Está en la página 1de 6

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones Las emociones y su importancia para el desarrollo personal
Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones Las emociones y su importancia para el desarrollo personal
Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones Las emociones y su importancia para el desarrollo personal

Las emociones y su importancia para el desarrollo personal y profesional Carmen Carrasco

¿Qué son las emociones?

Las emociones son fenómenos psicofisiológicos que representan modos eficaces de adaptación a ciertos cambios de las demandas ambientales.

Psicológicamente, las emociones alteran la atención, hacen subir de rango ciertas conductas en la jerarquía de respuestas del individuo y activan redes asociativas relevantes en la memoria. Fisiológicamente, las emociones organizan rápidamente las respuestas de distintos sistemas biológicos, incluyendo expresiones faciales, músculos, voz, actividad del SNA y sistema endocrino, a fin de establecer un medio interno óptimo para el comportamiento más efectivo.

Conductualmente, las emociones sirven para establecer nuestra posición con respecto a nuestro entorno, impulsándonos hacia ciertas personas, objetos, acciones, ideas y alejándonos de otras. Las emociones actúan también como depósito de influencias innatas y aprendidas, poseyendo ciertas características invariables y otras que muestran cierta variación entre individuos, grupos y culturas (Levenson).

Las emociones son procesos neuroquímicos y cognitivos relacionados con la arquitectura de la mente toma de decisiones, memoria, atención, percepción, imaginaciónque han sido perfeccionadas por el proceso de selección natural como respuesta a las necesidades de supervivencia y reproducción. (Sloman 1981).

De donde provienen las emociones.

Las emociones vienen de nosotros, es la manera que respondemos a los eventos. Las emociones no son buenas ni malas. Los tipos de emociones que se generan de una alta autoestima son las que utilizamos en forma positiva. Digamos por ejemplo que sentimos bronca. En vez de usar esta bronca para planear y hacer una venganza, podemos usar esa bronca para alcanzar una meta. Diferencia entre emociones y sentimientos.

¿Cuál es la diferencia entre sentimientos y emociones? Si estamos recordando algo por ejemplo, unas vacaciones que disfrutamos mucho, estas memorias provocan sentimientos de paz y alegría dentro de nosotros. Estos tipos de emociones serían la expresión de: "Me siento feliz". Por otro lado, si estamos recordando algo malo que nos sucedió en el pasado, esto va a provocar agitación dentro de nosotros. La reacción emocional será:" Siento bronca".

Cuando sentimos emociones saludables nos sentimos expandidos, nuestro corazón se abre. Cuando sentimos emociones negativas nos contraemos. Nos sentimos mal, perdemos vitalidad, no tenemos energía para tener una autoestima saludable, necesitamos saber cómo cuidarnos a nosotros mismos y que es lo que necesitamos para sentirnos bien. Si negamos nuestras emociones no vamos a poder cuidarnos a nosotros mismos. No podemos negar nuestras emociones, ni tampoco podemos evitarlas. Pero siempre podemos buscar maneras de transformarlas en emociones saludables.

Importancia de la comprensión de las emociones

La interacción humana con el entorno es básicamente emocional, las características distinguibles de la cognición humana respecto a otros seres vivientes parece siempre estar definida en el plano emocional, al grado tal que quienes han comprendido este hecho lo han aprovechado para vincular las emociones con objetos e identidades que normalmente no son objetos emocionales del ser humano. ¿Cómo puede un ser humano amar a un automóvil? ¿Cómo podemos apreciar más a una persona que a otra únicamente por su forma de vestir? ¿Cómo podemos amar u odiar a los individuos de una raza como si fueran una única persona? La clave para contestar estas preguntas consiste en la conversión de la entidad real en un objeto de expresión o percepción emocional. El plano de lo emocional es el plano de lo que entendemos o reconocemos como entendido, recordado y concluido en nuestras

1

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones mentes, si percibes una emoción respecto al hecho, no

mentes, si percibes una emoción respecto al hecho, no hay necesidad de discusión adicional "lo has captado". El individuo tiende a recordar con mayor facilidad a las personas con quienes, de una u otra forma, han estrechado un vínculo emocional, aun cuando sea negativo, incluso momentáneo. Las relaciones humanas y las preferencias sobre personas y grupos generadas en instantes de carga emocional son más duraderas y radicales.

Al comprender qué son las emociones y para qué sirven, la persona podrá transformarse desde una persona que

sufre y se lamenta a una persona integrada que goza de la vida.

Si "me siento triste y fácilmente me deprimo" "me enojo cuando no salen las cosas"

"no alcanzo a ser yo mism@, tengo miedo de

"

y otros sentimientos negativos, sabré que así no es como quiero vivir mi vida.

