Está en la página 1de 11

Revista de Psicología

Universidad de Chile
revpsico@uchile.cl
ISSN (Versión impresa): 0716-8039
CHILE

2005
Laura Beatriz Oros
LOCUS DE CONTROL: EVOLUCIÓN DE SU CONCEPTO Y
OPERACIONALIZACIÓN
Revista de Psicología, año/vol. XIV, número 001
Universidad de Chile
Santiago, Chile
pp. 89-97

Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal

Universidad Autónoma del Estado de México

http://redalyc.uaemex.mx
Locus de control: Evolución de su concepto y operacionalización, Vol. XIV, Nº 1: Pág. 00-00. 2005

Locus de control: Evolución de su concepto y


operacionalización*

Locus of control: Concept development and


operationalization

Laura Beatriz Oros**

Resumen
El estudio del locus de control, un importante recurso de afrontamiento que tiene
gran relevancia como factor predictivo de otras variables actitudinales, afectivas y
comportamentales, se inició hace ya muchos años. Con el correr del tiempo, se ha
perfeccionando el entendimiento de este constructo y han ido surgiendo medidas
cada vez mejores del mismo. Aunque en un comienzo se lo consideraba unidimen-
sional, hoy se han llegado a medir, por lo menos, seis modalidades diferentes que
lo integran. Este artículo propone al lector retroceder hasta las primeras
conceptualizaciones respecto del locus de control, delineando cronológicamente, y
de manera sintética, algunos de los hallazgos que posibilitaron entender el concep-
to desde una perspectiva multidimensional.
Palabras clave: locus de control – perspectiva multidimensional.

Abstract
Research on the concept of locus of control began many years ago. Its importance
stems from its relevance as an important coping resource as well as a predictive
factor of other attitudinal, emotional and behavioural variables. Over the years the
understanding of locus of control has improved and better ways of measuring this
construct have emerged. Even though earlier on in history it was considered one–
dimensional, currently there are at least six different dimensions which make up
this construct. The following article invites the reader to review the history of the
concept of locus of control, beginning with the first efforts at conceptualizing it.
Furthermore, the author highlights some of the findings which today allow us to
view locus of control from a multidimensional perspective.
Key words: locus of control – multidimensional perspective

* Trabajo elaborado como producto de una beca de investigación otorgada, durante el año 2002 y vigente
hasta el momento, por la Facultad de Humanidades, Educación y Ciencias Sociales, de la Universidad
Adventista del Plata. El proyecto se denomina: Revisión de la teoría atribucional y de manejo del estrés
para el estudio de grupos con experiencia religiosa.
** Dra. en Psicología. Docente del área de Metodología de la Investigación, Universidad Adventista del

Plata. email: lauraoros@lsmartin.com.ar Agradecimientos: La autora agradece a la Dra. María Cristina


Richaud de Minzi, a las Lic. María Valeria Main y Roseane Abreu y a Annie Schulz, por sus aportes en la
elaboración de este trabajo.

