Está en la página 1de 81

Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

Cuentos musicales .K)

De la tradición oral a la realidad virtual j [

•O
;o
)

La verdad de Enric Valor


=C )
"CO
SOPA DE LIBROS
Ultimas novedades en una colección
que abre las ganas de leer
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

5
Cultura, educación, convivencia
125 37
TINTA FRESCA
¿Tuyo o mío'.'

7 SUMARIO Agatha Echevarría

EN TEORÍA
Cuentos musicales 41
CLIJ
Fernando Palacios
AUTORRETRATO

14
Pablo Amargo

44
Cuadernos de Literatura Infantil v Juvenil

EN TEORÍA
Para los oídos vírgenes
Félix de Azúa LA COLECCIÓN DEL MES
Demademora de
Kalandraka

15
COLABORACIONES
Xosé Manuel González
Barreiro

La verdad de Enríe Valor


Antonio Rodríguez Almodovar Cuentos musicales
De la tradición oral a la realidad virtual
I.a verdad de Enríe Valor
46
ESTUDIO

18
EN TEORÍA
NUESTRA PORTADA
Nuestro ilustrador del mes suele
utilizar varios seudónimos para
De la tradición oral a la
realidad virtual
Consol Aguilar
Rodenas
La literatura infantil como materia rubricar su trabajo. En esta ocasión
transversal ha escogido el de Pablo Amargo, con
A. López Valero y E. Encabo Fernández
el que firma también el trabajo que le
valió el Premio Lazarillo 1999, Todas
las vacas son iguales, un álbum de
atrevido formato que, ironías de la
57
26 vida, le han editado
incomprensiblemente en Venezuela y,
por supuesto, en Suiza, cuna de la
cultura vaquera. De este libro
LIBROS

COLABORACIONES
El cuento
Joaquim Carbó
suponemos que nos desvelará algo
más el autor en el próximo número de
la revista y quizás entonces nos
confiese también quién se atrinchera
detrás de Pablo Amargo o Páliaz,
78
AGENDA

31
LA PRACTICA
algunos de sus seudónimos, que él
utiliza, no para crear confusión, sino
que responden a un cambio de actitud
a la hora de dibujar.
82
¿Quién quiere presentar un libro? EL ENANO SALTARÍN
Juanjo López Ruiz Los viejos tiempos
CLIJ
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

Directora
Victoria Fernández
Coordinador
Fabricio Caivano
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil Redactora
Maite Ricart
Diseño gráfico
Mercedes Ruiz-Larrea
Ilustración portada
Pablo Amargo
Han colaborado en este número:
Gabriel Abril, Consol Aguilar Rode-
nas, Félix de Azúa, Joaquiín Carbó,
Centro de Documentación de la Bi-
blioteca Infantil Santa Creu (Barce-
lona), Agatha Echevarría, Eduardo
Encabo Valero, Xabier Etxaniz, Ma
Jesús Fernández, Xosé Manuel Gon-
zález Barreiro, Juanjo López Ruiz,
Amando López Valero, Teresa Ma-
ña, Nuria Obiols, Fernando Palacios,
Antonio Rodríguez Almodovar.

Edita
Editorial Torre de Papel, S.L.
Amigó 38, Io Ia. 08021 Barcelona
Tel. (93)414 11 66
Fax (93) 414 46 65
B-mail: reclij@teleline.es

Administración y suscripciones
Susana Sanz
Gabriel Abril
Horario oficina: de 9 a 17.30 (de
lunes a viernes).

A LA VENTA Deseo que me eivvíen:


• las TAPAS 1.200 ptas.*
Impresión
Grafimarc, S.L.
Carretera del Mig 193-Nave 10
LAS TAPAS Efectuaré el pago mediante:
D contrarrembolso, más 450 ptas.
gastos de envío
LHospitalet de Llobregat
(Barcelona)
Depósito legal B-38943-1988
3 talón adjunto ISSN: 0214-4123
Nombre Editorial Torre de Papel, S.L., 1996.
Con sistema especial de varillas Impreso en España/Printed in Spain El pre-
Profesión Tel
metálicas que le permite cio para Canarias es el mismo de portada
encuadernar usted mismo. incluida sobretasa aérea.
Domicilio
CLIJ no hace necesariamente suyas las
Mantenga en orden y debidamente Población C.P.
opiniones y criterios expresados por sus
protegida su revista de cada mes. colaboradores. No devolverá los originales
Provincia que no solicite previamente, ni mantendrá
Cada ejemplar puede extraerse del correspondencia sobre los mismos.
volumen cuando le convenga, sin Firma
sufrir deterioro.
Copie o recorte este cupón y envicio a:
Editorial Torre de Papel, S.L.
A^
Amigó 38, I o
I a

08021 Barcelona (España)


•Precio válido sólo para España R Esta revista es miembro de
ARCE, Asociación de Revistas
CE Culturales de España
EDITORIAL

Cultura, educación
convivencia

A veces uno se avergüenza


de su país ante aconteci-
mientos de carácter racis-
ta, que encubren además una dura
explotación del trabajo, como los de
El Ejido. Muchas declaraciones que
hemos oído sobre estos sucesos em-
económica, la injusticia social y la
indignidad moral. Ser educado es
tener algunos conocimientos y des-
trezas, pero sobre todo significa
sentir el aguijón de la compasión
por el otro, por distinto que sea; te-
ner formada una conciencia indivi-
ber tenerse a sí mismo responsable-
mente y esforzarse por asumir co-
mo propios los principios democrá-
ticos que sostienen la trama frágil
de la convivencia entre personas.
En esa ceremonia oscura del ra-
cismo movilizando a un pueblo, se
pezaban con un prólogo: «Yo no soy dual autónoma y responsable, capaz oyeron también algunas voces sere-
racista, pero...», seguido de una sar- de controlar los instintos, de pensar nas. Entre ellas, la de la directora de
ta de estereotipos y generalizacio- y actuar por sí misma. No hay cul- un centro escolar de El Ejido, una
nes abusivas. Algunos ciudadanos tura si convive con la indignidad. escuela en la que niños autóctonos y
(seguramente beneficiarios del rápi- Porque, finalmente, la cultura es sa- niños emigrantes aprenden a convi-
do enriquecimiento de la zona), sin vir día a día. Una profesora que se
la menor vacilación ni pudor, se ex- expresó pausadamente, argumen-
presaban en términos de despiadada tando acerca de las raíces del pro-
inhumanidad, de irracionalidad bár- Victoria Fernández blema, llamando a la calma y pro-
bara. Sorprendía sobre todo la ju- pugnando un entendimiento capaz
ventud de muchos componentes de de garantizar la convivencia entre
esas escuadras siniestras con palos y todos. Un gramo de razón en un
piedras que salían a «cazar moros»: vendaval de violencia irracional.
muchachos, casi niños, privilegia- Cultura y educación, venía a decir,
dos socialmente, con años de estu- pero para todos y sin convertir a las
dios y un futuro abierto ante ellos. personas en mercancías.
La cultura y la educación ¿pueden Pero, ¿qué tiene que ver todo esto,
prevenir esas conductas animales? se dirán ustedes, con «nuestro» tema,
Ambas son sin duda elementos ab- con la LIJ? Pues nada y todo. Senci-
solutamente necesarios: no hay mo- llamente que, aunque la nuestra es
ralidad ni ciudadanía sin educación. una isla pequeña y en calma, no vi-
Pero, como muestran esos sucesos vimos aislados. Y que nuestro traba-
terribles, siendo necesarias no son
suficientes. La cultura y la educa-
ción fracasan si la vida social del
W^^l^A jo en favor de los libros y la lectura
sólo tiene pleno sentido en ese mar-
co de convivencia y justicia que re-
entorno se basa en la explotación clamaba la maestra de El Ejido.
Leer es compartir
Participar con risas, sueños, sufrimientos,
r\jh^ amores, recuerdos...

Nos gustaría que compartieses experiencias


y momentos con los mejores autores i
e ilustradores internacionales y nacionales.

Las colecciones Montaña Encantada,


Gaviota Junior y Punto de Encuentro
reúnen una cuidada selección de títulos
para todas las edades; encontrarás
cuentos, relatos, obras de teatro,
poesía y mucho más.

Acompáñanos y descubre por ti mismo


que leer es sentirte único y elegido.

I/)

\;
o.
o Si
S o
< T3 <J -a < -a II
.£ XJ

a 3
7BI

i GRUPO EVEREST
EN TEORÍA

Cuentos musicales
Una nueva estrategia pedagógica
por Fernando Palacios*

Crear en los niños y jóvenes el hábito de escuchar música y de asistir a


conciertos debe ser el objetivo prioritario de toda educación musical que
se dé en el marco de una formación global del individuo. En este empeño,
ha sido de mucha ayuda la alianza cuentos-música que ha experimentado
el Departamento Pedagógico de la Orquesta Filarmónica de Gran
Canaria que, desde hace años, organiza conciertos didácticos con notable
éxito. De la experiencia ha nacido un proyecto insólito en nuestro país: la
colección de cuentos musicales, La Mota de Polvo, en el que los textos
ayudan a comprender elementos esenciales de la música. El instigador de
esta aventura, el compositor Fernando Palacios, nos desvela en este
artículo los fundamentos teóricos de la iniciativa.

7
CUJÍ 25
EN TEORÍA

T odos necesitamos alimentarnos


de arte sonoro, la música debe
llegar a nosotros desde que nace-
mos, y nadie debe privarnos de esa «am-
plificación de la vida» que proporciona
el arte. La misión de la música es sacar-
nos de la habitual reiteración de nues-
tros actos para mostrarnos un mundo pa-

_X3» A C Audit
Kçonù&co,

V3« CtS^YV' ' " '' ~ Andró Popp

^gg&WEi^®£&E^Mffl525i&

ralelo que empieza donde terminan las Pero, para que la obra musical revele posee los mismos derechos que el adul-
palabras, un lugar que no se ve, sin pun- la maravilla que lleva dentro, debe haber to. El concierto es la gran verdad de la
tos cardinales, ni peso, intangible. No alguien que depare en ella, se entregue a música, sin él la educación musical
vivir esa «otra vida» merma nuestras po- su contemplación y la toque con la vari- queda amputada.
sibilidades de ser felices, nos empeque- ta mágica de la atención. Entonces, lo
ñece, de ahí la gran importancia que tie- que simplemente era sonido se transfor-
ne en la formación del ser humano la ma en obra de arte, en vehículo de ex- El silencio de los niños
música. Es lógico, pues, que escuchar presión, en manantial de belleza, es de-
música sea uno de los objetivos funda- cir, se torna en elixir de felicidad. La El silencio en un concierto es algo
mentales de toda educación general. música es música si hay alguien que la más que un asunto de educación. Un
Hoy día, quien más y quien menos escuche, si no, no existe. En un concier- concierto precisa del silencio, no sólo
dispone de todo tipo de aparatos que nos to, la música se «vive» de otra manera, para crear el ambiente de atención im-
llevan la música enlatada donde quere- se escucha con otra intensidad. No es prescindible, sino por otra razón mucho
mos: a casa, a la calle, a los bares o a la igual la atención de una persona a la más importante: la comunicación del in-
escuela; a veces, incluso, pasa a ser una atención de mil: la fuerza del público en térprete con el público está basada en so-
presencia excesiva, un acompañamiento un concierto de música clásica, donde nidos abstractos y ordenados, y si en es-
persistente en todo lo que hacemos, que no se grita ni se corean consignas, está ta estructura entra un sonido foráneo,
produce un cierto rechazo. Para comba- en la unión de todas sus atenciones y de produce el efecto de una mina que des-
tir tales desmanes y salir de la monoto- todos sus silencios, es un «todos a truye su mensaje.
nía de la música grabada está la música una», la manera de vivir juntos un mo- En un concierto, el silencio es tímbri-
en vivo. En un concierto, asistimos a la mento irrepetible. Esta experiencia úni- co, estructural, forma parte de la obra.
fabricación de la música, al instante pre- ca de la que hablamos no es exclusiva Cuando los niños acuden motivados des-
ciso en el que ésta surge ante nosotros del público adulto: los niños deben de la escuela, se les indica la forma ideal
sin posibilidad de retorno. Vivimos un aprender a disfrutarla constituyéndose de comportamiento, se les recuerda des-
momento único y mágico, una especie como público; no sólo como proyecto de el escenario la importancia de la
de milagro que se desarrolla en el tiem- de público, no sólo como el público del atención y se les ofrece un programa
po, ante nosotros. mañana, sino un público de ahora que elaborado especialmente para ellos que
.ï » ^ K

chos hábitos, que se adquieren median-


X, 5y' te el ejercicio de atender un lenguaje
•:••• 'K-'"--. concreto, son muy necesarios para la
I v
• A. concentración, reflexión y participación
?'? en la abstracción de la música.
{ O ' (h, j 1 i/. ' — Salirse del tiempo: «El cuento ne-
:>
•••* * M . Ö •'" cesita del reposo, de un detenimiento en
el trabajo, un oído grupal. Supone dis-
tender el tiempo, tenderse en el tiempo,
oír pasar el tiempo, urdir pasatiempos.
previamente ha sido trabajado para pro- seguirla, y qué técnica utilizar durante el La palabra nos liga, nos implica, nos
curar los máximos resultados. El silen- concierto para atender a sus alumnos. guiña» (Ana Pelegrín). Tanto la narra-
cio de los niños es de ojos redondos y — La didáctica. Para alcanzar un buen ción como la música nos sustraen al
boca abierta. Se mueven más que los objetivo es importante saber el tipo de tiempo medido y real, nos introducen en
mayores —si no, no serían niños— pero concierto que se elige y la manera de lle- una cambiante burbuja donde el tiempo
son capaces de abstraerse totalmente si varlo a cabo. Hay muchas posibilidades, se extingue y deviene arte.
lo que se les ofrece es de su interés y se y cada una de ellas tiene su propio trata- — Orden y mundo: mientras escucha-
muestra en el formato adecuado. Para miento. mos, vamos ordenando cosas en la me-
ello, es indispensable que se cumplan al- moria, resaltando instantes, recreando
gunos requisitos: expresiones y comprendiendo su estruc-
— El local. El sonido del lugar impri- Música y cuentos: un idilio tura. Vamos entendiendo el mundo, en-
me carácter. La música debe escucharse permanente tramos en el juego de la imaginación
en los lugares adecuados, es decir, en au- constructiva. El texto y la música son
ditorios y en teatros con buenas condi- Música y cuento son las dos caras de esencias de orden. Existen porque están
ciones acústicas. Hay que tener en cuen- una misma moneda que nos muestran en ordenados.
ta que un lugar silencioso invita al su discurrir sus muchos puntos afines: — Esencia y unidad: con las narracio-
silencio; uno ruidoso, al ruido. — Experiencia gozosa: una narración nes compartimos el amor a lo sencillo,
— La costumbre. Poco a poco, se va es una obra de arte, y el mayor beneficio lo esencial, lo elemental, percibimos la
creando la costumbre, los niños empie- que puede aportar al niño reside en su vida como algo completo, entero, apren-
zan a considerar la asistencia a concier- llamada al eterno sentimiento de la be- demos a observar las cosas tanto en su
tos como algo normal, corno una activi- lleza. unidad como en sus partes.
dad en la que se pasa bien y que exige — Atención y asombro: el efecto de — Ensueño y fantasía: oyendo cuen-
unas formas y una actitud determinadas. encantamiento que produce el cuento en tos y músicas se amplían los límites de
— La preparación. Los profesores son los oyentes relaja la atmósfera, establece nuestra imaginación; sin nosotros saber-
la clave del éxito de los conciertos para una corriente de confianza entre el na- lo, indagamos en los tejidos sensibles de
niños. Deben entender cuál es la actitud, rrador y los oyentes y, lo que es funda- nuestra mente, intensificamos la exis-
cómo hacer el trabajo en clase para con- mental, forma hábitos de atención. Di- tencia. «Lo admirable de lo fantástico es
EN TEORÍA

continuación, la frase: su duración y en- sonar la música en los momentos funda-


tonación, sus puntos de inflexión, su re- mentales, para narrar la historia siguien-
poso y, finalmente, su «intención». Y, do los impulsos del sonido, para llevar la
por último, la forma, es decir, la manera acción al ritmo preciso de la música, pa-
como se articula todo lo anterior, cómo ra verbal izar los sentimientos que pro-
discurre de una manera lógica y cuáles duce la escucha, en fin, su capacidad pa-
son sus momentos de mayor y menor ra «contar» las historias que tiene la
tensión dramática. música y enseñar con su cuento es ilimi-
No solamente la música y la narración tada.
oral confluyen en tener una estructura de
similares rasgos, también ambas se va-
len de un catálogo de recursos comunes Gran Canaria: siete años de
para obtener expresividad en sus discur- conciertos didácticos
sos, incluso utilizan las mismas palabras
para indicar el «carácter» de cada mo- Los conciertos didácticos no enseñan:
mento: apasionado, amoroso, con bra- educan. Funcionan como motores que
vura, patético, delicado, enérgico, ex- dinamizan la planificación de la educa-
presivo, simple, jocoso, furioso, dulce, ción musical en todos sus niveles y co-
melancólico, rústico... Estoy convencido nectan a niños, jóvenes y familias con la
que lo fantástico no existe. Todo es real» de que vertebrar la música por medio de experiencia de la música en vivo. Lo ló-
(Andre Breton). cuentos es una manera muy sencilla y gico sería que los niños y jóvenes de
Cuentos y música establecen íntimas completa de alcanzar los objetivos esen- hoy, amamantados en los espasmos tele-
relaciones entre los elementos constitu- ciales de atención, goce, reflexión y en- visivos y en el estruendo generalizado,
tivos de sus lenguajes. Siguiendo un or- sueño que se persiguen en los concier- nos apedrearan cada vez que nos empe-
den natural, situamos en primer lugar to- tos, para que los niños aprendan a ñamos en hacer un concierto escolar pa-
do lo referente al sonido: mientras la voz establecer relaciones lo más directamen- ra ellos. Y. sin embargo, eso no ocurre en
cambia de registro y diferencia a los per- te posible con la música, su lenguaje, su absoluto. ¿Será un milagro?: no, es el
sonajes, la música cambia de instrumen- mensaje, su poética y su entorno. producto de un duro trabajo.
tos y de timbres; la intensidad, los Cres- Una auténtica maestra en hacer coin- La mayoría de los profesores que asis-
cendi y diminuendi, los acentos y énfasis cidir las expresiones oral y musical es ten a los Conciertos Escolares que des-
en un punto, son recursos equivalentes. Carmen Santonja: ahí están sus trabajos de hace siete años organizamos en el
En segundo lugar, están los silencios: se- para el Peer Gynt, de Grieg; El pájaro de Departamento Pedagógico de la Funda-
renos, angustiosos, dramáticos, de enla- fuego, de Stravinsky; El álbum de la ju- ción Orquesta Filarmónica de Gran Ca-
ce, místicos. En tercer lugar, el ritmo: ventud, de Chaikovsky, y Till Eulenspie- naria demuestran año tras año que se
velocidad, aceleraciones y retardos. A gel, de Strauss. Su perspicacia para dejar desviven con sus alumnos para que, con
su comportamiento y preparación, los — El momento del concierto es mági- ramos necesarios, en los que creemos, y,
conciertos salgan adelante con el máxi- co y. por lo tanto, sosegado, silencioso, por tanto, los que queremos llevar a ca-
mo aprovechamiento. Ese trabajo es el concentrado y de gran actividad interior, bo. Compartimos plenamente lo que di-
que produce el milagro. Los Conciertos lo cual no quiere decir en absoluto abu- ce el Dr. Pere Folch: «No es ninguna
Didácticos sin la preparación en la es- rrido o muermo. Los niños necesitan de fórmula romántica afirmar que sólo se
cuela, sin el apoyo incondicional de los una preparación previa para permanecer aprende aquello que se ofrece en una ac-
profesores de niños y jóvenes no sirven en esta actitud. titud básicamente amorosa por parte del
para mucho. Ellos son quienes animan a — Huimos de algarabías, gritos y educador».
la escucha, quienes fijan con el barniz broncas propias de otros lugares y oca- De esta manera, desde el año 1992,
de sus actividades el dibujo a pastel que siones. No queremos decir con esto que hemos montado cuarenta y ocho progra-
el concierto ha trazado en las sensibili- estemos en contra de la manifestación mas diferentes —distribuidos en ciclos
dades infantiles. de dichos estados de ánimo; sólo preten- infantiles y juveniles— que van desde el
Los principios básicos entre los que demos demostrar a los niños que un con- cuento con orquesta hasta la danza ba-
nos movemos para mostrar la música or- cierto no es una fiesta, ni un circo, ni un rroca, la música contemporánea o el fol-
questal a los niños son los siguientes: espectáculo deportivo... aunque no esté clore. Gracias a la continua investiga-
— La fascinación que reviste un rela- falto de humor, efusividad y alegría. En ción desarrollada con esta orquesta,
to nunca la posee una explicación. La un concierto puede disfrutarse tanto o disponemos de un amplio repertorio de
combinación música-explicación, desde más que en un espectáculo bullanguero: producciones musicales que se exportan
los puntos de vista educativo, emotivo y la diferencia es que se disfruta «de otra a otras orquestas y organizaciones de
artístico, es de mucho menor alcance manera». conciertos escolares del territorio nacio-
que el maridaje música-cuento. Las ex- — Sabemos que, en los tiempos que nal. Además de los trabajos de Carmen
plicaciones, de haberlas, se incluyen en corren, nuestros objetivos no son fáciles Santonja mencionados, contamos con
el texto. de conseguir, pero son los que conside- otros cuentos musicales: Juegos de niños
(Bizet); Cascanueces (Chaikovsky); La
mota de polvo (Palacios); Romeo y Julie-
ta (Prokofiev); West Side Story (Berns-
tein); Piccolo, Saxo y compañía (Popp):
La vuelta al mundo en una hora (varios);
Los extraños sueños de la pequeña Pino
(varios); La historia del soldado (Stra-
vinsky); El sastreci/lo valiente (Harsan-
yi): La ópera de tres peniques (Weill);
Formas y estilos del Jazz (grandes éxitos
del jazz); El amor, la vida y el sombrero
(Falla); Rosamunda, la rana soprano
(Schubert y arias de ópera): Wa be buret
futré... ayorobá (música africana); Histo-
ria de Babar (Poulenc); Los cuadros de
una exposición (Moussorgsky); etc.

LAURA TERRE, EL TORO FERNANDO/INSECTOS INFECTOS, AGRUPARTE, 1999


EN TEORÍA
r
DECORA
TU HABITACIÓN!
PÍNTALA! ¡ADÓRNALA! ARRÉGLALA A TU GUSTO!

•200?
actividades
contra el
Mato Paul Scott
Un libro lleno de las más brillantes ideas

Vi
MUJERES
FAMOSAS Cursos y seminarios

Para intentar plantear unas bases de


diálogo, para intercambiar opiniones en-
tre diferentes estamentos, para informar
sobre los programas educativos de dis-
tintos lugares... para, en fin, poner unos
cimientos sobre los que construir estruc-
turas educativas coherentes con los
tiempos que corren, el Curso Internacio-
nal «Manuel de Falla», organizado por
la Universidad de Granada, tomó la ini-
ciativa de promover una mesa de debate
en sus cursos del verano de julio de
1997, convocando un Seminario bajo el
título «Los conciertos didácticos». Este
Seminario estuvo constituido por confe-
rencias, comunicados, mesas redondas,
clases prácticas y exposición de mate-
riales diversos. Asimismo, cada jornada
se remató con un concierto didáctico de en clase de los conciertos didácticos;
diferente factura. Los temas discurrieron contraste de programas de conciertos
por los siguientes caminos: la necesidad escolares en España; programas educa-
de la música en vivo en toda educación tivos en diferentes organizaciones ex-
EDITORIAL MOLINO musical; condiciones adecuadas para ha- tranjeras; las orquestas jóvenes y los
Calabria, 166 - 08015 Barcelona cer conciertos didácticos; las orquestas y programas de conciertos; las óperas pa-
su proyección educativa; la preparación ra niños; componer para niños.
Posteriormente, en noviembre del mis- peciales, que se desarrollan a lo largo Como se puede observar, a partir del
mo año, la Orquesta Sinfónica de Galicia de este curso, son los siguientes: mode- modelo experimentado en el laborato-
promovió unas I Jornadas de Música Di- los de conciertos; formas y técnicas de rio de investigación pedagógica de la
dáctica, «La música como plataforma presentación; la actitud, el silencio, la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria
educativa», en las que se debatieron y am- atención, la voluntad de disfrutar y el se va animando, ordenando y normali-
pliaron algunos de los temas expuestos en momento mágico; voz, escenario y mi- zando el panorama de los conciertos
el Seminario de Granada. crófono; el cuento musical; participa- para niños y jóvenes en España, crean-
Estas dos primeras experiencias han ción de los niños en los conciertos. do una afición a la asistencia a concier-
sido el pistoletazo de salida para tratar La Universidad de Granada está or- tos desde temprana edad, lo que supone
de desmenuzar este gran campo de ac- ganizando para los dos próximos años un notable incremento en la demanda
ción educativa y profundizar en sus ele- un master titulado «La animación en de una mayor y mejor enseñanza de la
mentos fundamentales. Así, ha surgido los conciertos didácticos», cuyos con- música. •
en Navarra la necesidad de formar a tenidos se distribuyen en los siguientes
nuevos presentadores que puedan ejer- capítulos: cultura y educación; la orga-
cer su trabajo en las campañas de con- nización musical; escuchar música; ani-
ciertos que desde hace pocos años se ce- mar a escuchar; conciertos didácticos; * Fernando Palacios es compositor y pedagogo
musical; asesor pegagógico de la Orquesta Filar-
lebran en su capital, Pamplona. Los actividades en clase; recursos, reperto- mónica de Gran Canaria y director artístico de la
temas que se tratan en estos cursos es- rio, bibliografía y discografía. colección La Mota de Polvo.

Bibliografía

Colección de cuentos musicales La Mota de Polvo. To- diversas propuestas didácticas correspondientes a los cin-
dos los libros-disco están interpretados por la Orquesta Fi- co primeros títulos de la colección de cuentos musicales La
larmónica de Gran Canaria, dirigida por Adrian Leaper, y Mota de Polvo, dirigidas al profesorado para aplicar en el
narrados por Fernando Palacios. aula.
Títulos editados en castellano: Fernando Palacios, Escuchar. 20 reflexiones sobre música
— La mota de polvo, música y texto de Fernando Palacios; y educación musical, Las Palmas de Gran Canaria: Edi-
il. de Luis de Horna; Vitoria-Gasteiz: AgrupArte, 1997. ciones Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, 1997-
— El pájaro de fuego, música de Igor Stravinsky, texto de 1998.
Carmen Santonja, il. de Luis de Horna, Vitoria-Gasteiz:
AgrupArte, 1998. Discografía
— Peer Gynt, música de Edvard Grieg, texto de Carmen
Santonja, il. de Luis de Horna, Vitoria-Gasteiz: Agrup- Benjamín Britten, Guía de orquesta para jóvenes, narrado
Arte, 1998. por Juan Pulido, Orquesta Nacional de Francia, Dir. Lo-
— Piccolo, Saxo y compañía, música de André Popp, tex- rin Maazel. Ed. D.G.G.
to de Jean Broussolle, il. de Luis de Horna, Vitoria-Gas- Clásicos para niños (cuentos tradicionales narrados sobre
teiz: AgrupArte, 1998. fondo musical); 3 CDs. Ed. Divucsa.
— El sastrecillo valiente, música de Tibor Harsanyi, texto Francis Poulenc, El elefante Babar, narrado por Joan Ma-
de Hermanos Grimm, il. de Luis de Horna, Vitoria-Gas- nuel Serrât, Orquesta Simfónica de Barcelona i Nacio-
teiz, AgrupArte, 1999. nal de Catalunya. Dir. Salvador Brotons. Ed. Auvidis
— El toro Fernando, música de Alan Ridout, texto de Ibérica.
Munro Leaf, il. de Laura Terré; y en el mismo volumen, Sergei Prokofiev, Pedro y el lobo; narrado por José Carre-
Insectos infectos, música y texto de Fernando Palacios, ras, Orquesta de Cámara de Europa, Dir. Claudio Ab-
il. de Laura Terré, Vitoria-Gasteiz: AgrupArte, 1999. bado, Ed. D.G.G.
— Romeo y Julieta, música de Sergei Prokofiev, texto de — Pedro y el lobo, narrado por Juan Pulido, Orquesta Na-
Miguel Ángel Pacheco, il. de Manuel Alcorlo, Vitoria- cional de Francia, Dir. Lorin Maazel. Ed. D.G.G.
Gasteiz: AgrupArte, 1999. — Pedro y el lobo, narrado por Miguel Bosé, Orquesta de
Título editado en inglés, vasco y catalán: La mota de la Ópera de Lión. Dir. Kent Nagano. Ed. Erato.
polvo {The speck of dust, Haiits-izpia y La volva de pois, — Pedro y el lobo, narrado por Iñaki Gabilondo. Orques-
respectivamente), Vitoria-Gasteiz: AgrupArte, 1999. ta «Saison Russe». Dir. Andrei Tchistiakov. Ed. Har-
Cuadernos AgrupArte: cinco guías; cada una contiene monía Mundi.
EN TEORÍA

Para los oídos vírgenes


por Félix de Azúa

1 abandono de la música como he-


rramienta pedagógica ha sido una
L—Ü de las plagas seculares de la Ad-
ministración española. Por fortuna, algu-
nas iniciativas comienzan a corregir el de-
sastre. La colección de discos y cuentos
La Mota de Polvo es una acertada herra-
mienta de ayuda para aquellos padres y
maestros que consideren imprescindible
educar el oído de los niños antes de que
sean sordos a todo lo que no suene a tec-
no. Cuenta con un instrumento privilegia-
do, la Orquesta Filarmónica de Gran Ca-
naria, una de las mejores formaciones
españolas, dirigida por la experta batuta
de Adrian Leaper. Pero el proyecto parece
obra casi exclusiva de Fernando Palacios,
quien ha realizado las adaptaciones litera-
rias, ha escrito cuentos y narra los textos
con su propia voz.
Han aparecido, hasta ahora, siete volú-
menes y lo primero que debemos resaltar ramente pedagógicos, corno el del pro- de Prokofiev, Stravinsky y Grieg cautiva
es su ánimo claramente modernista. No pio Palacios que bautiza la colección, La de inmediato al oyente talludo. Sólo
hay ni una sola ñoñería en la colección y mota de polvo, o el excelente Piccolo, pondría como reparo la corrección eco-
lo que es aún más admirable, se utilizan Saxo y compañía, de André Popp. Am- lógica que abre El pájaro de fuego. Qui-
partituras de Stranvinsky o Prokofiev, así bos permiten avanzar paulatinamente zá no era preciso moralizar al cazador
como composiciones de músicos vivos por el mundo sonoro a la manera de la de mariposas, aunque supongo que Pa-
(André Popp, Tibor Harsanyi, Alan Ri- clásica guía orquestal de Benjamín Brit- lacios estaba pensando en los colegios
dout). Un segundo aspecto muy notable ten, mediante la presentación del carác- actuales y las surrealistas presiones que
es la peculiar ordenación de las pistas que ter propio de cada instrumento. Otros tí- reciben tanto de los políticos como de
permite la escucha directa del cuento en la tulos son más difíciles de imaginar en los llamados «expertos».
voz de Palacios, pero también el uso del una audiencia infantil, como El toro Fer- Cada CD se acompaña de un cuader-
fondo musical para narrar en vivo a la ma- nando e Insectos infectos, pero una vez nillo que incluye algunas preguntas para
nera de un karaoke. Requiere cierta prác- escuchados por un adulto permiten ex- prolongar oralmente la sesión y ofrece
tica, pero pronto se coge el truco. Este se- plicaciones algo más complejas. Incluso sugerencias a los maestros. Será intere-
gundo procedimiento es aconsejable para en los cuentos más claramente ilustrati- sante averiguar la penetración que obtie-
variar y adecuar el tono de voz a la au- vos, como Peer Gynt, hay siempre una ne esta colección en el mundo de la ense-
diencia de cada sesión, y también para indicación educativa, en su caso, por ñanza. De momento, el primer título, La
ampliar el cuento o deformarlo según el ejemplo, el acorde de Mi, Si y Sol que mota de polvo, editado en 1997, ya va por
capricho individual. abre la composición. su segunda edición. ¿Acabará algún día
De los títulos editados hay algunos cla- Como es lógico, la grandeza musical la sordera secular de los españoles? •
COLABORACIONES

La verdad de Enríe Valor


por A n t o n i o Rodríguez A l m o d o v a r

El pasado mes de enero


moría Enríe Valor, el
escritor y lingüista
valenciano que consagró
su vida profesional a
preservar la cultura
valenciana a través de
diferentes iniciativas,
entre ellas, y no la menos
importante, rescatar del
baúl de los recuerdos las
rondallas populares
valencianas, para
legarlas a las
generaciones venideras.
Muchos de estos cuentos
provenientes de la
tradición oral los
escuchó Valor de
pequeño, en su pueblo
natal de Castalia,
durante esos duros
inviernos en los que la
familia se reunía junto al
fuego y se distraía a los
niños con estas narraciones. El autor del artículo, escritor y estudioso de
los cuentos tradicionales, glosa en este breve texto la valiosa labor
realizada por Valor en este ámbito.
COLABORACIONES

c.
I
• .
on el nuevo ano se nos fue
tuviera realizando la tarea cultural más
importante del siglo, y en buena medida
así era. Inasequibles al desaliento, como
Salvar los cuentos populares

