Está en la página 1de 25

ESTRATEGIAS DE GESTIÓN

Y CONTROL DE CARGA
CAPÍTULO 13

Prof. Lavayen, E. - Prof. Bernal, F.


ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

INTRODUCCIÓN
Para sa sfacer las demandas reglamentarias y/o comerciales, los calendarios de competencia se han
vuelto variados, largos y, cada vez más conges onados, con nuevos eventos en el año compe vo.
Inherentes al crecimiento del deporte y a los programas de compe ción más extenuantes, los/as
jugadores de elite y/o de desarrollo enfrentan presiones cada vez mayores para mantenerse en
competencia. En consecuencia, los/as jugadores/as y su cuerpo técnico buscan incansablemente formas
de aprovechar el empo y, por lo tanto, mejorar el rendimiento. Aunque muchos factores pueden
contribuir, su instrumento principal es a través de su régimen de entrenamiento. La carga de
entrenamiento y compe ción es mula una serie de respuestas homeostá cas y la adaptación que
acompaña a los sistemas del cuerpo humano. El principio primordial en la teoría del entrenamiento es
u lizar éste proceso de adaptación biológica para aumentar la ap tud sica y, posteriormente, mejorar el
rendimiento .Tanto jugadores/as (adultos/as y jóvenes) de elite y/o en desarrollo llevan su volumen e
intensidad de entrenamiento a los límites para maximizar su mejora de rendimiento.
Los profesionales de la salud que cuidan a éste po de población, están preocupados por las cargas de
entrenamiento mal administradas combinado con el calendario de competencia cada vez más saturado
pudiendo dañar la salud de los mismos. Hace casi tres décadas se sugirió que el equilibrio entre la carga
externa y la capacidad del tejido juega un papel causal significa vo en las lesiones. Aunque la e ología de
las lesiones en los deportes es mul factorial e involucra factores de riesgo extrínsecos e intrínsecos, ha
surgido evidencia de que el manejo de la carga es un factor de riesgo importante para las lesiones. El
respeto insuficiente (y su desprecio) del equilibrio entre carga-recuperación puede llevar a una fa ga
prolongada, respuestas de entrenamiento anormales (mala o nula adaptación) y un mayor riesgo de
lesiones y enfermedades.
Consideramos la relación entre carga y salud como un con nuum de bienestar, con carga y recuperación
como contra agentes mutuos. Las cargas depor vas y no depor vas imponen estrés a los/as jugadores/as,
cambiando su bienestar sico y psicológico a lo largo de un con nuo que progresa desde: la homeostasis a
través de las etapas de fa ga aguda; síndrome de sobreentrenamiento funcional y no funcional; daño
sular subclínico; síntomas clínicos; lesión o enfermedad y, con carga con nua, hasta la muerte. Para
los/as jugadores/as, el deterioro (clínico y de rendimiento) a lo largo del proceso con nuo generalmente
se de ene ante una lesión o enfermedad (en ése momento, el/la jugador/a se ve obligado a cesar la
prác ca).
Como éstas etapas biológicas forman un con nuo, es di cil separarlas claramente. Por ejemplo, el inicio
del daño sular subclínico, los síntomas y las lesiones pueden ocurrir tarde o temprano en el mismo. Sin
embargo, con una recuperación adecuada después de una carga, el proceso se invierte, la remodelación
de tejidos y la homeostasis se restauran, a un nivel más alto de condición sica y con un potencial de
rendimiento mejorado. Un concepto clave que deben apreciar los responsables de la ges ón de la carga es
que las malas adaptaciones se desencadenan no sólo por una mala ges ón de las mismas de
entrenamiento y compe ción, sino también, por la interacción con factores estresantes psicológicos y de
la vida diaria, habiendo una variación inter e intraindividual (por ejemplo, edad, sexo, factores de ap tud
sica, fa ga, salud, psicológicos, metabólicos, hormonales y gené cos) que complican enormemente el
manejo de la carga en los/as jugadores/as. No puede haber un programa de entrenamiento o
competencia de "talla única" (Gabbe , T.). En úl ma instancia, el marco temporal de recuperación y
adaptación y, por lo tanto, la suscep bilidad a las lesiones, varía dentro y entre los/as jugadores/as.
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

¿QuÉ ES CARGA?
La carga se refiere a “un peso o fuente de presión soportada por algo o alguien”. En
nuestro contexto, es una combinación de estresores depor vos y no depor vos
(fisiológicos, psicológicos o mecánicos únicos o múl ples), que se aplica a un sistema
biológico humano (incluidos elementos subcelulares; una sola célula; uno o múl ples
sistemas orgánicos; o el individuo mismo). La carga se puede aplicar durante periodos
de empo variables (segundos, minutos, horas a días, semanas, meses y años) y con
una magnitud variable (duración, frecuencia e intensidad).
Es la CARGA TOTAL lo que importa: no sólo el entrenamiento y la competencia, sino los
factores estresantes psicológicos y moles as de la vida diaria.

CONTROL DE CARGA SEMANAL

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO CARGA

PSE DE LA RUTINA

JUEGOS

MINUTOS TOTALES

NIVEL DE JUEGO

Modelo de planilla propuesta en nivel forma vo de registro y control en un microciclo de: Percepción subje va
de esfuerzo (PSE, valores de 1 a 10); Juegos (can dad de par dos en el día y/o semana, valores 1 a 3); minutos
totales (ya sea sesión total, fraccionada y/o semanal); nivel de juego (malo/poco ac vo valores de 1 a 3;
normal/regular valores de 4 a 7; intenso/muy ac vo valores de 8 a 10).
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

1 ElSEGUIMIENTO Y CONTROL
monitoreo de los/as jugadores/as es fundamental para definir la relación entre carga-
riesgo de lesión/es. Ésto incluye la medición y el monitoreo preciso, no sólo de las cargas
depor vas y no depor vas de los/as jugadores/as, sino también, de rendimiento, el
bienestar emocional, los síntomas y sus lesiones. El beneficio del monitoreo de los/as
jugadores/as incluye: explicar los cambios en el rendimiento, aumentar la comprensión
de las respuestas en el entrenamiento, revelar fa ga, acompañar las necesidades de
recuperación, informar la planificación, modificación de los programas de entrenamiento
y calendarios de compe ción y, lo que es más importante, garan zar niveles de carga
terapéu cos para minimizar el riesgo de sobrecarga no funcional (fa ga que dura
semanas o meses)y lesiones (hasta enfermedades inclusive).