89
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

Introducción el comportamiento, dado que constituyen el


paso previo para la planificación y ejecución
Parecería que la necesidad de control es de acciones orientadas a una meta, al mismo
inherente al ser humano. Las personas se es- tiempo que determinan las reacciones
fuerzan por ejercer cierto grado de control afectivas consecuentes, causando estados
sobre los hechos que consideran importan- emocionales de orgullo o vergüenza
tes en sus vidas, consiguiendo así realizar sus (Flammer 1999).
objetivos. Por el contrario, la sensación de no
poder controlar un evento genera frecuente- Dentro de las creencias de control pueden
mente un estado de paralización que distinguirse aquellas que se relacionan con
inhabilita a las personas para alcanzar las la localización del dominio y aquellas que se
metas propuestas. Bien lo observó Seligman relacionan con la eficacia para ejercerlo.
(1975) en sus experimentos de laboratorio con Bandura (1977) ha sido precursor en el estu-
animales. El investigador comprobó que dio de las creencias de eficacia, en tanto que
aquellos perros a los que les era imposible se señala a Rotter (1966) como uno de los que
evitar una serie de descargas eléctricas más ha aportado a la noción de emplaza-
“aprendían” un patrón de conductas a las miento o locus de control.
que inicialmente denominó sensación de des-
El presente trabajo se centra en este últi-
amparo. Cuando estos mismos animales eran
mo aspecto. El locus de control se refiere a la
sometidos a otra situación donde podían es-
posibilidad de dominar un acontecimiento
capar del castigo fácilmente, no intentaban
según se localice el control dentro o fuera de
hacerlo. Seligman llamó a esta resignación
uno mismo (Bandura 1999; Richaud de Minzi
pasiva desamparo aprendido y afirmó que la
1990). Cuando una situación se percibe como
percepción constante de que las respuestas
contingente con la conducta de uno, se ha-
son insuficientes o inútiles para controlar una
bla de locus de control interno. En este caso,
situación adversa a la cual se está expuesto,
el individuo siente que tiene la capacidad de
provoca sentimientos de desvalimiento, dé-
dominar el acontecimiento. Si en cambio esta
ficit cognitivo, motivacional y emocional
situación no es contingente con la conducta
(Pereyra 1995).
del sujeto, se denomina locus de control ex-
Se ha visto que en los seres humanos ocu- terno, donde, no importa los esfuerzos que
rre lo mismo. Cuando un individuo siente el individuo haga, el resultado será conse-
que no puede hacer nada para modificar al- cuencia del azar o del poder de los demás.
gún aspecto importante de su medio o pre-
La investigación ha demostrado que quie-
decir un acontecimiento futuro, pierde el
nes tienen locus de control interno son mejo-
deseo y la voluntad de cambiar otros aspec-
res alumnos, menos dependientes, menos
tos del ambiente que son factibles de cam-
ansiosos, se manejan mejor frente a las dife-
bio. Esto lleva a una ejecución poco efectiva
rentes tensiones y problemas de la vida, tie-
tanto a nivel cognitivo como conductual y a
nen mayor autoeficacia y presentan mejor
la aparición de signos de indefensión, depre-
ajuste social (Day 1999; Pelletier, Alfano y
sión y desesperanza (Boggiano 1998; Regehr,
Fink 1994; Rimmerman 1991; Valle, Gonzalez,
Cadell y Jansen 1999; Terry y Hynes, 1998).
Nuñez, Vieiro, Gómez, y Rodriguez 1999).
Las creencias de control, se refieren a la
Saini y Khan (1997) realizaron un estudio
representación subjetiva de las propias habi-
con pacientes alcohólicos y encontraron que
lidades para controlar o modificar hechos
quienes tenían locus de control interno alcan-
importantes en la vida (Bandura 1999;
zaban mejores resultados terapéuticos que
Lazarus y Folkman 1986; Richaud de Minzi
los demás. Otras investigaciones (Koeske y
1991). Estas creencias configuran la base para

90
Locus de control: Evolución de su concepto y operacionalización, Vol. XIV, Nº 1: Pág. 00-00. 2005

Kirk 1995; Rees y Cooper 1992) sugieren que cuenta para interpretar las distintas respues-
las personas con locus de control interno pre- tas de atribución. Estos investigadores reali-
sentan mejor calidad en sus trabajos, alta satis- zaron estudios sobre la atribución y el afron-
facción laboral, menor fatiga emocional y me- tamiento en personas que habían sido
nor tasa de conflictos en el ámbito de trabajo. víctimas de accidentes traumáticos, y encon-
traron que quienes afrontaban mejor esas si-
Estudios sobre el locus de control y la sa- tuaciones se imputaban la responsabilidad
lud, han indicado que el locus de control in- de las mismas, haciendo por lo tanto atribu-
terno amortigua el efecto de síntomas físicos ciones internas frente al fracaso. Estos resul-
y emocionales de la enfermedad (Jennings tados podrían parecer confusos, ya que atri-
1990; Pilisuk, Montgomery, Parks y Acredolo buirse a sí mismo la culpa por los fracasos,
1993). Por el contrario, el locus de control lejos de fomentar un buen afrontamiento,
externo puede tomarse como predictor de podría generar efectos negativos. Afortuna-
enfermedades (Hoon, Hoon, Rand y Johnson damente, los estudios de Janoff y Bulman
1991; McNaughton, Patterson, Smith y Grant 1979 y Miller y Porter 1983 (citados en Darley
1995), baja satisfacción laboral (Jain, Lall, et al. 1990) arrojan luz sobre este aspecto. Los
McLaughlin y Johnson 1996), peor ajuste emo- autores mencionan la existencia de dos tipos
cional (Kliewer y Sandler 1992; St. Yves, diferentes de internalidad para el fracaso que
Freeston, Godbout y Poulin 1989) y mayor podrían dar explicación a estos hallazgos: (a)
percepción de amenaza (Grassi, Righi, la autoacusación de conducta y (b) la
Sighinolfi, Makoui y Ghinelli 1998; Oros 2000). autoacusación de disposición. La primera
Una lectura ligera de los párrafos prece- implica un conjunto específico de conductas
dentes puede dejar la impresión errónea de realizadas por el sujeto que explican lo que
que toda atribución interna es benéfica y toda le sucedió, de manera que el sujeto sabe que
externa es nociva, sin embargo, esta mirada puede controlar la situación. Si no vuelve a
reduccionista se aleja mucho de la realidad. realizar las mismas conductas, evitará las
Al interpretar las distintas atribuciones, de- consecuencias negativas. La autoacusación
ben analizarse de manera holística múltiples de disposición hace referencia a característi-
factores. Uno de ellos implica determinar si cas intrínsecas y estables que la persona cree
las atribuciones se han realizado frente a su- tener, generalmente son creencias irraciona-
cesos de éxito o de fracaso. Una atribución les del tipo: soy torpe, no sirvo para nada, etc.
interna para el éxito puede ser beneficiosa y Cuando hay una autoacusación de este tipo,
saludable, mientras que una atribución in- los eventos se consideran fuera del control
terna para el fracaso puede resultar desven- del individuo. Por el contrario, cuando hay
tajosa, sobre todo, si es estable en el tiempo. una autoacusación de conducta el sujeto sien-
Más adelante se analizará, cómo en el curso te que tiene dominio sobre las circunstancias
de la historia, se ha ido dando importancia a y las afronta de una manera más favorable.
otras dimensiones dentro del constructo Esto muestra que la interpretación del
locus de control dejando paulatinamente la locus de control debe contemplar otros as-
idea de que el mismo se desplaza simplemen- pectos más allá de lo puramente interno o
te del polo interno al externo. externo. A continuación se esboza una breve
Bulman y Wortman (1977, citados en reseña donde se mencionan los autores que
Darley, Glucksberg y Kinchla 1990) descu- han incluido algunos de estos aspectos ha-
brieron otro aspecto importante a tener en ciendo evolucionar el concepto y generando
medidas para su evaluación.

