Está en la página 1de 3

Al llegar a sus fines el Siglo XV, Europa entraba en los albores de la época Moderna.

Finalizaba la
Edad Media, el feudalismo entraba en su ocaso al comenzar a delinearse los grandes reinos. Un
hecho se considera el hito que marca el fin de la Edad Media: la caída de la ciudad de
Constantinopla en manos de los turcos islámicos, en 1453.
La navegación había adquirido un nuevo desarrollo. Algunos nuevos elementos habían permitido
que los navegantes con espíritu aventurero se animaran a salir del cerrado ámbito del Mar
Mediterráneo, y a alejarse cada vez más de las cercanías de las costas oceánicas. La brújula
permitía conocer el rumbo con certeza, y el astrolabio junto con las cartas estelares, permitía
determinar bastante bien la posición de los buques, aún totalmente alejados de las costas
familiares.
La navegación exploratoria del océano Atlántico tuvo un gran empuje a principios del Siglo XV, por
otra de Enrique el Navegante, hijo del Rey de Portugal que empleó abundantes recursos
económicos para desarrollar una ruta marítima hacia las Indias - como se llamaba al Oriente -
bordeando el continente africano. En 1438 Enrique el Navegante fundó un centro naval en Sagres,
un saliente cercano al Cabo de San Vicente, donde constituyó una escuela de navegación
reuniendo a navegantes experientes, con diversos especialistas en cuestiones vinculadas a la
navegación.
Basado en su experiencia de navegante, Colón consideraba que las dimensiones del globo
terráqueo eran menores a las que indicaba Toscanelli; y, aunque se quedó un poco corto, en
realidad estuvo más acertado que aquel, que lo consideraba de un tamaño doble al real. De todos
modos, éste fue el motivo por el cual, considerando que Colón estaba equivocado en sus cálculos,
las autoridades portuguesas - orientadas a buscar la ruta por el sur del continente africano - no
aceptaron su plan.
Colón y el descubrimiento de América, un nuevo continente.
Descubrimiento de América El navegante Cristóbal Colón nació en Génova, Italia, en 1451. Hijo de
unos humildes tejedores, tuvo claro desde muy pequeño que quería ser marino, aunque tenía otra
gran afición, que eran la geografía y los mapas.
Sus estudios y conocimientos sobre el tema le llevaron a concebir una gran idea: hacer un viaje
hacia el lejano oriente pero no por el Mediterráneo, sino navegando en dirección contraria, es
decir hacia el oeste.
Colón creía que la Tierra era redonda, y que por tanto, yendo por el Océano Atlántico, acabaría
llegando igualmente a China y Japón.
Colón pidió ayuda económica al rey de Portugal pero como no le hizo caso, recurrió a los Reyes
Católicos y llegó a un acuerdo con ellos por el cual, entre otras cosas, se le concedieron por
adelantado los títulos de Almirante de la Mar Océana, y Virrey y Gobernador de las tierras que
pudiera descubrir durante el viaje.
Colón contó con tres carabelas: la Santa María, a bordo de la cual iría él mismo, la Pinta y la Niña.
Las naves zarparon el 3 de agosto de 1492 del puerto de Palos (Huelva), rumbo a las Islas Canarias,
donde hicieron una escala para luego continuar su viaje.
Tras muchos días de navegación los marineros empezaron a desesperarse porque no veían más
que agua e incluso hubo un motín a bordo: la tripulación le amenazó con que si en tres días no
llegaban a su destino, le obligarían a regresar.
Por suerte, el 11 de octubre empezaron a aparecer en el mar trocitos de hierba y maderas que
indicaban que la tierra tenía que estar cerca. En la madrugada del 12 de octubre, el marinero
Rodrigo de Triana, a bordo de la Pinta, gritó: “¡Tierra!”. Habían llegado a la isla de Guanahani, a la
que Colón bautizó como San Salvador, y que estaba habitada por pacíficos indígenas. Dos días
después siguieron explorando la zona y descubrieron las islas de Cuba y la Española (Santo
Domingo).
Tras su regreso a España meses después, Colón organizó tres viajes más a América y en cada uno
de ellos exploró otros lugares hasta entonces desconocidos como Puerto Rico, Jamaica, la costa de
Venezuela, Honduras, Panamá…
Colón falleció en Valladolid en 1506 convencido de que había encontrado una nueva ruta para
llegar a Asia y que hasta allí había llegado, pero nunca supo que en realidad había descubierto un
nuevo continente.
Las causas del descubrimiento de América
Se dice que varias son las causas del descubrimiento de América, pero las más importantes:
1. La extensión del comercio europeo con Oriente.
2. El ejemplo de las Cruzadas que habían sido viajes, no sólo de conquistas, sino también de
exploración.
3. El móvil religioso -imperante siempre en estos casos- de conquistar no solamente territorios,
sino almas también.
4. El deseo de encontrar un nuevo camino, tal vez más corto o menos peligroso -por aquello de la
piratería- para ir a las Indias, país de preciosas y finas mercaderías.
5. El móvil aventurero, la sed de conquistas y la búsqueda de oro.
Hace poco más de 500 años, durante el Renacimiento, comenzó lo que en la historia de la
navegación y el comercio es llamada “Era Oceánica”.
Entre 1400 y 1600, los europeos realizaron notables descubrimientos geográficos que habrían de
cambiar la historia del mundo. Sin duda, el más importante de todos ellos fue el “Descubrimiento
de América”, ocurrido en 1492, cuando Cristóbal Colón llegó a una pequeña isla americana
ubicada en
el mar Caribe.
Este hecho, considerado por los historiadores como el “Encuentro de dos mundos”, no fue obra de
la casualidad ya que muchas cosas influyeron para que sucediera.
Las consecuencias del descubrimiento de América
Existen muchas consecuencias unas negativas y otras positivas:
Negativas:
1.- Nos robaron las riquezas
2.-Violaron a nuestras mujeres
3.- Mataron a nuestros hombre
4.- Los obligaron a ser católicos
5.-Explotaron nuestros recursos naturales (Oro).
6.- Desplazaron a nuestro indigenas.
7.-Trajeron como exclavos a los negros y exclavizaron a nuestros indigenas.
8.-Devastaron nuestro paisaje
Positivas:
1.- Nos trajeron alimentos nuevos
2.- Nos trajeron cultura y otros idiomas
3.- El color de nuestra piel es gracias a esa gran mezcla
4.-Se descubrió un nuevo mundo que le dio una nueva visión al futuro del planeta.
5.- Los lugares encontrados y las culturas son de sueño, espectaculares…
5 de diciembre: Día Mundial del Suelo