MONITORIZACIÓN DE CARGAS EXTERNAS E INTERNAS


2 Hay muchas medidas diferentes de carga (tabla 1), pero la evidencia de su validez como
marcadores de adaptación y la mala adaptación a la carga es limitada. Ningún marcador
individual de la respuesta de un/a jugador/a la carga predice de manera consistente la
mala adaptación o la lesión. El monitoreo de la carga implica medir la carga externa e
interna, donde las herramientas para medir el primero pueden ser generales o
específicas de cada deporte, y para este úl mo, obje vo o subje vo. La medición de la
carga externa generalmente implica la cuan ficación de la carga de entrenamiento o la
competencia de un/a jugador/a como: horas de entrenamiento, distancia total recorrida,
wa s producidos, can dad de par dos jugados, etc; sin embargo, otros factores
externos, como los eventos de la vida, las moles as diarias o los viajes, pueden ser
igualmente importantes. La carga interna se mide evaluando la respuesta fisiológica y
psicológica interna a la carga externa y, los ejemplos específicos, incluyen medidas como:
la frecuencia cardíaca (fisiológica / obje va), la calificación del esfuerzo percibido o los
inventarios para estresantes psicosociales (psicológica / subje vo), por citar algunos.
Medir la carga externa es importante para comprender el trabajo realizado, la prestación
al esfuerzo y capacidad del/la jugador/a ante la carga impuesta. Medir la carga interna es
fundamental para determinar el es mulo apropiado para una adaptación biológica
óp ma. Como los/as jugadores/as responderán de manera diferente a cualquier
es mulo dado, la carga requerida para una adaptación óp ma difiere de un/a jugador/a a
otro/a.
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

costo hardware so ware facilidad validado confianzao usado para usado para
Carga Interna de uso interpretación preescribir

Carga Externa

Tabla 1. Métodos u lizados para la monitorización y control de carga

Una revisión sistemá ca reciente sobre el monitoreo de carga interna concluyó que las
medidas subje vas eran más sensibles y consistentes que las medidas obje vas para
determinar los cambios agudos y crónicos en el bienestar del/la jugador/a en respuesta a
la carga.
Las siguientes sub-escalas pueden ser par cularmente ú les : a)estrés no depor vo;
b)fa ga; c)recuperación sica; d)salud general / bienestar; e)estar en forma, vigor /
mo vación y; f)síntomas sicos / lesiones (por citar algunas). Éstas variables ofrecen al
entrenador datos sensibles y fiables sobre los/as jugadores/as, su disposición (o no) para
entrenar o compe r .Finalmente, se ha demostrado que los/as jugadores/as pueden
realizar un entrenamiento (en el hipoté co caso que demuestren éstos biomarcadores
un apto para la entrenamiento y/o par do) más prolongado y/o más intenso o, percibir
cargas tan significa vas, más di ciles de lo que pretendía el entrenador o prescripto en el
programa de entrenamiento. Esto puede plantear un problema considerable a largo
plazo, ya que puede llevar a una mala adaptación. Esto, enfa za la importancia de
monitorear las cargas externas e internas en el/la jugador/a en forma individualizada,
más que como un promedio del equipo, ya que puede revelar disociaciones entre las
cargas externas e internas, ayudando a asegurar que la carga aplicada coincida con lo
prescrito por el entrenador y cuerpo técnico de trabajo.
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

21 ElMonitorización de Síntomas y Lesiones


control y seguimiento de lesiones es una parte establecida del deporte de alto
rendimiento. Los sistemas tradicionales de éste po de vigilancia de lesiones se basan en
un inicio claramente iden ficable y u lizan la duración del empo perdido en el deporte
para medir la severidad. Mientras que la aparición de lesiones agudas es más a menudo
(son fácilmente iden ficables), aquellos relacionados con el uso excesivo son, por
definición, el resultado acumula vo de la carga repe da (lo que lleva a una mala
adaptación del tejido). Por lo tanto, no enen un inicio claro, pero ocurren gradualmente
con el empo, con una manifestación progresiva de síntomas clínicos o limitaciones
funcionales. Por lo tanto, sólo se informan como una lesión cuando cumplen con la
definición de lesión opera va u lizada en un estudio en par cular. Se han introducido
nuevas recomendaciones que no sólo prescriben el monitoreo prospec vo de lesiones
con mediciones con nuas o en serie, sino que también, requieren instrumentos de
puntuación válidos y sensibles, el uso de la prevalencia y no la incidencia para reportar el
riesgo de lesiones y la clasificación de la gravedad de las lesiones según la función.

CARGA ABSOLUTA Y RIESGO DE LESIONES


3 La mayoría de los estudios sobre la relación entre la carga y el riesgo de lesiones en el
deporte han u lizado varias medidas de carga absoluta, es decir, la carga externa o
interna de un depor sta, independientemente de la tasa de aplicación de carga o el
historial de carga . Las cargas de entrenamiento o compe ción mal administradas pueden
aumentar el riesgo de lesiones a través de una variedad de mecanismos que operan a
nivel de tejido u otros componentes. A nivel sular, tanto la carga de entrenamiento como
la de compe ción pueden llevar a un exceso de microdaño y lesiones si la magnitud
(expresada en volumen, intensidad y frecuencia) de la carga supera la capacidad actual de
carga del tejido o, si la recuperación entre los ciclos de carga es insuficiente. Éste
mecanismo forma la base de los modelos anatomopatológicos de una variedad de pos
de lesiones por uso excesivo o sobreuso (lesiones por estrés óseo, tendinopa a, dolor
patelofemoral, etc). También se ha sugerido que la fa ga sular acumula va debida a la
carga repe va puede aumentar la suscep bilidad de los/as jugadores/as para las
lesiones que normalmente se cree que son de naturaleza completamente aguda o
dogmá camente denominadas por hecho fortuito y casual. La carga inadecuada puede
aumentar el riesgo de lesiones al afectar factores como la capacidad de toma de
decisiones, la coordinación y el control neuromuscular. La fa ga provocada por el
entrenamiento y la compe ción reduce el desarrollo de la fuerza muscular y la velocidad
de contracción. A su vez, ésto puede aumentar las fuerzas impuestas en los tejidos
pasivos, alterando nega vamente la ciné ca y retroalimentación neural, reduciendo la
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

estabilidad ar cular y, por lo tanto, contribuyendo a aumentar el riesgo de lesiones agudas


por uso y/o sobreuso excesivo. Los estudios que asocian cargas absolutas bajas con un
mayor riesgo de lesiones pueden implicar incapacidad para hacer frente a cargas
inminentes más altas. El entrenamiento (y mas aún la compe ción mal dosificada sin
respeto por la relación carga-recuperación) engendra una serie de adaptaciones dentro de
diversos sistemas y órganos corporales, que son específicos a los es mulos aplicados (por
ésto mismo, la importancia de interpretar y analizar la ac vidad muscular del deporte en
cues ón y no el método). Dependiendo del po de es mulo (definido por el modo de
ejercicio, la intensidad, volumen y frecuencia de carga), se producen adaptaciones
neuromusculares, cardiovasculares, esquelé cas y metabólicas. Las diversas adaptaciones
biológicas inducidas por el entrenamiento (apropiado y específico) aumentan la capacidad
de los/as jugadores/as para aceptar y soportar la carga, y por lo tanto, puede proporcionar
¨resistencia ¨atlé ca a los mismos, lo que resulta en la protección de lesión/es.

