Está en la página 1de 6

Lo que sucedería el día Viernes 20 de Julio del Año

1810 nadie lo sabia con exactitud, aun que en la


atmósfera se percibía que algo iba a ocurrir muy
pronto.Todo era calma el día viernes que por cierto era
el día de mercado en Santa Fe. Un día viernes que
seria muy diferente a los demás pues ocurrieron
sucesos que fueron determinantes para el cambio de
la historia de lo que hoy es nuestra Colombia. Lo que
sucedió el 20 de Julio de 1810 no fue un hecho
espontaneo, más bien fue por consecuencia de una
gran variedad de circunstancias.Ya habían razones de
peso para que el 20 de Julio 1810 los criollos
decidieran que era suficiente.
El Grito de La Independencia
Recordemos que según la historia, en las juntas que
fueron realizadas entre los años de 1808 y 1810 los
criollos habían sido invitados, pero con una
representación mínima, de 36 peninsulares solo se
contaron 9 americanos.
Esto dio paso a que los criollos por primera vez
pensaran en si era posible acatar un Estado-Nación.
Entonces lo que esto logro fue que América buscase
una mayor autonomía o una mayor representación o si
era posible una independencia de la metrópoli.
Ya para el año de 1809 lo que hoy conocemos como
Ecuador y Bolivia se habían escuchado los primeros
gritos de libertad.
Ciudades como Cartagena de Indias y Mompos ya
tenían conformadas juntas independentistas, estas
juntas buscaban una mayor autonomía o si era posible
la independencia absoluta de España.
20 de Julio de 1810
La junta de notables creada en la provincia de Santa Fe
estaba integrada por intelectuales y civiles criollos los
cuales comenzaron a realizar reuniones seguidas en las
viviendas de los integrantes, posteriormente pasarían a
realizarse en el observatorio astronómico que era
dirigido por el señor Francisco José de Caldas.
Los personeros principales de la oligarquía
criolla eran: Jorge Tadeo Lozano, Antonio Morales,
Acevedo Gómez, Joaquín Camacho, Camilo Torres,
José Miguel Pey entre otros.
El Florero de Llorente
Lo propuesto por la junta de notables fue la creación
de un incidente que llevase a una situación de conflicto
la cual daría paso al gran descontento existente en
Santa Fe contra la Real Audiencia Española.
Lo que realmente importaba era lograr que el Virrey al
ser presionado por la gran perturbación del orden viera
factible constituir ese mismo día la Junta Suprema de
Gobierno la que seria integrada por los regidores del
Cabildo de Santa Fe.
El Señor Antonio Morales manifiesta que el altercado
podía ser provocado con el señor José Gonzáles
Llorente quien era un comerciante peninsular. Don
Antonio Morales se ofreció con gusto a intervenir en
dicho altercado.
La propuesta fue aceptada por los notables criollos y
deciden ejecutar dicho proyecto el Viernes 20 de
Julio. Se escoge el Viernes 20 de Julio porque para esa
fecha la Plaza Mayor se encontraría colmada de
personas de todas las clases sociales puesto que era el
día de mercado.
UN FLORERO FUE EL DETONANTE QUE DESATÓ
EL GRITO DE INDEPENDENCIA DE COLOMBIA EL
20 DE JULIO DE 1810.

Tras más de tres siglos de conquista y colonia del imperio español,


el sentimiento independentista se extendió en América. En lo que
era conocido como Nuevo Reino de Granada, el descontento se
manifestó con la rebelión de Los Comuneros y tuvo como prólogo la
traducción y divulgación que hizo Antonio Nariño de los Derechos
del Hombre.

Pero fue un acto simbólico alrededor del préstamo de un florero lo


que llevó al levantamiento del pueblo de Santafé y lo que propició la
campaña libertadora. Los criollos buscaban la independencia de
la corona española y el 20 de julio de 1810 planearon inducir una
revuelta popular en la que los pobladores elevaran sus descontentos
ante el mandato español.

Era viernes, día de mercado y de mayor concurrencia a la plaza


mayor. Al mediodía, Luis de Rubio se acercó a la casa del
español José González Llorente y le pidió prestado un florero para
decorar la mesa de Antonio Villavicencio. La inminente negativa
permitió la intervención de Francisco José de Caldas y Antonio
Morales, que inmediatamente alertaron al pueblo de la afrenta del
“chapetón” (como eran llamados los españoles) al pueblo
americano. Aun cuando Llorente negó lo acontecido y no hubo por
su parte mayor ofensa, el pueblo heterogéneo que concurría la plaza
mayor arremetió contra el virreinato, provocando una revolución
que desembocó en la inminente firma del Acta de Independencia
de Santafé, dirigida por decisión de la Junta de Gobierno. Aunque
no fue la única revolución ni la más certera, es considerada como
la fecha oficial de la independencia porque abrió el sendero de
intensas luchas libertarias contra la corona española. Fue la
proclamación de una independencia total que se conseguiría bajo el
mando de Simón Bolívar tras una campaña que inició en mayo de
1818 en Venezuela y terminó en la Batalla de Boyacá el 7 de agosto
de 1819. Así se dio paso al Congreso de Angostura y al nacimiento
de la República de Colombia.
¿DÓNDE REVIVIR LA HISTORIA DE LA
INDEPENDENCIA DE COLOMBIA?
 Ubicado en la esquina de la Plaza de Bolívar de Bogotá
(Carrera 7 No. 11 – 28), el Museo de la Independencia
– Casa del Florero es el epicentro de toda la historia de
la emancipación colombiana. Allí se puede encontrar
la base del florero original por el que se despertó toda la
contienda del 20 de julio.
 El Museo Nacional en Bogotá guarda una serie de
importantes colecciones permanentes, temporales e
itinerantes que recrean la época de la independencia.
Se ubica en la Carrera 7 No. 28 – 66.
 El Puente de Boyacá, ubicado en el complejo histórico
Campo de Boyacá cerca de a la ciudad de Tunja, es el
monumento declarado Patrimonio Cultural en el lugar
donde se libró la batalla que consagró la independencia
colombiana.
¡Colombianos! Mis últimos votos son por la
felicidad de la patria. Si mi muerte
contribuye para que cesen los partidos y
se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo
al sepulcro.
Policarpa Salavarrieta, o ´La Pola´ como se le
conoce, cuando apenas con 22 años (1795–1817) dio
su vida, por la Independencia del territorio
colombiano.
Fue condenada por un consejo de guerra a muerte el 10 de noviembre de
1817.

Y ante sus verdugos y soldados dijo estas palabras antes de ser fusilada,
palabras que hoy todavía tienen vigencia:

“Viles soldados, volved las armas a los enemigos de vuestra patria.

¡Pueblo indolente!

¡Cuán distinta sería hoy vuestra suerte si conocieseis el precio de la


libertad!

Pero no es tarde.

Ved que, aunque mujer y joven, me sobra valor para sufrir la muerte y mil
muertes más.

No olvidéis este ejemplo

Miserable pueblo, yo os compadezco.

¡Algún día tendréis más dignidad!

Muero por defender los derechos de mi patria ”