Conocer a Enric Valor —a quien aho-


V Enric Valor, a sus 88 de edad. se dice ahora, sintiendo la atracción, en ra se reconocerá, como pasa siempre—
^ ^ ^ ^ De mis varios contactos con cierto modo fatal, de una estrella fija en fue en cierto modo como tener la garan-
este venerable folclorista, e importante el cielo: la de la cultura popular. tía de que este oficio continúa siendo un
escritor y lingüista valenciano, guardo En diciembre del año pasado, en su seguro contra el olvido; que el legado de
sobre todo el recuerdo de una tarde llu- discurso de recepción del Premio No- nuestros ilustres antepasados no se ha
viosa del otoño de 1986, en su casa. De bel de Literatura, Günter Grass recono- disuelto en curiosidades más o menos
su profunda y discreta humanidad. cía el inmenso valor de la tradición oral decimonónicas. Enric Valor, atento por
Además del factor humano, que es en la literatura, y se remontaba, respec- demás a otros factores de la cultura en
siempre lo primero, Enric Valor trajo a to a la influencia recibida por él mismo, su lengua vernácula, tanto tiempo per-
mi inmediata consideración el ejemplo a la novela picaresca española, sabedor seguida, había sobrellevado con ejem-
de un hombre que había dedicado su vi- de que ésta había bebido a su vez, in- plar estoicismo todos esos embates, y al
da a investigar y rehabilitar los cuentos cansablemente, de los viejos relatos po- cabo ha resultado vencedor. Hoy es un
populares valencianos. Una actividad pulares de pobres inteligentes y ricos ne- referente indiscutible de la cultura va-
que a buen seguro muchos habrían con- cios, de gigantes con un solo ojo, o de lenciana, por más que los torpes gober-
siderado menor, pues ha ocurrido en pellejos de vino acuchillados por un pa- nantes actuales de esa comunidad le hi-
otros casos. Y sin embargo él estaba aje- dre celoso, de príncipes abusadores, de cieran un nuevo cerco, al no prestarse él
no a esa posible estimación, como sin tontos que devienen listos, etc. «Noso- a la pretensión, acientífica y digna de to-
duda lo estuvieron sus antecesores en el tros, tan sumamente concentrados en lo da risa, de que el valenciano sea una len-
ámbito del catalán: los Amades, Aleo- escrito, hemos conservado el recuerdo gua independiente del catalán.
ver, Serra i Boldú, etc. Y como lo estu- de la narración verbal, del origen oral de Me complace a mí, particularmente,
vieron en su día los folcloristas andalu- la literatura.» Ya antes, en 1927. lo había resaltar el que creo uno de sus mayores
ces, con Machado y Alvarez a la cabeza, dicho Vladimir Propp: «El comienzo de logros: salvar los cuentos populares va-
o los asturianos, con Aurelio de Llano, todas las literaturas cultas es folclore tra- lencianos de una muerte que ya tenían
o los castellanos, con Luis Cortés Váz- ducido». segura —como los de otras muchas par-
quez, o los Aurelio Espinosa, etc. Cada
cual seguro que se lo planteó como si es-
tes de España—, y entregárselos a las
generaciones venideras, esto último con
la ayuda de dos abnegadas profesoras,
Gemma Lluch y Rosa Serrano, que los
han puesto a circular por nuevos cami-
nos pedagógicos. Pero hay gente que
cree que esto es imposible, si no inútil,
pues suponen que esa narrativa está de-
masiado ligada a una época y a unas for-
mas de vida que ya casi no existen. Tal
impresión procede, sin duda, y en pri-
mer lugar, del prejuicio adquirido con la
lectura de versiones hermoseadas, muti-
ladas y paniaguadas de los verdaderos
cuentos populares; en segundo, de la
percepción de elementos externos que se
fueron adhiriendo a unas historias que
son, sin embargo, en su estructura na-
rrativa, formas básicas del pensamiento
simbólico. Algo que ha sido revaloriza-
do por estructuralistas, semiólogos y
psicólogos del más variado espectro, y
que surge de la única revolución cultural
que merece tal nombre: la del Neolítico.
Una y otra vez se certifica esa especie
de milagro incomprensible, por el que
un cuento como El gegant del romaní,
recogido por Enric Valor en Valencia, lo
fuese antes por Afanasiev en Rusia (El
corredor veloz), o por los hermanos
Grimm en Alemania (La bola de cris-
tal), o por varios compiladores castella-
nos (Los animales agradecidos). Así
ocurrirá con infinidad de ellos: El cas-
tell del sol (Blancaflor); El xiquet que
va naixer de peus (Los tres pelos del ¿Ha-
blo); El mig pollet (El medio pollito):
L 'amor de les tres taronges (El amor de
las tres naranjas)... Todos sustancial- do los más universales, por semejantes portadas, dado que sencillamente nues-
mente el mismo cuento, todos peculiar- entre sí; mucho más que los de la cul- tros campesinos —valencianos, andalu-
mente distintos. Nunca se insistirá lo tura académica. Costumbres, ritos, tra- ces, gallegos, manchegos—, no sabían
bastante en la deslumbrante paradoja en diciones de toda índole, mostraban un leer. Y aquí es donde la paradoja da la
que desembocó el movimiento naciona- asombroso parecido aquí y allá. El vuelta: también es evidente que no son
lista surgido como reacción contra Na- fiasco fue monumental, pero muchos los mismos cuentos, sino que cada uno
poleón en toda Europa, tras aquella bús- no acabaron de asimilarlo, ni de acep- ha tenido un desarrollo autóctono por
queda desaforada de señas de identidad tar lo que en verdad eso significa: que vericuetos insospechados, en una arbo-
en cada región, o incluso comarca, del los lazos para la concordia, y no para la rescencia de lo local que acaba produ-
Antiguo Régimen, sobre las que afian- división entre los pueblos, han de bus- ciendo ese legítimo sentir de lo propio
zar el sentimiento de una patria oprimi- carse precisamente en la cultura ances- como único, gracias a una verdad igual-
da. Sentimiento perfectamente legítimo tral. En nuestro caso, el mayor favor mente profunda: la verdad del detalle, de
contra cualquier tirano, y especialmente que nos hicieron los Hermanos Grimm la expresión, de la palabra vernácula en
si se dedica a reprimir la primera y más no fue legarnos un excelente repertorio su maravillosa exactitud. La verdad,
noble forma de expresión: la lengua ma- de cuentos alemanes, sino brindarnos también, de Enric Valor. •
terna, como ocurrió con Franco. Pero a la oportunidad de comprobar que todos
resultas de esa búsqueda vino a descu- ellos los teníamos aquí desde tiempo in-
brirse lo que nadie se esperaba: que los memorial, y no porque nuestros campe-
modos populares de cultura son a menu- ''Antonio Rodríguez Almodovar es escritor y
sinos los hubieran leído en ediciones im- estudioso de los cuentos populares.
EN TEORÍA

La literatura infantil
como materia transversal
por Amando López Valero y Eduardo Encabo Fernández"

Los autores plantean incorporar la trata de recuperar el interés de los


literatura infantil en el currículo alumnos por la palabra y de
escolar a través de permitirles desarrollar su
talleres literarios entendidos como imaginación como parte
alternativa a las tradicionales fundamental de su proceso
clases de Lengua y Literatura. Se formativo. En este sentido, se habla
de la literatura infantil como
materia transversal, como
punto de partida para que los
alumnos adquieran una
adecuada competencia
comunicativa, un dominio
lingüístico que les permita no
sólo trabajar sin problemas
las otras áreas del currículo,
sino también entender o
interpretar el mundo que
les rodea. Además, el taller
literario va a aportar
seguridad a los alumnos
respecto a sus propias
habilidades.
«Erat quidam rex in cujus imperio qui-
dam pauper habitabat...»
Gesta Romunonim

n un reino de la China vivía


un principe bello como el
l ^ día...», ¡qué añoranza nos
suscita ese comienzo! Últimamente no
es frecuente que esa modalidad de la li-
teratura infantil, el cuento, sea ejercita-
da por muchas personas. ¿Qué sucede?
Ocurre que nos hallamos demasiado im-
buidos por las imágenes y hemos olvi-
dado la palabra, despreciando de ese
modo tantos momentos de satisfacción
que ella nos ha podido proporcionar. Ac-
tualmente, las nuevas generaciones se
forman de un modo distinto a como lo
hacían antes, les falta algo, carecen de
imaginación, es hora de tratar de recu-
perarla, de dotar de importancia a la li-
teratura infantil en nuestras aulas. Ins-
tamos desde aquí a los implicados e
implicadas en los procesos educativos
para que trabajen de un modo adecuado
con esta materia —que consideramos
como transversal— con el fin de recu-
perar el gusto por las palabras y la infi-
nidad de posibilidades de combinación ñas poseen durante el día. Está bastante tende que se le dé prioridad a lo tecno-
que éstas nos ofrecen. claro por qué sufrimos el deterioro de lógico y a lo económico. Con ello des-
En este tercer milenio, parece que la nuestra lengua y también la razón por la deñamos la presencia relevante de la
formación de los docentes va a ser clave cual se produce el alto fracaso escolar. A imaginación en los procesos formativos.
en el desarrollo de los procesos educati- veces, se prefiere antes lo nuevo que lo
vos. El primer problema serio que va a bueno y eso puede ser lo que ha sucedi-
tener el educador cuando se disponga a do con las palabras. Deberemos, pues, La olvidada imaginación
planificar tiempos, espacios, recursos, buscar alternativas que consigan igualar
metodología, es la imposibilidad de di- los tiempos de dedicación a las tecnolo- La imaginación es un valor abstracto y
señar un plan de actuación cuando la in- gías y al lenguaje. La sociedad del siglo autónomo, el mejor exponente de respe-
fluencia externa (educación informal) xxi no podrá desdeñar todo el elenco de to a la libertad de la persona. Además, se
provoca que el alumnado esté desmoti- medios audiovisuales y deberá compati- va a constituir en nuestra mejor aliada
vado ante el aprendizaje de la lectura y bilizarlos con el trabajo de la Lengua sin en la lucha contra un sistema cerrado,
de la escritura. que dicha alternancia provoque altera- dominado sólo por unos pocos. La so-
No es extraña la desmotivación del ciones en el proceso educativo del alum- ciedad, a medida que se ha hecho más
alumnado, ¿por qué? El auge de los me- nado. Se trata de recuperar el interés de tecnológica, ha ido despreciando y de-
dios tecnológicos en este final de siglo los alumnos y las alumnas por la pala- jando apartada esta cualidad genuina-
es una de las causas más probables. La bra, que ésta no ocupe un papel secun- mente humana que es la imaginación y.
cultura de la imagen se ha impuesto, la dario en la escuela, sino que continúe cada vez más, los niños y las niñas son
televisión, los ordenadores, las video- siendo el vehículo fundamental de co- menos creativos y creativas. Ya no se
consolas..., han relegado a un plano se- municación entre los seres humanos. En les estimula para que generen cosas
cundario la palabra; ésta ya no es moti- ese intento por distribuir de un modo nuevas, para que trabajen con esa parte
vo de diversión, no puede competir con igualitario los tiempos dedicados a la del pensamiento que supone la diver-
la tecnología. Esta aglutina la mayor tecnología y a la Lengua, vamos a hallar gencia; cada vez con más frecuencia
parte del tiempo que los niños y las ni- un serio adversario: la sociedad, que pre- nos aferramos a lo material, a lo tangi-
EN TEORÍA

ble, ningtineando aquello que está por más orientada al arte, pero al fin y al ca- literatura concebida y adecuada para su-
conocer, aquello que imaginamos y que bo, anexa al mismo. Nuestro objetivo es jetos en edad evolutiva pone en eviden-
nos hace avanzar. Evoquemos aquella trabajar con la imaginación, fomentar cia la dificultad para definir los ámbitos
frase que versa: «Un niño que duerme un hábito creador en el alumnado para cronológicos para este especial sector
con los ojos abiertos es un niño aliena- que, de ese modo, se interese por la li- narrativo y mantiene la pervivencia de
do», por tanto, es una labor docente y fa- teratura y así conseguir nuestro objeti- un debate estético-literario y psicopeda-
miliar fomentar de nuevo en el alumna- vo: recuperar el amor y respeto por las gógico. • Diremos que, rigurosamente, es
do un interés por la imaginación y la palabras, y que éstas recobren su lugar literatura infantil sólo aquella que se ha
fantasía y, aunque debería ser algo que en una sociedad comunicativa que, por pensado únicamente para la infancia y
se trabajase en todas las áreas del currí- derecho, les pertenece. Ahora bien, ¿de va dirigida a ella, pero claro, siempre ha-
culo, es mejor comenzar desde lo más qué literatura estamos hablando? ¿Aque- llamos atenuantes en el sentido de que
próximo a la imaginación, desde la lite- lla que es inasequible para el alumnado? no se pueden incluir en tal concepción
ratura infantil inserta en el área de Len- ¿Aquella que tiene un tratamiento espe- tan sólo las obras específicas de las es-
gua y Literatura. Hay que generar en el cífico? No, hablamos de la literatura in- critoras y de los escritores, sino que tam-
alumnado una convicción de que tam- fantil como promotora de todo nuestro bién lo que los niños y las niñas hacen
bién él es creador. Como decía Rodari,1 plan de trabajo. propio al leer, lo que eligen y vuelven a
no sólo en el ámbito de la Filosofía se elegir. Tal y como expresa Jesualdo,'' el
hospedan la imaginación y la fantasía, niño o la niña sueña con un libro que tra-
también en las aulas donde se imparte El epíteto infantil duzca su inquietud y sacie plenamente
Lengua y Literatura es posible hallar es- su interés; el fin perseguido con la lite-
tos conceptos. Es preciso recuperar el ¿Qué quiere decir el adjetivo infantin ratura infantil no es ni más ni menos que
valor de la literatura, ya que ésta siempre La diversidad de expresiones utilizadas el instruir, educar y, sobre todo, divertir
ha estado unida al lenguaje. Sí, tal vez para designar lo que, en definitiva, es la cuando no las tres cosas al mismo tiem-
po. Pensemos que dicha literatura es. Existen textos dentro de la literatura
además, el más valioso instrumento ex- infantil que pueden ser perfectamente
presivo ante la gravitación constante utilizados como recursos didácticos den-
del adulto que oprime la infancia del tro de la dinámica de la clase. A veces.
alumnado; a través de ella se ponen en insertar elementos externos a la materia,
juego sentimientos, imaginación, ac- pero que se hallan estrechamente rela-
ción... Parece que el adjetivo infantil va cionados con la misma, es algo que pue-
a estar referido no a edades predetermi- de proporcionar una inestimable ayuda
nadas sino a niveles de madurez de los al profesorado. Propugnando el trabajo
sujetos, por tanto, no podemos restrin- coordinado entre todo el profesorado
gir los destinatarios de dicha literatura con la ayuda de asesores, tratamos de
a unos años específicos. Nos referire- promover la idea de que, en una socie-
mos a lo infantil cuando seamos capa- dad que siempre ha sido y será comuni-
ces de transportarnos a mundos fantás- cativa, impartir materias de un modo
ticos, cuando la inocencia, la verdad y aislado, sin tener en cuenta las caracte-
la justicia impregnen el pensamiento rísticas del alumnado al que se dirige, es
del que lee o escribe; por tanto, la edad una auténtica aberración. El profesorado
no será un factor tan significativo, lo debe dotar al alumnado de unas compe-
más determinante será la cualidad so- tencias mínimas para, a partir de ellas,
bre la cual está girando continuamente poder trabajar con cada uno de los alum-
este texto: la imaginación. Trabajar con nos y las alumnas en la medida de sus
la fantasía, con la imaginación, supone posibilidades; en este sentido, pensamos
expandir el pensamiento, hacer que tra- que la literatura infantil puede ayudar a
bajar abstractamente sea más sencillo, constituir esa base de saberes común pa-
supone acceder a conocimientos que ra el alumnado. Y lo es, porque en nues-
antes no eran sencillos de comprender. tra concepción de formación integral del
Trabajar con la creación literaria será individuo, la literatura supone un mode-
motivo de satisfacción y de avance en lo del mundo,4 una representación, un
el conocimiento por parte del alumna- conocimiento del mismo, la posibilidad
do, ya que no sólo ayudará al progreso de acceder a pensamientos de otras cul-
en el área de Lengua y Literatura, sino turas o de conocer lugares muy aleja-
también en todas las demás que com- dos. En este texto, nos referiremos al
pongan el currículo escolar. trabajo de los géneros de la literatura
infantil en el área de Lengua y Litera-
tura, pero queda recogida en el mismo
Mejora de la competencia la posibilidad del trabajo en las demás
comunicativa áreas curriculares.

Hablar de la Literatura Infantil como


una materia transversal puede parecer a Los géneros en la LIJ
simple vista algo descabellado, pero no
lo es tanto si consideramos que es la ex- Cuando nos referimos al trabajo con la
presión artística de un área de conoci- literatura infantil, hallamos un condicio-
miento más amplia como es el Lengua- nante previo que es la motivación de la
je. Si logramos que el alumnado obtenga que podamos dotar a nuestro alumnado.
una adecuada competencia comunicati- Requerimos de una alternativa a las tra-
va, estaremos incidiendo de un modo di- dicionales clases de Lengua y Literatura,
recto sobre las demás áreas del currícu- otro modo distinto de aquel en el que la
lo. y es función de la literatura infantil frontalidad preside el discurrir de la cla-
apoyar de un modo lúdico la adquisición se, donde el profesorado es el que acu-
de tal competencia. Se deberá insistir en mula todo el protagonismo; necesitamos
la necesidad de un dominio lingüístico que los alumnos se sientan a gusto, que
con el fin de que todos los conocimien- se sientan partícipes del proceso de ge-
tos que pueda proporcionar el currículo neración del conocimiento, y haciendo
ofertado al alumnado sean recibidos sin que se impliquen, nos aproximaremos al
problemas relacionados con los códigos objetivo último de la Lengua: fomentar
lingüísticos. el desarrollo de la competencia comuni-

21
CUJÍ 25
EN TEORÍA

cativa de la persona.5 En consecuencia, didáctica que tenga como motivo la le- escolar. A este interrogante responden
la primera labor de asesoramiento al yenda abarcará todas las edades, ya que Mendoza y López'3 cuando proponen
profesorado del área de Lengua y Lite- proporciona grandes posibilidades. El una amalgama de actividades a desarro-
ratura será la de mostrarle que una clase cuento tiene su precedente en la leyenda, llar en el taller de creación poética. Se
donde la reflexión y el consenso entre en el mito, por tanto, las actividades se- sugieren actividades como el limerick
todos sea el principal exponente, donde rán permeables tanto para una como otra (p. 98), o los caligramas (p. 131). Otros
el profesorado ya no sea el ejecutor om- forma de literatura infantil en prosa. Pa- géneros que podemos encontrar en la I i
nisciente y omnipresente, será altamen- ra trabajar con este género. Guerrero y teratura infantil son la llamada «literatu-
te beneficiosa para la mejora de la cali- Lópezi: proponen un taller estrechamen- ra amarilla», producto del urbanismo, de
dad de los aprendizajes.'1 El aula donde se te relacionado con él. Hay más alternati- la actividad vinculada a la vida asociada,
imparte Lengua y Literatura no es algo vas de trabajo con el cuento (cambio de y a la alta condensación de habitantes en
aislado, también forma parte de la vida de género de los protagonistas, modifica- la sociedad; y por otro lado la novela ro-
los niños y las niñas, no podemos des- ción de las características de los mis- sa, protagonizada por jovencitas con ca-
contextualizarla sino que hay que conver- mos, etc.). Como modalidad de cuentos pacidad de influencia psicológica que
tirla en parte del proceso de aprendizaje encontramos los de hadas, que se con- plantean problemas propios de la ado-
vivencial del alumnado. Se hace perti- vierten en un poderoso estímulo para la lescencia. Dentro de la LU también hay
nente el incorporar a la dinámica del au- creatividad y el pensamiento divergente; que incluir el cómic o tebeo, sobre el que
la los aprendizajes previos que dichos es- al tener un carácter fantástico, las activi- se puede desarrollar también un trabajo
tudiantes puedan aportar; se pretende dades didácticas son más enriquecedo- didáctico (Guerrero y López)" y el tea-
familiarizar más al alumnado con el len- ras y proporcionan un más amplio aba- tro, la dramatización, cuya función pri-
guaje para que le sea menos dificultoso nico ele posibilidades. Por otra parte, el mordial será la de divertir al alumnado.
adquirir las competencias lingüísticas ne- trabajo con las fábulas tiene un valor al- Ejemplos de taller de teatro los encon-
cesarias para su desenvolvimiento en la tamente didáctico y relacionado con los traremos en Guerrero y López.1'
vida. Proponemos un tipo de aprendizaje valores que se dan en la sociedad; la lec-
heurístico con elementos diferenciadores tura de fábulas famosas como las de Fe- Como podemos comprobar, sí existen
como la investigación, el tratamiento y la dro, Esopo, La Fontaine, Liarte o Sarna- alternativas a la clase tradicional de Len-
creación de elementos no conocidos por niego, pueden desembocar en debates o gua y Literatura, con las que, además,
el sujeto. Optamos porque el alumnado en actividades de representación (role- estaremos propiciando la creación lite-
haga un uso adecuado de la palabra, que playing) con el objetivo de concienciar raria, ya que estarán presentes y aunadas
comprenda que es su mejor medio de co- al alumnado. Respecto al relato de aven- en el taller las variables que intervienen
municación, y que puede dejar de ser una turas, adecuaremos los relatos seleccio- en la creación literaria apuntadas por Pé-
árida materia para transformarse en moti- nados a las características psicológicas rez,"' que son: actitud, motivación, idea,
vo de juego, profundizando en los meca- propias de la edad, podremos generar ac- palabra, tema, asunto, inspiración, intui-
nismos del lenguaje y del metalenguaje tividades tras la lectura de dichos tex- ción, imaginación, fantasía e invención.
dirigidos hacia un uso creativo, poético y tos. Como variante del género de aven- Esto es tan sólo una pequeña muestra,
lúdico de la Lengua y la Literatura. Esta- turas hallaremos la novela histórica, pero del trabajo coordinado y colabora-
mos de acuerdo con Cervera7 cuando di- cuya utilización corresponderá a los es- tivo entre los docentes del área y los ase-
ce que «jugar con los textos, con las pa- tudiantes de una mayor madurez; pode- sores pueden surgir nuevas propuestas
labras, significa penetrar en ellas, recrear mos incluir este género en la literatura de actuación.
situaciones vitales en las que de forma ción referencial de los conceptos, la ac- y podríamos denominarlo, como hace expresión y. sobre todo, de vocabulario, infantil porque, por ejemplo, obras co-
concreta el lenguaje luce su poder expre- tividad a través de la que buscamos que García,1" taller literario, para facilitar la nuestra hipótesis es la siguiente: el tra- mo La ¡liada es también infantil y, ade-
sivo y las imágenes literarias se realizan». el alumnado se sienta significativo. En referencia al mismo; en él, vamos a tra- bajo de la creación literaria dentro de los más, es uno de los poemas más hermo- Aspectos psicopedagógicos
En esta dimensión más divertida del él se pondrán enjuego la sensibilidad, la bajar en esencia lo mismo que en el ta- talleres debe servir a los alumnos como sos que puede haber.
aprendizaje de la Lengua y la Literatura, emoción y las capacidades de quienes lo ller de Lengua y Literatura, sólo que iniciación a la literatura, consiguiendo Se puede afirmar que el taller de Len-
el alumnado ya no va a encontrar la res- realizan. Sabemos que la Lengua y la Li- centrándonos en el trabajo con la litera- de ese modo que se interesen por ella, Respecto a la poesía, la otra gran rama gua y Literatura o. en este caso, la mo-
tricción del profesorado, éste se va a con- teratura nos ayudan a comunicarnos y a tura infantil. La experiencia nos dice que generando así una mayor actividad lec- en la que hemos clasificado las formas dalidad del mismo que es el taller litera-
vertir en un intermediario entre los cono- ver el mundo de una determinada mane- la gran mayoría de los estudiantes apren- tora y, por ende, una mejora de la expre- de literatura infantil, podremos hallar rio supone unos beneficios altamente
cimientos y el alumnado," y mediante ra, de ahí la importancia que tiene esta den a redactar sus escritos casi de mane- sión y del vocabulario. desde canciones de cuna o retahilas, has- positivos en el desarrollo evolutivo del
negociaciones decidirán cómo abordar materia en la formación integral de las ra autodidacta, pues el profesorado no les Veamos a continuación las distintas ta la poesía descriptiva, la heroica o la lí- pensamiento de la persona y como me-
tales conocimientos de la forma más ade- personas y en su posterior quehacer en el ha proporcionado guías, directrices, téc- formas de literatura infantil, con las que rica. Trataremos la poesía en general, sin dio didáctico para lograr los objetivos
cuada e interesante para todos. mundo en el que van a vivir. El taller va nicas, ni medios específicos para reali- podremos trabajar en el taller literario. profundizar en ninguna de esas formas que, en relación al desarrollo de la per-
a permitir ir aportando seguridad a las zarlos. Con el taller queremos desterrar Comenzaremos por las clasificadas den- apuntadas. La poesía es una transfigura- sona, propone la ley educativa que ac-
personas en sus propias habilidades, que esta generalizada práctica. Coincidimos tro de la prosa, en ella encontraremos: la ción fantástica de la experiencia concre- tualmente nos rige. La LOGSEr realiza
se acrecientan y se ponen de relieve en con Reyzábal" en que la literatura, en es- leyenda, el cuento, la fábula, el relato de ta, que se nutre de la afectividad y que es un planteamiento curricular apoyado en
El taller literario todas las prácticas que en el taller se han te caso infantil, puede liberar Índica- aventuras y la novela histórica. La le- avivada por el sentimiento, además de un marco psicopedagógico cuyos princi-
realizado." En el caso que afecta a este mente de la opresión y la rutina de los yenda, que tiene su fundamento princi- ser portadora de una original y creativa pales exponentes son las corrientes psi-
El taller no es el fin, sino el medio, la texto, el taller estaría aplicado a la lite- roles cotidianos. Para paliar la carestía pal en los mitos, está en la base de toda visión de la vida; se cuestionaban algu- cológicas del constructivismo y del
actividad, la acción, la instrumentaliza- ratura infantil y a sus distintos géneros, comunicativa traducida en problemas de literatura infantil. Por ello, la actividad nos autores si la poesía es o no material aprendizaje significativo. Se pretende
EN TEORÍA

que la enseñanza sea algo contextuali-


zado, con contenidos funcionales, que
tenga en cuenta los conocimientos pre-
vios del alumnado y propicie una ac-
tuación que conduzca a la elaboración
de esquemas de conocimiento por par-
te del mismo.18
Tomando como referencia a Luque y
Vila1" y orientándonos más bien hacia
aspectos psicolingüísticos y sociales,
dividiremos en tres etapas lo referente
a los altos beneficios que el taller lite-
rario puede proporcionar; éstas serán:
INDICE INFORM ATIZADO (1988-1998) de los 4 a los 7 años; de los 7 a los 12
años; y de la adolescencia a la edad
adulta. En la primera etapa, el niño
• Versión para PC.
comienza a interaccionar con sus igua-
les; el taller proporciona, a través del
• Búsqueda por: — Autores aprendizaje cooperativo, que esa inte-
— Ilustradores racción se pueda mantener incluso
— Títulos dentro del transcurso de la clase; en
cuanto al lenguaje, el taller adapta las
— Materias (más de 3 7 0 descriptores) actividades a la estimulación de la ad-
— Epígrafes (secciones de la revista) quisición del vocabulario por parte del
alumnado, además de asegurar que se
• Más de 4.000 libros reseñados, clasificados por edades y domina el repertorio fonético y de ini-
materias. ciarlo en el lenguaje escrito. También,
y en contra de la interpretación psico-
analítica de Bettelheinr" de los cuen-
• Más de 1.000 artículos de estudio e investigación sobre tos de hadas, éstos harán que la creati-
literatura infantil, el libro y la lectura. vidad del alumnado se expanda y, por
tanto, que se desarrolle.
P.V.P.: 3.500 ptas./Precio especial para suscriptores: 3.000 ptas. En la segunda etapa que hemos mar-
cado, la que abarca de los 7 a los 12
Recorte o copie este cupón y envíelo a: años, el individuo va a entrar en contac-
Editorial Torre de Papel to socialmente con los medios de comu-
Amigó, 38. 1 " I•' - 08021 Barcelona nicación. En este sentido, el taller debe
servir para encauzar el pensamiento que
estos medios puedan generar en el suje-
3^ to, de modo que le influyan positiva-
mente. Respecto al lenguaje, el taller nos
Sírvanse enviarme: permite consolidar los procesos de lec-
índice Informatizado 10 años de CLIJ unidades toescritura, y ampliar el léxico que el
alumnado posee. Por último, en la etapa
Forma de pago: que transcurre entre la adolescencia y la
edad adulta, por medio del taller permi-
• Cheque adjunto tiremos kl joven estar en contacto con
• Contrarreembolso (más 450 ptas. de gastos de envío) los diversos entornos con los que va a
interaccionar y, en lo referente a lo lin-
Nombre , güístico, facilitaremos que su vocabula-
Apellidos rio se extienda de una forma ilimitada,
Domicilio Tel de manera que sea consciente de los re-
cursos expresivos que posee y que desa-
Población C.P rrolle los metalenguajes.
Provincia En lo que atañe a lo pedagógico, el ta-
ller va a ser un medio didáctico que nos
permitirá que el niño, en su etapa de
Educación Infantil, se relacione con los
demás a través de las distintas formas de
expresión y de comunicación, aparte de
explorar su entorno natural, familiar y
social. En Educación Primaria, se trata
de que el alumno consiga utilizar de ma-
nera apropiada la lengua, que adquiera
las habilidades que le permitan adaptar-
se al medio más próximo con el que in-
teractúa y que aprecie los valores bási-
cos que rigen la vida y la convivencia
humana. Finalmente, en Educación Se-
cundaria, el taller permitirá que el alum-
no se exprese y comprenda de un modo
correcto la Lengua, que utilice con un
sentido crítico los contenidos y, por otro
lado, favorecerá un comportamiento im-
pregnado por un espíritu de coopera-
ción, responsabilidad moral, solidaridad
y tolerancia.
Como vemos, el taller es altamente
beneficioso para el desarrollo como per-
sonas críticas y reflexivas del alumnado,
además de constituirse en eje funda-
mental de una escuela orientada hacia la
vida y no sólo hacia los conocimientos
académicos.
'Amando López Valero es profesor titular de Di- 9. López. A.. «Estrategias didácticas para la pro-
dáctica de la Lengua y la Literatura en la Facul- ducción de textos», en B. Mantecón y F. Zarago-
Perspectiva futura tad de Educación de la Universidad de Murcia. za (eds.). La gramática y su didáctica. VIálaga:
Eduardo Encabo Fernández forma parte del Universidad de Málaga/Sociedad Española de Di-
No sabemos a ciencia cierta lo que nos personal investigador del Departamento de Di- dáctica de la Lengua y la Literatura. 1995,
dáctica de la Lengua y la Literatura de la Univer- 10. García. G.. Didáctica de la Literatura para la
deparará la sociedad del próximo mile- sidad de Murcia. enseñanza primaria v secundaria. Madrid: Akal.
nio, pero la tendencia respecto al traba- 1995.
jo con el lenguaje toma forma de curva Notas 11. Reyzábal. MA'.. «Didáctica de la Literatura»
descendente. Por tanto, instamos a los 1. Rodari, (i.. Gramática de la fantasía. Intro- en .1. Serrano y J. E. Martínez (coords.). Didácti-
centros educativos (Educación formal y ducción ni arte de inventar historias, Barcelona: ca de la Lengua v Literatura, Barcelona: Oikos-
Mioma, 1991. Tau. 1997.
Educación no formal), como núcleo fun- 12. Guerrero, P. y López. A.. 7.7 taller de Lengua
damental de la formación de las perso- 2. Nobile. A., Literatura infantil v Juvenil, Ma-
drid: Morata/MEC. 1992. v Literatura. Murcia: Obra Cultural CajaMurcia.
nas, a que reflexionen y actúen en pos de 3. Jesualdo, La Literatura Infantil. Buenos Aires: 1989.
reconocer la importancia y trascenden- Losada. 1973. 13. Mendoza, A. y López. A.. La creación poéti-
cia que adquiere el lenguaje en la vida 4. Orozco. A.. «La literatura como forma de co- ca en la escuela. Aspectos y orientaciones, Alme-
municación. Propuesta didáctica de análisis de ría: Instituto de Estudios Almerienses. 1997.
del ser humano. Por todo ello, hemos 14. Guerrero, P y López. A.. El taller de Lengua
textos narrativos», en F. Mcix y otros. Aspectos
planteado aquí una de las vías de resur- didácticos de Lengua y Literatura (Literatura) ñ. v Literatura. Murcia: Obra Cultural CajaMurcia.
gimiento del lenguaje como elemento Zaragoza: ICE/Universidad de Zaragoza, 1993. 1989.
vital para el desarrollo de las personas: 5. López, A.. «Los conceptos curricularcs en el 15. ídem.
el trabajo con la literatura infantil, co- área de Lengua y Literatura», en A. Mendoza 16. Pérez, .I.A.. La creación literaria. Madrid:
(coord.). Conceptos clave en Didáctica de la Len- Tecnos, 1988.
mo fomento de la actividad escritora y gua y la Literatura, Barcelona: ICE'Horsori, 1998. 17. Ley Orgánica 1 1990. de 3 de octubre, de Or-
lectora a través de su transversalidad. 6. López. A.. Guntern, E.. Lodigiani, J.L. y Enca- denación General del Sistema Educativo (BOE.
es la base de nuestro planteamiento. La bo. E.. La competencia comunicativa. Un apren- 4 octubre de 1990).
colaboración entre docentes y asesores dizaje cooperativo a través de talleres. Almería: 18. Mendoza. A., López, A. y Martos. F... Didác-
Servicio de Publicaciones de la Universidad de tica de la Lengua para la enseñanza primaria y
debe coordinar tal actividad. El reto Almería. 1999. secundaria. Madrid: Akal, 1996.
queda planteado, ahora sólo resta que 7. Cervera, J., Teoría de la Literatura Infantil. Bil- 19. Luque.A. y Vila. Y., «Desarrollo del lenguaje»,
los profesionales que se encuentran en bao: Mensajero. 1992. p. 294. en .1. Palacios, A. Marchesi, y C. Coll (comps.).
la práctica decidan darle vida a este 8. López, A., Hacia una conformación histórica Desarrollo psicológico v educación. I. Madrid:
planteamiento un tanto ambicioso, pero de la Didáctica de la Lengua y la Literatura en Alianza. 1994.
Didáctica (Lengua v Literatura) 10. 1998. pp. 20. Bettelheim, B., Psicoanálisis de los cuentos
realizable. • 217-233 de hadas, Barcelona: Crítica, 1997.
COLABORACIONES