Pero entonces qué son las emociones:

Lo más básico (y que puedo comprobar ya) es:

Siempre que tengo un pensamiento Este pensamiento inmediatamente me dispara una emoción Que se siente bien o se siente mal

Allí está la base.

La base

Cada pensamiento que yo pienso, instantáneamente genera una emoción, que se siente bien o se siente mal. Eso es totalmente automático, y sucede siempre.

Cuando pienso un pensamiento tal como “yo no puedo” o “soy un fracaso”, instantáneamente me siento mal. Esa emoción negativa me está indicando la distancia entre ese pensamiento y mi esencia.

Cuando pienso un pensamiento tal como “¡qué bien que lo hice!” o “esto sí lo estoy comprendiendo bien”, instantáneamente me siento bien. Esta emoción positiva me está indicando que ese pensamiento está muy cerca de

mi esencia.

Entonces eso que siento cada vez que pienso un pensamiento es una emoción

El aprendizaje y las Emociones

Es necesario conocer perfectamente cada sensación es decir que es inteligencia emocional, pues el individuo es

capaz de transformar los sentimientos más desagradables por algo más dulce y agradable y positivo.

La combinación del Cociente Intelectual (CI) y el Cociente Emocional (CE), es la idea básica de la denominada

Psicología positiva respecto al aprendizaje. En ella se establece que la motivación tiene un carácter emocional. Por

ello el equilibrio emocional incrementa el aprendizaje. Resaltar que es el equilibrio, y no su ausencia o exceso emocional. Pues estados de ánimo bajo (depresión) o demasiados intensos (ira), conducen a dificultar el aprendizaje. Esta es la base de la Ley de Yerkes-Dobson (1908). Estos autores demostraron matemáticamente la relación entre la emoción y el aprendizaje representándola en una U invertida: a poca activación emocional, poco aprendizaje. Muestra que si la activación emocional se incrementa se eleva el aprendizaje hasta un punto óptimo a partir del cual, si se sigue aumentando el aprendizaje disminuye.

¿Para qué sirven las emociones?

La definición de qué son las emociones me impulsa a usarlas como una alarma despertadora.

Cuando siento emociones que se sienten bien, sabré que son pensamientos que me construyen, que están a favor de

mi integridad. Siendo así, me doy rienda suelta y sigo surfeando esa ola.

Cuando siento emociones que se sienten mal, reviso cuáles pensamientos son los que están provocando este disgusto. Al revisarlos, confirmaré que van en una dirección que me destruye, que me desintegra. Sabiendo esto, mejor detengo esa línea de pensamiento y reformulo.

2

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones Cuáles son las emociones - los tipos de emociones

Cuáles son las emociones - los tipos de emociones

Aunque varían mucho entre las distintas personas podemos considerar distintas categorías básicas de emociones que motivan varias clases de conducta adaptativa y que ayudan a cada una de las personas a adaptarse a la situación nueva.

Temor/Miedo: Anticipación de una amenaza o peligro que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad. Se produce como reacción ante la llegada rápida, intensa e inesperada de una situación que perturba nuestra costumbre. Con el miedo tendemos hacia la protección. En las emociones de miedo vivimos un aviso de un peligro que arruinaría un deseo que tenemos (de vivir, gozar de buena salud, tener una excelente imagen personal, caer bien a los demás, etc.). El aviso de peligro lo tenemos que entender como una evaluación compleja del posible desarrollo de lo que tememos junto a las posibilidades correspondientes de contrarrestarlo con los recursos y medios que poseemos.

Sorpresa: Sobresalto, asombro, desconcierto. Es muy transitoria. Puede dar una aproximación cognitiva a los hechos que estamos viviendo para saber qué pasa. También ayuda a orientarnos frente a la nueva situación.

Tristeza: Pena, soledad, pesimismo. Nos motiva hacia una nueva reintegración persona

Aversión/ Disgusto: Disgusto, asco, solemos alejarnos del objeto que nos produce aversión. Nos produce rechazo hacia aquello que tenemos delante.

Ira: Rabia, enojo, resentimiento, furia, irritabilidad. Nos induce hacia la destrucción.

Esperanza: Nos crea expectativas positivas sobre una nueva situación.

Alegría: Diversión, euforia, gratificación, contentos, da una sensación de bienestar, de seguridad. Nos induce hacia la reproducción (deseamos reproducir aquel suceso que nos hace sentir bien).

Cólera: Se produce por la frustración de no obtener lo que necesitamos o deseamos.

Frustración: La frustración se produce cuando aparece una barrera o interferencia invencible en la consecución de una meta o motivación. La frustración y los conflictos son un quehacer ordinario de nuestras vidas.

