Está en la página 1de 7

La gaviota, el espino y el murciélago

Se asociaron una gaviota, un murciélago y un espino para dedicarse juntos al comercio. El


murciélago buscó dinero, el espino unas telas, y la gaviota, una cantidad de cobre. Hecho lo
cual aparejaron un barco. Pero surgió una tremenda borrasca hundiéndose la barca y
perdiéndose la carga; sólo salvaron sus vidas.
Por eso desde entonces la gaviota revolotea siempre al acecho en las orillas para ver si el
mar arroja en alguna playa su cobre; el murciélago, huyendo de sus acreedores, sólo sale de
noche para alimentarse; y el espino, en fin, apresa la ropa de los viajeros tratando de
reconocer sus telas.

Siempre volvemos a lo que es de nuestro verdadero interés.

La zorra y el cangrejo del mar


Queriendo mantener su vida solitaria, pero un poco diferente a la ya acostumbrada, salió un
cangrejo del mar y se fue a vivir a la playa.
Lo vio una zorra hambrienta, y como no encontraba nada mejor para comer, corrió hacia él
y lo capturó.
Entonces el cangrejo, ya listo para ser devorado exclamó:
-- ¡ Merezco todo esto, porque siendo yo animal del mar, he querido comportarme como si
fuera de la
tierra !

Si intentas entrar a terrenos desconocidos, toma primero las


precauciones debidas, no vayas a ser derrotado por lo que no
conoces.
La lámpara
Borracha de aceite una lámpara y lanzando una luz poderosa, jactábase de ser más brillante
que el sol. Pero en eso sopló un fuerte viento y se apagó enseguida. Alguien volvió a
encenderla y le dijo:
-Ilumina, lámpara, pero cállate: el resplandor de los astros nunca se eclipsa tan facilmente
como el tuyo.

Nunca nos jactemos como si fuera de nuestra propiedad aquello


que no depende de nosotros.

El asno y su sombra
Un viajero alquiló un Asno para llevarle a un lugar distante.

Estando el día sumamente caliente, y el sol brillando con fuerza, el viajero se paró para
descansar, y buscó refugio del calor bajo la sombra del asno.

Como esto solamente permitía protección para una persona, tanto el viajero como el dueño
del asno reclamaron dicha sombra, y una disputa violenta se levantó entre ellos en cuanto a
decidir cuál de los dos tenía el derecho.
El dueño mantuvo que él había alquilado sólo al asno, y no a él con su sombra.

El viajero afirmó que él, con el alquiler del asno, había alquilado su sombra también.
La pelea progresó de palabras a golpes, y mientras los hombres lucharon, el asno galopó
lejos.

El egoísta siempre termina sin nada.


El león y el ratón
Dormía tranquilamente un león, cuando un ratón empezó a juguetear encima de su cuerpo.
Despertó el león y rápidamente atrapó al ratón; y a punto de ser devorado, le pidió éste que
le perdonara, prometiéndole pagarle cumplidamente llegado el momento oportuno. El león
echó a reir y lo dejó marchar.

Pocos días después unos cazadores apresaron al rey de la selva y le ataron con una cuerda a
un frondoso árbol. Pasó por ahí el ratoncillo, quien al oir los lamentos del león, corrió al
lugar y royó la cuerda, dejándolo libre.
-- Días atrás -- le dijo --, te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por tí en
agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y
cumplidos.

Nunca desprecies las promesas de los pequeños honestos.


Cuando llegue el momento las cumplirán.

divinanza: el coco Adivinanza: el aguacate

Agua pasa por mi casa,


Tiene ojos y no ve, cate por mi corazón.
tiene agua y no la bebe, El que no lo adivinara,
tiene carne y no la come, será un burro cabezón
tiene barba y no es hombre
Adivinanza: la manzana

Adivinanza: el limón

Somos verdes y amarillas,


también somos coloradas,
es famosa nuestra tarta,
y también puedes comernos
sin que estemos cocinadas
Adivinanza: la pera
Agrio es su sabor,
bastante dura su piel
y si lo quieres tomar,
tendrás que estrujarlo bien.

Blanca por dentro,


verde por fuera.
Si quieres que te lo diga,
espera
Leyenda de Belice
Hay muchas leyendas que hacen referencia a La Sucia como se la llama, incluso su nombre
parte de varios motivos, pero para empezar tenemos la historia de un hombre que se
encontraba muy cerca del río y allí vio que una mujer se encontraba lavando la ropa a altas
horas de la noche, él iba de regreso a su hogar cuando pudo encontrarla por eso es que le
pareció muy extraña la situación, pero sin embargo no tuvo ninguna duda antes de intentar
coquetear con ella ya que la veía en el camino y él era un hombre soltero, por eso es que le
ofreció ayuda o acompañarla para su casa, lo que no pudo creer es lo que sucedió luego, su
rostro no se veía por la oscuridad de la noche, pero entonces al levantar la mirada se dio
cuenta que su rostro era el de un monstruo y que su aliento era totalmente fétido, esto hizo
que el hombre saliera corriendo lo más rápido que pudo al pueblo y no le pasó nada más,
pero nunca podrá olvidar su encuentro que a todo el mundo le contó atemorizado al
extremo.