El cuento
por J o a q u i m Carbó

El escritor Joaquim
Carbó nos descubre
en este texto
—comunicación
A medida que envejezco, me di-
vierte, preocupa y crece el in-
terés que siento por el antiguo
oficio de contar historias, sin que por
ello tenga que renunciar a otras satisfac-
ciones. Así, me atrevo a contradecir al-
gunas de las afirmaciones que Josep Pía,
que presentó en los siempre polémico, formulaba en di-
Encuentros de ciembre de 1918 en su memorable Qua-
dern gris: «Es objetivamente desagrada-
Verin es, en ble no sentir ninguna ilusión —ni la de
las mujeres, ni la del dinero, ni la de lle-
septiembre del 99, gar a ser alguna cosa en la vida—, sólo
organizados por el de sentir esta secreta y diabólica manía
de escribir, a la cual lo sacrifico todo, a
Ministerio de la cual posiblemente lo sacrificaré todo
Educación y en la vida. Me pregunto: ¿qué es prefe-
rible: un pasar mediocre, vulgar y con-
Cultura— los formado, o una obsesión como ésta,
apasionada, tensa, obsesiva?».1 Estoy
entresijos de su convencido de que Pía exageraba y men-
labor como tía porque sé que también se divirtió mu-
cho escribiendo. Si escribir permite sa-
cuentista, es decir, car al exterior lo que no nos place de
como autor de nuestro entorno, también estimula la ri-
sotada o la sonrisa con que acogemos un
cuentos. Eso pensamiento amable o el conocimiento
abarca desde sus de un hecho, de una situación o de una
persona que nos satisface, alegra, fasci-
primeros pasos en na, irrita o intriga.
este género, en la A finales de los 60 me incorporé al
oficio cuando la nave del realismo so-
revista C avail cial empezaba a hacer aguas por todas
partes. Manuel de Pedrolo, en el prólogo
Fort, hasta las a Solucions provisionals1 explicaba que
fuentes de el humor que mis narraciones aportaban
al movimiento no disminuía el riesgo ni
inspiración para la peligrosidad. Humor y cierto escapis-
sus relatos. DATSINA, .PASSANT LA MARONA» EN
CAVALL FORT 20, 1963
mo, creo. Influencias diversas, variopin-
tas, de Richmal Crompton a Kafka: la
odisea de permanecer horas y horas en a las páginas centrales previstas para in- y la lectura, pero sin olvidar la exigencia
la cola de la ventanilla equivocada para cluir un cuento, nos miramos en silencio que debe tener un texto literario y sin
obtener un impreso para formular la so- y con impotencia: ignorábamos el tono caer en paternalismos y dirigismos im-
licitud de ser tenido en cuenta a la hora que debían tener aquellos cuentos, los perdonables: ¡bastante intentan ya alec-
de sortear el turno para informarse sobre temas a tratar, el registro lingüísticos.... cionarnos por todas partes! O sea. que
las posibilidades de alquilar un piso, y pero nos conjuramos en el intento de co- mis cuentos proceden de fuentes muy
bla, bla... lira época de denuncia para nectar con los niños de aquel momento. diversas. No así los lectores de los mis-
cambiar el mundo que nos rodeaba y De niño, mi padre me había iniciado mos, que acostumbran a ser alumnos de
oprimía. Cuentos de oficinistas, de per- en la lectura de libros de aventuras por las escuelas privadas o públicas cuyo ni-
sonajes grises, tristes, desesperanzados, entregas que él recordaba de su juventud vel económico les permite comprar li-
acorralados, que practicaban un sexo in- y que los dos recuperamos en nuestras bros. Me consta, y lo lamento profunda-
seguro, patético; historias de gente eter- visitas al mercado de libros viejos. Ma- mente, saber que no trabajo para los
namente mal retribuida... Era mi mun- ria Novell, de quien tuve la suerte de ser niños que viven en la marginación y a
do. En el cuento El riu' que el estudioso amigo y vecino, me introducía, por su
alemán Johannes Hösle incorporó en su parte, en la tradición literaria culta y me
antología Katalanische Erzähler;' narra- ofrecía, sin reservas, una extensa biblio-
ba la escena que viví al salir de una es- teca formada antes de la guerra: unos li-
tación del metro, cuando un ligero inci- bros que en aquellos años 40. y por el
dente lanzó un río humano a la calle. solo hecho que incitaban a pensar, esta-
Aquella masa en movimiento no se per- ban bajo sospecha. Y, de forma simultá-
cató de la fuerza que era capaz de desa- nea, engullía los tebeos, esto que ahora
rrollar cuando conseguía que algo la dis- llamamos cómics, que me prestaban los
parara. Narraciones objetivas, con mal compañeros de juegos calleje-
café y una moraleja final. Ninguna no- ros. De la misma manera que
vedad: los cuentos populares de todos entonces llegué a ser un lector
los tiempos reflejaban la miseria am- tan apasionado como irregu-
biental, la hambruna del lacayo, de la lar, no he dudado en cambiar
gente del campo: ¿no hay, acaso, crítica de registro siempre que he
social en los cuentos de padres que creído que esto me podía po-
abandonan a sus hijos en el bosque a la ner en contacto con algún nú-
espera de que lo pasen mejor que en ca- cleo de lectores. A la búsque-
sa? ¿No la hay en las historias de los tres da de este lector infantil he escrito
hermanos que dejan sucesivamente el muchos de los cuentos de la revista Ca-
hogar para ponerse al servicio de un vall ¡•'ort. actividad que he ampliado í
ogro que les saca el jugo? ¿Y la extraor- novela, la divulgación, los li-
dinaria crueldad en la forma como apli- bros de lectura, obras de tea-
can s-i/ justicia los poderosos de Las mil tro y guiones de cómic.
v una noches?

Los argumentos
Escribir a la contra
Los temas tratados han sido
A mediados de los años 50. hubo tan diversos como los perso-
quienes, para demostrar que en catalán najes que los han protagoniza-
se podían, y debían, decir las mismas co- do y las técnicas que he utili-
sas que en cualquier otra lengua, escri- zado. Los primeros cuentos se
bieron libros de policías y ladrones, de inspiraban —¡salían!— de re-
ciencia-ficción, de erotismo, teatro del cortes de periódicos, noticias,
absurdo... Y también, cuentos para ni- sueltos, curiosidades que intentaba no-
ños. A finales de 1961 participé en el na- velar. Esta obsesión por la narración me
cimiento de la primera revista infantil de ha llevado a pensar que cualquier cosa
la posguerra. Cava/1 Fort, después que que pasa, que veo. que leo, que pienso,
veintitrés años de prohibiciones habían que intuyo, que me cuentan o que ima-
dejado a los niños sin ningún texto pe- gino sirve para escribir un cuento si des-
riódico en su lengua. Recuerdo el inte- pués soy capaz de hallar la forma de ex-
HUCIA NAVARRO, <EL FUGITIU DE
rrogante que se abrió cuando nos mos- plicarla con naturalidad, de una manera CALIFORNIA. EN CONTES »ER A NOIS
NOIES, EDICIONS LA CAIXA DE 'ENSIGNS
traron la maqueta de la revista. Al llegar tan sencilla que facilite la comprensión PER A LAVELLESAI D'ESTALVIS
COLABORACIONES

los cuales, antes que el de la lectura, hay mundo de hoy se ambientan fácilmente configurado como persona después de
que resolverles urgentemente otros pro- en cuanto al escenario y los protagonis- haber vivido de cerca —como especta-
blemas: «Primero hay que llenarles la tas: la ciudad, el barrio, los suburbios; dor o como víctima— sucesos tan im-
panza y ¡después hablaremos de mo- los vecinos, los compañeros de trabajo, portantes como nuestra guerra civil, una
ral!», como decía Brecht. la panadera, el librero de la esquina, el posguerra de miseria, la segunda guerra
Por un lado, hay la chispa, el golpe de vagabundo que duerme cada noche en el mundial, el testimonio de horror de los
flash, el hecho que me impresiona o que vestíbulo del banco... Sedentario por campos de concentración, las dictaduras
me llama la atención con mucha fuerza: principios, hay argumentos que requie- de los partidos únicos, la guerra fría, la
noticias sin relieve que recorto de la ren la información que me podrían pro- guerra de la región de los Lagos, los
prensa; una fotografía; lo que se puede porcionar los viajes, pero que he de ras- Balcanes..., y de haber asistido con júbi-
ver por la calle; la idea que surge de im- trear en los atlas, las enciclopedias, los lo al nacimiento de la democracia, a la
proviso, antes de que caiga el telón del libros de geografía, los relatos de viaje- caída del muro de Berlín, y a los cam-
sueño y que me obsesiona hasta que no ros —aunque sean como Impressions bios sociales y de costumbres que supu-
llega el momento de concretarla en pa- d'África; de Raymond Roussel, que nos so Mayo del 68... Nunca he olvidado,
labras; el personaje que aparece en una explica aquel continente sin asomarse al tampoco, que los libros para niños han
narración y pide a gritos ser protagonis- exterior de su roulotte—, los manuales de ser un compañero de juegos, un estí-
ta de más historias... de cualquier técnica o ciencia, los docu- mulo de la imaginación y una fábrica de
Los cuentos que se desarrollan en el mentales, los museos. Los libros ¡siem- sueños.
pre los libros!
El exterior de las co-
sas —el envase, el as- La frontera
Existe un debate permanente para di-
lucidar si hay una frontera que separe los
libros para niños de los otros, cuando los
hay que creen que en uno u otro caso hay
que hablar, solamente, de libros buenos
o malos, sin otra consideración. No voy
a polemizar. Mi opinión es que se trata
pecto material— ha de una cuestión de sentido común.
perdido peso en mi na- El sentido común que exhibe Marylin
rrativa por la cantidad Monroe en Rio sin retorno, de Otto Pre-
de información gráfi- minger, una chica de saloon que con la
ca en movimiento que sal gruesa de sus canciones provoca los
recibimos a diario. pellizcos de mineros y pendencieros
Aunque fuera capaz cowboys, pero que en otro escenario, po-
de hacerlo, me parece- co antes de iniciar el viaje por the river
ría superfluo describir of no return, entretiene al hijo de Robert
una ballena, por ejem- Mitchum con una preciosa y poética ba-
plo, con la minuciosi- lada, un canto a la naturaleza y a los ani-
dad de Melville en su males del bosque.
Moby Dick, porque hoy El de una experta bibliotecaria ameri-
todos hemos visto infi- cana —de cuyo nombre lamento no
nidad de estos cetáceos acordarme— que nos instruyó en la idea
por arriba y por abajo. de que en los libros para jóvenes vale to-
en reposo y en movi- do menos aquello que induzca a la de-
miento. sesperación, al suicidio.
En toda esta inconti- El de Soledad Puértolas en los dos li-
nencia narrativa, des- bros que ha escrito para sus hijos —y to-
ordenada y en buena dos los niños en general—: el cuento en-
parte caótica, no he cadenado El recorrido de los animales y
dejado de transmitir, La sombra de una noche, una narración
la mayor parte de las de misterio. Dos textos en las antípodas
veces de forma in- de las difíciles relaciones, incompren-
consciente, parte de la siones, debilidades e infidelidades de las
manera de ser, de la parejas que constituyen el leiv-motiv de
E ELIAS, «NASCUT PER A VOIAR. EN
CAVALL FORT 29, 1964 ideología que me ha su obra en general.
Siento la necesidad de citar a John autor escribirá «Era un ruido como ofrecido a lo largo de muchos años de
Irving, que en su última novela. Una si..., como si uno de los vestidos que oficio. Los he escrito para aprovechar
mujer difícil." me ha birlado un tema tiene mamá en el armario estuviera vi- alguna muestra de ilustración recibida
que me atrae desde hace tiempo: uno vo de repente y tratara de bajar del col- en la redacción de la revista Cavall
de sus personajes, Ted Cole, es un no- gador». Durante el resto de su vida. Fori. El primer antecedente fue. no
velista para adultos de éxito decrecien- Ruth Cole sentirá pavor por los arma- obstante, un estímulo de la censura: en
te que triunfa, en cambio, con unos re- rios, mientras los lectores de la novela 1962, cuando mi primer libro. La sor-
latos cortos para niños. Aparte, seduce lamentaremos que se trate de dos libros lidu i l 'entrada.' estaba a punto de en-
a tantas madres como puede de los pe- inventados, no escritos. trar en máquinas, el censor de turno
queños lectores que aterroriza. Un au- prohibió dos de los nueve cuentos que
tentico corruptor de familias. «Mi pa- lo formaban. El modesto editor, que ya
dre se dedica a las madres infelices», Los encargos había pagado la ilustración de la porta-
comenta su hija, mucho mejor novelis- da en la que aparecía una escena de
ta que él. Los relatos de Ted Cole para Los cuentos escritos por encargo for- uno de los cuentos malditos, se mesa-
niños, con el telón de fondo de la man parte de los retos que se me han ba los cabellos. Para apaciguarle, es-
muerte en accidente de circulación de cribí otras dos historias que dieran el
dos de sus hijos, son de un terror mor- pego. Posteriormente, ha sido mi ads-
boso que estremece a sus lectores, una cripción al colectivo Ofelia Dracs lo
irónica visión de tanta literatura tre- que me ha llevado a escribir narracio-
mendista, escalofriante, que se escribe nes eróticas, gastronómicas, de ciencia
para los niños: El ratoncito que se ficción, policíacas, de iniciación, bíbli-
arrastraba dentro de las paredes asus- cas, de viajes en tren, históricas y de
ta a nueve o diez mi- miedo, un miedo morboso —concreta-
llones de niños en mente Lovecraft. Lovecraff en home-
más de treinta idio- naje al maestro Joan Perucho—, temas
mas diferentes. En que decidíamos en el brain storming de
Un ruido como de al- una sobremesa un tanto alcohólica, con
guien que prueba de las obligaciones que hacían al caso:
no hacer ruido, el aparición de una tanguista: que tuviera
lugar en tiempos de Franco; que trata-
ra de una comida bíblica; que se pro-
nunciara el nombre del insigne escri-
tor; la primera vez como iniciación
sexual: la intervención de un revisor de
tren: etc. De la misma forma, durante
una temporada publicamos en El País
críticas de libros inventados que traían
de cabeza a los coleccionista.
En otra ocasión, unos practicantes de
la poesía secreta y de las ediciones re-
ducidas para distribuir entre amigos
me pidieron un texto. Ello me sorpren-
dió toda vez que mi prosa realista, pro-
pulsada a chorro, poco elaborada y
muy de cloaca no encajaba con las ideas
del grupo. Pero al insistir, reflexioné, y
del cajón de las ideas pendientes extra-
je unos apuntes que había tomado para
escribir narraciones o cuentos cuando
se terciara. Y me propuse redactarlos
con el máximo de precisión, como si
tuviera que encajar en siete líneas lo
que en otras ocasiones hubiera necesi-
tado doce páginas. Escribí quince his-
torias que me costaron un considerable
esfuerzo. Se aceptaron y merecieron el
honor de editarse en forma de plaquet-
COLABORACIONES

tema, el dolor, el poder de la fuerza de llo y el monstruo, de buen conformar,


voluntad, del coraje, del trabajo. Pero se satisfizo con un mordisco, ¡clic!, y
el contacto más frecuente con los ni- me franqueó la entrada.
ños de las escuelas y una cordial rela- De inmediato apareció un enorme
ción con narradores más jóvenes como dragón vociferante, de ojazos malicio-
Teresa Duran y Joles Sennell, mi gran sos y un cuerpo en parte transparente
amigo Josep Albanell -—los dos con- que dejaba ver las entrañas. Paró, ex-
vertidos, ya, en unos veteranos alta- pulsó de su interior a una multitud sa-
mente cualificados—. además del tisfecha por salir bien librada de la ex-
cambio político que tornó más amable periencia digestiva de aquella bestia
mi entorno, me abrieron la puerta de la que a continuación engulló a los inde-
magia, de la maravilla. cisos ocupantes del andén. Viajé unos
En una ocasión, cuando una maestra minutos como adormecido por el vai-
joven y afectuosa me presentaba a sus vén hasta que me tocó el turno de ser
alumnos indicándoles que podían pre- expulsado al exterior. Al pisar el pri-
guntarme cuanto se les ocurriera sobre mer peldaño, la escalera se puso en
mi oficio, me percaté que, menos con movimiento y me encontré transporta-
indiferencia, me miraban de todas las do como si de una alfombra voladora
manera posibles: curiosos, indiscretos, se tratara.
festivos, inquietos, revoltosos... Mien- Ya en la calle, anduve con los ojos
tras, una pelirroja, pecosa y con tren- muy abiertos para descubrir la magia
zas, se me acercaba como si tuviera la que esconde cada rincón de la ciudad.
intención de tocarme para cerciorarse Las palabras de aquella niña de la es-
de que yo no era una aparición pues, cuela me hacían verlo todo de otras
como no tuvo pelos en la lengua de de- formas. Ya no tendría bastante con con-
clarar, ella creía que todos los escrito- tar las cosas tal como son porque, pese
res de cuentos hacía la tira de años que a pisar el suelo con firmeza, mi com-
te. Ciertamente, yo mismo pude darme la habíamos palmado. Pronto com- promiso con la imaginación es ineludi-
cuenta que la contención y la precisión prendí sus razones si consideraba que ble. No quiero que ningún otro chiqui-
les daba cierto encanto poético... Le los cuentos que le explicaban en casa o llo pueda creer en la muerte de nuestro
encontré gusto al ejercicio y, como si en la escuela sucedían en tiempos de gremio porque los autores de hoy sea-
fuera un testamento, me propuse re- maricastaña, en un pasado en que era mos incapaces de explicar maravillas,
dactar, asustándolas a las mismas di- tan posible que los animales hablasen cuando nuestro alrededor está tan po-
mensiones, la mayor parte de ideas como que a orillas de los ríos hubiera blado de ellas que sólo cabe fijarse
pendientes del archivo personal que es- profusión de brujas que hacían encan- bien, cerrar los ojos, y explicarlas co-
taba convencido que jamás dispondría tamientos mientras un ejército de ha- mo si las dibujaras en sueños. •
del tiempo necesario para escribirlas. das se desvivía por deshacerlos.
Primero fueron cuarenta y cinco, que Al salir de la escuela, una enorme
publiqué con el título de Bonsais de grúa descargaba sin esfuerzo aparente
paper? de las cuales una, la última, unas vigas de hierro en lo alto de un
crecía al caer en manos de un jardine- edificio a medio construir, cual genio Notas
ro inexperto que no sabía qué era un de la lámpara que recibe el encargo de 1. Pía. Josep. Quadern gris, Barcelona: Desti-
no. 1993.
bonsai, lo cambiaba de tiesto, lo abo- construir un rascacielos en un abrir y 2. Carbó, Joaquim. Solutions provisionals, Bar-
naba y lo regaba hasta convertirlo en cerrar de ojos. Y, antes de sumergirme celona: Selecta, 1965.
una novela corta de cuarenta y cinco en el metro, los coches que llenaban la 3. «El riu», enAmb una previsto fantástica. Pal-
páginas. Y, posteriormente, he escrito calzada frenaban porque así lo ordena- ma de Mallorca: Raixa, 1969.
4. Katalanische Erzähler, Zürich: Manesse Ver-
doscientos bonsais más, que aparecie- ba el prodigioso árbol de las tres frutas. lag. 1978.
ron con el título Eljardí cié Lil-Iiput.'" Los conductores, cual gnomos enjau- 5. Roussel. R.. Impressions a"Africa, Barcelo-
lados, hacían toda suerte de guiños a la na: Edicions62. 1991.
espera de que la enorme cereza roja se 6. Irving, John, Una mujer difícil, Barcelona:
Tusquets. 1999.
La magia en el mundo de hoy transformara en la naranja que diera 7. Carbó. J., La sortida i ¡'entrada, Barcelona:
paso a la más verde de las manzanas. Albcrtí Editor, 1962.
Como heredero que fui del realismo Al bajar las escaleras, un sujeto con 8. Ofelia Dracs, Lovecraft, Lovecraft, Barcelo-
social, todo lo que escribía nacía de una brazos de hierro se oponía a mi paso. na: Edicions 62. 1981.
Como hombre de recursos que soy, in- 9.Carbó. J., Bonsais de paper, Barcelona: Edi-
percepción muy estricta de la realidad, liber, 1993.
con ganas de hacer abrir los ojos de mu- troduje en la estrecha rendija el carton- 10. Carbó, J., Eljardí de Liiliput, Lérida: Pa«ès
chos ante la injusticia, los abusos del sis- cito que llevaba exprofeso en el bolsi- Editors, 1994.
LA PRACTICA

¿Quién quiere presentar


un libro?
por Juanjo López Ruiz*

El autor ha conseguido, tras


siete años de insistencia,
interesar a sus alumnos de
Primaria por los libros y la
lectura a través de una actividad,
la presentación de libros por
parte de los alumnos al resto de
compañeros, que ha convertido
en algo más que una experiencia
escolar, en una «experiencia
vital» para sus protagonistas. Y
aquí no hay truco: los alumnos
eligen los libros que quieren dar
a conocer a sus colegas de aula,
y éstos luego pueden o no
llevárselos en préstamo para
leerlos. Después de la lectura no
se les exige ni un resumen, ni
completar una ficha. Se
recomiendan todo tipo de obras,
y en esta tarea el profesor ejerce
sutilmente de orientador y
modelo sin más disfraz que su
COLL SERVÉIS FOTOGRÀFICS propia pasión por la lectura.

31
CUJÍ 25
LA PRACTICA

P regunto a la clase, ¿quién quiere


presentar hoy un libro'.' Cuatro o
cinco manos se levantan en segui-
dad, y enseguida están muy interesados en
presentar los libros que a ellos les gustan,
interesados en ser los protagonistas de es-
ta actividad de la clase, en ver cuántos
apartado anterior, el alumno es el prota-
gonista de esta historia. Después de las
primeras presentaciones por parte del
maestro, se ofrece la posibilidad, se ani-
da en el círculo que hay formado de ni- compañeros quieren su libro en préstamo. ma, se incita a los alumnos —no se exige
ños y niñas. Señalo a la primera niña que Para la primera sesión conviene hacer ni se obliga— a presentar al resto de com-
tengo a mi derecha. Ana, contenta y un una cuidada selección de las obras que se pañeros sus libros preferidos. Si están
poco nerviosa a la vez. se acerca a la si- presentarán, procurando que sean cono- acostumbrados a ver en el aula roles muy
lla que preside el círculo. Delante tiene cidas por el maestro, de calidad y con- diferentes entre maestros y alumnos, les
a sus compañeros y compañeras de esta trastado interés para la edad de nuestros puede sorprender inicialmente que les
clase de ciclo medio y, en el centro del alumnos. Para hacer la selección se puede propongamos hacer una cosa que identifi-
círculo, una mesa grande donde se pue- recurrir a la propia experiencia o la de can como propia del maestro pero, en
den ver una treintena de libros ya pre- otros educadores, a bibliotecas y libre- cualquier caso, el reto enseguida anima a
sentados durante este mes. rías con sección infantil especializada, a unos cuantos, ya sea por motivos litera-
Ana enseña su libro, lee en voz alta el tí- guías de literatura infantil y juvenil, etc. rios o por la posibilidad de «hacer de ma-
tulo, el nombre del autor, de la ilustradora Conviene preparar también nuestra pre- estro». Los demás se sumarán a la inicia-
y de la editorial. A continuación pasa las sentación: saber qué explicaremos sobre tiva al ver cómo lo hacen sus compañeros.
páginas del libro mostrando las ilustracio- el argumento, los personajes o acerca de El modelo más común o habitual que
nes y explicando el principio de la obra. las razones por las cuales nos ha gustado han utilizado los alumnos de ciclo ini-
Lo hace con mucho cuidado, con la inten- el libro. Y, además, hay que preparar el cial y ciclo medio con los que he com-
ción de terminar su explicación justo en el fragmento que leeremos delante de nues- partido aventuras literarias en estos sie-
momento en que los demás muestren más tros alumnos. te últimos cursos, ha sido éste:
interés por saber lo que pasa a continua- Hay que pensar que en estas presen- — El niño o niña que presenta se sien-
ción. La niña sabe que ésa es la clave pa- taciones iniciales por parte del maestro, ta en la silla especial para poder enseñar
ra que después el libro sea muy solicitado aparte de suscitar el interés por la lec- su libro desde un lugar bien visible para
entre sus compañeros. tura de los libros presentados, también todo el grupo.
estamos mostrando posibles modelos — Muestra la portada del libro, lee el
Crear lectores de presentar los libros que nos gustan, título y, a medida que avanza el curso,
escolar», sino de una «experiencia vi- pecial como es la presentación de libros, medio y de una sesión semanal en el ciclo los libros que queremos compartir con poco a poco, los alumnos se acostum-
La animación a la lectura, conseguir tal», que se sitúa en un marco escolar actividad que podemos llevar a cabo tan- inicial. Las sesiones son más frecuentes nuestros compañeros de clase. Por tanto, bran a mencionar el nombre del autor,
que los niños se interesen por las historias que facilita un tiempo y un espacio, pe- to yo. el profesor, como los alumnos, y en el inicio de la experiencia con cada es necesario que el modelo más utiliza- del ilustrador, de la editorial y de la co-
o las informaciones que contienen los li- ro donde se acogen muchos elementos el préstamo posterior de las obras pre- grupo clase (es el momento del boom ini- do en estas primeras presentaciones de lección. Con estas últimas informacio-
bros, que se suscite el deseo de leerlos, es del mundo exterior y de la vida de los sentadas. La intención no es otra que cial), después del Día del Libro y de Re- libros pueda ser llevado a cabo por la nes se va creando en el aula una cierta
uno de los objetivos prioritarios de mi ta- niños fuera de la escuela. crear un ambiente idóneo en la clase que yes (tienen más novedades que presentar), mayoría de los alumnos de nuestra aula. cultura literaria sobre autores clásicos y
rea como educador. Durante las etapas de Desde el tercer año de su aplicación, facilite el gusto por la lectura y el hábi- o cuando la vida de la clase o los aconte- La utilización de recursos del ámbito tea- modernos, sobre el estilo propio de cada
Educación Infantil y Educación Primaria la experiencia viene acompañada por la to lector de los alumnos. cimientos del exterior concentran el inte- tral o plástico es muy útil y motivadora, ilustrador o sobre el enfoque de algunas
creo que hay que facilitar que los alumnos lectura de un libro que me sirvió de fa- La sesión empieza cuando cada niño rés del grupo en algún tema especial y eso pero conviene irlos incorporando poco a colecciones de libros.
se conviertan en lectores habituales por ro, de teoría que ilumina una nueva prác- coge su silla y nos sentamos en corro al- comporta un incremento de libros que se poco, de forma compartida con los alum- — Cada alumno suele explicar cómo
iniciativa y voluntad propia, no en lectores tica y de fuerza propulsora de cambios rededor de una gran mesa donde se ex- quieren presentar, ya sea relacionados con nos, y sin que sea un elemento obligato- llegó aquel libro a sus manos, si se lo
ponen decenas de libros. Presidiendo la las brujas, los dragones, las ballenas o los rio para poder presentar un libro. regalaron para su cumpleaños, si es de
forzados por las tareas o las obligaciones en el enfoque de mi trabajo de anima-
escolares. Se trata de crear lectores que ción a la lectura. Se trata del libro de Da- «mesa grande» está la «silla de presen- volcanes, pongamos por caso. El modelo de presentación de la obra su hermana, si lo escogió él mismo en
construyan conocimiento, tanto sobre el niel Pennac Como una novela, donde en- tar» —en estos momentos una silla con por parte del maestro consiste en: una librería, si es el libro de cuentos
contenido, como sobre las características contré frases como éstas: «En lugar de tapizado de colores—, y quien se sienta — Mostrar la portada del libro. que leía su madre cuando era pequeña,
de los diferentes tipos de libros —y sobre exigir la lectura, hay que compartir el en esta silla tiene la palabra para expli- El maestro como modelo lector — Leer el título y los nombres del au- etc. Luego, comenta brevemente por qué
otros soportes impresos: diarios, revistas, propio placer de leer» (p. 78); «Vaciaba car o presentar un libro. tor, ilustrador y editorial. le gusta el libro, por qué es interesante,
cartas, manuales de instrucciones, etc.— su cartera llena de libros encima de la La actividad se desarrolla siempre el Al inicio de la experiencia con cada — Explicar brevemente: el motivo por qué tiene de especial, qué emociones le
que puedan encontrar en casa, en la es- mesa. Y aquello era la vida. Leía en voz mismo día y a la misma hora, para faci- grupo es el maestro quien asume la res- el cual hemos leído el libro; alguna razón provoca: «Da un poco de miedo al prin-
cuela, en las bibliotecas o en las librerías. alta sus historias preferidas. No nos en- litar la preparación de las presentaciones ponsabilidad de presentar los libros, de de por qué nos ha gustado; alguna emo- cipio, pero sabes que todo irá bien»
Lectores con criterio para escoger, con ca- tregaba la literatura con cuentagotas de libros. Los niños que quieren presen- explicar el argumento inicial, de comen- ción que nos ha producido su lectura. (Oriol, 7 años); «Es muy especial por-
pacidad para comprender y con posibili- analítico, nos la servía a tragos genero- tar libros esperan el momento con ilu- tar aspectos de la personalidad de los per- — Lectura, no explicación, del princi- que el protagonista es un tiburón sin
dades de disfrutar y aprender con el texto sos» (p. 85). sión y los que quieren escoger de entre sonajes, de mostrar, transmitir o eviden- pio o de una parte del libro. dientes» (Anna, 6 años); «Me gusta por-
escrito. las obras, se muestran expectantes. ciar las sensaciones y emociones que la que si estiras de aquí, el tiranosaurus
La experiencia que describo a conti- La duración de la sesión, entre 20 y 60 lectura de aquel libro le han producido. abre la boca» (Miquel, 6 años); «Es di-
nuación la he desarrollado durante los minutos, está en función de la cantidad de En las primeras sesiones es el maestro El alumno como protagonista vertido porque habla de una niña muy
El corro de lectura traviesa» (Laura, 7 años); «Me interesa
últimos siete cursos en los ciclos inicial libros que aquel día se quieren presentar. el encargado de presentar la mayoría de
El corro de lectura es un tiempo y un La frecuencia más habitual de la actividad los libros. Poco a poco, los niños van co- Si el maestro es el modelo inicial, tal y porque me hace pensar en la gente de la
y medio de una escuela pública. No se guerra de Bosnia» (Roger, 9 años).
trata simplemente de una «experiencia espacio para ritualizar una situación es- es de dos veces a la semana en el ciclo giendo confianza y adquiriendo seguri- como refleja el título y el contenido del
LA PRACTICA

— A continuación abre el libro y em- volver a abrir aquellas páginas para des- riores y que se encuentran depositados
pieza a explicar o leer la primera parte. cubrir cómo sigue la historia, para averi- sobre la mesa que tenemos delante o en
Si opta por la lectura, conviene asegu- guar lo que les pasa a los personajes... las estanterías de la biblioteca de clase.
rarse de que su ritmo y su entonación Si un libro es solicitado sólo por un
son adecuados, con el fin de evitar que niño o una niña pues ya lo puede coger,
los oyentes se aburran o cansen. No hay El derecho a escoger apuntar su nombre en la ficha que en-
que olvidar que el objetivo de la presen- contrará dentro y colocarla en la cajita
tación es que poco a poco algunos niños Una vez presentados los libros que los de préstamo. Si hay más de un interesa-
sientan la curiosidad, el interés, el estí- alumnos o el maestro han preparado para do en el libro, cosa que acostumbra a
mulo o el deseo de leer aquel libro. aquel día, da comienzo el ritual del prés- pasar con algunas de las novedades pre-
— Quien presenta intenta finalizar su tamo. El maestro pregunta quién quiere sentadas aquel día, el presentador del
explicación o lectura justo en el mo- llevarse libros para leer y qué títulos han libro formula una pregunta para decidir
mento en que la historia se pone intere- escogido. Se pueden elegir tanto los li- cuál de sus compañeros se lo llevará. A
sante. Se trata de que cuando cierre el li- bros presentados en aquella misma se- medida que se van realizando presenta-
bro haya otros niños interesados en sión, como los presentados en días ante- ciones, el tipo, la dificultad y la rique-
za de las preguntas se va diversificando
y ampliando, y esto en ocasiones per-
mite ampliar conocimientos sobre el
mundo del libro. Se hacen preguntas
sobre: el nombre del autor, ilustrador,
editorial o colección; o acerca del color
de determinados objetos que aparecen
en las ilustraciones (¿de qué color es el
sombrero de la bruja?): sobre nombres
o características de los personajes o de
lugares que aparecen en el libro; sobre
cantidades de objetos, símbolos o per-
sonajes que hay en las ilustraciones;
sobre apreciaciones numéricas diversas
(¿cuántas páginas tiene el libro?, ¿cual
es el precio del libro'.'). Hay preguntas
que se resuelven por el sistema de
quien diga antes la respuesta correcta,
por ejemplo: nombre del protagonista:
y preguntas donde todos aquellos que
quieren el libro en cuestión aportan su
respuesta y la situación se resuelve por
aproximación, como es el caso cuando
se pregunta el número de páginas del
libro.
El derecho a leer o a no leer y el de-
recho a elegir creo que son fundamen-
tales en el proceso de creación del lec-
tor, en el proceso de construcción del
hábito de leer. En este sentido, en nues-
tras sesiones de presentación, los alum-
nos saben que pueden escoger uno o
más libros o no escoger ninguno, ya sea
porque en aquel momento no les apete-
ce o porque otro compañero se lleva la
obra que querían. También se puede
elegir o devolver libros en ocasiones no
vinculadas a las presentaciones, y para
ello sólo hay que rellenar la ficha del li-
bro con el nombre del lector y dejarla
en la cajita de préstamo o, en el caso de
devolución de un libro, se debe buscar

