Está en la página 1de 3

TRABAJO COMPLEMENTARIO

DEL PROGRAMA DE CONSTRUCCION

CONTEXTOS PRODUCTIVOS Y SOCIALES EN FUNCION DE LOS


PRINCIPIOS Y VALORES UNIVERSALES

Aprendiz:

JOHN NIKKOLD VILLAMIL ESCOBAR

Profesor:
Nevardo Hernández

SENA - SERVICIO NACIONAL DE APRENDIZAJE


CTCM - Centro de Tecnologías para la Construcción y la Madera
Cazucá - Bogotá D. C.
Marzo 2019
En la Humanidad ha habido muchos acontecimientos para que entre nosotros
podamos llegar a entendernos por medio de la comunicación, aun habiendo muchos
idiomas y dialectos de distintas culturas y decenas de países, es por ello, que hemos
desarrollado diagramaciones y metodologías para poder llegar a adaptar nuestros
comportamientos en las relaciones interpersonales y poder tener empatía por los
demás para no juzgarlos, ni criticarlos ni ofenderlos o agredirlos, sino todo lo
contrario, es por ello que llegamos a un embudo de principios universales para los
individuos.

Los principios son la base de los Valores, son reglas que hacen que los seres humanos
apliquen sus facultades racionales, espirituales y sexuales de manera íntegra, sin
afectar negativamente al otro. Como por ejemplo respetar la Vida de las personas, no
agredir física o emocionalmente al otro, Amar y/o ayudar al prójimo, entre ellas.
Los seres humanos viven en sociedad, forman parte de un grupo con subgrupos. Por
tanto, estos principios potencian la felicidad a través de la creación de
una convivencia agradable centrada en el bien común como una meta de bienestar.

Por otro lado, están los valores universales que son los que aparecen del
reconocimiento de la dignidad humana y de la necesidad de la convivir en armonía
con los demás, respetando las creencias, la diversidad y la multiculturalidad. Todo
ser humano posee el mismo valor. Este principio de igualdad es universal.
Cada ser humano es abundante en dignidad, así pues, una persona no es un medio
sino un fin en sí mismo. Una persona nunca debe ser explotada ni tratada como un
objeto sino con el mismo trato que uno quiere recibir de los demás.

Por medio del conocimiento de la diferencia entre los principios y los valores, un
individuo puede practicar esta base teórica cuando toma decisiones en su vida. Por
supuesto, también puede ocurrir que una persona se arrepienta de haber obrado de
determinada forma y luego, pueda reflexionar al darse cuenta de los efectos que
hubo por sus actos.

Por estos principios muchas batallas o guerras en las últimas décadas se han anulado
o si ya las hay, han terminado por negociar y culminarlas, por respeto a la raza, a la
vida, al ambiente, saber que son necesarias para un espacio o un hábitat en armonía
y poder desarrollarnos más que acabando entre nosotros mismos.

Existen ciertos valores que forjan una base sólida para el crecimiento interior
humano, estos pueden ser: el Respeto, la Humildad, la Responsabilidad, la
Sinceridad y la Gratitud.
El Respeto hacia uno y hacia los demás atendiendo al principio de la dignidad por la
que cada persona es única y totalmente irrepetible.
La Humildad hace referencia a tolerar alteraciones de comportamientos no gratos a
su alrededor y estar lejos de cualquier manifestación de soberbia o vanidad. Es
consciente de que todos los vínculos nacen desde una posición de igualdad.
La Responsabilidad está relacionada con la libertad, puesto que un ser humano debe
ser consciente de que sus acciones tienen consecuencias. Por tanto, cuando toma una
decisión, también tiene que asumir este hecho desde el mismo momento en el que
hace una elección.
La Sinceridad no solo denota transparencia con los demás, sino también, al vínculo de
autenticidad y coherencia reflejado en el amor propio.
La Gratitud es el reconocimiento hacia los regalos de la vida empezando por los
detalles más sencillos de la existencia.

El propósito de la experiencia terrenal entre los seres humanos es el aprendizaje, la


conquista del conocimiento, del verdadero saber. Lo cual explica que el hombre
tenga inteligencia y sobre todo conciencia, es por ellos que es importante que desde
niños tengamos este conocimiento enseñado por nuestros padres y colegios, para ser
una raza superior sin pisotearnos los unos a los otros.

Somos como el modelo de una célula, nace, crece, se reproduce y muere, hasta este
punto hemos hecho exactamente lo mismo desde que evolucionamos pero no nos
preguntamos para que evolucionamos? De esta evolución parte el propósito de la
humanidad, evolucionamos para poder comunicarnos mejor, evolucionamos para
trabajar conjuntamente buscando el beneficio mutuo, el propósito de la humanidad en
avanzar unidos.

La unión de la humanidad era la siguiente evolución, pero nos desviamos del camino
cuando en algún momento de la historia algunos decidieron acumular poder, hacer a
un lado a los demás y buscar el beneficio propio independientemente de lo que le
sucediera a otras personas, impulsando a perder los valores universales o en su
defecto, socavando la armonía entre los humanos.