Está en la página 1de 3

Existe un lugar frecuentado por los pensionados, que está situado en pleno corazón de la ciudad.

La plaza de los recuerdos de Cali

Este es el sitio que Álvaro Denis Troncoso y Marco Tulio Gaviria consideran un lugar de recuerdos y
experiencias vividas en su época. Lo describen como único e invaluable.

“Por Daniela Blandón Muñoz”

A las 10:30 a.m. en esta época del año, el día En ese momento se acerca sutilmente una
sábado 25 de marzo donde el sol iluminaba mujer de piel morena con un cuerpo
directamente la plazoleta, se sentía la calidez exuberante, tiene alrededor de 40 años; se
de los rayos del sol matutino en las personas para en frente de los caballeros con una
que habitaban el lugar y en los centenares de sonrisa diáfana y una mirada picarona, se
palomas blancas que revoloteaban de un lado encuentra vestida con una blusa negra que
para el otro, acompañadas de palmeras deja ver sus grandes pechos por medio de su
despelucadas como es habitual, en plena escote y un pantalón ceñido al cuerpo que
Plaza de Caicedo. resaltan sus exuberantes curvas. Los
caballeros la ignoran, ella se siente molesta y
Sentados en una banca de esas antiguas en rechazada y decide perderse entre la
granito y observando el gran espectáculo de muchedumbre. Álvaro, descontento del acto
las palomas, se encontraban dos caballeros, indeseable, con voz baja y tímida, cuenta
de aspectos culto y refinado. Ellos eran Álvaro cómo el lugar se ha desprestigiado por las
Denis Troncoso, de 69 años de edad, vestido personas que han llegado con malas
con una guayabera blanca que combinaba con intenciones de dañarlo: desde prostitutas,
su cabellera y que reflejaba el pasar de sus vendedores de drogas, habitantes de la calle y
años. Su piel blanca, uñas impecables y unas en general, “personas malandras” que
gafas grandes y redondas de su época, impregnan con olores desagradables la plaza,
resaltaban con el atuendo y el accesorio que lo cual ha propiciado que se genere un mal
lucía esa mañana, un reloj grande, de color oro aspecto del lugar.
y de marca “Orient”. Estaba acompañado por
su compañero de trabajo, Marco Tulio Gaviria, Álvaro recuerda con vivacidad que la Plaza
de 60 años quien portaba una camisa fina y Caicedo antes era un centro plagado de
unos zapatos negros con un buen betún; era grandes comercios, cafeterías, grandes
de tez morena y parecía muy amable, pues marcas para caballeros como: Apolo,
lucía una sonrisa en su rostro con prominentes Americano y Ferfil, que desaparecieron con el
pómulos salpicados de pecas y lunares. En su pasar del tiempo. Igualmente, con un gesto de
mano derecha sostenía el periódico ADN y en nostalgia, recuerda la conocida “Casa rosada”
su cuello colgaba una cadena de oro, ambos encargada de vender licores y galletería
observaban la entretenida vista de las navideña; también la recuerda como la plaza
palomas, que se veían desde la banca. era aledaña de casas adosadas de dos pisos y
de edificaciones arquitectónicas que
Son amigos desde los 27 años, se conocieron afortunadamente aún se conservan y que son
en el trabajo, ambos cumpliendo el mismo rol patrimonio nacional: El edificio Otero, la
de comerciantes. Visitan frecuentemente la Catedral Metropolitana y el Palacio de Justicia.
plaza por la fuerte brisa que corre en el sitio y Añora aquellas calles completamente limpias y
que da lugar a una especie de tertulia en el las personas que, para él, crearon la identidad
centro la capital vallecaucana. de la plaza como los emboladares y
vendedores ambulantes quienes han -Un tinto por favor como nos gusta, caliente y
permanecido en el lugar durante décadas. recargado. Acompañado de un pandebono.

Álvaro agrega que muchos de los problemas Marco Tulio por su parte, le expresa:
de la plaza tienen que ver con la intolerancia y
la falta de cuidado de los mismos ciudadanos - No gracias, prefiero un café con leche y por
sobre el entorno. La venta de droga, favor un pandebono para esta mañana
resplandeciente. Termina de tomarse el
prostitución a plena luz del día y robos que se
cafecito y luego se despide y se retira
presentan acá, son el pan de cada día de este cortésmente. Mira su reloj son las 10:00
emblemático sector. agitado comenta, me marcho me cogió la tarde
para la cita médica. Se retira
Lo interrumpe Marco Tulio para recordarle una
vivencia que tuvieron cuando trabajaban - Luis les dice “A la orden, para servirles
juntos: caballeros, que tengan un buen día”.

-¿Te acuerdas Álvaro, de la visita del caudillo Álvaro perdura en la banca, mira la hora de su
liberal Jorge Eliécer Gaitán, cuando llegó a la reloj lujoso que lleva en su mano derecha, son
plaza y se pronunció para la campaña las 10:10 a.m., se toma el exquisito tinto que
presidencial, acompañado de un discurso que acompaña con el pandebono. Me habla de la
cautivó con su inigualable elocuencia a los estatua que se encuentra ubicada en el centro
caleños? de la plaza.

Pensativo Álvaro le responde: -Si no me falla la memoria, la historia cuenta


que la Plaza Caicedo fue el centro de mercado
- Tulito eso fue ahí en el edificio de al frente entre 1674 y 1897.Que luego fue
donde es el edifico de Otero, levantó su mano acondicionada como parque para
y señaló al majestuoso edificio en donde se representaciones de la banda municipal y que
pronunció el aquel entonces dirigente político no solo su ubicación la hizo el corazón de Cali.
Jorge Eliécer Gaitán. La vida social, negocios, paseos tenían que
ver con este sitio de huellas coloniales,
Jorge Eliecer, conocido por el que provocó el rodeado por imponentes palmas.
movimiento popular el bogotazo… El nombre de la plaza hace alusión a Joaquín
de Caicedo, fue el último militar y político que
Álvaro responde: participó en las juntas de gobierno de la Nueva
Granda antes de la Independencia. Por este
¡Cómo pasan los años, el tiempo es tan motivo, Cali le rindió honor al colocar una
efímero! estatua de bronce en la plaza en 1913.
Álvaro se para de la banca, bota su vaso de
tinto en la caneca más cerca, vuelve otra vez a
Tulio contesta:
ubicarse en el mismo lugar.
-Sí, claro fue ahí, buena memoria la que Hubo un momento de silencio…
tenemos, le pone su mano en el hombro.
Álvaro evoca que ese lugar es invaluable para
Se acerca ligeramente un vendedor ambulante él, porque fue allí donde compartió gran parte
de tintos y loterías que desde hace más de 20 de su infancia con su padre, fueron los mejores
años trabaja en esa zona, su nombre es Luis momentos de su vida y la mejor forma de
Guzmán, les ofrece a ellos. honrar la memoria de su padre, es visitando la
Plaza de Caicedo.
Álvaro le dice:
Cerca del mediodía, él, como de costumbre
abandonó por un momento el lugar de los
recuerdos, mientras quedan alrededor varias los tradicionales platillos caleños, que durante
personas que disfrutan del ambiente, mientras todo el día, develan los recuerdos de la Cali
evocan sus memorias y experiencias vividas antigua tan añorada. Y es que como dicen por
como pensionados en el lugar que se ha ahí “todo pasado fue mejor”.
convertido su propio hogar. Acompañados de