34
CUJÍ 25
la ficha en la cajita e introducirla en cl premios literarios y de ilustración, cuen- mo ésta y guías elaboradas por grupos
volumen correspondiente. tos que han gustado a otros grupos de especializados en literatura infantil, pue-
Aunque todas las sesiones tienen una alumnos. El maestro orienta y aconseja, den ser recursos inestimables en la labor
estructura similar, hay recursos o estra- pero no impone los libros que sus alum- educativa de animación a la lectura.
tegias que se pueden ir variando o cam- nos quieren presentar. El maestro también es para los alum-
biando, y que modelados por el edu- Al mismo tiempo que desarrollamos nos un punto de referencia importante a
cador en la presentación de sus libros, una labor de animación a la lectura y de la hora de descubrir «dónde habitan los
sirven para enriquecer las presentacio- consolidación del hábito lector, también libros». Los niños suelen traer primero
nes de los alumnos. tenemos que tener en cuenta que en esta los libros que tienen en casa, sean éstos
situación podemos facilitar la formación suyos, de sus hermanos, padres o abue-
de nuestros alumnos en el ámbito de los los. Si el maestro presenta libros de la
¿Qué libros se presentan en el criterios que se pueden utilizar para es- biblioteca del pueblo o del barrio, al ca-
corro de lectura? coger libros de calidad. bo de poco tiempo algunos alumnos
Al inicio de la experiencia, para reali- también lo harán: si lo ven elegir el li-
Se presentan obras de contenido, for- zar una buena selección de libros a pre- bro de una estantería de la biblioteca de
mato o género muy variados: libros de sentar, suele ser suficiente el bagaje que clase, ellos se interesarán por los libros
cuentos, de poesías o de adivinanzas: li- ya tiene el maestro sobre literatura in- que hay allí. También acostumbran a
bros de conocimientos; libros regalo; li- fantil: los cuentos clásicos de toda la vi- querer saber de dónde hemos sacado
bros sorpresa; literatura clásica y actual: da, las novedades editoriales que conoce aquel libro que tanto les ha gustado, si
antiguas y modernas ediciones: cómics personalmente o aquellos libros que sa- hay más libros de la misma colección,
y álbumes. Pero, atención, de todo tipo be que entusiasman o emocionan. A me- si aquel autor ha publicado otras obras,
no quiere decir cualquier libro. Al maes- dida que los alumnos se van animando, dónde se pueden comprar esos libros
tro le corresponde la tarea de presentar que se incrementa la demanda y que los desplegables, etc.
literatura infantil y no sólo libros infan- deseos de leer se desbordan, al maestro Otra característica importante de
tiles, la de combinar criterios de calidad se le plantea la necesidad ineludible y a nuestra selección de libros es que ni el
y criterios de adecuación a las caracte- la vez el placer de descubrir nuevos y maestro ni los alumnos seguimos al pie
rísticas y intereses de los niños. buenos libros que puedan interesar a sus de la letra los criterios editoriales de
El maestro es, a priori, quien tiene alumnos y aportar energía y alimento a clasificación de obras por edades. Estas
más elementos para garantizar una cier- este proceso de creación de lectores. Vi- clasificaciones nos sirven como punto
ta calidad, variedad y atractivo en las sitar bibliotecas y librerías con una bue- de referencia importante, pero no mar-
obras presentadas: nuevas colecciones, na sección infantil, consultar revistas co- can los límites de nuestra exploración
LA PRACTICA

del mundo del libro. Esto se nota espe- niñas en sus hábitos lectores y elaborar estar escondido entre las páginas del li-
cialmente en los libros de conocimientos listas orientativas de libros que pueden bro elegido.
que circulan por nuestro corro de lectu- regalar o ir a comprar con sus hijos, ayu- Acercar físicamente los libros a los
ra. Los libros se presentan no en función da a reforzar este triángulo de padres, alumnos no es suficiente para crear lecto-
de su catalogación por edades, sino se- alumnos y educadores, en el centro del res activos. No basta con incluir libros de
gún los intereses y significados que tie- cual se producen los aciertos y los fra- lectura en la biblioteca del aula o de la es-
nen para el grupo, de los lazos que les casos educativos. cuela, o con montar paradas para el Día
unen a la vida de los lectores que habi- del Libro. Y parece que tampoco es sufi-
tan el aula. ciente programar una semana literaria o
Lectura sin deberes invitar a autores e ilustradores al centro.
Puede que también sea necesario mos-
La familia, cómplice La lectura de un libro en nuestra clase trarles a los niños la esencia de los libros,
no lleva aparejada consigo la elabora- acercarles las historias que tienen lugar
En la medida que se incrementa, por un ción de algún tipo de cuestionario, resu- en sus páginas, acercarles los personajes,
lado, el volumen de préstamo de libros men o ficha. Se trata de estimular, de sus acciones y emociones. Y es necesario
entre los alumnos y, por otro, los ratos alentar a la lectura, no de obligar a reali- igualmente mostrarles de manera habi-
que niños y niñas dedican voluntaria- zar trabajos paralelos a ella para contro- tual las emociones vividas por los lecto-
mente a la lectura en casa; también au- lar el proceso. res. Si compartimos nuestras propias
menta el interés de los padres por partici- Se trata, obviamente, de no exigir tam- emociones como lectores, estamos com-
par, por colaborar en la formación lectora poco la lectura de un determinado título partiendo lo que somos y eso nos permi-
de sus hijos. Padres, madres, abuelos y o de una cantidad concreta de libros du- te enriquecernos mutuamente para cami-
otros familiares buscan más ocasiones rante el curso. Como dice Pennac: «Una nar hacia lo que podemos ser. •
para regalar o ir a comprar libros para los única condición para la reconciliación
niños. Notan que su esfuerzo económico con la lectura: no pedir nada a cambio.
se ve compensado por el interés crecien- *Juanjo López Ruiz es profesor de Educación
No hacer ningún tipo de pregunta. No Primaria en la escuela «Serralavella» de Ullas-
te de sus hijos hacia los libros. poner ningún tipo de deber». trell (Barcelona), miembro de diferentes semi-
Comentar en las reuniones escolares El objetivo es descubrirles el placer narios de investigación educativa del ¡CE de la
con padres y madres el proceso de ani- de la lectura; de leer para disfrutar, de Universität Autónoma de Bellaterra y de la Uni-
versität de Barcelona, y profesor de diferentes
mación a la lectura que se está desarro- leer por la aventura que es posible ini- cursos del Pía de Formació Permanente del De-
llando en el aula, conversar sobre los ciar cada vez que abrimos un libro, de partament d'Ensenyament de la Generalität de
cambios experimentados por los niños y leer a la búsqueda del tesoro que puede Catalunya.
TINTA FRESCA

Agatha Echevarría

Nací junto al mar y al terminar los es- que soy bizca y que esa es la razón por la del zapato negro y brillante. Hay días
tudios, mi familia se fue tierra adentro, cual camino algo escorada. que caminamos al bies y otros algo más
donde la humedad no huele. La luz ha Un día, iba caminando, intentando no recto, pero despegarlos el uno del otro
sustituido la nostalgia del verde, sin em- tropezar con un semáforo en rojo, cuan- todavía no lo hemos conseguido.
bargo, sigo oyendo el rugido de las olas do pisé un zapato negro y brillante. El El quiosquero cree que lo de ser bizca se
y los recuerdos de mi infancia corren pisotón fue con ganas, y dejé impresa mi contagia y él, para evitarlo, me devuelve el
por el monte. huella sobre los destellos de aquel zapa- cambio tapándose el ojo con un parche.
En Madrid, he aprendido a relatar los to negro y brillante. Intenté disimular mi
silencios, a hablar de lo que duele y a son- zapato limpiándomelo contra la pernera
reír cuando te encuentras complicidades.
Sin embargo, resulta casi imposible ca-
del pantalón, sin embargo, el resultado
no fue suficiente. El dueño de aquellos
Bibliografía
minar por esta ciudad. Das dos pasos y te zapatos negros y brillantes ya se había Una noche de colores, Madrid:
encuentras un semáforo. En general, me dado cuenta de que los míos no brillaban SM, 1997.
los conozco todos y los intento evitar. como los suyos y que, quizás, está era la Guisante, Madrid: SM, 1999.
Sobre todo los que están en rojo. Eso sig- razón por la cual mi huella era tan visi- La ciudad de los números, Madrid:
nifica caminar en zigzag o al bies, y de ble. Me disculpé por no llevar los zapa- SM, 2000.
esta manera hago kilómetros y kilóme- tos preparados para un accidente y, des-
tros. El quiosquero de la esquina piensa de ese día, mis pasos se han unido a los
TINTA FRESCA

¿Tuyo o mío?
por Agatha Echevarría

T atín tenía tres piernas. Sí, es


verdad que tenía tres piernas.
La tercera era más larga que las
otras dos y esto le suponía un problema.
Cuando llovía salpicaba a todo el mun-
do al bajar las aceras.
—¡Tatín póntela de bufanda! —le gri-
por todo el patio. Pero entre el mí y el tú,
no consiguieron que la tercera pierna se
separara de Tatín para unirse a Tatn.
Pasaron las nubes, la merienda y el au-
tobús y allí seguían Tatín y Tatn. Hasta
que, al llegar la noche, el farolero los en-
contró tumbados en el patio del colegio.
quedado —le dijo el sereno al alguacil.
—¡Oiga! Que nunca he perdido nin-
guna pierna —contestó Tatn bajo la luz
del farolero, las llaves del sereno y la go-
rra del alguacil—. Sólo he tenido una
pierna desde que nací.
El alguacil tampoco fue capaz de en-
taban los niños riéndose de él. —¿Qué hacéis aquí tan tarde? —les tender lo que estaba pasando y decidió
Era una posibilidad cuando hacía frío, preguntó. llamar al alcalde.
pero pesaba tanto que casi nunca le me- —Quiero que me devuelva lo mío —di- —Mire, Don Paco, al parecer han en-
recía la pena. jo Tatn agarrado a la tercera pierna. contrado una pierna abandonada y aho-
Un día llegó al colegio un nuevo niño —Y yo, que se lleve lo suyo —con- ra los dos se pelean por ella.
que se llamaba Tatn y que tenía una sola testó Tatín mirando a las estrellas. —¿Qué historia es ésta? —preguntó
pierna. Sí, es verdad, tenía una sola pier- El farolero se rascó la cabeza. Nunca el alcalde rascándose el bigote—. La
na y esto no le producía ningún proble- se había encontrado en semejante lío, gente se deja un abrigo, un zapato pe-
ma. Había visto a niños que se quedaban con ro... ¿una pierna?
—¡Es una suerte! Sólo tengo que atar- la piruleta o con el balón de otro, pero... —La pierna es mía —aclaró Tatín de-
me un zapato —contestaba cuando le ¿una pierna? Eso sí que nunca jamás y sesperado—, pero ya no la quiero.
preguntaban por su pierna. que... ¿el botín se pegara al pequeño la- —Es verdad que es suya —continuó
Pero cuando Tatín y Tatn se encontra- drón? Eso sí que resultaba de lo más ex- Tatn—, pero yo sí que la quiero.
ron en el recreo, los dos se cayeron de traordinario. ¡Vamos! Podía decirse que —Entonces, ¿dónde está el problema?
espaldas. se trataba de un caso digno de estudio. —preguntó el alcalde separándose los
—¡Ésa es mi pierna! —exclamó Tatn, Fue entonces cuando el farolero deci- bigotes—. Si tú no quieres la pierna —
feliz de encontrarse con una pierna. dió llamar al sereno. le señaló a Tatín con su vara de mando —,
—Puede que sea tuya —contestó Ta- —Fíjate Mariano, éste le ha quitado la se las das a éste y tú que la quieres se la
tín con la esperanza de verse libre de pierna y el otro no consigue recuperarla cambias por unas canicas.
ella. —le dijo el farolero al sereno. —Ése es justo el problema —le susu-
Comprobaron que la tercera pierna de —¡Yo no le he quitado la pierna a na- rró el alguacil al oído.
Tatín era justo del mismo tamaño que la die! —exclamó Tatín bajo la luz del fa- —¿Cuál? ¿El número de canicas?
única pierna de Tatn. rolero y el tintinear de las llaves del se- —No señor alcalde, que la pierna no
—¡Devuélveme ahora mismo mi pier- reno—. La tengo pegada desde que nací. quiere —exclamaron todos a la vez.
na! —dijo Tatn tirando con fuerza de la —Eso no es lo que me acabáis de con- —¡Cómo que no quiere! ¡A mí, nadie
pierna. tar —les corrigió el farolero. me desobedece! ¡Qué escriba el algua-
—Llévatela ahora mismo —contestó El sereno no consiguió arreglar aquel cil! —pidió el alcalde con los bigotes
Tatín agarrándose a un árbol. enredo y decidió llamar al alguacil. hacia la luna.
Y así estuvieron toda la tarde, uno es- —Fíjate Bernardo, uno se olvidó la El alcalde se subió al columpio y dic-
tirando de la pierna y el otro arrastrado pierna en el pupitre, y el otro se la ha tó un bando al alguacil, por el que toda
3
ABI.O AMARGO

pierna que estuviera de más tenía que Todos le miraron muy asombrados. más agotada y más encarnada. Hasta
acompañar a la pierna que estuviera de —No me parece cosa de gracia —di- que una mañana, Tatín se despertó y pa-
menos. Y para evitar que saliera co- jo preocupado Don Paco, el alcalde. ra su asombró comprobó que su tercera
rriendo o se escapara se contaría hasta —Es muy sencillo —les tranquilizó el pierna era del mismo tamaño que las
seis, para que la pierna se colocara jun- campanero—. No le hagáis ni caso. Se otras dos. «Debe de estar constipada y se
to a la pierna solitaria. El bando añadía cree muy protagonista, ya se aburrirá y habrá encogido», pensó Tatín. Esa ma-
que si desobedecía, se iría directa a los se irá a su sitio. ñana, caminó más despacio hacia el co-
calabozos. Al día siguiente, Tatín se levantó y. co- legio.
Tatín y Tatn se abrazaron horrorizados mo le había dicho el campanero, se diri- —No sé que está pasando —le saludó
mientras oían contar bajo la luz del fa- gió al colegio sin importarle arrastrar su Tatn—. pero siento un cierto cosquilleo
rolero, las llaves del sereno, la gorra del tercera pierna. Bajaba las aceras y la por todo el cuerpo.
alguacil y los bigotes del alcalde... pierna se golpeaba contra la calle. Gira- Tatín le pidió silencio y con un dedo le
—A la una, a los dos, a las tres, a las ba las esquinas y la pierna chocaba con- señaló su descubrimiento. El resto del
cuatro, a las cinco y a las... tra las farolas. Al llegar a clase, la pier- día decidieron someter a la pierna al
—¿Se puede saber qué estáis hacien- na tenía el color de la granada y estaba mismo ajetreo. Y la pierna subía y baja-
do? —se acercó alarmado el campane- super agotada. ba sin parar. Hasta que una mañana, al
ro—. No ha amanecido y ya estáis dan- Durante el resto del día, Tatín no la de- saltar de la cama haciendo una pirueta,
do las horas. Se van a despertar las jó descansar un minuto. En gimnasia fue Tatín se cayó al suelo de bruces.
gallinas y aquí el despertador oficial soy el más aplaudido por las mil piruetas Desde ese día, Tatín tiene sólo dos
yo —y les miró muy enfadado. que hizo con su tercera pierna. En el re- piernas y la nariz hinchada como una za-
El alcalde, como máxima autoridad, creo, trepó a los árboles utilizando la nahoria. Y a Tatn, como tarda tanto atán-
carraspeó y poniendo un poco de orden pierna como un gancho, y cuando toca- dose el segundo zapato, le han puesto
le contó el dilema que se traían entre ron el silbato del final de las clases, sa- dos faltas por llegar tarde al colegio.
manos. lió corriendo llegando el primero a la En la ciudad, los charcos se han que-
—Y para eso tanto jaleo —sonrió el tienda de chuches. dado solitarios y Tatín y Tatn se entrenan
relojero. Y así, día tras día, y la pierna cada día en la playa para la maratón.
La cultura
pasa por aquí

AV Monografías La Caña ER, Revista de Litoral RevistAtlántica de


Abaco CD Compact Filosofía Lletra de Canvi Poesía

Academia El Ciervo Experimenta Matador Revista de


Foto-Vídeo Occidente
ADE Teatro Cinevídeo 20 Ni hablar
Gaia Ritmo
Afers Internacionals Clarín Nickel Odeon
Generado Scherzo
Africa América Claves de Razón Nueva Revista
Latina Práctica Grial El Siglo que viene
Opera Actual
Ajoblanco CLIJ Guadallmar Síntesis
La Página
Álbum El Croquis Guaraguao Sistema
Papeles de la FIM
Archipiélago Cuadernos de Álzate Historia. Antropología Temas para el
El Paseante Debate
Archivos de la Cuadernos y Fuentes Orales
Política Exterior A Trabe de Ouro
Filmoteca Hispanoamericanos Historia Social
Por la Danza Turia
Arquitectura Viva Cuadernos de Jazz Insula
Primer Acto Utopías/Nuestra
Arte y Parte Cuadernos del Jakin
Lazarillo Quaderns Bandera
Atlántica Lápiz d'Arquitectura
Internacional Débats Veintiuno
Lateral Quimera
Delibros El Viejo Topo
L'Avenç Leer Raíces Virldiana
La Balsa Dirigido Letra Internacional
de la Medusa Reales Sitios Voice
Ecología Política Leviatán
Bitzoc Reseña Zona Abierta

A Exposición, información,

m
CE
Asociación de Revistas
Culturales de España
venta y suscripciones:
Hortaleza, 75. 28004 Madrid
Teléf.: (91) 308 60 66
Pax: (91) 319 92 67
http://www.arce.es
e-mail: arce@infornet.es
AUTORRETRATO

Pablo Amargo

losina al lado del café. Contagia una


sonrisa.

6" Vvlor: carezco, desde mi infancia,


de olfato. Se podría decir que nunca he
experimentado lo que se siente al oler
un perfume, un cabello recién lavado,
un café de domingo... Tengo también la
impresión de que mi paladar está resen-
tido. Los sabores suaves e impersonales
me dejan indiferente. Sólo disfruto de
los sabores enérgicos, fuertes, contun-
dentes, con personalidad. Sabores pi-
Seis razones por las que no soy necesitan, al menos, un poquito de espa- cantes, salados, amargos, agrios, empa-
amargo: cio vacío para poder respirar. Personal- lagosos...
mente, el espacio vacío en las imágenes No tengo la menor duda de que pala-
A,
r/-\ zúcar: de un tiempo a esta parte me fascina. El vacío existe sin existir, deo ilustraciones con la misma predis-
he ido entablando amistad con mucha igual que el agujero de las rosquillas, posición.
gente. Son personas que están relaciona- que sabe mejor incluso que la propia
das con la actividad de ilustrar, diseñar, rosquilla. Éstas son mis seis razones por las que
escribir... en definitiva, de imaginar. Y no soy amargo. Existen cincuenta y seis
todas ellas, sin excepción, tienen algo 5o,f^
\J7oIosina. Un dibujillo en el papel razones por las que no soy dulce. Pero
dulce. más insignificante es igual que una go- ésta es otra receta.

2o /VWmelada. A veces me hacen


encargos que no son muy agradables.
Son un poco tristes y feos. Pero tengo un Bibliografía
arma secreta. Por muy duro de roer que
sea el pan, siempre puedo alegrar la di-
gestión con un poco de mermelada de Cuaderno de agosto, Madrid: Anaya, 1997.
pasión. El monstruo del profesor Magmisson, Barcelona: Edebé, 1997.
El pozo del alma, Madrid: Anaya, 1997.
3o /Avellanas. Hay trabajos de ilustra- Cuentos de Grimm, Madrid: Anaya, 1998.
dores que son como avellanas. Tienen ¡Que viene el Hombre de negro!, Madrid: SM, 1998.
una cascara muy dura y escurridiza. Al Dame un beso Larissa Laruss, Madrid: Anaya, 1999.
intentar romperla con los dientes, se Todas las vacas son iguales, Caracas (Venezuela): Camelia Ediciones, 999/
puede uno hacer daño. Pero si, tarde o Suiza: La Joie de Lire, 2000.
temprano, se consigue romper la envol- La bola infinita, Oviedo: Ambitu Ediciones, 2000.
tura, el sabor del interior es inigualable. Mis primos están locos, Madrid: Espasa Calpe, 2000.

R osquillas. Todas las ilustraciones


AUTORRETRATO
LA COLECCIÓN DEL MES

Demademora de Kalandraka
por Xosé Manuel González Barreiro

ué es Demademora? ¿Qué res, en todas las bibliotecas escolares o


significa esa extraña pala- públicas, que el precio no fuese una ba-
bra? Demademora quizá rrera infranqueable. Llegar a los que
no sea nada, pero denota, evoca, desata aman los libros cuidados; a los que
mecanismos ocultos de nuestro pensa- quieren libros que soporten manos y
miento, puesto que si la fraccionamos se más manos. Y también a los que no po-
convierte en palabras llenas de significa- drían acceder a esos libros pero quieren
do. Desde mora como recompensa dulce libros. Por eso se diversifica la edición
que nos ofrecen los senderos, hasta el ser con la encuademación de una parte en
Olí mítico (moura, en Galicia) que guarda cartoné y otra en rústica. Eso nos per-
Humón los tesoros en la cultura popular galle- mite llegar con nuestros libros a todo
ga. Quizá, sin que nosotros lo supiése- tipo de lectores.
mos, escogimos este nombre porque en- Despejadas esas dudas y resueltos los
tendemos la literatura como un camino problemas que han ido apareciendo, cre-
lleno de dulces tesoros por descubrir. emos que se ha abierto una oportunidad
Cuando Kalandraka Editora decidió para los autores literarios c ilustradores.
concretar un proyecto cultural que lleva-
ba mucho tiempo en la mente de algu-
nos, acordó que debía existir una colec- ¿Qué ofrecemos?
ción de libros para pequeños lectores en
los que se recogiese la producción de Esta pregunta, en los inicios, tuvo una
los creadores reconocidos y de los que respuesta fácil. Las publicaciones para
querían encontrar ese reconocimiento a primeros lectores en Galicia eran esca-
través de una obra cuidada, novedosa; sas, tanto en cantidad como en calidad.
de los que seguían caminos ya explora- En consecuencia, se buscaba ofrecer li-
dos y los que se atreviesen a adentrarse bros donde la imagen tuviese un papel
en las fronteras de lo desconocido por la importante como expresión artística, pe-
vía del riesgo y la experimentación. ro con el soporte fundamental de una
La incertidumbre nos invadía porque buena obra literaria; textos que uniesen
la ausencia de colecciones para primeros a esa calidad el saber a quien se dirigían
lectores no nos permitía vislumbrar có- y sus limitaciones comprensivas, hu-
mo estaba nuestro panorama de autores yendo de la idea de que un libro para la
e ilustradores, los estilos que cada uno infancia no tiene que tener ninguna di-
era capaz de desarrollar, o la propia des- ficultad literaria que salvar. Todo lo con-
confianza del sector editorial en cuanto trario. Entendemos que cualquier proceso
a la viabilidad de un proyecto dirigido a de educación, y el literario también, es
una franja de edades en la que la pres- un camino en el que los obstáculos y
cripción escolar no existe. dificultades que superamos son parte
Qtro desafio era intentar que nuestros de la formación de los lectores. Quería-
libros pudiesen entrar en todos los hoga- mos que en sus manos se posasen libros
hablaban de la vida, de las singularida-
des que cada ser humano encierra, de
cómo el mundo se puede subvertir. Ele-
gimos éstos y no otros porque encerra-
ban un código artístico a la vez diverso
e interesante, porque en ellos se puede
hallar un concepto global del libro como
obra literaria, gráfica y objeto de diseño;
porque pensamos que representan una
tendencia que puede mostrar nuevos es-
tilos que señalen caminos interesantes
para nuestros propios creadores.

Cantera propia

Todo eso no significa que nos haya-


mos olvidado de los escritores e ilustra-
dores gallegos, de casa. Tratamos de es-
tar abiertos a los autores que nunca se
habían aventurado por los territorios de
la literatura para niños y nos hemos en-
contrado con un poeta llamado Pepe
Cáccamo que nos ha ofrecido un mara-
villoso juego literario bajo el título de
Ganapán das palabras, a una contadora
llamada Paula Carballeira y a Pablo Ote-
ro que nos han desbordado con un Ma-
teo magníficamente extraño. También
hemos podido ofrecer un espléndido pri-
mer libro de La cebra Camila, con una
que contasen historias, que ofreciesen toriales al considerar que esas grandes historia contada a través de una estruc-
el lenguaje como un juego, que fuesen obras de la literatura para niños no me- tura tradicional; un Pirata Pata de Lata,
obras para el goce por el puro placer de recían una edición a la altura de su cali- heredero del Hombrecillo Indomable y
las palabras. Imágenes que fuesen una dad literaria o gráfica. Y en este punto estupendamente ilustrado por un Ramón
nueva lectura y en las que cada ojeada aparece la eterna duda de las coleccio- Trigo, que dará mucho que hablar a po-
constituyese un descubrimiento. nes: ¿formato único o variación según cas oportunidades que tenga de ilustrar
¿Lo habremos conseguido? En la vida las necesidades de la obra? ¿Cubiertas nuevos textos; y una caja rarísima llena
siempre se está en camino, y eso es lo en cartoné o rústica? La opción por un de extraños animales corno un luminoso
bueno, y lo que nos hace gozar con este formato único para toda la colección en camalume o un calmoso vacacol con-
trabajo de leer textos, imágenes, hablar cierto modo ha limitado las posibilida- vertidos en Animais de compañía.
con ilustradores y autores, imaginar los des de introducir en ella excelentes li- En estos casi dos años que llevamos
libros que queremos y tratar de materia- bros, que hemos trasladado a nuestra co- de vida hay un personaje que tiene mu-
lizarlos con cada nueva publicación que lección hermana Tras os Montes. Qué cha culpa de que nuestros libros y las
realizamos. suerte ha tenido ella de contar entre su historias que en ellos se cuentan se ha-
familia con Coritos de ratiños, A toupiña yan popularizado por casi toda Galicia,
que quería saber quen lie fixera aquilo se trata de la Maga Rulana. Esta maravi-
Importemos y aportemos na cabeza o A que sabe a lúa. Solamen- llosa mujer de capa, sombrero y acordeón
te nos hemos podido quedar con autores va contando nuestras historias a miles de
Creemos que las literaturas, cada una muy actuales como Olivier Douzou —O niños curso tras curso, de escuela en es-
con sus recursos y sus limitaciones, son, desfile—, José Parrando —¿Kenqueo- cuela y de biblioteca en biblioteca. ¿Qué
además, modelo. Y eso es lo que nos fal- ké?—, Christiane Pieper—Catarina e o sería de nuestros personajes sin su voz,
taba, ofrecer modelos literarios en nues- oso— o Christian Voltz —¿Aínda na- sus melodías o sus mágicos trucos? •
tra propia lengua, la gallega, a través de da?—. ¿Por qué ellos y no otros? Senci-
la traducción de los grandes autores de llamente, porque veíamos en estos auto-
* Xosé Manuel González Barreiro es codirec-
la literatura universal para niños que, a res e ilustradores historias que creíamos tor de la colección Demademora de Kalandraka
veces, han sido maltratados por las edi- que podían interesar los lectores porque Editora.
De la tradición oral a
la realidad virtual
por Consol A g u i l a r Rodenas*

La autora rastrea en la
literatura infantil
actual, pero también
en otras disciplinas
artísticas como el cine,
la publicidad, la
música o las nuevas
tecnologías, la
utilización de los
cuentos provenientes
de la tradición oral.
Cuentos, recogidos
luego y reinterpretados
por Andersen, los
Grimm o Perrault,
entre otros, que
forman parte de
nuestro imaginario
colectivo y que
actualmente, lejos de
haberse olvidado, son
constantemente
recreados, versionados,
adaptados...

CUJÍ 25
«En literatura nunca hay lindes níti- otro muy pertinente en estudios de lite- modalidades textuales y distintos tipos de
dos; todo se apoya en algo, las cosas se ratura infantil, de cara a rastrear los es- creación que comparten aspectos comu-
superponen unas a otras, y terminan tratos de una obra, especialmente en ver- nes. Por tanto, en las propuestas educati-
siendo un complicado juego intertextual siones y reelaboraciones (Mendoza5), y vas contribuye a interrelacionar saberes y
a base de espejos y muñecas rusas.» la estética de la recepción, como escue- a construir una percepción integrada de la
Boris Balkan, personaje de la crítica que centra su teoría en la cons- realidad cultural. La transposición didác-
El club Dumas. ' trucción del sentido de un texto por sus tica de la intertextualidad, puntualizan, ha
lectores». sido debida a dos facetas: la referida al

E En su análisis del proceso de lectura, análisis de la producción y la atención al


Wolfgang Iser4 destaca tres aspectos que efecto en la recepción."
l protagonista de la obra El club forman la base de la relación entre lec- También señalan Antonio Mendoza y
Dumas, de Arturo Pérez Reverte, tor/a y texto: el proceso de anticipación Amando López que algunos autores y
Corso, el cazador de libros, se y retrospección; el consiguiente desa- autoras utilizan las narraciones leídas y
plantea el absurdo de un tiempo en el rrollo del texto como acontecimiento vi- escuchadas en su infancia para la recrea-
que hay tantos niveles de lectura posi- vo; y la impresión resultante de confor- ción, en adaptaciones o nuevas versio-
bles que resulta difícil saber si uno se en- mación con la realidad. nes, con modificaciones de funciona-
frenta al original o a la copia, si el juego La actividad lectora, puntualiza, se lidad c intencionalidad, de lo que se
de espejos devuelve la imagen real, la puede describir como una especie de ca- retoma de textos anteriores. Esta estrate-
invertida o la suma de éstas. Otro perso- leidoscopio de perspectivas, preinten- gia se apoya en la previsión de un tipo de
naje, el crítico literario Boris Balkan, le ciones y recuerdos. Cuando leemos, de- lector/a que tiene que poseer la previa
recuerda que ya no hay lectores inocen- fiende, existen dos niveles que nunca se lectura de las obras o de los textos es-
tes; que un lector es todo lo que antes ha separan por completo: el «yo» ajeno y el pecíficos a los que se alude, puesto que
leído, más el cinc y la televisión que ha «yo» real. Tan sólo podemos convertir sin su conocimiento previo sería más
visto y que a la información que le pro- los pensamientos de otra persona en un difícil la comprensión, captar la valo-
porcione el autor siempre añadirá la su- tema absorbente para nosotros cuando el ración y establecer la interpretación de
ya propia. trasfondo virtual de nuestra propia per- un nuevo texto. Y así exponen: «La
sonalidad se puede adaptar a él. Cada pervivencia de los modelos literarios
texto que leemos marca una frontera dis- de la tradición infantil se debe a la po-
Intertextualidad tinta en nuestra personalidad, de manera sibilidad de ser identificados, porque
que el trasfondo virtual (el auténtico los códigos tradicionales aseguran la
Ana Diaz-Plaja y Margarida Prats' se- «yo») adoptará una forma distinta según base de inteligibilidad; los nuevos
ñalan que actualmente el panorama crí- el texto de que se trate. constituyen la actualidad histórica de
tico de la literatura infantil y juvenil Por otra parte. Antonio Mendoza, Te-
parece decantarse por dos líneas com- resa Colomer y Anna Camps5 destacan
plementarias: «... la intertextualidad, en el interés de la intertextualidad, puesto
el sentido de copresencia de un texto en que permite interrelacionar diversas

/ ¡Juuy!
ESTUDIO

«Una literatura popular funcional que,


mediante ficciones, enuncia y recuerda las
leyes fundadoras de una sociedad [...] con
el fin de asegurar su cohesión.
De ahí las semejanzas en cuanto a
los temas y la enorme cantidad de va-
riantes en los tratamientos que se pre-
sentan entre una civilización y otra, y
que corresponden a la particular expe-
riencia que, con respecto a ese tema, tie-
ne cierto pueblo en cada momento deter-
minado de su historia.
Estos cuentos, que siempre terminan
bien, suelen incluir situaciones escabro-
sas y detalles licenciosos, no están espe-
cíficamente destinados a los niños, quie-
nes, sin embargo, estaban autorizados a
escucharlos en las veladas nocturnas. En
cambio, los relatos que sí les están espe-
cialmente destinados siempre terminan
mal: se trata de los cuentos de adverten-
cia [...]. Para comprender esta peculiari-
dad de los cuentos de advertencia basta
con notar que se trata de relatos funcio-
nales cuya función es, precisamente la de
alejar a los pequeños de los peligros que
los amenazan»."