CARGA RELATIVA, CAMBIOS RÁPIDOS EN LA CARGA Y RIESGO DE LESIONES


Mientras que los estudios sobre carga absoluta documentan una relación entre cargas
3
1 altas-bajas-lesiones, no toman en cuenta la tasa de aplicación de carga (es decir, el historial
de la misma o fitness) del/la jugador/a. Las cargas pueden no ser el problema en sí, sino
más bien excesivos aumentos rápidos e intermitentes en la carga a la que un/a jugador/a
está expuesto/a para lo que realmente está preparado/a. Específicamente, grandes
cambios semana a semana en la carga (rápidos incrementos en volumen, intensidad y/o
frecuencia) exponen al/la jugador/a en un riesgo significa vo mayor de lesión.
Basados en trabajos anteriores de Banister, Calvert, Gabbe y cols. introdujeron el
concepto de la relación de carga aguda:crónica para modelar la relación entre los cambios
en la carga y el riesgo de lesiones. Esta relación describe la carga de entrenamiento aguda
(unidad de carga –UA, unidad de carga arbitraria- de entrenamiento de la úl ma semana,
percepción subje va de esfuerzo PSE x Volumen; por ej.) a la carga crónica (promedio de
unidad de carga de 3 a 4 semanas). Si la carga crónica ha aumentado progresivamente y
sistemá camente a niveles altos (el/la jugador/a ha desarrollado un buen estado de
forma) y la carga aguda es baja (el/la jugador/a está experimentando una fa ga mínima),
entonces el/la jugador/a se considera bien preparado. A la inversa, si la carga aguda supera
la carga crónica (es decir, las cargas agudas se han incrementado rápidamente, resultando
en un estado de fa ga producto del entrenamiento durante las úl mas 3 a 4 semanas),
entonces el/la jugador/a se considera poco preparado/a y con un potencial riesgo de
lesión. Por lo tanto, éste modelo toma en cuenta los efectos posi vos y nega vos de las
cargas de entrenamiento y competencia.
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

El modelo se ha validado actualmente a través de datos de tres deportes diferentes


(fútbol australiano, cricket y rugby league), que demuestran que la probabilidad de
lesiones es baja (<10%) cuando la relación de carga aguda:crónica está dentro del rango
de 0,8– 1.3. Sin embargo, cuando la relación de carga aguda:crónica excede de 1.5 (es
decir, la unidad de carga en la semana más reciente es 1.5 veces mayor que el promedio
de las úl mas 3 a 4 semanas), la probabilidad de lesión es más del doble. Aunque, éste
ra o propuesto es arbitrario, no necesariamente es norma general para la respuesta ante
la carga (aguda y crónica) en todas las poblaciones de equipos y, menos aún, en forma
individualizada. En general, éstos datos sugieren que los atletas de deportes de equipo (y
más precisamente, en básquet) responden significa vamente mejor a incrementos (y
disminuciones) rela vamente pequeños, en lugar de grandes fluctuaciones en la carga.
Siempre que el/la jugador/a alcance éstas cargas de manera gradual y controlada, las
cargas altas y el entrenamiento sicamente duro parecen ofrecer un efecto protector
contra las lesiones, debido al efecto mediador en la adaptación y el desarrollo de las
cualidades sicas.

25 “Sweet Spot” “Danger Zone”


riesgo lesión riesgo lesión
Probabilidad de lesión (%)

20

10

0
5 1.00 1.50 2.00

Ra o carga aguda:crónica (Gabbe , T.)


ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

Carga Psicológica y Riesgo de Lesiones


32 Una serie de variables psicológicas pueden influir en el riesgo de lesión. Éstos, incluyen
factores estresantes psicológicos, como: estrés por eventos vitales nega vos, problemas
diarios y estrés relacionado con los deportes (sensación de cansancio constante y
descanso insuficientes, músculos rígidos y tensos, sensación de vulnerabilidad a las
lesiones) pero, también, variables de personalidad como: rasgo o estado de ansiedad,
suscep bilidad al estrés, irritabilidad y desconfianza. El mecanismo propuesto por el cual
las respuestas al estrés psicológico aumentan el riesgo de lesión, es a través de cambios
atencionales y somá cos (aumento de la distracción y el estrechamiento periférico, así
como la tensión muscular, la fa ga y la reducción de la coordinación/sincronización).
Además, la carga que recae sobre los/as jugadores/as que sufren eventos de vida
nega vos importantes o moles as diarias crónicas, también, puede aumentar su
vulnerabilidad para considerar otros estresores y eventos menores como estresantes.

CARGA DE VIAJE Y RIESGO DE LESIONES


33 El viaje (vía terrestre o aérea) de mediana/larga distancia (a través de varias zonas
horarias, en el caso que someta al/la jugador/a a dicho viaje) expone a los/las
jugadores/as a la fa ga del viaje y jet lag, lo que se sugiere que influye nega vamente en
el rendimiento y la suscep bilidad a la enfermedad. Sin embargo, todavía no se ha
establecido un vínculo causa-efecto para las lesiones (si se lo puede asociar a no
cumplimentar la can dad necesarias de horas de sueño reparadoras). Aunque no se lo
considere tal variable (viajes) como potencial indicador de lesión/es, si es una variable a
considerar que puede afectar no sólo en lo psicológico, sino también en lo psicosomá co
y por ende, funcional.

CALENDARIO DE COMPETENCIA POR CONGESTIÓN Y RIESGO DE LESIONES


4 A través de la par cipación intensificada, la competencia generalmente impone mayores
exigencias al/la jugador/a que el entrenamiento. Dependiendo de la magnitud del
aumento en la intensidad, se puede argumentar que la competencia en sí misma debe
considerarse como un rápido aumento de la carga (es decir, una carga aguda alta a través
de la competencia), en relación con lo que el/la jugador/a está preparado/a (menor carga
crónica durante el entrenamiento ). Este podría ser un factor que contribuya a las tasas de
lesiones significa vamente elevadas que se encuentran picamente en la competencia
en comparación con el entrenamiento. La conges ón del calendario, en referencia a la
acumulación de par dos durante un período de empo más corto que lo habitual, puede
representar un aumento rápido y exacerbado de la carga aguda impuesta al/la jugador/a
también. Lo que se propone como ideal ante la veracidad del tratamiento estadís co es la
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

dosificación en la can dad de par dos en una temporada de competencia, siendo la


misma de 45 a 70 par dos para favorecer un equilibrio entre entrenamientos y par dos
(competencia de calidad).
La mayoría de los datos disponibles sobre la frecuencia de la competencia parece
demostrar que un calendario de competencia conges onado se asocia con un mayor
riesgo de lesiones, orientando el propósito original y fundamental del entrenamiento
hacia la recuperación para los par dos y no, el entrenamiento hacia la mejora en las
prestaciones del/la jugador/a en su desarrollo. En la preparación previa al torneo FIBA
America U18 de 2018, 11 de los 12 jugadores presentaron en el rango de 1 a 3 meses,
lesiones asociadas a esguinces de tobillo (previa entrevista y corroboración de la hipo
movilidad en un segmento sobre otro con Test de Lunge) y, en caso puntuales, 6 esguinces
en los 2 úl mos años.
juegos posibilidades y proceso