91
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

Evolución del concepto y su no–externo, sino que han agregado algunas


operacionalización subdimensiones o modalidades dando lugar
a un enfoque multidimensional.
Si bien en la mayoría de las revisiones so-
bre el tema se menciona a Rotter (1966) como En 1968 McGhee y Crandall (ver
pionero en la evaluación del constructo, Bialer Milgram y Milgram 1975; Mishel, Zeiss y
(1961) aporta evidencia de que existieron al Zeiss 1974), basados en hallazgos previos
menos dos escalas previas al trabajo de Rotter realizaron uno de los primeros intentos para
que intentaron operacionalizar el locus de con- distinguir el locus de control asociado a re-
trol. El hecho de que no se hayan divulgado, sultados de éxito y de fracaso. Más tarde,
responde a que nunca han sido publicadas. Mischel, Zeiss y Zeiss (1974) generarían una
Estas escalas pertenecen a Phares (1955) y James medida de locus para niños, quedando de-
(1957) y corresponden a sus disertaciones doc- mostrado que las atribuciones de control
torales. Ambas eran unidimensionales, fueron frente a diferentes sucesos (éxito–fracaso)
construídas para población adulta y puede debían ser analizadas por separado dado
pensarse que constituyen uno de los primeros que representaban dimensiones indepen-
intentos de medir el locus de control. dientes. Los autores habían construído
ítemes similares a estos: “¿Cuando alguien
A partir de la década del 60´ se puede te dice que eres bueno, es: (a) porque real-
apreciar un florecimiento de las teorías rela- mente has sido bueno, o (b) porque esa per-
cionadas con este concepto. Muchos investi- sona intenta ser amable contigo?”, “¿Cuan-
gadores se sintieron atraídos hacia la temáti- do estás pintando un dibujo y tu crayón se
ca vinculando el locus de control con rompe, es: (a) porque lo apretaste demasia-
numerosas variables (para una revisión do fuerte, o (b) porque el crayón era de mala
veánse Bialer 1961; Joe 1971; Lefcourt 1966). calidad?” La primera pregunta alude a una
En 1966 Rotter escribió su monografía sobre situación de éxito mientras la segundo a una
locus de control y analizó las propiedades de fracaso. Las opciones (a) representan la
psicométricas de la escala I–E LOC; escala que modalidad interna y las (b) la externa.
sería muy conocida y utilizada de allí en más.
Poco después de los estudios de McGhee
Para Rotter, la percepción del control era y Crandall (1968), Gurin, Gurin, Lao y
dicotómica pues variaba entre los polos in- Beattie (1969, citados en Carment 1974) en-
ternalidad – externalidad. Su escala incluía contraron que tanto la externalidad como la
29 ítemes, a los que el individuo debía res- internalidad podían ser divididas en dos
ponder seleccionando una de dos opciones modalidades a las que llamaron control per-
excluyentes: la interna o la externa. Por esta sonal y control ideológico. La primera hace re-
razón la teoría original de Rotter fue deno- ferencia a la cantidad de control que un in-
minada unidimensional (Tamayo 1993). dividuo cree que posee mucha gente en la
sociedad. La segunda se refiere a la canti-
Si bien esta formulación ha contribuido
dad de control que un individuo cree que
generosamente a la investigación, hoy se la
posee individualmente. Las siguientes afir-
considera limitada. La unidimensionalidad
maciones incluidas en el cuestionario de
del locus de control a la que Rotter y otros
Richaud de Minzi (inédito) ejemplifican
hicieron referencia, no resultó suficiente para
ambas alternativas respectivamente: “La
explicar el concepto. El paso del tiempo, fue
mayoría de la gente no se da cuenta hasta
perfeccionando el entendimiento del
qué punto muchos de sus éxitos se deben a
constructo y posibilitando medidas cada vez
la casualidad”; “Las cosas me salen bien
mejores del mismo. Diferentes autores han
cuando pongo todo mi empeño y capacidad
tenido en cuenta no sólo la polaridad inter-
para lograrlo.” En estos ejemplos, el control