— Nuestro concepto de infancia es re-


lativamente reciente. Su evolución se de-
be a la modificación de la condición del
niño/a en relación a las transformaciones
sufridas: por las estructuras familiares
desde el siglo xvi (de la familia troncal,
la de la estirpe y la comunidad, a la fa-
milia nuclear; por el paso de la educa-
ción pública comunitaria y abierta, a una
educación pública de tipo escolar; y por
las disposiciones legales que hacia la mi-
tad del siglo xvi aparecen respondiendo
a escrúpulos de moral religiosa y a preo-
cupaciones de carácter público.1"
— El avance de la alfabetización en
Europa lleva a una parte de su elite a
exaltar las tradiciones de los «iletrados»
que son objeto de una curiosidad pater-
la creación. Así, los textos de la literatu- momento y recordar sus aportaciones: nalista y coleccionista. El nuevo con-
ra tradicional perviven en la memoria de — Los cuentos populares forman cepto de la escritura legitima y refuerza
niños y adultos»." parte del imaginario colectivo de la so- la exclusión y marginación de las perso-
ciedad y como referente literario com- nas analfabetas. La sobrevaloración de la
partido han sido reinterpretados a lo lar- escritura (recordemos que no saber leer o
Nuestro imaginario colectivo go de la historia de la literatura infantil escribir se vive como una vergüenza) es
según las preocupaciones sociales, cul- impulsada en general por sus poseedores
Es importante, sin embargo, recabar turales y económicas de cada momento/ que se aprovechan de la relación de do-
información en las diversas investiga- — Siguiendo a Marc Soriano, actual- minio que legitima sobre la oralidad. El
ciones, desde diferentes posicionamien- mente la consideración del cuento tradi- libro nuevo se vuelve, a menudo, la refe-
tos, que se han llevado a cabo hasta el cional es ésta: rencia en torno a la cual giran los poste-
dores relatos, no importa si los mitos — En todas las épocas, incluida la ac- (artesanos, agricultores, comerciantes) y
han sido recogidos en circunstancias po- tual, la literatura infantil normal y co- son sus problemas los que se describen y
co apropiadas o si son incompletos." rriente tiende a acentuar el statu quo, y tratan; a finales del siglo xix se estable-
- En las investigaciones de historia en las obras más famosas el mensaje ce un canon al que se adaptan los edito-
oral, cuando se recogen cuentos entre- subversivo funciona más en la esfera pri- res (hombres), que publicaron sólo una
vistando a diversas personas de una vada que en la pública. En los cuentos mínima parte de los cientos de cuentos
misma localidad y generación, algunos populares la rebeldía contra la corriente que se habían recopilado, eligiendo los
recuerdos se repiten, pero también se general de la cultura imperante se mani- que más podían amoldarse a las formas
observan notables variaciones, existen fiesta de manera encubierta, tomando socialmente aceptables de las clases aco-
«olvidos», errores. El mismo testimonio partido por los derechos de los miem- modadas. Durante casi doscientos años
elige lo que tiene que decir y lo que se bros más desfavorecidos de la población se suprimen relatos, sin mencionarlo, se
tiene que callar en relación a una histo- (infancia, mujeres y pobres), contra el cambian los textos originales, se alte-
ria socialmente convencional comparti- orden establecido." ran y expurgan las historias para «adap-
da por un grupo. Algo a contemplar en Estas «subversiones» fueron pasadas tarlas a la infancia»; durante cientos de
relación a la fidelidad de la transcripción por alto mientras formaron parte de una años, mientras la literatura se hallaba
con la fuente oral original y, también, en cultura oral dirigida a personas no rele- casi exclusivamente en manos de los
relación a la adaptación que realiza la vantes socialmente, pero en el momento hombres, eran las mujeres las que se in-
persona recopiladora.^ en que se fijan por escrito son desapro- ventaban y transmitían oralmente las
— Los cuentos transmiten una tradi- badas. Entre las características que se historias. Cuando se establece el canon
ción cultural rica y compleja, una con- sustituyen, Alison Lurie apunta: se re- al que se adaptan los editores victoria-
cepción del mundo; tienen una función trata a una sociedad en la que las muje- nos se censuran rasgos como el sexo, la
socializadora en relación a un objeti- res eran tan competentes y activas como muerte, el mal carácter y, especialmente,
vo: insertar a los miembros más jóve- los hombres, a cualquier edad y dentro la iniciativa femenina.
nes de la comunidad en su contexto so- de cualquier clase social; sus historias — Los cuentos populares clásicos son
ciocultural.13 están dirigidas a las clases trabajadoras un instrumento ideológico, incluyen una

Distel

*w

-
Ampliación de una imagen del cortometraje Érase otra vez Caperucita Roja, del francés ./ano, aparecida en el artículo
«¡Para comerte mejor!», de E. Bastida, en El País Tentaciones del 20-3-99.
ESTUDIO

visión de la estructura social interesada


que proporciona valores y creencias pa-
ra dominar o para sobrevivir y subvertir.
El adoctrinamiento que incluyen implica
colonialismo ideológico, el término clá-
sico hace referencia a una cultura occi-
dental, blanca con determinados patrones
culturales, religiosos o políticos.
En su origen oral, el cuento fue un re-
curso importante del pueblo, una toma
de conciencia de sus posibilidades de
crecimiento frente a las clases privile-
giadas. El paso de la oralidad a la escri-
tura neutraliza el valor subversivo de la
palabra. Los cuentos colonizadores co-
rresponden, en su mayoría, a una socie-
dad medieval estática que se traslada a
otros continentes con una historia dis-
tinta. Ello implica que los países coloni-
zados reciben modelos nacidos en otro
medio, tiempo y tradición que, sin em-
bargo, son asumidos totalmente.13
Diversas culturas indígenas de diversas
parles del mundo, incluyen narraciones en
vivo de carácter sagrado que explican el
origen del ser humano, de un pueblo o
de la naturaleza donde se vive."'
— La reflexión teórica sobre nuevas
versiones de los cuentos se ha ejercido
sobre la función educativa del cuento
(influencia de la teoría). Los cambios
literarios se han producido debido a la
influencia artística, a la presión de la li-
teratura de adultos o a las formas narra-
tivas de la imagen (influencia de la pro-
ducción). Se ha teorizado mucho sobre
qué es adecuado para la formación mo-
ral, pero apenas sobre qué es convenien-
te para la educación literaria, para apren- N°5
der a leer literariamente.17 rfANEL
— En algunas versiones se pretende
combatir todo vestigio de crueldad o vio-
lencia, que ha llegado al extremo con el «Sin embargo se siguen contando se limita a repetirlos, los adapta sin cesar
nacimiento del movimiento «política- cuentos, y no sólo en los países sumergi- a las expectativas de los diferentes públi-
mente correcto», aparecido en 1989 y dos en el analfabetismo [...]. La nueva cos, siembra nuevos detalles y referen-
que pretende suprimir del lenguaje todos narración se dirige a un público urbano y cias al presente que los remozan. En po-
los elementos que reflejan la dominación ya no a un público rural; se ve obligada a cas palabras: los recrea».-'"
de la cultura occidental (considerada inventar nuevas técnicas de composición
blanca, masculina, explotadora del me- y de expresión, utilizando los saberes y
dio ambiente e incapaz de expresarse sin los supuestos de esos auditorios; busca El cuento de nunca acabar
humillar) sobre el resto de grupos, sean también nuevos temas, que correspon-
mujeres o minorías de cualquier tipo.18 dan a las preocupaciones y las necesida- Perrault recoge unos cuentos de tradi-
Pero los cuentos siempre han estado des de estos nuevos públicos. Es así co- ción oral, censura los aspectos que consi-
ahí. Günter Grass1" nos recuerda que no mo se resuelve el problema del dera necesarios para dirigirlos a la corte
debemos olvidar que todo lo narrado sa- «narrador dotado», que es un auténtico de Versalles (por ejemplo, Cenicienta ya
lió al principio de unos labios. Y Marc artista. Sin duda hereda mucho del patri- no se despioja), conserva sin embargo
Soriano evidencia: monio de los cuentos de antaño, pero no otros (el canibalismo, la escatología) y
EDICIONES MORATA, S. L.
Mejía Lequerica, 12
Teléf. 91 448 09 26
e-mail: morata@infornet.es
web: www.edmorata.es
28004 MADRID

NOVEDADES:

Ô <D O ' </)

Jgo5
» 3 ET m

iiñas
.,.-, X.0&
•'
u t"ts'

TJ» TÍO

¡os publica en 1697. En 1812 los herma- coge de un maestro de Viterbo el juego ,U*e
(Cot^P»
ios Grimm publican la recopilación de de «Caperucita Roja en helicóptero»: se
en0» 3 S>
sus cuentos, y en 1815 se publica la se- dan a los niños y a las niñas unas pala- » o O q
gunda edición. En 1975 se publicó el ma- bras a partir de las cuales deberán for- o ow
nuscrito de 1810, y con ello se demuestra mar una historia. Cinco palabras, por
que entre una y otra edición transforman ejemplo, forman una serie, y sugieren
y cambian los textos con fines morali- la historia de Caperucita Roja (niña,
zadores o simplemente por gusto (apa- bosque, flores, lobo y abuela). La sexta
'ece, por ejemplo, la versión de Cape- rompe la serie, por ejemplo, helicóptero.
"lícita con final feliz y sin desnudos). Y nos señala: «Se podría discutir el con-
También existen otras versiones de tradi- tenido ideológico de la nueva creación,
ción oral que incluyen variaciones/1 pero no es esto lo que ahora me preocu- i, »ora»
Y los cuentos siguen viviendo y se pa. Es mucho más importante lo que se
.ransforman. Gianni Rodari, en su Gra- ha puesto en movimiento. Estoy seguro
nc'itica de la fantasia, nos cuenta que re- de que aquellos niños, de vez en cuando.
ESTUDIO

querrán repetir el juego de Caperucita amantes del príncipe y se montan un me- hen escribió un cuento, Alba, reina ele
Roja con una nueva palabra: conocerán nage a trois. También en Chicas al res- las avispas,-" donde una niña rescata a
el placer de inventar. cate, de Bruce Lansky, se incluye una un chico que duerme en una caja de cris-
»Un experimento de invención es be- versión de La Cenicienta, contada desde tal (como Blancanieves), un bello dur-
llo cuando los niños se divierten, aun- el punto de vista del ayudante del hada miente. La heroína realiza un viaje má-
que para alcanzar ese fin (el niño como madrina; cuando la joven le pide ayuda gico, con referencias a Alicia a través
fin) se infrinjan las reglas del experi- para poder ir al baile, éste contesta: «Yo del espejo, entre otras, para llegar de
mento mismo»." no puedo hacer nada. En realidad lo tie- nuevo junto al durmiente pálido y her-
Y así en la misma obra nos propone nes que hacer tú».:4 moso que despierta al besarle en la nuca.
las fábulas al revés (Caperucita es mala La Caperucita de los Versos perversos Dirigida a un público adulto, Anne
y el lobo bueno), qué sucede después de Roald DahF mata al lobo para hacer- Rice, bajo el seudónimo de A.N. Ro-
(Cenicienta sólo se preocupa de la casa, se un abrigo de piel y cuando su vecino, quelaure,1" nos presenta una trilogía en
es un muermo y el príncipe se va con las el cerdito sensato, le pide ayuda para li- donde un peligroso príncipe despierta a
hermanastras), la ensalada de fábulas o brarse de su lobo, Caperucita no sólo lo- la Bella Durmiente violándola y some-
las fábulas plagiadas. gra dos abrigos de piel de lobo, sino que, tiéndola después a todo tipo de sádicas
Estrategias, propuestas, que se inclu- además, consigue un maletín de piel de vejaciones.
yen en muchas versiones actuales de cerdo para sus viajes. También lo pasa mal la Bella Dur-
cuentos dirigidos a personas adultas y/o Los cuentos nunca han dejado de estar miente de Robert Cooper, Zarzarrosa?*
a niños y niñas. Así, por ejemplo, en los ahí.Y se recuperan características que ya que el hada malvada imagina para
cuentos recogidos por Quim Monzó en habían desaparecido en las sucesivas Rosa un surtido de obstáculos y desper-
El perqué de tot plegat,-' en su versión censuras sufridas por los cuentos origi- tares donde no faltan violaciones, inces-
de La Cenicienta, las hermanastras son nales. Por ejemplo: en 1986, Emma Co- tos o príncipes que quieren despertarla,
entre ellos Drácula. mordiéndole la gar-
ganta, añadiendo a su historia todas las
variaciones del cuento original recogido
por Basile,-" 5b/, luna y Tedia, y las di-
versas versiones de Perrault. Grimm.
Bettelheim o Finn Garner.

Más allá de la literatura

Desde la música también encontramos


otras versiones de estos cuentos. Recor-
demos, sin ir más lejos, los de .losé
Agustín Goytisolo,'" ilustrados por Juan
Ballesta, donde aparecen el Jobito bue-
no, la bruja hermosa, el príncipe malo y
el pirata honrado, elaborados a partir de
un poema de Goytisolo conocido sobre
todo por la versión cantada de Paco Ibá-
ñez. Otra recreación preciosa de la his-
toria de Caperucita es la realizada por el
cantautor Ismael Serrano'1 que incluye
elementos de la versión de Perrault.
Por su parte, Joaquín Sabina'2 imagi-
na, en su canción Todos menos tú, a unas
peculiares protagonistas: «Blancanieves
en trippie amor descafeinado / Ceni-
cienta violando / al Principe encantado».
También Enrique Bunbury incluye en su
trabajo Radical Sonora una particular
visión de Alicia en el País de las Mara-
villas. Otro ejemplo es el trabajo Libro
de cuernos, del músico Javier Andreu. EVA SYKCROVA-PE<ARKGVA LA 3ELIA DURMIENTE SM, 1997
Aunque, incluyendo Disney, son más
conocidas las adaptaciones y versiones
cinematográficas de obras como Alicia clara alusión a los tres cerditos; Érase interesante información nos la dan Marta
en el País de las Maravillas, de Carroll, otra ve: Caperucita Roja (1995), del Nieto y Raúl García (dibujante y anima-
dirigida por Nick Willing (recordemos francés Jano, que recuerda a la Caperu- dor de Disney), al analizar el importante
el precedente de los años 30. Betty Boop cita de Dahl: y Lili y el lobo (1996). de componente erótico de lo que denominan
en el país de los errores); o del Peler la directora belga Florence Henrad. con «el harén de tío Walt», desde Blanca-
Pan. de Barrie. como Hook, el capitán una Caperucita inconformísta. nieves (1937). hasta Cenicienta (1950)
Garfio, dirigida por Steven Spielberg; o Otra muestra de recreación, esta vez —que, según afirman, podía despertar sa-
La Cenicienta, protagonizada per Drew largometraje, es la producción del cine nas pasiones entre la chiquillería: «Ella
Barrimore —con el zapatito diseñado independiente norteamericano Freeway fue la [...] que inculcó una marcada obse-
por Ferragamo incluido—. También exis- (1999). del director Matthew Bright. sión por el fetichismo del pic a toda una
ten versiones de los clásicos muy inte- Gemma LluclV" reflexiona sobre la pro- generación de infantes de los 50»'J—.
resantes que son otra muestra de la co- ducción de la factoría Disney respecto a pasando por Aurora, La Bella Durmiente
presencia de unos textos en otros. Asi cómo este modelo ha marcado el imagi- ( 1959), con quien la Disney cambia su tra-
podemos citar cinco cortometrajes pro- nario infantil, en lo que respecta a la cre- zo tradicional de línea redondeada por un
tagonizados por Capercuita Roja: Cape- ación de la enciclopedia cultural de los contorno anguloso, y por el resto de niñas,
rucita al Rojo Vivo ( 1943 ), de Tex Avery. lectores y las lectoras, puesto que la re- adolescentes y mujeres, incluida Belle, de
el animador estadounidense antidisney cepción literaria actual está condicionada La Bella y la Bestia ( 1991 ). Y desde la pe-
por excelencia; el musical ruso con mu- por los modelos mediáticos. Y señala so- dagogía crítica, Henry Giroux35 realiza un
ñecos de plastilina, dirigido por Gary bre Walt Disney la tónica de fluidez na- interesante análisis de la película Pretty
Berdine ( 1990); En la cama con el lobo rrativa, las imágenes edulcoradas y el Woman, dirigida en 1990 por Gary Mars-
(1995). de la finlandesa Pekka Korho- rechazo de las escenas consideradas hall, versión de los clásicos Pygmalion y
nen, con influencias del cine gore y una fuertes en relación al texto original. Otra La Cenicienta.
ESTUDIO

Desde el mundo de la publicidad hay cio de la campaña navideña 98 de la ca- También podemos acceder a más in-
claras conexiones. Así tenemos, por sa Chanel, dirigido por el cineasta Luc formación relacionada con los cuentos
ejemplo, el anuncio de Calvin Klein Besson y protagonizado por una sensual populares a través de Internet. Por
Jeans, protagonizado por un chico des- y sofisticada Caperucita Roja interpre- ejemplo, Les tres bessones, de Roser
conocido muy feo y la guapa modelo tada por Estrella Warren. En un París ne- Capdevila, cuenta con una página web
Kate Moss en clara alusión a La Bellay vado, Caperucita elige para llevar a su visitada por millones de niños y niñas
la Bestia; el de la empresa Mitsubishi abuela un frasco de Chanel n° 5. Y des- (www.lastresinellizas.com), pero tam-
Motors, con el eslogan «El lobo, los de la fotografía hay muchas muestras, bién puede llegarse al conocimiento de
tres ccrditos y el Montero: donde te lle- como, por ejemplo, la obra de Chema Hans Christian Andersen a través de In-
va un Montero no llega nadie», y un Madoz, Sin título, de 1990, donde una ternet (http://storygames.com/ander-
triste lobo comiendo zanahorias mien- escalera apoyada en un espejo nos de- sen/e_index.html). entre otras páginas.
tras en un prado, supuestamente lejano, vuelve la imagen de la escalera pene- Por otra parte, en relación a los perso-
los tres cerditos están muy tranquilos; o trando en la otra parte, el otro lado del najes que algunas generaciones conocen
la publicidad navideña del año 1999 de espejo.'" ya como «heredados» de otras, podemos
Telefónica-MoviLine, en la que para Podemos hablar también, en el caso de citar el espectáculo visual, entre la dan-
anunciar las llamadas gratuitas que se La Cenicienta, de versiones coreográficas za y el teatro, Almanack bniitax, monta-
regalan se recurre a Scrooge, el avaro o de la ópera Cerentola, de Rossini. Otro do en París en el año 1990, en torno al
protagonista del Cuento de Navidad, de ejemplo: en su diaria viñeta en El País, personaje de la Castafiore38 de Hergé.
Charles Dickens. Forges," critica el conflicto en los Balca- Cuentos trasladados a juegos de orde-
En los vídeo-clips publicitarios tam- nes mediante una opinión pública europea nador, personajes con su propia página
bién pueden rastrearse estos estratos. que, como los niños y las niñas de Hame- web. Y llegamos a la realidad virtual.
Podemos citar, en este sentido, el anun- lin, siguen la música de los flautistas. Así, por ejemplo, podemos citar una re-
creación del personaje de Lewis Carroll, que existe entre «Érase una vez» y «co- 4. Iser. W„ «El proceso de lectura: enfoque lenome-
Alicia en la ciudad virtual^' de Max lorín, colorado, este cuento se ha acaba- nológico». en Mayoral. .I.A. (comp.), Estética de la
(1996), ¿qué hay tras el espejo? do» siga siendo tan cautivador como la recepción, Madrid: Arco/Libro. 1987. pp. 215-243,
5. Mendoza. A.. Colomer. T. y Camps. A.. «Intcr-
Roman Gubern"1 nos recuerda que la primera vez que lo recorrimos. Para lo- textualitat», en ArticlesH, 1998. pp. 5-12.
difusión de la tecnología de la realidad grarlo, cada uno tendremos que aportar 6. Mendoza. A.. «Intcrtextualitat i recepció: el con-
virtual ha coincidido con una creciente nuestro granito de arena. • te tradicional», en Articles 14. 1998. pp. 13-31.
colonización del imaginario mundial por 7. Mendoza. A. y López. A.. «Nuevos cuentos
parte de las culturas transnacionales he- * Consol Aguilar Rodenas es catedrática en la viejos. Los efectos de la transtextualidad». en
Escuela Universitaria de Didáctica de la Lengua CLIJ 90. 1997. pp. 7-18.
gemónicas que presionan para imponer y la Literatura de la Universität «Jaunie 1» de 8. Colomer, T.. «Eterna Capcrucita. La renovación
una uniformización estética e ideológica Castellón (Comunidad Valenciana). del imaginario colectivo», en CL/JSL, 1996. pp. 7-
planetaria. Una realidad alternativa que 19. Díaz-Plaja. A.. «Literatura Infantil y Juvenil y
parece tener los atributos de la realidad Notas Literatura con mayúsculas», en Cabo. R. (dir.). V
1. Pérez-Reverte, A., El club Dumas. Madrid: Al- Simposio Internacional de la SEDLL. La literatura
objetiva y verdadera, la realidad inme- faguara, 1993. infantil y juvenil: su proyección en el aula, Oviedo:
diata, con un contraefecto: la sobreofer- 2. Díaz Plaja, A. y Prats, .VI.. «Literatura infantil Universidad de Oviedo, 1998, pp. 51-65.
ta de imágenes acaba por banalizarlas, y juvenil», en Mendoza. A. (coord.). Conceptos 9. Soriano. M.. Les contes de Perrault. Paris: Ga-
la densificación icónica es también res- clave en Didáctica de la Lengua y la Literatura, llimard, 1968.
Barcelona: Universität de Barcelona SEDLL 10. Gélis. .1.. «La individualización del niño» y
ponsable de su banalización icónica . Horsori. 1998. pp. 191-214. Foisil, M., «La escritura del ámbito privado», en
Un largo camino desde los comienzos, 3. Mendoza, A., Literatura comparada e intertex- Aries, P. y Duby. G. (dir.). Historia de la vida pri-
cuando una persona contaba cuentos. tualidad, Madrid: La Muralla, 1994. vada, vol.Ill: Del Renacimiento a la ilustración,
«Observar, comparar, integrar: el tratamiento di- Madrid: Taurus, 1989. pp. 311-329 y 331-369.
Esperemos que esta parte tan importan- dáctico de la literatura desde el enfoque intertex- respectivamente.
te del patrimonio de la humanidad nun- tual y comparativo», en Lenguaje v Textos 8. 11. Landabtiru. J.. «Oralidad y escritura en las
ca llegue a desaparecer. Y que el espacio 1996. pp. 9-54. sociedades indígenas», en López, L.C. y Jung, I.
ESTUDIO

drid: Akal. 1985. Gallego-Diaz. S„ «Lo que se


debe decir», en Babelia, 13-3-93, pp. 2-3. Verdú,
V, «La etiqueta genuinamentc americana», en El
Pals. 19-9-95, p. 14. Finn Garner. .1.. Cuentos in-
fantiles politicamente correctos. Barcelona: Cir-
ce, 1995. [Conies per a ¡tens i nenes pollticament
correcles. Barcelona: Quaderns Crema. 1996.)
Linie. A., No se lo cuentes a los mayores. Litera-
tura infantil, espacio subversivo. Madrid: Funda-
ción Germán Sánchez Ruipérez. 1998. Suárcz.
G., «Sade v el lobo», en Esfera. El Mundo de los
libros 35. Í2-6-99. p. 2.
19. Grass. G.. «Continuará...», en Terstsch, IL.
«Grass defiende la tradición oral de la literatu-
ra», en El Pals 8-12-99, pp. 34-35.
20. Nobile, A.. Literatura infantil y juvenil. La in-
fancia v sus libros en la civilización tecnológica.
Madrid: Morata/MEC, 1992.
21. Bettelheim, B.. Psicoanálisis de los cuentos
de hadas. Barcelona: Crítica. 1983. Soriano. M.,
Les contes de Perrault. Paris: Gallimard. 1968.
Colomer, T.. «Eterna Caperucita. La renovación
del imaginario colectivo», en CLIJ 87. pp. 7-19.
22. Rodari. G.. Gramática de la fantasia, Barce-
lona: Ferian Pellisa Editor. 1979.
23. Monzó, Q., El perqué de tot plegat, Barcelo-
na: Quaderns Crema, 1993.
24. Lansky. B.. Chicas al rescate. Madrid: Anava,
1999.
25. Dahl. R.. Versos perversos, Barcelona: Em-
puñes, 1986.
26. Cohen, E.. Alba, reina de las avispas, Madrid:
Difusión Directa Edera, 1986.
27. Roquelaure. A.N.. El rapto de la Bella Dur-
miente. Barcelona: Ediciones B. 1997: El castigo
de la Bella Durmiente. Barcelona: Ediciones B.
1997; La liberación de la Bella Durmiente. Bar-
celona: Ediciones B. 1997.
28. Coovcr. R.. Zarzarrosa. Barcelona: Anagra-
ma, 1998.
29. Basile. G.. El cuento de los cuentos. Madrid:
Sirucla. 1994.
30. Goytisolo, J.A.. El /abito bueno. Barcelona:
Laia. 1983. El principe malo. Barcelona:Laia.
1983. La bruja hermosa. Barcelona: Laia. 1984.
El pirata honrado. Barcelona: Laia. 1984.
31. Serrano. 1.. Atrapados en azul. Madrid: Polv-
gram Ibérica. 1997. CD.
32. Sabina. .1.. Física v Química, Madrid: Ariota.
1992. CD.
33. Lluch. G., El lector model en la narrativa per
a infants i ¡oves. Barcelona: UAB, Universität Jau-
nie [/Universität de Valencia. 1998.
34. Garcia, R./Nieto, M., «Pocahontas, ei Disney
(comp. ). Sobre las luidlas de la voz, Madrid: Mo- 69-81. Puértolas, S.. «La vida contada. LI valor más "sexy". Sólo para menores», en El Pals de
rata ' PROIED-Andes-DSE. 1998, pp. 39-82. de los cuentos III». en CLIJ 1 12. pp. 24-3 1. Tho- las Tentaciones 107. 10-11-95. pp. 8-12.
12. Cavinato, G.. «Laboratori de la memoria mas. A.G., Esa mujer en la que nos convertimos. 35. Giroux, IL. Placeres inquietantes. Aprendien-
(memoria, memories, historia oral)», en Perspec- Mitos, cuentos y leyendas sobre las enseñanzas do la cultura popular, Barcelona: Paidós. 1996.
tiva Escolar 139. 1989. pp. 23-29. C'crvera. .1. de la edad. Barcelona: Paidós. 1999. 36. Vozmediano. V... «Chema Madoz. Esculturas
.Teoría de la Literatura infantil. Bilbao: Mensa- 14. Lurte, A., No se lo cuentes a los mayores. Li- efímeras», en El Cultural. El Mundo. 3 I octubre/6
jero / Universidad de Deusto, 1992 y Literatura y teratura infantil, espacio subversivo. Madrid: novembre 99, pp. 32-33. Caujolle, C. «Trampas y
Lengua en la Educación Infantil. Bilbao: Mensa- Fundación Germán Sánchez Ruipérez. 1998. cartones. Las fotografías de Chema Madoz...», en
jero, 1993. Soriano. M.. Les contes de Perrault. 15. Tames, R.L., Introducción a la Literatura In- El País de las Tentaciones. 5-11 -99, p. 26.
Paris: Gallimard. 1968. fantil. Oviedo: Escuela Universitaria del Profeso- 37. Forges. Ei País 13/4/99, p. 16.
13. Held, J., Los niños y la literatura fantástica. rado de EGB/ICE, 1985. 38. Áltaseme. A.. «¡Castafiore ataca!», en El
Función v poder de lo imaginario. Barcelona: 16. Mato, D.. Cómo contar cuentos. El arte de Pals <le tas Tentaciones 288. 30-4-99. p. 30.
Paidós, 1981. Wasserziehr, G., Los cuentos de ha- narrar y sus aplicaciones educativas y socia- 39. Max. Alicia en la ciudad virtual. Valencia:
das pura adultos. Una lectura simbólica de los les .Caracas: Monte Ávila Latinoamericana, 1991. Midons, 1996.
cuentos de hadas recopilados por J. W. Gritnm. 17. Colomer, T., La formado del lector literati. 40. Gubern. R.. Del bisonte a la realidad virtual.
Madrid: Endymion, 1997. Valriu, C . «Les ron- Barcelona: Barcanova. 1998. La escena v el laberinto. Barcelona. Anagrama.
dalles i la literatura infantil», en Articles 16. pp. 18. Cerda. H.. Ideología v cuentos de hadas. Ma- 1996.
LIBROS
DE 0 A 5 AÑOS Jonas eta hozkailu uan Kruz Igerabid;

beldurtia Jonas
eta hozkailu
beldurtia
Juan Kruz Igerabide.
Ilustraciones de Mikel Valverde.
Colección Mendi Sorgindua.
Editorial Aizkorri.
Bilbao, 1999.
625 ptas.
Edición en vasco.
Existe versión en castellano
(Everest).
la primera a la última página. Las
Jonas es un niño de 3 años que se ha ilustraciones de Mikel Valverde, por
quedado solo en casa por un momen- su parte, son el complemento perfec-
to. Su madre ha ido a hacer un peque- to al texto; simples, pero a su vez muy
ño recado y Jonas comienza a sentir expresivas, muestran los cambios que
miedo. El corazón le late muy fuerte y se van dando en Jonas, del miedo al
tiembla un poco... al igual que el frigo- terror y de éste a la tranquilidad rela-
Gato y Ratón rífico. Pero, ¿a quién teme el frigorífi-
co? ¿Por qué tiene miedo? A partir de
tiva. Estamos, por lo tanto, ante una
obra graciosa, en clave de humor, que
Tomek Bogacki. estas preguntas. Jonas dará libertad a nos hará sonreír (y hablar) sobre nues-
Ilustraciones del autor. su imaginación y a sus miedos. tros miedos infundados, con la que el
Traducción de M.a C. Diaz-Villarejo. Este Jonas y el frigorífico miedoso autor ha obtenido el Premio Euskadi
Ediciones SM. es un cuento que nos hace sonreír de 1999. Xabier Etxaniz.
Madrid, 1999.
1.175 ptas.

Pocas veces pueden encontrarse ál-


Ser quinto
bumes que expresen de forma simple Ernst Jandl.
conceptos complejos. Pues bien, ale- Ilustraciones de Norman Junge.
grémonos porque, con Gato y Ratón. Traducción de Eduardo Martínez.
el autor cuenta, sin intención por su Editorial Lóguez.
parte, cómo funciona eso que se llama Salamanca, 1999.
educación. Un gato y un ratón, por se- 1.650 ptas.
parado, deciden omitir las influencias
educativas de sus progenitores. Y, qué
casualidad, los dos autónomos se en- Ser quinto en una cola de muñecos
cuentran. Y se lo pasan la mar de bien. estropeados que esperan la visita mé-
Cuando cada uno regresa a su morada, dica puede provocar cierta inquietud a
ven con sorpresa que los suyos no com- sus protagonistas. Uno a uno. los mu-
prenden cómo es posible que hayan ju- ñecos van entrando y el último de ellos,
gado con el eterno enemigo. Sin em- un Pinocho narizwto, va esperando
bargo, afortunadamente, la naturaleza con paciencia su turno. Y al final, po- mente esta sencillez. No hay cambios
es dúctil, y los parientes apuestan por dremos ver que. dentro de la consulta, de planos ni escenarios. Tan sólo se mo-
el descubrimiento, lo que les hace ga- hay un apacible doctor que lo arregla difica lo imprescindible: las expresio-
nar una amistad con el rival. todo. nes faciales y el transcurso de los per-
Y si el texto es ingenioso, las ilustra- El álbum está estructurado con gran sonajes. Y estas leves modificaciones
ciones son realmente bonitas. Pincel va, claridad para los lectores, con un texto serán lo que más gustará al lector que, a
pincel viene, las dobles páginas se lle- breve y sencillo. Y las imágenes obede- buen seguro, no se perderá detalle. La
nan de tonalidades perfectamente com- cen fielmente al narrador, que hace en- obra ganó el Premio BolognaRagazzi
binadas, sustentadas por una excelente trar y salir a cada uno de los muñecos. 1998 dirigido a primeros lectores. Nu-
composición. Nuria Obiols. Éstas, de gran calidad, transmiten fiel- ria Obiols.
LIBROS/NOVEDADES

i Papààà...!!!
Papààà...!!! DE ó A 8 AÑOS
Carles Cano.
Ilustraciones de Paco Giménez.
Colección Sopa de Llibres, 8.
Editorial Anaya.
Madrid, 1999. <¿y>&r'\
800 ptas.
Edición en catalán.
Existe versión en castellano.
muchos igual es el pan nuestro de ca-
da día, sirve para poner en pie un
'ly^
M (v\o>.
< • '

Será porque ve mucha tele, pero el magnífico álbum en el que el ilustra-


caso es que nuestro protagonista sue- dor da rienda suelta a su imaginación fei
ña que se enfrenta a los piratas, que para recrear, en su peculiar estilo,
su tribu es atacada por Custer y el unas imágenes y situaciones tomadas U 'sa - i :
Séptimo de Caballería, que es un ex- del cine de aventuras. Giménez se
plorador a merced de las fieras de la permite además jugar, en una misma
selva, un astronauta rodeado por una
corte de monstruos, o que es un ar-
lámina, con el color (la figura del hé-
roe en peligro) y el blanco y negro (el
El bebé mes dole del
queólogo perseguido por un grupito
de momias egipcias. Y cuando la cosa
resto de la escena), para acentuar el
dramatismo del sueño. Pero no se
món
se pone fea de verdad, al límite, logra asusten, el humor preside este arreba- Montse Gisbert.
despertarse de la pesadilla con un gri- tador libro, todo un homenaje de los Ilustraciones de la autora.
to que alerta a su superpapá. El hom- autores al séptimo arte, e ideal para Editorial Tándem.
bre aparece y logra reducir a todos los compartir padres e hijos. El texto es Valencia, 1999.
enemigos de su hijito. adecuado, además, para empezar a 2.500 ptas.
Esta divertida anécdota, que para ensayar la lectura en voz alta. Edición en catalán.