Ejemplos de Emociones Positivas

Ejemplos de Emociones Negativas

Me siento

Siento

Me siento

Siento

Bien

Bienestar

Mal

Malestar

Feliz

Felicidad

Desgraciado

Desgracia

Sano

Salud

Enfermo

Enfermedad

Alegre

Alegría

Triste

Tristeza

Fuerte

Fortaleza

Débil

Debilidad

Acompañado

Compañía

Solo

Soledad

Parece claro que la combinación de varias pueden a su vez producir otras nuevas sensaciones emocionales: la esperanza y la alegría pueden producir optimismo, la alegría y la aceptación nos hacen sentir cariño, el desengaño es una mezcla entre sorpresa y tristeza. A su vez las emociones tienes diferentes grados, varían en función de su intensidad:

Enfado ------------------------>Ira----------------------------->Furia - Intensidad >>>>>>>>>> +Intensidad.

Cuanto más intensa sea la emoción nuestra conducta estará más marcada, estará más "motivada". Existe un rango muy amplio de emociones según la intensidad de las mismas. Las emociones primarias son automáticas y cumplen una función adaptativa y saludable dentro del organismo al ayudarnos a reaccionar inmediatamente frente a un estímulo. Cuando estas emociones no son procesadas adecuadamente sufren una "mutación" y no son superadas, quedando convertidas en emociones secundarias. Es así como cada emoción primaria se asocia a una emoción secundaria:

 

Emociones Secundarias.

Ira

Rencor -violencia y odios patológicos

Miedo

Ansiedad -fobia y pánico

Amor

Dependencia

Alegría

Manía

Sorpresa

Ansiedad

Tristeza

Depresión

3

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones Comunicar las emociones Los humanos tenemos 42 músculos

Comunicar las emociones

Los humanos tenemos 42 músculos diferentes en la cara. Dependiendo de cómo los movemos expresamos unas determinadas emociones u otras. Hay sonrisas diferentes, que expresan diferentes grados de alegrías. Esto nos ayuda

a expresar lo que sentimos, que en numerosas ocasiones nos es difícil explicar con palabras. Es otra manera de

comunicarnos socialmente y de sentirnos integrados en un grupo social. Hemos de tener en cuenta que el hombre

es el animal social por excelencia.

Las emociones tienen un fundamento fisiológico: neuronal y endocrino. Lo que ocurre es que en esa estructura básica se insertan conocimientos, creencias, expectativas. Las diferentes expresiones faciales son internacionales, dentro de diferentes culturas hay un lenguaje similar. Podemos observar como en los niños ciegos o sordos cuando experimentan las emociones lo demuestran de forma muy parecida a las demás personas, tienen la misma expresión facial. Posiblemente existan unas bases genéticas, hereditarias, ya que un niño que no ve no puede imitar las expresiones faciales de los demás. Aunque las expresiones también varían un poco en función de la cultura, el sexo, el país de origen etc. Las mujeres tienen más sensibilidad para captar mejor las expresiones faciales o las señales emotivas y esta sensibilidad aumenta con la edad. Otro ejemplo son los rostros de los orientales, especialmente los japoneses, son bastante inexpresivos, pero es de cara a los demás, porque a nivel íntimo expresan mejor sus emociones.

Las expresiones faciales también afectan a la persona que nos está mirando alterando su conducta. Si observamos

a alguien que llora nosotros nos ponemos tristes o serios e incluso podemos llegar a llorar como esa persona. Por

otro lado, se suelen identificar bastante bien la ira, la alegría y la tristeza de las personas que observamos. Pero se

identifican peor el miedo, la sorpresa y la aversión. Las emociones poseen unos componentes conductuales particulares, que son la manera en que éstas se muestran externamente. Son en cierta medida controlables, basados en el aprendizaje familiar y cultural de cada grupo:

Componentes no lingüísticos de la expresión verbal (comunicación no verbal). Los otros componentes de las emociones son fisiológicos e involuntarios, iguales para todos: • Temblor. • Sonrojarse • Sudoración • Respiración agitada • Dilatación pupilar • Aumento del ritmo cardíaco

La gestión de las emociones

El manejo de las emociones se podrá alcanzar fácilmente si se permite que las fuerzas más constructivas dentro de mí sean las que eligen la dirección de mis pensamientos.

Es un error creer que el control de las emociones es como domesticar una bestia salvaje. Al hacerlo estoy bloqueando una energía que termina infectándose y yo termino prefiriendo no sentir.