92
Locus de control: Evolución de su concepto y operacionalización, Vol. XIV, Nº 1: Pág. 00-00. 2005

ideológico correspondería al polo externo, timiento que uno observa en los jóvenes
mientras que el control personal estaría chilenos y en los jóvenes latinoamerica-
orientado hacia el polo interno. nos en general, una cierta indiferencia
hacia los problemas sociales. Lo que yo
En 1970 Mirels (citado en Milgram y quisiera es ver de qué forma podríamos
Milgram 1975) hizo una diferenciación entre establecer un tipo de programas que nos
el control que se ejerce sobre las personas y permitieran recuperar una cierta percep-
el dominio que se tiene sobre las institucio- ción de controlabilidad.
nes sociales y políticas. Dicha clasificación
resulta del todo oportuna si se tienen en cuen- Muchos jóvenes latinoamericanos pien-
ta los propósitos de la psicología social co- san que en su mundo la toma de decisio-
munitaria, “cuyo objeto es el estudio de los nes está fuera de su control, la llevan a
factores psicosociales que permiten desarro- cabo gobernantes cuyos intereses no res-
llar, fomentar y mantener el control y poder ponden necesariamente a los de la socie-
que los individuos pueden ejercer sobre su dad como un todo. Muchas personas
ambiente individual y social, para solucio- creen que los gobiernos son malintencio-
nar problemas que los aquejan y lograr cam- nados, perversos, y yo no creo que esto
bios en esos ambientes y en la estructura so- sea cierto. Es importante que nuestros jó-
cial” (Montero, 1984, p. 390). Esto pone de venes entiendan que pueden controlar su
manifiesto que el estudio y análisis de la per- mundo, tomar decisiones importantes.
cepción de control no se restringe únicamente Esto sería una línea de investigación que
a variables individuales sino que contempla tendría que ver más bien con elementos
además factores macrosociales, históricos y macrosociales en los cuales los psicólo-
políticos. El eje central de la psicología co- gos, independientemente de su orienta-
munitaria es la de posibilitar el aumento de ción teórica, deberíamos sentir la obliga-
poder de los actores sociales objeto de su in- ción de contribuir.
tervención. Según lo menciona Leiva
Guzmán (2003) este tipo de intervención La capacidad de poder controlar situacio-
debería cumplir con tres condiciones básicas: nes sociales y políticas, o por el contrario,
(a) el respeto de la diversidad de las personas sentir que nada puede hacerse para modifi-
y las comunidades y el valor en la promoción car un entorno dominado por personas po-
de la autogestión; (b) la unión inseparable de derosas, también queda reflejada en la clasi-
la teoría y la práctica y (c), el que más atañe a ficación que años más tarde propuso
esta revisión, la ubicación del locus de con- Levenson (1972, citado en Levenson 1973).
trol y del poder en la comunidad. Dicha clasificación planteaba separar dentro
del factor externalidad, las dimensiones
En lo que hace a Latinoamérica, y parti- “otros poderosos” y “fatalismo (Chance)”.
cularmente podría pensarse en la región Chi- Fue la primera tentativa de distinguir al
lena, esta visión reviste particular importan- fatalismo como una entidad independiente
cia si se piensa en los diversos avatares dentro del polo de control externo. Levenson
políticos sucedidos en el pasado cuyos efec- asoció el concepto de fatalismo a los térmi-
tos pueden apreciarse aún hoy. Bien lo seña- nos azar, suerte, destino, sucesos accidenta-
la Villegas en una entrevista realizada por les, etc. La externalidad otros poderosos hace
Ardila (2002, S/N): referencia a la acción de atribuir a otros lo
que a uno le sucede.
En el caso nuestro, chileno, nos preocupa
el tránsito de una democracia destruida En 1975 Milgram y Milgram desarrollaron
hacia la recuperación de la democracia. una escala en la que agregaron una nueva di-
A mí personalmente me preocupa el sen- mensión referida al tiempo. Estos autores esta-