La naturaleza es un misterio armóni-


Quan era petita Como muchos lectores saben, la
Bruja Aburrida (Bruixa Avorrida), el
camente organizado que no deja de sor-
prendernos. Y un buen ejemplo es el
Roser Capdevila. conocido personaje de Roser Capdevi- mundo de las abejas que nos presenta
Ilustraciones de la autora. la, estrenó serie de televisión en soli- esta historia. Zzum, una abeja muy des-
Colección Les Noves Histories de tario, es decir, sin compartir cartel con pabilada, es su protagonista que nos
la Bruixa Avorrida, 1. las Tres Mcllizas, en la que el propio muestra la vida de sus iguales. Y Zzum
Editorial Cromosoma/Salvat. personaje nos cuenta su vida, desde su nos cuenta su vida, desde el día que na-
Barcelona, 1999. nacimiento hasta los viajes que realiza ció hasta que fue lo suficientemente
1.495 ptas. por todo el mundo. Estas mismas his- mayor como para ir a recolectar el néc-
Edición en catalán. torias televisivas han sido ahora reu- tar de las flores para fabricar la exquisi-
Existe versión en castellano. nidas en una colección de álbumes ta miel.
ilustrados de formato apaisado y tapa Ficción y conocimientos se compa-
dura, de manera que los aficionados a ginan también de forma armónica en
la serie puedan saborearlas con más esta obra de Montse Gisbert, en la que,
Les noves histories de la Bruixa Avorrida calma. al final de la historia, se abre la sec-
El primer volumen, titulado Quan era ción científica, que ofrece más infor-
petita, contiene cuatro episodios, desde mación sobre el misterioso mundo de
el nacimiento de la Bruja Aburrida has- las abejas.
ta su encuentro, no demasiado diverti- ¿Y qué decir de la ilustración? Fres-
do, con Papá Noel. La imagen es prota- ca, dinámica y ágil como su protagonis-
gonista, es decir, ocupa más lugar y ta. Una explosión de color nos muestra
cuenta más cosas, aún así los textos, las abejas, su panal y sus vicisitudes.
Quan era breves y escritos en primera persona, Unas imágenes que atrapan, seducen y
petita son divertidos y muy adecuados para sorprenden con apuestas gráficas inno-
primeros lectores. vadoras. Nuria Obiols.
La hija del Rey de
As fadas verdes los Mares
Agustín Fernández Paz. Aaron Shepard.
Ilustraciones de Asun Balzola y Ilustraciones de Gennady Spirin.
Patricia Garrido. Traducción de Humpty Dumpty. lujo de detalles, con la maestría de los
Colección O Barco de Vapor, 13. Editorial Lumen. pintores de la escuela flamenca del si-
Ediciones SM. Barcelona, 1999. glo xv, la época —siglo xn más o me-
Madrid, 1999. 1.800 ptas. nos— y la ciudad rusa —Novgorod—
780 ptas. en la que tiene lugar la historia. Luego,
Edición en gallego. deja volar totalmente su imaginación
Un lujo de álbum, no sólo porque cuando dibuja el reino bajo el agua, tan
pone a nuestro alcance una de las más barroco y rico como el de tierra.
La irrupción de algún elemento mági- conocidas leyendas populares rusas El compositor Rimski-Kórsakov
co o extraordinario en la realidad coti- —la del joven músico Sadko que lle- dedicó una ópera a Sadko, ese músico
diana es un tema que se da con bastante gó a convertirse en rico mercader des- que prefirió regresar a su ciudad,
frecuencia en los libros de Agustín F. pués de haber estado a punto de ca- Novgorod, antes que permanecer bajo
Paz. Es el caso del presente relato don- sarse con la ninfa del río Volkov, una las aguas en compañía de la hermosa
de se nos cuenta la historia de amistad de las hijas del Rey de los Mares—, ninfa del río Volkov, personaje que
entre una niña y una pequeña hada ver- sino porque nos ofrece otra ocasión parece estar inspirado en un comer-
de, la única de su especie que queda con de degustar las barrocas y maravillo- ciante que regaló a su ciudad la mayor
vida después de un terrible incendio que sas ilustraciones de Gennady Spirin. de sus iglesias. En fin, una lectura ex-
ha asolado el bosque en el que vivían Este ilustrador ruso recrea con todo quisita para paladares exigentes.
ella y sus hermanas, encargadas de pro-
teger el lugar. Diana ayuda al hada Go-
ewín a recuperarse para así poder re-
construir su familia y seguir con su
trabajo de preservación de la naturaleza. Caperucita Roja por la raza de perros cazadores Braco de
Weimar, de mirada triste y perpleja.
Pero esto significa también que tendrán William Wegman. En cuanto al texto, Wegman ha sido
que separarse, ya que las leyes del mun- Fotografías del autor. más ortodoxo y solo se ha permitido pe-
do mágico no permiten que las hadas y Traducción de Rita da Costa. queñas licencias, la más destacable ha-
los humanos se relacionen. Colección Cuentos Caninos. cer que el lobo vomite a la abuela y a
Como también es frecuente en los li- Ediciones B. Caperucita, en vez de permitir que el
bros de Paz. la historia, contada con gran Barcelona, 2000. cazador lo habrá en canal para sacar a
sensibilidad, contiene importantes ele- 1.600 ptas. sus amigas de sus entrañas. Ilustrar esta
mentos simbólicos. El personaje del ha- secuencia hubiera sido bastante desa-
da se identifica con la naturaleza cuya gradable, mientras que lo del vómito lo
conservación está amenazada por oscu- Si Perrault levantara la cabeza, segu- resuelve Wegman con una foto del lobo
ros intereses y, por otra parte, también ramente se quedaría de pasta de boniato algo borrosa, en la que el bicho pone
representa la necesaria pervivencia del al ver esta curiosa versión de su Cape- cara de pato mareado.
mundo de la fantasía y la imaginación. rucita Roja, pero no por el texto, sino
Diana, en su papel de salvadora de es- por la ilustración. Porque el adaptador,
tos valores, es un personaje que supo- el conocido fotógrafo «canino» William
ne una esperanzada apuesta de futuro; Wegman. se ha atrevido a coger a un
la apuesta por un mañana mejor para grupo de perros y los ha humanizado
todos, representado por los que en la haciéndoles vestir las ropas de los per-
actualidad son niños. Otro aspecto de sonajes del célebre cuento. El resultado
interés en el relato es la manera de abor- es unas fotos chocantes, entre divertidas
dar el mundo real de la protagonista. y patéticas, que harán las delicias de los
Mostrando su vida familiar, el autor in- jóvenes lectores.
sinúa algunos problemas que afectan a Desde luego, no es la primera vez que
los individuos y la sociedad de hoy. y Wegman utiliza este recurso en sus fotos.
que tiene en Galicia unas características Hay varios álbumes en el mercado en los
especiales. El trabajo de ilustración es que el fotógrafo muestra su predilección
bello y delicado. M" Jesús Fernández. por los modelos caninos y, en concreto,

CUJÍ 25
LIBROS/NOVEDADES

Amonio García Teijeiro

Caderno
WÊÊ de fume
•**!££/- - de Xosé Cobas

DE 8 A 10 AÑOS Cademo de fume ANAYA

Antonio García Teijeiro.


Ilustraciones de Xosé Cobas.
Colección Sopa de Libros, 10.
Editorial Anaya.
Madrid, 1999.
875 ptas. • \ ,

Edición en gallego.

Si bien es un hecho que dentro del cian los recursos específicos del len-
panorama actual de la literatura galle- guaje poético. El mar, el viento, las
ga para niños y jóvenes son notoria- nubes..., los diversos elementos del
mente escasos los libros de poesía, mundo natural son los temas más fre-
también es cierto que esta carencia se cuentes de las composiciones de este
ve en parte compensada por la nota- libro que, en ningún momento, infan-
ble calidad de algunos poemarios tiliza el lenguaje y que, además del
que de tarde en tarde nos llegan. Es ritmo y la musicalidad, busca la utili-
el caso de Caderno defame, firmado zación de la palabra en su valor con-
por una de las voces más líricas de notativo y sugeridor, apoyándose en
Ibaiko dama cuantas escriben para este público en gran variedad de estructuras formales
Galicia. y recursos expresivos. A la belleza
Jorge G. Aranguren. de la obra contribuyen de manera
Ilustraciones de Mattin. La obra es una nueva aportación de
Antonio García Teijeiro en la misma notable las sutiles ilustraciones de
Traducción de Felipe Juarisiti. Xosé Cobas, que recrean, desde el
Colección Igelio Igela, 21. línea que mantiene desde sus prime-
ras publicaciones. El autor no duda en punto de vista plástico, el espíritu de
Editorial Erein. lirismo que anima estas composicio-
San Sebastián, 1999. considerar a los niños capaces del
placer y emoción estéticos que propi- nes. M" Jesús Fernández.
825 ptas.
Edición en vasco.

Dos cuentos componen esta obra,


«Ibaiko dama», que da título a la obra y
La melodía oblidada aceptando como admisibles dentro de la
peripecia de la protagonista. Es decir,
«Txoriak». Ambos nos hablan de la re- Enríe Bayé. que es un argumento bien construido,
lación de las personas con los animales, Ilustraciones de Osear Climent. con el que un rato entretenido de lectu-
pero mientras que en el primero de ellos Colección Ala Delta, 116. ra está asegurado. Las ilustraciones, tan
se nos presenta a un pescador que lleva Editorial Baula. estrambóticas como el relato, son el
varios años intentando pescar una lubi- Barcelona, 1999. contrapunto perfecto de este texto tan
na y lo que sucede cuando por fin la 785 ptas. melodioso como su título promete.
atrapa, en el segundo cuento, serán tres Edición en catalán.
aves quienes salven la vida de Mikeltxo,
un joven que ama a los pájaros.
Con un cuidado lenguaje y una estruc- La protagonista de la historia es una
tura que busca impresionar al lector. Jor- melodía inconclusa que se cansa de es-
ge G. Aranguren logra atrapar al lector y perar que el músico que la ha compues-
hacerle sonreír en esta relación que man- to la termine y la escriba en el penta-
tenemos los seres humanos con los ani- grama, y se marcha en busca de alguien
males. La lubina, «Ibaiko dama» («La que la pueda oír y valorar. La tarea re-
dama del río»), utiliza toda su astucia pa- sultará entre frustrante y educativa y, al
ra lograr que el pescador la salve una vez final, nuestra heroína acabará aliándose
atrapada; pero, igualmente, las aves heri- con el viento que esparcirá su sonido
das y cansadas vuelan felices tras salvar por lugares insospechados.
a Mikeltxo. Como los lectores, que se En clave fantástica, Bayé urde este re-
sienten contentos tras la lectura de estos lato imaginativo y simpático, lleno de
bellos textos. Xabier Etxaniz. situaciones increíbles, que uno acaba

CUJÍ 25
El BARCO I£\AFCa I

Roberto Santiago
El empollón,
el cabeza cuadrada,
el gafotas El camino del
y el pelmazo
bosque
Carmen Gómez Ojea.
Ilustraciones de Tesa González.
Colección Tucán, 135.
Editorial Edebé.
Barcelona, 1999.
870 ptas.
Existe edición en catalán y
gallego. padres la han dejado al cuidado de
una tía abuela. Madrina, y cuando la
mujer enferma, tiene que pasar las
El empollón, el Este relato aunque sólo tiene unas
cien páginas, contiene material para
Navidades en casa de la hermana de
ésta, Flora. Allí descubre un mundo
cabeza cuadrada, el llenar otras tantas. Y, desde luego, maravilloso, pero también conoce la
historia negra de su familia.
después de leerlo, nos quedamos con
gafotas y el pelmazo ganas de saber más de Antusa, esa ni- Obra de gran calado que nos sedu-
ña que acaba de cumplir 9 años y de ce tanto por el contenido, como por el
Roberto Santiago. perder su último diente de leche, que rico lenguaje que, sin embargo, la au-
Ilustraciones de Chema García. combate su soledad, su sensación de tora hace digerible a los lectores de
Colección El Barco de Vapor, 120. abandono creándose un mundo de esta edad. Antusa narra en primera
Ediciones SM. fantasía en el que un ratón y un cara- persona, con increíble desparpajo, sus
Madrid, 1999. col son, entre otros, sus amigos. Sus últimos días de infancia estricta.
830 ptas.

Seguramente, el autor guarda muy vi-


vos en la memoria los recuerdos de su
infancia, las sensaciones que muchos
El detectiu guen desintegrar los metales. El dispa-
rate está servido.
han experimentado al pertenecer al gru-
po menos popular de la escuela, el que
Camaperdiu Con ese humor tan valenciano, al que
podríamos bautizar como «nonsense fa-
es motivo de burla por parte de h jet sel Vicent Marçà. llero», el autor nos conduce con soltura
de guapos, chulos y mandones, porque Ilustraciones de Albert Pallares. por esta historia descabellada y desme-
los transmite muy nítidos en esta histo- Colección Eis Llibres del Gat en la surada, en la que nos encontramos con
ria contada por Matías, que espera con Lluna, 17. una galería de ladrones poco convencio-
terror las Votaciones de Final de Curso. Edicions del Bullent. nales, pero muy habilidosos, aficiona-
El año pasado quedó tercero en la cate- Picanya (Valencia), 1999. dos a robar las cosas más absurdas, des-
goría de «pelmazos»; en la lista también 750 ptas. de campanas hasta cascos o antenas
estaban sus mejores amigos, todos en Edición en catalán. parabólicas. Redondean la obra, con la
los apartados menos atractivos — «em- que Marca obtuvo el Premio Carmesina
pollones», «cabezas cuadradas» y «feos 1999, unas ilustraciones muy de tebeo,
y feas»—. Ellos están convencidos, y Si repasamos la lista de ONGs del como la propia historia.
esto es lo que más les entristece, de que mundo, seguro que encontraremos al-
las votaciones son democráticas, que gunas de muy curiosas, pero quizá nin-
expresan lo que piensa la mayoría, has- guna tan extravagante como la de La-
ta que descubren la verdad. drones sin Fronteras, cuyos miembros
De nuevo. Santiago nos sorprende traen de cabeza al detective Camaper-
con un libro divertido, pero sensible, en diu. Sus intenciones son de lo más loa-
el que aborda un problema con el que bles —robar un hospital en el Primer
deben lidiar muchos potenciales lecto- Mundo para llevarlo al Tercer Mundo—,
res, y lo hace de una manera muy au- pero sus métodos no son del todo orto-
téntica a través de Matías, que relata en doxos. El caso es que estos hurtadores
primera persona su peripecia. El chico «sin ánimo de lucro» consiguen la com-
nos hace sufrir, hasta que el relato da un plicidad de un inventor magnífico que
giro que lo salva del desastre. les proporciona unos polvos que consi-

CUJÍ 25
LIBROS/NOVEDADES

DE 10 A 12 ANOS Lota y la Casa


Patas Arriba
Ñire kuleroak Carol Hughes.
Traducción de Anne-Hélène
Anjel Lertxundi. Suárez.
Ilustraciones de Antton Olariaga. Colección Las Tres Edades, 70.
Colección Maxe Saila, 1. Editorial Siruela. lón de su casa a Olive, una aprendiz de
Editorial Elkarlanean. Madrid, 1999. hada, que la introducirá en su mundo.
San Sebastián, 1999. 1.760 ptas. Interesante relato fantástico, que
1.400 ptas. toma los ingredientes habituales de
Edición en vasco. los cuentos maravillosos —mundos
Lota es huérfana de madre y se extraños, personajes extraordinarios
Maxe es una chica a quien sus padres siente rechazada por su padre, un (hadas, trasgos, duendes, el terrorífi-
le han regalado una máquina de hacer hombre que se ha refugiado en el si- co Hielo), pruebas de valor, la victo-
fotos. Vive con sus padres (su madre re- lencio y la soledad desde la muerte de ria del bien sobre el mal—, para con-
cién despedida de un supermercado), su su esposa. El único consuelo de Lota tar las aventuras de una niña que
hermano y el abuelo. Un día, haciendo es Fred, su osito de peluche, aunque intenta recuperar el amor de su padre.
fotos, retrata a su abuelo con unas bra- todos, hasta su padre, se burlan de Narrado con soltura y con buenas do-
gas en la mano. A partir de ese hecho, que una niña tan mayor vaya siempre sis de imaginación y suspense, es un
Maxe empieza a realizar toda una serie con su muñeco a cuestas. Un día, tras relato entretenido y emocionante, que
de cabalas sobre su abuelo, el pasado, una discusión con su padre a causa de se lee con interés desde sus primeras
su situación actual, etc., preocupándose Fred, Lota descubre en el techo del sa- páginas.
seriamente por la salud mental del hom-
bre. El final sorprendente y con cierto
toque de humor nos demuestra nuestra
capacidad para sacar conclusiones de
ciertos hechos sin base alguna. Cuentos rellenos
Anjel Lertxundi, con un lenguaje co- CUENTOS RELLENOS Asun Balzola y Alicia Ríos.
loquial y cuidado, elabora una novela Ilustraciones de Asun Balzola.
agradable donde la combinación entre Editorial Gaviota.
el texto y la imagen (excelentes ilustra- Madrid, 1999.
ciones en color de Olariaga) hacen la 1.500 ptas.
delicia del lector. Incluso en los últimos
apartados donde, entretenidamente co-
menta diversas fotos de Maxe utilizan- Original recopilación de cuentos po-
do fuentes de la literatura tradicional. pulares españoles que tienen en común
Sin duda, la serie Maxe es un acierto su relación con la gastronomía. Dieci-
editorial, tanto en la edición como en la nueve cuentos, uno por cada una de las
calidad de los textos e ilustraciones. Xa- diecisiete comunidades autónomas, más
bier Etxaniz. Ceuta y Melilla. componen este libro,
en el que se refleja la riqueza y variedad
de nuestra cultura gastronómica, así co-
mo el humor y la importancia de la co-
mida en nuestros cuentos tradicionales.
tfeäviöta Alicia Ríos, experta en aceite de oliva
y en las artes culinarias, es la responsa-
ble de la selección de los cuentos y las
recetas, y Asun Balzola, autora e ilus-
tradora, ha realizado las versiones defi-
nitivas de los cuentos y las atractivas
ilustraciones. Un libro muy apetecible,
publicado en una cuidada edición de re-
galo, de interés para lectores de cual-
quier edad.
El fantasma en
calcetines
Pilar Mateos.
Ilustraciones de Mercè Arànega.
Colección Ala Delta, 230. 2EHQSS3 EDELHVB
Editorial Edelvives.
Zaragoza, 1999.
880 ptas. Guillermo también han conocido a
Goyo, han aprendido nuevos juegos
con él, y han sabido cosas de la in-
Extraña y bella historia ha urdido fancia de sus mayores. Sólo hay un
Pilar Mateos, protagonizada por tres problema: Goyo murió mucho antes
niños muy especiales. Dos son de de que David y Guillermo nacieran.
Contes d'animals carne y hueso: David, hijo adoptivo,
y su mejor amigo, Guillermo, invi-
La presencia intermitente de Goyo,
que aparece y desaparece, sirve para
Autores Varios. dente; sus padres son amigos desde volver la vista atrás, para recuperar el
Ilustraciones de Mabel Piérola. la infancia, igual que sus abuelos. pasado de los protagonistas y entender
Colección Contes de Luego está el fantasma, Goyo, el su presente. Es, como hemos señalado,
Tots Colors, 2. inocente, el niño que dejó de crecer a una bella historia contada con sensibi-
Editorial Espasa Calpe / los 10 años, que fue compañero de lidad y que entraña cierta complejidad
Rosa Sensat. los abuelos de David y Guillermo, y argumentai; un fresco sobre la vida de
Barcelona, 2000. luego de los padres, y de todas las unas gentes en un pueblo donde toda-
845 ptas. generaciones intermedias de los ha- vía se respira aire puro. La obra obtu-
Edición en catalán. bitantes del pueblo. Ahora. David y vo el Premio Ala Delta 1999.
Existe versión en castellano.

Nueva y original colección que pre-


tende recoger las historias que una serie
El club de las chicas Entretenida novela de aventuras ve-
raniegas, en la que se combinan con
de cuentacuentos de distintas culturas Róbinson acierto la ingenuidad de las peripecias
han ido explicando a los niños y niñas infantiles con los peligrosos juegos de
por toda Cataluña. El reto ha sido sentar Ana Rossetti. adultos. Narrada con soltura, con opor-
a estos inquietos narradores para que Ilustraciones de Cristina tunos toques feministas y ecologistas, y
pongan por escrito aquellos relatos que Minguillón. con un buen retrato de las protagonistas
tantas veces han salido de sus bocas. En Colección Alfaguay. —dos niñas normales e inteligentes, aún
este volumen se han reunido cuentos de Editorial Alfaguara. a las puertas de la adolescencia—. es
la tradición oral de seis culturas dife- Madrid, 1999. una novela ligera y sin pretensiones, que
rentes —la gitana, la mediterránea eu- 1.375 ptas. se lee con agrado e interés.
ropea, la árabe, la latinoamericana, la ja-
ponesa y la africana—, que tienen como
denominador común el tener protagonis- Amara llega al pueblo de la costa don-
tas animales. En la mayoría, los listos, los de siempre pasa las vacaciones, impa-
picaros del mundo animal, que se las ciente por encontrarse con su amiga Isa-
arreglan para vivir a expensas de los de- bel, y por poner en práctica el plan,
más, salen bien parados, a pesar de las largamente preparado en secreto, que
trastadas que hacen sus congéneres. Sólo les permitirá pasar juntas un verano «di-
dos narraciones se desmarcan de esta tó- ferente». Para ello, las niñas se instalan
nica, el cuento japonés, y el africano, que en la cabana del árbol del jardín de
cuenta cómo el perro abandonó el mundo Amara, construida con un viejo bote,
animal para irse a vivir con los hombres con las provisiones necesarias para so-
y convertirse en su mejor amigo. brevivir como «robinsonas». Ajenas a
Los textos mantienen el frescor del re- todo, se verán, sin embargo, complica-
lato oral, y los encontramos muy bien das en los planes de unos peligrosos de-
arropados por las ilustraciones de Piérola. lincuentes cazadores de tesoros.

CUJÍ 25
LIBROS/NOVEDADES

DE 12 A 14 AÑOS Animalien inauteria


Felipe Juaristi.
Ilustraciones de Antton Olariaga.
Colección Auskalo Bumeran, 17.
Editorial Erein.
San Sebastián, 1999.
1.500 ptas. ser el tema central de esta excelente
Edición en vasco. novela, si no fuera porque cuestiones
como nuestra presencia en la vida, la
amistad, el amor, etc., tienen un gran
El zorro ha vuelto al bosque. Lras peso en la narración. Pero todo ello se
cinco años de ausencia, sus amigos se encuentra entrelazado con un lengua-
encuentran con él. Los protagonistas je muy elaborado, muchas veces poé-
de Ilargi-laparra (Erein, 1994) vuel- tico, que hace las delicias del lector.
ven a mostrarnos su bosque; pero esta La astucia de los animales y el or-
vez ha habido muchos cambios, la pre- gullo de los humanos nos hacen pre-
sencia de los humanos es cada vez más
Estrellita Marinera cercana y la vida no es igual. El zorro
ver el final de la competición musical
orquestada por el zorro y el alcalde,
Laura Esquivel. también tiene un aire de misterio, no pero hasta el final no sabremos cómo
Ilustraciones de Francisco acierta a decir por qué se fue, ni tam- acaba dicha cuestión. Pero lo que sí
Meléndez. poco cuál es la causa de su vuelta. sabemos es que Animalien inauteria
Editorial Ollero y Ramos. La relación entre los animales y los es una de las mejores obras de la LI.l
Madrid, 1999. humanos (concretamente la competi- vasca de estos últimos años. Xabier
1.500 ptas. ción organizada por el zorro) podría Etxaniz.

Los jóvenes María y Facundo recibie-


ron su herencia el mismo día y a la mis-
ma hora. María heredó la Carpa de
Mitos y leyendas del
Atracciones Polifemo, y Facundo, ca-
sualmente empleado de la Carpa, here-
Amazonas
dó algo mucho más impresionante: la Nahuel Sugobono (selec).
cabeza de su madre, la famosa «mujer Colección Biblioteca de Cuentos
de dos cabezas» que en su juventud ha- Maravillosos, 99.
bía trabajado también en la Carpa. Uni- Editorial J.J. Olañeta.
dos así por el destino. María y Facundo Palma de Mallorca, 1999.
comienzan a vivir una prometedora his- 900 ptas.
toria de amor, que se verá complicada
por la ambición de un loco científico, el
doctor Castro, autor de horrorosos ex- «El principio del mundo». «Cómo
perimentos con personas. apareció la noche». «El robo del fue-
Relato breve de Laura Esquivel (auto- go», «Cómo Bahira obtuvo las flechas»,
ra de Como agua para chocolate), edita- «Leyenda de la mandioca», son los títu-
do en formato álbum. Una historia fabu- los de cinco de los dieciocho relatos
losa, narrada con la gracia y la sencillez que componen este volumen de mitos y Sin embargo, y como bien explica N.
del estilo oral, y con un sutil humor, que leyendas del Amazonas. Ambientados Sugobono, autor de la selección y la in-
habla del triunfo del amor y la generosi- en el imponente y majestuoso escenario troducción del libro, los mitos no son
dad de las buenas gentes sobre la mal- de las selvas amazónicas, la magia, lo para los indios historias fabulosas, sino
dad. Ambientada en el siempre sugeren- sobrenatural, y las peripecias, comparti- la historia viva de su pueblo. Por eso
te y mágico mundo del circo, llena de das por hombres, animales y dioses en esta recopilación tiene un doble interés:
personajes extraordinarios y de rocam- armónica convivencia, dotan a estos re- el narrativo y el testimonial, ya que
bolescas peripecias, la historia no podía latos de un exótico atractivo para el lec- permite al lector acercarse a la cultura
tener mejor ilustrador que Meléndez, ar- tor occidental, que aprecia en ellas, so- y a la vida de las últimas tribus aborí-
tista de inconfundible e impactante esti- bre todo, la fantasía y la belleza de unas genes del Amazonas, hoy en inminente
lo, que le añade fuerza y atractivo. maravillosas historias extraordinarias. peligro de extinción.

CUJÍ 25
Marjafeena Lembcke

A noite das cabras


do aire
Bieito Iglesias. malignidad que va progresando a me-
Ilustraciones de Lázaro dida que se hacen presentes determi-
Enríquez. nadas fuerzas ocultas que esperan en
Colección Merlin. las sombrías profundidades y que pue-
Editorial Xerais. den ser conjuradas por la desmedida
Vigo, 1999. ambición de los hombres.
900 ptas. El protagonista es un niño que se
Edición en gallego. aleja, por cuestiones familiares, de su
entorno urbano y protector. El mundo
desconocido al que llega es un lugar
Cuando las piedras El prestigioso Premio Merlin ha re-
caído en la última convocatoria en un
perdido entre las montañas, de paisa-
je desolado y hostil, que se va convir-
todavía eran pájaros relato de terror sobrenatural en el que tiendo en parte fundamental del am-
podemos encontrar algunos de los biente inquietante que se apodera de
Marjaleena Lembcke. elementos clásicos, provenientes tan- la historia. De manera paulatina, a
Traducción de Eduardo Martínez. to de la tradición popular como inspi- partir de indicios y sugerencias que el
Colección La Joven Colección. rados en la obra de maestros del gé- opresivo entorno convierte en amena-
Editorial Lóguez. nero como Lovecraft. De la literatura zas, el círculo de terror se va cerran-
Salamanca, 1999. popular destacamos la presencia de do en torno al protagonista, hasta que
1.500 ptas. seres abominables que acechan a los estalla en las secuencias finales en las
niños y que gustan de alimentarse de que el mal se evidencia, y de las que
su ternura e inocencia. De los maes- somos testigos a través de la horrori-
Pekka es un niño singular. Lo fue des- tros del terror podemos reconocer la zada mirada del narrador. M" Jesús
de el momento en el que vino al mundo. creación de un clima de inquietud y Fernández,
El suyo fue un parto por cesárea y lue-
go tuvo que permanecer dos años en un
hospital para que le operarán de distin-
tas cosas. Una vez en casa, sin embargo,
fue la alegría de la familia por su espe-
El noi i les ones ayudará su pueblo, la fuerza de la músi-
ca y el mar que tanto ama.
cial modo de comportarse, su manera Milo J. Krmpotic. Entretenida y exótica novela de aven-
única de ver el mundo —está convenci- Ilustraciones de Monse Fransoy. turas marinas que sitúa, como es de re-
do de que las piedras antes fueron pája- Colección Grumets, 106. cibo, al hombre frente al poder del mar.
ros y pueden volver a volar en cualquier Editorial La Galera. Y el autor no sólo construye una trama
momento— y. sobre todo, porque quie- Barcelona, 1999. sólida, con unos personajes principales
re a todo el mundo y todas las cosas. 1.112 ptas. bien dibujados, sino que la sabe adornar
Pekka y sus enfermedades marcarán la Edición en catalán. con los ropajes de unos mitos, leyendas
vida de su familia. Cuando están a y costumbres que dan sentido, que jus-
punto de emigrar de Finlandia a Cana- tifican la acción. Un buen relato que
dá, en busca de mejores condiciones de La Ola Negra visita de vez en cuando bien podríamos decir que habla de los
vida, a Pekka le diagnostican una leu- la isla de Waialoha y amenaza con arra- primeros surfistas.
cemia, aunque luego no será más que sarla. Sólo el rey puede enfrentarse a
una anemia. ella con su plancha de madera y domi- U„,.¡L
Con una gran delicadeza y humor, la narla. Eso es lo que hizo el rey Ho, pe-
autora —una finlandesa afincada en Ale- ro le costó la vida. Su hijo Keanú está
mania—, por boca de la hermana mayor llamado a seguir sus pasos, pero, de
de Pekka, nos contará esta historia tan momento, es un niño que teme al agua. El noi
singular como su protagonista. Es un re- Hasta que un día oye la voz de las olas
lato lleno de ternura, que se desliza sin y, poco a poco, éstas le convencen pa- ¡Jes ones
problemas a través de una prosa directa, ra que entre al mar. Así comienza su
desnuda de recursos retóricos ampulo- aprendizaje, su preparación para vencer
sos, porque lo que cuenta es suficiente- a la Ola Negra, aunque él no estará solo
mente interesante y cautivador. como su padre ante tamaña empresa, le

Ht
LIBROS/NOVEDADES

MÁS DE 14 AÑOS El bostezo del


puma
El nàufrag Gonzalo Moure.
impossible Colección Alfaguara. Serie Roja.
Editorial Alfaguara.
Josep Fontdecaba i Fuster. Madrid, 1999.
Colección La Llum del Far, 20. 990 ptas.
Editorial Baula.
Barcelona, 1999.
Después del suicidio de su novia,
900 pías. Abram decide hacer en solitario el
Edición en catalán. Camino de Santiago. Necesita aislar- abrirse al mundo y reconciliarse con-
se para asimilar la tragedia y poder sigo mismo.
Josep Fontdecaba fue radiotelegrafista superar la sensación de fracaso, cul- Juventud en crisis, la sombra de
en la marina mercante. Esta experiencia pabilidad y tristeza que le embargan. una duda y un escenario cambiante y
y los conocimientos que allí adquirió le Pero pronto comprobará que en el pródigo en encuentros inesperados,
han servido para dar credibilidad a esta Camino nunca se está completamen- son los tres elementos de esta intere-
historia de misterio, en la que los peque- te solo. Además de hacer frente a la sante novela, tramada con habilidad y
ños detalles, las descripciones deben ser presencia amenazadora de Tim, un narrada con matizada precisión. Una
exactas, verosímiles, porque sobre ellas estudiante que vivía como huésped emocionante historia de desolación,
se construye luego lo increíble. En este en casa de su novia y que le acusa de búsquedas y desencuentros, con un
caso, lo extraordinario es que Patxi Al- su muerte, Abram descubrirá en el conseguido toque de intriga, que le
decoa se enrola en un barco, el Giaour, Camino otras gentes, otras vidas y valió a su autor, Gonzalo Moure, el
que naufragó hace treinta años al chocar otras historias que le permitirán Premio Jaén de 1999.
contra una mina frente a las costas britá-
nicas. Cuando el barco se hunde, Alde-
coa, el único superviviente, es recogido
por el Sue Lyon, pero su capitán se niega
a creer la historia de este oficial español, El portal chino en la que el asunto que desencadena la
acción —la lucha de dos grupos de es-
hasta que lee las anotaciones de un ante- Miguel Ángel Diéguez. tafadores por hacerse con el mercado de
rior capitán del barco que también sacó Colección Alba Joven, 27. las marcas falsificadas— sirve de apoyo
del mar, veinte años atrás, a otro marine- Editorial Alba. al autor para trazar un convincente re-
ro que contó la misma historia que Patxi. Barcelona, 1999. trato de dos adolescentes muy norma-
El autor nos conduce con paso seguro 1.800 ptas. les, y por tanto atrevidos y con ganas de
por esta misteriosa travesía, que empie- actuar por su cuenta, que comienzan a
za a inquietarnos desde el momento en descubrir la complejidad de la vida.
que Patxi pone los pies en el barco y va Juan y Carlos, estudiantes de Secun- Simpáticos protagonistas y una intriga
encontrando detalles que no encajan en daria quinceañeros, y amigos insepara- emocionante que aseguran una lectura
una embarcación y, luego, se nos cris- bles desde la infancia, comienzan el interesante y amena.
pan los nervios ante el comportamiento nuevo curso sin demasiados ánimos. El
extraño de sus pocos y huidizos tripu- panorama familiar de los dos es compli-
lantes. Una obra atenazadora que obtu- cado —los padres de Carlos están a
vo el Premio Ferran Canyameres 1999. punto de divorciarse, y el padre de Juan
sobrelleva cada vez peor su situación de
parado— y, además, la perspectiva de
soportar un año más al popular Roberto
Peralta en clase les pone de muy mal
humor. Será precisamente una pelea con
el aborrecido compañero la que les lle-
vará a complicarse en un turbio asunto
de negocios ilegales que les convertirá
en detectives ocasionales.
Entretenida novela de intriga, bien
tramada y narrada con limpia eficacia,