Diciembre 2014

La campaña del Día Mundial del Suelo tiene como objetivo conectar a la gente con los suelos y
aumentar la conciencia de su importancia fundamental en nuestras vidas.
Durante muchos años se han descuidado los suelos. No logramos conectar suelo con nuestra
comida, el agua, el clima, la biodiversidad y la vida. Hay que invertir esta tendencia y tomar
algunas acciones para su preservación y restauración.
¿Sabías?
El suelo es la base de la alimentación, forraje, combustible y producción de fibra y de los servicios
de los ecosistemas y el bienestar humano.
Es el depósito de al menos una cuarta parte de la biodiversidad mundial, y por lo tanto requiere la
misma atención que la biodiversidad por encima del suelo.
Los suelos juegan un papel clave en el suministro de agua limpia y la resistencia a las inundaciones
y sequías. La mayor tienda de carbono terrestre está en el suelo para que su conservación pueda
contribuir a la adaptación del cambio climático y su mitigación.
Los suelos también sirven como una plataforma y la fuente para la construcción y materias primas.
El mantenimiento o la mejora de los recursos mundiales de suelos es esencial si necesidad de la
humanidad por la comida, el agua y la seguridad energética es que se cumplan.

Responsabilidad Social
Es un deber de todo agricultor y cada ciudadano asegurar que el suelo no sea destruido y que
mantenga su capacidad productiva a través del tiempo. En otras palabras, se debe asegurar la
sustentabilidad de la producción agrícola y de la producción de alimentos. Sustentable o
sostenible significa para siempre, es decir, una agricultura que promueve una regeneración
perpetua.
Una agricultura sustentable o sostenible mantiene producciones altas indefinidamente, sin dañar
el suelo y el medioambiente. Con ello, se procura mantener y/o mejorar la productividad, de
manera a que las generaciones futuras puedan obtener económicamente producciones iguales o
superiores a las que se obtienen actualmente mejorando la calidad de vida.
Practicando la agricultura de conservación, mediante el sistema de siembra directa, la cobertura
permanente del suelo con una buena cantidad de residuos de cosecha, y mediante el uso de la
rotación de cultivos, se consigue alcanzar el objetivo de la sustentabilidad agrícola.