93
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

blecieron una distinción entre control interno El agente de control responde a la pregun-
y externo frente a situaciones del pasado vs. ta ¿quién ejerce el control? El control se pue-
futuro. Esta clasificación logró discriminar en- de ejercer a nivel individual (dominio Per-
tre niños sanos y enfermos. Los últimos tenían sonal, “yo”) o a nivel colectivo (Ideológico,
altos puntajes frente al pasado pero no pudie- “mucha gente”, “todos”).
ron establecer expectativas futuras frente a nin-
guna dimensión (internalidad–externalidad). El objeto de control responde a la pregun-
ta ¿sobre quién se ejerce el control? En oca-
En el año 1984 Díaz Loving y Andrade siones el control se puede ejercer sobre una
Palos, analizando la estructura factorial de persona determinada (padres, hijos, maes-
su escala de locus de control para niños, en- tros) o sobre instituciones.
contraron que la dimensión de control inter-
no se subdividía a su vez en dos: control afec- Todas estas consideraciones se evalúan
tivo y control instrumental. La internalidad según el tipo de suceso al que están asocia-
afectiva se refiere al control que el individuo das: Éxitos o Fracasos, configurando así la
cree tener a través de las relaciones con otros. cuarta dimensión.
La internalidad instrumental se refiere a la Finalmente, estas experiencias de éxito o
percepción de que todos los eventos, sean fracaso pueden formar parte de nuestros re-
buenos o malos, son consecuencia directa de cuerdos (pasado) o de nuestras expectativas
las propias acciones. Estos son ejemplos de (futuro).
afirmaciones útiles para evaluar ambas op-
ciones: “Muchas veces saco buenas notas A pesar de que numerosos investigado-
porque trato de ganarme al profesor” (inter- res han hecho un esfuerzo por capturar en
nalidad afectiva); “Cuando me va mal en el un solo cuestionario todas estas dimensiones,
estudio o el trabajo es porque no me esfuer- se sabe que esta tarea es considerablemente
zo lo suficiente” (internalidad instrumental) difícil y que los resultados obtenidos con di-
(Richaud de Minzi inédito). chos cuestionarios, pueden no ser estables.
Resumiendo los aportes de los diferentes Esto es así, debido a que las dimensiones
autores, podrían identificarse cinco dimen- pueden variar según la población, pudiendo
siones además de la propuesta por Rotter en encontrarse configuraciones o estructuras
1966. He denominado a estas dimensiones: muy diferentes cuando se evalúa el constructo
Medio de control, Agente de control, Objeto en niños o en adultos, en sujetos sanos o en-
de control, Momento de control y Sucesos fermos o en personas pertenecientes a distin-
(véase Tabla 1). tas culturas. Un ejemplo de esto lo proporcio-
nan los estudios de Richaud de Minzi (1991 e
El medio de control responde a la pregun- inédito, respectivamente), realizados en Ar-
ta ¿por medio de qué o quién es ejercido el gentina, quien encontró que la dimensión so-
control? En el caso de la externalidad, el in- cial afectiva de la internalidad, que emergía
dividuo puede sentir que el control está fue- claramente al evaluar a niños pequeños, se
ra de él y se ejerce mediante el poder de per- vinculaba más con la externalidad en el caso
sonas específicas (otros poderosos) o de nadie de los adolescentes. Es decir, los adolescentes
en particular, atribuyendo estas situaciones percibían que lograr que los demás controla-
al azar, la suerte o el destino (fatalismo). En ran o decidieran por ellos, era finalmente un
el caso de la internalidad, el sujeto siente que control ejercido por otros.
él tiene la facultad del control y lo ejerce
mediante su relación afectiva con otros (con- Milgram y Milgram (1975), quienes tam-
trol afectivo) o mediante el propio esfuerzo bién diseñaron una escala multidimensional
(instrumental). para adolescentes, no se encontraron con esta