MENORES OPORTUNIDADES PARA


+80 EL DESARROLLO MOTOR Y ESTRUCTURAL
DIAGNÓSTICO DEPORTIVO EQUILIBRIO PARA EL DESARROLLO DEL
45 a 70 ENTRENAMIENTO Y COMPETENCIA DE CALIDAD
EL DESINTERÉS POR LA ACTIVIDAD LLEVA A UNA
-30 MENOR ADQUISICIÓN DE NUEVAS HABILIDADES

Consideraciones Metodológicas
5 Existen varias razones para la heterogeneidad significa va sobre la relación entre la carga
y el riesgo de lesiones. Los hallazgos muestran que una de las medidas de carga más
u lizadas es la sesión percepción subje va del esfuerzo (PSE), o productos cruzados
similares de duración del entrenamiento e intensidad informada subje vamente (Trimps;
PSE x Vol; etc). Estas herramientas, son par cularmente comunes en los deportes de
equipo y, enen la ventaja de combinar cargas externas (volumen) e internas (PSE, por ej),
que pueden ayudar a revelar fa ga. Aunque éstas herramientas también enen
limitaciones en cuanto a que no diferencia entre sesiones cortas de alta intensidad y
sesiones largas de baja intensidad. Por ejemplo, una sesión de 30 minutos con un PSE de 8
y una sesión de 120 minutos con un PSE de 2 producirá una sesión de 240 UA (Unidad
arbitraria, unidad de carga); sin embargo, es probable que las dos sesiones tengan efectos
muy diferentes sobre el riesgo y el potencial patrón de lesión. La carga también se registra
e informa comúnmente como la exposición al entrenamiento por unidad de empo o la
distancia. Sin embargo, éstos son altamente medidas inexactas de la carga, ya que no
enen en cuenta la intensidad, las repe ciones de movimiento o la carga de impacto
realizada. Recientemente, se ha vuelto cada vez más popular el uso del sistema de
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

posicionamiento global (GPS), par cularmente en deportes de equipo.


La variación en los resultados también puede explicarse por las diferencias en el diseño de
la inves gación y el análisis de datos. Los estudios sobre la conges ón del calendario
están específicamente limitados por tamaños de muestra pequeños (que pueden
restringir la validez externa y aumentar el riesgo de error estadís co ), sin tener en cuenta
la exposición individual y, por lo tanto, las estrategias de rotación del jugador, que
potencialmente pueden diluir el riesgo real de lesión de un/a jugador/a expuesto/a a
plena carga o, emplear diseños retrospec vos de sección transversal. La mayoría de los
estudios emplean cohortes prospec vos/retrospec vos o diseños transversales. Si bien
éstos estudios pueden demostrar una asociación (correlación) entre las variables
independientes (carga) y dependientes (lesiones), el desa o principal es descartar la
interacción con posibles factores de confusión. El mejor diseño de estudio para examinar
e iden ficar los factores de riesgo que predicen lesiones o enfermedades son los estudios
prospec vos de cohorte a gran escala. No obstante, a diferencia de los estudios
experimentales, como los ensayos controlados aleatorios, los estudios de cohorte y los
estudios transversales se basan en la recopilación de datos adecuados y el subsiguiente
análisis mul variado para controlar el efecto y la interacción con otras variables, por lo
tanto, fortalecer la relación causal. En contraste, el uso de análisis univariados, o el no
registro de datos sobre variables extrañas que influyen en la variable dependiente, puede
producir resultados espurios y llevar a conclusiones incorrectas. Timpka et al.
demostraron recientemente la importancia de controlar las interacciones
potencialmente complejas entre los factores de riesgo, cuando integraron datos
psicológicos con datos fisiológicos y epidemiológicos de atletas de elite, encontraron que
el comportamiento de adaptación erróneo y, reemplazó la carga de entrenamiento como
un factor de riesgo para lesiones por sobreuso.
Se sugiere que las lesiones por uso excesivo en el básquet pueden no predecirse por la
carga de entrenamiento per se, sino por la alta carga aplicada en situaciones en las que
el/la jugador/a necesita descansar o no está en condiciones de ser some do/a a una
carga propuesta. Se enfa za la necesidad de controlar todos los factores de riesgo y que
las adaptaciones que se producen pueden llevar a grandes variaciones en la capacidad de
un/a jugador/a para aceptar y responder a la carga, lo que puede alterar el riesgo y afectar
la e ología de manera dinámica (SE PUEDE PREVER PERO NO, PREVENIR).
El obje vo de la ges ón de la carga es configurar de manera óp ma el entrenamiento, la
competencia y otras cargas para maximizar la adaptación y el rendimiento con un riesgo
mínimo de lesiones.
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

La gestión de la carga comprende la prescripción adecuada, el


monitoreo y el ajuste de las cargas externas e internas, para las cuales
se pueden proporcionar una serie de pautas prácticas clave:

prescripción de Entrenamiento y Carga de Competición


a Un manejo deficiente de la carga con una mala adaptación resultante, es un factor de riesgo
importante para las lesiones depor vas. La limitación de los datos a unos pocos deportes
selectos y poblaciones de atletas, combinadas con las dis ntas naturalezas de diferentes
deportes, hace que sea di cil proporcionar pautas específicas para el básquet en si para el
manejo de la carga. Sin embargo, se pueden acercar ciertos puntos y pautas generales:
Las cargas altas pueden tener influencias posi vas o nega vas en el riesgo de lesiones en
los/las jugadores/as, la tasa de aplicación de carga y el perfil de factor de riesgo intrínseco son
factores crí cos. Ciertos jugadores/as responden significa vamente mejor a incrementos (y
disminuciones) rela vamente pequeños, en lugar de grandes fluctuaciones en la carga. Si bien
es probable que diferentes deportes tengan diferentes perfiles de lesiones por carga, la
evidencia actual sugiere que en los mismos, deberían limitar los aumentos semanales de su
carga de entrenamiento a <10% en la unidad de carga (PSExVol), o mantener una relación
aguda:carga crónica dentro de un rango de 0,8 a 1,3 para mantener una adaptación posi va y
reducir así el riesgo de lesiones. Por uno de éstos mo vos es que, se propone a través del
Método CABB, “limpiar la semana” dosificando la can dad de par dos en la misma (hasta 2)
con días des nados a la mejora individual/grupal y empo para el descanso/recuperación.
La carga siempre debe prescribirse de forma individual y flexible, ya que existe una gran
variación inter e intra-individual en el marco de empo de respuesta y adaptación a la carga.
Se debe prestar especial atención al manejo de la carga en jugadores/as en formación, que
corren un mayor riesgo cuando se introducen a nuevas cargas, cambios en las cargas o
calendarios de competencia conges onados.
La variación en los factores estresantes psicológicos de un/a jugador/a también debería guiar
la prescripción de cargas de entrenamiento y / o competencia.
Los entrenadores y el cuerpo técnico deben programar una recuperación adecuada,
especialmente después de períodos intensivos de entrenamiento, competencias y viajes,
incluidos nutrición e hidratación, sueño y descanso, descanso ac vo, estrategias de relajación y
apoyo emocional.

