Está en la página 1de 1

Valorar…

Imaginate que en lugar de estar aquí, estás en un lugar Y no solo tú pagas ese precio, lo pagamos todos. Tu trabajo
agradable, tal vez una playa o una cabaña, disfrutando con está basado en el trabajo de otros, que han pagado con su vida
todas esas personas que quieres, que extrañas, que hace por cumplir, y no conforme con echar a perder tu oportunidad
mucho no ves o con quien quisieras pasar más tiempo, riendo de demostrar de lo que eres capaz de hacer, la flojera y la
a carcajadas y pasando un buen rato, creando muy buenos apatía también echan a perder el trabajo de todos aquellos
recuerdos… que te precedieron, ese trabajo que, tal vez, alguien se esforzó
por hacer bien para que tú pudieras realizar más fácil tu parte
Sin embargo, estás aquí, en el trabajo, y a pesar de saber que del trabajo en el gran orden de las cosas.
tu profesión te gusta y que te entretiene estar aquí, no
podemos negar que nos gustaría estar en ese lugar Jorge Bucay dice “Los hijos son como pequeños, parados
maravilloso con esas personas maravillosas, pasando un sobre hombros de gigantes, aunque ellos son pequeños,
maravilloso rato, pero la vida nos orilla a trabajar un poco pueden ver cosas que nosotros –los padres- no podemos ver”
más y a disfrutar un poco menos de lo que todos quisieramos. y yo creo que es cierto, nosotros no empezamos desde cero,
nuestro camino empieza hasta donde el esfuerzo de alguen
A ti, a mi, y a todos nos cuesta tiempo y vida el estar aquí, más pudo llegar, por lo tanto, es nuestro deber y
sacrificamos sueños por cumplir nuestras responsabilidades y responsabilidad llegar más allá que los que nos predecieron
cambiamos nuestras prioridades para que el trabajo –nuestro por dos motivos, el primero es porque hemos recibido más
trabajo- se cumpla. ayuda de lo que habia recibido alguien más hasta ese punto –
porque nuestro camino empieza en el límite del esfuerzo de
Pero en el fondo nuestra profesion nos gusta, nos llena, y
los que nos precedieron-. Segundo, porque debemos honrrar
aunque es imposible estar todo el tiempo motivado y
ese esfuerzo de los demás y no tirarlo a la basura, porque no
emocionado, de vez en cuando, nuestro trabajo nos llena de
nos constó a nosotros, no es nuestro trabajo y no pagamos
pasión y nos regala la posibilidad de hacer algo que satisface
nada por ello.
esa curiosidad que todos llevamos dentro. Sin embargo, el
trabajo no es fácil, a veces la pasión se va demasiado rápido y Así que cuando empieces un nuevo proyecto, un nuevo
todo se complica, el trabajo cuesta, y hacerlo bien, en tiempo trabajo, personal o laboral, recuerda hacerlo de una manera
y forma, cuenta más, todo se torna dificil y –a veces- tedioso. que les sirva de apoyo a aquellos que vendrán despues de ti -
Es en este punto donde la pasión se vuelve apatia y las ganas será un regalo invisible que le darás a alguien que tal ves
de hacer un trabajo impecable caen en el conformismo y nunca conocerás, pero recibirá lo mejor que tenias para dar-.
deseamos solo entregar el trabajo para que nuestra Y recuerda honrrar y valorar el esfuerzo de aquellos que
responsabilidad termine. Empezamos a “hacer lo que se trabajaron antes de ti y por las cuales tu trabajo ya no
pueda”, el esfuezo lo llevamos al mínimo y lo que prometía empieza desde cero, sin juzgar, porque no sabemos si ese
ser un trabajo extraordinario, se convierte en un trabajo trabajo, en el caso de que esté mal, se hizo con apatía o con
mediocre (hecho a medias), con parches aquí y allá, sin nada ahínco, no sabemos si esa parsona fue mediocre o dio todo lo
nuevo que aportar, sin reflejar tu capacidad y tu creatividad, que tenía para dar en ese momento y como nunca lo
sin tu escencia. Indigno de ti. sabremos….

Es aquí donde se nos olvida lo que nos cuenta estar aquí. Sólo valora y honrra el trabajo de los demás haciendo bien
Olvidamos que por cumplir en el trabajo nos privamos de tu trabajo, porque todos pagamos con vida el estár aquí, y a
estar con quienes amamos: pareja, hijos, amigos, padres, mi parecer, es un precio muy caro para desperdiciarlo.
familia. Olvidamos que renunciamos a realizar ese viaje que
tanto queremos hacer, a conocer esos lugares que seguro nos
gustarían, a leer esos libros que nos emocionarían, a hacer
esas cosas que disfrutariamos hacer. Trabajar nos cuesta
vivir.