94
Locus de control: Evolución de su concepto y operacionalización, Vol. XIV, Nº 1: Pág. 00-00. 2005

peculiaridad. Los autores pudieron discrimi- cantidad de material bibliográfico que posi-
nar las modalidades externas de las internas bilita acceder a valiosa información acerca de
tal como lo postula el enfoque; lo que de al- las diferentes dimensiones que entreteje el
guna manera, también refleja las diferencias concepto y de cómo se relacionan éstas con la
que pueden suscitarse al evaluar el mismo salud y el bienestar de las personas. Aunque
constructo en culturas diferentes, puesto que aún se utilizan cuestionarios unidimensiona-
esta escala fue creada en los Estados Unidos, les, nadie duda de que la teoría actual resulta
cultura que en términos de afiliación social, mucho más explicativa y cercana a la reali-
es muy diferente a la latina. dad psicológica de las personas que la ante-
rior. Sobre todo, porque al evaluar diferentes
No obstante, la complejidad inherente a la modalidades es posible obtener perfiles de
operacionalización del constructo no ha dismi- creencias de control y no sólo puntajes aisla-
nuido el interés por la construcción de nuevas dos para cada dimensión. Richaud de Minzi
escalas. Por el contrario, en los últimos años ha (inédito) afirma acertadamente que lo que
habido un incremento significativo de los es- debiera interesar al evaluador es el balance
tudios destinados a tal fin, debido posiblemen- entre las modalidades del locus de control,
te, a la concientización de que el locus de con- “más que establecer si las personas son exter-
trol funciona como un importante recurso de nas o internas, fatalistas o instrumentales”.
afrontamiento que tiene gran relevancia como
factor predictivo de otras variables Puesto que variadas investigaciones presen-
actitudinales, afectivas y comportamentales. tan al locus de control como un importante fac-
tor protector de la salud mental, resulta venta-
Discusión y conclusiones joso contar con un diagnóstico precoz que
pueda ser utilizado con fines predictivos. Afor-
El objetivo de este trabajo ha sido descri- tunadamente, y gracias al esfuerzo de nume-
bir sintéticamente la evolución del concepto rosos investigadores, existen escalas de locus
de locus de control y mencionar algunos de de control para niños (Diaz Loving y Andrade
los primeros intentos para medirlo. Como se Palos 1984; Richaud de Minzi 1990) y adoles-
ha visto, la teoría fue perfeccionándose al pun- centes (Richaud de Minzi inédito) e incluso
to de reemplazar el enfoque primitivo unidi- aplicados a comunidades o circunstancias es-
mensional por el multidimensional. El surgi- pecíficas, como grupos religiosos (Oros,
miento de este último enfoque ha sido lento y Richaud de Minzi y Main inédito; Welton,
paulatino, incluso, quizá no acabado. Los pri- Adkins, Ingle y Dixon 1996), situaciones labo-
meros hallazgos de McGhee y Crandall (1968), rales y de negocios, (Chung y Ding 2002;
fueron seguidos de otros descubrimientos que Spector 1988), condiciones físicas (Ozolins y
permiten concluir hoy que el locus de control Stenström 2003), etc. A pesar de que estas esca-
es un constructo que abarca, al mismo tiem- las se consideran multidimensionales, algunas
po, diferentes dimensiones que deben ser to- de ellas incluyen apenas unas pocas dimensio-
madas en cuenta para poder elaborar una in- nes, generalmente circunscriptas a los factores
terpretación precisa de la percepción de fatalismo, otros poderosos e internalidad. Se
control que tiene un individuo. espera que la información proporcionada en
este artículo sirva como pilar para el desarro-
A pesar de las dificultades que se suscitan
llo de nuevas contribuciones que beneficien el
a la hora de operacionalizar la multidimen-
campo de la psicología de la atribución con
sionalidad del locus de control, los avances
medidas originales sobre el locus de control
hechos hasta el momento han permitido ha-
como un concepto multidimensional. Este en-
cer una aproximación empírica y teórica mu-
foque ofrece una vía promisoria para el desa-
cho más rica de lo que originariamente se pen-
rrollo de nuevas escalas o el perfeccionamien-
só. Actualmente se dispone de una gran
to de las ya existentes.