ENTRENAMOS TODOS LOS DÍAS SEGÚN LA ESCALA DEL NIVEL DE CANSANCIO


NIVEL DE CANSANCIO OBJETIVO volumen intensidad

1 ME SIENTO MUY BIEN MEJORAR FUERZA VELOCIDAD ALTA


40' A 60'
Y VELOCIDAD CARGAS ALTAS

DESARROLLAR LA VELOCIDAD MEDIA


2 ME SIENTO BIEN HIPERTROFIA 40' A 60'
ESTRUCTURAL CARGAS MEDIAS

3 ME SIENTO CANSADO MEJORAR LA MOVILIDAD MODERADO ACTIVO


40' A 60'
ARTICULAR ESTÁTICO REACTIVA

Propuesta de Capacitación a Jóvenes Talentos en cómo Saber Entrenar


ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

Carga de Monitoreo
b El monitoreo cien fico de las cargas del/la jugador/a es clave para el manejo exitoso de la
carga, la adaptación del/la mismo/a y la mi gación de lesiones en el deporte.
Se recomienda que los entrenadores y el cuerpo técnico empleen métodos específicos
para monitorear la carga del/la jugador/a y detectar cambios significa vos
La carga siempre debe ser monitoreada individualmente (independientemente del
método, instrumento o disposi vo u lizado,) INDEPENDIENTEMENTE SI ES OBJETIVA O
SUBJETIVA.
No se ha validado ningún marcador único para iden ficar cuando un/a jugador/a ha
entrado en un estado de mala adaptación. Se recomienda u lizar una combinación de
medidas de carga externas e internas que sean relevantes y específicas para la naturaleza
del básquet. Las medidas de carga subje va son par cularmente ú les y, los
entrenadores y el cuerpo técnico, pueden emplearlas con confianza. Las subescalas que
evalúan el estrés no depor vo, la fa ga, la recuperación sica, la salud general/bienestar
y el estar en forma responden al entrenamiento (carga) agudo y crónico.
La carga no es una variable aislada, pero se debe monitorear u lizando un enfoque
integral que tenga en cuenta la interacción con otras variables y las contribuciones
rela vas de otros factores intrínsecos y extrínsecos, como: el historial de lesiones,
fisiológicos, psicológicos (por ejemplo, cargas no depor vas), factores bioquímicos,
inmunológicos, ambientales, gené cos; así como también, la edad y el sexo.
Se debe prestar especial atención al monitoreo de cargas agudas y crónicas y, al índice
de carga aguda: crónica del/la jugador/a individual.
El monitoreo se debe realizar con frecuencia para permi r ajustes agudos al
entrenamiento y las cargas de compe ción según sea necesario, con la consideración de
minimizar la carga e impacto de los/as jugadores/as.

MONITORIZACIÓN DEL ENTRENAMIENTO DEL/LA JUGADOR/A


Índice de Esfuerzo Percibida de la Sesión (RPE) Foster et al.
Determinación de la RPE = Intensidad Global de la Sesión (2001 JSCR)
Carga de Entrenamiento = Volumen x RPE

VALOR DESCRIPCIÓN
0 REPOSO
1 FÁCIL, MUY FÁCIL IMPORTANTE: COMUNICAR
2 FÁCIL FINALIZADO EL
ENTRENAMIENTO/PARTIDO
3 MODERADO
4 MODERADAMENTE DURO determinar NUMÉRICAMENTE, a
5 par r de la escala RPE, cual ha
DURO sido su valoración subje va al
6
esfuerzo en dicha sesión de
7 entrenamiento y/o par do.
8 MUY DURO
9
10 MÁXIMO
Borg et al. (1985)
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

Manejo psicológico de la carga


c La carga psicológica, como el estrés por eventos vitales nega vos y moles as
diarias/co dianas, puede aumentar significa vamente el riesgo de lesiones en los/las
jugadores/as. Las recomendaciones prác cas clínicas se centran en reducir los factores
estresantes y educar a todas las partes del grupo de trabajo en el manejo proac vo del
estrés, comprendiendo:
Desarrollar estrategias de resiliencia para ayudar a los jugadores/as a comprender la
relación entre: rasgos personales, eventos nega vos de la vida, pensamientos,
emociones y estados fisiológicos que, a su vez, pueden ayudarlos a minimizar el impacto
de los eventos nega vos de la vida y el riesgo subsiguiente de lesiones.
Educar a los/las jugadores/as en técnicas de manejo del estrés, construcción de
confianza y establecimiento de metas, óp mamente bajo la supervisión de un psicólogo
depor vo, para ayudar a minimizar los efectos del estrés y reducir la probabilidad de
lesiones.
Reducir la carga y la intensidad del entrenamiento y/o la competencia para mi gar el
riesgo de lesiones para los/as jugadores/as que parecen estar desenfocados como
consecuencia de eventos nega vos de la vida o problemas diarios con nuos.
Implementar evaluaciones periódicas de estrés (por ej, escala de moles a/dolor
muscular, sueño, etc) para informar el ajuste de entrenamiento de jugadores/as y/o
cargas de compe ción. Un/a jugador/a que informa de altos niveles de moles as o estrés
diarios probablemente se beneficiaría al reducir la carga de entrenamiento durante un
período de empo específico para prevenir la fa ga potencial, las lesiones o el
agotamiento.

Monitoreo de Lesiones
d El uso de medidas sensibles para monitorear la salud de un/a jugador/a puede llevar a
una detección temprana de síntomas y signos de lesión, un diagnós co temprano y una
intervención apropiada. La tendencia innata de los/as jugadores/as a con nuar
entrenando y compi endo a pesar de la existencia de síntomas sicos o limitaciones
funcionales (par cularmente a nivel de élite), resalta la necesidad apremiante de usar las
herramientas adecuadas de monitoreo de lesiones. Se deben establecer sistemas de
vigilancia de lesiones cien ficas (y enfermedades) en todos los deportes.
Las herramientas de monitoreo deben ser sensibles, no sólo a las lesiones agudas y por
uso excesivo o sobreuso, sino también a los síntomas e indicadores clínicos tempranos
(dolor muscular y limitaciones funcionales por ej.). Lo ideal es que el monitoreo de
lesiones esté en curso, pero al menos debe ocurrir durante un período de empo (por
ejemplo, al menos 3-4 semanas) después de un rápido aumento de las cargas.
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