CUJÍ 25
Espacio Abierto
Una literatura que refuerza los valores de tolerancia
y respeto a la diferencia cultural

Femando Claudín Gudrun Pausewang

¿Dónde estás,
Ahmed?
^ ^ ^ ^ ANAYA

L
ANAYA

Manuel Valls
Emilio Calderón

/ / /
LIBROS/NOVEDADES

A banda sen futuro


Marilar Aleixandre.
Colección Fóra de Xogo, 40.
Editorial Xerais.
Vigo, 1999.
Alicia al país de la 1.175 ptas.
Edición en gallego.
televisió
protagonista y que, frecuentemente,
Eva Piquer. La autora, que se confiesa interesada le lleva la contraria. Esta especie de
Colección Narrativa. en retratar personajes adolescentes, ha alter ego inconformista y crítico está
Editorial Empúries. centrado su relato en torno a la prota- personificado en la figura del músico
Barcelona, 1999. gonista femenina, Carlota, una joven Poch, vocalista del grupo Derribos
1.500 ptas. de 16 años que, además del desvali- Arias, fallecido después de una pe-
Edición en catalán. miento y la incertidumbre propios de nosa enfermedad, y cuyo retrato Car-
esta conflictiva etapa de la vida, atra- lota tiene colgado en la pared. Las
viesa unas circunstancias personales contradicciones internas de la joven
Ona tiene 15 años, toma clases de in- que incrementan su inseguridad: ha de quedan plasmadas en estos diálogos
terpretación en el instituto y un día, pi- iniciar el curso en un nuevo instituto de que la ayudan a salir de su caparazón.
cada por la rivalidad con una compañe- la ciudad a la que acaba de trasladarse La muerte es uno de los temas que se
ra, se decide a presentarse a un casting su familia y, para colmo, su propia abordan en el libro como parte del
para una serie de TV La eligen a ella imagen la ha traicionado, ya que lleva aprendizaje sentimental de la joven, y
—que nunca había pensado en serio ser la cabeza rapada a causa de una enfer- también el amor, el deseo, la amistad,
actriz, y rechazan a Marga, a la que de medad de piel que ha sufrido. Carlota la desilusión... Una estupenda novela,
verdad le gusta la profesión— para inter- considera cruel que sus padres la obli- ganadora del Premio Lazarillo 1999,
pretar a Alicia, una chica de 18 años, guen a llevar una vida normal. en la que son notables la calidad del
que tienen un carácter diferente al de Junto a Carlota, que narra en pri- lenguaje, la construcción de persona-
Ona y, por supuesto, unas experiencias mera persona, aparece en el relato jes y la verosimilitud de las situacio-
muy distintas. Para combatir esta espe- una «voz interior» que dialoga con la nes. M" Jesús Fernández.
cie de esquizofrenia entre lo que es y lo
que la pasa en la vida y quién es y qué
la pasa en la ficción, Ona decide escri-
bir a Alicia, como si fuera su mejor
amiga y contarle desde la perplejidad
Los ojos del Amarilis nario, en la que una niña descubre los
claroscuros de la vida a través de su
que siente al saber que su primer beso Natalie Babbitt. abuela, una mujer anclada en el doloro-
en la vida va a ser de mentira, hasta los Traducción de Mercedes Blanco. so recuerdo de su amor perdido. Un re-
sinsabores de la fama o su primer y Ediciones B. lato muy sugerente, narrado con una
frustrante enamoramiento. Barcelona, 1999. prosa exacta y vigorosa y envuelto en
Las cartas de Ona vertebran esta obra 1.500 ptas. una muy lograda atmósfera inquietante,
juvenil —con la que la autora obtuvo el que atrapa al lector desde sus primeras
Premio Maria Vayreda destinado a pro- páginas.
sa narrativa en general—, de atractivo Cuando las aguas engulleron el Ama-
envoltorio en la que se tratan temas que rilis en medio de un espantoso huracán,
interesan y afectan a públicos distintos, la esposa del capitán esperó durante días
como los sentimientos, el sexo, la fama, que el mar devolviera los restos del
la envidia..., sólo que presentados desde naufragio. Pero no apareció nada: ni un
la mirada, todavía inocente, de un chica cuerpo, ni siquiera un trozo de madera.
de 15 años que empieza a vivir deprisa. Treinta años después, la viuda, que no
Al final, tan de culebrón resulta la fic- se ha resignado a la pérdida y sigue es-
ción como lo que le ocurre en realidad a perando «noticias» de su capitán, recibe
Ona (¿será el signo de estos tiempos?). la ''¡sita de su nieta Jenny. Juntas ten-
El texto, claro y particular homenaje de drán que hacer frente a un nuevo hura-
la autora al clásico de Lewis Carroll, se cán que les hará revivir la tragedia.
consume con avidez, también como los Interesante novela iniciática, con el
culebrones televisivos. mar como imponente y misterioso esce-

CUJÍ 25
LIBROS/CÓMIC

Gerónimo el Apache
Guión y dibujos de Giraud.
Colección Mister Blueberry, 38
Norma Editorial
Barcelona, 2000
1.600 ptas.

«Las aventuras del Teniente Blue-


berry» es quizá la serie de cómics del
Oeste mejor realizada de todos los tiem-
pos. Gracias a la calidad del guionista
Jean Michel Charlier (1924-1989) y a
las ilustraciones de otro peso pesado del serie después del fallecimiento de Char-
tebeo mundial, Jean Giraud, las peripe- lier—, nos encontramos con un Blue-
cias de este hombre, acusado de un cri- berry recuperándose de una herida de
men que no ha cometido y que se in- bala y contándole a un periodista su his-
Paracuellos 3 venta una identidad falsa en el Ejército,
han mantenido a lo largo de una treinte-
toria. Pero son los restantes personajes
—excelentes secundarios— los que se
Guión y dibujos de Carlos na de álbumes (algunos no ilustrados convierten en el eje de la historia. Cele-
Giménez. por Giraud. otros no escritos por Char- bramos, pues, la recuperación de la co-
Editorial Glénat. lier), un altísimo nivel. En este nuevo lección completa de Blueberry. Gabriel
Barcelona, 1999. volumen, escrito e ilustrado entera- Abril,
1.450 ptas. mente por Giraud —que continuó la u A partir de 14 años.

Carlos Giménez es uno de los autores


españoles de tebeos más importantes.
Titeuf. Mal rollo.
No sólo por sus dibujos, de una expresi- Guión y dibujos de Zep.
vidad apabullante, sino que con sus Editorial Glénat.
guiones logra que la fusión entre texto e Barcelona, 1999.
imagen alcancen grados de perfección 1.450 ptas.
raramente conseguidos. Los elementos
de Giménez para lograr llegar a nues-
tros corazones es la cotidianidad y la La fórmula de este nuevo y sorpren-
normalidad de las historias que cuenta. dente tebeo no es nueva: pequeñas his-
a veces tan hirientes como la vida mis- torietas de una página basadas en gags
ma. Y así nos llegó una de sus historie- cotidianos que suceden en la vida de un
tas más impresionante: Paracuellos, niño. Lo realmente innovador es el per-
Las vivencias del propio autor en un co- sonaje que da título a la serie. El joven
legio de Auxilio Social ya tuvieron gran Titeuf no es un niño normal. No duda
repercusión en su primera edición (dos en falsificar sus notas, no entiende el
volúmenes en Ediciones de La Torre sexo y pregunta, casi siempre en el peor
hoy muy difíciles de encontrar), pero momento, y, sobre todo, genera un mal
Glénat ha decidido desempolvar la obra rollo con su sola presencia. La gracia de
completa de este autor. Para ello ha co- este cómic radica, sobre todo, en que el
menzado con el tercer episodio de Para- autor ha conseguido tratar el tema sin
cuellos completamente inédito (ya están que resulte soez, con lo que no sólo ase-
preparados los siguientes capítulos), y gura las risas durante toda la lectura, si-
con otro de sus grandes logros, España no que consigue que el personaje de Ti-
una, grande y libre, recopilatorio de tres teuf acabe resultándole simpático al
álbumes marcados por la transición po- lector. Porque, al fin y al cabo, ¿quién
lítica y la injusticia social. Una obra con no se ha hecho alguna vez las mismas
mayúsculas, de la que esperamos próxi- preguntas que este niño nos plantea?
mas entregas. Gabriel Abril. Gabriel Abril.
• A partir de 16 años. m A partir de 14 años.
LIBROS/DE AULA

Rock en el cine
CINE Eduardo Guillot.
Colección de Música, 11.
Martin Scorsese. Editorial La Máscara.
Valencia, 1999.
Vivir el cine 2.975 ptas.

Enric Alberich. Eduardo Guillot es, sin duda, un gran


Colección Widescreen, 3. conocedor de la cultura rock en sus más
Editorial Glénat. diversas facetas. Ha escrito biografías tiende sobre una cuestión clave: ¿qué
Barcelona, 1999. sobre varios grupos (Pretenders, Ramo- entra dentro de lo que podemos llamar
3.200 ptas. nes, Iggy Pop...) ha colaborado asidua- cine-rock (si esa definición existe en
mente en revistas musicales y, actual- realidad)? La respuesta nos la da él mis-
Completísima biografía del emble- mente, es el coordinador de redacción mo con la gran cantidad de películas se-
mático director de cine Martin Scorse- de la excelente revista Efe Eme. Con es- leccionadas que, además de contar con
se, autor de grandes obras, polémicas, te libro cubre un apartado que no por una breve sinopsis, se acompañan de su
violentas, musicales pero siempre es- usual es más conocido: el rock dentro cuadro artístico y algunas fotografías de
pléndidamente realizadas. Enric Albe- del cine. Guillot crea un diccionario en carteles y escenas emblemáticas. Como
rich, asiduo colaborador en prensa cine- donde se enumeran la práctica totalidad complemento y a modo de apéndice se
matográfica y director de varios cortos, de filmes que han tenido que ver con el incluye una filmografía básica de todos
así como de la película Visiones de un rock, han contado en su reparto con ar- los cantantes que han participado en pe-
extraño, repasa exhaustivamente cada tistas conocidos o han reflejado una si- lículas y un índice de los títulos origi-
paso dado por el director desde el prin- tuación cercana al mundo de la música. nales de los filmes. Gabriel Abril.
cipio de su carrera, deteniéndose en ca- En el interesante prólogo, Guillot se ex- m A partir de 16 años.
da una de sus influencias. Película a pe-
lícula, conoceremos todos los detalles
que condicionaron cada rodaje y cada
fotograma. Al igual que los volúmenes
Tim Burton por Tim -" : '
anteriores de esta colección, ya reseña-
dos en estas páginas, la labor detallista
Burton Mark Salisbury, editor
del autor hace que este libro sea indis- Tim Burton.
pensable para cualquier aficionado al Colección Trayectos.
cine del autor de tantas joyas como Ta- Editorial Alba.
xi Driver, Casino, Toro Salvaje o Ma- Barcelona, 1999.
las calles, pero también será un libro de 2.975 ptas.
consulta para cinefilos y entretenimien-
to para el público que ame el buen cine
sin más. Gabriel Abril, Tim Burton es quizás uno de los di-
• A partir de 16 años. rectores más innovador y sorprendente
que ha dado el cine. Y es que sus pelí-
culas no sólo son historias espléndida-
mente contadas, sino que tienen la fa-
cultad de crear un universo completo
que engloba toda una manera de hacer
•las cosas. Así, personajes tan atípicos y
misteriosos como Eduardo Manostije-
ras o Jack Skellington se convierten en denar cronológicamente una serie de
auténticos iconos en los que vemos re- entrevistas en las que el director cuenta
flejados muchos de nuestros miedos y su vida y anécdotas de sus rodajes. Ade-
pasiones. Burton también ha dado vida más, su amigo y actor fetiche en varias
cinematográfica a Batman, a quien dotó de sus películas, Johnny Depp, se en-
de su propia personalidad, o al director carga de desvelarnos algo más de la ex-
de filmes de serie B, Ed Wood, en un traña personalidad de este gran artista
magnífico filme en blanco y negro. de nuestro tiempo. Gabriel Abril.
Mark Salisbury es el encargado de or- • A partir de 16 años.

CUJÍ 25
Lisboa
LITERATURA
Autores Varios.
Traducción de Pilar Jimeno.
Cuentos Colección Letras de Viaje.
Editorial Acento.
túnel del tiempo y aterrizamos en 1755,
Kepa Osoro Iturbe (edición). Madrid, 1999.
año del terremoto que la devastó. La es-
Colección Castalia Prima 1.695 ptas.
critora francesa Suzanne Chantal ofrece
Editorial Castalia. una crónica de la ciudad después del de-
Madrid, 1999. Letras de Viaje es una nueva colec- sastre. William M. Thackeray, Giuseppe
750 ptas. ción que pretende un acercamiento a Baretti, Arnaldo Cipolla, Aldo Rizzo o
distintas ciudades del mundo a través de Joao de Meló, entre otros, también nos
El libro contiene una selección de antologías de textos de distintos escrito- acercan a Lisboa en distintas épocas.
ocho cuentos pertenecientes al realismo res que o bien nacieron en esos lugares, La segunda parte, «Itinerarios fantás-
español del xix, firmados por algunos de los visitaron o situaron en ellos sus no- ticos», incluye fragmentos de obras de
sus más insignes representantes —Pedro velas. Lo que encontrará el lector en Cervantes, Pessoa, Tabucchi..., en los
Antonio de Alarcón, Clarín, José María Lisboa no es, pues, una guía turística que está presente la ciudad. La idea de
de Pereda, Galdós y Juan Valera—, a sobre la «ciudad blanca», sino un reco- la colección —cuyos títulos conservan
partir de la que se proponen una serie rrido por distintos momentos de su his- el formato de guía— nos parece genial,
de actividades para estudiantes de Se- toria de la mano de distinguidos escrito- mientras que su presentación resulta
cundaria. El objetivo es que se disfrute res que recalaron en la ciudad y dejaron impecable. Fotos y grabados de época
con la lectura, que se conozca un géne- constancia escrita de ello. Abre el fuego acompañan a esta antología de textos
ro —el cuento— considerado a veces José Cardoso Pires para hablarnos de la cuidadosamente seleccionados.
como menor, y que a partir de ahí, los Lisboa de hoy, luego nos metemos en el • A partir de 16 años.
estudiantes desarrollen su imagina-
ción, trabajen la expresión escrita y
oral, el vocabulario, que ejerciten la
crítica y el análisis literario y, en defi-
nitiva, que se acerquen a una etapa de
El ingenioso hidalgo se ofrecen desde datos de la vida de
Cervantes, a un estudio de El Quijote
nuestra literatura relativamente cerca-
na que ha tenido mucha influencia en
don Quijote de la (modelos, fuentes, personajes, diversas
ediciones y adaptaciones, interpretacio-
la producción actual. Mancha nes...), pasando por toda una serie de
Las propuestas de actividades, que aspectos culturales que contextualizan
permiten profundizar en los cuentos Miguel de Cervantes Saavedra. la obra y que nos remiten a su proyec-
desde perspectivas léxicas, semánticas, Andrés Amorós (edición). ción internacional. Esta parte, como he-
morfosintácticas, estilísticas, etc., están Ediciones SM. mos señalado, es la que da originalidad
recogidas en un apartado final. La edi- Madrid, 1999. a este Quijote casi enciclopédico, pero
ción, sin lujos, es de cómoda consulta y 3.995 ptas. pensado no para ser consultado de vez
lectura, e incluye algún retrato de los en cuando, sino para garantizar una lec-
autores. Lo que tenemos entre manos es una tura tan placentera como entendedora a
«A partir de 14 años. edición anotada y cultural de la novela públicos muy distintos. Un magnífico
más universal de la cultura hispánica esfuerzo que ha llevado a buen puerto
que presume de las siguientes caracte- Andrés Amorós y su equipo de especia-
rísticas: el texto sigue fielmente las pri- listas.
meras ediciones de 1605 y 1615, con • A partir de 14 años.
pequeños cambios ortográficos, léxicos
y de puntuación, para facilitar su lectu-
ra; se incluyen notas, limitadas al má-
ximo, pero necesarias para que los no
eruditos comprendan palabras, frases
oscuras o referencias históricas, que se
sitúan en los márgenes del texto, para
no entorpecer la lectura; y, lo más visto-
so es que se han incluido, al principio y
final del libro, unas páginas a todo co-
lor, profusamente ilustradas, en las que

CUJÍ 25
LIBROS/DE AULA

MÚSICA SOCIALES
Pasión por el Rock
La exploración de
Xavier Mercada.
Colección Imágenes de Música. los polos
Editorial La Máscara.
Valencia, 1999. Martyn Bramwell.
2,500 ptas. Ilustraciones de Marje Crosby-
Fairall y Ann Winterbotham.
Traducción de Fernando Bort
La pasión por el rock del fotógrafo Misol.
Xavier Mercado se ha materializado en sido capturados por su cámara en los Colección Testigos de la Historia.
este libro que recoge las imágenes más momentos más espectaculares. El título Ediciones SM.
emblemáticas de los grupos que duran- del libro no puede ser mejor: Pasión por Madrid, 1999.
te varios años han visitado los escena- el Rock. Y es que además de profesio- 1.975 ptas.
rios españoles. Conocido por sus tra- nal, Mercadé es un apasionado de la
bajos para prensa musical, fundador de música, lo que hace que su objetivo
la revista Neón (que dirige y realiza) y capture lo que otros no ven: la pasión de En la línea ya habitual de los libros de
colaborador habitual de casi todas las Aerosmith. la espectacularidad de Kiss, Dorling Kindersley, en los que se mez-
revistas musicales de este país (Rock- la agresividad de Prodigy, la dulzura de clan, en un aparente caos, textos con ti-
delux, Ruta 66, Guitar Player, Escena- Suzanne Vega o la autenticidad de Ro- pografía de distintos tamaños e ilustra-
rios...), Mercado ha desarrollado una sendo. Imágenes que son retratos de ciones y fotografías, esta obra nos invita
importante labor documental que nos una época. Gabriel Abril. a adentrarnos en la exploración de los
presenta a legendarios artistas que han m A partir de 14 años. polos, en los viajes al Ártico y a la An-
tártida que han realizado exploradores,
balleneros y científicos desde el siglo
Eternidad sirve para descubrir magníficos textos a
gente que, probablemente, nunca se
xvi hasta nuestros días, cada uno en
busca de cosas diferentes.
Amaury Pérez sobre textos de acercaría a una librería para rebuscar A los que interese el tema, resulta un
Dulce María Loynaz. entre la gran producción poética de tan- relato fascinante, una historia sobre la
Colección Led, 16. tos y tantos desconocidos. No es éste el inquebrantable tenacidad del ser huma-
El Europeo / 52 RM / caso, ya que ni la autora de los textos de no que se atrevió a explorar unas tierras
Fundación Autor. este disco-libro, Dulce María Loynaz heladas, inhóspitas, en las que es muy
Madrid, 1999. (1902-1997), ni el músico Amaury Pé- difícil sobrevivir. El material gráfico es
2.500 ptas rez son unos desconocidos. Loynaz es de gran calidad y las anécdotas que se
una de las autoras clásicas de poesía cu- cuentan de lo más curiosas. La conquis-
bana. Directa, sensible y poetisa de la ta de los polos, no cabe duda, ha sido de
La fusión entre poesía y música sue- realidad, su magnífica obra le valió el las hazañas más duras que ha acometi-
le dar resultados excepcionales. Además Premio Cervantes en 1992. El caso de do el hombre.
Amaury es similar. Amigo de Pablo Mi- • A partir de 12 años.
lanos y de Silvio Rodríguez, está en pri-
mera línea de la Trova Cubana, aunque
se distingue de los demás por su pecu-
liar forma de arreglar y escribir sus can- EXPLORACIÓN]
ciones. En esta cuidada edición, graba-
da en La Habana en tan sólo 72 horas
ininterrumpidas, Amaury incluye doce
de h
POLOS
ajes al Ártico y a la Antártida
poemas cantados con todo el sentimien-
Sí í%»ffss
to y devoción que infunde el respeto y ITF.STICO DE...
--,' k¿

el enamoramiento hacia una obra, la de proezas fy


Dulce María Loynaz, que todos debe- (de los exploradores

ríamos conocer un poco más. Nunca es


tarde. Gabriel Abril.
• A partir de 16 años.
Europa contada a los
jóvenes VARIOS
Jacques Le Goff.
Ilustraciones de Sergio Mora. chos, errores históricos, como la mane- Telemanía
Traducción de Thomas Kauf. ra en que se conquista América («la ver-
güenza de la colonización»), la persecu- Antoni Capilla y Jordi Solé.
Editorial Anagrama. Editorial Salvat.
Barcelona, 1999. ción secular de los judíos («perversión
que culminó con el atroz genocidio...»), Barcelona, 1999.
2.800 ptas. 2.495 ptas.
Existe versión en catalán en o los intentos de conquista de Europa
Empúries. por parte de políticos endiosados como
Napoleón o Hitler. De un tiempo a esta parte hemos vis-
La obra, en formato álbum, está pla- to editados un buen puñado de libros
La Europa unida en la que estamos gada de ilustraciones a color, incluye cuyos contenidos eran antes relegados
trabajando se viene gestando desde la algunos (pocos, pero necesarios) ma- a publicaciones minoritarias, fanzines
Antigüedad greco-romana y, sobre to- pas, y tiene un texto similar a un re- o artículos orientados a los aficionados
do, desde la Edad Media. Así que para portaje periodístico con abundantes la- a un tipo de cultura más o menos mar-
que los jóvenes entiendan los entresijos dillos —«Los europeos hacen hervir la ginal. Y es que hasta hace poco a nadie
de este proyecto, el autor, un reconoci- olla», «La gloria y la vergüenza»—. El le interesaban las series de televisión
do historiador de la Edad Media y un mensaje de Le Goff es claro: respetan- —salvo como mero recuerdo nostálgi-
partidario convencido de la unión euro- do las ideas de todos, hay que avanzar co—, las cien mejores películas del cine
pea, ha optado por explicarles a grandes hacia una Europa realmente unida en porno, o los programas que en los años
trazos lo que es esta idea de Europa a la que no sea posible repetir los errores 70 pasearon por una pantalla mostrán-
través de los hechos históricos que la del pasado y del presente (guerra de donos los característicos bigotes en
han marcado. Jacques Le Goff no esca- los Balcanes). blanco y negro de José María Iñigo. Pe-
tima adjetivos a la hora de condenar he- • A partir de 14 años. ro los tiempos han cambiado y ha naci-
do una nueva cultura en la que encon-
tramos libros como este que, como
mero divertimento, no exento de gracia,
recorre la evolución de series de televi-
Atlas de Arqueología programa de Taylor, Time Team. Éstas
son las credenciales de los autores de sión a través de más de quinientos títu-
Mick Aston y Tim Taylor. este mastodóntico atlas que nos pone los. Desde Dallas, hasta Ally McBeal,
Traducción de María Dolores tras las huellas que dejaron nuestros desde Bonanza hasta Médico de familia,
Crispin. ancestros. Interpretar estas huellas co- todas, españolas e internacionales, tie-
Editorial Acento. rresponde a los arqueólogos, esos cien- nen su hueco. Indudablemente, la lista
Madrid, 1999. tíficos puestos de moda gracias a la se- es larga y la información exhaustiva:
5.495 ptas. rie cinematográfica sobre Indiana año de emisión, reparto, sinopsis..., to-
Jones. El objetivo del libro es, en este do ello en más de trescientas páginas en
sentido, desvelarnos los secretos del las que los periodistas, Antonio Capilla
Tim Taylor es actualmente el creador proceso arqueológico, desde el mo- y Jordi Solé, nos acercan curiosas anéc-
y productor de la serie más popular so- mento emocionante del descubrimien- dotas que marcan la diferencia entre
bre arqueología de la televisión británi- to hasta el reto que supone la interpre- enumerar simplemente los títulos de las
ca, en el Canal 4, y Mick Aston, profe- tación de lo hallado. series y realmente haber vivido el mo-
sor de Arqueología de la Universidad Unos impresionantes dibujos y foto- mento de su estreno. Gabriel Abril.
de Bristol, también forma parte del grafías ilustran los distintos pasos en el m A partir de 14 años.
proceso arqueológico, y nos trasladan a
los yacimientos más importantes del
mundo. Al final, en el diccionario geo-
gráfico, 14 mapas nos ayudan a situar
más de 1.200 yacimientos repartidos
TELEMANÍA
por los cinco continentes. Se trata de un
viaje al pasado a través de vestigios de
otras civilizaciones que han llegado
hasta nuestros días. ¡Abróchense los
cinturones!
• A partir de 14 años.

CUJÍ 25
LIBROS/DE AULA

Cómo se puede ser Cómo se puede ser


un cerdito perfecto
Nick Ward. , un cerdito perfecto
Ilustraciones del autor.
Traducción de Gemma Gallart.
Editorial Grupo Ceac / Timun Mas.
Barcelona, 1999.
1.500 ptas. nos de que quieran emular al protago-
nista. Los mandamientos o normas que
el cerdito Robinson se salta a la torera
Ser un perfecto cerdito no es ni de le- son, exactamente, siete: no se hace la
jos ser un niño perfecto. El protagonis- cama, no se baña, no ordena sus jugue-
ta de este inusual e irreverente libro de tes, si se levanta temprano se ocupa de
Andar por las urbanidad y buenas maneras reúne en
su persona (es un decir) lo peor de la es-
despertar al resto de la familia, no re-
parte los caramelos con sus amigos, y
montañas pecie: es desordenado, sucio, come co-
mo un cerdo (valga la redundancia), no
no avisa cuando quiere ir al lavabo, sim-
plemente desaparece.
Agustín Faus. comparte las cosas con sus amigos y no Unos divertidos dibujos a todo color,
Colección Tiempo Libre. tiene ningún respeto por el descanso tan irreverentes como el texto y llenos
Editorial Palabra. ajeno. Mostrando las virtudes de este de detalles divertidos, ilustran esta obra
Madrid, 1999. ejemplar cochinillo humanizado, el au- desenfadada que esperemos que nadie
1.827 ptas. tor pretende enseñar a los niños la ma- se tome al pie de la letra.
nera cómo no deben comportarse a me- • A partir de 6 años.

Después de Suiza, España es el se-


gundo país de Europa en extensión
montañosa y, por lo tanto, el montañis- ¡Es alucinante! abordar con tranquilidad aspectos deli-
mo es una actividad que cuenta cada cados como la masturbación, los abusos
vez con más adeptos. Por ello, precisa- Robie H. Harris. sexuales o el sida.
mente, hay que extremar más las medi- Ilustraciones de Michael Emberley. Pero esta obra va dirigida a los pe-
das de seguridad a la hora de practicar Traducción de Miguel Ángel queños, así que la parte visual y de jue-
esta actividad y lo mejor es tener pre- Mendo. go es importante y se ha reforzado dan-
viamente información sobre las normas Editorial Serres. do más protagonismo a dos personajes
de comportamiento en la montaña, los Valencia, 1999. que ya aparecían en Sexo...¿qué es'.\ co-
tipos de montaña que existen en nuestro 2.100 ptas. mo son un pájaro inquisitivo y locuaz y
país, el material y el equipo necesarios una abeja más recatada, que a través de
para practicar el montañismo, los pro- sus diálogos divertidos introducen los
blemas que nos podemos encontrar en Como reza el subtítulo, este libro «ha- temas y se hacen preguntas que quizá
la montaña, la preparación física que bla sobre óvulos, espermatozoides, naci- muchos niños tienen en la cabeza. Las
requiere esta práctica, la alimentación, mientos, bebés y familias». El autor y el ilustraciones de Emberley adoptan a ve-
etc., todo ello en función de las espe- ilustrador de Sexo...¿qué es? vuelven a ces la forma de viñetas propias del co-
cialidades que se quieran realizar: alta ensayar la fórmula que ya les funcionó mic, mientras que en otras se mueven li-
montaña, escalada en roca, piolet y en ese libro dirigido a adolescentes, al bres por las páginas de este álbum, de
crampones, esquí de montaña, acampa- escribir éste que habla de las mismas co- tono informal, pero que no pierde su ca-
da, refugios, etc. sas, pero pensado para niños a partir de 9 rácter de obra formativa.
Agustín Faus es un experto montañe- años. Las diferencias: pues que aquí los • A partir de 9 años.
ro y un magnífico divulgador capaz de esfuerzos se centran más en hacer com-
condensar en estas más de doscientas prensible, y no sólo desde el punto de
páginas toda su sabiduría sobre el tema,
convenientemente ilustrada con mapas,
vista biológico, el misterio de la vida, el
nacimiento de los seres humanos, y me-
}E$ ALUCINANTE
fotos y dibujos, de manera que los afi- nos en lo que se refiere estrictamente a
cionados a este deporte puedan empezar sexualidad, aunque incluye las lógicas
con buen pie su andadura por las mon- referencias al tema. Eso sí, los autores
tañas de este país. mantienen en este texto su tono de senci-
• A partir de 14 años. llez, ironía y sinceridad, que les permite

ROBiE H. HARRIS IWSTRfClONES Df MICHAEL EMBERLEY


LIBROS/ENSAYO

A. Gartner, C. Greer
y F. Riessman (Comps.)
Nuevo ataque contra la igualdad
de oportunidades
Cociente intelectual
y estratificación social

Nuevo ataque contra


la igualdad de
oportunidades
Gartner, A.; Greer, C. y titees de la nieaiciia • Raices de la memoria • Raices de la menioiia • Raices de !

Riessman, F. (comps.).
Traducción de Tomás del Amo.
Colección Pedagogía/Raíces de la guadiana que periódicamente se acalla
Memoria. y vuelve a surgir. Los compiladores de
este libro han reunido las opiniones de
Introducción a la Editorial Morata.
Madrid, 1999. nueve expertos de reconocida solvencia
literatura infantil y 2.650 ptas. intelectual acerca de la validez del CI
como herramienta neutral y científica.
juvenil ¿Qué es la inteligencia? Lo que mi-
Por el contrario, ponen de relieve, ante
el retorno del CI como medida de la
Teresa Colomer. den los tests de inteligencia... Durante «inteligencia», que se utilizan los tests
Colección Didáctica de la Lengua años esta pragmática respuesta ha sido de inteligencia para justificar una polí-
y la Literatura, 1. considerada como aceptable, mientras tica social y educativa restrictiva dirigi-
Editorial Síntesis. se extendía el uso acrítico de los tests. da a rcformular la movilidad social, li-
Madrid, 1999. Pero también investigadores y psicólo- mitar la igualdad de oportunidades y
1.750 ptas. gos los rechazaron argumentando sus reproducir la estratificación social do-
limitaciones clasistas, culturales y me- minante. Una aproximación contunden-
todológicas. La controversia sobre el te al mito de los Cl y a su dudosa base
«Esta obra se propone facilitar una llamado cociente intelectual (CI) es un conceptual. Fabricio Caivano.
aproximación a la literatura infantil y
juvenil.» Con esta declaración explícita
de intenciones se inicia la presentación
de este estudio orientado a «ofrecer un
primer cuadro general de utilidad para ción de la producción en estas últimas tulos concretos se presenta en la locali-
todas aquellas personas que deben me- décadas. El cuarto se dedica a los crite- zación de las obras, ya que muchas de
diar entre los niños y sus lecturas litera- rios de selección a partir de pautas de ellas han pasado a fondos de almacén o
rias.» Aunque no suele suceder, en este análisis prácticas y provechosas. Final- saldos (por ejemplo, en la feliz clasifi-
caso las intenciones y los resultados se mente, el capítulo quinto se centra en el cación de «Los libros impensables has-
corresponden, y proporcionan al lector análisis de las formas de aproximación ta hace poco tiempo» —página 137—.
un texto sistemático, expuesto con cla- entre los libros y sus destinatarios, sin de los cinco títulos propuestos, tres de
ridad, despojado de notas y, sin embar- que las actividades que se citan impidan ellos se hallan ya descatalogados). A pe-
go, profundamente documentado, que ver el bosque, como ocurre en muchos sar de este obstáculo, la recomendación
muestra el conocimiento de la autora casos. Cierra la obra un capítulo dedi- no deja de ser un buen instrumento,
sobre la materia. A su vez, la experien- cado a las fuentes, con una bibliografía puesto que la mayoría de los títulos pue-
cia docente de Teresa Colomer le per- realmente básica, al alcance del lector, den recuperarse probablemente a través
mite adaptarse con acierto en el tono y que se presenta agrupada según los dis- de las bibliotecas públicas. Los conteni-
el registro a un posible destinatario no tintos aspectos abordados, junto con la dos se complementan también con es-
especializado. relación de centros de documentación quemas de resumen de conceptos, que
En la introducción se describe el plan del país y breves presentaciones de permiten seguir con mucha más facili-
de la obra distribuida en cinco capítu- diez autores actuales con una selección dad la exposición, o con síntesis de los
los. En el primero, se prescinde de la re- de títulos. Las referencias bibliográfi- contenidos de las obras de referencia (la
currente y estéril discusión sobre «qué cas, en un apartado final, sirven para aplicación de los símbolos de Bettelheim
es» la literatura infantil y juvenil, para completar los comentarios del texto o los elementos que configuran el cuen-
abordar las funciones de este tipo de li- sobre determinadas obras de estudio y to maravilloso, según Propp).
teratura, aspecto que resulta eficaz para títulos de ficción. En conjunto, podemos calificar este
clarificar qué tipo de selección y de ac- A lo largo de la obra se incluyen cua- libro como un excelente manual para
tividades son más indicadas; las carac- dros con selecciones de títulos de obras comprender, trabajar y enseñar la litera-
terísticas de esta literatura se exponen infantiles y juveniles: clásicos, de tradi- tura infantil y juvenil que sólo el pro-
en los dos siguientes capítulos a través ción oral y actuales. Como siempre, el blema de una portada poco atractiva
de la evolución histórica y la descrip- problema en las recomendaciones de tí- puede disuadirnos de leer. Teresa Maña.