95
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

Referencias Bibliográficas FLAMMER, A. (1999). “Análisis evolutivo de


las creencias de control”. En Albert
ARDILA, R. (2002). La psicología en el futuro. Los Bandura (Ed.): Auto–Eficacia: Cómo afron-
más destacados psicólogos del mundo reflexio- tamos los cambios de la sociedad actual. Es-
nan sobre el futuro de su disciplina. Madrid: paña: Desclée de Brouwer.
Pirámide.
GRASSI, L., RIGHI, R., SIGHINOLFI, L., MAKOUI, S.
BANDURA, A. (1977). Self–efficacy: Toward a & GHINELLI, F. (1998). “Coping styles and
unifying theory of behavioral change. psychosocial–related variables in HIV–
Psychological Review. 84 (2), 191–215. infected patients”. Psychosomatics, 39 (4),
350–359.
Bandura, A. (1999). Auto–Eficacia: Cómo afron-
tamos los cambios de la sociedad actual. HOON, E. F., HOON, P. W., RAND, K. H. &
Deslée De Brouwer: España. JOHNSON, J. (1991). “A psycho–behavioral
model of genital herpes recurrence”.
B IALER , I. (1961). “Conceptualization of
Journal of Psychosomatic Research, 35 (1),
success and failure in mentally retarded
25–36.
and normal children”. Journal of
Personality, 29, 303–320. JAIN, V. K., LALL, R., MCLAUGHLIN, D. G. &
JOHNSON, W. B. (1996). “Effects of locus of
B OGGIANO , A. K. (1998). “Maladaptive
control, occupational stress, and
achievement patterns: A test of a
psychological distress on job satisfaction
diathesis–stress analysis of helplessness”.
among nurses”. Psychological Reports, 78,
Journal of Personality and Social Psychology,
1256–1258.
6, 1681– 1696.
JENNINGS, B. M. (1990). “Stress, locus of con-
C ARMENT, D. W. (1974). “Internal versus
trol, social support, and psychological
external control in India and Canadá”.
symptoms among head nurses”. Research
International Journal of Psychology, 9 (1), 45–
in Nursing and Health, 13 (6), 393–401.
50.
JOE, V.C. (1971). “Review of the internal–
CHUNG, Y. Y. & DING, C. G. (2002). “Development
external control construct as a personality
of the sales locus of control scale”. Journal of
variable”. Psychological Reports, 28, 619–
Occupational & Organizational
640.
Psychology, 75 (2), 233–245.
KLIEWER, W. & SANDLER, I. (1992). “Locus of
D ARLEY, J., G LUCKSBERG, S. & K INCHLA, R.
control and self–esteem as moderators of
(1990). Psicología. México: Prentice–Hall
stressor symptom relations in children
Hispanoamericana.
and adolescents”. Journal of Abnormal
DAY, S. K. (1999). Psychological impact of Child Psychology, 20 (4), 393–413.
attributional style and locus of control on
KOESKE, G. F. & KIRK, S. A. (1995). “Direct and
college adjustment and academic success.
buffering effects of internal locus of con-
Dissertation Abstracts International Section
trol among mental health professionals”.
A: –Humanities and Social Sciences, 60, (3–
Journal of Social Service Research, 20 (3–4),
A): 0646.
1–28.
DÍAZ LOVING, R. & ANDRADE PALOS, P. (1984).
LAZARUS, R. S. & FOLKMAN, S. (1986). Estrés y
“Una escala de locus de control para ni-
procesos cognitivos. Barcelona: Martínez
ños mexicanos”. Revista Interamericana de
Roca.
Psicología, 18 (1), 21–33.

96
Locus de control: Evolución de su concepto y operacionalización, Vol. XIV, Nº 1: Pág. 00-00. 2005

L EFCOURT, H. M. (1966). “Internal versus O ZOLINS , A. R. & S TENSTRÖM , U. (2003).


external control of reinforcement: A “Validation of health locus of control patterns
review”. Psychological Bulletin, 65 (4), 206– in Swedish adolescents”. Adolescence, 38
220. (152), 651–658.

LEIVA GUZMÁN, A. (2003). El tema de la parti- PELLETIER, P., ALFANO, D. & FINK, M. (1994).
cipación de la psicología comunitaria en “Social support, locus of control and
las políticas del Nuevo Trato. Polis: Revista psychological health in family members
académica on–line de la Universidad following head or spinal cord injury”.
Bolivariana, 2 (5). Applied Neuropsychology, 1 (1–2), 38–44.

