inequidad entre los hombres es, sin duda, la

gran premisa por la cual un iniciado quiere hacer sus votos masónicos.

El Masón debe ser un ser de acción social en un sistema humano complejo, en que la

desigualdad conlleva a un proceso truncado en la educación y este a su vez, lo ata a

un mediocre desarrollo que lo mantiene ciego a las verdades de la vida. Sin duda que

el vivir en un mundo dual dicotómico, es en sí mismo una gran limitante en el

desarrollo espiritual del ser humano.

El Q:.H:. Aprendiz tiene como misión primera el reconocer la Unidad del Principio de

Vida, la Dualidad de su manifestación en los pares de opuestos y complementarios y

la Ley del Ternario que hace fecunda esta Dualidad y reproduce al infinito esa misma

Unidad en la Multiplicación de la creación. A su vez, se debe compenetrar en los

principios básicos en los cuales se basa la Filosofía Masónica.

El estudio y comprensión del Arte Real, está precisamente determinado dentro de las

Ciencias del Segundo Grado; y por lo tanto, es el complemento indispensable, para la

preparación del masón que desea progresar en este camino.


DESARROLLO

Según lo expresado por Aldo Lavagnini

“Como con el cribo en Eleusis se separaban los granos amarillos del trigo
(consagrados a Ceres) de las negras semillas de amapola (consagradas a Morfeo),
así le compete al Compañero discernir claramente entre la clara simiente de la Verdad
que conduce a la fuente de Mnemósima, la memoria o conocimiento de la Realidad,
con cuya bebida se consigue la inmortalidad y la negra simiente del error que conduce
al Leteo, la Fuente del olvido que produce la muerte de la conciencia, sepultada en la
ilusión de la materia..”

El Iniciado busca elevar su nivel de conciencia, profundizar sus conocimientos,


ensanchar su campo de búsqueda.

Va al descubrimiento de su mundo interior y del mundo exterior, ayudándose de las


Herramientas simbólicas.

En la Masonería Operativa era tradición antigua que el Compañero se forme por el


estudio y la práctica, por la reflexión y la acción, viajando de ciudad en ciudad, de
cantera en cantera, tradición siempre viva que modelaba al Compañero Operativo.
Pero en la masonería especulativa, esta tradición se traduce y encarna en los 5 viajes
simbólicos realizados en la Ceremonia de Aumento de Salario o Tenida de aumento
de Salario. Así, los cinco viajes que se emprenden con las Herramientas masónicas
corresponden a cinco etapas de la Construcción del Templo simbólico y son estas las
que contienen las semillas que el Q:.H:. deberá cosechar para su perfección.
Por este motivo, es fundamental repasar el significado de cada viaje ya que es aquí
donde está la esencia de la filosofía del grado.
Primer Viaje Simbólico (Reconocimiento de los sentidos)
Con el mazo y el cincel en las manos la tarea inicial del Compañero es de perseverar
en el desbastamiento de la piedra bruta. Cualquiera sean los progresos adquiridos, el
Compañero no podrá dispensarse del manejo duro y penoso del Mazo, ni de conducta
atenta y prudente del Cincel. Será necesario que se conozca mejor para desarrollar
todas sus potencialidades de manera fecunda y armoniosa.
La primera etapa de la construcción, prepara los elementos del edificio.
“Con sus sentidos utilizará el Mazo y el Cincel para pulir la piedra. Ejerce y educa tus
cinco sentidos para mejorar tus facultades intelectuales y morales. Así progresarás en
el verdadero camino”.

Segundo Viaje Simbólico (El Arte)


Con la escuadra y el compás en sus manos, al QH:. Se le instruye en el uso y manejo
de estas herramientas: manejar la Escuadra, es verificar si la piedra tallada tiene la
forma perfecta que le permitirá encontrar su lugar en la edificación del Templo; Saber
manejar el Compás, es descubrir progresivamente el mundo partiendo de un punto
central, donde el Q:.H:. es aquel punto.

Escuadra y Compás permiten también trazar una gran cantidad de figuras


geométricas; pueden también expresar nuestras facultades de imaginar, de proyectar
y de realizar.

Así, la segunda etapa de la construcción es el diseño del edificio. Es decir, la


construcción del templo interior.

“Con arte, debes utilizar la Escuadra y el Compás para concebir la forma del Templo.

Abre tu corazón a las emociones y a los sentimientos nobles para acceder a la Belleza
y al Bien. Progresa así hacia la justicia y la tolerancia”.
Tercer Viaje Simbólico (La Ciencia)
Con la Regla y la Palanca en las manos se le instruye al Q:.H:. ; La Regla graduada
sirve, con el compás, para trazar los planos del Templo. Permite verificar que cada
elemento está listo para tomar su lugar en el todo.

Ella representa la justeza del pensamiento y la rectitud de la acción.

La Palanca multiplica la fuerza y permite poner en movimiento las masas pesadas a


condición de encontrar un punto de apoyo juicioso.

La palanca es la imagen de la reflexión y de la voluntad del logro, de la fuerza y de la


eficacia para cumplir el ideal.

La tercera etapa es la construcción y pone en su lugar los elementos del edificio.

“Con Ciencia, utiliza la regla y la palanca para ubicar cada elemento que hará la
estructura del Templo. Ejerce tu inteligencia, tu razón, para comprender la naturaleza
y la vida. Progresa así hacia el conocimiento”.

Cuarto Viaje Simbólico (La Humanidad)


Con la Perpendicular o plomada y el Nivel en las manos se instruye al Q:.H:.