CUJÍ 25
LIBROS/ENSAYO

Informe mundial
sobre la cultura
Unesco / Acento / Fundación
Santa María.
Madrid, 1999.
1.817 ptas.

Impresionante obra colectiva que re-


coge informes, datos y estadísticas, ela-
borada por treinta y nueve especialistas
bajo la coordinación de la Unesco, y di-
rigida a proponer un diagnóstico sobre
el estado de la cultura en el mundo y ac-
tuaciones positivas en este ámbito. To-
ma como punto de partida el anterior (e una «ética universal». Señala también la
igualmente muy recomendable) infor- urgencia de disponer de indicadores
La literatura infantil me de la Unesco, denominado Nuestra
diversidad creativa, editado también en
culturales medibles y fiables, no depen-
dientes de las poderosas variables eco-
en España España por la Fundación Santa María,
que insiste así en su línea de divulgar
nómicas, y revisa las complejas y difíci-
les implicaciones de orden político en
Amalia Bermejo. documentos de gran interés pero de di- este particular ámbito cultural. Estupen-
Editorial Asociación Española de fícil edición y difusión. da es la abundantísima aportación de
Amigos del Libro Infantil y Juvenil. Tras un análisis de las relaciones en- datos y estadísticas comparativas a ni-
Madrid, 1999. tre políticas económicas y diversidad vel mundial, que revela situaciones sor-
500 ptas. cultural, el informe se ocupa, en la par- prendentes, así como de las investigacio-
te segunda, del delicado estado de las nes y corrientes analíticas sobre diversos
culturas y poblaciones «autóctonas» en aspectos de la cultura. Un texto cierta-
Escrita por Amalia Bermejo, conoce- el seno de la irreversible y contradicto- mente de gran utilidad para tener una vi-
dora a fondo de fuentes y obras, este ria tendencia a la globalización mundial sión global sobre lo que podría llamarse,
trabajo pretende dar a conocer más allá y a la homogeneización cultural, sus quizá forzando la expresión, «el estado
de nuestras fronteras la situación de tensiones y peligros. Le sigue luego un cultural del mundo». Es de esperar que
nuestra literatura infantil y juvenil, su análisis de cómo el mercado afecta a la este informe tenga continuidad para
estado actual y el camino recorrido has- producción cultural, y se añaden algu- posteriores análisis comparativos. Fa-
ta este momento; todo ello, sin embar- nas reflexiones sobre la necesidad de bricio Caivano.
go, en una exposición forzosamente sin-
tética, puesto que justo alcanza setenta
y cinco páginas.
La obra se divide en breves capítulos cia-ficción, misterio, histórica...). En un bliografía escueta pero esencial y un ín-
cronológicos: una introducción da capítulo aparte se repasa el libro ilustra- dice de nombres que remiten a los auto-
cuenta de los inicios de este tipo de lite- do, referido solamente a los autores res e ilustradores citados. A pesar de
ratura en el siglo xix, para seguir con un contemporáneos, en el que la autora, tratarse de una obra poco ambiciosa, es-
repaso de los años dorados (1904- previa disculpa, se limita a citar obras tá elaborada con rigor y corrección,
1936). A continuación, la exposición se de una selección dispar de autores sin aunque hubiera sido útil —sobre todo
hace un poco más extensa para narrar situar las tendencias o mostrar la evolu- teniendo en cuenta que debe ser instru-
primero, la recuperación después de la ción de este tipo de libros. mento de divulgación— incluir las edi-
guerra en tiempos del franquismo Así pues, a través de títulos y autores, toriales de los libros citados.
(1936-1975) y luego, en el capítulo más seleccionados según criterio de la auto- Esta nueva publicación de la Asocia-
desarrollado, las características de una ra, se nos ofrece una visión de conjunto ción de Amigos del Libro Infantil y Ju-
nueva época (1976-1999). En cada una de la literatura infantil y juvenil en Es- venil es, por lo tanto, una obra que cum-
de estas presentaciones se distinguen paña. Aunque en el condensado reperto- ple correctamente con su cometido de
los tres géneros —narrativa, poesía y rio la producción en otras lenguas del divulgar la literatura infantil y juvenil
teatro—, y en el último el apartado, la Estado ve reducida su presencia a aque- en castellano, y que nos demuestra una
narrativa, a su vez, se subdivide en dis- llos títulos que cuentan con traducción vez más la vitalidad de esta Asociación.
tintos epígrafes según subgéneros (cien- al castellano. La obra contiene una bi- Teresa Maña.

CUJÍ 25
LIBROS/RECIBIDOS

ABADÍA DE Una sorpresa para Papá Todos los puertos se Patas McGuau Els monstres montruosos
Noel llaman Elena Becki Ward M. Dolors Alibés i Riera
MONTSERRAT Tim Healey Joan Barril 11. Louise Gardner II. Pau Estrada
Pirámides El caballo de madera Barre que Barrerás
Barcelona, 1999 Angela Royston Géraldine McCaughrean VI. Dolors Alibés i Riera
II. Piers Harper/Tony II. Tony Ross
HIPERIÓN II. Pau Estrada
Poèmes i cançons de
Nadal Kenyon Dédalo e Icaro Escombra que
Autores Varios Volcanes Géraldine McCaughrean Madrid, 1999 escombrarás
II. Dani Jiménez Angela Royston 11. Tony Ross ¿Qué está bien v qué está VI. Dolors Alibés i Riera
II. Piers Harper/Tony mal? II. Pau Estrada
Kenyon Vladimir Mayakovski El semáforo
ACENTO Todos al cole EMECÉ II. Fernando Gómez M. Dolors Alibés i Riera
Ellen Weiss II. Pau Estrada
Madrid, 1999 II. Segundo y Eva López Barcelona, 1999 LA GALERA El scmàfor
Roma Cuando sea mayor Babe. El cerdito en la M. Dolors Alibés i Riera
Amanda Claridge Mary Packard ciudad II. Pau Estrada
España II. Peggy Tagel Justine Korman/Ron B a r c e l o n a , 1999 El hermano de Juan
Roger Collins Fontes Ot, el bruixot, S Sucio
Picanyol Marta Mata
BEASCOA Ot, el bruixot, 6 II. Fina Rifà
INTERNACIONAL EMPÚRIES/EMECÉ Picanyol El Germa d'en Joan
El vent dels animals Brut
Madrid, 1999 Barcelona, 1999 Barcelona, 1999 Josep Vallvcrdú Maria Mata
Los mejores relatos Babe. El porquet a la El vent del Far West II. Fina Rifà
Tarzan ciutat Josep Vallvcrdú
fantásticos de habla ¡Soy mayor!
Disney Justine Korman / Avu¡ fem creps
hispana M. Dolors Alibés i Riera
Canciones en marcha Ron Fontes P. de Bourgoing
Autores Varios Carolyn Bracken II. Pau Estrada
Las chicas de Alambre II. Y. Calarnou Sóc gran!
II. Jim Durk L'n dia d'esport
Jordi Sierra i Fabra ESPASA CALPE M. Dolors Alibés i Riera
Los lagartijos. P. de Bourgoing II. Pau Estrada
La apuesta BROMERA II. Y. Calarnou La geganta i el nap-buf
Alenjandra Vallejo-Nágera Madrid, 1999 Supermás, el fortachón Montserrat Ginesta
II. Cristina Belmonte Rosa de Estambul P. de Bourgoing II. Marta Balaguer
Alzira, 1999 Joaquín Arnaiz II. Y. Calarnou
La bruixa que anava La giganta y
La medalla de ámbar Bilón, el ladronzuelo chiquitín
ALGAR amb la bicicleta
J.L.Velasco / P. de Bourgoing Montserrat Ginesta
Elisabet Abcyà
Carmen Morales II. Y Calarnou II. Marta Balaguer
II. Roser Capdevila
Alzira, 1999 Glup-glup
La isla de Coral En Pispa, el lladregot Les armilles del pages
Richard Gere R.M. Ballantync P. de Bourgoing Mercè Miracle
Teresa Duran
Meinolf Zurhorst 11. Y Calarnou II. Pavía Reznicková
II. Montserrat Ginesta
Julia Roberts En Supermés, el forçut Los chalecos del
Meinolf Zurhorst
Sóc fadrína EVEREST P. de Bourgoing labrador
Montserrat Viza
II. Y. Calarnou Mercè Miracle
II. Mercè Arànega
León, 1999 Una jornada deportiva II. Pavía Reznicková
ALIANZA El pare sense ven
Los animales del bosque P. de Bourgoing
Josep Lluch
Disney II. Y. Calarnou
Madrid, 1999 II. Montserrat Ginesta
Preparando crepes LA MÁSCALA
Un dia fatal
Autismo P. de Bourgoing
Uta Frith
Francesc Salvà GAVIOTA II. Y. Calarnou Valencia, 1999
Lo que hace el abuelo Del asesinato
Madrid, 1999 bien hecho está considerado como una de
ALTEA Don Glotón Gonçal Luna (adapt.) las bellas artes
Barcelona, 1999 Roger Hargreaves II. Javier Olivares Thomas de Quinccy
Madrid, 1999 En Flon Flon i la La Bella y la Bestia El veil de casa tot
Los calzoncillos del Disney ho fa bé
emperador
Museta
Telctubies. El día de Gonçal Luna (adapt.) NORMA
Elzbieta
Laurence Anholt viento de Po 11. Javier Olivares
II. Arthur Robins Andrew Davenport Chiquitína Barcelona, 1999
El lobito caperucito EDEBÉ II. Lucy Su Caterina Valriu (adapt.) Soho Black
Laurence Anholt Teletubies. El sombrero 11. Max Christopher Fowler
II. Arthur Robins Barcelona, 1999 de Dipsy Els gats de l'envelat La flauta dels
Ceniciento .Marina Andrew Davenport Joan Armangué barrufets
Laurence Anholl Carlos Ruiz Zafón II. Lucy Su 11. Pere Prats Sobrepcrc Peyó
II. Arthur Robins Teletubies. El paseo de Vuelan gatos
El saxofonista de Tinky Winky Joan Armangué
Mamelón EDICIONES B Andrew Davenport II. Pere Prats Sobreperc PPC
Laurence Anholt II. Lucy Su Boira a les butxaques
II. Arthur Robins Barcelona, 1999 Teletubies. La canción de M. Dolors Alibés i Riera Madrid, 1999
Los Simpson. Guía de laa-Laa II. Pau Estrada El oficio de vivir
Springfield Andrew Davenport Niebla en los bolsillos Nando
ANAYA Matt Greening II. Lucy Su VI. Dolors Alibés i Riera Actividades para montar
Batacazos. Poemas para II. Pan Estrada en la clase de Religión
Madrid, 1999 reírse
GRUPO Dedo a dedo son diez Miguel Ángel Torres
Historias de la otra Shel Silverstcin M. Dolors Alibés i Riera Marchan
tierra CEAC/TIMUN II. Pau Estrada
Paloma Orozco Amorós Dit a dit fan den
II. Alicia Cañas Cortázar EDICIONES SM MAS M. Dolors Alibés i Riera XERA1S
II. Pau Estrada
Madrid, 1999 Barcelona, 1999 Los monstruos Vigo,1999
BEASCOA TRES Conspiración Teo se viste y juega. monstruosos Contos de Andersen
Chafarinas Frutas y verduras M. Dolors Alibés i Riera Hans Christian Andersen
Barcelona, 1999 Fernando Lalana Violeta Dcnou II. Pau Estrada II. Autores Varios
1.400 libros, sin contar los cientos de
productos en los que estos iconos de la Fomento del libro y
cultura de la última mitad del siglo xx
han aparecido. A título postumo, Schulz
la lectura
ha recibido la Medalla de Oro del Con-
greso. La Federación de Gremios de Editores
La buena noticia es que los diarios de España (FGEE) y la Fundación Ger-
empezarán a publicar las tiras viejas, mán Sánchez Ruipérez firmaron, el pa-
empezando por las de 1974. Recupera- sado 25 de enero, un convenio de cola-
remos así una obra que marcó la infan- boración que tiene como objetivo el
cia de muchos de nosotros. fomento del libro y la lectura. El acuer-
La primera tira de Peanuts, do, que se desarrollará de forma progre-
publicada el 2 de octubre de 1950. siva, prevé, entre otras acciones, la ela-
boración de un estudio cualitativo y
Setmana del Llibre cuantitativo del sector del libro que verá
Adiós a Charles M. en Cátala, la primera la luz en el 2001. Además, también abar-
cará el uso y desarrollo de las nuevas
Schulz feria virtual tecnologías que, lejos de amenazar de
desaparición al soporte libro, son una
Lo suyo fue, desgraciadamente, una herramienta que lo complementan y lo
muerte anunciada. Lo supimos cuando Desde el 24 de febrero está en marcha mejoran.
el propio Schulz decidió jubilar a Char- la 18a edición de la Semana del Llibre Con este acuerdo, los editores quieren
lie, Snoopy y el resto de la tropa, que hi- en Cátala que presenta como principal significar el papel fundamental que en el
cieron su última aparición diaria en los novedad su presencia internacional a desarrollo del universo lector tiene la
periódicos americanos el pasado 3 de través de Internet, lo que la convierte iniciativa privada, a través de actuacio-
enero. El dibujante, enfermo de cáncer en la primera feria virtual de libros del nes ligadas al mecenazgo, de las que la
de colon, tomo la decisión por sentirse mundo. A través del portal de la Cam- Fundación GSR es muestra relevante.
incapaz de mantener el ritmo de trabajo bra del Llibre de Catalunya (www.cam- Recordemos, en este sentido, que la
que le exigían los editores, y para poder brallibrecat.com), todo el que quiera Fundación trabaja desde 1981 en el fo-
pasar más tiempo con la familia. Fueron puede visitar esta muestra de libros en la mento del hábito lector desde las prime-
más de cincuenta años (la primera tira que es posible adquirir no sólo las nove- ras edades, y en la creación y desarrollo
de Charlie Brown fue publicada en dades editoriales, sino también títulos de de hábitos culturales entre la población
1947), dibujando a los Peanuts (nombre fondos que habitualmente no se encuen- española y latinoamericana. Y, a partir
que, por cierto, a Schulz no le gustaba), tran en las librerías. de ahora, podrá organizar acciones rela-
y no estaba dispuesto a dejar que otro La Setmana, ubicada en la Sala Mar- cionadas con el análisis y la reflexión en
continuara con sus personajes. qués de Comillas de las Reials Drassa- torno a la lectura en el marco de eventos
El destino se encargó de convertir es- nes de Barcelona, es un enorme escapa- públicos organizados por la FGEE, co-
ta despedida en un epitafio. Charles M. rate del libro en catalán, en el que están mo el Líber, congresos nacionales de
Schulz murió el pasado 13 de febrero, doce librerías representando a más de editores o ferias internacionales.
día en que los suplementos dominicales 270 editoriales que aportan cerca de
estadounidenses publicaban la última ti- 60.000 volúmenes con unos 10.000 títu-
ra de los Peanuts (aunque los periódicos los diferentes. Esta gran librería, que ocu-
europeos seguirán publicándolas hasta pa 2.200 m:, estará abierta hasta el 5 de Muere Antonio
abril). Tenía 77 años y nunca acabó de marzo. Paralelamente, se celebrarán
creerse el gran éxito de sus personajes, «Setmanas» en las sedes de Girona (La Hernández Palacios
ni la enorme influencia que han ejercido Casa de Cultura), Palma de Mallorca
en generaciones de personas y en el (L'Escorxador), Lérida (Biblioteca Públi- El mundo del cómic ha sufrido impor-
mundo de la historieta, donde su nombre ca) y en Madrid (Librería Blanquerna). tantes pérdidas en los primeros meses de
tiene un lugar de honor. Los datos sobre Serán más de diez días de actividades este año 2000. Antes que Charles M.
la difusión de su trabajo son escalofrian- en torno al libro, entre las que destacan Schulz, murió Antonio Hernández Pala-
tes. Charlie Brown, Schroeder, Lucy, Li- la firma de ejemplares por parte de los cios, unos de los grandes maestros de la
nus, Woodstock y Snoopy han generado escritores más relevantes y de actuali- historieta española, dibujante y guionis-
18.000 tiras traducidas a 21 idiomas; se dad, entre ellos los ganadores de los ta creador de los míticos personajes Mac
han publicado en más de 2.500 periódi- principales premios de la literatura cata- Coy, Doc Savage y de la serie Manos
cos de 75 países, lo que representa 355 lana, la presentación de obras y los actos Kelly.
millones de lectores; han aparecido en específicos dirigidos al público infantil Palacios falleció a los 78 años, el pa-
50 serie de TV, en cuatro largometrajes y y juvenil. sado 29 de enero, en el Madrid que le

78
CUJÍ 25
brado de manera especial: invitando a
escritores y otras gentes principales vin-
culadas a la LU a expresar su opinión
sobre este proyecto que concibió e hizo
realidad Paco Abril.
De todas esta hermosas aportaciones,
hemos decidido reproducir dos que nos
parecen que definen muy bien el pro-
yecto. En primer lugar, la del filósofo y
escritor Fernando Savater, que dice así:
«La mayoría de los suplementos perio-
dísticos para niños y adolescentes cae en
lo trivial o en lo comercial. La Oreja Ver-
de es una afortunada excepción, a la vez
divertida y educativa. Le deseo una lar-
ga andadura, porque es sumamente ne-
vio nacer. Su obra es abundante y diver- cesario». La otra es del escritor vasco,
sa, y tiene cabida en ella no sólo el co- Bernardo Atxaga: «La Oreja Verde tie-
mic, sino también el cartelismo y la pu- ne en mi opinión lo que hay que tener:
blicidad. En 1937 realizó su primer
cartel para el Madrid sitiado por las tro-
pas de Franco; luego vendrían carteles
para los cines de la Gran Vía madrileña,
ilustraciones para libros, murales, retra-
tos y anuncios publicitarios, como el de
c&L(?tmWide $M
Osborne, en el que dibujó a Salvador
Dalí sosteniendo un huevo del que salía
la botella de esa marca y que sólo se pu-
blicó en el extranjero.
Colaboró en la revista Chicos, en
1943, y en 1970 encabezó una revista
emblemática, Trinca, donde tuvo opor-
tunidad de convertir novelas históricas en
dibujos, como El Cid ( 1971 ), con guión
propio. Posteriormente, realizó el álbum
Gorka, gudari (Ed. Ikusager), un home- imaginación, atrevimiento, una pizca de
naje a la vida anónima de los soldados re- locura, tres pizcas de participación popu-
publicanos, que él conocía muy bien por lar y treinta de voluntad e incansabilidad».
haber sido corresponsal durante la guerra
civil en el frente republicano.
Palacios fue un artista con muchos in-
tereses profesionales, y además un hom- Cal Llibre, un
bre comprometido políticamente, que
vivió intensamente la época que le tocó. proyecto único
Un grupo de emprendedores y atrevi-
dos especialistas vinculados a la LIJ han
La Oreja Verde llega dado a luz un proyecto único en nuestro
país sobre el mundo del libro. Cal llibre
a su número 500 es una masía en plena naturaleza en la
que se ofrecerán una serie de actividades
El número 500 es una cifra mágica, y y servicios para difundir, educare infor-
La Oreja Verde, del periódico La Nueva mar sobre el mundo del libro. Allí, los
España de Oviedo, la ha alcanzado. Han visitantes encontrarán una biblioteca,
sido algo más de 11 años de ilusión vol- una librería y una amplia oferta de acti-
cados en este suplemento infantil que ha vidades en un espacio acogedor, lejos
llegado a los 500 números y lo ha cele- del mundanal ruido.
AGENDA

La biblioteca está organizada en fun- diez años, a una media de 150 al año, de
ción de su público, que puede ser de tres los que 600 son de producción propia y
tipos: niños de todas las edades; padres, algunos, ediciones en exclusiva. ¡Felici-
madres, abuelos y abuelas y todo tipo de dades!
adultos que acompañen a niños y jóve-
nes, a los que se orientará en la elección
de documentos; y profesionales —educa-
dores, maestros, escritores, ilustradores, Bolonia 2000
bibliotecarios, libreros, editores...—, que
encontrarán aquí un verdadero centro de El 24 de marzo abre sus puertas la Fie-
documentación con todos los materiales ra del Libro per Regazzi de Bolonia (Ita-
que pueden servirles para llevar a cabo lia), una cita ineludible para el sector del
su tarea. Por otra parte, en la librería ha- libro infantil yjuvenil de todo el mundo.
brá una amplia selección de los mejores La ciudad italiana es este año una de las
títulos de la LIJ, libros de referencia de capitales culturales europeas, con lo que
la LIJ, de los mejores álbumes ilustra- Gracia de Barcelona, con una exposi- imaginamos que este hecho repercutirá
dos, libros de ocasión y títulos intere- ción, Un somriure per a tothom, y una favorablemente en las actividades de la
santes en vías de extinción. En sus es- cena. Durante la velada, se presentó Feria. De momento, lo que sabemos es
tanterías también se podrán encontrar también un libro muy especial, El som- que el certamen ha creado dos nuevos
vídeos basados en libros infantiles y ju- riure al peu de l 'escala, que rescata un premios: uno para libros destinados a
veniles, música para este tipo de públi- texto poético basado en un personaje, un dar a conocer el arte a los niños; y el se-
co, CD-ROMs y cómics. La librería es- payaso, del escritor norteamericano gundo, para estimular a los jóvenes edi-
tá conectada con el colectivo Robafaves Henry Miller, en versión de Joan de Oli- tores con ideas originales acerca de la li-
de Mataró y se beneficia de sus equipa- ver, con las ilustraciones que Joan Miró teratura para los más pequeños.
mientos comerciales. Además, desde hizo para una edición alemana. Otra novedad es que la feria empeza-
ella se organizarán tertulias sobre nove- Cercle de Lectors cuenta además con rá un miércoles (24 de marzo) y termi-
dades editoriales, venta de ilustraciones una revista en la que los socios de este nará el sábado (1 de abril), cuando lo
originales de álbumes ilustrados, etc. club de lectura encuentran cumplida no- usual en estos últimos años era que se
Entre las actividades que se montarán ticia de los libros que edita la entidad, desarrollase de jueves a domingo. Qui-
en Cal Llibre, destacamos las colonias así como de la oferta musical, de vídeos zás al abarcar más días laborables, los
lectoras, para niños y jóvenes de los y CD-ROMs. La revista ha triplicado en organizadores consigan aumentar el nú-
distintos niveles educativos. También estos años el número de páginas, y ha mero de participantes, que en la edición
se organizarán talleres de ilustración, creado la sección «El Petit Cercle», di- anterior fue de 1.391 expositores prove-
encuentros de ilustradores, talleres de rigida al público infantil, con una selec- nientes de 81 países.
confección de libros, sesiones de narra- ción específica de libros y productos pa-
ción de viva voz, encuentros de narrado- ra niños de 0 a 12 años. De momento, la
res, encuentros para profesionales de di- sección tiene mascota, pero serán los so-
ferentes especialidades, etc. cios los que con sus sugerencias escoge-
rán finalmente su nombre. También des-
Fue noticia
Cal Llibre editará una revista para te-
ner informados a sus socios de las pro- de que apareció la sección, Cercle ha • La escritora barcelonesa Rosa Regás
pias actividades y de otras que merezcan aumentado la venta de artículos infanti- obtuvo el Premio Ciutat de Barcelona de
la atención. Cal Llibre está situado en la les y juveniles hasta alcanzar un 34 % literatura en castellano con su último li-
población de Tiana (Barcelona), c/ Bis- del total. Y no sólo eso, sino que cada bro, Luna lunera, editado por Plaza y la-
be Cátala, 7. 08391 Tiana, y entre sus vez se presta mayor atención al sector, nes en su nueva colección Arete.
impulsores están Pep Duran, Lola Casas, con iniciativas como la de impulsar el
Concepció Carreras, Mercè Escardó, Fe- premio de cuento infantil, Hospital Sant • La Editorial Alfaguara y la cadena
rran Martin, Mercè Millan y Roser Ros. Joan de Déu, junto con esta institución Fox Kids de Canal Satélite Digital ela-
hospitalaria y la Editorial La Galera. boraron un programa de diez capítulos
Actualmente, 53.000 socios y suscrip- donde conocidos escritores y dos cuen-
tores reciben la revista, lo que supone tacuentos profesionales explicaban
Cercle de Lectors que la difusión que tiene Cercle es de frente a la cámara historias completas
cerca de 130.000 personas o entidades, en no más de cinco minutos. Elvira
cumple 10 años la mayoría en Cataluña (85 %), pero Lindo, Ángeles Caso, Alejandra Valle-
también en la Comunidad Valenciana y jo-Nágera, Enriqueta Antolín, Gemma
Cercle de Lectors acaba de cumplir 10 las Islas Baleares. Otra cifra que avala la Lienas, Susana Moreno, Moncho Al-
años, y lo celebró el pasado 22 de febre- buena salud de Cercle de Lectors es la puente, Ana Rosetti y Bernardo Atxaga
ro en su nueva sede de Travessera de de los 1.500 títulos editados en estos han participado en la experiencia.

80
CUJÍ 25
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

Boletín de suscripción CLIJ Envíe este cupón a:


Editorial Torre de Papel, S.L.
Amigó, 38, 1.° 1.a
08021 Barcelona (España)
Tel. 93 414 11 66 - Fax 93 414 46 65
E-mail: revistaclij@racclub.net

Señores: Deseo suscribirme a la revista CLIJ, de periodicidad mensual, al precio de oferta de 8.415 ptas., incluido IVA (9.350 ptas. precio venta
quiosco), por el período de un año ( 11 números) y renovaciones hasta nuevo aviso, cuyo pago efectuaré mediante:

• Domiciliación bancaria. A partir del mes de (incluido)


• Envío cheque bancario por 8.415 ptas.
3 Contrarrembolso Si desean factura, indiquen el número de copias y el NIF
(más 450 ptas. gastos de envío).
Nombre

Apellidos.

Profesión..

Domicilio

Población Código Posta

Provincia teléfono
País Fecha

Envíos especiales:
Península y Baleares certificado 10.100 ptas.
Canarias, Ceuta y Melilla, envió aéreo y exento de IVA !0.350 ptas.
Canarias, Ceuta y Melilla, envío aéreo certificado y exento de IVA 12.000 ptas.
Para el extranjero, enviar cheque adjunto en dólares
Aéreo Aéreo certificado
Europa 115$. 96,76 Euros 125 S / 105.17 Euros
América 155 S 165 S
Asia 190$ 200 S
Rogamos a los suscriptorcs que en toda la correspondencia (cambio de domicilio, etc.) indiquen cl número de suscriptor, o adjunten la etiqueta de envío de la revista.

C.C.C. (Código Cuenta Cliente)


Domiciliación bancaria
Entidad Oficina DC N° cuenta
Fecha NOTA IMPORTANTE: Las diez cifras del número de cuenta deben llenarse todas. Si tiene alguna
duda en el número de cuenta, el banco o la sucursal, consulte a su entidad bancaria, donde le informarán.

Banco o Caja Sucursal

Domicilio

Población... CR Provincia

Muy señores míos:


Ruego a ustedes que, hasta nuevo aviso, abonen a Editorial Torre de Papel, S.L., Amigó 38, 1" 1", 08021 Barcelona (España), con cargo a mi c/c o libreta de
ahorros mencionada, los recibos correspondientes a la suscripción o renovación de la revista CLIJ.

Titular Firma

Domicilio

Población C. P.

Provincia
EL ENANO SALTARÍN

Los viejos tiempos

«No sé por qué estoy tan triste, no guna vez una misteriosa premonición ción de la plenitud intemporal del ins-
puedo quitarme de la cabeza un cuento del paso del tiempo, en dos sentidos. El tante de esa lectura, una premonición
de los viejos tiempos.» inmediato es el que marca el tiempo real misteriosa de que ese libro, el lector y su
H. Heine. de lectura, que se consume febrilmente a tiempo vital, se constituyen para siem-
medida que oímos con los ojos las voces pre en una unidad temporal eterna.
del libro. El otro se refiere a la percep- Tiempo real y tiempo simbólico se fun-
den en una certeza secreta y hermética:

L
es el signo de que podremos algún día
resucitar la emoción de ese instante. El
os libros inolvidables son los que tiempo de leer y el de recordarnos le-
llegan a su justo tiempo. Hay libros yendo en el tiempo se unen en un senti-
perdidos porque los leímos dema- miento parejo a la melancolía. Es esa
siado pronto, otros por demasiado tarde. dulce tristeza de Heine cuando añora los
La premura malogra muchos lectores, viejos tiempos encerrados en un cuen-
casi tantos como los que se pierden pol- to. Así, es posible recobrar la ni-
la pereza. Me decía un amigo librero, ñez toda oyendo un cuento;
dueño de unos asombrosos bigotes, que hacer que la adolescencia,
cuando acabas la última página de un li- aguda y extraña, nos retorne a
bro, hay un instante fuera del tiempo en la garganta a través de una no-
el que adquieres la absoluta certeza de vela de aventuras; y a menudo
que es de los que va a quedar para siem- la juventud perdida nos pa-
pre en tu memoria. Son pocos, pero fun- rece volver con su júbilo in-
dacionales: nos cambian la mirada sobre comprensible, simplemente le-
la vida, la afinan y la hacen precisa y
más humana. Son los libros que dejan
un eco permanente en el ánimo del lec-
tor. Volver a leerlos no desengaña nunca,
y a pesar del paso del tiempo siempre es
posible recobrar, en todo o en parte,
aquella deslumbrante emoción primera.
Hay otros muchos libros hermosos, que
nos hicieron disfrutar y a los que nos en-
tregamos sin reticencias, pero cuya hue-
lla duró poco.
Cuando un texto permanece adherido yendo un texto que removió
a la memoria sentimental, quedan tam- nuestro espíritu. Los viejos
bién registradas en ella, inadvertidamen- tiempos.
te, otras cosas ajenas al libro. Leer es al- El Enano Saltarín.

PABLO AMARGO
Si tus alumnos/as, tus hijos/as, tus sobrinos/as, tus amigos/as,
tus nietos/as, tus vecinos/as, tus primos/as, tus hermanos/as
tienen de 12 a 16 años y te gustaría motivarles a la lectura...
Te damos herramientas

Si quieres recibir gratuitamente el CD interactivo, por favor rellena el cuestionario y envíalo por correo,
fax o e-mail.

grupo edebé. Pso. San Juan Bosco 62 08017-Barcelona


Fax: 93 205 46 70
e-mail: c d l i j @ e d e b e d i g i t a l . c o m

- Hombre Apellidos
- Nombre del centro educativo
- Dirección del centro
- localidad Código Postal
- Materia que imparte
- • Curso
- Etapa

¿Tienen equipos multimedia en su centro?

SíD NoD

¿Utilizan los equipos multimedia los alumnos en el aula?

Sin Nou

grupo edebé
www.edebe.com
E D I T O R I A L S JUVENTUD
LIBROS INFANTILES 2000

Ha sido el pequeño
monstruo
Helen Cooper

3109-3 3110-7
Formato: 22,5 x 27 om
i íartoné

Ana vivía feliz y tranquila con


Mamá y Papá... ¡Hasta que
llegó el Pequeño Monstruo!
El Pequeño Monstruo quiere a
Ana, pero no quiere al nuevo
bebé. Empieza a portarse mal
y la culpa se la echan a Ana...

HELEN C O O P E R nació en Londres


en 1963 y creció en Cumbria.
Fue profesora de música antes
de ilustrar libros para niños. Hoy
es una exitosa autora e ilustra-
Sopa de calabaza
dora de plena dedicación y toca
Helen Cooper
el piano sólo por placer. Hay un
3095-X 3 0 9 6 - 8 oso en el cuarto oscuro, su primer
Formato: 27 x 26,5 cm álbum, fue seleccionado como
libro del mes por la prestigiosa ca-
dena de librerías W a t e r s t o n e y
La Ardilla, el Gato y el Pato ganó en 1994 el premio de los
hacen la mejor sopa del mundo. «Smarties Young Judges». Los ál-
Cada uno hace su trabajo.
bumes Sopa de Calabaza y El niño
Pero un día, el Pato decide que
que no quería Ir a dormir obtu-
quiere hacer el trabajo de otro,
vieron en I 997 y 1999, respe-
y empiezan los problemas.
ctivamente, la Medalla «Kate
Greenaway»,

cooper

'¡rief SI fle
HAY UN
el Peceño osq
Monstruo!
.<f Helen CooperJBfc
EN EL
CUARTO • L J(-N-
• i el KI
üditorial íuvcruud

Intereses relacionados