DESARROLLO DEL PROGRAMA


SABER COMO ME ENCUENTRO RANGOS DE OBJETIVOS
CONTROL DE BIENESTAR ENTRENAMOS TODOS LOS DÍAS SEGÚN LA ESCALA DEL NIVEL DE CANSANCIO
NIVEL DE CANSANCIO OBJETIVO volumen intensidad

1 ME SIENTO MUY BIEN MEJORAR FUERZA VELOCIDAD ALTA


ME SIENTO CANSADO ME SIENTO BIEN ME SIENTO muy BIEN 40' A 60'
Y VELOCIDAD CARGAS ALTAS
Extrema - Más Cansado No Hay DESARROLLAR LA
FATIGA Normal Leve VELOCIDAD MEDIA
de lo Normal 2 ME SIENTO BIEN HIPERTROFIA 40' A 60'
ESTRUCTURAL CARGAS MEDIAS
Sin Dormir - Sueño Muy Bueno -
CALIDAD DE SUEÑO Normal Recuperado
Interrumpido
3 ME SIENTO CANSADO MEJORAR LA MOVILIDAD MODERADO ACTIVO
40' A 60'
Leve - Me Permite Sin Dolor - Óp mas ARTICULAR ESTÁTICO REACTIVA
DOLOR MUSCULAR Dolor Constante Entrenar condiciones para
entrenar

Normal - Relajado Relajado - Cómodo


CLAVES
NIVEL DE ESTRÉS Alto
- IMPLEMENTAR EL PLAN DE NUTRICIÓN CABB
Bajo - Irritable - - 8 A 10 HORAS DE SUEÑO PROFUNDO DIARIO
ESTADO DE ÁNIMO Normal - Relajado Posi vo - Con Energía
Fas dioso
MODELO DE EJERCICIOS FISICOS
NIVEL DE ENERGÍA 1-3 4-7 8 - 10 CABB Forma vo

CONTROL DEL PROCESO ESCALA DE ESFUERZO PERCIBIDO


VALOR DESCRIPCIÓN
0 REPOSO
1 FÁCIL, MUY FÁCIL
LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO CARGA 2 FÁCIL
PSE DE LA RUTINA
3 MODERADO
4 MODERADAMENTE DURO
JUEGOS 5
DURO
MINUTOS TOTALES 6
NIVEL DE JUEGO
7
8 MUY DURO
9
10 MÁXIMO
Borg et al. (1985)

RUTINA DE TRABAJO SEGUIMIENTO DEL PROCESO


guardias aleros centros
NIVEL 1 objetivos puestos 1-2 3-4 5
PSE 8 A 10
ACONDICIONAMIENTO PREVIO peso kg 77,6 kg 84,7 kg 99,8 kg
3 Vueltas en Circuito - Controlado Lento la Velocidad de Ejecución

vitalización talla cm 186,5 cm 198,9 cm 203,3 cm


10 5+5 5+5 10 5+5 5+5
repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones
repeticiones
envergadura cm 191,9 cm 204,3 cm 207,2 cm

m. adiposa kg 18,3 kg 21,2 kg 30,5 kg

m. muscular kg 36,9 kg 39,3 kg 43,8 kg


FUERZA Y SOBRECARGA press banca 44 kg - 0,83 m/s 49 kg - 0,79 m/s 45 kg - 0,85 m/s
4 Series por Ejercicio - Pausas de 3’ - Velocidad Máxima Cargas 75 % al 85%
sentadilla estricta press banca SENTADILLA flexiÓN + TIRÓN SUBIDAS AL BANCO PRESS HOMBROS
squat kg-m/s 72,5 kg - 0,83 m/s 473 kg - 0,80 m/s 73 kg - 0,79 m/s
6 8 5 8 6+6 5+5
repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones
cmj salto vertical cm 35,2 cm 36,7 cm 34,6 cm

cmj salto vertical der/izq cm 18,4cm/19,9cm 18,5cm/19,2cm 17,9cm/18,8cm


Datos de 50 Jugadores de Proyección Internacional Categorías 2000-01-02. Lavayen, Spena, Bernal. 2018

Propuesta de Control, Seguimiento y Entrenamiento de Talentos Depor vos.


ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

CONSIDERACIONES PRÁCTICAS
¿Cuándo aparece la fa ga?
1er momento: durante el par do, después de acciones y períodos cortos de alta
intensidad (FATIGA TRANSITORIA).
Se relaciona con: acidosis metabólica (H+), disminución de reservas de FCr,
acumulación de potasio, etc.

2do momento: luego del período de descanso (entre empo).


Relacionada con una disminución de la temperatura muscular.

3er momento: hacia el final del par do.


Se lo asocia al vaciamiento glucogénico, deshidratación e hipertermia.

¿Que podemos hacer al respecto?


(¿cómo llegan nuestros/as jugadores/as al entrenamiento/par do?)

CONTROL Y SEGUIMIENTO DEL PROCESO FORMATIVO


juegos posibilidades y proceso

MENORES OPORTUNIDADES PARA


+80 EL DESARROLLO MOTOR Y ESTRUCTURAL
DIAGNÓSTICO DEPORTIVO
45 a 70 EQUILIBRIO PARA EL DESARROLLO DEL
ENTRENAMIENTO Y COMPETENCIA DE CALIDAD
EL DESINTERÉS POR LA ACTIVIDAD LLEVA A UNA
-30 MENOR ADQUISICIÓN DE NUEVAS HABILIDADES

MECANISMOS DE CONTROL

CONTROL Y CAPACITACIÓN
OBJETIVOS DEL PROCESO VALORACIÓN FUNCIONAL Y ESTRUCTURAL
POTENCIAR EL TALENTO DEPORTIVO
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

INFORMACIÓN RÁPIDA, SIMPLE Y SENSIBLE:

Auto informe – Cues onarios


Índices derivados de la FC
Protocolo de Salto (obje va)
Ciertas valoraciones subje vas de la fa ga demuestran una mayor sensibilidad a las
cargas de entrenamiento y/o competencia que las medidas obje vas comúnmente
u lizadas. Éstas, son sensibles a los cambios diarios, semanales y estacionales en la carga
de entrenamiento y/o competencia. La mayoría de los informes y escalas, consideran:
fa ga, calidad de sueño, estrés, estado de ánimo, tensión, ansiedad y dolor muscular.
Algunas de ellas son: RESTQ-Sport (cues onario de recuperación: estrés); Escala POMS
(estado de ánimo); Índice de HOPPER y escala TQR (total quality recovey). Ésta ul ma, es
una herramienta de sencilla aplicación que permite tener una vista global del es tado de
fa ga, para modificar la programación (si es necesario).