Leyenda del cacao


El árbol que daba cabezas en lugar de frutos parte desde el inframundo a causa de la
molestia de los dioses, ellos estaban muy enojados por el ruido que hacia la pelota cuando
los mayas jugaban en la tierra y no se les ocurrió mejor castigo que retarlos a un duelo de
pelota, entonces jugaron todos en él, sin embargo lo que estaba en juego era la vida de estos
jóvenes, al perder, los dioses les quitaron sus cabezas y desde allí es que salió este famoso
árbol del que estamos hablando, ellos de todos modos no hubieran tenido la oportunidad
frente a los dioses con los que competían.
La leyenda del Boto
En muchos países existe la leyenda del Boto, la misma cuenta la historia de un hombre
delfín, tiene lugar sobre todo en Brasil contar sobre el Boto que es un delfín rosado, el
mismo es diferente a los demás por esto Leyenda del Boto y también por la magia que
existe tras su nombre, algunos dicen que esta leyenda no es más que una máscara para
explicar por qué las mujeres de una aldea se embarazaban, pero primero necesitan conocer
la historia para tener opinión.

No en cualquier noche, solamente en aquellas que sean de luna llena será que este delfín
diferente a los demás y por demás inteligente como todos los de su especie, se transforma
en hombre al llegar a las playas, es un hombre muy apuesto que viste bien y lleva un
sombrero consigo que nunca se saca, nadie sabe el motivo, él llega a los eventos o fiestas
en donde puede conquistar a una mujer, siempre tiene que estar cercano a la playa ya que
no se irá mucho más lejos.

Cuando haya conquistado a una chica es que la llevará al océano, no la ahogará ni nada por
el estilo como sucede generalmente con estas historias, él la dejará embarazada y luego
nadie sabrá quién es el padre del pequeño, pero cuando pregunten, la respuesta será que el
Boto es el padre del mismo, se dice que estos delfines son padres de muchos niños en el
mundo entero luego de esta leyenda, si se saca el sombrero tendrá los orificio nasales en la
cabeza que no se le quitan en su forma humana.

La joroba de los búfalos


La leyenda cuenta que estaban los búfalos jugando con los zorros de manera inocente, de
hecho ellos nunca quisieron hacerle un mal a nadie, pero lo que les sucedió es que se
encontraron con nidos de pájaros que estaban en el suelo puestos, estos pájaros anidaban de
esta manera, ellos vieron venir a los animales hacia ellos, pero no pudieron hacer nada para
impedirlo, entonces pasó que pisaron los nidos y no se sintieron mal con los llantos de los
pájaros al morir, Nanabozho tuvo mucha pena con todo lo que había ocurrido y entonces se
paró frente al búfalo y le dio un gran golpe en modo de castigo, luego encogió los hombros
para que ya no le pegue porque tenía miedo, también sucedió que los zorros se escondieron
bajo la tierra para no tener que cruzarse con Nanabozho porque temían a él y todo lo que
podría llegar a hacerles por su mal comportamiento con las aves.

Lo que hizo Nanabozho fue más sabio que un golpe, él aplicó un castigo que los
involucraría a todos por igual, le habló al búfalo y le dijo que este quedaría con esa joroba
de miedo para siempre, mientras que también habló al zorro que estaba escondido y lo sacó
de donde se encontraba y le dijo que ahora habitaría la tierra y haría madrigueras para poder
vivir en ella, ya no viviría como todos en la superficie, su castigo sigue hasta los días de
hoy donde siguen vigentes estas leyes que estableció por furia Nanabozho.

Leyenda maya corta


Una madre malcrió a su hijo al extremo, siendo que nunca le marcó los límites como debía,
tampoco lo dejaba hacer las tareas con el resto de la tribu, lo mantenía apartado, el niño
creció y ya nada quiso saber de obedecer a las personas que eran mayores a él, incluso tenía
muchos problemas con los demás miembros de su gente, así es que un día el cacique
decidió condenar a este chico por su mal comportamiento haciendo un sacrificio con él para
que todos comprendan lo mal que estaba ese grado de rebeldía y cuando su madre se acercó
para abrazarlo antes de su muerte, él la mordió quitándole la oreja y diciéndole que todo era
su culpa por no educarlo desde pequeño como era necesario.

Intereses relacionados