Está en la página 1de 16
 
LA MEMORIA FEMENINA EN LA NARRATIVA 
ENCUENTROS
CENTRO CUL
 
TURAL DEL BID
 Noviembre 1999 No. 35
Conferencia de
Nélida Piñon
La memoria femenina en la narrativ
 
NELIDA PIÑON 
CENTRO CULTURAL DEL BID
Coordinación General y Artes Visuales: Félix AngelCoordinación General Asistente : Soledad GuerraConciertos y Conferencias: Anne VenaPrograma de Estímulo y Promoción Cultural: Elba AgustiConservadora de la Coleccion de Arte: Gabriela Moragas
En mayo de 1992, el Banco Interamericano de Desarrollo creó el Centro Cultural en susede de Washington, D.C., con el propósito de establecer una sala de exposición y unforo permanente desde donde difundir las manifestaciones más destacadas de la vidaartística e intelectual de sus países miembros, que se sitúan en Norte, Centro y Sur América, el Caribe, Europa Occidental, Israel y Japón. El Centro Cultural contribuye arealzar la expresión cultural como un elemento integral del desarrollo económico y social de los pueblos.Las actividades del Centro, a través del Programa de Artes Visuales y de la Serie deConciertos y Conferencias, estimulan el diálogo y un mayor conocimiento de la culturade los países americanos . El Programa de Estímulo y Promoción Cultural se establecióen 1994 para apoyar proyectos en América Latina y el Caribe que promueven el desa-rrollo cultural comunitario y la educación artística de jóvenes en el nivel local, y proveeapoyo institucional para la conservación del patrimonio cultural, entre otros aspectos.La Colección de Arte del BID, conformada a lo largo de muchos años, es asimismoadministrada por el Centro Cultural. La Colección refleja adquisiciones que van deacuerdo con la relevancia e importancia hemisférica que el Banco ha logrado despuésde cuatro décadas de existencia como institución financiera pionera en el desarrollo dela región.
© Banco Interamericano de Desarrollo y Nélida Piñon. Derechos reservados.
 
LA MEMORIA FEMENINA EN LA NARRATIVA 
Nélida Piñon 
LA MEMORIA FEMENINA EN LA NARRATIVA 
La conferencia
La memoria femenina en la narrativa
fue pronunciada el 10 de noviembre de 1999en el Banco Interamericano de Desarrollo en Washington, D.C. como parte del Programa deConferencias del Centro Cultural del BID.
Me gusta servir a la literatura con memo-ria y cuerpo de mujer. Custodiada portiempos inmemoriales, me esfuerzo porbuscar, entre tantas memorias, precisa-mente la memoria femenina. Trato desaber con qué material, con qué tejido sefabricó esa memoria que, finalmente, haestado en todas partes y en todas las épo-cas, desde la creación del mundo; esamemoria que, habiendo participado in-tensamente en la invención del lengua- je, lo enriqueció con el misterio peculiarde su emoción, de una emoción marca-da por el perenne mutismo histórico y que, muda y prácticamente afásica, acu-mulaba la realidad sin tregua.Esa memoria femenina también estu- vo presente en la Biblia. Se resintió conaquel Dios hebreo que, al rechazar a lamujer como interlocutora activa, le infli-gió una intensa aflicción histórica. Se tra-ta de una tristeza cuyo origen, contrarioal que le atribuye la tesis freudiana de lanostalgia fálica que padece la mujer, resi-de en el hecho de haber sido marginadatantas veces de los sucesos bíblicos, comocuando Sara, cómplice esencial de Abraham, se ve apartada por Dios y porsu marido de la Sagrada Alianza.Esa memoria de mujer estuvo enTroya, donde conoció al sagaz Ulises y presintió que el regreso del héroe a Itaca y a los brazos de Penélope se consumaríaen medio de la adversidad y al cabo deazarosas aventuras. Esa memoria, bajo elpretexto del amor, se albergó en la tien-da de Julio César y junto a ella el soldadoromano se despojó del manto del poder y de la ambigüedad, para disfrutar poralgunos momentos de su mortalidad.Esa memoria arcaica lloró junto aCasandra, cuyas profecías, condenadas aldescrédito por un Apolo enamorado y rechazado, jamás fueron acatadas; profe-cías que, por su carácter trágico, aún hoy en día marcan percances en la travesíafemenina. ¿Cómo olvidar a una Casandraque, tras sucesivos fracasos, se resigna fi-nalmente a entrar al palacio de Micenasacompañada por Agamenón, a quien fue-
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505