Quejarme de mis emociones es tan absurdo como maldecir la alarma de mi reloj despertador por sonar a la hora programada. Si yo quiero controlar la alarma, me ocupo en programar adecuadamente la hora a la que quiero que suene. Entonces, Si quiero controlar mis emociones, elijo adecuadamente mis pensamientos.

Es un proceso de causa y efecto

Porque sentirme bien o sentirme mal es algo que me hago yo mism@ al permitir pensamientos que me construyen o que me disminuyen. El control de mis emociones empieza en el tipo de pensamientos que me permito pensar. Lo importante es que yo asuma la responsabilidad de los pensamientos que permito en mi mente.

Reformular mi pensamiento es tan solo cambiarle la dirección.

Si pienso: “no soy atractiv@”, por supuesto que siento emociones espantosas.

Si quiero controlar esas emociones, puedo reformular diciendo:

Me siento fe@ y más fe@ me verán si lo demuestro. Quiero cambiar esta perspectiva.

Porque es un asunto de actitud.

Es decir, Me apunto del lado de la actitud constructiva o del lado de la actitud destructiva.

4

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones “ Si entiendo que si me siento deprimida o

Si entiendo que si me siento deprimida o enojada, es porque me he dejado llevar por una corriente de pensamientos que me empequeñecen. Incluso, ya entiendo por qué si me quejo de mi malestar, es como ladrarle a la alarma.”

.La alarma sonará de acuerdo a cómo programo el reloj de la misma manera que mis emociones serán el resultado de cómo programe mis pensamientos.

Cómo cambiar las emociones

Aprender cómo cambiar las emociones es fácil si comprendo qué son las emociones. No necesito luchar contra ellas, sino asumir una actitud constructiva que me libera y fortalece.

La fuente de bienestar, seguridad e integridad personal está al alcance de toda persona. Cuando pregunto ¿cómo

Como evitamos sentir nuestras emociones.

Existen algunos mecanismos internos que nos mantienen alejados de nuestras emociones.

Negación y Fantasía: Cuando las personas se encuentran amenazadas, niegan lo que está sucediendo, o niegan el dolor que sienten.

Adormecerse: no sentimos nuestras emociones Tensamos los músculos, cambiamos la manera de respirar y fantaseamos sobre nuestro abandono.

Disociación: Es una forma de adormecerse instantáneamente. Involucra negación y regresión pero incluye fuertes elementos de imaginación para distraernos.

Despersonalización: Es la pérdida de la conciencia. Nos experimentamos a nosotros mismos como un objeto.

Generalmente no somos conscientes de estos mecanismos. La mejor manera de entender nuestros sentimientos es a través de tomar conciencia en el momento presente. "La clave para transformar nuestros corazones y mente es tener un entendimiento de cómo nuestras emociones y pensamientos funcionan. Necesitamos aprender a identificar ambos lados de nuestros conflictos. Con la rabia, por ejemplo, necesitamos ver cuán destructiva es la rabia y al mismo tiempo darnos cuenta que hay antídotos dentro de nuestros pensamientos y emociones que podemos usar para contrarrestarla. Entonces lo primero, es entender que los pensamientos y emociones aflictivos son destructivos y negativos, y segundo, tratar de fortalecer nuestros pensamientos y emociones positivas, que son los antídotos. De esta manera podemos gradualmente reducir la fuerza de nuestra rabia."(Dalai Lama)

La Importancia del Control en la Inteligencia Emocional

Cada emoción fuerte tiene en su raíz un impulso hacia la acción; manejar esos impulsos resulta básico para la Inteligencia Emocional. Esto puede resultar especialmente difícil, sin embargo, en las relaciones amorosas, en las que hay tantas cosas en juego, las reacciones que intervienen aquí alcanzan algunas de nuestras necesidades más profundas: ser amados y sentirnos respetados, los temores de abandono o de quedar privados emocionalmente. No es de extrañar que durante una pelea matrimonial actuemos como si estuviera en juego nuestra supervivencia misma.

El control de los pensamientos implica que uno no debe creerlos, haciendo el esfuerzo intencional de pensar en pruebas o perspectivas que los cuestionen. Por ejemplo, una esposa que siente que "a él no le importan mis

necesidades

siempre es tan egoísta", podría desafiar el pensamiento recordándose una serie de cosas que el esposo

ha hecho y que, en realidad, demuestran su cuidado. Esto le permite a ella reformular el pensamiento como: "Bueno, de vez en cuando se preocupa por mí, aunque lo que acaba de hacer fue desconsiderado y desquiciante para mí". La última formulación abre la posibilidad de cambiar y de alcanzar una resolución positiva; la anterior sólo sirve para fomentar la ira y el daño.

5

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones

Inteligencia Emocional: Aprende a gestionar tus emociones Las emociones 6

Las emociones

6