L EVENSON, H. (1973). “Multidimensional PEREYRA, M. (1995). La esperanza – desesperan-


locus of control in psychiatric patients”. za como variable diagnóstica y predictiva del
Journal of Consulting and Clinical proceso salud – enfermedad. Tesis de Doc-
Psychology, 41 (3), 397–404. torado en Psicología. Universidad Cató-
lica de Córdoba, Córdoba, Argentina.
MCNAUGHTON, M., PATTERSON, T. L., SMITH, T.
L. & GRANT, I. (1995). “The relationship PILISUK, M., MONTGOMERY, M. B., PARKS, S. H.
among stress, depression, locus of control, & ACREDOLO, C. (1993). “Locus of control,
irrational beliefs, social support, and life stress, and social networks: Gender
health in Alzheimer’s disease caregivers”. differences in the health status of the
Journal of Nervous and Mental Disease, 183 elderly”. Sex Roles, 28 (3–4), 147–166.
(2), 78–85.
R EES , D. W. & C OOPER , C. L. (1992).
MILGRAM, N. A. & MILGRAM, R. M. (1975). “Occupational stress in health service
“Dimensions of locus of control in workers in the UK”. Stress Medicine, 8 (2),
children”. Psychological Reports, 37, 523– 79–90.
538.
REGEHR, C., CADELL, S., & JANSEN, K. (1999).
M ISCHEL, W., Z EISS, R. & ZEISS, A. (1974). “Perceptions of control and long–term
“Internal–external control and recovery from rape”. American Journal of
persistence: validation and implications Orthopsychiatry, 69 (1), 110–115.
of the Stanford prescholl internal–
external scale”. Journal of Personality and RICHAUD DE MINZI, M. C. (1990). “A new mul-
Social Psychology, 29, 265–278. tidimensional children’s locus of control
scale”. Journal of Genetic Psychology, 1, 109–
MONTERO , M. (1984). La psicología comuni- 118.
taria: Orígenes, principios y fundamen-
tos teóricos. Revista Latinoamericana de Psi- RICHAUD DE MINZI, M. C. (1991). “Age changes
cología, 16 (3), 387–400. in childrens’ beliefs of internal–external
control”. Journal of Genetic Psychology, 152
Oros, L. B. (2000). La problemática del estrés y (2), 217–224.
su relación con el neuroticismo y las creen-
cias de control personal. Un estudio prelimi- RICHAUD DE MINZI, M. C. (inédito). Escala ar-
nar en alumnos universitarios pupilos. Tesis gentina multidimensional de locus de
de licenciatura: Universidad Adventista control para adolescentes.
del Plata, Entre Ríos, Argentina. R IMMERMAN , A. (1991). “Parents of
OROS, L. B., RICHAUD DE MINZI, M. C. & MAIN, adolescents with severe intellectual
M. V. (inédito). Cuestionario de locus de con- disability in Israel: Resources, stress and
trol religioso. the decision to apply for out–of–home

97
Revista de Psicología de la Universidad de Chile

placement”. Australia and New Zealand burnout among dentists”. Psicological


Journal of Developmental Disabilities, 17 (3), Reports, 65, 755–758.
321–329.
TAMAYO, A. (1993). “Locus de control: dife-
ROTTER, J. B. (1966). “Generalized expectancies rencias por sexo y por edad”. Acta Psiquiá-
for internal versus external control of trica y Psicológica de América Latina, 39 (4),
reinforcement”. Psychological Monographs, 301–308.
80 (Whole N° 609).
TERRY, D. J. & HYNES, G. J. (1998). “Adjustment
SAINI, D. & KHAN, S. H. (1997). “Personality to a low–control situation: reexamining
dimensions as predictors of alcoholism the role of coping responses”. Journal of
and treatment outcome”. Journal of the Personality and Social Psychology, 4, 1078–
Indian Academy of Applied Psychology, 23 1092.
(1–2), 85–88.
VALLE, A., GONZALEZ, R., NUÑEZ, C., VIEIRO,
S ELIGMAN , M. (1975). Helplessness: On P., GÓMEZ, M. L. & RODRIGUEZ, S. (1999).
depression, development and death. San “Un modelo cognitivo–motivacional ex-
Francisco: Freeman. plicativo del rendimiento académico en
la universidad”. Estudios de Psicología, 62,
SPECTOR, P. E. (1988). “Development of the 77–100.
work locus of control scale”. Journal of
Occupational Psychology, 61, 335–340. WELTON, G. L., ADKINS, A. G., INGLE, S. L. &
DIXON, W. A. (1996). “God control: The
ST. YVES, A., FREESTON, M. H., GODBOUT, F. & fourth dimension”. Journal of Psychology
P OULIN , L. (1989). “Externality and and Theology, 24 (1), 13–25.

Tabla 1
Resumen de las dimensiones propuestas por los diferentes autores

Medio Fuente Objeto Suceso Momento


Externalidad Otros Poderosos Personal Personas Éxito Pasado
Fatalismo Ideológico Instituciones Fracaso Presente
Internalidad Afectividad Personal Personas Éxito Pasado
Esfuerzo Ideológico Instituciones Fracaso Presente

98

También podría gustarte