CONTROL DE BIENESTAR
ME SIENTO CANSADO ME SIENTO BIEN ME SIENTO muy BIEN

Extrema - Más Cansado No Hay


FATIGA Normal Leve
de lo Normal
Sin Dormir - Sueño Muy Bueno -
CALIDAD DE SUEÑO Normal Recuperado
Interrumpido
Leve - Me Permite Sin Dolor - Óp mas
DOLOR MUSCULAR Dolor Constante Entrenar condiciones para
entrenar

NIVEL DE ESTRÉS Alto Normal - Relajado Relajado - Cómodo

Bajo - Irritable - Normal - Relajado Posi vo - Con Energía


ESTADO DE ÁNIMO Fas dioso

NIVEL DE ENERGÍA 1-3 4-7 8 - 10


Escala propuesta desde el ¨Método CABB” - Control de Bienestar
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

Así como se monitorean diferentes dimensiones de carga externa, es relevante disponer


de varias herramientas con las que valorar el estado de fa ga o recuperación del/la
jugador/a.
El uso de indicadores obje vos (CMJ por ej.) y subje vos (TQR, Wellness,etc.) de fa ga
metabólica y neuromuscular, demostraron estar relacionados con la carga soportada por
los jugadores en un microciclo.

Planilla control CMJ entre microciclos. Modelo de 6 microciclos. Pérdida de h (%) = 100*(salto control-salto test)/salto test
Dif % de 10% > potencial indicador de lesión

Monitoreo de la carga interna (variables propuestas a considerar):


La frecuencia cardíaca (FC) es un indicador adecuado de la intensidad del ejercicio debido
a la estrecha relación que man ene con el VO2 siendo no invasivo y prác co (R2= 0,9086).

Índices derivados de la frecuencia cardiaca (HRV post entrenamiento. Campus Tecnificación Cenard,
Febrero 2018)
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

Se lo ha u lizado de deportes de equipo debido a los nuevos sistemas telemétricos que


aportan datos en empo real. Para la medición de la carga a través de la FC en los deportes
de equipo, se han u lizado principalmente dos métodos: Método TRIMP de Edwards
(1993) y Método de entrenamiento por zonas (1994).
El principal problema es que no es capaz de medir el aumento de esfuerzo durante las
acciones maximales (como los sprints, saltos, aceleraciones o cambios de dirección) los
cuales, son muy habituales en el básquet. A su vez, la FC ende a subes mar la intensidad
en tareas de corta duración que involucran a pocos jugadores/as e inducen fa ga
rápidamente y, por úl mo, es mul factorial su respuesta.
Lo ideal sería complementar la monitorización de la carga por medio de la FC con otros
indicadores de carga interna y externa, teniendo un enfoque mixto: unir medidas
subje vas (PSE y/o encuestas) con obje vas (distancias, potencia, GPS, marcadores
bioquímicas, FC, etc.)

En 1995, Carl Foster propone la u lización de RPE (ra ng of perceived exer on o escala de
esfuerzo percibido, PSE) para cuan ficar la carga de entrenamiento. Dicho método
consiste en el que el/la jugador/a puntúe el esfuerzo percibido de la sesión con la escala
de 1 a 10 (CR -10) y éste valor mul plicarlo por el empo de la sesión (90´x 8 PSE = 720 UC
– unidad de carga-) de ésta manera se ob ene la carga (en unidades arbitrarias) de
entrenamiento diaria. Tal método es fiable y simple para cuan ficar la carga en ejercicios
orientados a la resistencia, de fuerza y sobrecarga, como así también, entrenamientos
y/o instancias de competencia; combina mediciones subje vas y obje vas; simple y no
requiere equipamiento. La desventaja es que requiere conocimiento en la manipulación
de la escala por parte de los/as jugadores/as.

10
9 Extremadamente
7 8
Duro duro
6
5 Algo Duro
4
3 Algo Fácil
2
0 1 Fácil
Extremadamente
fácil

Escala PSE para manipular cargas en gimnasio de pesas


ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

Factores que Influyen en el Esfuerzo Percibido:


· La presencia y el po de co-actor en el momento de la recolección de PSE
· Los factores de personalidad, sexo, la edad, el nivel de condición sica.
· Factores ambientales tales como: escuchar música, ver videos, comentarios sobre el
ejercicio, la temperatura ambiental, la glucemia, el dopaje, la cafeína .
· El empo empleado en alta intensidad y no tanto en la duración de la sesión.

LUNES MARTES MIÉRCOLES JUEVES VIERNES SÁBADO DOMINGO CARGA

PSE DE LA RUTINA 5 6 4 5 4 3 2 29

JUEGOS 1 1 2

Planilla de control semanal a par r de escala PSE– Semana po

El entrenamiento conduce a tensiones fisiológicas internas. Sin embargo, también causan


tensiones mecánicas internas en los diversos tejidos músculo esquelé cos.
Vanrenterghem J (2018) propone un nuevo marco teórico en el que las vías fisiológicas y
biomecánicas de adaptación a la carga se consideran por separado. Con el fin de mejorar
el rendimiento y prevenir lesiones.

NIVEL 1
PSE 8 al 10
ACONDICIONAMIENTO PREVIO
3 Vueltas en Circuito - Controlado Lento la Velocidad de Ejecución

vitalización
10 5+5 5+5 10 5+5 5+5
repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones
repeticiones

FUERZA Y SOBRECARGA
4 Series por Ejercicio - Pausas de 3’ - Velocidad Máxima Cargas 75 % al 85%
sentadilla estricta press banca SENTADILLA flexiÓN + TIRÓN SUBIDAS AL BANCO PRESS HOMBROS
6 8 5 8 6+6 5+5
repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones repeticiones

Modelo de Sesión de Fuerza y Sobrecarga a par r de escala PSE


ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

La relación que se establece entre la carga aguda y la crónica (ra o carga aguda: crónica)
establece una probabilidad con diferentes cambios en la carga de entrenamiento.
Cuando la carga fue bastante constante y estable (entre un 5% menos y un 10% más que la
semana anterior) los jugadores tenían <10% de riesgo de lesión. Cuando la carga se
incrementó ≥ 15% por encima de la carga de la semana anterior, el riesgo de lesiones
aumentó entre 21% y 49%.

PSEs PSEs PSEs PSEs PSEs


4 5 5 6 9
Sem. 1 Sem. 2 Sem. 3 Sem. 4 Sem. actual
c. crónica c. aguda

Los aumentos excesivos y rápidos en las cargas de entrenamiento son probablemente


responsables de una gran proporción de lesiones de tejidos blandos sin contacto
(Gabbe T. et al., 2017)

EJEMPLO
CARGA CRÓNICA: PSE (5) x min. (90): 450 UA
CARGA AGUDA: PSE (9) x min. (90): 810 UA
RATIO AGUDA:CRÓNICA 810/450 = 1.8

FIBA WWC ’18 Tenerife Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo Media Grupal Desvío Índice de Índice de Sumatoria de
Unidad de Carga Estándar Monotonía Fa ga Cargas
Media minutos de trabajo 180 150 120 40 40
Media PSE Viaje Libre 6 6 5 7 7
607 328,21 1 3035,83 3036
Índice de carga grupal 1005 838 640 273 280

Semana po grupal - Mundial FIBA Tenerife 2018 – Selección Mayor Argen na Femenina – Unidades
Arbitrarias (UA) a par r de escala PSE
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

1,70
1,60 1,57

1,50 1,45 1,46


1,40
1,40 1,36 1,39
1,34
1,31
1,30 1,22 1,24 1,24
RATIO CA:CC

1,20 1,16

1,10
1,00
0,90
0,80
0,70
0,60
0,50
0,40
Pepo Magui Celu Vicky Maca D Nacha Orne Andre Buri Agus Mara Meli
Micro 5
Ra o Carga Aguda:Crónica (PSE x Vol). “Sweet Spot” (punto justo) Selección Argen na Mayor Femenina.
Microciclo 5 (correspondiente a la finalización del Sudamericano de Tunja, Colombia -post par do final vs Brasil-).