Estas dos herramientas, son a la vez, opuestas y complementarias.

Una da la vertical, la otra la horizontal. Las dos sirven para probar la calidad del
trabajo realizado.

El nivel permite verificar que los muros del Templo se apoyen sobre bases perfectas.
Por otro lado, la perpendicular o plomada permite asegurar la perfección de su
construcción. Nivel y perpendicular significan que para progresar uno mismo o en la
Obra Común, el francmasón debe dar prueba de prudencia, de estabilidad y de
equilibrio y también de espíritu crítico e invención tratando siempre de aprender de las
distintas experiencias.
La cuarta etapa de la construcción ajusta los elementos del edificio.

“Con la Humanidad y por ella, usa la perpendicular y el nivel para edificar el Templo.

Con tus sentidos, tu corazón y tú espíritu, favorece la fraternidad y la solidaridad.

Progresa así, hacia la justicia y la igualdad”.

Quinto Viaje Simbólico (Dignificación del Trabajo)


Ya en Oriente al Q:.H:. se le entrega en sus manos la llana; La llana es el atributo del
constructor. Su lámina triangular representa el delta, su perfil quebrado evoca el

rayo de origen celeste. De esta manera ella representa la potencia creadora y


unificadora.

La quinta etapa de la construcción acaba el edificio.

“Glorificando el trabajo, usa la llana para estucar los materiales y suprimir las
desigualdades de vuestra construcción. Por el trabajo se mejora el hombre, la
sociedad y la Francmasonería. Progresa de esta manera hacia tu triple ideal”

Ahora Q:.H:. Aprendiz, para ser recibido Compañero hay que pasar de la Columna
«J» a la Columna « B »; de la claridad lunar a la claridad solar; de la perpendicular al
nivel; del estado de piedra bruta a aquel de piedra cúbica; del estudio al conocimiento.
Después del descubrimiento de ti mismo, tú progresas por etapas al descubrimiento
de los otros, usando las nueve herramientas simbólicas.

Dentro del rito de aumento de salario del Aprendiz masón, este debe realizar la
ascensión de las cinco gradas como símbolo del cambio del plano material al plano
espiritual. Estas cinco gradas deben ser edificadas por él mismo a medida que vaya
ascendiendo en conocimiento y madurez espiritual.
El primer peldaño simboliza la INTELIGENCIA que es la facultad del QH.: Compañero
para entender y comprender los misterios de las artes y las ciencias. Esta es la base
de todo raciocinio, pensamiento, discurso o explicación de la verdad aparente para
descubrir la verdad oculta.
El segundo corresponde a la RECTITUD que se apoya en la Inteligencia. Armado con
la escuadra, el masón debe medir sus actos y pensamientos con justeza y apoyado
con la inteligencia podrá discernir entre lo verdadero y lo dudoso.
Para que el QH:. Pueda propagar estos conocimientos en forma justa y recta debe
apoyarse en el sentido del tercer peldaño que corresponde al VALOR. La valentía
sobrepasa todos los terrores del mundo profano ya que ha sido preparado y poyado
por toda una fraternidad masónica.
La PRUDENCIA es el siguiente paso de ascensión. Este no es falto de valentía, por el
contrario, es la discreción, el cuidado y la cautela que el masón debe tener durante su
camino evolutivo, no tan solo para quienes lo rodean, sino que también debe ser
prudente de lo que se va develando ante sus ojos.
Amaos los unos a los otros.. Es, sin duda, la base de una verdadera sociedad por la
cual en Hermano Masón debe trabajar para hacerla realidad. La FILANTROPÍA es el
último nivel que se entrega en este grado masónico. Amor al hombre es la verdadera
razón de la existencia social y es aquí donde el Compañero debe utilizar todas las
virtudes y cualidades adquiridas durante su trayecto para beneficio de la humanidad.

Para terminar este breve y somero recorrido sobre la filosofía del grado de
compañero, no podríamos dejar afuera el símbolo más misterioso y atrayente de este
grado, La Estrella Flamígera. Esta posee un significado profundo ya que es el núcleo
de toda irradiación lumínica, es el centro de toda acción benéfica y constituye la
verdadera matriz de donde emana la luz de la Verdad. Símbolo de belleza y fuerza,
acompañada del místico y significativo número 5 (pentagrama).
Esta estrella es complementada con la letra G que en conjunción simbólica con la
Estrella Flamígera se puede entender como la emanación del conocimiento puro de
G:.A.:D.:U.: volcada hacia la perfección del hombre.

Conclusiones
cognosce te ipsum , conócete a ti mismo…

El Compañero Masón es el que contribuye con su arte a levantar una obra de


arquitectura, su edificio interior. Este grado constituye el conocimiento de las artes y
las ciencias por lo que comprende primordialmente todo el simbolismo de la
Francmasonería propiamente tal. Por tanto, este grado se caracteriza por un arduo
trabajo intelectual y de estudio cabal de la simbología masónica y de una
introspección permanente dando existencia material a los dictados de la inteligencia
superior. El Compañero obrero realiza la manifestación del trazado realizado por el
maestro. Cada uno concurre a este mandato según sea sus capacidades y evolución
personal en los misterios del Arte Real.
Las prodigiosas herramientas del Arte Real del Grado nos permitirán ascender con
orgullo hacia el nivel superior que buscamos, paso a paso, por las gradas del
Compañero.
ES MI PALABRA V:.M:.

Bibliografía: - Manual del Compañero de Aldo Lavagnini


-Cámara de Instrucción para Segundo Grado Simbólico de Oscar Ortega

También podría gustarte