“…En lugar de centrarse únicamente en el RCA:CC (ra o carga aguda:crónica), estra ficar a los/as
jugadores/as de acuerdo con los moderadores: edad; historial de entrenamiento y lesiones;
cualidades sicas; datos de bienestar; de preparación sica y factores conocidos que influyen en el
riesgo de lesión…” (Gabbe T. 2018)

Otras variables a monitorear / contemplar / controlar:


· Horas de entrenamiento por semana ( + de 16 horas a la semana es un indicador
potencial de lesión).
· Horas de sueño por noche (<8 horas por noche, se puede llegar a tener 1,7 veces +
probabilidades de lesión en comparación con jugadores/as que durmieron ≥8 horas).
Implicancia prác ca: ajustar los horarios de entrenamiento para facilitar las can dades
de sueño deseadas, evitando la restricción del sueño y mejorar procesos de
recuperación. La falta de sueño puede ser perjudicial para los procesos de recuperación
post-entrenamiento (disminuye la repleción de glucógeno muscular y la reparación del
daño muscular, altera la función cogni va y aumenta la fa ga mental). La privación
prolongada del sueño puede actuar como un estrés adicional al estrés impuesto por el
ejercicio mismo, similar al de la al tud o el calor.
E s ca l a c ro m á ca d e o r i n a co m o b i o m a rca d o r d e l e sta d o ge n e ra l d e
hidratación/deshidratación.
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

Implementación de la herramienta de control de carga


en el día a día:

1
30´antes de inicio sesión de entrenamiento y/o partido,
información por parte del/la jugador/a de estado de bienestar general
(ubicación de su estado en semáforo en valores de 1 a 10),
vía escrita en planilla o reporte electrónico.

2
30´antes de inicio de sesión comunicar horas de sueño noche
anterior vía escrita en planilla o reporte electrónico (de ser necesario,
agregar si fue interrumpido el sueño y por ende, no reparador)

3
20´-30´ antes de la sesión (si es viable), control de CMJ en alfombra
u otro dispositivo, como indicador neuromuscular de rendimiento.

4
Inmediatamente, post sesión y/o partido, comunicar PSE
(valores 1 a 10) de la misma vía escrita en planilla de campo o reporte
electrónico.

5
A partir de la 2da a 3er semana, realizar una inferencia estadística
con los datos y valores arrojados por parte de los/las jugadores/as
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

RESUMEN
Los datos sobre la relación entre la carga y el riesgo de lesiones se limitan a unos pocos
deportes selectos y poblaciones de depor stas. Las cargas altas pueden tener influencias
posi vas o nega vas en el riesgo de lesiones en los mismos y, la tasa de aplicación de la
carga en combinación con el perfil de factor de riesgo interno del jugador/a,
probablemente sea un factor crí co. Los/as jugadores/as responden significa vamente
mejor a aumentos rela vamente pequeños (y disminuciones), en lugar de a grandes
fluctuaciones en la carga. Hay evidencia de algunos deportes de que si la carga se aplica
de manera moderada y progresiva, y se evitan los rápidos aumentos de carga, en relación
con lo que el/la depor sta está preparado, las cargas elevadas y el entrenamiento sico
duro pueden ofrecer un efecto protector contra las lesiones. La carga siempre debe
prescribirse de forma individual y flexible, ya que existe una gran variación inter e intra-
individual en el marco de empo de respuesta y adaptación a la carga. El monitoreo
regular del/la jugador/a es fundamental para garan zar niveles apropiados y
terapéu cos de cargas externas e internas y, por lo tanto, maximizar el rendimiento y
minimizar el riesgo de lesiones.

Propuesta a futuro:
· Promover más datos y estudios prospec vos de jugadores/as y equipos a gran escala
que inves guen la relación dosis-respuesta entre la carga y la lesión. Debiendo prestarse
especial atención a las posibles interacciones y a las contribuciones rela vas de otros
factores de riesgo fisiológicos, psicológicos, ambientales y gené cos, para dilucidar más
la capacidad global de los/as jugadores/as para adaptarse a diferentes cargas en un
momento dado.
Aumentar la comprensión de cómo los factores psicológicos y psicosociales interactúan
con los factores fisiológicos y mecánicos para aumentar la vulnerabilidad a las lesiones.
· Explorar si es posible, teniendo en cuenta la variación inter e intra-individual, para
iden ficar las cargas óp mas de entrenamiento y compe ción (o límites superiores) para
jugadores/as de élite y/o en desarrollo, incluyendo la intensidad, el volumen y la
frecuencia (de entrenamiento y competencia).
· Inves gar el posible período latente (período de empo de inicio y fin) del aumento del
riesgo de lesiones después de cambios (rápidos) en la carga.
· Elucidar las necesidades especiales, el emparejamiento de la competencia y las
adaptaciones inducidas por la carga en jóvenes jugadores/as talentosos.
· Estudiar los efectos de una breve y prolongada compe ción en los/as jugadores/as,
u lizando datos individuales (en lugar de cargas de equipo).
· Examinar los efectos de la periodización en el riesgo de lesiones en el básquet.
· Validar la eficacia y sensibilidad de lo establecido y medidas emergentes de monitoreo
de carga externa e interna para iden ficar la mala adaptación y el aumento del riesgo de
ESTRATEGIAS DE GESTIÓN Y CONTROL DE CARGA

lesiones en los/as jugadores/as.


· Esclarecer la influencia de la carga y la recuperación en el desarrollo de la fa ga, el daño
sular subclínico y síntomas clínicos.
· Examinar la relación (incluidos los mecanismos) entre la fa ga del viaje, el desfasaje
horario y riesgo de lesione/s.
· Explorar la posibilidad de u lizar diseños de inves gación experimental, como ensayos
controlados aleatorios, para evaluar el efecto de las intervenciones de monitoreo de la
carga (por ejemplo, limitar la relación de carga aguda: crónica entre 0,8 y 1,3 por enunciar
un rango arbitrario en dicho ra o) en comparación con un grupo de control (por ejemplo,
las ru nas de carga habituales) en las tasas de lesiones en básquet.